Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 10

Capitulo 3: El Consejo

Parte 3

 

 

La agotadora sesión del Consejo había terminado y Hinata estaba en camino de regreso a la Iglesia.

Pero su sufrimiento aún no había terminado.

Publicidad G-AR




“Hinata, ¿podría tener un momento de tu tiempo?”

Fue detenida por un joven custodiado por una pandilla de casi diez guardaespaldas. Tenía el pelo rubio brillante y una sonrisa refrescante; un hombre guapo, aunque no del tipo de Hinata.

Después de ocho horas de esa sesión de tortura, su tolerancia por cualquier otra cosa había desparecido. Solo quería llegar a casa, y la sonrisa de un hombre en el que no tenía ningún interés, no tenía ningún valor para ella.

Desafortunadamente, la posición social del hombre planteaba algunas dificultades para la fuga de Hinata. Este era Elrick, el primer príncipe de Ingrasia, donde se encontraba la sede del Consejo. Ser grosera con él podría desencadenar un incidente internacional, por lo que Hinata no estaba en posición de ignorarlo.

“¿Sí? ¿En qué puedo ayudarlo?”

Publicidad Y-M3

Ella convocó a toda la cortesía social que pudo reunir para el príncipe Elrick. Él le sonrió con aire de suficiencia.

“Bueno, Hinata, quería pedirte un favor”.

Elrick no conocía a Hinata lo suficientemente bien como para dirigirse a ella de manera casual y sin honorífico. Dada su posición, conocía su nombre y su rostro, pero poco más. Esta era su primera conversación, y la familiaridad excesiva de Elrick la molestó.

“¿Y que sería eso?” preguntó mientras se trasladaban a una sala de recepción.

“Estoy pensando en probar al rey demonio Rimuru en la próxima reunión del Consejo. Solo los escalones superiores están al tanto de las noticias hasta el momento, pero si un rey demonio se une al Consejo, eso pondría muy nerviosos a muchos de los nuestros. Necesitaremos que este rey demonio esté a la altura de sus deberes, y debemos ver si se dignará escucharnos. ¡Ahí es donde entras tú!”

Él le dedicó otra sonrisa resplandeciente. Hinata quería saltar por la ventana. “¿A qué te refieres?” preguntó, muriendo porque él fuera al grano.

“¿…?”

Elrick, quizás esperando que Hinata fuera un poco más cooperativa, parecía intimidado por su falta de interés. Aun así, trató de no parecer afectado mientras continuaba.

“B-Bueno, déjame explicarte. Lo describo como una prueba, pero el sujeto en cuestión sigue siendo un rey demonio. Si decide provocar una escena, todos estaremos en problemas. Así que me gustaría pedirte que nos proporciones seguridad”.

Como príncipe, Elrick sin duda esperaba que el mundo entero le sirviera en todo momento. Sabía que tenía buen aspecto y estaba convencido de que ninguna mujer podría rechazarlo. Hinata—creía él—no sería diferente. Incluso sus guardaespaldas miraban como si esto fuera de conocimiento común.

Pero Hinata tenía sus dudas. Por un lado, tenía todo el derecho a rechazarlo.

¿Pensó que diría que sí con esa actitud?

“¿Por qué? si me permite preguntar”.

“¿Por qué? Porque sé que eres una mujer fuerte. ¡La líder más poderosa de los paladines, confidente del dios Luminous, y caballero principal de la Guardia Imperial! Entre las naciones occidentales, realmente no tienes igual, e incluso escuché que luchaste contra el rey demonio Rimuru y lograste un empate. ¡Con tu apoyo, estoy seguro de que podremos revelar la verdadera naturaleza de ese rey demonio!”

Su arrogancia fue tan clara que Hinata podía verla mientras la alababa ampliamente.

¿De qué está hablando?

Rimuru generalmente era amable con ella, pero era un verdadero rey demonio. Intentar deliberadamente irritarlo, no era más que estúpido. Y esa cosa de ‘lograr un empate’ fue un rumor que difundieron deliberadamente; ella no pudo vencerlo en absoluto.

Si Rimuru alguna vez se enojaba en serio, se necesitaría un compañero rey demonio como Luminous para detenerlo.

“Creo que esa idea puede ser desacertada. Él es realmente un poderoso rey demonio. Si volviéramos a pelear, no hay garantía de que pueda vencerlo”.

“¡Oh! No hay necesidad de modestia. El hecho de que estés hablando conmigo, no significa que tengas que actuar como una mujer mansa y amable”.

La sonrisa había desaparecido del rostro de Hinata. La protesta ensimismada de Elrick la molestó profundamente.

El ajeno príncipe fue interrumpido por uno de sus guardaespaldas interviniendo. Este hombre grande y de aspecto importante era Reiner, el jefe general del cuerpo de caballeros reales de Ingrasia—y Reiner estaba a punto de irritar a Hinata aún más.

“¡Jajaja! Hinata-sama, puedo entender si está enamorada del príncipe Elrick, pero ahora no es el momento para tales coqueteos. No hay necesidad de preocuparse por las cosas si estoy cerca, pero con su músculo extra, tendremos ese seguro adicional. Así que si pudieras—”

El tono de reproche de su voz le quitó a Hinata cualquier deseo de escuchar el resto.

“Me temo que no puedo. La Santa Iglesia Occidental y el Sacro Imperio de Ruberios han firmado un pacto de no agresión con Tempest. Y una advertencia también… Por favor, absténganse de enfadar al rey demonio Rimuru”.

“… ¿Disculpe?”

“¡¿Me estás dando órdenes?!”

Los guardaespaldas, junto con Elrick, parecían desconcertados por la idea de que en realidad les diría que no.

Hinata no tenía la menor intención de seguirle el juego. Si esta fuera una solicitud oficial hecha a través de los canales adecuados, ni siquiera Hinata habría tenido derecho a negarse.

Si el Consejo estaba haciendo la solicitud por sí mismo, sería lógico llamar a un especialista anti monstruos como ella. Dado el papel vital del Consejo en los asuntos mundiales, muy bien podría haber habido una solicitud oficial en ese sentido, una vez que pasara por la Santa Iglesia Occidental.

Y considerando su futura relación con las naciones occidentales, Hinata no habría tenido el derecho de rechazar eso.

Sin embargo, qué molestia habría sido…

Aun así, si eso sucediera, habría muchas complicadas condiciones por decidir, y dado que su pacto de no agresión prohibía actos claramente hostiles, Hinata podría haber encontrado una salida. Elrick y sus matones deben haber intentado acercarse a ella directamente para saltarse todo eso… y ahora lo estaban pagando.

“¡Se arrepentirá de esto, Hinata-sama! ¿Desea convertir en enemigo a Reiner-sama, jefe general del cuerpo de caballeros reales de Ingrasia?”

“¡Exactamente! La raza humana no puede permitir que un rey demonio haga lo que quiera entre nosotros. ¡No me digas que a la Santa Iglesia Occidental le parece bien que alguien como él se desborde dentro del Consejo!”

Los otros guardaespaldas también estaban empezando a quejarse de ella—pero eso realmente alivió a Hinata. Gracias a ellos, podía decir que todo esto era solo unas pocas personas que se salían de la línea.

“Desafortunadamente para ustedes, me temo que el rey demonio Rimuru disfruta de mi total confianza.

Ahora, si me disculpan…”

Así que se fue, agradeciendo a su estrella de la suerte que este séquito careciera de inteligencia. A sus ojos, había exhibido el mínimo decoro necesario, por lo que esto no debería convertirse en ningún tipo de controversia diplomática.

Hacer este acercamiento no programado a un invitado del Consejo era algo mucho más grosero de todos modos. Incluso si un príncipe estaba involucrado, Hinata lo manejó bastante bien, aunque no exactamente con perfecto equilibrio.

Pero—

Realmente no van a tratar de enojar a Rimuru, ¿verdad?

La ansiedad rebotó en su mente. En el momento en que recordó que se trataba de nobles, sabía qué iba a suceder.

Bueno, rechacé cualquier participación en eso. Con suerte, prevalecerá la cabeza fría…

Si querías enfrentarte a un rey demonio, sería mejor que el ejército nacional te respaldara. Si un pequeño grupo de ellos intentara iniciar una pelea, realmente se necesitarías un grupo de campeones para salvar su trasero—y no tendrían tiempo para prepararse así.

Un rey demonio del lado del Consejo probablemente era una oportunidad demasiado buena para que la dejaran pasar, pero tener un evento inesperado del que aprovecharse, no aumentaba automáticamente su tasa de éxito.

Pero, ¿y si todo este encuentro estuviera planeado desde el principio?

Eso… parece bastante improbable. Pero será mejor que mantenga la guardia alta la próxima vez…

La idea ya la estaba deprimiendo.

***

 

 

Con la invitación en la mano, ahora estaba aquí en Ingrasia.

Supongo que me estaban dando trato de reyes, porque estaba alojado en el hotel más lujoso que tenían.

Una vez que terminó esta reunión, esperaba ver la capital por primera vez en mucho tiempo.

Benimaru me estaba protegiendo intrépidamente, con Souei recibiendo informes de sus espías en las sombras. Hablando de sombras, estaba empezando a extrañar la presencia de Ranga en la mía; salía con Gobta a menudo estos días.

Gobta se había recuperado por completo del agotador entrenamiento de Milim, pero supongo que no tenía mucho tiempo para descansar. Al parecer, Milim había declarado que lo pondría a prueba regularmente a partir de ahora—con una serie de encuentros contra Carrion.

Vino llorando a Ranga, lamentándose de cómo lo matarían a este paso, así que supongo que Ranga se sintió obligado a unirse a él… pero a juzgar por su cola, supuse que le agrada Gobta. No hay nada de malo en construir una amistad.

Así que oficialmente traje a Benimaru y Shuna conmigo. Un grupo más grande habría presentado muchos problemas, así que decidí mantenerlo pequeño y simple.

Estaba pensando en tomar Shion también, pero aún estaba un poco asustado de desatar a Shion en una gran ciudad. Si echaba a perder algo como solía hacer, podría provocar todo tipo de desastres, así que hice que se concentrara en educar a su personal y en mantener las cosas en orden para mí.

Geld estaba demasiado ocupado dirigiendo la construcción de la nueva capital de Milim para alejarse de eso. Diablo todavía estaba en su viaje épico dondequiera que estuviera—reuniendo a los conocidos que mencionó, pero ¿estaba luchando? Debido a que la producción de los vasos sanguíneos de los cuerpos estaba avanzando bien—quería tenerlo todo listo antes de que regresara, así que realmente, no había necesidad de que se apresurara.

Estoy seguro de que vendría si lo llamara, pero no tenía ningún trabajo urgente para él, así que no había razón para no darle algo de tiempo libre.

Hakurou se fue con Momiji a la tierra de los tengu. Gabiru estaba con Middray visitando la Ciudad del Dragón Olvidado—aparentemente era el hogar de una bandada de wyverns y tenía la intención de capturar algunos e intentar domesticarlos.

La construcción del Equipo Hiryu en una fuerza de combate más fuerte había estado en la mente de Gabiru por un tiempo. Como parte de ese esfuerzo, decidió intentar construir un escuadrón volador con wyverns como monturas.

Era fácil de olvidar dada su nueva carrera como científico e investigador, pero Gabiru seguía siendo un poderoso guerrero amado por sus seguidores. Y yo estaba de acuerdo con esa idea—si lograba hacerlo funcionar, tendría que alabarlo ampliamente por ello.

Por lo tanto, el resto de mi personal de alto nivel estaba ocupado con otros asuntos, por lo que solo dos me acompañaron a Ingrasia y nos reunimos con Souei allí.

Nuestra primera visita fue a algunas tiendas de ropa, con el tipo de escaparates que se ven en el Japón moderno. De la misma manera, a muchos transeúntes les gustaba mirarlos, lo que indica en qué tipo de ciudad se había convertido la capital de Ingrasia.

La ventana de esta tienda en particular, también me parecía asombrosamente alta—el vidrio era algo bastante común de ver por aquí, pero los paneles de este tamaño, podían costar tanto como una casa pequeña por sí mismos. Si la tienda los usaba con fines de exhibición, debe haber estado haciendo un muy buen negocio. Como aconsejó Mjöllmile: observe el flujo de personas, y verá que tomaron las decisiones correctas.

Por cierto, nuestra ciudad también tenía vidrieras como esta. Cuando les conté a todos lo que vi en Ingrasia, Shuna y el resto del personal femenino demostraron un gran interés en adoptar esa costumbre.

No tenía ninguna razón para rechazarlos, así que después de discutirlo con Myrd, le pedí que trabajara en la fabricación de vidrio para mí. Teníamos un aliado valioso en Raphael, por lo que no tomó mucho tiempo producir vitrinas.

Independientemente, estábamos comprando ropa a pedido de Shuna. Ella estaba mirando con curiosidad todas las nuevas modas en esos escaparates, y tengo que decir que todo era bastante llamativo.

En las tiendas por las que pasamos, había muchos conjuntos con diseños novedosos que nunca vimos en casa.

Después de todo, la ropa que cosían Shuna y su equipo eran en su mayoría, conjuntos extraídos de mi propia memoria, pero estas tiendas estaban llenas de piezas originales de diseñadores emprendedores. Todos parecían competir entre sí, y la vista era más que suficiente para capturar el corazón de Shuna.

Publicidad M-M4

“Ciertamente no quiero perder ante todo esto”, susurró resuelta. “¡Debo redoblar mis esfuerzos…!”

“¡Sí, sigan con el buen trabajo! Bueno, adelante y seleccionen lo que quieran. Yo pagaré”.

“¡¿Qué?! ¿Está seguro?”

“¿Yo también?”

“… Aceptaré con gusto, gracias”.

“¡Está bien, está bien! No les pago un salario de todos modos, así que al menos déjenme ser generoso con esto”.

Como agradecimiento por su arduo trabajo habitual, decidí darles ropa nueva a los tres. Llevaba un traje conmigo para la conferencia de mañana, pero Benimaru y Souei aún estaban con su equipo de batalla.

Encajaban con los aventureros que pululaban por la ciudad, así que no resaltaban del todo, pero en la calle, eran demasiado imponentes para mi gusto. Shuna también vestía su atuendo habitual de sacerdotisa, y creo que un poco de ropa casual a la moda le vendría bien.

Así que les pedí que eligieran sus favoritos.

Benimaru y Souei eligieron chaquetas, camisas y jeans ajustados a la medida—¿Eh? Está bien. Les quedaba bien. Y Shuna eligió un—¡Vaya! ¿Una falda plisada blanca y un chaleco de punto azul hielo?

¡Lindo! ¡Eso realmente encajaba en ella! “Eso te queda bien. ¡Me gusta, Shuna!”

“¡Muchas gracias! Me alegra escuchar eso, Rimuru-sama”.

Sí. El atuendo de sacerdotisa está bien y todo, pero algo casual tampoco le haría daño. También es nuevo para ella—fresco, por así decirlo.

Como estábamos allí y todo, decidí comprar varios conjuntos. Sin duda los usaremos como modelos para coser los nuestros, comenzando próximamente. También compré un vestido azul oscuro para Shion como recuerdo. Ella tiene una especie de aspecto genial—en términos de apariencia al menos—así que pensé que destacaría en eso.

“¡Estoy seguro de que le encantará!”

“¿Eso crees?”

Me alegro de escuchar eso. “Sí, estoy segura”.

Si Shuna lo dice, probablemente sea cierto.

“Y ustedes también se ven bien en eso, así que adelante y tómenlo”.

“No hay elogios para nosotros, ¿eh?”

“… No”.

Benimaru y Souei sonaban como si tuvieran quejas, pero ¿qué importa? ¿Y por qué seguían probándose atuendos? Actuaron como si no les importara, pero ahora estaban sumergiéndose profundamente en los probadores. Un hombre guapo se ve bien en cualquier cosa, así que realmente no pensé que tuvieran que pensar tanto sus elecciones…

Mientras tanto, todas mis decisiones fueron juicios rápidos. No era como si pudiera describir la diferencia entre un conjunto u otro, así que hice que los empleados de la tienda eligieran por mí. No podrían equivocarse con eso, pensé.

Finalmente, hicimos nuestras selecciones. Y probamos varios estilos, lo que nos permitió cambiarlos directamente.

Shuna ahora estaba agarrando con amor la caja de ropa que le compré, sonriendo ampliamente. A diferencia de mi decepcionante secretaria Shion, Shuna casi siempre se comportaba bien—la brecha entre ellas era encantadora.

Benimaru y Souei también parecían felices con su propia ropa, así que llamaría a esta salida un éxito. Trabajaban prácticamente día y noche, así que realmente quería agradecerles de alguna manera. Si esto los emociona tanto, pensé mientras pagaba la cuenta, debería haberlos traído aquí antes.

***

 

 

Publicidad M-M3

Después de cambiarnos de ropa, nos dirigimos al café que solía manejar nuestro viejo amigo Yoshida. Un aprendiz suyo se había hecho cargo, y estaba haciendo un trabajo bastante decente—y, dado que éramos uno de sus proveedores, podíamos realizar compras con descuento.

Estábamos programados para encontrarnos con Hinata allí, de quien oímos que había llegado a Ingrasia antes que nosotros; supuse que podríamos disfrutar de mi primer almuerzo en Ingrasia en un tiempo mientras hablábamos sobre la conferencia de mañana.

Mientras la esperábamos, dejé que Souei me diera un informe. Tenía sus ojos en todas las naciones occidentales, así que pensé que sabría por qué eligieron este momento para la invitación.

“Está bien, Souei, ¿tu informe?”

“Por supuesto. Primero, me gustaría comenzar con algunos de los comentarios del Festival de Fundación…”

Me dio un resumen de los rumores y discusiones más importantes que había recogido en todo el país, de una manera fácil de entender. Lo cual aprecio.

La respuesta al Festival de Fundación fue bastante positiva. Desde la realeza más hasta los humildes agricultores, la gente hablaba de ello por todos lados. El laberinto también estaba generando un montón de rumores—nuestro anuncio a la nobleza debió haber funcionado, porque algunos de ellos estaban formando equipos de retadores para conquistar el laberinto. Incluso las personas de tierras lejanas, no solo las naciones fronterizas, sentían curiosidad. A este ritmo, pensé que pronto podríamos esperar aún más clientes.

Después de esa agradable noticia, nos pusimos manos a la obra.

“Entonces, ¿investigaste a los comerciantes—y quién está detrás del Duque Meusé?”

“No se preocupe, Rimuru-sama. Desde las familias de los comerciantes hasta sus relaciones comerciales, realicé una investigación exhaustiva. Basado en eso, no encontré ninguna conexión con figuras particularmente sospechosas. Sin embargo, estos comerciantes pasaron por varios intermediarios gubernamentales para obtener licencias comerciales en las naciones en las que trabajan, y cuando localicé a estos funcionarios, descubrí que todos tenían conexiones con Duque Meusé”.

Entonces… ¿qué significa eso?

Entendido. Los comerciantes probablemente estaban siguiendo las órdenes del sujeto Meusé.

Está bien. Así que probablemente no tenga mucho sentido investigar más a esos tipos.

¿Qué pasa con Meusé entonces? Supongo que realmente hay algún tipo de cábala secreta dirigiendo las Naciones Occidentales, y podrían estar tramando algo nuevo en este momento, mientras hablamos. Meusé parece un noble bastante competente. Será mejor que lo mantengamos bajo vigilancia.

“Entonces Meusé hizo un buen trabajo cubriendo sus huellas, ¿eh? ¿Cuál es esa amenaza potencial hasta ahora?”

Sin embargo, por muy competente que fuera, no había escapatoria a los ojos de Souei. No importa con qué tipo de grupo sórdido intentara asociarse, solo nos serviría para atraparlo con las manos en la masa. Pero Souei rápidamente desterró ese pensamiento de mi mente.

“Está muerto, Rimuru-sama”.

“¿Eh?”

“Creemos que fue derribado por algún tipo de ataque de largo alcance”.

Como duque de Ghastone, Meusé era una especie de pez gordo. Si alguien como él fue asesinado, realmente estaba comenzando a preguntarme acerca de esta misteriosa cábala de líderes. Y si esta era la forma de escapar de su captura, deben tener mucho poder con el cual trabajar.

Informe. Existe la posibilidad de que hayan notado las investigaciones del sujeto Souei.

Entonces lo callaron, ¿eh? Quizás deberíamos darle a este adversario el respeto que se merece. No estaban jugando.

“¿Y no viste quién lo hizo?” Preguntó Benimaru.

Publicidad G-M1




“No”, respondió Souei rotundamente. “No detecté ninguna presencia hasta que Meusé cayó al suelo frente a mí”.

Solo escuchó el sonido de Meusé colapsando, por lo que no había mucho que pudiera hacer para detener nada. Parecía abatido por eso, y no podía hacer mucho más que consolarlo.

“Eso es bastante increíble. Si ni siquiera tú pudiste verlos, deben haber estado atacando desde miles de metros de distancia. Habrías detectado la magia si hubieran usado alguna, y si fuera un proyectil volador, habrías recogido el aura persistente de eso, ¿verdad?”

Realmente no podría ser tan fácil engañarlo. Tengo a Raphael conmigo, por supuesto, así que Detección Universal me permite notar casi cualquier cosa. ¿Pero esto…?

“Tal vez fue un francotirador, ¿eh?”

“¿Un francotirador?”

“¿Qué es eso?”

¡Ah! No era un concepto del que Benimaru o Souei fueran conscientes. Shuna también me miró con curiosidad, y supongo que pude ver por qué. Este mundo no tenía armas de fuego… pero entonces, ¿sería tan inusual que un visitante tuviera una?

“Una pistola, ¿eh? Estoy bastante seguro de que Yuuki tiene una pistola”.

“¡¿Qué?!”

La voz repentina desde atrás casi me hizo caer de la silla. Era Hinata, acercándose sigilosamente en un intento de asustarme. Benimaru se rio en mi cara. Incluso Souei estaba reprimiendo su risa, con una mano cubriendo su boca. Me vi como un tonto.

“¡Vamos, Nii-san! ¡Y tú también, Souei!”

Shuna, afortunadamente, les gritó en mi nombre, así que resistí el impulso de hablar. Y, quiero decir, si Raphael hubiera tenido la amabilidad de decirme algo—

Informe. No se detectó ninguna intención maliciosa.

… Sí, apuesto que sí. Así que es culpa mía por actuar tan arrogante, como siempre. Suspiré y me reí de mí mismo.

Con Hinata en la mesa, todos pedimos el almuerzo. Por una moneda de plata por persona, obtuvimos una variedad bastante elegante y evitamos cualquier conversación seria mientras la disfrutábamos.

Lleno y satisfecho, decidí pedir un café—un poco de amargura madura para redondear las cosas. Y con suficiente azúcar y leche, tuve la perfecta armonía entre lo amargo y lo dulce—

“Eso es más o menos un café con leche, ¿no? Te llamaría maduro si lo tomaras negro, pero es caramelo líquido lo que estás bebiendo”. Hinata me devolvió el golpe con fuerza. Supongo que mi voz interior se había filtrado de nuevo.

“¿Quieres callarte? ¡Esto está bien! ¡Todo es parte de la atmósfera!”

“¿Oh? Porque entre eso y tu atuendo, no hay nada ‘maduro’ en lo que estoy viendo en absoluto”.

Oof. ¿Primero el café y ahora mi ropa? Y… cielos, ¿así es como me veo realmente? El empleado de esa tienda arregló lo que pensé que era un bonito abrigo. Pensé que… sí, tal vez estaba un poco del lado moderno, pero confiaba en el personal de allí. Y ahora mira… ahora lamento haber confiado en el sentido de la moda de un empleado de la tienda.

“¡Maldita sea! Esto parece ropa de niños, ¿no?”

“No, no, Rimuru-sama, ¡se ve encantador en usted!”

“C-Cierto. Sí. Se ve muy bien”.

“Pensé que le gustaba”.

¿Se ve ‘encantador’ en mí? ¡¿Entonces parezco un niño para ellos?! Hombre. Qué impactante.

Mi ropa era cómoda, al menos. No me desagradaba. Pero ese no es el problema. Se supone que soy de la alta sociedad, ¿sabes? Incluso había crecido un poco últimamente, lo suficiente como para pasar por un estudiante de secundaria.

“Te hace ver lindo. Ésos son los hechos. Ríndete”.

Mis hombros se hundieron ante el veredicto de Hinata. Supongo que tendría que hacerlo. No tengo ni la menor cantidad de encanto adulto. ¡Ya soy mayor! ¿Por qué tengo que estar obsesionado con mi altura en este momento de la vida? Quizás tendré que enfrentarme a la realidad pronto…

Mientras tanto, Hinata no estaba tan vistosamente vestida como en el festival. Se veía elegante con su uniforme de paladín, una belleza digna en un atuendo que generalmente se considera ropa de hombre.

¿Quizás ella y yo deberíamos intercambiar? Resistí el impulso de verbalizar ese pensamiento, aún un poco molesto mientras regresaba nuestro primer tema.

Con el debido respeto al difunto duque Meusé, teníamos que discutir el método de su asesinato. “Entonces, si hay pistolas alrededor, ¿crees que lo hizo un francotirador?”

“No sé mucho sobre armas, pero el alcance de una pistola no supera los cincuenta metros, ¿verdad?” dijo Hinata.

Mmm. Quizás. Entonces necesitaríamos algo como un rifle. “¿Hay rifles de francotirador en este mundo o algo así?”

“No podría decírtelo. Ciertamente nunca he visto uno, pero no puedo garantizar que no existan”.

Cierto. Pero tal vez sea mejor, por ahora, asumir que los hay y actuar en base a eso. Decidí enviar una Comunicación de Pensamiento a Benimaru y los demás para describir el tipo de rifle que estaba imaginando.

“Hmm… un arma interesante”.

“Sí, si alguien usó eso, puedo entender por qué no lo detecté”.

“Creo que podría manejar esta arma lo suficientemente bien. Podemos mezclar la pólvora necesaria, e imagino que Dord podría hacerla por nosotros”.

Los tres tuvieron una variedad de comentarios. Benimaru no parecía muy impresionado, pero para Souei, era una amenaza contra la que claramente no tenía una contramedida como guardaespaldas. Era un tipo de misión—y un tipo de desafío diferente.

Shuna, mientras tanto, estaba ansiosa por hacer uno propio, su reacción fue la más aterradora de todas. Estoy seguro de que era posible, sí, pero ¿deberíamos? El desarrollo de armas de fuego cambiaría la naturaleza de las guerras—aunque la naturaleza de la guerra en este mundo tenía más que ver con la calidad de tu ofensiva que con la cantidad, lo que a menudo hacía obsoleta la estrategia tradicional de la Tierra. Llevar armas de fuego a la mezcla me parecía peligroso; pensé que deberíamos pisar el freno por el momento.

“En el otro mundo, esta es un arma brutal, algo que puede hacer que incluso una persona impotente sea la más fuerte que existe. No puedo decir qué tan efectiva sería aquí, pero tal vez podrías defenderte de una bestia mágica o algo por el estilo”.

“Bueno, puedes quedarte sin balas, pero nunca te quedarás sin magia. Pero siempre puedes fabricar armas de mayor calibre para un golpe adicional, y con suficientes de ellas, podrías ser una seria amenaza. Pero espero que no empieces a producirlas en masa solo porque puedes, ¿de acuerdo?”

Sí, ciertamente no era imposible. De hecho, era muy posible. Por eso Hinata puso el freno tan rápido. “Ah, ya veremos. Creo que la magia ganaría en una pelea, pero armar a la población en general con armas de fuego sería peligroso”.

La falta de propiedad generalizada de armas en Japón me hizo sentir eso con especial entusiasmo. Al mirar las noticias del extranjero, hubo situaciones en las que las armas de fuego ayudaron a proteger a alguien, pero hubo muchos más casos en los que no habría pasado nada si esas armas no se hubieran agregado a la mezcla en primer lugar. Con eso en mente, dar acceso a todos a un arma tan letal de la nada, parecía peligroso.

“Está bien. Entonces, mantendremos esto estrictamente confidencial y nos ceñiremos a la investigación”.

Eso pareció aplacar a Shuna, así que decidimos seguir así. Y además, amenaza o no, no funcionaban con nosotros, así que no era un problema tan grande, ¿verdad?

Informe. Alguien sin el conocimiento relevante no entendería lo que sucedió si fuera testigo de cómo alguien fue asesinado a tiros. Existe una posibilidad potencialmente alta de que alguien cercano a la víctima sea sospechoso de ser el asesino.

¿Mmm? Esa advertencia de Raphael sin duda surgió de la nada. ¿Qué significaba? Alguien cercano a la víctima…

… ¡Correcto! Si alguien a mi lado fuera asesinado, yo sería el principal sospechoso, ¿no es así? Eso tenía sentido. Y dado que Hinata estaba tan involucrada conmigo, probablemente no se le permitiría testificar en mi nombre. Si el asesino se escapaba y el arma nunca se encontraba, había muchas posibilidades de que me incriminaran por asesinato.

¡Eso estuvo cerca! Podría haber caído directamente en esa trampa si no hubiéramos tenido esta pequeña charla. No es que yo supiera si había una trampa, pero si Raphael estaba tan cauteloso, sería mejor que asumiera que sí.

“De cualquier manera, todos tendremos que tener mucho cuidado en la reunión de mañana”.

Publicidad M-M1

“Sin embargo, no creo que las balas de plomo no mágicas hagan mucho más que picar si nos golpean.

No veo motivo para alarmarse demasiado”, dijo Shuna.

“No, no lo subestimaría así. Como dijo Hinata, las armas de mayor calibre son una amenaza mayor y, por lo que sabemos, puede haber balas con infusión de magia por ahí. Además, si alguien recibe un disparo en medio de la conferencia, creo que la gente me señalará como culpable sin dudarlo”.

Publicidad M-M5

“Yo también me preocupo por eso. Estacionaré réplicas alrededor del Consejo y me mantendré en guardia reforzada”, dijo Souei.

Ese es Souei para ti. Debe haber llegado a la misma conclusión sin que yo se lo señalara. “Cierto. Gracias”.

“Por supuesto”.

Confié en que podría manejar a cualquier sospechoso con el que se tropezara. Con esa preocupación resuelta, volví al tema principal. “Entonces, Hinata, ¿por qué me llamaron aquí de todos modos?”

Todavía no había escuchado exactamente de qué se hablaría mañana, aunque tenía mis teorías. Ramiris y Veldora pensaron que se trataba de un dragón causando problemas, o un misterioso rey demonio que asomaba su fea cabeza, o alguna otra tontería. No era una basura de cuento de hadas como esa—querían ver si podían aceptarme o no, como uno de ellos. Y según el trato de cuatro estrellas que estaba recibiendo, esperaba buenas noticias.

“Bueno, la resolución de permitir que Tempest entre en el Consejo se aprobó en la última sesión especial. En la sesión regular de mañana, se te pedirá que te sientes para una sesión de preguntas y respuestas antes de que la promulguen oficialmente”.

¡Bingo! Esos tontos podían soltar todas esas tonterías porque eran ajenos a la verdad. Fui inteligente al ignorarlos.

“¿Ah, de verdad? Esperaba más”.

Asentí con la cabeza, como si supiera todo de antemano, mientras Hinata me dirigía una mirada dudosa.

Informe. Con base en la situación actual, no hay otra posibilidad potencial. Se cree que el sujeto Hinata Sakaguchi está pensando “¿Por qué ese acto?” en este momento.

¡¿Ehhhh?!

Así que burlarme de ella solo me hacía parecer estúpido, ¿eh? Y claro, no tenía ninguna duda sobre esto, pero incluso yo tenía mis conjeturas sobre lo que querían.

Por ejemplo, ¿qué pasaría si me preguntaran acerca de mis ideas del Tren Mágico o las solicitudes para vender el armamento que mostró Kurobe? ¿O qué pasa si me interrogan sobre qué países nos piden que revelemos los resultados de nuestra investigación? Había un rango bastante amplio que podía imaginar, lo que me dio dolor de cabeza.

Pero Raphael confiaba en que se trataba de la admisión de Tempest. Ojalá me hubiera dado una pista antes. Con una tos nerviosa, tomé un sorbo de café. Con suerte, me cubrí lo suficientemente bien…

Publicidad G-M1




“Independientemente, aún no es oficial, así que trata de no hacer nada tonto, ¿de acuerdo? Y creo que, durante la sesión de preguntas y respuestas, probablemente te harán algunas preguntas difíciles y tratarán de meterte bajo la piel de un rey demonio malvado. No te dejes engañar por sus trucos, ¿de acuerdo?”

No estaba seguro de haberme cubierto en absoluto, pero a Hinata no parecía importarle de ninguna manera. Supongo que sería un problema para ella si arruinara la reunión—ya que el Sacro Imperio de Ruberios nos estaba apoyando y todo eso, los haría lucir terriblemente mal. Por lo tanto, ella se centró en darme advertencias, ante todo. ¡Qué inquietante! ¡Tengo la paciencia de un santo! Nadie podría enojarme tan fácilmente.

“Oh, te estás preocupando demasiado. A diferencia de ti, yo sé cómo lidiar con situaciones sociales adultas”.

“¿Eh? Si estás buscando pelea, sabes que estoy lista en cualquier momento”.

“Uh, no, um, no es así…”

¿Lo ven? Existe una gran diferencia entre Hinata y yo—la forma en que estalla de la nada. Pero enojarla más sería una mala noticia para mí. Así que cerré la boca, un poco asustado.

“Pero tienes razón. Me están dando toda la grandilocuencia de un invitado real, así que me preocupa que quieran algo de mí a cambio. Tú también has estado investigando eso, ¿verdad, Souei?”

“Sí, y tengo algo de información en ese sentido. Más allá de eso, se reducirá a los motivos de la realeza involucrados en este asunto, así como a lo que piensan sus subordinados…”

“Ya veo. Te agradecería si pudiéramos hablar de eso más tarde”.

“Entendido, Rimuru-sama…”

No él y yo, sino él y Raphael, en realidad.

“… Pero hay una cosa que me gustaría preguntarle a Hinata-sama”.

“¿Qué sería eso?”

¿Mmm? Pensé que habíamos terminado aquí, pero Souei tenía sus propias preocupaciones. Había desplegado a su equipo en los cuatro rincones del mundo, investigando ciertos asuntos.

Mientras investigaban el oscuro comité que dirigía las naciones occidentales, también estaban recopilando información sobre cada nación que visitaban. Estaba acostumbrado a confiar en ellos a estas alturas, cada vez que había algo que quería saber—y conociendo a Souei, debe haber escuchado algún rumor relevante a estas alturas.

Publicidad Y-AB

“Parece que varios funcionarios gubernamentales a nivel ministerial de toda la región, están intentando aprovecharse de nuestra nación. Su objetivo—”

“… ¿Hacer que Tempest sirva como un muro defensivo contra el Imperio del Este?”

“Sí. Exactamente, Hinata-sama”.

Lo había adivinado antes de que Souei pudiera terminar. Ella también debe haber estado en la misma línea de pensamiento.

“Entonces, si estalla una guerra, ¿quieren que los ayudemos? Porque ahora mismo, la única obligación que tenemos en ese sentido es con Blumund. ¿Es eso correcto?” Benimaru, por su parte, concluyó de su propio análisis, que Souei se estaba preocupando demasiado. Le sonrió—y yo diría que tenía razón.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios