Tensei Shitara Slime Datta Ken(NL)

Volumen 9

Interludio 1: Una Reunión Nocturna

 

 

A medianoche, después de concluido el banquete, celebramos una reunión de emergencia improvisada. “Bien”, dije mirando a los asistentes. “Lamento tenerlos a todos aquí tan tarde. Sé que estamos cansados,

pero aguanten un poco más, ¿de acuerdo?”

Publicidad M-AR

Primero, quería agradecer a Shuna por la actuación de esta noche.

“Shuna, realmente me ayudaste. Tu comida fue excelente, e incluso lo lograste donde Milim falló y convenciste a Middray de cambiar de opinión. En serio, gracias”.

Shuna me devolvió la sonrisa con gracia. “No”, objetó, “nuestro menú tuvo éxito esta noche gracias al apoyo que me brindó Yoshida-san. Además, Rimuru-sama, considerando el gran elogio que tuvo por los mariscos de Hakurou, siento que se robó el espectáculo”.

Cuando se trataba de preparar pescado, cortar sashimi e incluso preparar sushi para los clientes hambrientos, Hakurou era mucho mejor que Shuna. Era casi como una segunda profesión para él, aunque no pensé que Shuna fuera pobre en comparación… pero parecía un poco molesta de todos modos, aunque aceptó mi más sincero agradecimiento.

A continuación, me dirigí a Mjöllmile, mi principal hombre detrás de escena. “Mjöll-kun, ¿cómo están los comerciantes? ¿Tienes algún problema en ese lado?”

Publicidad M-M3

Una amplia variedad de productos y mercancías llegaban a la ciudad desde naciones de todo el mundo, para su venta o uso en nuestros numerosos pabellones. Rigurd y Lilina lo estaban manejando todo, y Mjöllmile tenía la tarea de manejar a los comerciantes que llegaban a la ciudad con él.

“Hasta ahora no han sido más que sonrisas, señor. Ver una ciudad tan majestuosa como esta por primera vez, los deja estupefactos a todos—y nuestros asistentes esta noche estaban chasqueando los labios ante la propagación. También estamos viendo una gran cantidad de agricultores provenientes de países cercanos, por lo que creo que nuestros esfuerzos realmente están dando sus frutos. También traen muchos productos excelentes, y creo que podemos establecer vínculos bastante buenos con ellos…”

Mjöllmile miró a Rigurd, quien asintió con la cabeza.

“Sí, como dijo Mjöllmile-dono, están trayendo frutas y verduras frescas, carne y pescado ahumados, y una variedad de artesanías raras. Algunos también traen ganado. Creo que estamos bien preparados para el festival en ese sentido”.

Rigurd parecía estar seguro de que la escasez no sería un problema.

“Planeamos utilizar algunos de estos productos importados”, agregó Lilina, “para nuestras comidas en los banquetes vespertinos a partir de mañana”.

“Ah, eso no debería ser un problema, ¿verdad?”

“No, no lo creo. Sin embargo… No, no, estará bien”.

¿Hmm? Mjöllmile pareció a punto de decir algo antes de callarse. Si tenía algún problema, desearía que siguiera adelante y hablara sobre ello.

“Whoa, whoa, di lo que tengas en mente, ¿de acuerdo? Porque si te detienes a mitad de camino, me pondrás más nervioso”.

Benimaru y Souei asintieron en silencio estando de acuerdo. La presión hizo que Mjöllmile se rascara la cabeza antes de volver a hablar.

“Bueno, puede que sea solo mi imaginación, pero reconozco a muy pocos de los comerciantes que trabajan aquí junto a los grandes comerciantes con los que tengo vínculos estrechos. Tengo una habilidad especial para recordar los rostros de las personas, ¿sabe? Y me dio curiosidad. Así que investigué un poco…”

Como dijo Mjöllmile, si bien parecía extraño al principio, no había ningún problema real del que hablar. Preguntó a algunos de sus amigos comerciantes, y ellos respondieron que sí, había sangre nueva entrando en el negocio.

Pero ninguno de ellos había oído rumores sobre estos comerciantes; eran empresarios modelo, ofreciendo productos de calidad a precios económicos. Mjöllmile dijo que sus amigos se rieron de él por preocuparse demasiado—y cuando él mismo llamó a algunas de estas caras desconocidas, todos fueron afables y sociables con él.

“Quizás”, reflexionó con una sonrisa, “que me hayan encomendado una tarea tan grande me ha puesto un poco nervioso”.

“Oye, ¿estás realmente bien? No es demasiado trabajo, ¿verdad? No quiero que afecte tu salud…”

Su carga de trabajo se había disparado a proporciones épicas últimamente, de hecho. Esta vez, sin embargo, realmente se rio de mis preocupaciones. “¡Jajaja! No hay necesidad de preocuparse. ¡Pero tengo noticias aún más importantes para usted! ¡Resulta que el héroe Masayuki tiene la intención de unirse al torneo de batalla de mañana! Toda la ciudad está llena de rumores al respecto. La gente ya está haciendo apuestas en las tabernas”.

Como dijo Mjöllmile, estaba demasiado emocionado por el trabajo que abordaba como para cansarse de él. Más apremiante para él fue la noticia de que Masayuki había decidido unirse a la pelea.

“Exactamente”, intervino Souei. “Por eso quería que todos discutiéramos este asunto”.

El grupo que vino a saludar a Milim en las afueras de la ciudad, aparentemente no había escuchado la noticia. Benimaru, entre otros, giró sus ojos hacia Souei, pidiendo en silencio algunos detalles—pero Shion respondió primero.

“¡Ese chico me pone histérica! Continuó hablando sobre cómo derrotaría a Rimuru-sama, entre otras tonterías. Quería despacharlo yo misma, pero…”

“Sí”, respondió Souei, “yo te detuve. Había gente mirando. Y si causas problemas en este momento, podría afectar a todo el festival”.

Eso explicaba por qué Shion se estaba portando relativamente bien. Pensé que estaba madurando un poco, pero todavía no podíamos bajar la guardia. Menos mal que Souei estaba cerca.

“Bueno, me alegro de que estuvieras allí para hacer eso. Además, estaba con mi amigo Yuuki. Y si la gente difunde rumores de que me peleé con un héroe en la entrada de la ciudad, eso generaría todo tipo de sospechas que no necesito”.

Suspiré cuando Benimaru asintió con la cabeza.

“Muy cierto. Shion, ¿podrías mantener la cabeza fría por nosotros?”

“¡Ja! No es necesario que me lo digas. Estaba un poco irritada; pero no planeaba realmente comenzar una pelea”.

“Keh-heh-heh-heh-heh… La entiendo completamente, Shion-sama. No puedes quedarte de brazos cruzados mientras alguien menosprecia a nuestro maestro, ¿verdad? Y usted, Benimaru-sama—si estuviera allí para verlo, ¿habría reaccionado de otra manera?”

“… No, Diablo. Siempre estoy completamente sereno”.

Benimaru se detuvo un poco antes de responder, mirando alrededor. No estaba seguro de poder contar con eso.

“Entonces”, continuó Diablo, “¿estamos aquí para discutir qué hacer con este héroe? Si pueden dejar el asunto en mis manos, podría hacer que desapareciera sin dejar rastro antes de que salga el sol…”

Uf. Aterrador. Y supe que lo decía en serio y que podía lograrlo sin pensarlo dos veces. “No haremos nada de eso. Nada apresurado, ¿de acuerdo? Sin importar qué”.

Después de asegurarme de que todos lo tenían claro, pasé a mi principal preocupación esta noche.

“Así que esta es la pregunta: ¿Puede alguien de mi personal unirse al torneo de batalla que comienza mañana?”

Esta oferta terminó siendo una poderosa bomba. “¿Hohh?”

Los ojos de Benimaru se iluminaron. “Ya veo…”

Shion mostró una sonrisa intrépida. Parecía que estaban conspirando; ¿Debo detenerlos? Tal vez cambiar el tema hacia la pelea les hizo olvidar su promesa de hace un momento.

Publicidad M-M1

“Keh-heh-heh-heh-heh. Interesante. Realmente interesante”. Diablo también sonreía de oreja a oreja.

“Estaría encantado de ofrecerme. Mis habilidades deberían resultar útiles”.

Incluso Geld estaba listo para ello. Y la risita de Souei me dijo que él también era voluntario. Hakurou también. Permaneció en silencio, pero me di cuenta de que se estaba poniendo nervioso. Al menos Gabiru, con sus propias presentaciones, no tuvo más remedio que retirarse, tan disgustado como parecía.

… Así que sí, sobre lo que pensé. El único que no reaccionó fue Ranga, y eso es porque estaba durmiendo a mi sombra. Eso estaba bien—no quería que se uniera de todos modos.

Con una tos, tranquilicé a la multitud antes de que comenzaran a discutir sobre quién merecía inscribirse. “Esperen. Hay agentes por toda la ciudad en este momento. ¿Realmente necesitan hacer todo lo posible en el campo de batalla? No es así, ¿verdad?”

“Keh-heh-heh-heh-heh. Casi no necesito esforzarme para pisotear a nuestros enemigos—”

“¡Wow! Permítanme decirlo de antemano—Benimaru, Shion, Diablo, Souei: todos ustedes están fuera”.

“¡¿Qué—?!”

“¿Por qué—?”

Levanté una mano para acallar sus protestas. “Primero, Souei, eres nuestro agente encubierto, ¿de acuerdo? No puedes pelear mientras estás vigilando entre la multitud”.

La idea no parecía habérsele ocurrido a Souei hasta ahora. Sin embargo, debe haberlo convencido porque se quedó en silencio después de eso. Al menos, no sugirió competir disfrazado. Pero solo por si acaso…

“En cambio, tengo un nuevo trabajo para ti”.

“¿Un trabajo?”

“Sí. Te dejo todas las operaciones de espionaje en nuestra nación, pero también te nombraré oficialmente el jefe de lo que llamaré el ‘Oniwaban’, nuestro equipo de inteligencia”.

Este era el nombre del grupo de agentes secretos que patrullaban las calles del viejo Tokyo durante la era samurái y le informaban las noticias al shogun.

“Además, estoy asignando el nombre ‘Kurayami’ [Oscuridad] a tu equipo personal. Eso incluye a Souka y sus otros agentes, pero no dejes que esos aprendices suyos se llamen así todavía, ¿de acuerdo?”

“¡Sí mi señor! ¡Muchas gracias!”

Eso asombró a Souei más de lo que esperaba. Básicamente era un pretexto para evitar que se uniera al torneo, pero si tanto le gustaba, magnífico. Además, Souei estaba supervisando a varios cientos de personas en estos días, así que, si quería reunir a sus élites bajo el nombre del Equipo Kurayami, mucho mejor.

Publicidad Y-M2

Eso dejaba a otras tres personas a quienes manejar—a los tres miembros más fuertes de mi personal. Dejar que cualquiera de ellos se una al torneo no sería más que un problema—y, sabiendo eso, ya tenía planes elaborados para ellos.

“Bueno. Todos los demás, escuchen. Voy a establecer un nuevo comité que se encargará de manejar a los dignatarios de las naciones occidentales. Voy a llamarlos, los ‘Cuatro Grandes’”.

“Los cuatro grandes…”

“Cielos—”

“Ya veo…”

Eso atrajo la atención de los tres. Hablando de morder el anzuelo.

“Ustedes tres son mucho más poderosos que el resto de mi personal. Por eso, me gustaría nombrar a Benimaru como el líder de los Cuatro Grandes. De las otras tres vacantes, me gustaría nombrar a Shion y Diablo a dos de ellas”.

Benimaru tenía la mayor cantidad de habilidades de liderazgo de los tres. Después de todo, era un hombre que podía sustituirme cuando lo necesitaba. Estaba excepcionalmente calificado para liderar los Cuatro Grandes—lo que se suponía que debía hacer. Traté de que pareciera importante, pero el nombramiento era puramente ceremonial—nuevamente, un pretexto para mantenerlos fuera del torneo.

Publicidad M-M5

“Yo como líder… ¡Acepto humildemente este puesto!”

Excelente. Él está encendido.

“No estoy seguro de estar de acuerdo con Benimaru como líder, pero espero que lo reconsidere después de ver mi desempeño en el trabajo. ¡Seré feliz de llamarme parte de los Cuatro Grandes, Rimuru-sama!”

Shion también estaba bastante feliz con eso. No estaba seguro de por qué el nombramiento le dio tanta confianza, pero si estaba de acuerdo con eso, simplemente la dejaríamos en paz.

“¿‘Los cuatro grandes’? Mi objetivo es ser estrictamente el número uno para usted, Rimuru-sama, pero todavía soy un súbdito nuevo. Sé que no conviene ser codicioso. ¡Y por ahora, haré todo lo que pueda para acercarme a su gloria, Rimuru-sama!”

Hmm. ¿Eso fue un sí? Diablo puede ser extraño a veces. Independientemente, ahora todos eran los Cuatro Grandes.

“Gracias por aceptar mi oferta. Ahora, puede que se pregunten por qué les prohibí unirse al torneo, pero su nombramiento en los Cuatro Grandes está realmente relacionado con eso”.

“¿Cómo es eso, señor?”

“Bueno, ya ves, estoy teniendo problemas para elegir a alguien para el cuarto y último lugar. Pensé que Souei funcionaría bien, pero es nuestro agente encubierto y no estaría bien exponerlo en público, así que me temo que no encaja perfectamente”.

Calculé la respuesta de mi audiencia. Parecían lo suficientemente convencidos. Vi algunos asentimientos.

“Por eso pensé que podríamos tener una competencia amistosa. El resto de ustedes aquí pueden unirse al torneo—y quien gane el campeonato puede llamarse a sí mismo uno de los Cuatro Grandes, tanto en nombre como en hecho. ¿Qué tal eso?”

Los presioné para obtener una respuesta. La sala de reuniones se quedó en silencio, todos evaluando cómo los demás abordarían esto. Pero luego escuché algo inesperado de la multitud.

Publicidad M-M3

“Hmm… quería unirme, pero mañana debo reunirme con Momiji para una excursión—er, así puedo guiarla por la ciudad… Pero, ohhh, si lo ordena, Rimuru-sama…”

Hakurou, el tipo con el que más contaba, se rehusó de la nada. Alguien tan hábil técnicamente como él, sería perfecto para el trabajo, pero supongo que el momento no funcionaba—y no iba a ordenarle que fuera a la arena. Realmente hubiera sido la mejor persona para evaluar los talentos de Masayuki, pero si me interpusiera en el camino de un día con su propia hija, me odiaría por eso.

“Oh, no, eso es muy importante, Hakurou. Si rompes tu promesa con Momiji, es posible que ella nunca vuelva a confiar en ti”.

Publicidad M-M1

“Um, bueno…”

Una vez tuve un jefe que abandonó una salida con su hija por motivos laborales. Se lamentó de que pasó una semana antes de que volvieran a hablar. Y aquí, mientras tanto, ¡teníamos a un padre y una hija que acababan de reunirse! Si rompía una promesa tan pronto con ella…

“Además, eres más el asesor militar de Benimaru que un candidato a los Cuatro Grandes. Una especie de vice general. No hay ninguna necesidad urgente de tenerte ahí fuera”.

Hakurou asintió, el elogio lo conmovió profundamente. Por lo tanto, también por su propio bien, lo excusé del torneo.

Entonces, ¿qué candidatos quedaron?

“Tengo que hacer nuestra presentación científica”, se lamentó Gabiru, “pero independientemente a eso, Geld-sama es más fuerte que yo. ¡Con mucho gusto le dejaré esto a él!”

Sí, Geld era mi última opción, ¿no? Gabiru, ocupado con su propio trabajo, lamentablemente tuvo que declinar—en cambio, estaba poniendo sus esperanzas y sueños en Geld.

“Muy bien. ¡Aprovecharé todas mis fuerzas para evitar entregarle la victoria de este advenedizo Masayuki!”

Asintió enérgicamente, respondiendo a la llamada.

Publicidad M-M1

No tuve problemas con la fuerza de Geld, por supuesto. Pero ¿parte de los Cuatro Grandes? ¿Y todo el glamour y la ostentación que sugería? No estaba loco por eso.

Publicidad M-M2

Designé a Benimaru para que dirigiera a los dos niños problemáticos que tenía a su cargo, pero me pareció que Geld no encajaba entre esos problemáticos. Pero me preocuparía por eso más tarde. Por ahora, si pudiera enfrentar a Masayuki y ver de lo que era capaz, perfecto.

Mientras pensaba en esto, Rigur de repente se puso de pie y habló.

“¡Puedo pensar en alguien más que también es adecuado para ser miembro de los Cuatro Grandes!”

Sí, nunca sabes lo que podría pasar en un torneo, dependiendo de con quién te emparejaran. Tal vez sería preferible tener más de un participante de nuestro lado—y si fuera un participante de rango A como Rigur quien hizo la recomendación, podría estar tranquilo.

“UM, seguro. Creo que Geld estará bien, pero ¿a quién sugieres?”

“Lamentablemente, mis deberes de seguridad me impiden unirme, pero hay alguien solo superado por mí en términos de fuerza…”

¿Superado solo por él—? Oh mierda… “… ¡y ese es Gobta!”

Oh, genial. Él. Justo como temía. Pero la sugerencia hizo que Rigurd asintiera vigorosamente. “Sí, no tengo ninguna queja de que Gobta nos represente”.

Venga.

“¡Je-je! Ha demostrado ser un buen aprendiz. Es rápido con sus pies y hay gran vivacidad en sus movimientos. Su fuerza física central no ha crecido con sus otros rasgos, pero usar este torneo como una oportunidad para crecer, podría resultar muy emocionante para él”.

Incluso Hakurou estaba presionando por él. Mi personal de élite no reaccionó. Pensé en preguntarle al hombre en cuestión qué pensaba al respecto, pero… “… Zzzz… zzzz…”

Ah bueno. Entonces no hay problemas. Gobta estaba en el torneo.

Quería terminar nuestra reunión allí, pero alguien más habló antes que yo. “Maestro, ¡me gustaría unirme a esta prueba de habilidad también!”

Ranga, que se había despertado cuando no estaba prestando atención, asomó la cabeza fuera de mi sombra, moviendo la cola.

“Realmente no puedes, Ranga. Se trata principalmente de combate armado, sabes…”

“Ah, sí”, agregó Mjöllmile. “Tenemos al menos un invocador en la mezcla, por lo que una criatura convocada o dos no están fuera de discusión, pero sigo pensando que la participación de Ranga-dono presenta algunos problemas…”

Este torneo era una prueba de fuerza y habilidad, y no se cuestionaban las calificaciones de Ranga allí.

Pero su entrada se desviaría demasiado del espíritu de la competición.

Ranga miró con reproche a Gobta mientras Mjöllmile hacía eco de mi juicio. Sabía que estaba desanimado, pero no pude ayudarlo. Tuve que poner mi pie a regañadientes.

“En ese caso, daré un descanso a Geld-dono y Gobta-dono en la primera ronda y los colocaré en los cuartos de final. Tenemos más de doscientos participantes en este torneo, así que creo que comenzaremos dividiéndolos en seis grupos y organizando un Battle Royale5 para cada uno”.

Wow. Más de doscientos parecían mucho.

Mañana eran los clasificatorios, y las ocho personas que surgieran en la parte superior de ellos, llegarían a la ronda eliminatoria al día siguiente.

El plan, al principio, era dividir a los participantes en ocho grupos y hacer que cada uno se disputara todo a la vez, el ganador recibía un puesto de cuartos de final—después de todo, no podíamos dedicar una gran cantidad de tiempo a la primera ronda. Con Geld y Gobta garantizando sus lugares en los cuartos de final, lo reduciríamos a seis combates.

“Está bien. Estaré guiando a los invitados durante gran parte del día de mañana. Mjöll-kun, sigue con el buen trabajo con este torneo”.

“¡Estoy en eso, señor!”

Asentí en respuesta. Fue bueno escuchar eso. Sabía que podía confiar en él.

Y una cosa más:

“Diablo, eres bastante conocido por la prensa internacional ahora, ¿verdad?”

“Sí mi señor. Los he invitado al Festival y estoy preparando medidas para que nos pinten de forma positiva”.

Siempre me impresionó la minuciosidad de Diablo. Ya no había necesidad de ocultar al chico (o sus poderes). De hecho, un demonio aterrador que actúa como árbitro en este torneo podría incluso mejorar un poco su reputación.

“Bueno, perdón por las molestias, pero quiero que arbitres los partidos. Si tengo a Masayuki, Geld y Gobta en esto, me preocupa un poco tener un hobgoblin como árbitro”.

Publicidad Y-AB

“Keh-heh-heh-heh-heh… ¡Ciertamente!”

Perfecto. Si sucedía algo extraño en la arena, estaba seguro de que Diablo lo resolvería.

“Cierto. Perdón por tomar tanto tiempo. Sé que es tarde, pero por ahora, ¡descansen todo lo que puedan!”

“““¡Sí señor!”””

Esta vez, de verdad, la reunión llegó a su fin. Todos necesitábamos dormir un poco. El festival real comenzaría mañana.

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios