Musume Janakute Mama ga Sukinano! (NL)

Volumen 4

Capitulo 6: Trabajo y Amor

Parte 2

 

 

Normalmente, nunca me lo pondría.

A mi edad, ponerme un traje de sirviente… sería demasiado.

Publicidad M-AR

Por mucho que me lo pidieran, nunca me lo pondría.

…No, bueno.

Reconozco que soy débil cuando me presionan, así que, si insistieran mucho, al final me lo pondría. O si me elogiaran y halagaran, incluso si es una trampa, seguramente me lo pondría… Pero esta vez no hubo tales cosas.

Me salté el tormento de debatir si ponérmelo o no e inmediatamente tomé la decisión de ponérmelo.

Porque tal vez no quede mucho tiempo para hacer tonterías como esta.

Publicidad Y-M2

Así que quiero complacer a Ta-kun tanto como sea posible en el poco tiempo que queda.

Si quiere que me ponga esto, lo haré.

Pensando así, decidí ponerme el traje de sirvienta, pero cuando me lo puse me asaltó un intenso arrepentimiento.

“B-Bienvenido,  maes—¡Lo siento, no puedo! ¡Después de todo, no puedo!”

Cuando terminé de cambiarme de ropa en el vestidor y entré en la sala, pensé que si dudaba aunque fuera un momento, no podría soportarlo, así que decidí esforzarme con todas mis fuerzas, pero…

Al final, no pude terminar la frase.

Simplemente no pude soportarlo.

Esto es demasiado…

Esta ropa es demasiado…

Mi apariencia en el espejo del vestidor no era más que el de una vieja que llevaba un traje de sirvienta revelador con volantes y encaje.

Además… físicamente es un poco apretado.

La talla resultó ser demasiado grande para la actriz de voz, pero a mí me quedaba apretado.

Me apretaba en el pecho y en el trasero… Además, el atuendo era como un bikini que exponía mi ombligo, dejando totalmente al descubierto el área de mi estómago un poco dejado.

Sentí que mi corazón se iba a romper.

Ta-kun me miró en silencio mientras yo sufría un daño letal.

“…Uuh, Ta-kun… Por favor, no te quedes callado, di algo.”

“Este.”

“¡Ah, mejor no digas nada! ¡No menciones nada en absoluto!”

Publicidad M-M2

“…¿Hablo o no hablo?” preguntó perplejo. Y luego, dijo, “Te queda bien, Ayako-san.”

Fue un elogio muy directo.

“Qué… E-Está bien. No hace falta que seas considerado… Tú también piensas que esto es demasiado, ¿no? Estoy segura de que estás pensando algo como ‘Sé que yo le sugerí que se lo probara, pero esto es más vergonzoso de lo que esperaba’.”

“Eso no es cierto.”

“¿De verdad…?”

“…Bueno, quizás un poco.”

“¡¿V-Ves?! ¡Lo sabía!”

“¡Pero eso es lo mejor! El hecho de que te avergüences por llevar ropa inapropiada para tu edad es irresistiblemente atractivo.” Ta-kun cerró los puños y dijo apasionadamente, “Me encanta cuando haces cosas inapropiadas para tu edad.”

“E-Eh…”

¿Eso fue un elogio?

E-Es bastante ambiguo…

Si se toma de manera positiva, puede significar “eres joven a cualquier edad”, pero al final, ¿no sigue significando “con su buena edad y haciendo cosas vergonzosas”?

Y a él le gusta eso.

“…T-Ta-kun, ya sabes. Lo he estado pensando por un tiempo, pero tienes unos gustos bastante raros.”

“Ugh…” Pareció en shock por un momento, pero luego dijo, “¿D-De quién crees que es la culpa?”

Él me miró fijamente.

“¿Eh…?”

“Si he adquirido fetiches extraños… es completamente por tu culpa.”

“¡N-No puede ser!”

“He pasado por tantas cosas desde que era un niño. Yo te veía como una mujer, pero tú siempre me trataste como a un niño… Nos bañamos juntos, te pusiste el bikini de Santa, me abrazaste entre las cortinas.”

“…¡~~! B-Bueno, eso es porque… no sabía que me mirabas de esa manera…”

No lo sabía.

No tenía ni idea.

No me había dado cuenta de que miraba de esa manera.

Por eso… Sí.

Realmente hice muchas cosas locas.

Tuve mucho contacto físico con él aquí y allá inconscientemente… Y cuando pienso que en todas esas ocasiones él me veía como miembro del sexo opuesto… la vergüenza y la culpa me invadieron y todo el cuerpo comenzó a picarme.

“Siempre hacías latir mi corazón como loco con tus actos inconscientes. Si dices que tengo fetiches raros, es por tu culpa. Debido a que me tentaste muchas veces… he llegado al punto en que ahora solo puedo amarte a ti.”

Las palabras dichas como una queja sonaban como una expresión apasionada de amor.

Ahora solo puedo amarte a ti.

Sentí que me habían dicho algo increíble.

“Eso es, este, lo siento.” No sabía qué hacer, así que me disculpé. “El pecado de corromper a un niño inocente… bueno, lo compensaré.”

“M-Me alegraría que lo hicieras. A partir de ahora y para siempre…”

Me reí y Ta-kun también se rió.

“Este, Ayako-san. Ya que estamos… ¿Puedo tomarte una foto?”

“¡¿Una foto?!”

Publicidad M-M4

“Como recuerdo.”

“¡¿Qué recuerdo?! ¡No! ¡No puedes!”

¡No puedo dejar constancia de esta vergonzosa apariencia!

Si alguien llegara a verla… ¡no podría salir a la calle nunca más!

“¿No puedo? No se la voy a enseñar a nadie. Es solo para mi propio disfrute.”

“¿Q-Qué quieres decir con disfrutar…? Pero no es no. No puedo dejar que me saques fotos con un atuendo tan vergonzoso.”

“…No es tan vergonzoso. Además, ya has hecho cosplay de Love Kaiser.”

“¡Love Kaiser es diferente!”

Es un ritual, ¡así que está bien!

Lo hago sola en mi habitación para animarme, ¡así que está bien!

Lo hago totalmente por autocomplacencia, ¡así que está bien!

“¿Entonces no puedo?”

“N-No…”

“…Pero dijiste que ibas a compensarme por corromperme, ¿verdad?”

“Ugh.”

Fue un poco inusual escucharlo decir algo tan ruin.

No puedo creer que haya usado mis palabras de inmediato.

Por Dios… ¿Tanto quiere tomarme una foto?

¿Realmente cree que soy tan atractiva?

“…Cielos, está bien.”

“¿D-De verdad puedo?”

“Pero con una condición. Tienes que salir conmigo en la foto.”

“¿Yo también…?”

Publicidad Y-M1

Si salimos los dos, de alguna manera podría soportarlo.

Pero es imposible para mí dejar que me fotografíen sola como si fuera una sesión de fotos.

“…Fu, fufufu. Con esto, en caso de que se filtre, tendrá un efecto domino. Si pasa algo, iremos juntos al infierno.”

“No digas cosas tan aterradoras…”

Con eso, se decidió que nos tomaríamos la foto juntos.

Ta-kun tomó su teléfono y extendió su brazo y yo me acerqué a él.

“Ayako-san, acércate más.”

“D-De acuerdo…”

Como se trataba de un selfie, necesitábamos estar muy cerca el uno del otro.

“…¿Puedo agarrarte de la cintura?”

“N-No tienes que preguntar cada vez.”

Ta-kun tocó suavemente mi cintura y me abrazó. Respondí abrazándolo ligeramente, tratando de contener mi vergüenza.

Publicidad Y-M1

En la pantalla del teléfono se mostró un plano de los dos tomándonos un selfie como una pareja acaramelada.

Publicidad Y-M1

Musume Janakute Volumen 4 Capitulo 6 Parte 2 Novela Ligera

 

Ah…

Me pregunto qué es este sentimiento.

Publicidad M-M5

Cuando nos tocamos así, puedo sentir su calor corporal, su tacto y olor. Puedo sentir su presencia con todo mi cuerpo y eso me hace sentir muy feliz.

Oh, no lo sabía.

No sabía que tocar a la persona que amas puede hacerte sentir tan bien y feliz.

Creo que me gusta esto…

Publicidad M-M1

Tocarnos y pegarnos así… me gusta mucho. Realmente me encanta. Puede que sea muy embarazoso decir algo tan de niña mimada cuando tienes más de treinta… pero me gusta lo que me gusta.

Quiero tocarlo más.

Quiero tocarlo mucho y que él también me toque.

Quiero coquetear más y más…

Pero.

Si voy a Tokio, ya no podremos tocarnos así.

Podemos intercambiar mensajes y escuchar la voz del otro por teléfono, pero no podremos tocarnos. A pesar del notable desarrollo de la tecnología, aún no existe una que permita a las parejas a distancia abrazarse.

Con una relación a distancia, no podré sentir su temperatura corporal ni su olor durante un tiempo.

En el momento en que pensé eso…

Sentí un insoportable pesar.

Porque lo amo demasiado.

“Bien, voy a tomar la foto—¿Eh?”

Cuando estaba a punto de tomar la foto, lo abracé con fuerza.

Un abrazo de verdad, diferente del abrazo ligero de hace un momento.

Puse mis brazos detrás de su espalda, presioné mi cara contra su amplio pecho y lo abracé con fuerza.

“Mmm…”

Publicidad M-AB

“¿A-Ayako-san…?”

“Mm~~. Mmm~~~~.”

Con mi cara enterrada en su pecho, emití un extraño gruñido.

Para calmar de alguna manera mis incontrolables sentimientos, comencé a comportarme de manera excéntricamente absurda.

“…Ta-kun, lo siento”, dije, sintiéndome un poco más calmada. “Me ofrecieron… trabajar en Tokio.”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios