Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 10

Capitulo 5: La Trampa de la Codicia

Parte 3

 

 

Llegó el segundo temblor.

“¿Qué es eso? ¡Realmente no me gusta cómo suena eso!”

Publicidad M-AR

Incluso Gobta estaba cada vez más preocupado por los eventos del exterior. Pero no tuve tiempo de contestarle—porque ahora podía verlo. Un dragón siniestro, avanzando hacia nosotros desde cielos lejanos.

“Whoa. Eso es realmente malo…”

Fue difícil dentro de las ruinas, pero usé Detección Universal para seguir las magículas hacia el exterior. Allí pude ver un dragón, uno muy feroz. Parecía Veldora por fuera, pero una medida más grande en general. Su piel estaba hecha jirones, supurando, casi pudriéndose, y su aura masiva explotaba fuera de control. Una mirada me dijo que contenía una enorme cantidad de energía mágica, mucho más allá de lo que poseía un rey demonio ‘despierto’. Esta era una amenaza de nivel catástrofe.

“¿Así de mal?”

“Sí. Parece un dragón, pero es mucho más que un Archidragón. Probablemente sea más fuerte que un Rey Dragón, incluso. ¿Quizás es uno de los hermanos de Veldora…?”

Publicidad M-M2

“¡¿V-Veldora-sama?!”

Estaba fuera de todo el marco de lo que definía a un dragón. Mi única suposición fue que era un Dragón Verdadero—pero no tenía la grandeza o personalidad de Veldora en absoluto. Tal vez grandeza era el término equivocado para describir a ese idiota, en realidad, pero este dragón parecía diferente a él, fundamentalmente hablando.

“¡¿Qué…?!” Entonces Milim de repente abrió mucho los ojos. “¡Rimuru! Creo que tengo algunos asuntos de los que ocuparme. Ese dragón…”

Entrecerró los ojos hacia el espacio vacío frente a ella, y luego usó Transportador Espacial para desaparecer de la escena.

A juzgar por su pánico, pude ver a dónde iba esto. Si Milim estaba asustada por algo, generalmente era por sus propios errores—y eso significaba que el enemigo encontró un punto débil en ella.

“Realmente no puedo creer esto, pero creo que es el dragón ‘amigo’ de Milim al cual selló hace mucho tiempo. No resucitó; alguien lo ha liberado y está controlando su voluntad ahora”.

“¡¿Qué?! ¿Es eso cierto, Rimuru-sama?”

“Sí. Sintiendo estas intensas ondas de choque. Ni siquiera yo podría vencerlo”.

Estaba diciendo la verdad. Charybdis, hecho de los restos del poder de Veldora, era como un insecto en comparación con esto; el puro odio y la rabia eran abrumadores. Dudaba que alguna vez se detuviera hasta que destruyera el mundo entero… y lo aterrador era que todas sus emociones estaban pintadas de negro en mi mente. Las habilidades de adquisición emocional de Maribell estaban controlando esa cosa.

“… Un Dragón del Caos. Nunca pensé que vería a tal tirano en esta época…” murmuró Kagali, y yo estuve firmemente de acuerdo.

¡Gracias a Dios que Milim estaba aquí! Estaba seguro de que podría vencer a ese tipo y volver a ponerlo a dormir por nosotros. Entonces no tendría nada de qué preocuparme. Por ahora, teníamos nuestras propias cosas de las que ocuparnos.

“Gobta, Shion, tenemos invitados a los que dar la bienvenida”.

Publicidad Y-M2

“¡Entendido!”

“Estoy en ello. ¡Esas diminutas muñecas no son rival para mí!”

Pensé en abrir una puerta de transporte para evacuar al equipo de expedición a la superficie, pero supuse que no tendría tiempo. Una legión organizada de gólems estaba aquí por nosotros, atacando a toda velocidad mientras estábamos parados frente a la puerta.

Shion dio un paso adelante, blandiendo su gran espada. Desafortunadamente, se enganchó en el techo bajo del pasillo.

“¡Maldita sea! ¡Comprueba tu entorno!”

“¡L-lo siento! Solo un pequeño error”.

Un ‘pequeño error’ podría costarle la vida. Le costó un poco, a juzgar por la lanza de un golem que ahora estaba atrapada dentro de ella. Esa tontería la dejó abierta de par en par, y realmente desearía que se concentrara para variar.

“Es demasiado estrecho para luchar aquí. No sé qué hay más allá, pero tal vez haya un espacio más grande en la tercera sección”.

“Entonces tal vez podamos hacer que se apresuren a desactivarlos—”

“No, en este punto, lo haré yo mismo”. Lo siento, chicos, pero se acabó el tiempo. “Ranga, ayuda a esos dos”.

Mientras Gobta, Shion y Ranga ganaban tiempo para mí, rápidamente cerré la puerta para nosotros. Las alarmas seguían sonando; todas las trampas se activaron. Quería evitar la violencia aquí para mantener las ruinas lo más intactas posible, pero afortunadamente, la puerta se abrió sin mucho esfuerzo.

“¡Entren!”

Prestando atención a mis palabras, el equipo de expedición bajó rápidamente la escalera interior, ninguno de ellos demostró una pizca de pánico. Kagali me siguió, y me uní a ella, cuidándole la espalda mientras todos entrábamos en el área de la cripta.

Los muertos dormían aquí, pero no se veía bien. Era un espacio enorme, brillantemente iluminado, lo suficientemente grande como para albergar una amplia llanura cubierta de hierba. Casi me olvido de todo mientras me maravillaba con el paisaje—pero ahora no era momento para sorpresas.

Pronto, Gobta bajó las escaleras, los gólems no se quedaron atrás, y la batalla comenzó de nuevo. Sin embargo, las cosas estaban cambiando. Shion tenía total libertad de movimiento, y ahora estaba pulverizando esos gólems.

En este punto, no quería dejar escapar a nadie. Cuando golpeas, debes hacerlo con fuerza, y mis enemigos probablemente piensen de la misma manera. Después de todo, estaban tratando de mantenerme aislado aquí, incluso si eso significaba arriesgarme a la ira de Milim. No pensé que llegarían tan lejos.

Honestamente, tal vez subestimé a Maribell. Pero no más.

… Entendido. Cambiando a modo de batalla potenciado.

En silencio, terminé mis preparativos. Todas las restricciones que me impuse fueron eliminadas, para prepararme para la llegada del enemigo. Ahora solo tenía que esperar al líder enemigo.

Publicidad M-M2

Había una gran cantidad de gólems, pero teníamos la ventaja. Shion estaba armando un gran alboroto y Ranga se estaba volviendo loco. Entre ellos, Gobta estaba destruyendo a cada gólem con la pistola que le di, uno a la vez. Incluso tuvo tiempo suficiente para recargar a intervalos regulares. Al ver el control que tenía, el equipo de expedición pareció bastante tranquilo.

“Um, me sorprende que en realidad haya un ataque, pero ¿qué tipo de fuerza intentaría atacar a un rey demonio? Incluso despertar a un Dragón del Caos para eso…”

Kagali debe haber sentido curiosidad por eso. Parecía perturbada, la preocupación era clara en su voz.

Publicidad M-M2

Si era un acto, ella era buena en eso, pero yo todavía no sabía qué había en su corazón. “Lamento arrastrarte a esto”.

“¡Para nada! Si hay un Dragón del Caos vivo ahí fuera, no me podría sentirme segura con nadie más, Rimuru-sama”.

“¡Sí! Tenemos que informar de esto al cuartel general del gremio y averiguar qué ocurre”.

“Pero si la reina demonio Milim pierde, no hay mucho que podamos hacer, ¿verdad…?”

“¡Necesitamos sobrevivir a esto primero! No sé quién puso la trampa, pero eso fue algo muy malvado”.

Veía algunas opiniones optimistas en el equipo. Seguro que sabían cómo cambiar de marcha mentalmente en un instante.

“Les dije que los iba a proteger, ¿verdad? Y si gano, estamos bien”.

Traté de mantenerlo casual mientras los calmaba. Tenía a Gobta y Ranga aquí, sin mencionar a Shion. Y Milim, la más fuerte entre todos los reyes demonio, no iba a permitir que un Dragón del Caos la derrotara.

No era una buena situación, pero tampoco era terrible. Teníamos que matar a nuestros enemigos, sobrevivir a este ataque y abordar nuestras ansiedades. Sencillo.

Kagali debió sentirse un poco aliviada, porque no dijo nada más durante un rato. Giré mis ojos hacia la batalla de Gobta, esperando que vinieran los adversarios.

“… Tiene muchos enemigos, Rimuru-sama”, susurró. “¿Es porque eres un rey demonio?” Estaba desocupado mientras esperaba a mi enemigo, así que le respondí casualmente: “No fue voluntario de mi parte, pero sí”.

“¿A qué se refiere?”

“El Reino de Falmuth me provocó. Clayman se estaba metiendo conmigo, así que tuve que responder. Hinata la Santa tenía una idea equivocada sobre mí. En todos los casos, fue iniciado por el otro lado; yo solo respondí. En cierto modo, fue en defensa propia”.

“¿Es así? ¿Así que nunca empieza nada, Rimuru-sama?”

“Bueno, tal vez no pueda decir eso. Con este enemigo en particular, tenemos una especie de conflicto entre motivaciones. Nuestras filosofías no encajan. Por decirlo de otra manera, esto habría sucedido tarde o temprano, creo”.

“¿No puedes resolverlo sin pelear…?”

“Seguro que podemos. Pero esa resolución probablemente nunca llegará hasta que me trague al otro lado. Y como no quieren eso, probablemente tienen razón al atacarme”.

Publicidad G-M1




Con las superpotencias gemelas de Dwargon y Sarion a su lado, Tempest no tendría ninguna razón para perder en una guerra económica contra las naciones occidentales. Si el enemigo no hiciera nada, estoy seguro de que los habríamos anexado a todos, financieramente hablando. Raphael es mucho más rápido que una computadora cuántica; no toleraría que nadie lo despreciara.

“… ¿Oh? Entonces, ¿crees que el otro lado está justificado en esto?”

Hmm… ¿Quizás? Tal vez podríamos haber aceptado las diferencias en nuestros principios y acordado algunas concesiones mutuas. Si nunca más nos volviéramos a involucrar en el futuro, eso podría haber funcionado. Pero si están justificados, yo también. No tengo ningún interés en obedecerlos y ellos no quieren que yo los gobierne. Y si así son las cosas, la confrontación era la única opción.

En cierto modo, la guerra económica es incluso más aterradora que la de armas y tanques. No hay una rendición definida, y mientras el otro lado no caiga bajo tu mando, nunca termina.

Por lo tanto, se podría decir que el hecho de que mis enemigos se decidieran por una guerra militar, fue un golpe de suerte.

De esta manera, una vez que se den cuenta de que no pueden ganar, tendrán que admitir la derrota. Pero incluso si esa fuera su única opción, la cuestión de si fue ‘justa’ o no es otra cuestión completamente diferente.

“Bueno, la justicia puede significar un montón de cosas diferentes, dependiendo de tu punto de vista. No estoy diciendo que esté absolutamente en lo cierto, pero si me retiro aquí, eso empeorará mi posición. La única opción que tengo es luchar…”

No es que no hubiera podido tomar un camino más modesto. Pero si me inclinaba, todos mis amigos caerían conmigo.

“Aun así, si respetaran la posición de la otra parte y trataran de hablar entre ustedes para buscar una mejor relación, ¿no creen que podrían haber evitado las hostilidades?”

Esa es una pregunta difícil. ¿Cómo debo contestar?

Publicidad Y-M3

… No tuve que preocuparme por eso. La voz de una joven respondió por mí.

“Es imposible. Completamente imposible. La gente tiene deseos infinitos; no puedes pedirles que sean pacientes. Y si el otro lado se doblega, las demandas se hacen cada vez más grandes. Eso es parte de ser humano”.

Cierto.

Me gustaría creer que la otra parte lo entendería. Pero eso simplemente no es realista. Si yo fuera un ciudadano más que pudiera creer en los cuentos de hadas, tal vez podría haber creído en todas esas cosas idealistas. Pero desde el punto de vista de un político, no hay forma de creer en esas tonterías.

Y supongo que mi adversario pensó lo mismo.

“Sabes, yo pienso exactamente lo mismo. Soy el rey demonio Rimuru. ¿Y tú eres?”

“Encantada de conocerte. Mi nombre es Maribell. Soy tu enemiga”.

En algún lugar junto a todos los gólems que habían sido derrotados, estaba una chica que vi en el Festival del Fundación—el enemigo que anticipé y mucho más audaz de lo que jamás imaginé. Pensé que sería del tipo astuto que no se aventuraría a salir, pero no esperaba verla justo aquí, frente a mí.

Y no era solo Maribell. Otros tres estaban junto a ella—Gaiye, luciendo completamente cambiado; un hombre vestido de caballero; y Yuuki Kagurazaka.

La escena perturbó a Kagali y al equipo. “¡¿Maestro del G-Gremio?! ¿Por qué estás aquí?”

“No puede ser… ¿Estás tras de la vida del rey demonio?”

“¡¿Me estás tomando el pelo?! ¡¿Entonces por qué nos ordenaste explorar las ruinas?!”

Yuuki demostró una respuesta nula a estas preguntas. Tal como dijo Glenda, él debe haber estado bajo su completo control.

“Yuuki-sama, ¿cuál es el significado de esto? ¿Nos está dando la espalda?”

La voz de Kagali estaba llena de ira. Parecía que salía del corazón, pero eso ya no importaba. Tenía muchas ganas de terminar pronto con esta farsa y volver con Milim, pero antes de eso…

“Sí. Ciertamente eres mi enemiga. Pero antes de pelear, hay una cosa que me gustaría preguntar, si está bien”, dije.

Giré mis ojos hacia la chica de cabello rubio. El equipo de expedición parecía confuso por mi interrupción, pero seguí mirando en silencio. En este punto, supongo que se han sumado mi bando… o tal vez se han dejado engañar por la atmósfera oscura de esta chica.

Ese cabello rubio brillante; esos labios del color de los cerezos en flor. Maribell, esta niña que aparenta tener diez años. En el fondo, sin embargo, era fría, demasiado diferente a cualquier otra persona en el planeta.

“¿De qué se trata?”

“¿Te unirías a mí? Entonces podremos evitar todo este conflicto innecesario”.

“Cómico. Qué ridículo. Deberías unirte a mí, rey demonio Rimuru. Vas a perder aquí mismo. Si no te gusta, sométete a mi control”.

“Tu enfoque no se ajusta a mis políticas. La forma en que haces las cosas conducirá a guerras innecesarias. Harás sufrir a innumerables personas inocentes, solo para mantener a salvo las riquezas de unos pocos”.

“Sí. Lo admitiré. ¿Y qué? Es completamente natural que se explote a los impotentes. También es la supervivencia del más apto con monstruos, ¿no es así?”

“Oh, lo es. Pero eso no me gusta”.

“Bueno, eso es estúpido. Muy estúpido. ¿Crees en un montón de tonterías insípidas como ‘Todos somos iguales’?”

“No, no soy un completo idiota. Pero todos deben tener una oportunidad. Algunas personas simplemente no pueden hacer nada, pero no puedes desechar los valores de las personas tan fácilmente, ¿verdad?”

Algunas personas florecen más tarde en la vida; algunos tienen talentos ocultos. Tienes gente que odia trabajar, pero tiene un talento artístico increíble. Con el enfoque de Maribell, una vez que se abre una brecha entre ricos y pobres, será imposible volver a cerrarla. Y simplemente no podía aceptar eso.

Desde el momento en que nacen, las personas son desiguales. Eso es un hecho. Probablemente podrías considerar la fortuna monetaria que un grupo de padres le da a su hijo como una especie de talento.

Pero un estilo de vida en el que no les das la oportunidad de recibir educación—y solo reciben explotación constante—significaba ignorar el potencial de todos los demás. En una palabra, era un desperdicio.

Las personas tienen un potencial infinito de talento. Tirar todo eso es impensable. Pero…

“Ridículo. Muy ridículo. No puedo creer que un soñador infantil como tú sea un rey demonio. Tu estupidez es simplemente increíble”. Mi argumento no conmovió a Maribell.

“¿Lo es? Bueno, está bien. Entonces, determinemos cuál es la opción correcta. No podría haber una manera más fácil”.

“Por supuesto. Déjame enseñarte cómo funciona la realidad”.

Nuestros argumentos nunca encajarían. Solo a través de una pelea llegaríamos a una conclusión. Me sentí triste por eso, pero pude aceptarlo. Esa es la forma en que son las cosas. La raza humana nunca verá el día en que todos realmente se entiendan unos a otros. Pero eso demuestra cuán diversos somos todos.

Gracias al proceso de evolución, somos una contradicción viva. Solo el vencedor puede proclamar qué es realmente justo. Y Maribell y yo—dos conjuntos de ‘justicia’, opuestos en principios—estábamos a punto de chocar entre nosotros.

***

 

 

“¡Aplástalo!”

A la señal de Maribell, Gaiye se movió primero. Quizás fue su odio lo que le hizo arremeter contra mí, con los ojos inyectados en sangre. Los inquisidores mágicos se lo habían llevado, pero ¿tal vez escapó o algo así?

Publicidad M-M3

“¡No! Gente como tú no es digna de desafiar a Rimuru-sama—” gritó Shion mientras intentaba interponerse en el camino de Gaiye.

Pero Yuuki la detuvo. “Me encargaré”.

“¡Oh! Qué interesante. ¡Nadie lo suficientemente débil como para dejar que esa chica los gobierne puede derrotarme!” Sus ojos brillaron en rojo—eso es una señal de que Shion hablaba en serio. Con un aura tremenda, preparó su espada gigante. La batalla estaba en marcha.

Dejándola resolver las cosas, miré al otro hombre del grupo. Parecía más fuerte que un paladín, pero Gobta lo estaba enfrentando ahora. Ranga estaba con él, pero honestamente, tenía mis preocupaciones.

“¡Gobta!” gritó Shion, “¡es hora de mostrar lo que pueden hacer los Cuatro Grandes!” Oh. Lo olvidé totalmente. Existía algo así, ¿no?

“¡Lo tengo! ¡Bien, ahora déjame mostrarte algo realmente bueno! … ¡¡Transformación!!”

Con esa llamada, Gobta y Ranga se fusionaron, convirtiéndose en una figura genial, al estilo de un hombre lobo que no tenía ni un toque de Gobta. Cierto.

Probablemente podría funcionar. Y a diferencia de la última vez que lo vi hace un mes, Gobta aprendió a controlarlo. Ahora se estaba comportando perfectamente, ya no era abrumado por la fuerza de Ranga. Se enfrentaba a un enemigo que probablemente podría vencer a los Diez Grandes Santos, pero pensé que el Gobta actual podría arreglárselas.

Confiando en eso, me concentré en mi propio enemigo.

… Vaya, pero antes de eso. Reuniendo mi aura en mi mano izquierda, la lancé casualmente a Gaiye.

Eso fue todo lo que se necesitó para convertirlo en polvo y borrarlo de este mundo. Manchado por el deseo de Maribell, había obtenido poderes más allá de los suyos, parecía—pero para mí, era solo una mota de polvo.

“Querías pelear conmigo, ¿no? Bueno, me alegro de que tuvieras la oportunidad antes de morir”. Era una forma bastante sádica de dirigirse a los muertos, pero con suerte estaría satisfecho con eso.

“¡¿No…?! ¿Qué fue eso? ¿Qué fue eso? ¡¿Ese poder…?!”

“¿Qué es? Ese soy yo tomándome esto en serio. Y ahora es tu turno. No es necesario que le explique todo a quién me ha convertido en su enemigo. Te voy a devorar hasta que no puedas resucitar nunca más, así que diviértete nutriéndome”. Ofrecí ese pequeño discurso por cortesía antes de nuestra batalla.

Ahora que hablaba en serio, no quería que nadie esperara bondad de mí. Para mí, Maribell era ahora mi enemiga. La iba a matar. No podría haber sido más obvio.

Terminemos con esto rápido y ayudemos a Milim, me dije mientras daba un paso hacia Maribell.

Publicidad M-M3

***

 

 

Maribell se dio cuenta—de a quién se enfrentaba. Este era un miembro del Octagrama—y una de las personas más fuertes del mundo.

“Oye, ¿soy yo, o Rimuru-sama parece un poco aterrador ahora?”

“¡Cállate! ¡Esa no es forma de hablar para uno de los Cuatro Grandes! Escucha, Gobta; esa es la verdadera forma del Rey Demonio Rimuru. ¡Ah, mira qué galante e imponente es! ¡Yo, Shion, estoy realmente feliz de ser testigo de esto!”

“Oh, eh, ¿en serio? Creo que su ‘verdadera forma’ es, ya sabes, cómo suele moverse, y esas cosas…”

“Sí, y eso también es bastante atractivo, lo admito. ¡Je-je! Pero estoy segura de que Diablo lamentará no poder ver esto en este momento. ¡Ji ji ji! Me aseguraré de contárselo todo. Durante un período de tiempo prolongado”.

Maribell podía escuchar esa conversación, pero para ella, sonaba a burla. Su mente estaba en otras cosas.

Necesitaba concentrarse en Rimuru.

Esto no es una broma. No es una broma en absoluto. El rey demonio Rimuru debe haber encontrado su experiencia en el Consejo increíblemente humillante, pero no parecía tan enojado por eso. Por eso la gente lo llama gentil, pero eso es muy inexacto.

Sí—para Maribell, un rey demonio enojado no era un enemigo con el qué jugar.

Había mejorado a Gaiye lo mejor que pudo. Había adquirido más poder que el de los demonios promedio, mucho más allá de cualquier estándar humano.

Algunos de los reyes demonio, como Frey o Carrion, podrían haber tenido un momento difícil contra él. Después de todo, Gaiye había sacrificado el resto de su vida natural, quemando toda la energía de su alma para tomar prestada esta fuerza profana.

Y, sin embargo, Rimuru lo había derrotado con un solo golpe, como si no fuera nada, como si quemara un montón de basura. Así de superado había sido Gaiye. Más que solo un niño contra un hombre adulto; más que solo un elefante contra una hormiga.

El alma de Maribell tenía una fuerza superior a la de Gaiye. Había resucitado, viajando y sobreviviendo desde otro mundo; y actualmente, su mente estaba en un reino más allá de la comprensión humana. Y aun así, sintió que el rey demonio Rimuru era una amenaza.

Por lo tanto, ella inmediatamente estalló en su última opción—Campo Santo, la más letal de las barreras y un movimiento asesino contra cualquier monstruo. Siempre bien preparada, ya había estacionado a sus tropas de Sombras Sangrientas alrededor del borde exterior de los terrenos del castillo para esto.

“Puedes amenazarme todo lo que quieras, pero ahora es el momento. ¡Es hora de ver cuánto más inteligentes somos los humanos que los monstruos!”

Mientras se jactaba de Rimuru, usó sus habilidades de comunicación mágica para enviar una orden. “¡Whoa! Me siento muy pesado…”

“Yo recuerdo esto. Y es incluso más fuerte de lo que era entonces. Esta debe ser su verdadera fuerza”.

El hombre lobo de los Cuatro Grandes se detuvo, confundido, mientras su compatriota Oni sonreía desafiante.

Qué fastidio, pensó Maribell, apretando los dientes. Como sugería el nombre de los Cuatro Grandes, ambos poseían una fuerza inusual. Gobta, el hombre lobo, era el tipo de campeón que había obtenido el segundo lugar en el torneo de batalla—y la Oni junto a él era igual de formidable. A ellos se unían otros demonios, personas que Rimuru llevó consigo al Consejo.

Su puro poder es ridículo. Si intentara un ataque frontal, no tendría ninguna posibilidad, incluso si Veldora nunca apareciera. Pero…

Pero ahora las cosas eran diferentes. El rey demonio sobreestimó sus habilidades, y ahora tenía expuesto su indefenso vientre. Maribell se rio entre dientes. Ese error sería su perdición.

Pero su convicción fue una ilusión.

“Ah, eso pensé. Anticipé que usarías este movimiento. ¿Pensaste que no me prepararía para eso?” El rey demonio Rimuru le sonrió—y al momento siguiente, el Campo Santo desapareció tan rápido como se desplegó.

“¡¿Qué?! ¿Qué hiciste?”

“Bueno, estoy caminando por aquí casi pidiendo ser atacado, así que obviamente hice que mi gente vigilara el castillo por mí, ¿sabes? Quizás pensaste que me tenías atrapado en una trampa, pero solo me estaba usando como cebo para atraparte. Después de todo, pensé que, si pensabas esclavizarme con tu Codicia, debías estar en el lugar”.

Esa fue su respuesta a Maribell—y en ese momento, Maribell lo entendió todo. La Glenda desaparecida no había sido borrada en absoluto. La había traicionado.

Sí, sí. La única que sobreestimó sus habilidades fui yo…

Y con su último recurso agotado, estaba en una gran desventaja.

Gaiye estaba muerto. Yuuki tenía la ventaja, pero todavía no dominaba a la chica. El otro—Rama, el antiguo Guerrero Sabio ardiendo para vengar a Glenda—estaba luchando contra Gobta, el hombre lobo.

Ambos habían sido impulsados por la Codicia de Maribell, pero la realidad—el hecho de que ninguno de los dos pudiera salir victorioso—mostraba cuán fuerte era el enemigo.

Publicidad Y-AB

Maribell tendría que dar un paso adelante para cambiar las cosas. La pequeña, parecida a una muñeca, estaba a punto de exponer su verdadera naturaleza.

Maribell, quemándose el alma, fue más allá de sus límites. Todo lo que esperaba era la victoria. No podría compensar el haber caído en esa trampa, pero esto era exactamente lo que quería todo el tiempo.

Una oportunidad como esta no volvería a aparecer. Ella lo sabía. Por lo tanto, no se arrepintió. “Es hora de ponerse seria. ¡Voy a apostar todo en matarte!”

“Claro. Y te responderé con toda mi fuerza”.

Siguiendo esa señal, Maribell empezó a correr.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
9 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios