Slayers (NL)

Volumen 2

Capitulo 2: Grotescos Guerreros se Arrastran en Atlas por la Noche

Parte 3

 

 

– Entonces, ¿seguro que es una trampa?

– Que sí… es una trampa.


Estábamos hablando sobre la situación, en voz baja, sólo por llenar el silencio que reinaba mientras íbamos por un pasillo desierto.

Habíamos conseguido entrar en la propiedad de Daymia, pero teniendo en cuenta las luces que habíamos visto desde fuera, estaba claro que a los guardias les habían hecho entrar para preparar una emboscada. Aun así…

Aún no habíamos visto a nadie.

Una fila de puertas flanqueaba el pasillo. Seguramente los cuarteles de los guardas. Abrimos algunas de ellas, pero sólo encontramos almacenes.

Si Daymia era capaz de enviar asesinos como los de antes a por nosotros, ¿sería tan estúpido de dejar su casa sin protección?

Publicidad G-M1



Pues claro que no.

Eso sólo dejaba una posibilidad: Nos estaban llevando hacia… alguna parte. Estuvimos merodeando tanto tiempo algo extraño ocurrió: me empecé a aburrir.

Pensarías que, a estas alturas, ya habríamos llegado a alguna parte, o encontrado algo. Pero la mansión era un enorme laberinto.

Ya parecía muy grande desde fuera, pero ahora que caminábamos por su interior era cuando nos dábamos cuenta de lo absurdamente inmensa que era.

La primera cosa extraña de la que me di cuenta es que las escaleras en la entrada conducían directamente al tercer piso, el ático. La gente no suele casas así. Al menos no la gente cuerda.

Aunque, viéndolo así, la gente cuerda tampoco crea ejércitos de homúnculos.

Fuera como fuera, después de caminar por un rato demasiado largo para cualquiera, llegamos a una enorme puerta metálica con pentagrama grabado, que conducía a una sala. Obviamente era algún tipo de habitación dedicada a la magia.

Podía percibir una presencia humana al otro lado.

– ¿Es… aquí? – Preguntó Gourry en voz baja.

– Es aquí, – respondí –. Sé que es una trampa, pero vamos a entrar. ¿Estás preparado?

– No se me ocurre por qué debería de estarlo… Le miré con rabia.

– ¡No te eches atrás ahora!

– ¿Y por qué debería seguirte todo el rato a donde te dé la gana?

– ¿Porque es bueno para tu salud hacer algo insensato de vez en cuando?

– ¿Llamas a esto ‘insensato’?

– Vaya, – respondí con admiración –. No sabes lo que significa ‘insensato’,
¿verdad?

– ¡Pues no! Pero pensé que no se notaría.

– Vale, sshh… – dije en voz baja. No era momento de montar jaleo.

– Mira, ¿estás conmigo o no?

– ¡No! No podemos complicar las cosas, Lina.

– ¡¿Me estás llamando imprudente?!

Publicidad M-M2

– ¡Pues sí! Vale, ¿qué es lo primero que vas a hacer cuando abramos la puerta?

– No sé. ¿Lanzar un par de Fire Balls?

– ¡A eso es a lo que me refiero! Para empezar, podríamos estar muy equivocados.

– ¡Ya lo sé! Mira, Lord Tarim tuvo una reacción muy extraña cuando le pregunté por el presidente Halcyform, ¿verdad? Bueno, ¡pues quiero hablar con Daymia para saber qué es lo que oculta Tarim!

– ¿En serio? – Se me quedó mirando, dubitativo –. Y-ya me gustaría que lo hubieses dicho antes.

– ¡Ssssh, Gourry!

Publicidad M-M1

– ¿Qué?

Puse la oreja contra la puerta.

– ¿Qué pasa? – Parecía no entender lo que estaba haciendo.

– Nuestra única opción es entrar.

– ¡¿Ahora?! – Miró a su alrededor, nervioso, pero no había nada que ver. La única presencia estaba detrás de la puerta. Me miró con duda en los ojos.

– Vale, si estás segura, ¡vamos! – Dijo, y abrió la puerta de una patada.

“¿Ves? Si al final no somos tan distintos.”

Gourry entornó los ojos. Ambos estábamos en la entrada, espalda con espalda.

Era como entrar en una enorme carpa de circo. La sala era enorme, y perfectamente circular. ¡Seguramente ocupaba la mitad de la mansión! Un gigantesco pentagrama estaba grabado en el suelo, con la punta de la estrella hacia el norte.

“Un Rune Breaker…”

Publicidad M-M3

Los pentagramas se usan para crear una barrera que interfiere y debilita todos los poderes mágicos en su interior. Una característica peculiar de este hechizo es que el poder de la barrera es mayor cuanto más grande es el pentagrama, y no está sólo sometido al nivel de poder del hechicero.

En otras palabras, un pentagrama lo suficientemente grande podría incluso sellar mis poderes, sin importar que el hechicero que lo crease fuera un novato. Por supuesto, y no quiero fardar, incluso con un tamaño como ese, no me daba ningún miedo.

Había algún tipo de altar en el lado opuesto de la sala, y un hombre ante él, con una sonrisa espeluznante plantada en la cara. Tenía una calvicie incipiente, con pelo oscuro y bigote. Sus ojos tenían un aspecto sospechoso y no dejaban de moverse… y llevaba una túnica azul.

– ¿El señor Daymia, supongo? – Al decir su nombre, retrocedió.

– ¡Asesinos de Tarim! – Sus de por sí grandes ojos se abrieron aún más mientras soltaba un chillido en un tono ensordecedor que nos hizo encogernos.

– Bueno, eh… supongo que sí, más o menos. – Respondió Gourry con franqueza y estupidez.

Publicidad M-M4

– ¡Lo sabía! ¡Ja! ¡Sabía que lo haría, el muy sapo! ¡Desde el principio sabía que querría matarme en cuanto lo terminase! – Continuó

Daymia –. ¡Lo sabía, lo sabía!

¡Desde el mismito principio! ¡Desde la línea de salida! ¡¿De verdad pensaba que no lo sabría?!

Gourry y yo intercambiamos miradas.

“Eh…”

– Este tío está loco. – Murmuré.

– ¡Oye, tú eres la que nos ha metido en esto! ¡Tú quisiste aceptar el trabajo! – Dijo Gourry, mostrando su apoyo.

Al otro lado de la sala, Daymia continuaba con su monólogo maníaco, los ojos fuera de las órbitas, los dientes apretados… pero sin dejar de sonreír. En serio, daba mucho miedo.

“Pero…”

Una cosa que había dicho Daymia había despertado mi curiosidad: ‘¡sabía que querría matarme en cuanto lo terminase!’

“¿Después de que terminase qué?”

– ¡Espere! ¡No queremos hacerle daño! – Grité. Aunque no tenía muchas esperanzas, necesitaba presionarle para conseguir más detalles.

Daymia dejó de hablar y se nos quedó mirando.

– Bicho… raro… – Murmuró Gourry como si canturrease una canción. Entonces empezó a silbar como si fuese un reloj de cuco. Le ignoré.


– ¿No sois asesinos? – Preguntó Daymia, desviando sus ojos saltones hacia nosotros.

– Eso es. No somos asesinos.

Después de una pausa, Daymia comenzó a reírse como un desquiciado.

– Ya veo. Ya veo, ya veo… ¡Lo sé! ¡Lo entiendo completamente! Si no sois asesinos enviados por Tarim, entonces… ¡Venís a robarme mis preciosas quimeras!

“Eh… pues no.”

– Bueno, podéis intentarlo, ¡pero jamás lo conseguiréis! ¡Son mis queridos retoños! ¡No os las llevaréis! ¡Que no!

“Eh… Tierra llamando a tío loco…”

– ¡Escuche! ¡Tampoco hemos venido a robar sus quimeras!

– Ah… ¿no? – Daymia volvió a mirarnos con detenimiento, antes de volver a ponerse a reír como loco.

“Venga ya…”

– Ya veo, ¡JAJA! ¡Ya lo sé! Si no sois ladrones debéis ser… ¡asesinos enviados por Tarim!

“¡AAAAAAH!”

Publicidad M-M5

Tuve que sostenerme la cabeza con ambas manos.

– Pues te ha salido muy bien el plan de hablar con él. – Dijo Gourry.

– Sí, culpa mía. – Contesté –. Vale, vamos a tener que capturarle. Ya le interrogaremos más tarde. No seas muy duro con él, ¿vale?

– ¿Yo? Nunca soy duro… eres tú la que tiene que contenerse.

– Que sí, vale, bien. – Dije, dando un paso hacia delante. Daymia se echó atrás con brusquedad.

– ¡N-n-no os acerquéis! ¡¿Intentáis hacerle da-da-daño a Daymia el Azul?! ¡No lo conseguiréis! ¡No os lo permitiré!

“¿Por qué nunca no nos lo ponen fácil?”

Continuamos nuestro camino hacia el otro lado de la sala, ignorando sus súplicas, amenazas y… su balbuceó psicótico.

– ¡No os acerquéis! Si os acercáis un poco más… un solo paso más y…

– ¿Y qué harás? ¿Eh? ¿Qué harás al respecto?

– ¡E-e-esto! – Gritó antes de coger una cuerda y tirar de ella.

¡THWOOP!


El símbolo mágico gigante bajo nuestros pies se convirtió en un gigante agujero en el suelo con forma de símbolo mágico. Uups.

– Ay, no…

“¡Ah, ya lo pillo!”

– ¡Lina! – Gritó Gourry agarrándose a mis pies mientras caíamos al vacío.

– ¡Usa tu magia! – Exclamó.

– ¡Levitation!

Mi hechizo Levitation normalmente podría levantar un vagón totalmente cargado sin problemas. Aunque la barrera mágica de Daymia había debilitado algo mis poderes, el efecto no debería ser demasiado potente. Nuestra caída debería detenerse rápidamente y… eh…

“¿Por qué no nos detenemos?”

No es que estuviésemos cayendo a toda velocidad, pero estaba claro que seguíamos cayendo, descendiendo más y más en un agujero que parecía no tener fondo.

– ¡Ey, Lina, aún nos caemos!

– ¡Ya lo sé! ¡No te preocupes! – Ya se me había ocurrido la razón, pero no tenía tiempo para explicarla –. ¡Será suficiente para el peso de una persona!

La cara de Gourry se llenó de terror, y se abrazó con más fuerza a mi cuerpo, aplastándome mis pechos.

Publicidad G-AB



– ¡Oye, no te pases!

– ¡Lina, muramos juntos!

– ¡¿Qué?! ¡Venga ya, Gourry, estaba de broma! ¡Oye… no hagas eso! ¡Whaaa! Gourry me desequilibró, y empezamos a caer a toda velocidad.

¡KER-SPLOOOSH!

Nos estrellamos contra el agua, causando una gran ola… supongo. Porque para entonces, ya había perdido la conciencia.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios