Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 11

Capitulo 2: Nuevos Compañeros

Parte 4

 

 

También estaba a punto de terminar con los cuerpos—o en realidad, los avatares—que les prestaría a los Ents. Simplemente estarían poseyendo estos cuerpos, no apoderándose de ellos por completo, por lo que no necesitaban ser tan detallados. Me aseguré de que fueran totalmente compatibles con los cientos de Ents que ahora podrían explorar y trabajar en el laberinto. Eso era mucho personal nuevo, y ahora me arrepiento de no haberlo hecho antes.

Muchos de los cuerpos de las dríades tenían forma femenina, mientras que la mayoría de los cuerpos de los Ents eran masculinos. Ellos mismos no tenían género y me dijeron que no tenía que preocuparme mucho por esto, así que hice sus cuerpos con la eficiencia como consigna. Si querían ajustar algún detalle, podían hacerlo ellos mismos una vez que tomaran posesión.

Independientemente, me dijeron que estarían listos para ello cuando los cuerpos estuvieran listos para moverse, y en poco tiempo, mi trabajo estaba completo.

Con la nueva ayuda, finalmente tuvimos un poco de tiempo libre para trabajar. “¡Muchas gracias, Rimuru-sama!”

Sacudí mi cuerpo de slime en respuesta a las palabras de gratitud de Treyni. Esto realmente no fue gran cosa para mí. Quería recompensarles por su arduo trabajo y, además, obtuve mucho de todo esto.

“¡Está bien, todos, sigan así! Ramiris, si pasa algo, avísame”.

“¡Entendido! ¡Volaré enseguida!”

Publicidad Y-M3

Ella informaría de inmediato si algo sucedía, estaba seguro. Pero aún nos quedaba trabajo por hacer. Me reunía con Rigurd y Mjöllmile a diario y tenía una montaña de proyectos y propuestas que aprobar.

Mi retroalimentación también era necesaria para nuestro sistema de justicia penal, y necesitaba mediar y resolver cualquier conflicto de opinión en mi gabinete. En un mundo ideal, ayudaría todo el día con esta investigación, pero la vida se interponía en mi camino.

Lo que realmente quería, era un personal que me ayudara con el trabajo burocrático—que era mi principal prioridad. Tenía tiempo para mis pasatiempos porque no necesitaba dormir, pero incluso yo disfrutaba de una siesta de vez en cuando.

Había pensado en mí mismo como alguien que hablaba en grande, y dejaba que todos los demás hicieran el trabajo real, pero ahora realmente estaba trabajando duro. No pude evitar pensar en eso cuando regresé a mi oficina.

***

 

 

“Diablo-sama ha regresado, junto con varias personas desconocidas. Querían verlo—¿Qué le gustaría que hiciera con ellos, Rimuru-sama?”

Ese mensaje me había estado esperando durante bastante tiempo.

Si fuera Diablo solo, por supuesto que le daría la bienvenida. Pero había traído a extraños. Era una molestia, pero con toda la gente que tenía a mi alrededor, teníamos que pasar por este procedimiento. Decidí poner esto en marcha antes de que Benimaru exigiera encargarse.

“Nos reuniremos en la sala de recepción. ¡Tráelos ahora mismo!”

Publicidad Y-M1

La asistente me hizo una enérgica reverencia y se fue. Parecía moverse un poco torpe—supongo que estaba nerviosa a mi alrededor. Exasperado, le pedí a otro asistente en la habitación de al lado que preparara un poco de té.

Shuna estaba ocupada en otros lugares con su propio trabajo durante el día, aunque siempre se tomaba tiempo por la noche para preparar la cena y cosas por el estilo. Shion, por su parte, estaba entrenando al Equipo Yomigaeri en el laberinto. Al parecer, estaban probando cuán inmortales eran, empujando los límites de su resistencia. Escuché que estaban bajando a niveles bastante profundos, así que resolví no llamarla a menos que fuera necesario.

En su lugar, ahora mismo había dos asistentes asignadas exclusivamente a mí, un par de goblinas evolucionadas que parecían bastante humanas, en mi opinión.

Algunos cosméticos desarrollados por Shuna habían ganado popularidad últimamente, y sentí que todas las mujeres a mi alrededor se veían más bonitas. Eran asistentes de primera clase, y estoy seguro de que se sentirían cómodas con los reyes y príncipes de otras naciones, aunque debo haber sido un poco intimidante. No podría pedir nada mejor.

Así que me dirigí a la siguiente sala de recepción rápidamente—una de las habitaciones diseñadas para la solidez rústica. Pensé que nada saldría mal, pero no había necesidad de entrar sin estar preparado. No tenía ni idea de qué tipo de bichos raros elegiría Diablo para su equipo.

En el momento en que entré, el asistente trajo nuestro té. Muy organizado, pensé. Entonces sentí a alguien afuera.

“¡Rimuru-sama! ¡He regresado!”

Con una sonrisa agradable, Diablo entró en la habitación. No es que yo sea quién para hablar, pero un Diablo sonriente es la escena más malvada en que puedo pensar—y si así lo pensara, estoy seguro de que era un símbolo igual de siniestro para todos los demás. Había una atmósfera perversa a su alrededor, como si siempre estuviera planeando algo nefasto.

“Hoy, como prometí, he traído a algunas personas a las que me gustaría que les extendiera una audiencia. Si pudieras conocerlos por mí, nada podría hacerme más feliz”.

Me saludó respetuosamente como siempre. En realidad, era innecesariamente educado, pero me había acostumbrado. Me veía como su único superior, acercándose a mí casi como un dios, después de todo.

Detrás de Diablo había tres mujeres. Había hablado de personas que trabajarían con él; ¿eran ellas? Parecían jóvenes, pero supongo que la edad no les importaba a los demonios. No tenía idea de cuántos años tenía Diablo, pero dijo que estaría regresando con viejos amigos, por lo que deben tener una edad decente.

A su orden, las tres chicas entraron, me hicieron una reverencia y se sentaron en el sofá. “¿Así que estos son todos tus conocidos?”

Publicidad Y-M2

No me parecían tan poderosos…

Negativo. Estos son Archidemonios, entre los más poderosos de los demonios. Están suprimiendo completamente sus magículas para hacerse pasar por humanos.

Raphael se adelantó rápidamente para corregir mi error. Pensé que ya tenía buen ojo para esto, pero aún podía mejorar. Intenté aumentar un poco mi percepción mágica, pero aún me parecían personas normales.

… Espera. ¡¿Archidemonios?!

Incluso entre aquellos que podían convocar demonios de alto nivel, convocar un Archidemonio era casi imposible. Solo uno de ellos proporcionaba toda una columna de fuerza táctica para cualquier ejército. Tenías que estar dispuesto a hacer sacrificios colosales para tener la oportunidad de convocar a uno. Si la raza humana lo intentara, sería un proyecto a nivel nacional que requeriría todo tipo de rituales a gran escala.

Ahora tenía tres de ellos en mi sofá. ¿Y no era Diablo un Archidemonio también? Si estos fueran sus amigos, tal vez debería haber esperado esto.

“Sí. Estos son los que decidí que eran lo suficientemente dignos para disfrutar de una audiencia personal con usted, Rimuru-sama”.

“Ya veo. Ciertamente se camuflan bien. Apenas puedo ver una diferencia entre ellos y la gente común.

No estoy seguro de que ni siquiera un paladín pueda notar que son Archidemonios”.

Diablo sonrió apreciativamente. “Keh-heh-heh-heh… Bien visto, Rimuru-sama. Les dije que dedicaran toda su fuerza en ocultar su raza, pero ¿comprendió el engaño a pesar de todo?”

“Sí, un poco”, dije, dándole a Diablo un asentimiento tranquilo y sereno. Fue gracias a Raphael, para ser honesto, pero, aun así. “Entonces, ¿hay más?”

“Sí, tengo siete más o menos que creo que serían útiles…”

Siempre tenía esta forma exagerada de hablar. Tenía mil cuerpos listos para él, y ahora solo necesitaremos, como, ¿un 1 % de ellos? Por supuesto, ya usé cien de esos cuerpos para los Ents, así que eso funcionaba para mí.

“… Más allá de eso, tengo varios miembros de rangos inferiores, a quienes imagino sirviendo debajo de las personas que ve ante usted. Espero que les conceda el honor de permitirles unirse a las fuerzas de Tempest, Rimuru-sama”.

Oh, hay más.

“Está bien. ¿Cuántos de esos trajiste?”

“Permitiré que te informen sobre eso”.

“Es un gusto conocerlo, Rimuru-sama. Lamentablemente, debo decir que me falta un nombre en este momento, pero espero poder trabajar con usted. Entiendo que Noir lo adora, lo que honestamente me parecía difícil de creer… pero ahora veo por qué”.

Publicidad M-M2

“¿Oh?”

Me recibió una hermosa mujer de cabello blanco como la nieve. Estaba de pie ante mí como una princesa, notablemente elegante. Había un elemento fugaz y atractivo en su sonrisa. Parecía tan amable y gentil que casi no podía creer que fuera un demonio.

“Sí. Desde el momento en que te vi, no pude evitar que mi corazón se acelerara. Espero sinceramente que nos sume a mí y a mis doscientos seguidores a su fuerza”.

Con una sonrisa alegre, la dama de cabello blanco hizo su juramento. Honestamente, me avergonzaba recibir un cumplido así, pero Diablo ya me había acostumbrado, así que lo dejé pasar.

“Yo igual—um, quiero decir, y yo también. Quiero ofrecerte a mis doscientos sirvientes y a mí misma, Rimuru-sama”.

La enérgica joven que habló a continuación tenía el pelo morado y una cola de caballo en el costado que complementaba su aspecto naturalmente lindo. A pesar de la declaración de Diablo, casi dudé de que fuera un demonio.

“¡Aquí tampoco tengo quejas! ¡He traído a mi propio ejército de doscientos, y estoy lista para que usted los tenga a todos!”

Publicidad Y-M2

La rubia pomposa y deslumbrante fue la última en hablar. Diablo, molesto por su acto, estaba a punto de levantarse antes de que levantara una mano para detenerlo. Tenía la impresión de que estaba haciendo todo lo posible por ser cortés conmigo. No hay necesidad de regañarla por pequeños detalles.

Eso completaba nuestros saludos. Tenía tres chicas aquí, cada una con doscientas personas. ¿Entonces Diablo quería agregar seiscientas personas a su fuerza personal? Tuve que reconocerlo—esto daba miedo. Estaba tratando seriamente de formar su propio ejército.

“Keh-je-je-je… Ahora, cada una de estas personas tiene dos asistentes de confianza con ellas. Además, hay uno más que pensé que sería una adición divertida. Estos siete están acompañados por aproximadamente cien sirvientes, lo que hace un total de setecientos. Tenía la esperanza de formar un equipo de mil, pero, lamentablemente, me veo obligado a decepcionarlo en ese frente. Mi mal manejo de este asunto realmente me duele”.

“No, no, no. No te preocupes por eso. Vamos a conocerlos”. Entonces, ¿setecientos, huh? Eso era casi demasiado.

“¡Ah, muchas gracias! Pero antes de eso, pensé que debería informarle en detalle sobre cómo llegué a invitarlos a mi lado—”

“¿Eso va a tomar tiempo?”

“Bueno, Rimuru-sama, deseo mantenerlo informado sobre mis actividades…”

Tensei Shitara Volumen 11 Capítulo 2 Parte 4

 

Y así Diablo ya estaba comenzando su jactancioso discurso. Necesitaba detenerlo de inmediato.

“Está bien, pasaré. Estoy seguro de que tampoco están aquí para escucharte alardear de mí, así que,

¿qué tal si lo dejamos para otra oportunidad?”

Una oportunidad que estaba bastante seguro, que nunca llegaría, por supuesto.

Diablo se congeló, dándome un “¿eh?”. Las tres chicas demonio rieron disimuladamente. Supuse que también les preocupaba que hablara de sí mismo durante horas.

Satisfecho de estar en lo correcto, sonreí. “No quiero hacer esperar a todos los demás tampoco.

Preséntamelos”.

“… Yo—yo entiendo. En ese caso, vamos a reubicarnos…”

Parecía decepcionado, pero no podía malcriarlo. Admito que Diablo era talentoso, pero darle un trato preferencial frente al nuevo personal no era una buena idea. Nunca quisiera que me acusaran de tener favoritismos, así que él tendrá que aguantarlo. (Por supuesto, lo que realmente temía era que me hablara todo el día, pero no hace falta decirlo).

***

 

 

Diablo, por supuesto, se recuperó rápidamente. Como forma de vida espiritual, tenía un gran carácter. Pensarías que eso significaba que no estaría oscilando entre la alegría y la tristeza después de todo lo que dije, pero lo hizo de todos modos por alguna razón. Es muy extraño.

“Invocarlos en la ciudad puede causar problemas, así que hagámoslo dentro del laberinto”.

Independientemente, Diablo había madurado lo suficiente como para que realmente se preocupara un poco por las personas y las cosas que lo rodeaban. Estaba impresionado… pero no debería haberlo estado.

“Keh-heh-heh-heh… Después de todo, si aparecían dentro de la ciudad, romperían la barrera sobre ella. Pasó mucho tiempo y problemas en ese hechizo mágico, Rimuru-sama, así que debo tomarlo en consideración”.

Escuchar su observación ligeramente retorcida me hizo darme cuenta de lo equivocado que estaba. Pero me recordó a otra cosa.

Aquí en Rimuru, la capital de Tempest, ya teníamos una barrera desplegada de forma experimental. Esta era una versión mejorada del Campo Santo, que suprimía las magículas que se filtraban de los monstruos.

Teníamos muchos visitantes humanos estos días, y esta fue una de las medidas que tomamos por su seguridad. Era un poco incómoda para nuestros residentes nativos, pero no lo suficiente como para afectar su vida diaria en absoluto.

Aguantando eso, podríamos retener el conteo de magia de la ciudad a un nivel que los humanos podrían soportar fácilmente. La barrera también ayudaba a hacer cumplir nuestras leyes contra el lanzamiento de ciertos hechizos mágicos en la ciudad, y también evitaba que las bestias mágicas ingresaran a los límites de la ciudad.

Si alguien fuera lo suficientemente grande y mezquino como para romper esta barrera, tendría que tener un rango A y rango a nivel de desastre—e incluso ellos no podrían romperla de un solo golpe. Si algo le sucediera a la barrera, lo sabríamos todos a la vez, por lo que nuestros centinelas podrían entrar en acción. Incluso una bestia de rango A, por supuesto, no tenía nada que temer incluso sin inteligencia. Con nuestros soldados bien preparados, podríamos ocuparnos de los asuntos con calma.

Mi principal preocupación era si había personas entre estos setecientos que pudieran romper la barrera. Sería un juego de niños para las tres mujeres detrás de mí, pero ¿había alguna otra amenaza entre ellos? Diablo tendía a ser un crítico severo, por lo que, si describía a siete demonios como útiles, tenían que ser extremadamente peligrosos.

Publicidad Y-M3

Dentro del laberinto:

“Por la presente les permito que se muestren. ¡Manifiéstense!”

Con la orden de Diablo, aparecieron siete demonios, y setecientos más arrodillados detrás de ellos.

Supongo… debería haber esperado esto. Seis de los siete eran Archidemonios. El flujo de magículas estaba regulado dentro del laberinto, por lo que era más fácil para ellos aparecer aquí que en la superficie, de ahí por qué todos ellos eran sus seres ominosos y completos aquí.

Publicidad M-M5

Sin embargo, estos siete demonios se ganaron la confianza de Diablo… Ahora estos tipos parecían demonios reales. Uno de ellos era solo un Demonio Mayor, pero parecía ser uno especial, y sin duda bastante fuerte también. Lo suficientemente fuerte como para pelear con Diablo y no quedar destrozado en el proceso. Tenía agallas, al menos, aunque claramente tenía que ser un idiota. No obstante, Diablo vio algo en este Demonio Mayor, y si lo hizo, no tendría ninguna queja.

Pero basta de eso. Mi preocupación seguía estando en las tres primeras. Cada una de estas tres Archidemonios tenía dos Archidemonios propios, lo que esencialmente indica que tenían un talento especial más allá de su recuento de magículas.

Entendido. Como los demonios no tienen una vida útil, cuanto más viejos son, más experiencia de batalla acumulan. En el reino de los demonios, hay clases de nobleza en las que se clasifican en función de eso. Aquellos en las clases dominantes disfrutan de niveles exclusivos de autoridad y poder…

¿Oh?

Publicidad Y-M1

Raphael me dijo que los demonios están limitados en cuanto a su crecimiento, siendo Archidemonios. Sin embargo, incluso en estas mismas condiciones, pueden pulir sus habilidades de batalla y establecerse como superiores a los demás. Diferentes demonios pueden tener diferentes fuerzas, incluso con el mismo recuento de magículas. Esa diferencia puede venir en el conocimiento, el impulso por la victoria, o la fuerza de su voluntad… Ponlo todo junto, y así es como un demonio construía su reputación.

Además:

.. Los Archidemonios se clasifican además por la época en la que nacieron.

 

Para ser exacto:

  • Las leyendas cuyos nombres se conocen desde hace más de tres mil años se clasifican como Prehistóricos.
  • Los Archidemonios de al menos un milenio de antigüedad son Antiguos.
  • Los seres con más de cuatrocientos años de conocimiento acumulado son Medievales.
  • Los demonios que sobrevivieron más de cien años son Premodernos
  • Aquellos con el valor de estudio de más de una vida humana son Modernos
  • Los recién nacidos se llaman Contemporáneos.

Y al final de los tiempos, tenías la categoría Progenitor, los primeros de todos los demonios.

 

Las fortalezas de los demonios se evalúan en función de cuánto tiempo han vivido. Las clases dominantes de demonios, la nobleza de rango superior o superior, son todos Antiguos.

Publicidad M-AB

 

Gracias por el resumen detallado, Raphael. Aprecié esa presentación con viñetas. Ahora, use este nuevo conocimiento para examinar a los demonios que tengo ante mí.

Los tres primeros pertenecían a las clases dominantes y estos seis eran sus súbditos. Supongo que esto significaba que el trío—y Diablo también—eran demonios muy viejos, de rango superior. Puede que no me diera cuenta en ese momento, pero me hice amigo de algunos personajes bastante notorios, ¿no? Me hizo temblar un poco cuando Diablo sonrió.

“Creo que este grupo cuenta con algunos aspectos que merecen su atención. Cuando les obsequié historias de sus maravillosas hazañas, Rimuru-sama, todos se derrumbaron y suplicaron por la oportunidad de servirle. Por lo tanto, decidí conceder su solicitud y dejar que se unieran a mí”.

Sonaba como una historia muy conmovedora, aunque sentí que estaba omitiendo cosas.

4.9 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
13 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios