Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 9

Capitulo 1: Víspera del Festival

Parte 5

 

 

Si no ponía mi pie en el suelo, sentí que podría haber repercusiones. Pero realmente no podía empezar una pelea aquí… Sin embargo, antes de que pudiera preocuparme demasiado, alguien me lanzó un salvavidas.

“¿Qué están haciendo chicos?”

Publicidad M-AR

Yuuki, con ropa limpia, ya había escuchado la conmoción. “¡Oh! ¡Yuuki!”

Por primera vez, Masayuki habló—y por el sonido de eso, también había estado esperando la intervención divina. Pero sus compañeros no tenían nada de eso.

“¡Bueno, hola, Yuuki! ¿Por qué el propio maestro del Gremio acompaña a un rey demonio?”

“No lo hago Jinrai. Chicos, Rimuru realmente quiere que nos llevemos bien, ¿de acuerdo? Y como prueba de ello, señalaré el hecho de que todavía están vivos”.

Entonces el tipo más grande se llamaba Jinrai. Yuuki le explicó cómo había peleado con Hinata hasta un empate y que no soy un rey demonio malvado. No los convenció a todos.

Publicidad M-M1

“¿Qué quieres decir con eso? De la forma en que lo describes, ¿estás insinuando que Masayuki-sama es más débil que Hinata la Santa?”

“No seas tan duro con él. Un simple rey demonio nunca podría detener a Masayuki-sama. ¡E incluso el maestro del gremio nunca podría ser perdonado por insultarlo de esta manera!”

El propio Masayuki seguía en silencio. Seguro que tenía algunos fanáticos extremos.

“Sí, Yuuki. Como dijeron Bernie y Jiwu, no trates a Masayuki-sama como un tonto, ¿de acuerdo? No sé qué tan fuerte se supone que es Hinata, pero ¿empatar es lo mejor que puede hacer contra este tipo? En ese caso, es hora de que el verdadero héroe haga su debut, ¿no es así? ¡Masayuki podría azotar a este rey demonio fácilmente!”

Publicidad Y-M3

El héroe alabado parecía querer estar en otro lugar en este momento. ¿Quizás no buscaba ningún conflicto conmigo? Yuuki, dándose cuenta de esto él mismo, se acercó para calmar a sus amigos.

“Chicos, chicos, cálmense. Como dije, Rimuru no es hostil contra nosotros. No tiene sentido luchar contra él”.

“Pero él es un rey demonio, ¿no? ¡Quién sabe cuándo podría tramar algún plan nefasto! Y con la Santa Iglesia Occidental sentada al margen, ¿no es hora de que Masayuki-sama les muestre a todos qué clase de héroe es?”

“No, te lo estoy diciendo—”

Hmm. Ya veo. En realidad, podía entender de dónde venía este chico Jinrai. Yo era un rey demonio y él no confiaba en mí. Y claro, si aún no me conocieras, tal vez sentirías lo mismo que Jinrai por mí. Todavía no sabía qué pensaba el llamado Héroe de todo esto, pero a este paso, nunca llegaremos a un acuerdo.

Entonces decidí aceptar el desafío. Pero:

“Está bien. En ese caso, tengo una sugerencia. Planeamos celebrar un torneo de batalla en el festival a partir de mañana. Si ingresan y emergen como campeones, ¡con gusto aceptaré su desafío! Eso, y podrán demostrar su fuerza a todos los presentes. No es una mala oferta, ¿verdad?”

Aceptaré el desafío, pero antes de eso, quería que Masayuki y su equipo participaran en el torneo. Me ayudaría a aprender cómo peleaban y, de hecho, podría demostrar que no debería molestarme con ellos en primer lugar. Una idea bastante astuta, pensé, aunque no estaba seguro de cuál de ellos llegaría a pelear en la arena todavía.

Había planeado restringir la competencia a los luchadores clasificados por debajo de A, ya que todavía estaba un poco ansioso por la integridad estructural de la arena.

Funcionaba bien contra la magia de los espíritus de alto nivel, que eran algo de rango SA… pero bueno, si se derrumbaba, simplemente lo construiríamos de nuevo. Siempre que nos aseguremos de que ningún espectador resulte herido, no deberíamos tener ningún problema si nos las arreglamos allí.

Publicidad M-M3

“¿Oh? ¿Tienes tanta prisa por avergonzarte en público?”

“¿Qué piensas, Masayuki-sama?”

“Deberías aceptar la oferta. ¡Te ayudará a difundir su nombre por todas partes! Sí, demostremos que estás del lado de la justicia, ¡frente a las mismas personas a las que debes mantener a salvo!”

“Um, sí…”

Los asistentes de Masayuki estaban entusiasmados con eso. Masayuki no lo estaba. Sus ojos miraron alrededor, buscando un escape. ¿Este tipo estaba realmente bien? Esto no fue, como, solo un gran farol o algo así, ¿verdad? No, no podría ser.

Publicidad M-M3

Esta pandilla aparentemente aplastó a Orthrus, que Souei me describió como una organización seriamente peligrosa. Ese no es el tipo de hazaña con la que podrías fanfarronear. Incluso si fuera un gran farsante… quiero decir, demonios, podría decir que no en cualquier momento.

“… Bueno, está bien. Acepto tu invitación”.

¡Ah! Supongo que realmente lo estaba pensando demasiado. Después de unos momentos de reflexión, dijo que sí.

“Whoa, ¿estás seguro de eso, Masayuki?” preguntó Yuuki preocupado.

El héroe sonrió levemente. “Oh, ya se me ocurrirá algo. Debería estar bien. Siempre es así”.

¡Eso es mucha confianza! Especialmente considerando que estoy justo frente a él.

“Muy bien”, respondí. “Y siendo este un torneo, no habrá ninguna matanza, ¿de acuerdo? Tenlo en cuenta”.

“¡Hmph! ¿Con quién crees que estás hablando? Vamos, Masayuki-sama. ¡Será mejor que descansemos para el gran día de mañana!”

“Sí, Masayuki. Teniendo en cuenta a todos los espectadores aquí, ¡de ninguna manera este rey demonio se acobardará ahora!”

“Y no te preocupes. Estaremos atentos a cualquiera que intente envenenarlo o asesinarlo”.

“D-De todos modos, deberíamos irnos. Será mejor que averigüe cuándo comienza el torneo”.

“Rimuru”, dijo Yuuki mientras se iban, “realmente no vas a pelear contra Masayuki, ¿verdad?”

“Ummm… no lo sé todavía. Quiero decir, ¿crees que podría ganar el torneo?”

“Eso es lo que me gustaría saber”. Yuuki suspiró. “Ha ganado un par de torneos de batalla de Ingrasia seguidos y, sinceramente, nunca antes había oído hablar de él perdiendo contra un monstruo. Gran parte de su fuerza todavía es desconocida para mí”.

Podía leerlo en su rostro. Esto era algo con lo que no quería lidiar.

“Bueno, que pase lo que tenga que pasar. Pero demos un giro positivo a esto, ¿eh? Tener un héroe de buena fe en mi torneo es una marca de prestigio”.

Se trata de perspectiva. Sí, esto era una espina en mi costado, pero comparado con reunirme con reyes demonio o luchar contra Hinata, no me pareció tan deprimente. Tendríamos que pensar en algunas medidas más adelante, pero no vi ninguna razón para insistir más en ello.

Tensei Shitara Volumen 9 Capítulo 1 Parte 5

 

***

 

 

Y luego llegó la noche—y con ella, una sala de recepción ornamentada llena de dignatarios de todas partes.

Teníamos toneladas de nobleza allí, todos vestidos en blanco con su ropa formal más llamativa. Había más hombres que mujeres, por lo que parece, pero supongo que me había ganado la confianza de bastantes nobles, porque vi a algunos con sus cónyuges e hijos. Incluso había una jovencita parecida a una muñeca con cabello rubio entre ellos, lo que representaba una gran variedad de edades.

El plan de esta noche requería una lista de invitados bastante amplia. Cualquiera podría venir si quisiera, y les estaríamos sirviendo comida al estilo buffet, con una variedad platillos diferentes que los invitados eran libres de escoger.

Además, había algo que no verías en ningún otro país: una sección de la habitación decorada al estilo japonés, con tatamis en el suelo. Esto ocupaba aproximadamente la mitad de la habitación, y los invitados se veían obligados a quitarse los zapatos antes de entrar.

Esta no era una tradición a la que estuvieran acostumbrados muchos invitados, por lo que la sección de tatami todavía estaba escasamente poblada. Pero no estaba vacía. Vi a algunas personas probando el espacio, relajándose en almohadas de zabuton nuevas y desconocidas.

El rey Gazel era uno de ellos, y esta no era su primera vez, así que estaba bien acostumbrado. Hablamos un rato. Aparentemente, había ido por la ciudad esta tarde, viendo cómo se estaban desarrollando—las instalaciones de tratamiento de aguas residuales, los rieles que estábamos construyendo, etc.

Pasó un rato contemplando todos los edificios y el entretenimiento que habíamos construido, en gran parte basado en mis propios caprichos.

“¿Qué vas a hacer con esos rieles, si puedo preguntar?”

“Bueno, sobre ese tema, en realidad tenía algunas cosas que discutir contigo. Estoy pensando en desarrollar estos nuevos vehículos llamados ‘trenes’ y realmente me gustaría que te unieras”.

“¿Hohh? Bueno, si es mi querido condiscípulo quien pregunta, lo aceptaré con mucho gusto”.

Eso fue rápido. Supongo que ver esos rieles lo convenció de que valía la pena firmar. En todo caso, apuesto a que habría insistido en unirse, incluso si le dijera que no podía. Sin embargo, no es necesario.

“Discúlpeme”, escuché decir a alguien mientras se sentaba cerca. Este era Yohm, otra cara familiar, y simplemente se arrojó frente al Rey Gazel, quien lo saludó con una sonrisa y sirvió hábilmente un poco de vino en su copa. Era surrealista ver al rey de una nueva nación charlando con alguien como Gazel. Sin duda, la escena haría que algunas personas reconsideraran sus opiniones sobre Yohm.

Los tres charlamos un rato sobre esto y aquello. El principal propósito de Gazel aquí, era mostrarle a la gente que éramos amigos.

Las personas más inteligentes que nos observan tendrían que opinar sobre Yohm y sobre mí. Aquí, pensarían, había dos personas que el Rey Enano obviamente respetaba—y eso a su vez, nos daría más influencia en la mesa de negociaciones. De hecho, Gazel nos estaba proporcionando fuego de apoyo.

Por supuesto, estaba seguro de que había examinado lo que hablamos antes, haciendo cálculos para asegurarse de que el Reino Enano se beneficiaría de ello. Pero definitivamente lo apreciaba. Me recordó una vez más que, en Gazel, tenía un amigo de confianza.

Algunos de los asistentes tuvieron la oportunidad de probar nuestra gran casa de baños públicos antes de la fiesta. En general, fue recibido calurosamente, el encargado del baño respondió a todo tipo de preguntas.

Las casas de baños ya existían en las naciones más grandes del mundo. Supuse que la novedad aquí era el agua termal en sí. Manteníamos un control cuidadoso de las propiedades curativas de los minerales y lo que contenía, por lo que no podría reproducirse fácilmente.

Varias naciones preguntaron si podíamos llevar un baño como este a su tierra natal, y yo pensaba responder a este comentario en una fecha posterior. Mi respuesta siempre era lamentarlo, y pedirles que volvieran a visitarnos, pero da igual.

Algunos de nuestros clientes del baño estaban ahora en el espacio de tatami, relajándose con el kimono yukata ligero que les habíamos proporcionado. Eran gente bastante musculosa, discutiendo entre ellos lo que habían visto y experimentado.

Uno de ellos quería hablar conmigo personalmente, pero no tenía tiempo de hablar con todos en la habitación. Por lo tanto, extendí la mano y saludé a aquellos que pude en el momento oportuno mientras me dirigía al asiento de honor.

Mucha de la gente aquí me estaba viendo por primera vez. Sentí muchas miradas curiosas—algunas personas palidecieron al enterarse de que era un rey demonio y otra gente se volvió más curiosa y observadora al escuchar las noticias. Todavía no estaba acostumbrado a tanta atención, así que les di a todos un rápido saludo antes de llegar a mi asiento. Era hora de que comenzara oficialmente esta fiesta.

“Ummm, en primer lugar, gracias por venir aquí hoy. Mi nombre es Rimuru y, como todos saben, recientemente fui nombrado rey demonio. Sin embargo, esta no es una noche para una intensa discusión política. Espero que todos ustedes aquí, disfruten de la comida de nuestra nación que les presentaremos esta noche. Nunca he sido de discursos largos, ¡así que comencemos!”

Todo estaba listo para funcionar. La comida es una parte integral de la buena hospitalidad. Con suerte, la sinceridad detrás de esto llegó a todos.

Cada mesa tenía un camarero atendiéndola; Vester les había enseñado a repartir la comida disponible a pedido. Lo que les enseñó—acerca de cómo todo se reducía a brindar la mejor experiencia posible para nuestros huéspedes—estaba a punto de ser revelado al público.

Mi discurso terminó, levanté mi taza en un brindis. La víspera del festival estaba en marcha.

La cerveza fría, por un lado, provocó fuertes vítores y aplausos. Supuse que lo haría. Si su consumo de alcohol no implicaba mucha carbonatación, la cerveza de Tempest debe haber sido una gran sorpresa.

Publicidad Y-M2

Quiero decir, está helada. Les enseñé a todos a fondo sobre el servicio al estilo japonés aquí, enfriando los vasos y todo. No podía evitar hacerlo, por mi propio bien.

Aún mejor, tenía adorables elfas llenando las copas para mí. Nadie las estaba obligando a hacerlo, ¿de acuerdo? Ellas personalmente se habían ofrecido como voluntarias para ayudar, y lo permití. Además, fueron un gran éxito. Tener elfas tan hermosas dando vueltas por el pasillo con bebidas, vistiendo yukatas, era sin duda bastante atractivo para las personas que solo estaban familiarizadas con mujeres humanas.

Y la forma en que te saludaban—con una cortés reverencia mientras estaban sentadas sobre los tatami, con tres dedos de cada mano en el suelo—tenía una especie de atracción universal entre los hombres, sin importar de dónde vinieran. Muchos de ellos se sonrojaron, y no por el alcohol.

Publicidad G-M1




Quiero decir, es el poder de cómo se ven los senos debajo de un yukata. Ji ji ji. Tal como lo calculé.

Pero, ¡ah, la mejor combinación de estilos japoneses y occidentales! Ver gente en yukata entre todos los nobles en ropa formal era algo diferente, definitivamente. Algo que solo puedes ver aquí. Las cosas se estaban poniendo un poco agitadas en esta fiesta, aunque lo esperábamos. Realmente, la fiesta en sí fue una idea loca desde una perspectiva de sentido común—pero ¿por qué dejar que me moleste? Lo traté como algo perfectamente normal mientras miraba a los otros invitados.

Las mesas estaban alineadas con el último y mejor trabajo de Shuna y Yoshida. Todo era excelente; puedo garantizar a todos los asistentes que lo disfrutarán. Había patopollos ahumados y sándwiches de verduras, filetes de res, verduras salteadas con pasta de frijoles rojos, karaage y ensalada de rosbif.

Para limpiarse del paladar, ofrecimos sorbetes de frutas variadas, e incluso metí algunos platos del Walpurgis, como estofado de tigre negro y gallo de salvia a la parrilla. Rastrear a esos monstruos no fue fácil, pero con las pistas que tenía de antemano, logramos conseguirlos en el transcurso de tres días.

Publicidad Y-M3

Esta comida, hecha con los ingredientes más finos y raros que nuestra nación tenía para ofrecer, pareció satisfacer completamente los paladares de nuestros nobles asistentes—todos los cuales eran gourmets, sin duda.

Y eso no fue todo.

Un gran pez fue llevado a una esquina de la sala, en el límite entre las secciones occidental y japonesa. El monstruo se llamaba atún lanza, con un exoesqueleto de aspecto sólido y una cabeza afilada en forma de lanza. Incluso sin los cuernos, medía más de cuatro metros de largo y se veía terriblemente malvado desde la nariz hasta la aleta trasera.

¿Por qué trajimos a un gigante así? Porque a pesar de su apariencia, este pescado tenía el sabor más agradable y completo. El exoesqueleto con forma de armadura ocultaba carne roja magra, similar al atún.

Cogí uno durante una competencia de pesca con Gobta, y todo lo que puedo decir es que agradezco tomarme la molestia de usar Analizar y Evaluar antes de devolverlo. Me dijo que el pescado no era venenoso y estaba lleno de nutrientes. Vierte un poco de nuestra salsa de soja (ahora lista para uso práctico), pruébalo y… Bueno, estuvo delicioso. Realmente bueno. La experiencia me impulsó a mostrársela a la multitud en esta fiesta.

De hecho, había atrapado a este chico yo mismo. Me había vuelto bastante hábil para moverme en el agua y fue una buena experiencia para mí. Necesitaría que alguien más se encargara de eso la próxima vez, por supuesto, pero de cualquier manera, este era un atún lanza recién capturado.

Mientras tanto, Hakurou lo cortó y preparó para mí. La primera vez, usó un cuchillo largo bien afilado hecho por Kurobe para cortarlo en dados y presentarlo en pedazos, dispuestos todos de manera realista sobre la mesa. Esta vez, sin embargo, actuaría para una multitud, por lo que se tomó su tiempo, cortando lentamente el cuerpo.

Evitando hábilmente el sólido exoesqueleto del atún rojo, el cuchillo de Hakurou lo atravesó como mantequilla. Fue la disección más bellamente artística que jamás había visto; incluso Shuna se sorprendió de su destreza. Pon un cuchillo en su mano, y realmente tenía el aire de un artesano.

Shion, detrás de mí, realmente quería ayudar con el cuchillo que le había regalado, pero la disuadí de la idea. La razón debería ser obvia. No podía alimentar con bienes inferiores a un grupo de dignatarios mundiales. Esto no era algo con lo que pudiera bromear. Shion era mi secretaria/guardaespaldas, y quería que se apegara a eso.

¿Cómo respondió la multitud? Bueno, más de unos pocos estaban sorprendidos—incluso asustados— de la criatura marina de aspecto feroz cuando fue traída por primera vez. Pero a medida que se desplegaba el corte de Hakurou, las miradas de alegría comenzaron a aparecer en sus rostros.

Luego se le quitó la cabeza, se cortó el cuerpo en cuatro secciones y los platos se llenaron lentamente con los trozos de sashimi resultantes.

En el centro, estaban los cortes más gordos de sashimi blanco, los trozos rojos se desplegaban a su alrededor. La mera visión de eso me hizo salivar, pero la multitud—la mayoría de los cuales nunca antes había tenido algo como esto—estaba un poco más nerviosa.

Mientras continuaban mirando, Hakurou comenzó a hacer sushi con algunas de las piezas. Esta hazaña, no la esperaba.

Arroz blanco, sake de cocina, vinagre, mirin y salsa de soja. Teníamos todos esos ahora, y agregaban una profundidad incalculable a nuestra cocina, como se demostró claramente aquí. Pero, hombre, nunca pensé que podría comer sushi de verdad en este mundo. Al parecer, el abuelo de Hakurou se lo había contado cuando era joven, pero… vaya.

Seguro que lo siento por ese tipo. Llegar a un mundo como éste, y todo en lo que podía pensar era en sushi, algo que nunca volvería a disfrutar en su vida. Debe haber tenido muchos arrepentimientos.

Tensei Shitara Volumen 9 Capítulo 1 Parte 5

 

Comparado con él, tuve mucha suerte. Como también me dijo Hinata, intentar replicar la cocina japonesa en este mundo era, por decir lo menos, un desafío.

Publicidad M-M5

Pero el abuelo de Hakurou, ¿eh? Lo recuerdo descrito como un visitante llamado Byakuya Araki.

¿Vivió en el periodo Edo, tal vez? ¿Samuráis, shogunes y demás? Dudaba que él mismo fuera un chef de sushi, pero ¿cuándo pudo haber nacido?

… Pero, ah, no importa. Tengo que vivir la vida en el ahora.

La mesa del buffet estaba llena de invitados charlando. La comida era un éxito, todo el mundo estaba entusiasmado con ella. Shuna y Yoshida habían dado todo lo que tenían por su equipo, así que diría que se merecían todos los elogios que recibieron.

Por otro lado, el sashimi y nigiri sushi que Hakurou preparó para la multitud, seguían siendo totalmente ignorados. Tal vez la vista aterradora de ese atún lanza era demasiado para abrirles el apetito. Vi al menos a un presumido diciéndole a su amigo: “Dios mío, ese es un rango A…” y así sucesivamente. Hay un genio de las trivialidades en cada multitud, ¿no es así?

Pero… vamos. Era sashimi recién cortado; no había forma de que tuviera mal sabor. Desearía que no actuaran de forma tan grosera y lo intentaran, al menos. En este mundo, se podía detectar veneno en los alimentos sin ingerirlos primero, por lo que todos sabían que eso no era una preocupación. Las imágenes deben haberlos convencido de que se trataba de una especie de comida basura de baja calidad.

Bueno, si nadie estaba dispuesto a dar un paso al frente, era hora de que yo comenzara. “Tomaré uno”.

“¡Por todos los medios!”

Hakurou tuvo la amabilidad de prepararme un nuevo trozo de otoro [atún graso]. Le puse un poco de salsa de soja y me lo metí en la boca. La combinación de wasabi fragante y el umami del atún que se derrite en la boca se unieron, formando una explosión de sabor supremo.

¡Fue tan deliciosooo~! Exquisito. Quiero decir, había estado en lugares extravagantes en Ginza antes, y nunca había tenido nada a este nivel.

“¡¡Esto es increíble, Hakurou!!”

“Me lo esperaba. Me preocupaba que un pescado tan fino no durara mucho esta noche, pero me temo que la reacción de la audiencia es un poco decepcionante. Sin embargo, será algo que esperar con ansias para las bebidas esta noche, ¡sin duda!”

Hakurou y el resto del personal comerían después de que los invitados se fueran. Debe haber estado esperando un poco de atún para disfrutar con su sake más tarde. Y tenía razón. El desaire de los invitados fue una lástima, pero sí de todos modos se había hecho esto por sí mismo, entonces no hay daño, no hay falta. De hecho, casi parecía querer que lo odiaran.

Desafortunadamente, fue Hakurou quien tuvo que estar decepcionado. “¿Me podrías preparar un trozo de otoro sin wasabi, por favor?”

Bueno, bueno, ¿quién se atreve? Alguien con muchas agallas, pidiendo el otoro, posiblemente la mejor parte de todo el atún. ¡¿Y sin wasabi?!

“¿Qué eres, un niña?”

“Oh, cállate. No me gusta ese escozor en la nariz”.

Publicidad M-AB

Era Hinata, vestida con un sencillo camisón y actuando un poco demasiada y altiva para mi gusto.

¡Pedir sushi como si fuera su derecho divino! “Lástima que no haya un poco más de variedad”.

¿Y ahora se estaba quejando? ¿Primero sin wasabi, luego un menú más variado? “Está bien, te concedo que no todo el mundo está en el carro del wasabi—puede ser difícil si nunca lo has probado antes. Yo no pedí wasabi hasta la escuela secundaria. Pero como adulto, un verdadero conocedor sabe cómo disfrutar el sabor del wasabi como parte del paquete”.

“¿Qué quieres decir con ‘verdadero conocedor’? ¿Qué importa eso? Si sabe bien, sabe bien”.

Ella se estaba riendo de mí ahora… pero tenía razón. Maldita sea. ¿Por qué Hinata tiene que ser tan racional con todo?

5 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
6 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios