Musume Janakute Mama ga Sukinano! (NL)

Volumen 5

Capitulo 8: Moderación y Consideración

Parte 2

 

 

“…No sé nada sobre esas cosas. ¿Por qué no haces lo que quieres?”

La respuesta que vino del teléfono fue bastante fría.

Publicidad Y-AR

En el apartamento en Tokio.

Después de un rápido almuerzo a solas, llamé a mi amigo Satoya antes de empezar el resto de los quehaceres.

Lo llamé para consultarle sobre Ayako-san. Me estaba aferrando a la más mínima esperanza, pero su respuesta fue más cortante de lo que esperaba.

“¿Que no sabes…?”

“No estoy de humor para esto ahora mismo. El plazo para presentar el informe se acerca… Ah, maldición, todo esto es porque te fuiste a Tokio”, se lamentó Satoya exageradamente. “Ya que no iba a tenerte conmigo a partir de septiembre, pensé en ser independiente y al menos intentar hacer mis informes por mi cuenta… pero tengo que presentarlo pronto. ¡Hasta ahora, todo lo que tenía que hacer era ir a clases contigo, estudiar contigo y hacer los informes juntos!”

Publicidad M-M4

“Eso no es culpa mía, ¿cierto?”

Me está transfiriendo una excesiva responsabilidad. No, en cierto sentido, ¿no es mi responsabilidad por haberlo consentido todo el tiempo?

“De todos modos, estoy ocupado, así que no me llames para tus tonterías.”

“¿T-Tonterías, dices? Es algo muy serio…”

“Son tonterías. De hecho, ni siquiera comprendo qué es lo que te preocupa.”

“Como estaba diciendo… hice que Ayako-san se sintiera incómoda.”

No puedo olvidarlo.

Anoche…

La cara de Ayako-san cuando Arisa dijo que era mi “ex novia”.

Ah, en serio, ¿qué demonios hice?

Debería haberle contado todo sobre Arisa desde el principio. Debido a que dudé y lo escondí, quedó expuesto de la peor manera.

Estaba lleno de arrepentimiento, pero…

“¿Y qué importa eso?”

Satoya parecía estar realmente irritado y trató secamente mis preocupaciones.

“No hiciste nada malo, así que no tienes que preocuparte. ¿Qué importa que te hayas reencontrando con una ex novia falsa? Si no hiciste nada por lo que sentirte culpable, entonces relájate.”

“…No, pero eso no significa que no haya hecho nada malo. Después de todo, fue mi mal manejo de la situación lo que hizo que Ayako-san se sintiera incómoda.”

“Y por eso estoy diciendo que te detengas”, dijo en un tono más fuerte. “Siento pena por Ayako-san si la tratas así, como si estuvieras tratándola con guantes de seda.”

“……”

“No es como si te hubieran pillado engañándola, así que ¿por qué te preocupas?” Continuó con una voz profundamente consternada, “Puedes estar pensando que no quieres herir a Ayako-san, pero si tienes que preocuparte por ella cada vez, será una molestia para ella también. Eso no es ser amable… es estar asustado.”

Las palabras de Satoya fueron más despiadadas que nunca, quizás porque estaba molesto por la fecha límite del informe.

O quizás la fecha límite no tenía nada que ver y simplemente era porque yo estaba siendo patético.

Las fuertes palabras de condena atravesaron mi corazón.

“…Bueno, entiendo cómo te sientes. Ayako-san es la mujer que has anhelado durante muchos años. Si finalmente pudiste salir con una mujer así, tienes que ser cuidadoso y atento para no ofenderla… Puedo entender que quieras dedicarte a ella como si estuvieras sirviendo a una princesa.” Continuó, “Pero Ayako-san no es una entidad inalcanzable, ella está ahora a tu lado, ¿verdad? No es una princesa que vive en un castillo, están viviendo bajo el mismo techo ahora mismo, ¿verdad? Tienes que graduarte pronto de ese amor no correspondido tuyo.”

“…Tienes razón.” Asentí con fuerza. “Es todo exactamente como dices. Lamento haberte molestado con mis tonterías.”

“No te preocupes por eso. Pero bueno… si quieres agradecerme, aunque sea un poco, me encantaría que me ayudaras con mi informe…”

“No puedo ayudarte con el informe de una clase que no tomé.”

“…Cierto. Entonces reza por mí.”

“De acuerdo. Rezaré con todas mis fuerzas.”

Después de que terminara la llamada…

Me senté en el sofá, miré al techo y exhalé.

“…Tratándola con guantes de seda, ¿eh?”

Esa no era mi intención.

Pero visto desde fuera, tal vez parecía así.

Creí que la estaba valorando… pero no estaba tratándola apropiadamente.

Publicidad G-M1




No me estaba comportando convincentemente como su novio.

“…Maldita sea. ¿Qué demonios estoy haciendo?”

Aparentemente, había estado arrastrando mi amor no correspondido sin siquiera saberlo.

Deseaba que fuera mi novia, no quería entregársela a nadie más… así que me confesé cuando no pude soportar más estos sentimientos.

Publicidad Y-M3

Y sin embargo… cuando empezamos a salir, me asusté y lo único que pude hacer fue tratarla como si fuera lo más delicado del mundo.

Me rebajé a mí mismo y a ella la puse en un altar.

Me menosprecié y decidí que mi pareja estaba por encima de mí.

Eso no es nada diferente de cuando era un amor no correspondido.

Ella ya no es el amor no correspondido que anhelaba.

No es una diosa o una princesa; es mi pareja en pie de igualdad con la que puedo caminar hombro con hombro.

“Tengo que graduarme.”

Vamos a graduarnos.

Liberémonos de este amor no correspondido de diez años.

***

 

 

Esa noche…

Antes de la cena, nos tomamos un tiempo para hablar.

No fue algo que ninguno de los dos solicitara, simplemente sucedió de forma natural.

““…………””

Sentados frente a frente en la mesa de la sala, hubo una pausa incómoda.

“Este…”

“Escucha.”

Publicidad M-M5

Nuestras voces para romper el silencio chocaron.

“Ah, lo siento. Ayako-san, adelante.”

“N-No. Ve tú primero, Ta-kun.”

Después de este intercambio, hubo otro momento de silencio.

Publicidad M-M2

“…Bueno, entonces empezaré yo”, dijo Ta-kun y enderezó su postura. “Ayako-san… Siento no haberte contado lo de Arisa.” Se inclinó firmemente y continuó, “Debería haberte contado todo desde el principio… Estuve pensando mucho en ello y decidí no decírtelo, pero parece que te di una extraña sensación de desconfianza.”

“E-Está bien. Sé que fue un gesto de consideración de tu parte.”

“…No, no fue así.” Con una mirada dolorosa, Ta-kun continuó, “Ciertamente estaba pensando en ti a mi manera, pero… después de todo, solo estaba asustado.”

“¿Asustado…?”

“Tenía miedo de que me odiaras, aunque fuera un poco.”

“……”

“Estoy realmente feliz de por fin poder salir contigo, a quien siempre he amado, así que quería evitar cualquier cosa mínimamente negativa. No quería que el grado de afecto que tienes por mí decayera ni un ápice. Así que… hui sin afrontarlo apropiadamente. Hui de ti y de Arisa.”

“……”

Hice memoria.

Sobre esta semana de convivencia.

Publicidad Y-M1

Ta-kun fue muy amable.

Fue demasiado amable, demasiado gentil, demasiado perfecto.

Se encargó de los quehaceres y de la cocina mientras hacía su pasantía a la que no estaba acostumbrado y me apoyó mucho para que pudiera concentrarme en mi trabajo.

Puede que fuera el “novio ideal” con el que toda mujer sueña.

Pero.

Tal perfección… tal vez era un signo de ansiedad.

Tenía tanto miedo de ser odiado que actuó con una excesiva perfección.

“A pesar de que pude empezar a salir contigo… no he cambiado nada desde que tenía un amor no correspondido. Pensé que tenía que encargarme de todo… Pero ya no voy a hacer eso”, dijo Ta-kun.

Me miró directamente a los ojos.

“Ayako-san. Arisa Odaki es una amiga de la preparatoria. En el pasado, me pidieron que me hiciera pasar por su novio, se me confesó y sucedieron otras cosas, pero… yo no pienso nada de ella. La única persona que amo, y siempre he amado, eres tú, Ayako-san”, dijo Ta-kun clara y briosamente.

Sus palabras de amor fueron tan apasionadas que me dio vergüenza escucharlas.

“Voy a estar con Arisa durante el resto de mi pasantía, pero no tendré ningún sentimiento extraño. Es imposible que suceda. Por favor, créeme.”

“…Sí. De acuerdo. Creeré en ti”, dije naturalmente.

No me estaba haciendo la fuerte ni siendo considerada, realmente creía sus palabras desde el fondo de mi corazón. Su actitud franca me dio una sensación de seguridad.

Ta-kun sonrió como si estuviera aliviado.

“…En serio, debería habértelo contado desde el principio. De esa manera, no habría ocurrido todo este lío.”

“Sí… Me hubiera gustado que fuera así.”

“…Lo siento.”

“Descuida… Yo tampoco soy quién para hablar. Ahora es mi turno”, dije.

También corregí mi postura y me enderecé.

“Lo siento. Le mentí a Arisa-san diciéndole que era tu tía.”

“……”

“Cuando escuché de repente que era tu ex novia, mi mente se quedó en blanco y no supe qué hacer… aunque no creo que esa sea una excusa. Después de todo, yo también estaba asustada. De tener que competir contra una joven como Arisa-san.”

Una linda universitaria diez años menor que yo.

Publicidad Y-M3

Una chica que parecía tener algún tipo de relación con Ta-kun.

Enfrente de una chica como ella, no podía llamarme abiertamente su novia.

Publicidad Y-M1

Traté de escapar de la situación con una mentira apropiada.

“Pensé que no podría ganar en una pelea, no quería ser comparada con ella… Soy tan tonta. Esto no se trata de ganar o perder.”

“Ayako-san…”

“Tú también te sorprendiste, ¿verdad?”

“No, yo…”

Intentó apoyarme por reflejo, pero después de una breve pausa…

“…Sí, así es.” Ta-kun bajó la mirada y asintió. “Quería decirlo adecuadamente. Quería presentarte como es debido. Que eres la mujer con la que estoy saliendo.”

“…Sí. Lo siento. No huiré de nuevo. No importa con quién esté hablando, me aseguraré de decirlo con orgullo. Que soy la novia de Ta-kun”, dije.

Y lo miré directamente.

“Tendré más confianza.”

Realmente no tengo confianza. Soy vieja, una principiante en el amor y siempre acabo metiendo la pata en los momentos importantes.

Pero… ya no voy a huir menospreciándome de esa manera.

“Sé que no soy perfecta… pero tú te enamoraste de mí tal y como soy, ¿verdad?”

Creeré, no en mí, sino en él.

Creeré en Ta-kun, quien me ha amado durante diez años.

De esa forma, podré creer en mí misma también.

“Así es”, dijo Ta-kun. “He estado enamorado de ti durante diez años porque… bueno, es posible que tuviera un comportamiento un poco acosador, pero me enamoré principalmente porque eras una mujer muy maravillosa.”

“……”

“Porque eres realmente atractiva, fui capaz de amarte durante diez años.”

Ah…

Siento el corazón lleno y ardiendo.

Cielos… Ta-kun siempre es así.

Es humilde, se subestima y puede ser inseguro a veces.

Pero cuando habla de sus sentimientos por mí, lo dice con tanta seguridad que me siento avergonzada.

“…Cielos. Estás exagerando.”

“No, no estoy exagerando.”

“S-Si lo pones así, entonces puedo decir lo mismo de ti. Soy una mujer maravillosa… porque un hombre atractivo y encantador como tú se enamoró de mí.”

“E-Eso no es cierto. No soy un hombre tan grandioso.”

“Lo eres. Eres el más grandioso.”

“…Entonces tú eres aún más linda y hermosa porque un hombre grandioso como yo se enamoró de ti.”

“En ese caso, ya que una mujer linda y hermosa como yo se enamoró de ti, eso te hace un hombre más íntegro y varonil…”

“……”

Nos dejamos llevar y discutimos hasta que recuperamos el sentido al mismo tiempo.

Caímos en cuenta de lo penosos que estábamos siendo.

“¿Por qué estamos compitiendo…?”

“En serio… Fue bastante desagradable por un momento.”

“…Fufu.”

“Ajaja.”

Después de un poco de incomodidad, empezamos a reírnos.

Una cálida paz pareció llenarnos.

Exhalando, continué, “…Hemos sido demasiado reservados el uno con el otro, ¿no?”

Era nuestra primera relación.

Y de repente, tuvimos que vivir juntos.

Fuimos reservados el uno con el otro y nos pusimos ansiosos por nuestra cuenta.

A pesar de que se suponía que debíamos vivir juntos, nos pusimos a luchar contra enemigos imaginarios.

“Tenemos que decir lo que queremos decirnos apropiadamente.”

No hay que menospreciarse ni glorificar al otro.

Tenemos que tratarnos como iguales.

Aunque solo sean tres meses, vamos a vivir juntos.

Quizás en el futuro… quizás un día nos convirtamos en una familia.

Pero las cosas no van a funcionar simplemente porque sintamos que estamos enamorados…

“Ta-kun. Desde que empezamos a vivir juntos, has hecho mucho por mí y estoy muy contenta por eso… pero, no te presiones demasiado por favor.”

“No me estaba presionando. Lo hice porque quería. No me es ninguna molestia en absoluto, de hecho, es muy gratificante.”

“N-No me refiero a eso… Lo que quiero decir es que…”

Era vergonzoso, pero me decidí a decirlo.

Hay que decir lo que queremos decir apropiadamente.

“¡Q-Quiero mimarte más!”

Sus ojos se abrieron de par en par, perplejo.

Me esforcé por contener la vergüenza y continué, “No es justo… Tú siempre me estás mimando… Yo también… quiero mimarte más, Ta-kun.”

Quiero que seas más mimado.

Quiero consentirte más.

Quiero que seas más egoísta.

Quiero que me pidas que haga más y más y más cosas por ti.

“Bueno, tal vez sea mi culpa por ser tan poco fiable… p-pero aun así, eres exageradamente atento. Siempre ordenas la ropa que me quito, cuando me doy cuenta ya has limpiado el baño y repones el papel higiénico cuando se termina… ¡¿Por qué eres un hombre guapo tan competente?! ¡Está bien ser un poco descuidado!”

“…No, este…”

Ta-kun parecía confundido. No era de extrañar. Porque mis quejas sonaban más como una acusación.

“Yo también quiero que me mimes…p-pero ¿no es desagradable que un hombre actúe mimado?”

“P-Para nada. Al contrario, las mujeres nos sentimos atraídas por la debilidad inesperada que muestran a veces los hombres. Hay una pequeña parte de mí que quiere pensar ‘Cielos, este hombre es un desastre sin mí’.”

…No, ¿de qué demonios estoy hablando?

Creo que he hablado con demasiada franqueza.

“D-De todos modos… no te presiones por querer lucir bien. Puedes depender más de mí. De esa manera… sí, yo también seré feliz.”

“D-De acuerdo”, asintió Ta-kun con torpeza. “Me esforzaré para actuar un poco más mimado.”

“No creo que sea algo por lo que debas esforzarte…”

Publicidad G-AB




Sonreí irónicamente ante su respuesta honesta.

“Este, pero lo mismo va para ti, Ayako-san. No te presiones demasiado y si hay algo que quieras que haga, por favor dímelo.”

“…Sí, está bien.”

Y entonces.

“En ese caso, Ta-kun, ¿puedo pedirte que hagas una cosa por mí ahora mismo?”

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios