Musume Janakute Mama ga Sukinano! (NL)

Volumen 4

Capitulo 4: Confesión y Sujetador

Parte 2

 

 

“Ayako-san… La Ayako-san que conozco no habría besado a un hombre que no ama.”

“……”

Publicidad Y-AR

“Por eso, en ese sentido…” dijo Ta-kun.

Con una voz que sonaba como si estuviera a punto de romperse, gritó y preguntó:

“Tú también me amas, ¿verdad?”

Una emoción indescriptible se desbordó de mi pecho y se extendió por todo mi cuerpo.

Fue como si me hubiera golpeado un violento rayo, pero al mismo tiempo, todo mi cuerpo se extasió por una sensación suave y dulce.

Publicidad Y-M2

Todo mi cuerpo se calentó y mis incontrolables sentimientos se desbordaron.

“…Sí”, asentí fuertemente.

Afirmando totalmente sus palabras.

“Te amo… te amo mucho, Ta-kun.”

Musume Janakute Volumen 4 Capitulo 4 Parte 2 Novela Ligera

 

Yo… lo dije.

Finalmente pude decirlo.

Por fin pude expresar lo que había decidido en mi corazón.

Quizás por fin he podido devolverle un poco a él, que me amaba tanto que hasta me hacía sentir un poco culpable.

“Me enamoré de ti, Ta-kun… Cuándo… no lo sé… no lo sé, pero te amo… Ahora te amo mucho.”

Publicidad M-M1

Mis incontrolables sentimientos se alborotaron como una tormenta, pero se atascaron en mi garganta y no pude articular bien.

Aun así, mis sentimientos siguieron fluyendo con palabras entrecortadas.

“Después de que te me declaraste, lo único en lo que podía pensar era en ti… Todos los días mi cabeza estaba llena de ti, Ta-kun. Después de todo, tú… siempre estás haciendo cosas geniales, así que comenzaste a ocupar más y más espacio en mi cabeza…”

Ni yo misma sabía ya de qué estaba hablando.

Simplemente me dejé llevar por mis instintos y sentimientos.

“Después del viaje, hablé con Miu de varias cosas… y finalmente entendí mis sentimientos. Te amo, Ta-kun. No como vecino, ni como hermano o hijo… sino como hombre.”

No saqué la carta que escribí.

Y no recuerdo lo que escribí allí.

Lo único que salió de mi boca fueron palabras simples, sin adornos, que no eran ni poéticas ni ingeniosas y que carecían de cualquier habilidad editorial.

“Y cuando me di cuenta… creo que te he amado durante mucho tiempo. Todos estos diez años que he pasado contigo… ¡han sido irremediablemente queridos y preciosos…! No sé si fue a amor a primera vista o si fue el destino el que nos juntó… ¡pero pone muy feliz pensar que fue así…!” dije.

Puse suavemente mi mano en la suya mientras me abrazaba.

“Te amo… te amo mucho, Ta-kun.”

“¡Ayako-san…!”

La fuerza puesta en sus brazos se hizo aún más fuerte.

Un abrazo apasionado y gentil me envolvió. Había una parte de mí que quería quedarse en sus brazos para siempre, pero lentamente aparté sus brazos.

Me di la vuelta y finalmente lo miré de frente.

Cuando volví a mirar a Ta-kun, parecía que estaba medio llorando. Había lágrimas en la esquina de los ojos y tenía una expresión muy emocional, sin nada de dignidad ni compostura.

Pero probablemente yo tenía un aspecto peor.

Publicidad M-M3

Mis ojos estaban llenos de lágrimas.

No estaba triste, pero estaba muy emocionada y no podía dejar de llorar.

“Ta-kun…” dije, mirándolo a los ojos. “Yo también te amo. Así que… si es posible, me gustaría salir contigo.”

Pero, dije.

“¿De verdad… estás bien conmigo?” Tenía que preguntar eso. “Yo… soy diez años mayor que tú.”

“…¿Por qué preguntas eso ahora?”

“Incluso si es por muy, muy poco… nací en la era Showa.”

“Lo sé.”

“Tengo una hija.”

“También sé eso. Lo sé desde hace diez años.”

“Yo realmente no soy una gran mujer en absoluto… Soy muy densa, tengo muchas deficiencias, no sé qué hacer cuando aparecen dificultades y me gusta holgazanear al hacer los quehaceres del hogar… Además, he ganado un poco de peso últimamente. Aunque parece que he estado diciendo esto durante diez años…”

“……”

“¿A pesar de que soy así, realmente quieres estar conmigo?”

“Sí”, Ta-kun asintió sin dudarlo. “Te amo así.”

Siempre lo he hecho. Y siempre lo haré, dijo.

Y sonrió suavemente.

“…Ta-kun.”

Conmovida por la emoción que sentía, lo abracé.

No por atrás, sino de frente.

Publicidad M-M3

“Lo siento… Lamento haberte hecho esperar tanto, Ta-kun.”

“Descuida, no pasa nada.”

Él me devolvió el abrazo.

Confirmando los sentimientos del otro, nos abrazamos fuertemente.

Una felicidad indescriptible nos envolvió.

Oh…

Qué feliz estoy.

Todo parece tan grato y me siento como si estuviera bendecida por todo el universo.

¿Es posible ser tan feliz en este mundo?

“Estoy muy feliz… increíblemente feliz. Es como un sueño. No puedo creer que vaya a salir con Ayako-san… ¿Eh?”

Con una voz sorprendida, regresó de su estado soñador al mundo real.

Ta-kun se alejó de repente de mí.

“¿Eh? ¿Eh…?”

Me miró fijamente con una expresión de asombro y confusión.

Concretamente, alrededor de mi pecho.

“A-Ayako-san… ¿Por qué estás sin s-sostén?”

“Eh…  ¡¿~~~~?!”

Por un momento no sabía de qué estaba hablando, pero enseguida lo entendí e inmediatamente cubrí mi pecho.

¡N-No puede ser~~!

¡Lo olvidé por completo!

¡Me dejé llevar tanto por la atmósfera que lo olvidé por completo!

¡No llevo sujetador ahora mismo!

¡No llevaba sujetador durante la conmovedora escena de la confesión!

“…¡N-No! ¡Esto no es lo que parece!”

Uwaa… Uwaaaa, esto es horrible.

No quería que Ta-kun lo notara.

Es porque lo abracé de frente.

Por supuesto que lo notaría.

Los dos llevábamos ropa ligera, pero nos abrazamos con fuerza y mi pecho se presionó contra él.

Publicidad M-M3

“Este, verás… estaba sacando la basura… ¡Normalmente no salgo sin sujetador! Pero hoy me quedé dormida y tenía prisa, así que olvidé por completo ponérmelo…”

“Ya veo… Ah. Entonces… la razón por la huiste cuando me viste…”

“…¡S-Sí! ¡Hui porque no llevaba sujetador! ¡No quería que te dieras cuenta! Y sin embargo, tú… me perseguiste.”

“L-Lo siento, pensé que me estabas evitando de nuevo.”

“Uuh… No es así. Hoy no iba a evitarte, iba a responder a tu confesión… Realmente planeaba hacerlo.”

Solo que nada salió según lo planeado.

¿Por qué tuvo que pasar esto?

Estaba lista para derramar lágrimas completamente diferentes a las de emoción de antes.

“Uuuh… ¿Cómo sucedió esto? El día en que comencé a salir con Ta-kun, ¡no llevaba sujetador…! Esto es algo que probablemente recordaré por el resto de la vida. ¡Cada vez que celebremos nuestro aniversario, me atormentará esta vergonzosa página cuando lo recuerde…!”

“…P-Pues celebremos un aniversario así juntos muchas veces a partir de ahora.”

“S-Sí…”

Ta-kun me dio una sonrisa torpe pero amable, tratando de apoyarme, y asentí.

Yo, Ayako Katsuragi, tengo 3X años.

Han pasado diez años desde que acogí a la hija de mi hermana y su marido.

Y por primera vez en mi vida, tengo un novio.

Di muchos rodeos antes de que empezáramos a salir, e incluso en el momento en que empezamos a salir, dije puras tonterías hasta el final.

Pero de alguna manera, quería pensar positivamente que todas estas complicaciones mías me hacían quien soy.

***

 

 

Por la noche…

“Jajaja. Ya veo. Finalmente empezaron a salir.”

Cuando informé de nuestra relación por teléfono, Oinomori-san se rió satisfecha.

“Vaya… sí que tomó mucho tiempo. Si yo, que soy una tercera, me siento así, no quiero ni imaginar todo lo que tuvo que soportar Aterazawa-kun.”

“En cuanto a eso… no tengo nada que decir.”

“De todas formas, felicidades de todo corazón.”

“Gracias. Realmente te agradezco por todo tu apoyo, Oinomori-san.”

Publicidad M-M1

“Yo no hice nada. Simplemente me estuve burlando de ti”, dijo, tratando de quedar bien.

Aunque bueno… es posible que no estuviera tratando de quedar bien y en realidad sí se estuvo burlando de mí.

“Katsuragi-kun”, dijo, bajando ligeramente su tono. “Estoy segura de que estás muy emocionada por haber podido superar todos los obstáculos y haber empezado a salir con él… pero lo más difícil empieza a partir de ahora.”

“…Lo sé”, asentí seriamente.

Lo sé.

Lo más difícil está por venir.

Si se tratara de un cuento de hadas, cuando el príncipe y la princesa comenzaran a salir, la historia probablemente terminaría con un final feliz.

Y vivirían felices para siempre.

Pero… estamos en el mundo real.

Cuando empiezas a salir, nada termina.

Publicidad M-M1

La historia continúa.

Las parejas y los cónyuges, independientemente de la edad, que prometieron amarse para siempre, no siempre permanecen felices.

A veces rompen.

A veces se divorcian.

Y en nuestro caso… somos una pareja con una diferencia de edad de más de diez años.

Que todo saldrá bien y no habrá problemas a partir de ahora… Eso es muy poco probable.

“En la vida real, una relación no hace más que empezar con el noviazgo. Los problemas y accidentes que ocurrían antes de empezar a salir no son nada comparados con los nuevos. Aunque no suena tan convincente viniendo de una mujer que se ha divorciado tres veces.”

“Ajaja…”

Fue una autoburla sin gracia, pero no tuve más remedio que disimularla con una risa amistosa.

“…Pero bueno, lo siento. No estoy tratando de estropear tu estado de ánimo o ponerte en un aprieto. Es solo que… parece que yo seré tu próximo obstáculo.”

“¿Eh…?”

Publicidad Y-AB

¿El próximo obstáculo?

¿Oinomori-san?

“En serio, por qué tiene que ser ahora… No es que lo esté haciendo a propósito, simplemente llegó en un momento muy inoportuno”, murmuró en un tono apologético, ignorando mi confusión.

Y luego, con una voz bastante seria, continuó.

“Katsuragi-kun, a partir del próximo mes… ¿te gustaría trabajar en Tokio?”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios