Slayers (NL)

Volumen 2

Capitulo 4: ¿Quién Está Detrás de Todo?

Parte 1

 

 

Las calles estaban vacías y el cielo oscuro. Las únicas señales de vida eran las breves ráfagas de luz que se filtraban ocasionalmente a través de las ventanas de las casas que delimitaban el camino. Gourry y yo caminábamos codo con codo en silencio.

Empezaba a hacer frío. Me había dejado mi capa en la casa de Tarim, y el repuesto que había encontrado no era lo mismo. Las hombreras de cuero que había comprado de camino al hostal ayer… digo, esta mañana… ayudaban un poco, pero no demasiado.


Mis habituales hombreras protectoras eran mucho mejor, y como me hacían parecer más alta, tenía la intención de recuperarlas. Por el momento al menos tenía mi espada para mantenerme caliente. (Es la lógica del guerrero. No le des muchas vueltas, tú sigue leyendo).

Seguimos por el camino cuesta arriba y nos cruzamos a un hechicero solitario, envuelto en una capa negra, lanzando hechizos

Lighting en las farolas.

– ¿A dónde creéis que vais? – Preguntó una voz familiar. Gourry y yo nos detuvimos.

“¿Es a nosotros?”

Publicidad G-M1



Nos giramos para ver a nuestro ‘hechicero’. Se había quitado la capucha. Su pelo plateado ondeaba al viento, y su siniestro brazo se extendía hacia una farola.

Publicidad M-M5

– ¿Trabajando para la comunidad, señor Gio Gaea? – No pude evitar reírme.

– Es una manera de verlo, supongo. – Respondió mientras su ojo de esmeralda resplandecía –. Estoy limpiando la calle de gentuza.

– Lentamente se movió hasta el centro del camino, con la capa inflada por el viento.

– No te lances hasta que te lo diga. – Susurré en voz baja, y Gourry asintió.

No necesitaba explicarle que lo que quería decir era que no usase la Espada de Luz antes de tiempo. Los mazoku puros como Gio y Seigram son inmunes a los ataques físicos. La mayoría de los hechizos también son inefectivos. La Espada de Luz, por otro lado, posee la habilidad de atacar el alma del objetivo por separado. Es una espada capaz de destruir la propia existencia. Por esa misma razón, era súper efectiva contra los mazoku. Tanto que usarla contra ese tipejo seguramente sería exagerar…

– No creo que vayas a poder cumplir tu trabajo. – Le advertí –. Si Don Máscara Blanca estuviera contigo tendrías una posibilidad, pero….

– ¿Don Máscara Blanca? ¿Quieres decir Seigram el Sin Forma?

“¿Seigram el Sin Forma? ¿Entonces no hay nada debajo de la máscara?”

– Me temo que Seigram el Sin Forma está ocupado. Pero yo estaría agradecido de probar que estás equivocada en tu estimación. –

Dijo Gio antes de acercarse más hacia nosotros, sin que sus pisadas hiciesen ningún ruido.

– En serio, por tu propio bien, deberías parar ya. – Dije al tiempo que elevaba mi mano derecha, con la palma hacia delante, haciendo el símbolo universal pasa ‘oye tío, no te acerques más o te vas a enterar’.

Pero Gio seguía acercándose, sin decir una palabra mientras yo recitaba mi hechizo.
– ¡Dug Wave! – Grité, causando una gran explosión a sus pies. Por supuesto algo así no haría ningún daño a Gio, pero al menos bloquearía su visión temporalmente.

Desenvainando su espada, Gourry saltó al centro de la nube de polvo justo cuando Gio saltaba fuera de ella.

– ¡Elmekia Lance! – Grité lanzando mi siguiente hechizo. Anticipándose a que mi siguiente hechizo atacaría su lado astral, y que lo había dirigido hacia donde él iba a aterrizar, Gio se detuvo a mitad de camino, haciendo que el hechizo fallase por poco.

– Patético. – Dijo entre dientes mientras bajaba con fuerza su brazo derecho.





Sintiendo que algo gordo venía hacia mí, salté hacia un lado.

¡WHIZZ!

Un sonido grave, como el zumbido de las alas de los insectos, llegó a mis oídos. Me faltaban algunos pelos de la cabeza, y el extremo inferior de mi capa estaba destrozado. El impacto de su ataque había desaparecido, pero aún permanecía cierta sensación de malestar.

“¡Tiene que haber sido una onda de choque de miasma!”

Eso era bastante peligroso. Si alguna de sus manos o de sus pies hubiese llegado a tocarme, el miasma se hubiese extendido por mi cuerpo y cortocircuitado mi sistema nervioso, antes de acabar con mi vida. Ni siquiera un gigante podría resistir algo así.

Vale, puede que no fuese un oponente importante, pero estaba demostrando que tampoco podía andarme con chiquitas con él.

Estaríamos en verdadero peligro si dejábamos que la batalla continuase.

– ¡Dam Brass! – Lancé mi siguiente hechizo. Oleadas de pequeñas esferas rojas explotaron al impactar, destrozando el suelo contra el que chocaron. ¡La mejor pantalla de humo posible!

Lo malo es que yo tampoco podía ver a Gio, pero al menos él no podría verme. Los mazoku pueden sentir la malicia y los malos sentimientos de la gente, y los pueden usar para localizarnos, por lo que Gourry y yo estábamos intentando suprimir esos sentimientos.

Justo cuando se me ocurrió que podría ponerse a lanzar ondas de choque de miasma a ciegas…

– ¡Allí! – Gritó Gio al localizarme, lo que provocó que yo lanzase un hechizo a mis pies para salir pitando de allí. Una onda de choque atravesó la pantalla de humo. Si no me hubiese lanzado a mí misma por los aires, estaría hecha pedazos.

– ¡Waaah! – Grité, fingiendo que su ataque había dado justo en el blanco. Sabía que tenía que esforzarme si quería engañar a un mazoku, pero tengo que decir que me salió una actuación perfecta.

A veces tengo que tomarme un momento para admirar mi propio talento.

– ¡Jajaja! ¡Idiota! – Completamente engañado, Gio Gaea supuso que podía salir de la pantalla de humo sin problema, y así lo hizo.

Tan confiado en su habilidad infalible, siguió caminando hacia delante, sin preocuparse de Gourry.

Obviamente, el mazoku desconocía la Espada de Luz, o se había olvidado de ella.

“Justo lo que esperaba.”

Mi grito no había sido sólo para engañar a Gio, también era mi señal para Gourry.

– Bueno, ¿dónde se ha metido? – Preguntó Gio mientras me buscaba por la zona.

Gourry desenvainó su espada.

– ¡Arrrgh! – Aulló Gio. De un solo golpe, Gourry le había cortado el largo brazo. Había salvado la vida en el último momento por un reflejo involuntario –. ¡Maldito seas!

– Gritó mientras extendía el brazo que le quedaba. Una onda expansiva se dirigió hacia Gourry. “¡A esa distancia no podrá esquivarlo!”

Slayers Volumen 2 Capítulo 4 Parte 1 Novela Ligera

Publicidad M-M4

 

– ¡¡Nnguh!! – Gruñó Gourry tras maniobrar para colocar la Espada de Luz para absorber la onda de miasma, reduciéndola a una simple brisa. Tanto Gio como yo nos quedamos con la boca abierta.

– ¡Imposible! ¡¿La Espada de Luz?! ¡Nadie me había dicho que tenía la Espada de Luz! – Gritó Gio, muy cabreado.

Pues claro que no. Los únicos en la ciudad que sabíamos que tenía la espada era el propio Gourry, el presidente Halcyform, y yo. No es que fuésemos a anunciarlo a bombo y platillo.

Y había otra cosa que Gio no sabía sobre nosotros, y es que a mí las normas de la caballerosidad me daban igual. Por mucho que se hubiese quedado ahí embobado, no iba a dejar que se me escapase esa oportunidad.

– ¡Elmekia Lance! – Grité, y esta vez no fallé.

– ¡Guaaaaah! – Aulló de nuevo.

Publicidad G-M1



Cuando se usa contra los humanos, este hechizo no puede causar daño más allá de un desmayo. Pero como los mazoku son seres puramente astrales, un golpe directo debería ser fatal.

Pero… no lo fue.


– ¡Gourry! – Grité.

– ¡De acuerdo! – Respondió, corriendo y saltando hacia el mazoku con media máscara. La Espada de Luz brillando en la oscuridad, y fallando el golpe por apenas un pelo.

– ¡La próxima vez os mataré! – Amenazó Gio antes de huir, desapareciendo en la oscuridad más rápido de lo que podíamos seguirle.

Gourry envainó la Espada de Luz y volvió junto a mí.

– Vaya, hasta su cliché al huir ha sido patético… – Dije, sorprendida.

Publicidad M-M1

Cuando el polvo de la batalla se asentó nos dimos cuenta de que, aunque los residentes de las casas junto al camino tenían que haberse dado cuenta de lo que ocurría, nadie se había arriesgado a salir a la calle. Aún estábamos solos. Pero bueno, no podíamos echárselo en cara. Yo habría hecho lo mismo.

Bueno, al parecer ya no estábamos solos. En ese momento vi a una figura solitaria de pie, algo más arriba en la cuesta. Gracias a una de las farolas pude ver que era pelirrojo.

– ¿Lantz? – Preguntó Gourry. Su cara estaba blanca.

– ¿D-dónde os habíais metido? – Preguntó con voz temblorosa.

– ¿Qué pasa? ¿Ha ocurrido algo? ¿Estás bien? No tienes buena pinta. – No pude evitar fijarme en que parecía que la sangre no le llegaba a las mejillas. Cuando me acerqué él dio un paso atrás.

– ¿Habéis… habéis ido a casa de Daymia? – Preguntó.

– ¿Qué? – No entendía por qué nos preguntaba eso. Gourry y yo intercambiamos miradas, y mis dudas sobre la actitud de Halcyform me vinieron a la mente –. ¿Qué ha ocurrido?

– ¡Si estuvisteis allí, decídmelo! – Gritó como única respuesta. No me estaba gritando por rabia, más bien intentaba ocultar su miedo.

– Sí, estuvimos allí, pero…

Publicidad M-M3

– ¡Entonces fuisteis vosotros! – Gritó –. ¡Vosotros hicisteis eso!

– ¿Eh? – Pensaba que se refería a que nosotros habíamos sido los que habíamos rescatado a Halcyform… y era verdad. Pero no entendía cómo podía eso dejarle en ese estado.

– ¿A qué te refieres con ‘eso’? ¡¿Qué es lo que ha pasado en casa de Daymia?! Estuvimos allí, sí, pero todo estaba normal cuando nos fuimos. – Por supuesto no entré en detalles, pero mi prioridad era intentar calmarle. Si le soltaba todos los detalles de una vez, podría ponerle aún más nervioso.

– ¿No habéis sido vosotros? – Preguntó, con duda en la voz, y más calmado.

– No, en serio. No hemos hecho nada. Lo juro. Mírame a los ojos si no me crees.


– Le dije mirándole fijamente a los ojos. Mi instinto natural me decía que desviase la mirada sólo para meterme con el chaval, pero estaba claro que no era el momento adecuado, así que me resistí –. Por favor, ahora explícame qué puñetas ha pasado en casa de Daymia. – Pregunté cuando estaba claro que me creía.

– No sé cómo explicarlo. – Dijo con un suspiro –. Ni siquiera lo entiendo.

Quizás… sería mejor que vinieseis conmigo.

Gourry y yo nos miramos el uno al otro y asentimos.

– De acuerdo, vamos.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios