Musume Janakute Mama ga Sukinano! (NL)

Volumen 4

Capitulo 2: El Doctor y las Cortinas

Parte 3

 

 

Soy como un hijo o un hermano menor para ella.

Supongo que desde el punto de vista de mamá Ayako, ella no me considera un hombre.

Publicidad M-AR

Después de eso, casi que de inmediato terminamos de jugar al doctor.

Empezamos a recrear la escena en la que la protagonista, interpretada por Miu-chan, entra durante el examen, pero entonces mamá Ayako…

“Ah, Miu, las líneas son un poco diferentes allí.”

“No, no, Jinko-chan no dijo eso.”

“Es así. Esta es la pose que hace Jinko-chan.”

Publicidad M-M1

Comenzó a darle consejos fervientemente.

Publicidad Y-M3

Y como era de esperarse, Miu-chan comenzó a aburrirse y dijo “Ya no quiero jugar más”, dando por terminado el juego del doctor.

Cuando le pregunté qué quería jugar ahora, me dijo, “Este, ahora… ¡quiero jugar al escondite!”

Jugar al escondite en casa.

Publicidad M-M3

Es un juego relativamente popular entre los niños en los días de lluvia.

Como resultado de un riguroso juego de piedra-papel-tijera, a Miu-chan le tocó ser el policía, mientras que mamá Ayako y yo nos escondimos.

“Uno, dos, tres.”

Miu-chan cerró los ojos en la esquina de la entrada y comenzó a contar hasta cien en voz alta.

Mamá Ayako subió inmediatamente al segundo piso y yo comencé a deambular por el primero.

Veamos.

¿Dónde debería esconderme?

Lo importante aquí era… que esta casa era la casa de otra persona.

Aunque seamos buenos vecinos, no soy un hijo de esta casa.

Soy tan solo un invitado, un extraño.

Así que, pensándolo con sensatez… no podía moverme libremente dentro de esta casa.

Solo porque estuviéramos jugando a las escondidas, no me daba derecho de ir y subir al segundo piso sin permiso, ni me sentía cómodo abriendo y cerrando armarios y roperos ajenos.

Ya estoy en sexto grado de primaria.

He aprendido una buena parte de sentido común.

Bueno, incluso si me escondiera aquí y allá sin permiso, la amable mamá Ayako no se enfadará… Probablemente diga algo como “Ta-kun ya es como un hijo para mí” con una sonrisa, pero no quiero aprovecharme de su amabilidad.

Es una cuestión de cortesía y sentido común.

La casa de otro es la casa de otro.

Quiero ser una persona sensata que pueda mantener ese tipo de modales… Y sobre todo, quiero que mamá Ayako piense “Vaya, qué educado eres, Ta-kun”.

Por esa razón, desde ese punto de vista del sentido común, mis escondites eran bastante limitados… Además, había una cuestión más a tener en cuenta.

El escondite es el juego favorito de Miu-chan.

Su satisfacción está por encima de todo lo demás.

No puedo esconderme demasiado bien.

No se gana nada compitiendo seriamente con una niña cinco años menor.

Por lo tanto, los lugares donde no pueda encontrarme no están permitidos.

Sin embargo, un lugar demasiado fácil de encontrar tampoco es bueno. Si descubre que me estoy exponiendo a propósito, Miu-chan podría enfadarse. Necesito algo intermedio, de modo que pueda encontrarme tras una breve búsqueda.

En resumen, mi escondite tiene que ser:

· Un lugar donde los invitados puedan estar.

· Un lugar donde Miu-chan pueda sentir una sensación de logro cuando me encuentre.

Es necesario satisfacer estos dos puntos.

“Veamos… Ah. Ese podría ser un buen lugar.”

Cuando entré en la sala de estar, encontré un buen lugar que cumplía las condiciones.

Detrás de la cortina junto a la ventana.

¿Qué tal si me envuelvo y escondo ahí?

Publicidad M-M4

Hmm… No está mal.

La sala es el lugar donde estábamos jugando hasta hace un rato, así que no tengo que preocuparme por ser un invitado. Y creo que las cortinas son lo suficientemente largas como para que, si me escondo dentro, no sea fácil de encontrar… pero se va a abultar un poco, así que si Miu-chan busca en serio, eventualmente me encontrará.

Publicidad M-M2

Sí, es un gran lugar.

“…Cincuenta y dos, cincuenta y tres, cincuenta y cuatro.”

Aún había tiempo suficiente, pero preferí esconderme lo antes posible.

Me envolví en la cortina, tratando de que pareciera lo más natural posible. Al principio sería bueno esconderse seriamente y si pareciera que le cuesta encontrarme, podría sacar las piernas o las manos.

Conteniendo la respiración, comencé a esperar… La cuenta ya estaba por encima de los setenta cuando algo inesperado sucedió.

Fwap.

Las cortinas se abrieron de repente.

“¿Eh…?”

Me sorprendí. El conteo aún no había terminado. Por un momento, pensé que Miu-chan estaba haciendo trampa, pero…

“¿Eh, Ta-kun…?”

Era mamá Ayako quien estaba ahí.

“Ta-kun, ¿te estabas escondiendo aquí? No me di cuenta en absoluto.”

“¿P-Por qué estás aquí? ¿No fuiste a esconderte en el segundo piso, mamá Ayako?”

“Ah, eso fue un amago.”

“¿Un amago…?”

“Escuchaste cómo pisé fuerte, ¿verdad? Después de eso, bajé sin hacer ningún ruido… Así que Miu pensará que me escondí en el segundo piso.”

“……”

“Fufufu. Esta es una estrategia exclusiva de los adultos.”

“……”

No supe cómo reaccionar cuando escuché a mamá Ayako decir eso con tanto orgullo.

Ella está yendo demasiado en serio.

Mientras juega al escondite con su hija de seis años, está usando trampas mañosas.

¡E-Eso no es nada maduro…!

“Habiendo engañado a Miu, pensé en esconderme en el armario japonés… pero sucedió algo inesperado.”

“¿Algo inesperado…?”

“…N-No pude entrar en el armario porque era demasiado pequeño.”

Fue un fallo irremediable y fundamental.

“Había más cosas de las que pensaba y pensé que podría arreglármelas, pero en el último momento mis nalgas se atascaron… Ah, ¡n-no! ¡No es que mi trasero sea demasiado grande o que haya ganado peso recientemente, ni nada por el estilo! Simplemente el espacio era demasiado pequeño para el trasero de un adulto…” Mamá Ayako trató de justificarse desesperadamente. “Así que me apresuré a encontrar mi próximo escondite… pero ya estabas escondiéndote aquí. Haah, ¿ahora qué hago…?” dijo aproblemada.

Miu-chan ya iba por noventa.

“Ah, no queda tiempo… Bien, entonces…”

Al verse acorralada, mamá Ayako realizó una acción inaudita.

“¡Ta-kun, me esconderé contigo!”

“…¡¿Eh?!”

Antes de que pudiera dar mi permiso, se metió aquí conmigo.

Envolvió las cortinas alrededor de su cuerpo.

Y por supuesto, a mí también me envolvió.

Envueltos en un gran trozo de tela, estábamos increíblemente cerca el uno del otro.

“¡¿E-Ehhh…?!”

“Anh. No te muevas, Ta-kun. Miu nos encontrará. Vamos, acércate más, necesitamos ocupar menos espacio.”

“Mngh…~~”

Traté de apartarme por reflejo, pero mamá Ayako me abrazó con fuerza.

Y luego… Presionar.

Para ocupar aún menos espacio, me abrazó con fuerza. Debido a la diferencia de altura, mi cabeza se enterró en su gran pecho.

“…¡Cien! ¡Listos o no, allá voy!” exclamó Miu-chan muy animada cuando terminó de contar.

Y entonces la escuché subir las escaleras.

“…Bien. Parece que Miu cayó en mi trampa y fue al segundo piso. Esto nos ganará algo de tiempo.”

Mamá Ayako parecía muy feliz, pero ese no era el caso conmigo.

¿De qué sirve ganar tiempo en este juego del escondite? Quería hacer un comentario sobre cómo el juego no terminaría hasta que nos encontraran, pero ahora no había tiempo para eso.

Uwaa.

¡Uwaaaaa!

¡¿Qué es esto?!

Esto es… ¡simplemente increíble!

Mi cara está enterrada en sus pechos… No.

Quizás sería más correcto decir que está encajonada.

Debido a que me estaba apretando con fuerza, podía sentir su suavidad claramente incluso a través de la ropa. Y no solo sus pechos, por supuesto. Su vientre, sus muslos… y otras partes blandas del cuerpo de mamá Ayako envolvían mi pequeño cuerpo.

El cuerpo de mamá Ayako era grande, suave, cálido… y olía bien.

Sé que es de mala educación olerla, pero como la punta de mi nariz estaba enterrada en su pecho, el olor entraba por sí solo.

Estábamos en un espacio oscuro, envueltos en cortinas opacas.

Podía sentir su calor, tacto y olor de cerca… y, a excepción de mi vista, todos mis sentidos estaban tan estimulados que no podía calmar mi acelerado corazón.

Estaba tan excitado y nervioso que se me estaba nublando la cabeza…

“…¿Ta-kun? ¿Estás bien?” preguntó preocupada, probablemente porque no había dicho ni una palabra.

“E-Estoy bien…”

“Ya veo. Bueno, aguanta un poco más. Porque el verdadero juego comienza cuando Miu baje al primer piso.”

¿Por qué mamá Ayako está siendo tan seria…?

Después de eso, pasaron unos cinco minutos y Miu-chan aún no bajó al primer piso.

Ella parecía estar buscando arriba muy intensamente.

Y durante ese tiempo, me esforcé por soportarlo, pero…

Publicidad M-M1

Un nuevo ataque cayó sobre mí.

“Fuh… Se está poniendo un poco caliente aquí.”

Caliente.

Publicidad M-M2

Estábamos abrazados y envueltos en una cortina. Era natural que el calor se acumulara aquí dentro. No es que estuviera tan caliente, pero estábamos empezando a sudar… y en esta situación, “sudar” era bastante mortífero.

Mwah.

Un calor inexplicable nos envolvió. El buen olor que provenía de mamá Ayako se volvió más fuerte y espeso.

Mis ojos se acostumbraron a la oscuridad y puede ver claramente los enormes pechos que tenía delante. Un profundo escote. Pude ver gotas húmedas de sudor rodar sobre su suave piel… y mi cabeza dejó de pensar por completo.

Viendo los pechos que tenía delante, me deshice de la razón y el sentido común y—¡No, n-no, no!

¡¿En qué estoy pensando?!

¡No hay manera de que pueda hacer eso!

¡Mamá Ayako está actuando tan indefensa porque piensa que no soy esa clase de chico!

¡No puedo traicionar su confianza!

Ella solo piensa en mí como un niño, por eso me toca y me deja tocarla sin ninguna vacilación… Pero yo, pero yo…

“……”

Levanté la cabeza y nuestras miradas se encontraron.

“¿Hm? ¿Qué pasa, Ta-kun?”

Mamá Ayako tenía una mirada fresca en su rostro.

Por supuesto, hacía calor dentro de las cortinas y había un poco de sudor en su frente, pero era un rostro fresco en un sentido diferente al de temperatura.

Era un rostro sereno e imperturbable.

Yo estaba al borde del pánico por la excitación y la vergüenza, pero mamá Ayako no parecía estar alterada en lo más mínimo.

A pesar de que estábamos tan pegados.

A pesar de que yo… estaba tocando su pecho.

“…Mamá Ayako, ¿estás bien con esto?”

Una emoción indescriptible se derramó de mi boca.

“¿Eh?”

“¿No te molesta, bueno, apretujarte así conmigo?”

“…Este”, mamá Ayako me miró extrañada.

Parecía no entender el significado de mi pregunta.

“No me molesta, por supuesto que no…”

“…¿Te apretujarías así con alguien, sin importar quién sea?”

“¿E-Ehhh? P-Por supuesto que no…” Con una cara aproblemada, continuó, “Bueno… si fuera un chico desconocido, ciertamente no lo tocaría ni lo abrazaría así. Y tampoco quisiera que alguien me tocara así…”

Pero, continuó.

Sonriéndome muy amablemente.

“No me molesta si es Ta-kun. Después de todo, te quiero mucho.”

“……”

Ese “te quiero” fue, de alguna manera, un “te quiero” muy desgarrador.

Estoy seguro de que mamá Ayako me ama.

No estoy siendo engreído ni nada por el estilo, estoy razonando con bastante objetividad.

No hay duda de que tiene sentimientos de afecto por mí.

Pero ese “amor” no es el mismo “amor” que el mío.

No son sentimientos de amor por un miembro del sexo opuesto, sino los que tendrías por un hermano menor o hijo.

Por eso puede abrazarme así con tanta calma, sin alterarse en absoluto. Incluso si veo su ropa interior o si la abrazo con fuerza, ella no siente nada.

A pesar que mi corazón latía como loco, el corazón de mamá Ayako ni se inmutó.

Yo simplemente era alguien a quien podía decirle “te quiero mucho” sin un mayor significado.

Por eso estaba tan frustrado y mortificado que no podía soportarlo…

“…¡Ah! ¡Veo unas piernas!” gritó Miu-chan.

Inmediatamente después, las cortinas se abrieron y nos encontraron.

“Los encontré, mamá, Taku-nii.”

“Ah… Nos encontraste.”

“Así que estaban aquí… Pensé que se habían escondido en el segundo piso.”

“Fufufu. Eres demasiado ingenua, Miu.”

“Pero no se vale más esconderse en el mismo lugar. Ahora no está claro quién será el siguiente policía.”

“Ah, ahora que lo pienso, es verdad… Este, entonces el siguiente…”

“…Yo seré el policía”, dije y, sin esperar respuesta, me dirigí a la entrada.

Cerré los ojos y empecé a contar hasta cien.

Me esforcé por comportarme como siempre, pero mi cuerpo estaba en llamas.

Y eso… no se debía a que estuviera la cara enterrada en el pecho de mamá Ayako. Toda la excitación y la vergüenza parecían haberse desvanecido de golpe.

Arrepentimiento, frustración, impaciencia… y otras emociones parecidas ardían en mi pecho.

Entiendo que estos sentimientos están mal.

Es natural que mamá Ayako me trate como a un niño.

Después de todo, yo… todavía soy un niño.

No importa cuánto me esfuerce, sigo siendo solo un niño.

No se puede evitar que me trate como a uno.

Por ahora… no hay nada que pueda hacer al respecto.

Pero no se sabe lo que depara el futuro. Cuando crezca y sea más alto, la forma en que mamá Ayako me mira debería cambiar. Estoy seguro de que empezará a verme como un hombre.

Así que me esforzaré.

Me esforzaré pensando en el futuro.

¡Y algún día me convertiré en un hombre que haga palpitar el corazón de mamá Ayako!

***

 

 

A pesar de que me pidieron que contara algo picante, hablar de ello tal cual me hacía sentir que estaba vendiendo recuerdos importantes a bajo precio y, sobre todo, estaría violando la privacidad de Ayako-san.

Así que traté de suavizar algunas cosas y hablar de ello de forma natural, pero como resultado, la historia terminó siendo aburrida.

“…Así que lo que quiero con esta historia es reiterar que Ayako-san es una mujer encantadora…. ¿Hm?”

Cuando me di cuenta, Satoya estaba dormido.

Estaba tumbado sobre la mesa, sosteniendo una lata de Chu Hi y respirando pacíficamente en su sueño.

“…Así que te dormiste después de todo”, suspiré.

Parece que el “no te dejaré dormir esta noche” fue solo una pretensión.

Bueno… tal vez fue también porque mi historia era aburrida. Debido al hecho de que traté de omitir todos los momentos picantes, se convirtió en una historia solo para alabar a Ayako-san.

Levanté al dormido Satoya como una princesa y lo llevé a la cama.

Publicidad M-M4

Volví a la mesa solo y sorbí de nuevo el resto del vaso.

“…El escondite, eh.”

Los viejos recuerdos revivieron viejos sentimientos.

Sí, es verdad.

En aquel entonces, me trataba completamente como a un niño, por lo que me vi beneficiado con muchos eventos picantes.

Pero era demasiado joven para pensar en ello como un beneficio.

Ella no se enojaría ni me odiaría si le tocaba los pechos… Tenía el privilegio que la mayoría de los hombres del mundo ansiaban, pero no sentía gratitud por ello.

Por supuesto, me alegraba y, a mi manera infantil, me emocionaba mucho, pero más que eso me sentía frustrado.

Me sentía muy frustrado de ser tratado como un niño y no como un hombre.

Tenía muchas ganas de crecer cuanto antes.

“…Es una buena historia.”

No pude evitar sonreír.

“Solo era un niño del vecindario… pero ahora estoy aquí preocupándome por si vamos a salir o no.”

En cierto sentido, mi sueño se ha hecho realidad.

Es con lo que soñaba cuando era niño… Puede que me haya acercado un poco a ser el hombre que haga palpitar el corazón de Ayako-san.

No sé lo que ella está pensando ahora mismo.

Pero a juzgar por su reciente comportamiento extraño e incomprensible… estoy seguro de que está luchando con algo y sigue indecisa.

No sé cómo acabará esto.

Pero por ahora, voy a calmarme un poco y disfrutar de esta felicidad.

Después de todo, esta comedia romántica con Ayako-san ha sido mi sueño desde niño.

“……”

Al final, puede que fuera algo bueno tener un tiempo como este.

Pude mirar al pasado y calmarme un poco.

Mi corazón está listo.

Para aceptarlo.

Publicidad Y-AB

Sea cual sea su respuesta, la aceptaré sin huir.

Y yo también… se lo diré de nuevo.

“Realmente te amo”.

Cualquiera que sea su respuesta, la mía seguirá siendo la misma.

Así ha sido durante diez años…

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios