Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 11

Capitulo 3: Una presencia perturbadora

Parte 1

 

 

Tuve un impulso bastante inesperado para mi ejército y, en realidad, tener más amigos era algo para celebrar. Decidí reunirme de inmediato con Diablo para discutir cómo poner a trabajar a estos demonios, y haría que Testarossa y los otros demonios principales se unieran a nosotros como representantes para obtener sus opiniones.

“Así que hay tres tareas que me gustaría asignar lo antes posible. Necesito un agregado diplomático para tomar decisiones en el extranjero en mi nombre, un fiscal jefe para investigar los males que se desarrollan dentro de Tempest y un funcionario judicial en jefe para proporcionar un juicio justo y equilibrado sobre las disputas. Resulta que los tengo a los tres aquí, así que, ¿qué piensan acerca de aceptar esos trabajos?”

Publicidad G-AR




Mantuve mi tono casual, sabiendo muy bien cuán loco era esto. Ninguno de estos trabajos era particularmente fácil, y mi gabinete puede oponerse a estos nombramientos de todos modos, aunque sería trabajo de Diablo callarlos. Además, estas tareas enfatizaban la equidad; no quería que la gente tratara de ganarse su favor, así que pensé que nombrar a las personas lo más cerca posible de mí era la mejor opción. Si alguno de ellos intentara algo rebelde o ilegal como parte de sus obligaciones públicas, podría llamar a Diablo para que lo purgara. Eso me facilitaba las cosas, de alguna manera.

“Sería un honor para mí servir como oficial diplomático”.

“Vaya, ¿males incluso más grandes que yo? ¡Eso suena emocionante!”

“Mis juicios son siempre justos. ¡Haré todo lo que pueda para estar a la altura de sus expectativas!”

¡Vaya! Los aceptaron sin siquiera escuchar las descripciones de los puestos. “¿Están seguras? Creo que son trabajos bastante duros…”

Publicidad Y-M3

“Estoy ansiosa por comenzar, mi señor”.

“¡Sí! ¡Soy buena en las investigaciones y esas cosas!”

“Proporcionaré las mismas medidas de muerte para todos”.

¡Um, creo que no es así como funcionan los trabajos, exactamente! Ahora estaba aún más nervioso. Eché un vistazo a Diablo. Tenía una sonrisa de suficiencia, diciéndome todo lo que necesitaba saber sobre sus pensamientos. Aquí estaba un hombre que pensaba: Gracias a Dios, le puse este problema a otra persona. Sí, él nunca aceptaría ser diplomático.

“Escúchame. Ser un enviado diplomático significa hablar en mi nombre como miembro del Consejo de Occidente. Una vez que despleguemos nuestras fuerzas armadas en Occidente, también serás responsable de comandarlas a todas. Es un trabajo importante, ¿entiendes?”

“Sí, entiendo”.

Testarossa me sonrió suavemente.

“Testa es una mujer sabia, ¿sabes? Te garantizo que ella nunca hará nada que perjudique tu posición”.

No, Diablo, simplemente no quieres hacer el trabajo, ¿verdad? Las garantías de Diablo no valían mucho en mi mente, pero tal vez Testarossa era muy sabia.

“Bueno, en cuanto a las leyes que estamos redactando para nuestra nación, ella tendrá que entenderlas y explicarlas a otras naciones…”

“No tema, Rimuru-sama. Las he memorizado”.

Testarossa luego comenzó a recitar la versión en progreso de las leyes de Tempest, cosas que todavía estábamos probando y ajustando. Incluso señaló algunos de los defectos de la versión actual.

“¡Está bien, estás contratada! No tengo quejas, eso es seguro. Será fácil para ti perder los estribos en el Consejo, pero recuerda—tienes el buen nombre de nuestra nación sobre tus hombros. Hagas lo que hagas, no dejes que la ira se apodere de ti. ¿Entendido?”

“Estoy lista para servir, Rimuru-sama. Y en caso de que llegue el momento, no dejaré evidencia de mi participación”.

No, um, ese no es el problema, exactamente… Pero no se podía negar el talento de Testarossa. Nadie más estaba tan calificado, y dadas mis payasadas en la reunión anterior del Consejo, no era exactamente un buen modelo a seguir. Veamos cómo se resuelve esto.

Así que ahora había designado a Testarossa como mi concejal, pero las otros dos tenían sus propios talentos.

“¡Está bien, yo soy la siguiente!”

Ultima inmediatamente comenzó a recitar las partes del código legal que estábamos a punto de promulgar. Ella estaba al nivel de Testarossa en inteligencia.

“Mi señor”, continuó Carrera, “somos una raza que respeta los contratos. Tenemos el don de encontrar lagunas en las regulaciones, y le garantizo que nunca nos perderemos de nada que una persona común pueda descubrir. Tampoco nunca seremos influenciados por los sobornos. Cualquiera que desee subyugarnos debe hacerlo por la fuerza, y solo un pequeño puñado de reyes demonio tiene la oportunidad de hacerlo”.

Ella no perdería ante nadie, ¿eh? El hecho de que ella no lo dijera claramente, indicaba que algunos reyes demonio eran realmente más poderosos que ella. Podría nombrar uno que se me ocurriera fácilmente—ese pelirrojo—pero ese es su problema, no el mío. Lo que importaba era que Carrera parecía dedicada a juzgar a todos los criminales de manera justa.

“Está bien, están contratadas. ¡Espero grandes cosas de ustedes tres!”

“““¡Si mi señor!”””

Por lo tanto, tenía tres Duquesas Demonio asignadas a tres puestos importantes. Afortunadamente, fue un movimiento inteligente de mi parte. Pronto, Tempest se convertiría en un estado constitucional como pocos otros, y sus sistemas y procedimientos proporcionarían un ejemplo que se extendería a otros países.

Por cierto, estas leyes también se aplican a mí. Debo tener cuidado de que no me arresten por dar o aceptar sobornos.

Publicidad Y-M1

***

 

 

Así que ahora teníamos una constitución, somos parte del club de naciones de élite que tienen una. Todavía estaba en etapas de prueba, pero nuestro gobierno dividido en tres ramas estaba funcionando. Ultima y Carrera se dedicaban a su trabajo—y debo agregar que también tenían personas talentosas trabajando para ellas. Organizaron sus respectivos departamentos en un abrir y cerrar de ojos, ejerciendo todo el alcance de sus poderes.

A Ultima también le había gustado a Rogurd, llamándolo Rog-chan y siguiendo todas sus instrucciones. Rogurd incluso le correspondió, llamándola My Lady y tratándola casi tan bien como a su propia hija. Rogurd, de hecho, no tenía idea de quién era Ultima en realidad.

Era un hombre audaz y valiente, pero si descubría que ella era un demonio tan poderoso, incluso él podría comenzar a actuar de manera sensible a su alrededor. En consideración a eso, solo le dije que ella fue ‘reclutada’ por Diablo. Es su trabajo lo que cuenta de todos modos, así que era inofensiva.

Carrera, nuestra nueva presidenta del Tribunal Supremo, también lo estaba haciendo bien. Rugurd, nuestro fiscal general, estaba de regreso en nuestra oficina administrativa; nuestro departamento de justicia ahora era su propia organización, por lo que ya no estaría afiliado a esa rama. Sin embargo, eso no significaba que pudiera hacer lo que quisiera. Las ramas ejecutiva, legislativa y judicial del gobierno, se vigilaban mutuamente ahora.

Rugurd, en su papel, estaba observando y apoyando a Carrera, mi designada. Por lo que escuché, a pesar de cualquier excentricidad en su comportamiento personal, ella era una trabajadora talentosa. Nunca caería con un soborno o violencia, así que supongo que Rugurd la aceptó. Es bueno verlo. No existe un sistema político perfecto, por lo que solo necesitamos resolver los problemas a medida que surgen.

Ahora teníamos que proporcionar al Consejo copias en borrador de nuestros códigos legales. “Entonces, Testarossa, ¿estás lista?”

“Sí, Rimuru-sama. Moss ha hecho todos los arreglos necesarios”.

Testarossa, esa belleza viviente, se relajaba elegantemente frente a mí. Sirvió un poco de té y me lo ofreció. Estaba rico. El té de Shuna siempre era de primera clase y el de Shion también, pero el de Testarossa era sorprendentemente delicioso. El aroma tenía profundidad, y el sabor era espeso y rico. No había amargura, y aunque lo tomé sin azúcar, tenía un toque de dulzura refrescante.

“No sabía que preparabas tu propio té, Testa. Considérame sorprendido”. Sentí los ojos de Diablo abrirse de par en par detrás de mí.

“¡Je-je! Bueno, este es un regalo especial parra Rimuru-sama. No hay nada para ti, ¿entendido?”

“… Eso está bien. Siempre que comprendas que mi papel está por encima del tuyo, puedes vivir tu vida privada como desees”.

Diablo preparaba su propio té mientras decía esto. No estaba seguro de si eran rivales o simplemente amigos en disputa. No parecían muy tensos entre ellos, pero tampoco los llamaría buenos amigos.

“Es interesante, sin embargo, ¿no? La forma en que otras naciones están reaccionando ante nosotros. Algunos están tratando de ganarse nuestro favor y otros están tratando de usarnos en su beneficio. Yo diría que menos de la mitad nos da la bienvenida abiertamente; la mayoría sigue sospechando”.

Tal fue la repentina evaluación de Testarossa de la escena. Era casi como si ella pudiera ver a través de todos, lo cual era extraño.

“¿De dónde sacaste esa información?”

“Oh, mis perdones, Rimuru-sama. Recluté a Moss para que investigara por mí, y así poder servirte mejor”.

Moss de nuevo, ¿eh? Un tipo bastante talentoso. Uno de los chicos que se convirtió en un Duque Demonio; más fuerte que Veyron y segundo en poder solo detrás del trío de mujeres aquí. ¿También era bueno reuniendo inteligencia?

“¿Qué tan precisa fue la información que le dio?”

¿Fue adquirido a través de magia, o preguntó a su alrededor de manera más directa? Si era digno de confianza, estaba bien, pero si no, se interpondría en el camino. Decidí consultar con Testarossa.

“Bueno, Moss tiene una habilidad especial en la que puede desplegar una gran cantidad de clones pequeños y discretos en una amplia gama. Para Moss, recopilar y analizar información en todo el mundo, todo a la vez, es como un juego de niños”.

Eso es… bastante asombroso. Me di una palmadita mental en la espalda. Fue una buena jugada.

Publicidad M-M3

“Ah. Entonces suena reconfortante. Le presentaré a Souei pronto, y luego tal vez puedan trabajar juntos en inteligencia. Juntos, estoy seguro de que pueden compensar los déficits de los demás, ¿sabes? Sería bueno ver eso”.

“¡Vaya! Con todos esos elogios… creo que voy a estar celosa de Moss”. Testarossa sonrió.

“Ah, basta de bromas…”

Ahora, una figura que no había notado antes estaba de pie detrás de Testarossa, sudando frío. Realmente no se destacaba mucho, pero este debe ser Moss. Veyron tenía una figura muy caballerosa con su bigote de manillar, pero Moss parecía el tipo de niño lindo que verías en cualquier parte. Por las apariencias, parecería estar en quinto o sexto grado (?) Tal vez. Fuerte nunca sería como lo describirías.

¿Era realmente tan talentoso?

“Oye, um, sobre la información que recogiste—¿Podemos confiar en ella? Quiero decir, acabamos de terminar de echar a un grupo de concejales que conspiraban contra nosotros. Puedo aceptarlo si la gente es cautelosa, pero ¿todavía hay naciones que buscan aprovecharse de nosotros?”

No es para alardear ni nada, pero creo que nuestra nación es un poco ruda en este punto. Tratar de engañar a una nación tan ruda como la nuestra, me hizo cuestionarme sobre las habilidades mentales de los líderes que las dirigen. Honestamente, sería mucho más probable que crea que Moss se equivocó aquí.

Publicidad M-M4

“Moss, ¿puedes explicarle la situación a Rimuru-sama?”

Sorprendentemente, fue Diablo quien ordenó a Moss, no Testarossa.

“S-Sí, señor. La región al sur de Tempest, centrada en el Reino de Blumund, es generalmente amigable con nosotros. Sin embargo, nuestra inteligencia no se extiende hacia el norte, y con muchos de los nobles allí, no está claro cuánto sabemos sobre ellos que sea cierto. En cuanto a los concejales expulsados recientemente, parece que incluso si les dijeron la verdad a sus benefactores, sus historias no fueron ampliamente creídas. Esto es una especulación basada en rumores, por lo que no puedo dar fe de su exactitud, pero puedo afirmar que ciertos miembros de la realeza de varias naciones están conspirando contra nosotros”.

El poder de Moss implicaba poder escuchar las conversaciones, por lo que dependía de él y de nosotros juzgar qué tan precisas eran esas conversaciones. Sin embargo, era muy útil.

“Si podemos detectar las sospechas antes de que se propaguen, eso puede ayudarnos a tomar contramedidas rápidamente”.

“Sí mi señor”.

“Testarossa, ¿puedo dejarte este asunto a ti?”

“Por supuesto, Rimuru-sama. ¿Estamos de acuerdo en que las naciones relevantes deben ser arruinadas?”

No lo estamos.

“¡Eso es ir demasiado lejos! Simplemente obliga a sus gobernantes a asumir la responsabilidad”.

“Entiendo”.

“Y trata de evitar el derramamiento de sangre mientras estás en ello, ¿por favor?”

“Como desee. No haré nada que le dé a Tempest una mala reputación, al menos”.

A pesar de su sonrisa cálida, Testarossa realmente me estaba dando escalofríos. Me preocupé un poco sobre si asignarle esta misión era la idea correcta, pero debes probar estas cosas. Aun así, actuar demasiado amables con nuestros rivales, podría hacer que toda nuestra nación se derrumbe. Ser visto como una presa fácil solo conducirá a más daños innecesarios en el futuro.

“¡De acuerdo entonces! Procede para que nuestra nación conserve su dignidad actual, ¡pero no tengas miedo de mostrarles todo el peso de la seriedad de Tempest!”

Y así, Testarossa se convirtió en mi nueva representante en el Consejo.

***

 

 

Eso solucionó los problemas más grandes. Los que me habían estado dando dolores de cabeza durante los últimos meses, pero a partir de hoy, mi mente estaría mucho más tranquila.

¿Eh? ¿Me estaba retirando al laboratorio para hacer una gran cantidad de investigaciones geniales? Bueno, ya sabes, necesito al menos aparentar que estoy trabajando allí, o pareceré un charlatán que viene por diversión.

Publicidad Y-M3

Ser mayor es saber equilibrar responsabilidades sociales como esa. En cierto modo, deseas evitar hacer un esfuerzo del cien por cien en el lugar de trabajo, porque así, todos esperarán demasiado de ti en todo momento. Un verdadero intérprete sabe cómo ejecutar un ‘esfuerzo completo’ de forma regular. Se supone que el trabajo debe ser divertido de todos modos.

… Por supuesto, puedo intentar sonar como un sabelotodo aquí, pero sigue siendo solo un ideal. Y supongo que, si estoy satisfecho conmigo mismo en este momento y tengo un entorno como ese para trabajar, debo estar realmente feliz.

De todos modos, hoy decidí revisar nuestro nuevo edificio escolar, el que recientemente terminamos de construir. Los niños que traje de Ingrasia estudiarán aquí, junto con los nuestros. Como le dije a Yuuki, la mejor manera de preparar a los niños para la edad adulta es hacer que interactúen entre sí—y en una escuela con nada más que niños monstruosos, me preocupaba que mis ‘hijos’ tuvieran problemas para adaptarse a la sociedad humana más adelante.

Con esta escuela, no habría preocupaciones. Ahora teníamos muchos aventureros y otras personas que venían aquí por trabajo, muchos de los cuales trajeron a sus familias enteras, incluyendo niños. En muchas familias de bajos ingresos, los niños también estaban obligados a trabajar, pero eso lo prohibí por ley.

El trabajo de un niño es jugar—examinar y estudiar lo que sea que les interese. Quería que humanos y monstruos aprendieran juntos, en las mismas aulas; y en el futuro, quería que esto se convirtiera en diferentes razas y especies trabajando juntas. Esa era la teoría detrás de esta configuración.

Además, no solo teníamos niños aprendiendo en esta escuela. Los adultos mayores también dominaban los conceptos básicos de lectura, escritura y aritmética aquí. Estaban muy motivados, dado que estas habilidades se estaban volviendo rápidamente necesarias para la vida en Tempest. Permanecer analfabeto reduciría sus opciones de trabajo y potencialmente conduciría a errores que causarían problemas a sus compañeros de trabajo—y los adultos lo entendieron, razón por la cual tantos estaban estudiando ahora. Un refrán común que escuchas en el aula es ‘¿Voy a usar estas cosas en el futuro?’ Pero no aquí. Ver a los adultos estudiando tan duro en realidad pareció inspirar a los niños que los miraban; no querían quedarse atrás.

Las sumas y las restas eran una cosa, pero la alfabetización es otra. Esas clases fueron difíciles incluso para mí, y parecía que Masayuki estaba en el mismo barco.

Hablamos con fluidez y sabíamos leer muy bien, pero escribir era un desafío. En mi caso, podría poner a Raphael en piloto automático y cubrir eso, pero sin su ayuda, no estaba seguro de poder aprobar ni siquiera un examen básico de alfabetización aquí. Había estado posponiendo descaradamente abordar esto—si estoy bien ahora, ¿por qué molestarme? — Pero por esto, al menos, sentí que estaba haciendo un poco de trampa.

A mis niños, por supuesto, les estaba yendo muy bien. Les di un manga traducido al idioma de este mundo para motivarlos, y terminó siendo un gran éxito. Lo llevaban consigo todo el tiempo, y se estaba volviendo popular incluso entre los estudiantes fuera de las clases de lectura. Kenya y los demás, siendo los primeros niños en poseer este manga, fueron muy populares en la clase. Entre esos cómics y su talento natural para ganar peleas, Kenya ya era una especie de jefe del patio de la escuela.

“¡Vamos muchachos! ¡Dejen de jugar y ayúdame a limpiar el aula!”

Publicidad M-M4

UPS. Ahora Alice estaba enojada. Veo que se había acomodado cómodamente en el papel de presidenta de la clase.

“¿Eh? ¿Por qué tenemos que hacer esas cosas?”

“¡Vaya Ken, no querrás que Alice se enoje!”

“¡Oh, cállate, Ryota! ¡Hoy voy a derrotar a Alice y convertirme en el verdadero jefe por aquí!”

Sesh. ¿Qué son ustedes, niños? … Oh, supongo que sí.

Publicidad G-M1




Al parecer, Alice era la verdadera jefa de esta camarilla—tal vez por eso Kenya la seguía. Supongo que es como un chico enamorado que engatusa a una chica para llamar su atención. Por lo general, tiene poco efecto… o, por lo general, el efecto contrario. Tienes que ser amable con las personas a las que intentas cortejar, y si Kenya aún no lo entiende, tiene mucho que aprender. Todo lo que está haciendo ahora mismo, al menos, es cabrearla.

“Te lo dije, ¡sabes! ¡Te dije que te mostraría lo aterradora que puedo ser!”

Alice, por su parte, estaba actuando menos como su yo supuestamente maduro. Pero solo tiene once años, por supuesto, y no esperaría nada más de una alumna de sexto grado. Además, todos ya estaban acostumbrados a su actitud.

“Oye, ¿quién crees que ganará esta vez?”

“Oh, tiene que ser la Emperatriz”.

“Sí. Ella es la más joven y la más fuerte de todos nosotros. Kenya también es bastante bueno, pero es un mal contrincante contra la Emperatriz”.

“¡Como él está enamorado de ella! De ninguna manera podría vencerla”. Bastante cruel.

“¡Oye, Gale! ¡Deja de decir todas esas tonterías!”

“¡Sí! De ninguna manera Kenya siente algo por mí. ¿Estás loco o qué?”

Gale no tuvo reparos en revelar el secreto de Kenya. Pero a pesar de las objeciones de Kenya, Alice simplemente se rio de todo. Hmm… Quizás todavía eran un poco demasiado jóvenes para el amor. O tal vez estaban bien, en realidad. Los niños, monstruos y humanos por igual, todos miraban con grandes sonrisas; deben haber entendido que no había hostilidad involucrada. Gale, siendo el mayor, asumió un papel de liderazgo con los demás, así que asumí que él pondría fin a las cosas antes de que se convirtieran en problemas.

Podría haber mantenido la boca cerrada y mirarlos, pero no hoy. Hinata llegaría más tarde. “¡Está bien, niños, ya es suficiente!” Dije mientras entraba al aula. “No quiero payasadas en el aula, ¿de acuerdo?”

“¡Sensei!”

Chloe casi me tacleó por un lado cuando entré. Nunca la vi venir; debe haber mejorado sus habilidades últimamente. De hecho, debe haber notado mi presencia mucho antes de que yo entrara.

“¡¿Sensei?! ¡No es justo, Chloe!”

Alice fue casi tan rápida en responder, abrazándome con tanta fuerza como Chloe. Bueno. Todavía están en esa etapa ‘linda’.

Luego, alguien más se abalanzó sobre mí desde atrás. “¡Es genial volver a verlo, Sensei!”

Una niña encantadora con un corte hongo saltó frente a mí. Llevaba un elegante kimono y parecía tan joven como Alice—pero lo que realmente la hacía única eran sus orejas de zorro.

Hmm, no recuerdo haber conocido a una chica como esta antes… pero siento que debería conocerla.

¿Podría ser…?

“¿Eres… Kumara?”

“¡Así es!” fue su respuesta llena de vida.

Correcto. Kumara era un monstruo de nivel superior que evolucionó después de que la nombré, y supongo que transformarse en humano era una de sus nuevas habilidades. Estoy bastante seguro de que le concedí la custodia a Hinata, junto con Kenya y el resto. Estaban asistiendo a la escuela con regularidad ahora que el edificio estaba terminado, pero supuse que Kumara estaba en el laberinto o algo mientras tanto. De hecho, se unió a los demás en la escuela y parecía que también tenía amigos, así que pareció que las cosas salieron bien.

Tensei Shitara Volumen 11 Capítulo 3 Parte 1

 

“Vaya, ¿Sensei está aquí?”

Ahora, Kenya y Ryota me notaron, un poco rezagadas con respecto a las chicas. Los otros niños los ahogaron.

“¡W-wowwww! ¡¡Tempest-sensei!!”

“¡Es realmente él! ¡Whoaaaa!”

Fue un gran evento, causando tal clamor que ahora los otros maestros estaban entrando para ver qué pasaba.

“¡¿M-Mi señor?! ¡Deberías haberme avisado con anticipación! ¡Te habría guiado!”

Publicidad Y-AB

«¡¿Me estás tomando el pelo?! ¡Soy el subdirector! Si alguien debe darle un tour a Rimuru-sama, ¡seré yo!”

“¡Disparates! ¡Rimuru-sama me nombró director, y esta es una responsabilidad que nunca dejaré en manos de mi personal!”

Otro gran furor.

Estos maestros eran principalmente aventureros retirados, junto con algunos comerciantes que Mjöllmile reclutó de Blumund; les pagamos un salario mensual. Nuestro director era uno de los ancianos de las aldeas goblin. No era bueno como maestro, pero era excelente resolviendo disputas rápidamente, y quería que vigilara a los niños y se asegurara de que los estudiantes monstruosos no fueran condenados al ostracismo.

El resto del personal era todo humano, incluido un paladín que trajimos como conferencista especial, y Hinata, quien ayudaba a cuidar de Kenya y los demás cuando estaba libre.

5 9 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
7 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios