Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 7

Capitulo 5: Choque entre Santos y Demonios

Parte 4

 

 

Ella minimizó por completo sus posibilidades, y aunque haber convocado a Ifrit fue una sorpresa, no era un problema grave. Había perfeccionado sus habilidades hasta el punto de que tenía la Adquisición de la Fuerza, una habilidad para romper las reglas que era completamente efectiva contra enemigos más débiles.

Hinata pensó que obligarla a recurrir a eso era impresionante de Rimuru. Pero eso fue todo.

Publicidad M-AR

Hinata invocó a Usurpador como como primera opción, solo para ver con qué tipo de enemigo se enfrentaba. Esta vez, sin embargo, le falló. Lo intentó una segunda… y una vez que lo hizo, el resultado que volvió a ella fue “bloqueado”.

Esa era la segunda vez que lo había visto. La primera fue contra Luminous Valentine.

¿Entonces estás en las mismas alturas que Luminous…?

Hinata estaba impresionada. Y en tan poco tiempo, también. El engaño no iba a lograr mucho aquí.

Se quitó la espada Dragon Buster de su espalda y la arrojó a un lado, dándose cuenta de que no sería de ninguna ayuda para ella. En cambio, sacó el arma que Luminous le dio—Moonlight [Luz de Luna], una espada de clase leyenda. Y para protegerla, tenía su Armadura del Espíritu Santo, la versión “original” de las que habían recibido los otros paladines. Era una de las mayores contramedidas de la Santa Iglesia Occidental, un elemento manejado por los grandes Héroes del pasado, construida para combatir dragones y monstruos. Solo aquellos verdaderamente amados por los espíritus podrían usarla.

Publicidad Y-M2

La luz envolvió a Hinata, instalándose en la forma de una armadura brillante sobre su cuerpo. Ahora estaba libre de todas las restricciones y más fuerte que un Iluminado—un Santo en términos de fuerza. Ahora, era un choque de poder contra poder—y estaba dispuesta a arriesgarlo todo.

La aburrida rutina en la que se había convertido su vida, acababa de llegar a su fin.

Hacer la guerra sin ninguna esperanza de ganar era obra de un loco—pero aquí, el corazón de Hinata estaba cantando. Ella sonrió un poco. Rimuru le preguntó si había recibido el mensaje, lo que significaba que estaba listo para resolver esto con un duelo.

Publicidad Y-M2

Supongo que puedo absolverme con una victoria aquí…

Con la mente y el corazón decididos, dejó que su corazón latiera su ritmo frenético mientras apuntaba con su espada a Rimuru.

***

 

 

Hinata me apuntó con su espada.

¿Escuchó el mensaje y aun así, decidió pelear conmigo? Pensé que quería hablar cuando arrojó esa arma, pero supongo que no—ella simplemente sacó una de aspecto aún más malo, con los ojos clavados en mí.

Ah bueno. Ganemos esto y que me cuente la historia entonces.

Al enfrentarme a ella de esta manera, no pude evitar recordar que esta mujer no tenía debilidades en absoluto. De todas las armas existentes en este mundo (las que había visto de todos modos), esto tenía que estar muy lejos de cualquier otra cosa.

Saqué mi katana para abordarla. Si supiera que se va a sacudir así, debería haber hecho que Kurobe terminara esa katana que estaba preparando para mi uso personal. Una que había estado guardada en mi estómago durante un tiempo, empapada en un flujo constante de magia y ahora tenía un tono negro de aspecto saludable desde la punta hasta el mango, pero estaba en el taller de Kurobe en este momento.

Lo había esperado tanto tiempo que pensé que no había mucha prisa. Sin embargo, frente a la espada de Hinata, esta sustituta que tenía en mi mano parecía un poco insípida. Será mejor mantenerla dentro de mi aura por protección e intentar evitar muchos choques de espadas.

Entonces hice que Uriel tomara el control de mi habilidad Aura Mágica, cubriendo la espada con una llama oscura y atronadora. Todo listo ahora. Veamos qué hace Hinata.

Comenzamos con algunos intercambios de ultra alta velocidad. Acababa de comenzar, y ella estaba yendo a toda máquina.

La velocidad de la espada de Hinata era asombrosa. Acelerador Mental elevó la velocidad computacional de mi cerebro a un millón de veces la normal, y apenas podía reaccionar. Incluso me recordó mi lucha contra Milim. Pero no estaba perdiendo. Rechazaría el golpe y luego regresaría con un corte.

Publicidad M-M3

Habíamos intercambiado algunos golpes en este punto, pero ninguno de nosotros había dado un golpe. Tampoco hubo golpes en mi cuerpo, de lo que me alegré. Nos estábamos probando el uno al otro, pero aún no podía entender de lo que era capaz. Incluso con el apoyo de Raphael y el poder de un rey demonio, nada.

Publicidad M-M1

Ella tiene que ser un monstruo. Francamente, pensé que iba a abrumarla un poco más. Quiero decir, sí, ella es fuerte, pero como un verdadero rey demonio, pensé que eso me daría una ventaja corporal decisiva—pero estábamos iguales.

Hinata, aparentemente leyendo el camino de mi espada con precisión robótica, siempre se lanzaba en el momento justo. No había movimientos extraños en su flujo, e incluso cuando retrocedí, ella solo se encogió de hombros y me lanzó una ráfaga de golpes afilados, mirándome en busca de debilidades. El viejo yo no habría tenido una oportunidad, apuesto—lo que significa, en otras palabras, que Hinata realmente no estaba dándolo todo la última vez. Tuve suerte, supongo.

No puedo guardarme nada frente a ella.

***

 

 

Supongo que no está jugando, pensó Hinata.

Había esperado abrumarlo con su espada, haciéndole aceptar la derrota en una etapa temprana. Pero Rimuru era fácilmente su igual. Le había llevado diez años pulir sus habilidades con la espada, y él las estaba contrarrestando todas.

El cuerpo humano tiene sus límites. Solo usando la magia, las habilidades y las artes al máximo podrías finalmente enfrentarte a los monstruos. Y Rimuru ni siquiera necesitaba respirar. Su resistencia nunca disminuiría, sus músculos nunca dolerían, y no se requería curación mágica para asegurar eso.

Heh-heh… Estar de pie en el mismo nivel así me hace dar cuenta una vez más de lo injusto que es esto…

Ella entendió la desventaja que enfrentaba desde el principio al lidiar con monstruos. La supervivencia del más apto era la ley imperante en este mundo, por lo que era vital establecer todas las condiciones que necesitabas para la victoria por adelantado. Ella aceleró el Medidor, acelerando su mente miles de veces, incluso empujándolo más allá del límite mientras medía su entorno. Puso la máxima presión sobre su cerebro, incluso reventando capilares—algo que manejaba con magia auto regenerativa antes de que el enemigo pudiera disfrutar de un solo atisbo de debilidad.

En este estado, el mundo parecía estar congelado para ella—pero aún no era suficiente. Ella usó la habilidad de Predicción de Cálculo de Medidor para descubrir los caminos de los ataques de Rimuru. Así de acorralada se sentía. Cada opción disponible debía ser utilizada—pero Rimuru todavía parecía que se lo estaba tomando con calma en comparación.

Se secó la gota de sangre que acababa de gotear de su nariz, asegurándose de que nadie lo notara, y contuvo el aliento. Si esto continuaba por mucho tiempo, la derrota estaba garantizada. Incluso en su estado actual de nivel Santo, el cuerpo humano de Hinata la limitaba. Si quería convertirse en un cuerpo espiritual semihumano, todavía tenía que superar un muro más.

Usurpador, su principal salvavidas, estaba bloqueado e inútil. La única ventaja con la que siempre podía contar contra enemigos más fuertes había desaparecido. En cambio, tenía que abrumar a Rimuru con todas las habilidades técnicas que había cultivado a lo largo de los años—y ¿este era el resultado?

La espada que Luminous le otorgó albergaba una cantidad aterradora de poder. Usar su fuerza mágica para impartirle aura les causaba a sus enemigos el tipo de daño letal que las habilidades básicas de regeneración no podían contrarrestar. Incluso los enemigos con Regeneración Ultra-Rápida podrían reducirse a la mitad con esta cosa.

Publicidad Y-M3

Si pudiera quitárselo de encima, pensó Hinata, esto habría terminado. No matarlo. Si podía hacer que Rimuru aceptara su victoria, entonces se resolvería. Pero ella simplemente no podía asestar ese golpe. El dominio magistral de Rimuru del aire a su alrededor, además de sus habilidades físicas perfeccionadas, le permitían predecir con precisión cada movimiento de su espada.

No puedo superar su crecimiento—pero solo en términos de capacidad física. No estoy tan segura de que su habilidad técnica haya mejorado…

Había evolucionado, y mucho, pero sus talentos innatos no habían cambiado tanto como antes. Incluso si él pudiera robar artes como Hinata, todo lo que involucraba era comprender los fundamentos y hacer que tu cuerpo recordara los movimientos. Hacer un uso completo y real de ellos, tomaba años de práctica repetitiva. Eso tenía que aplicarse tanto a Rimuru como a ella—y ella contaba con eso para su victoria.

Esto podría deberse a la experiencia de lucha, y Rimuru carecía mucho allí. Hinata podía ver eso, y entonces cambió de táctica, alternando su ritmo para sacarlo por sorpresa. Fintas, en otras palabras. Aprovechando al máximo sus habilidades pulidas, hizo todo lo posible para llevar a Rimuru a su destino…

***

 

 

De repente, la espada de Hinata comenzó a acelerarse.

Sus habilidades con la espada parecían cambiar de marcha cada segundo. Mi cerebro iba un millón de veces más rápido de lo normal, pero era como si ella tuviera su espada aquí, y luego al siguiente instante, bam, está allí, como un video corrupto en línea.

Esto no es gracioso, pensé mientras hacía todo lo posible para rechazarla. Era Hinata Sakaguchi en pleno apogeo. Ya lo sabía, pero no la llamaban “defensora de la humanidad” solo por ser amables.

Así que la vigilé mientras continuamos intercambiando ráfagas de golpes. Tenía una pequeña sonrisa en su rostro, mirándome como si su victoria estuviera asegurada. Ella no necesitaba sus ojos para lograr esos movimientos. Se centraban directamente en mí, como sensores sintonizados para detectar todo en el área, detectando ataques.

El núcleo de su cuerpo se mantuvo firme, manteniéndola en una posición natural que podría manejar cualquier avance o retroceso. Ninguno de sus movimientos era forzado; ella podría llevar a cabo una variedad de ataques desde una posición neutral relajada sin necesidad de ninguna ayuda.

No sabía cómo estaba leyendo todos mis ataques, pero era claramente un libro abierto para ella. Mientras tanto, observaba sus movimientos de ataque, luego usaba mis dones físicos para encontrar una manera de esquivar. No era exactamente fácil, no. Me la estaba jugando, y si esto seguía así, se me garantizaba que perdería.

Estaba bastante seguro de que estaba más dotado físicamente, pero por alguna razón, ella conocía cada ataque antes de que lo desatara. Como luchadora técnica, ella era claramente mejor. En esta batalla, ella no estaba bajando la guardia en absoluto. Todo—el ambiente, su personalidad—era diferente de la última vez. Y esos ataques, cargados con tanta fuerza como estaban, estaban destinados a dañarme gravemente si golpeaban.

Recibido. El golpe no sería letal, pero drenaría una gran cantidad de energía mágica.

Sí, ¿ves? Y no ser letal era genial y todo, pero un ataque, y lo pagaría caro. Unos pocos seguidos, y estaría en peligro.

Según Raphael-sensei, esa espada suya también tenía algún tipo de fuerza especial. Sus longitudes de onda podrían cambiar las leyes locales de la naturaleza, permitiéndole romper mi barrera multicapa. ¿De verdad? No puede ser. Pero dudaba que Raphael-sensei estuviera equivocado.

***

 

Publicidad Y-M2

 

¿Oh? ¿Lo siento? ¿Te molesté? 

Reporte. Próximo ataque entrante.

Ups. No hay tiempo que perder en mis pensamientos. Hinata tenía una espada afilada con ella, y la trabajaba libremente, pasando de golpes a golpes en un solo movimiento, como una danza.

Ella no era nada sino estable, rehuía todos los movimientos mágicos o elegantes y confiaba en los juegos de espada de libros de texto para atacarme. Para ser honesto, la única otra persona en este mundo que podría enfrentarse a Hinata en una pelea de espadas era Hakurou—y desafortunadamente, Hakurou probablemente perdería. La diferencia de potencial era demasiado grande.

Mirándola así, Hinata era realmente una genio del combate. Ningún ataque a medias podría funcionar sobre ella. Por ejemplo, invocar una Replicación tuya para luchar contra ella no tenía sentido, porque las habilidades definitivas solo podían ser utilizadas por el cuerpo original, mientras que las Replicaciones solo podían usar habilidades únicas.

Publicidad Y-M3

Hinata cortaría esos clones pronto. Incluso si adoptaras el enfoque de Souei y le asignaras a cada copia solo las habilidades que necesitaban, eso no te daría libertad para cambiar tus tácticas a mitad de camino, lo que significaba que nunca seguirías su ritmo.

Trucos como ese podrían dejarte abierto, lo cual era tabú. Quizás no era la estrategia más emocionante, pero sería mejor esperar a Hinata hasta que se fatigara. La fatiga nunca me llegaría a mí, después de todo.

¡Pero ahora mírala—está acelerando sus cortes!

… Espera no. Aguanta. Ya no puedo leerla. Estaba observando su movimiento, tomando medidas evasivas, pero ahora ella me perseguía con ataques de seguimiento, anticipando dónde aterrizaría cada vez. Espera, esto no puede ser correcto…

Recibido. Estás siendo atraído al área que ella planea atacar.

Ah, eso tiene sentido. Donde sea que trato de escapar, Hinata siempre está ahí con el ataque perfecto. En otras palabras, ¿puede hacerme ir a donde quiera?

Mi ropa se rasgó. Los golpes comenzaron a acumularse más rápido. Oh mierda. Esto es muy, muy malo.

¡Sensei! ¡¡Raphael-sensei!!

Mi única oportunidad era que Raphael me rescatara. ¿No hay algo que podamos hacer? ¡Piensa, amigo!

Reporte. Predecir Ataque Futuro aprendido. ¿Usar esta habilidad?

Sí.

No.

 

… Whoa. Me alegro de haberlo preguntado. Este tipo es imparable. Siempre supe que sensei me salvaría en un apuro. Tuve problemas para entender lo que decía de la nada, pero eso sonaba como una habilidad increíble que acabo de adquirir, así que…

Reporte. No fue adquirido. Fue aprendido

¿UM, está bien? No me importa, me quejé para mí mismo.

Como dijo sensei, observando los movimientos de Hinata, razonó que ella debe estar prediciendo mis ataques para esquivarlos todos tan perfectamente. Lo que significa que había aprendido al observarla durante nuestra batalla juntos.

… Espera, ¿puede hacer eso?

Publicidad M-M4

Recibido. Sí, es posible.

Huh. Supongo que sí. Y realmente tenía la habilidad ahora, así que no mentía.

Inmediatamente usé esa habilidad, y cuando lo hice, pude ver líneas de luz en mi visión—impresas en mi cerebro, si quieres—como cualquiera de mis otros sentidos.

Uno de ellos brillaba. Levanté mi espada para bloquear su trayectoria, luego me maravillé de lo fácil que me permitía bloquear la espada de Hinata. Esas líneas de luz deben representar los cortes y empujes actualmente posibles desde la posición de mi adversario, con sus caminos proyectados. Unas pocas repeticiones más, y noté que algunas de estas líneas eran de color negro—esto significaba imprevisibilidad y un ataque más amenazante en el camino. En otras palabras, supongo, todas sus fintas y ataques de bajo nivel ahora podrían calcularse previamente, pero una maestra como Hinata no podría predecirse todo el tiempo.

Este cálculo previo ni siquiera era la parte aterradora de este movimiento. Eso yace en su precisión. Las líneas de luz no representaban posibilidades; si la predicción fue exitosa, había un 100 % de posibilidades de que un ataque se produjera de esa manera.

Y si ese fuera el caso, Hinata ya no era una amenaza para mí. Sus fintas ya no eran fintas; eran solo un paso más en el camino a la perdición.

¡Gané!

Y con esa nueva confianza, dejé que mi cuerpo fluyera y seguí la guía de Predecir Ataque Futuro, intentando quitarle la espada a Hinata de la mano…

***

 

 

Era instinto, una corazonada sin fundamento en su mente, y le decía que dejar que su espada continuara por este camino sería un error fatal.

Hinata prefería un enfoque lógico para la batalla. Ella nunca aceptaba un comportamiento que iba en contra de la evidencia en cuestión. Pero esta vez, ella creía en su sexto sentido. Eso la salvó. Fue solo una finta, por suerte, y ella pudo alejar su espada de su camino—o realmente, empujó su propio cuerpo en el camino, haciendo contacto con Rimuru y saliendo a una distancia segura.

Publicidad M-AB

Rimuru pareció un poco sorprendido por esto, pero preparó su espada una vez más, esperándola. Hinata hizo lo mismo—pero algo era diferente. Ahora, Rimuru parecía un luchador diferente al de antes. Ella intentó una finta. Él la ignoró, dejando que la espada zumbara como si ni siquiera se registrara, y cortó a Hinata en su lugar. No hubo un momento de vacilación, como si supiera exactamente lo que Hinata haría a continuación.

… ¿Fue una coincidencia? No… es incluso más preciso que mi predicción de cálculo…

Estaba inquietantemente cerca de predecir el futuro. Ella sintió que él estaba leyendo casi perfectamente sus pensamientos.

La velocidad a la que está creciendo es increíble. Puedo superarlo en habilidad con la espada, pero su habilidad latente lo compensa con creces. Nada a medias funcionará contra él. Y si no…

Con frialdad e imparcialidad, Hinata se comparó con Rimuru. En ese momento, se dio cuenta, sus posibilidades de victoria cayeron en picado. Había esperado una resolución rápida, ya que más tiempo solo apuntalaría la posición de su oponente, y aquí estaba el resultado. Si quería vencer a este tipo, ahora se daba cuenta de que tenía que tirar todas las sutilezas, cualquier esfuerzo para “ir fácil” o no matarlo activamente.

5 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
7 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios