Slayers (NL)

Volumen 10

Capítulo 2: Aunque No Quiero Actuar Secretamente…

Parte 2

 

 

-¡¿Qué?!- Gritó Zain.

¡BOOOM!

Publicidad M-AR-2

Las flechas de fuego impactaron contra Zain.

Normalmente, este hechizo crea flechas de fuego en frente de la mano del hechicero, estirada hacia le frente, pero lo modifiqué para que crease las flechas en el lugar que yo quisiera.

¡Te pillé! Ahora es el momento de acabar con esas quimeras…

Casi había terminado de darme la vuelta cuando Gourry dio un grito de sorpresa, deteniendo al mismo tiempo la espada del enemigo.

-¡Por desgracia para ti, jovencita, no ha servido para nada!- Dijo Zain mientras lanzaba un golpe.

Publicidad G-M2



-¡¿Zain?!

No podía creer lo que estaba viendo y oyendo.

Podía ver las ropas negras de Zain quemadas por las flechas de fuego, pero su cuerpo no había recibido ningún daño.

¿Había usado un hechizo para protegerse del fuego, esperando que usase un hechizo de fuego contra él? O quizás…

-¡Oh, no! –Gritó Zain de repente, parecía muy sorprendido.

Aún estaba luchando contra Gourry con su espada, pero entonces me miró… no, estaba mirando detrás de mí.

Publicidad G-M2



Con cuidado, me di la vuelta.

… No veo nada diferente… ¡Ah, ya veo!

Podía ver a la quimera congelada, pero no había ninguna quimera detrás de ella. “… ¿A dónde han ido? ¿Han salido del laboratorio? ¿Entonces Zain no puede controlarlas?

Me di cuenta de que ya no se oía la lucha de espadas, y me giré para ver que Zain había dado unos pasos atrás para alejarse de Gourry. Entonces se dio la vuelta y comenzó a correr hacia la oscuridad.

-¿Quiere que le sigamos otra vez? –Susurró Gourry.

-¡Que va! –Respondí-. ¡Las quimeras ya no están! ¡Si salen a la ciudad a la gente le entrará el pánico!

-¡¿Qué?! –Gritó Gourry. Recité un hechizo rápidamente.

-¡Dynast Breath!

Esta vez mi hechizo destruyó al objetivo. Lo que vimos entonces fue un espacio vacío, donde antes había montones de quimeras.

-¿Qué hacemos, Lina?

-¿Que qué hacemos? ¡Si las quimeras han salido a la ciudad no podemos ignorar la situación! ¡Vamos a ver lo que sucede!

Antes de que Gourry pudiera responder, comencé a correr.

Salimos del laboratorio, corrimos por el pasillo, subimos las escaleras y llegamos al recibidor.

-¡Ahí está! –Grité.

Había una quimera en el recibidor. Cuando se dio cuenta de que estábamos ahí, nos lanzó un grito.

¡ZANK!

Antes de que yo pudiera recitar un hechizo, Gourry saltó hacia delante y mató a la quimera de un golpe.

¡Oh, genial! ¡Qué fuerte eres, Gourry! ¡Si tuvieras cerebro serías perfecto!

-¿Esta es una de las quimeras de las que hablabas? – Preguntó Gourry.

-Exacto, ¡y debe haber un montón más!

-¿Cuántas hay?

-No estoy segura, pero creo que una decena.

No había más quimeras en la entrada. Tenía que haber algunas más dando vueltas aún en el edificio, pero otras podrían haber salido a la ciudad. Teníamos que ocuparnos de esas primero.

-¡Da igual, salgamos! –Dije.

Corrimos hacia la puerta y salimos a la ciudad.

-¡Oh, no! –Exclamé, susurrando.

Nos detuvimos en seco al ver algunos incendios.

***

 

-No lo entiendo. –Le dije a Gourry.

La noche anterior la habíamos pasado matando un montón de quimeras que habían salido del laboratorio hacia la ciudad, después volvimos a nuestro hostal fingiendo no saber nada, y nos acostamos en nuestras camas. Por la mañana sentía curiosidad, y después de tomar el desayuno, di una vuelta por la ciudad para saber qué se comentaba sobre el asunto, dejando a Gourry en el hostal.

Cuando volví, Gourry me estaba esperando en el restaurante, sentado en una mesa y comiendo el almuerzo. Me senté junto a él.

-Así que no has oído nada en la ciudad. ¿Quieres decir que nadie se dio cuenta de lo que pasó? –Me preguntó Gourry.

-Hay algunos rumores, pero sobre todo dicen que la autoridad de la ciudad ha anunciado que el incidente fue causado por un hechicero que estaba en la lista de criminales buscados, y que ya lo han arrestado.

-¿Y eso qué significa? –Dijo Gourry frunciendo el ceño.

-Resumiendo, que los hombres de negro han encubierto el incidente.- Respondí.

Mientras la ciudad de Solaria fuera su cuartel general, no querrían que nadie les molestase. Anoche encontramos algunos cadáveres de quimeras que habían sido asesinadas por alguien más, y yo supuse que habían sido los hombres de negro. Probablemente no querían contar la verdadera historia a los ciudadanos, así que se inventaron lo del hechicero.

-Pero, me pregunto por qué no nos inculparon a nosotros de todo lo que ha estado pasando. –Continué-. Podrían hacerlo sin problemas, tienen el poder y la información, pero aún así no lo hacen. Por eso digo que no entiendo lo que está pasando.

-Ah, ya entiendo por qué no lo entiendes. –Dijo Gourry arrascándose la cabeza.

-¿Puedo ayudaros? –Dijo una voz familiar a mi lado.

Publicidad M-M3

-¿Qué? –Dije, encontrando una cara que había visto la noche anterior.

-¿Luke? ¿Qué haces aquí? –Pregunté.

Sí, era Luke, el guerrero de pelo negro con una mirada dura. No me había dado cuenta de que se había acercado a mi lado. Para mi sorpresa, Millina no había venido con él.

-Hola. –Dijo amistosamente antes de sentarse en uno de los asientos libres de nuestra mesa.

Entonces se arrascó la cabeza con un aire melancólico y comenzó a quejarse.

-Siendo sincero… no me gusta hacer de chico de los recados… Pero es una orden de mi cliente, y no puedo negarme… Por eso no me gusta que me contraten…

-Pero eres un mercenario, ¿no? Es natural que la gente te contrate.

-¿Yo? ¿Un mercenario? ¡Qué va! No sé qué pensarás de Millina y de mí, ¡pero nosotros somos cazatesoros! –Dijo, quejándose.

-¿En serio? –Pregunté.

-¡En serio! –Insistió.

Los caza tesoros son aquellos que investigan ruinas o ciertos sitios para encontrar tesoros. Cuando lo consiguen, los venden para conseguir dinero.

Era más o menos lo mismo que yo hacía, pero aunque algunos podrían llamar a Luke un mercenario o un luchador a sueldo, en realidad tenía razón en considerarse un caza tesoros.

-Ah, recuerdo que estabais buscando una espada mágica cuando nos conocimos.

–Dije.

-Exactamente. –Respondió-. Cuando buscamos tesoros antiguos nos topamos con

muchos problemas, ¡Pero al final los encontramos! ¡Es el verdadero espíritu de la aventura romántica para un hombre! Somos diferentes de esos mercenarios que trabajan sin parar para gente adinerada. No me llames mercenario.

-Pero ahora mismo eres el chico de los recados del señor feudal en funciones, Lavas, ¿verdad? –Señalé, y Luke hizo un ruido, como fingiendo un sollozo.

Publicidad G-M3



-¡Yo no quería trabajar para este tío! La razón por la que accedí es…

-¿Se os acabó el dinero? –Pregunté.

-¡No! Es porque… ¡Millina aceptó el trabajo sin consultármelo! ¡Ya no podía rechazarlo! –Dijo Luke.

-¿Por qué no? Tienes derecho a hacerlo, ¿no? –Volví a preguntar.

-¡Estúpida! ¿Cómo podría decirle a Millina ‘no me gusta el trabajo que has aceptado’? ¡La amo!

-Es difícil de creer que el hombre que habla del espíritu de la aventura romántica se convierta en un gatito indefenso cuando Millina toma una decisión. –Dije.

-¡Oye! Sólo soy un esclavo de su amor. “No, simplemente eres su esclavo…

-Oye, Luke, nunca digas que eres el esclavo del amor de alguien. –Interrumpió Gourry con aspecto avergonzado-. Sólo significa que Millina te mangonea como quiere. Como soy un hombre, me da mucha pena.

-¿Cómo te atreves, precisamente TÚ, a decirme eso? –Dijo Gourry mirándonos a Gourry y a mí con una mirada irónica.

-No me entiendas mal. –Respondió Gourry-. Lina no me mangonea. Simplemente yo no pienso sobre nada, no tomo ninguna decisión ni hago nada de nada. La gente podría pensar que Lina me mangonea, pero no es verdad.

… Chicos, los dos dais mucha pena, ¿no os dais cuenta?

-Oye, oye. –Interrumpí porque me di cuenta de que si no los detenía, no iban a dejar de hablar de sus penosas situaciones. Miré a Luke y le pregunté.

-Venga, dime a qué has venido. Parece que sabes algo sobre lo que ha pasado.

-Ah, cierto. –Luke recordó de repente su tarea y miró a su alrededor, entonces comenzó a hablar en voz baja.

-Anoche aparecieron varias quimeras y lucharon contra los soldados, ¿sabéis?

-He oído los rumores. –Respondí.

-No hace falta que finjas no estar implicada. –Dijo Luke-. El señor feudal en funciones supuso que tuviste algo que ver, y por eso inventó una historia oficial.

-¿El señor feudal lo encubrió? –Pregunté también en voz baja.

-Eso es. El caso es que el señor Lavas quiere que le ayudes.

-¿En serio? –Me quedé pensando un momento y entonces pregunté a Luke-. ¿Hay algún tipo de disputa familiar?

-Vaya, qué pronto lo has descubierto. –Dijo Luke sonriendo.

No es que fuera una conjetura muy difícil de hacer. Si el señor feudal se enfrentaba a otro grupo, ese grupo tenía que ser tan poderoso como Lavas, y en la mayoría de los casos, el jefe de un grupo así suele tener lazos de sangre con el señor feudal.

Luke continuó explicando.

-Según el señor Lavas, el hijo mayor de lord Langmayer, Beisam, es muy ambicioso, y no se conforma con su posición. Parece que Beisam ha planeado algo muy peligroso. Ya sabes que su padre, lord Langmayer, está en cama, por lo que la posición de señor feudal en funciones debería ser de Beisam, pero él no quiere saber nada del tema, dejando la posición a su hermano Lavas, mientras él hace lo que quiere con su dinero y poder.

-¿El señor feudal en funciones tiene un hermano mayor? –Susurré. Luke siguió hablando.

-Sí, y Lavas tiene miedo de que alguien descubra las acciones de Beisam. Si el rey se entera, lord Langmayer podría perder su posición como señor feudal, y en el peor de los casos, todos los Langmayer podrían ser ejecutados. Lavas quiere evitar tal tragedia, deteniendo a Beisam de manera pacífica. Por eso el señor feudal necesita guerreros habilidosos y fuertes. Además, hay espías de Lavas en el grupo de Beisam, y son los que le informaron de que Lina Inverse y su guardián estaban en la ciudad. Entonces Lavas tuvo la idea de contrataros.

-Ya veo. –Dije. La historia de Lavas parecía lógica. Luke continuó.

-Anoche aparecieron esas quimeras en la ciudad, y parece que vosotros fuisteis dos de los que acabaron con ellas. Si os hubieran arrestado, el plan de Lavas se hubiera quedado en nada. Por eso creó el falso rumor de que un hechicero buscado por las autoridades había sido arrestado, y me ordenó que os contase la historia… Eso es todo. Ahora debo comunicar vuestra respuesta a mi cliente. ¿Vais a ayudarle o no?

-Umm…. –Murmuré mientras me rascaba la cabeza-. ¿Te puedo hacer una pregunta, Luke? ¿Has visto al hermano, ese tal Beisam, con tus propios ojos?

-No, no le he visto. Lavas nos dijo que Beisam se había marchado del castillo.

-Ya veo. Entonces, no podemos aceptar la propuesta de Lavas. –Dije.

-Está bien, se lo diré. –Dijo Luke asintiendo y levantándose de la silla. Me sorprendió su rápida reacción.

-¡Oye, espera! ¿No necesitas saber la razón de que rechacemos el trabajo? –Le pregunté.

-Ya te he dicho que no me gusta hacer de chico de los recados.   –Respondió Luke-. Para ser sincero, no me importa si ayudáis al señor feudal o no, así que no tengo motivos para preguntaros la razón de que lo rechacéis.

-Y cuando vuelvas al castillo, –dije-. Millina te reñirá por no saber la razón por la que rechazamos el trabajo.

El cuerpo de Luke tembló un poco, y se sentó de nuevo en la mesa.

-C… Creo que no pasa nada por oír la razón por la que no aceptáis la propuesta del señor feudal. –Dijo.

-Millina es tu gran debilidad, ¿no es verdad? –Dije.

-No es momento de hablar de mí, sino de vosotros. Así que dime por qué no aceptáis el trabajo. –Dijo, molesto por mi comentario.

-No te lo voy a decir. –Respondí, y los dos nos quedamos en silencio un rato.

-Oye, tú… –Dijo, arrascándose la cabeza-. Me estás tomando el pelo, ¿verdad?

-Sí, exacto. –Mi honesta respuesta hizo que Luke se quedara en silencio otra vez-. Bueno, tengo mis razones para no decírtelo. Así que, cuando te pregunten Millina o Lavas, sólo diles que soy tan cabezota como una mula y que no quise decirte la razón.

-Ya veo. –Dijo Luke con un tono irritado, entonces se levantó de su asiento y nos dio la espalda. Después de salir por la puerta, Gourry me preguntó.

-¿Por qué has rechazado el trabajo del señor feudal? Por lo que yo entiendo, el señor feudal tiene problemas. A mí no me importaría ayudarle, y creo que a ti tampoco.

-No me importaría, –respondí-. Siempre que la historia de Lavas sea cierta. Su historia parece tener lógica, pero no significa que sea cierta. Sospecho que todo podría ser al revés.

-¿El qué? Explícate. –Dijo Gourry.

-Quiero decir que es posible que Lavas sea el que esté planeando una revuelta, y que Beisam sea el que trata de detener a su hermano. –Expliqué-. Si eso fuera cierto, la historia podría ser así: Beisam huyó del castillo porque tenía miedo de ser asesinado por su hermano. Lavas quiere contratarnos para usarnos para acabar con Beisam. Pero es sólo una idea. Decidiremos qué hacer cuando tengamos pruebas, además…

-¿Además? –Preguntó Gourry.

-Además está el hombre enmascarado, ¿te acuerdas? –Dije-. Hace dos noches nos persiguieron dos hombres de negro, y nos interrumpió un hombre enmascarado. Tengo que descubrir quién es y qué está haciendo aquí.

-¿Crees que el hombre enmascarado pueda ser Beisam? –Dijo Gourry.

-Creo que no hay muchas posibilidades… –Respondí, pero Gourry insistió.

-¿No te acuerdas de cierto miembro de una familia real que se unió a ti para luchar por la justicia? No creo que sea algo raro que otro miembro de otra familia real se suba a la cima de un muro en medio de la noche, llevando máscara.

-Sí, me acuerdo, y tu idea parece lógica…


-Pues ya tenemos una conclusión.

-De todos modos, vamos a encontrar alguna prueba primero. ¡Vamos a dar una vuelta por la ciudad y conseguir más información!

***

 

-Esto… ¿Lina? – Dijo Gourry en voz baja.

-¿Qué?

-Entiendo que tengamos que descubrir lo que ocurre. Y entiendo también que necesitamos pruebas para poder saber la verdad. Pero, ¿te parece normal meternos a hurtadillas en el castillo para buscar pruebas? Creo que es demasiado… peligroso.

Ambos íbamos de incógnito, llevando ropa y máscaras negras. Después de mucho pensar, decidimos investigar en el castillo de lord Langmayer.

A media noche, la oscura silueta del castillo destacaba contra la luz de la Luna y de las estrellas.

-Ya es tarde para quejas, te pareció bien mi idea de investigar una de sus propiedades.- Dije.

-Ya, pero no recuerdo que mencionases que iba a ser el castillo. –Dijo Gourry, quejándose.

-Eso es porque no sólo dije “una de sus propiedades”, no “el castillo”. –Respondí como si no fuera algo importante.

-… Ya veo… –Dijo Gourry con voz cansada.

Esa tarde, después de que Luke volviera con Lavas, intenté conseguir más información en la ciudad, y al final descubrí algunas cosas.

Uno. El familiar de lord Langmayer llamado Beisam existía de verdad.

Dos. Lavas, el señor feudal en funciones, había aparecido unos pocos meses atrás, y nadie de la ciudad de Solaria sabía nada de él. Ni siquiera habían oído el nombre de Lavas hasta que él llegó a Solaria. Se oía el rumor de que Lavas podía ser un hijo ilegítimo de lord Langmayer.

Además, pude descubrir algo sobre los hechos extraños que estaban pasando en Solaria… la desaparición de Beisam Langmayer, la enfermedad del señor feudal, la construcción de esas instalaciones misteriosas… todo empezó cuando Lavas Langmayer llegó a Solaria.

Teniendo eso en cuenta, no podía eliminar el nombre de Lavas de la lista de sospechosos.

Sabía que había una posibilidad de que Lavas fuera el hijo ilegítimo del señor feudal, y que Beisam y su misteriosos planes tuvieran relación con el hecho de descubrir que tenía un medio hermano.

… Pero, mi investigación no dio los frutos esperados. No tenía ni una pista sobre el tema más importante… ¿quién es el que planea la revuelta? De todos modos, cuando descubra quién tira de los hilos, me preocuparé de estar en el lado opuesto, y conseguir unas cuantas espadas mágicas, o quizás 200 o 300 monedas de oro. No es un mal plan.

Así que necesitaba descubrir en qué bando estaría mi enemigo.

-Oye, Lina, –preguntó Gourry-. ¿Cuándo entremos en el castillo, podremos encontrar alguna prueba?

-No estoy segura.

-Venga ya… –Dijo Gourry.

-Como mínimo, el castillo es el lugar donde tenemos más posibilidades de encontrar alguna pista. –Expliqué -. En aquella capilla o alguna de las otras instalaciones, es difícil que encontremos pruebas de una revuelta. Recuerda que nos metimos en aquel laboratorio ayer, y que encontramos unas escaleras ocultas, y en el laboratorio encontramos un montón de quimeras. Pero no podemos decir que sean pruebas de una revuelta, y tampoco podemos saber quién está detrás de todo, si Lavas o Beisam.

-Si Lavas es la mente maestra detrás de la revuelta, encontraremos pistas en el castillo. Como, por ejemplo, que un grupo de hombres de negro nos atacase en cuanto entrásemos.

-… Te va el peligro, ¿verdad? –Dijo Gourry.

-Es sólo un ejemplo, no quiero hacer que nos descubran a propósito.

-Ya veo. Entonces, si no podemos encontrar ninguna pista en el castillo sobre una revuelta, la conclusión será que el hermano desaparecido es quién está detrás de todo,

¿Verdad? – Preguntó Gourry.

-También podríamos llegar a otra conclusión, –respondí-. Que Lavas sea muy, muy cuidadoso. Da igual, vamos ya.

Cogí la mano de Gourry y comencé a recitar el hechizo Levitation.

No nos resultó difícil meternos en el castillo. Nos elevamos hacia el cielo usando el Levitation, sobrevolamos el muro y aterrizamos en el tejado del edificio principal del castillo. Me aseguré de que no hubiese nadie en la habitación mirando por el tragaluz, lo abrí usando el hechizo Unlock, y entramos.

Publicidad M-M1

… Eso ha sido fácil, pero lo difícil viene ahora.

Si Lavas estaba detrás de todo, habría alguna prueba de sus malvados planes, pero no teníamos ni idea de dónde investigar.

Había algunos guardias fuera del edificio, probablemente de patrulla, pero los lugares importantes tenían que estar muy protegidos.

Era muy difícil investigar esos sitios y evitar ser descubiertos.

… En las historias sobre héroes, suele haber un patrón en el que los tipos malos se ponen a hablar sobre sus planes malvados, y el héroe, que está escuchando a escondidas, descubre lo que ocurre. Ojalá nos pasase eso a nosotros, pero lo dudo… Entonces, ¿qué vamos a hacer? … Tenemos que ir hacia donde podamos descubrir la verdad…

Me puse de pie bajo la luz de la Luna que atravesaba el tragaluz, pensando.

-Vale. –Dije en voz baja-. Ya he decidido a dónde ir.

-¿Dónde? –Preguntó Gourry.

-A la habitación en la que se encuentra el señor feudal enfermo.

-… Venga ya… – Dijo Gourry quejándose.

-Debe de estar muy protegido, pero allí podremos saber los detalles de la historia.- Expliqué

-¿Estás segura de que el señor feudal hablará con nosotros?– Dijo, con un tono de duda en su voz.

-No, no estoy segura, pero seguro que hablará si le contamos nuestra historia. No te preocupes, tengo un plan.– Dije.

-¿… Un plan? … Bueno, entonces vale… –Dijo de manera poco entusiasta, pero al menos dejó de quejarse.

Escuchamos con cuidado los ruidos que nos llegaban del exterior de la habitación, abrimos la puerta y salimos.

-… Oye, Lina, creo que vamos hacia las afueras del castillo, ¿no? –Dijo Gourry en voz baja después de que llevásemos un rato dando vueltas por el castillo. Estábamos escondiéndonos en un pasillo estrecho y oscuro.

Después de salir de la habitación nos pusimos a buscar por todas partes, pero no parábamos de encontrarnos con soldados de patrulla.

Lo normal era que nos moviésemos hacia el lugar con menos soldados, y al final llegamos a una zona que parecía estar abandonada. No había ningún soldado en la puerta, ni ningún soldado paseando de patrulla. Sólo había unas pocas lámparas en la pared, por lo que el pasillo estaba muy oscuro.

-E… Eso creo. ¡Pero no tenemos otra opción! – Respondí.

-¿Por qué no haces que esos soldados patrullando se duerman con un hechizo mágico? –Dijo Gourry.

-¿Cómo se te ocurre una idea tan peligrosa? Y eso que te quejabas de mis planes.

–Respondí-. Para mí sería fácil encargarme de los soldados haciéndoles dormir, pero después llegaría otro grupo que descubriría a sus compañeros dormidos. Darían la alerta al resto de soldados del castillo, y no haríamos otra cosa que huir. No creo que sea una buena idea, es una pérdida de tiempo.

-Ya veo… ¿Pero no es también una pérdida de tiempo dar vueltas por una zona que parece estar vacía? –Preguntó Gourry.

¡…Vaya! ¡Qué listillo! ¡Desde cuándo se ha vuelto Gourry tan perspicaz?

-Entiendo… Entonces vayamos hacia otro lugar. –Dije, y amos comenzamos a andar de nuevo.

Cuando volvamos por donde hemos venido los soldados nos encontrarán, así que es mejor ir por otro camino, más seguro, durante un rato, hasta que encontremos otro camino por el que seguir…

Caminamos por el pasillo oscuro durante un rato.

– ¿…?

Ambos nos detuvimos a la vez. Ante nosotros podíamos ver que el pasillo terminaba en forma de T, con un pasillo a cada lado. No nos detuvimos por haber visto el final del pasillo, sino porque habíamos notado actividad en el pasillo de la derecha.

Nos sorprendió que el pasillo estuviera tan oscuro. Si había personas deberían haber encendido las lámparas de las paredes, pero estaban apagadas.

La palabra “emboscada” me vino a la mente, pero me di cuenta de que no trataban de ocultar su presencia.

¿…Entonces…?

Me puse a pensar en medio de la oscuridad.

Hay personas aquí. Así que debe haber una razón para que estén en este lugar? Es imposible que sean otros espías que se hayan metido en el castillo la misma noche que nosotros, porque no tratan de ocultar su presencia. No puedo oír ninguna voz, así que no es ningún tipo de reunión secreta. Entonces, ¿qué puñetas pasa aquí? Me pica la curiosidad, ¡vayamos a ver!

Si nos acercábamos sin tener cuidado, nos verían, pero parecía que no había soldados de patrulla en esta zona. Sabía que podía usar un hechizo sin problema, y comencé a recitarlo.

-¡Sleeping! –Lancé mi hechizo con voz baja.

Poco después, oímos dos gemidos, y el sonido de algo que se caía al suelo en el pasillo de la derecha.

Lo conseguí.

Le hice una señal a Gourry con mis ojos, y avanzamos.

Al girar la esquina encontramos a dos soldados durmiendo en el suelo, y una puerta detrás de ellos.

La zona parecía abandonada y la puerta tenía pinta de vieja y poco gruesa. Parecía que la habitación tras la puerta servía de almacén, pero no era lógico que pusieran a dos guardias en una habitación así.

Publicidad G-M3



-¿… Qué será esta habitación? –Preguntó Gourry.

Publicidad G-M3



-Ni idea. –Respondí-. No sé lo que estarán protegiendo, si queremos saberlo tendremos que entrar.

Puse la mano en el pomo. La puerta no estaba cerrada con llave y, con un crujido, se abrió.

Sentí algo enfermizo en el aire.

Había una lámpara que daba una luz tenue a la habitación, y una cama con un baldaquín. También había un anciano tumbado en la cama, con aspecto reseco y flaco. No se despertó cuando entramos, y respiraba irregularmente, el tipo de respiración de los que están muy debilitados.

… ¿Por qué han puesto a una persona tan enferma en esta habitación? ¿Es una enfermedad contagiosa? No, si lo fuera, no habría soldados en la puerta…

-¿Y bien?

Cuando vi el color de la cara del hombre enfermo, una idea me vino a la mente. Me acerqué a la cama, le tomé el pulso, observé su piel, y me incliné sobre su cara para oler su aliento.

-¿Qué haces, Lina? ¿Le estás investigando? –Preguntó Gourry.

-He descubierto que este hombre ha sido envenenado. –Dije.

-¡¿Qué?! –Dijo Gourry.

-Su condición me dice que ha sido envenenado durante bastante tiempo con pequeñas dosis de veneno, para afectar a la víctima lentamente… Hemos encontrado a un hombre envenenado que ha sido abandonado en una habitación diminuta, y con dos soldados que lo vigilan… Creo que ya sé lo que pasa.

-¿El qué? –Volvió a preguntar Gourry.

-Es una suposición, pero creo que este anciano es el señor feudal de Solaria, el que nos dijeron que estaba enfermo y en cama. –Dije.

-¡Espera! ¡Un momento! –Dijo Gourry sorprendido-. Si tienes razón, ¿qué está pasando aquí?

-Lo único que se me ocurre es que Lavas nos ha mentido. –Dije en voz baja.

Si fuera Beisam el que planease una revuelta, no había ninguna razón para que Lavas envenenase al señor feudal y lo metiese en una habitación de la zona abandonada del castillo.

… Pero todas estas conclusiones se basan en el supuesto de que éste hombre sea lord Langmayer. Necesitamos confirmarlo. La mejor manera de hacerlo es preguntarle al anciano enfermo.

Puse mi mano en el hombro del anciano y lo moví un poco.

Es posible que se pusiera a gritar pidiendo ayuda en cuanto se despertase, pero tenía un plan para mantenerlo callado, le diría que éramos espías del rey, que investigábamos los rumores sobre una revuelta. Le diría que no serviría de nada que pidiese ayuda.

Slayers Volumen 10 Capítulo 2 Parte 2 Novela Ligera

 

Sé que es hacer trampa, pero si cierta princesa de otro reino estuviera aquí, diría que no importa hacer trampas para conseguir información, si es por una causa justa.

Pero no necesité mentirle, no se despertaba por mucho que lo zarandease.

-Vale, no sirve de nada… –Dije. No estaba dormido, estaba en coma.

-¿Qué vamos a hacer entonces? –Me preguntó Gourry.

-Lo dejaremos en paz. –Respondí.

-Ya veo. Pero, entonces, ¿a dónde vamos ahora a investigar? –Volvió a preguntar Gourry.


-Bueno, ¿qué tal si despertamos a uno de los soldados y le sacamos la información? –Dije -. Podemos engañarle para que nos diga la verdad, y cuando diga que este hombre es lord Langmayer, sabremos que lord Lavas ha usurpado la posición de señor feudal y es quien tira de los hilos de toda esta trama.

-Entiendo. Buena idea. –Dijo Gourry. Después ambos nos dirigimos hacia la puerta.

-¿Quiénes sois? –Dijo alguien desde el pasillo. Era una voz que me resultaba familiar.

¿Qué?

Me giré rápidamente y vi allí de pie a Luke y Millina. “¿Qué hacen aquí?

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios