Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 7

Capitulo 6: Dioses y Reyes Demonio

Parte 4

 

 

Todos los caballeros de primer nivel de Falmuth habían desaparecido hace mucho tiempo, borrados del mundo durante el intento anterior de invadir Tempest. Lo que quedaba eran los restos, los luchadores cuyas habilidades y capacidad intelectual no eran suficientes para unirse la última vez. Ninguno de ellos podía pensar por sí mismo; confiaban completamente en Grigori, este chico maravilloso de tierras exóticas, sin la más mínima sensación de vergüenza.

“General Gastón, enfrenta a las fuerzas que están detrás de nosotros. Los viste avanzar desde el suelo y el cielo, ¿verdad?”

Publicidad Y-AR

La observación hizo que Gastón volviera en sí. “Muy bien. ¿Y usted, Grigori-sama…?”

“¿Yo? ¿No es obvio? Tengo que enfrentarme a ese tipo. Python, García, ustedes dos se unira—”

Unirse a Gastón y mantenerlo vigilado era lo que Grigori quería decir, pero fue interrumpido por un viento con la fuerza de una vendaval oscuro que se precipitaba.

“¡¿Qué…?!”

A una velocidad a la que solo Grigori podía reaccionar, Ranga cargó directamente contra las fuerzas que lideraba Gastón.

Publicidad Y-M2

“¡Maldita sea!” Gritó Grigori. “¡Ese perro estúpido!” Él empujó su alabarda hacia adelante con todas sus fuerzas; Ranga saltó fácilmente del peligro, luego comenzó a dar rienda suelta a su poder para destruir a toda la tropa. Saltando arriba y abajo, siguió atacando y atacando, acumulando las bajas. Ni Python, ni García, ni todos sus muchos compañeros pudieron evitar este festival de violencia, enviándolos a todos al suelo.

Y en poco tiempo, esos colmillos estaban siendo apuntados al propio Grigori. Gobta y Gabiru estaban persiguiendo a Ranga tan rápido como podían.

“Vamos, Ranga, eres demasiado veloz…”

“En efecto. Me temo que no nos quedarán tareas al final de esto”.

“Hermano”, intervino Souka, “por favor, basta de quejas. Continúa la persecución”.

Todos se estaban peleando como siempre, pero todos sabían que eran buenos amigos. Solo los tres pensaban que lo estaban escondiendo.

“¡Correcto!” bramó Gobta. “¡Aquí vamos!”

“¡Entendido!”

Gobta activó Movimiento de Sombra, acompañado por un centenar de sus jinetes goblin. Gabiru voló hacia adelante, un centenar de miembros del Equipo Hiryu se unieron a él. Souka, mientras tanto, regresó a Hakurou para darle al comandante de campo su informe.

Como la primera persona en el campo de batalla, Gobta fue recibido por un montón de soldados que yacían en lo que parecía un solo lugar. Los caballeros que aún estaban en la refriega formaban un círculo suelto alrededor de Ranga, manteniendo una distancia prudente y rezando para que Grigori pudiera derrotar a esta bestia.

Los caballeros caídos eran todos los talentosos—o al menos, aquellos lo suficientemente valientes para enfrentarse a Ranga y mantener a Grigori vigilado. Pagaron eso caro, todos los reunidos estaban siendo barridos por Ranga con sus patas delanteras para asegurarse de que no los matara accidentalmente.

Los rostros de todos los caballeros rezando estaban tensos por la desesperación. Sus vítores, fuertes y entusiastas al principio, ahora eran reemplazados por un silencio seco. Grigori ya estaba cubierto de pies a cabeza por heridas. La victoria, en este punto, eran un sueño envuelto en otro sueño. Incluso con Impenetrable, la protección de acero que cubría a Grigori, a los ojos de Ranga, era un juguete de morder un poco más duro de lo habitual. El hecho de que no pudiera ser noqueado simplemente significaba que tenía que soportar el dolor mucho más tiempo.

“¡Whoa!” La escena medio aterrorizó a Gobta. “¡Esto es, eh, estás siendo un lobo malo, Ranga! ¡Morirá si haces algo más!”

“Sí”, acordó Gabiru, “¡debemos curarlo de inmediato!”

La orden hizo que Ranga se congelara en su lugar. Al darse cuenta de la triste escena a su alrededor, se encorvó, con la cola apuntando hacia abajo, encogiéndose de tamaño.

“Um…. ¿Pero este humano no desea jugar por más tiempo…?”

Publicidad M-M5

Tensei Shitara Volumen 7 Capítulo 6 Parte 4

 

Grigori estaba inconsciente, con una alabarda rota todavía en su mano, mientras Ranga lo empujaba con una pata. Era una escena demasiado lamentable para Gobta y Gabiru. Solo imaginándose a sí mismos en su lugar…

“Um, no, no, no lo creo, Ranga…”

“¡De hecho no! ¡Es mejor detener esto por ahora, de lo contrario, Rimuru-sama te dará un increíble sermón!”

La mención del nombre de Rimuru obligó a Ranga a ceder. Mirándolos a los dos con sus ojos tristes, finalmente se rindió.

“Oh no. Se enojará conmigo…”

La cara del Grigori liberado, estaba cubierta de baba, sus extremidades estaban en una variedad de direcciones ligeramente extravagantes. Solo un poco, pero el cuerpo humano no estaba diseñado para verse así. Estaba bastante golpeado, en otras palabras, y era una maravilla que continuara respirando.

Publicidad M-M3

Pero Grigori sobrevivió a todo. Y con la poción curativa que Gobta proporcionó, se recuperó por completo. Puede que su cuerpo no haya pagado el precio de la experiencia… pero su autoestima ciertamente lo hizo. En años posteriores, llegó a ser conocido en su tierra natal como el paladín cinofóbico, por razones que se negó a divulgar al público en general.

Para las fuerzas restantes, Gabiru prometió no perseguirlos más si se retiraban, una oferta que el general Gastón aceptó de inmediato. La noticia se envió rápidamente a las fuerzas golpeadas y magulladas que aún atacaban la puerta de la ciudad.

Así terminó el asedio en Migam antes de que realmente comenzara. Y cuando dejó la escena, se escuchó a Gastón gritar: “¿Eliminarlos? ¿Cómo podríamos vencerlos?”—Una cita que se hizo mucho más famosa en todo el mundo de lo que probablemente pretendía.

***

 

 

¡Vamos, Grigori…! ¡Venga! ¡¡Ven aquí!!

Saare no podría haber deseado que eso fuera más difícil para él. Pero estaba de suerte—Grigori se acercaba, sobre la espalda de Ranga. De hecho, el deseo de Saare estaba a punto de hacerse realidad en solo unos momentos más. Grigori probablemente no iba a proporcionar los servicios que estaba buscando, pero para Saare en este momento, la ignorancia era felicidad.

Además, razonó, que este Diablo era un demonio demasiado ridículo con el que lidiar. Aquí estaba, uno de los seres humanos más poderosos del planeta, y ni siquiera él podía sondear completamente las profundidades de la fuerza de este tipo.

Publicidad M-M5

No había duda de Diablo ahora. Realmente era más poderoso que el rey demonio Valentine. ¿Por qué se molestaría en salir de su camino para matar al Arzobispo Reyhiem? Unas pocas amenazas bien plantadas de Diablo, y él podía hacer que literalmente cualquiera adorara el suelo sobre el que caminaba.

Entonces, ¿por qué tuve que lidiar con esto…? 

Saare todavía estaba haciendo todo lo posible para defenderse del aluvión de Diablo, pero sabía que el final estaba cerca. Su resistencia y su agudeza mental estaban a punto de agotarse.

“Heh-heh-heh-heh-heh… Vamos. Pon un poco más de esfuerzo. Muéstrame una o dos habilidades interesantes”.

Y el demonio también disfrutaba alegremente la vista. Saare solo quería llorar. Desde el fondo de su corazón, quería irse a casa.

Había sido alabado como un genio. Era longevo, gracias a su sangre élfica, y su esfuerzo intrépido lo ayudó a afinar su estilo de lucha hasta un punto máximo. Su recompensa por esto, fue la habilidad única Todo- Terreno, que le permitía comprender completamente y adquirir el arte de un oponente después de verlo solo una vez. Funcionaba según el mismo principio que el Usurpador de Hinata, solo que orientado específicamente hacia las artes.

Sobra decir que usar estas artes realmente requería una habilidad física superior. Saare lo sabía bien, y gracias a eso, había dominado una amplia variedad de habilidades, incluidas combinaciones complejas de magia/artes que se encontraban entre los movimientos más difíciles para realizar.

Agregar efectos mágicos como esos a su propia aura desbloqueó el acceso a algunos cortes de espada increíblemente poderosos. Por lo tanto, prefirió usar Corte Espiritual, un movimiento básico de Espíritu de Lucha y también la mejor forma de aumentar la capacidad física. A esto agregaría cualquier elemento contra el que su enemigo actual fuera más débil, permitiéndole desatar un ataque que podría atravesar a casi cualquier enemigo.

Eso era motivo de orgullo para Saare—y nada de eso funcionaba aquí. Antes de que pudiera desplegar la magia, Diablo analizó su estructura y la desmontó. Le robó a Saare su habilidad para doblegar las leyes de la naturaleza—y sin eso, no habría milagros hoy. En cambio, renunciando a la magia, optó por luchar con la espada de aura de Espíritu de Lucha.

“Maldición”, susurró amargamente.

Lo más frustrante de todo esto era que Diablo ni siquiera se estaba esforzando. Podía decirlo. La diferencia en la habilidad mágica por sí sola era como comparar un guerrero con un recién nacido. Lo mismo era cierto en fuerza física. Solo en habilidades tácticas, algo que se podría aprender en el campo de batalla y en ningún otro lugar, Saare podría considerarse a sí mismo cerca—pero incluso entonces, Diablo ya estaba cerrando la brecha en el espacio de esta pelea. La velocidad de su crecimiento era vertiginosa. Si quisiera, Diablo podría haber matado fácilmente a Saare en este momento.

Y si no es así, eso debe significar…

Diablo no tenía intención de acabar con su vida. Lo que significaba que alguien más debería haber matado a Reyhiem. ¿Pero quién?

Sí. Hinata nunca quiso involucrarse con todo esto, y el incidente ocurrió después de que ella se fue—como si apuntara a ese momento exacto. Es tan…… tan sospechoso. Espera. Ni siquiera es sospechoso. Tenía que ser el Clero de los Siete Días el que estaba detrás de esto. Saare estaba seguro de eso. Y justo entonces:

「Saare, hemos venido a brindarte ayuda 」

「¡Alégrate! ¡Destruiremos a este demonio juntos! 」

「Detén al demonio por nosotros. Nuestra magia se encargará de él 」

El aire se distorsionó detrás de él mientras Saare sentía una nueva presencia, una que tenía una cantidad asombrosa de fuerza. Eran los miembros del Clero de los Siete Días—tres en total—y, a pesar de la forma en que lo expresaron, la magia que intentaban lanzar era demasiado peligrosa para usar en este espacio.

Un buen criminal siempre sabe cómo destruir la evidencia. Y en este caso, la “evidencia” era cualquiera que supiera que Diablo no mató a Reyhiem. Lo que incluía a los periodistas. No eran idiotas—muchos de ellos ya se habían dado cuenta de lo mismo que Saare. Fue la razón por la que Diablo los mantuvo cerca.

Entonces, si el Clero no estaba apuntando a Diablo en absoluto… “¡Corran! ¡¡Aléjense!!”

Justo cuando Saare se giró hacia la prensa y dio esa advertencia, una bola de fuego masiva envolvió toda el área.

***

 

 

Un rayo de fuerza candente penetró el pecho de Hinata. A toda prisa, vine a ayudarla a levantarse.

“Hey, ¿estás bien?”

“Ngh… ¡Gaaah!”

Estaba tosiendo sangre. Pero a través del dolor, ella todavía se llevó una mano al pecho, intentando lanzar un hechizo. Falló—como lo haría, dado que ya no podía hablar más. En cambio, se relajó, tendida en mis brazos. La sangre de ella comenzó a manchar mi ropa de un brillante tono carmesí.

Publicidad Y-M3

A menos que hiciera algo, Hinata iba a morir sin saber lo que sucedió. Podríamos resolver la línea de tiempo que condujo a esto más adelante. Saqué una poción de mi estómago y la rocié sobre su pecho. Pero, aunque esto normalmente comenzaría el proceso de curación de inmediato, ahora—de todos los tiempos— no pasó nada.

Entendido. El sujeto Hinata Sakaguchi posee una alta resistencia a la magia. Su cuerpo desmonta automáticamente las magículas, neutralizando sus efectos.

¿Se cancela la magia?

“La magia no funcionará en Hinata-sama”, dijo su asistente Arnaud, sacudiendo la cabeza mientras corría hacia mí. “Cualquier magia de recuperación debe ser sagrada en su alineación, de lo contrario se neutralizará en contacto…”

Ah. Entonces, la magia sagrada, que no funcionaba a través de las magículas, ¿estaba bien? Estas pociones eran inútiles, entonces. En ese caso…

“En ese caso, no te quedes ahí parado. ¡Lanza magia sagrada sobre ella!”

Necesitábamos algo más efectivo. Hinata todavía estaba viva. Si usamos magia sagrada para curarla, ella debería poder recuperarse.

Después de que les grité, Arnaud y los otros paladines comenzaron a actuar. Pero no pudieron moverse. Algo los estaba bloqueando—un anillo de luz, uniendo a todos los paladines. Un grupo de personas, cada una con una gran cantidad de poder, había usado un hechizo de teletransportación de alto nivel para saltar a nuestra área, restringiendo a Arnaud y al resto.

Los dos visitantes misteriosos se arrodillaron ante mí.

「Rey Demonio Rimuru, es un placer conocerte. Somos miembros del Clero de los Siete Días, y hemos venido aquí para castigar a Hinata Sakaguchi por violar nuestras órdenes…」

Seguro que era descarado de su parte.

Publicidad Y-M1

Hinata estaba en el suelo, apenas consciente; Arnaud y los otros paladines estaban atados; y luego aparecen estos tipos. Ya había oído hablar del Clero de los Siete Días antes. Adalmann no parecía apreciarlos demasiado. Eran muy sospechosos. Quería aprender más de ellos, pero las cosas eran urgentes en este momento.

“No sé qué está pasando con ustedes”, dije, tratando de parecer lo más molesto posible, “pero no se interpongan entre Hinata y yo. Ya arreglamos las cosas entre nosotros, así que no la dejaré morir”.

El clero levantó los brazos en alto, dejando claro su desacuerdo.

「Desafortunadamente, debemos insistir. Hinata, la mujer allí, ha ignorado la voluntad del dios Luminous. Esto es una blasfemia, y debemos emitir un castigo divino en respuesta 」

La irritación de estos tipos. Se teletransportan directamente a mi patio trasero y piensan que pueden decir lo que quieran.

“¡P-pero…!”

“¡Por favor, perdona a Hinata-sama! Ella tenía sus propias motivaciones para esto…” El clero no tenía interés en los alegatos de los paladines.

“¡No me vengas esa basura!” uno de ellos gritó de repente. “Nos engañaron a todos, ¿no?! ¡Querían a Hinata-sama muerta desde el principio!”

Publicidad Y-M3

Este era el capitán de esa banda de cien, el que se había enfrentado a Shion. Entonces, de repente, las cosas comenzaron a ponerse un poco agitadas… con lo que quiero decir, el paladín que estaba junto a él sacó su espada y la hundió en el cuerpo de ese capitán.

“¿Qué—? Garde, t-tú…” el capitán jadeó.

“Qué insolencia, Leonard. Me niego a permitirte hablar tan mal de los Siete Días. Estuviste conspirando con la rebelde Hinata todo el tiempo, ¿no? ¡Tú fuiste quien nos engañó!”

La acusación gritada creó un gran revuelo entre el resto de los paladines. Supuse que no tenían idea de quién decía la verdad. Ese era el poder político que este Clero debe haber tenido sobre ellos. Pero eso no era cierto, ¿verdad? Quiero decir, ese rayo de calor o lo que sea que vino de la dirección de Garde. Lo que significa…… Bueno, eso significaba que no tenía idea de qué hacer a continuación.

Las cosas eran tan caóticas que no había esperanza de volver a ponerlas en orden. Quería recuperar a Hinata del borde de la muerte, pero el Clero estaba en mi camino—y ahora Leonard fue traicionado por sus propios hombres y en peligro mortal. Y luego el Clero dice que quieren a Hinata muerta por desafiarlos, aunque no parecen ser hostiles conmigo.

¿Y ahora que…?

El primer trabajo era salvar a Hinata. Shizue me pidió que lo hiciera, pero más allá de eso, creo que estábamos a solo unos pasos de resolver todo el uno con el otro. Si pudiéramos hacer las paces, supuse que eso podría conducir a relaciones más amigables tanto con la Santa Iglesia Occidental como con la nación de Ruberios. Abandonarla nunca fue una opción para mí.

“Miren, los escucharé a todos más tarde. Esta es mi nación, y deben seguir mis leyes mientras están aquí. Um, eres Arnaud, ¿verdad? Lanza tu magia curativa sobre Hinata, ahora”.

En realidad, mi nación no tenía leyes, pero aún tenía poder ejecutivo y tenía la intención de ejercerlo. Pero el Clero de los Siete Días no quedó impresionado.

「No podemos permitir eso. Los seguidores de Luminismo han jurado lealtad absoluta al dios Luminous. Incluso si el rey demonio Rimuru lo desea, nadie aquí ejecutará su solicitud 」

Estaban evitando que todos los paladines hicieran nada. Era muy molesto. No había tiempo para intentar razonar con ellos. Pensé en forzar el problema—pero tal como lo hice, Diablo me envió una Comunicación de Pensamiento.

「Rimuru-sama, tengo un informe de emergencia—」

Publicidad M-M2

「¿Qué es? Hazlo rápido; estoy un poco ocupado 」

「Disculpe. He descubierto al asesino de Reyhiem. Es un grupo conocido como el Clero de los Siete Días; parecen haber ideado todos estos eventos detrás de escena 」

「Hohh…」

「Me enfrento a tres de ellos en este momento, y me temo que dejarlos con vida podría causarnos daño más tarde—」

「¿Puedes proporcionar evidencia de que son los asesinos?」

Publicidad M-AB

「Tenemos un cuerpo de prensa lleno de periodistas de todo el mundo aquí como testigos, mi señor 」

「… Muy bien. Permiso concedido. Aniquílalos 」

「¡¡Sí señor!!」

¡Qué momento más impecable! Diablo definitivamente ganó una nominación para el mayordomo más valioso en este momento. No tenía idea de cómo había diseñado esto para que funcionara tan bien, pero supongo que siempre fue el hombre adecuado para el trabajo.

Esto resolvió muchos acertijos de mi parte. ¿Entonces el Clero de los Siete Días eran los malos aquí? Sus motivos no estaban claros para mí, pero supongo que estaban detrás de Hinata, no de mí. La querían muerta, presumiblemente porque sería un problema para ellos de estar viva—y dado que ella sería un enemigo demasiado formidable para ellos, habían ideado un plan para poner al resto del mundo en su contra.

5 13 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios