Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 7

Capitulo 4: El Segundo Enfrentamiento

Parte 1

 

 

La carretera hacia el Reino de los Enanos estaba completa, y teníamos un horario establecido para el camino a Blumund—pero seguía cada vez más ocupado. Necesitábamos establecer una nueva carretera a la Dinastía Hechicera de Sarion, y Milim y su gente necesitaban una ciudad entera planeada para ellos.

Había mucho qué hacer, y en el proceso, también estábamos desarrollando un festival masivo y tramando un plan para conquistar el Reino de Falmuth. Sabía que convertirme en un rey demonio pondría un montón de cosas más en mi plato, pero esto estaba llevando mi carga de trabajo al límite absoluto.

Y en medio de todo esto, recibí terribles noticias de Souka: Hinata Sakaguchi estaba en pie de guerra, y se dirigía directamente hacia mí.

Ya que Souka estaba allí, jadeando mientras me informaba, me llevé una mano a la cabeza. Estaba planeando inspeccionar nuestras forjas hoy, pero en cambio, cancelé eso y me dirigí a mi oficina para que me pudiera dar los detalles.

Aparentemente, me dijo, ella viajaba totalmente sin acompañante. “¿Sola?”

“Sí”, dijo, mirándome directamente. “Nanso informó desde su puesto de observación fuera de la barrera de Ruberios que no vio a nadie saliendo de la ciudad santa. Solo Hinata, a quien nos dijiste que vigiláramos especialmente, fue vista en Ingrasia”.

La guía de Souei lo había convertido en un maestro del espionaje. Si eso es lo que dijo, tenía que ser cierto. “¡Espera un momento!”

Publicidad Y-M1

Entonces Touka, otra guardia bajo el mando de Souka, saltó de su sombra. “Hemos detectado nuevos movimientos”.

“¿Qué pasó?”

“¡Cuatro paladines han aparecido para unirse a Hinata, Souka-sama!”

“¿Solo cuatro?”

“Sí señora, pero todos parecen ser muy poderosos. Usaron algún tipo de magia para sacudirnos la cola casi de inmediato”.

Touka parecía disgustada cuando nos dio la noticia. Hmm. ¿A qué se debió todo eso? ¿Se fue sin decirle a nadie, y vinieron corriendo tras ella? Parecía dudoso. ¿Estaban escalonando su despliegue antes de ser observados? No, tendrían mucho más cuidado si esas fueran sus tácticas.

No podía decirlo, pero tuve que reconocérselo a Hinata. Siempre un paso por delante de mí. ¿Ignorando a cualquiera que la arrastrara hacia abajo e intentando golpearnos solo con las mejores personas que tenía? Tal vez pensó que cualquier cosa menos se interpondría en el camino.

Entonces…

“Supongo que Hinata quiere pelear con nosotros, ¿eh?”

No quería pensar mucho en el combate con ella, pero todo se reducía a las acciones que ella decidió tomar. Dudo que pierda tan fácilmente ahora, pero no podría jugar con ella. Esperaba que mi mensaje abriera su mente a la idea de hablar las cosas, pero…

“Eso no está claro. Sin embargo, llevaba una espada de aspecto extraño, así que dudo que venga en términos amistosos”.

Hmm. Ella está armada, ¿eh? Bueno, estar armada era un hecho en este mundo, y no es como si se pudiera marchar hacia un rey demonio con las manos vacías. Sería imprudente suponer que esto significaba que estaba de humor para pelear.

“No sé… eso no es suficiente para tomar una decisión”.

“Los paladines también estaban completamente armados…”

“¿Oh enserio? ¿Con armadura completa?”

“¡Sí! ¡Completa, señor!”

Hmm. Totalmente equipados. Bueno, con esos paladines uniéndose a Hinata listos para la batalla, tuve la sensación de que se avecinaba una pelea. Me decepcionó. No era fanático del combate.

El movimiento indicaba que éramos una espina en su costado, y ella quería una forma de lidiar con eso. ¿Pero qué quería después de eso? Si no tratamos de entendernos, entonces un lado tendría que ser eliminado. Sería una gran lucha de vida o muerte.

Si Hinata declinó hablar con nosotros, tendríamos que forzar nuestra voluntad sobre ella de cualquier manera posible. Ella se negó a mirar el asunto desde nuestra perspectiva; ella se negó a escuchar nuestras palabras.

Realmente no puedo llamar a eso el camino principal, de ninguna manera real. ¿Hinata no entendió eso? Ella nunca me había escuchado realmente desde que nos conocimos, pero no pensé que fuera tan cerrada de mente.

¿Era su luminismo la causa de ello? Tal vez ella no vio por qué un monstruo como yo merecía ser escuchado. Estoy seguro de que su fe le sirvió bien en muchos aspectos; era importante para ella, pero no estaba tan seguro de que la creencia ciega fuera lo mejor para ella. Cualquiera que viva en el Japón moderno se sentiría así, dada toda la sangre que se ha derramado en nombre de la religión. Es importante usar los ojos y los oídos—y pensar con la cabeza. De lo contrario, solo estás apagando tu mente, ¿verdad? Es estúpido.

De todos modos, dependía de ella usar la información que tenía a la mano. ¿Qué decidiría ella? ¿Cómo actuaría ella? Ese era todo su problema. Si Hinata decidió ser hostil con nosotros, estaba listo para ello.

Las malas noticias siempre vienen en oleadas.

Sacudí mi cabeza, tratando de reajustar mis pensamientos. “Oh bien. Reuniré a mi personal y elaboraré un plan…”

Con Hinata potencialmente atacando pronto, no podríamos permitirnos estar inactivos. Incluso si hubiera solo cinco de ellos, esos tipos no eran nada para subestimar. Cada vez que un rey demonio era derrotado, casi siempre era por un Héroe y sus compañeros cuidadosamente seleccionados.

No me había propuesto convertirme en un rey demonio, pero ahora que lo era, no iba a sentarme aquí a dejarme derrotar. Necesitábamos decidir quién abordaría a esos cuatro paladines mientras yo me encargaba de Hinata.

Publicidad M-M5

Entonces apareció Diablo, con una expresión bastante sombría en su rostro. “Rimuru-sama, tengo un informe”, dijo, teniendo problemas para pronunciar las palabras.

“¿Qué pasa? ¿Tenemos un problema?”

Tenía que ser eso. La confianza habitual de Diablo no se encontraba por ningún lado.

“Sí”.

Publicidad Y-M2

“¿Qué es?”

“Reyhiem está muerto. No estoy seguro de la causa, pero probablemente fue asesinado. Tenía una salud perfecta la última vez que lo vi, así que fue un accidente o un asesinato”. Hizo una pausa y me miró disculpándose. “Esto fue mi culpa, Rimuru-sama. Después de toda tu preocupación por que él fuera silenciado…”

Dije algo de improviso sobre eso, ¿no? No pensé que realmente sucedería.

No teníamos idea de lo que había sucedido; todo sucedió dentro de la barrera que cubría el Sacro Imperio de Ruberios. Dada la situación, sin embargo, Diablo parecía bastante convencido de que lo mataron. Las cosas empezaban a parecer mucho más serias.

“Hay rumores que se extienden por las naciones vecinas de Falmuth”, continuó con amargura. “Hablan de un demonio que está planeando matar al arzobispo. Alguien está utilizando medios mágicos para difundir las noticias, y los Caballeros del Templo han sido desplegados en respuesta. Una vez que hayan terminado de prepararse en unos días, creo que se unirán a las fuerzas del rey Edward…”

Esto no formaba parte de los planes de Diablo. De hecho, podría tener un efecto gravemente adverso sobre ellos. Y, por supuesto, todo sucede justo cuando Hinata se mueve. No hay duda de eso—

Recibido. Se cree que todo está conectado.

Sí, incluso yo puedo ver eso. ¿Raphael pensó que estaba tan desesperado que no lo haría, o qué? ¡Venga! Je, je… Raphael puede ser una molestia a veces.

Pero esto era lo último que necesitaba. La Santa Iglesia todavía no me había marcado como un enemigo de su dios, pero eso era probablemente solo cuestión de tiempo ahora. Y una vez que se envió el decreto oficial, sería imposible evitar una guerra total. No van a decir “¡Vaya, nuestro error!” Y se retractarán.

Entonces le ordené a Souka que reuniera a mi personal. Todo lo que quería pensar era en desarrollar mi nación. Pero eso ya no parecía posible.

***

 

 

Publicidad M-M5

Era hora de una reunión de emergencia—con todas las manos en la cubierta, excepto Geld. “¿Está seguro de que no deberíamos llamar a Geld también, Rimuru-sama?”

“Sí. Él está trabajando duro en su proyecto para mí. Este es un problema entre Hinata y yo. Ya sea que se convierta en una pelea o no, no necesitamos un gran ejército”.

Esta no era una frenética defensa fronteriza. No parecía correcto contrarrestar un equipo de cinco con todo nuestro ejército. Quiero decir, con las enormes brechas entre los habitantes cada vez más débiles de este mundo, los números ni siquiera parecen significar mucho la mayor parte del tiempo.

Los paladines que se nos presenten serían clasificados como A o más altos, por lo que necesitaríamos a nuestro equipo principal en la primera línea para contraatacar.

Además, llamar a Geld y a todo su equipo de regreso aquí sería una pesadilla logística. Podría usar mi magia de transferencia para traerlos de vuelta, pero tomaría demasiado tiempo encontrarlos donde deberían estar. También necesitaríamos a alguien para vigilar a los prisioneros; no podríamos permitirnos ser descuidados con eso.

Al aceptar mi razonamiento, mi personal se sentó y escuchó a Souei transmitir la situación.

“Bien. Primero, un grupo de cinco liderados por Hinata, capitana de los paladines, viaja hacia Tempest. Sus compañeros son todos paladines de alto nivel, y eludieron con éxito los intentos del equipo de Souka de rastrearlos”.

El informe de Souei envió murmullos a toda la audiencia. Souka y sus hombres también eran todos de rango A, y aun así no podían seguir el ritmo. Eso mostró el tipo de amenaza con la que estábamos lidiando. Probablemente lo habrían logrado si estuvieran en el aire, pero volar los haría demasiado llamativos.

Tenían razón en no presionar su suerte, y gracias a la red de alertas que habíamos construido alrededor de la ciudad, Souei ya se mantenía al tanto del progreso de Hinata. La información es clave para cualquier estrategia, ya que estaba haciendo amplios preparativos para no tener sorpresas más tarde.

Sin embargo, tuve que reconocérselo a Souei. Sus habilidades de recolección de inteligencia eran fenomenales. Contratando informantes para que le proporcionen datos, disfrazando sus propias réplicas para enviarlas al campo… Le había enseñado un poco sobre los ninjas de mi mundo, y él había estado desarrollando eso a su propio estilo. Lo llamé mi “sombra”, y resultó que era una opción increíble para el trabajo.

Entre eso y la instrucción práctica que Fuze le dio, él era un espía profesional ahora. Si todos pudieran tomar las cosas extrañas de la Tierra que les dije y aprovecharlas hasta este punto, nunca tendría nada de qué preocuparme.

Souei también estaba entrenando y educando a Souka y al resto de su equipo, incluso usando a los lugareños para recopilar información para él. En este punto, él podría manejar todo eso sin que yo lo ordenara. Verlo allí, proporcionar su informe como si fuera su deber, me hizo sentir orgulloso.

“Los Caballeros del Templo en el área de Falmuth se están desplegando en las áreas fronterizas de sus vecinos, formando efectivamente un anillo alrededor de la nación. Se mueven rápidamente, en pequeños grupos, y creo que suman más de treinta mil. Su misión es destruir al demonio, y no parecen interesados en entrometerse en la guerra civil. Sin embargo, si esto sigue así, no podemos esperar mucho apoyo para Yohm-sama por parte de ninguno de los nobles poderosos en Falmuth y sus alrededores”.

Diablo se veía notablemente más pálido. Sin embargo, había recogido esta misma información, y no pareció sorprenderlo. No había duda de a qué “demonio” se estaban refiriendo, y probablemente se estaba muriendo por saber cómo se corrió la voz sobre él.

Treinta mil, sin embargo… Es curioso cómo todos estos caballeros de las naciones vecinas—unos pocos cientos aquí, unos pocos miles allí—podrían convertirse en una fuerza tan grande.

Eso no podría ser ignorado, y también podrían ser abastecidos indefinidamente desde las aldeas. Si esto se convirtiera en una guerra de desgaste, el lado de Yohm estaría en desventaja.

“… Sin embargo, los reyes de los diversos vecinos de Falmuth no siguen el ejemplo de la Santa Iglesia Occidental. Ninguno de ellos ha movilizado a sus ejércitos. Parece que la Iglesia también tiene sus propias facciones internas, lo que complica la cadena de mando en el área. Sería más fácil comprender la situación si tuviéramos una mejor idea de sus elementos internos…”

Souei sacudió la cabeza, un poco avergonzado por la información que faltaba en su informe. Sí, son una especie de grupo misterioso, ¿no? Incluso Yuuki afirmó no saber mucho sobre ellos. Además, los Caballeros del Templo parecían estar más abajo en el tótem que los Paladines.

“Deberíamos haberle preguntado a Reyhiem sobre esto”, comentó un abatido Diablo. Siempre era bastante autosuficiente, y nunca se molestaba en pedirle retroalimentación a alguien que veía como más bajo que él. Eso volvió a morderlo aquí.

“¡Exactamente! Este es tu fracaso, Diablo. ¡Sería mejor para todos si alguien más experimentado, como yo, tomara el mando!”

Shion aprovechó la oportunidad, por supuesto. Ella debe haber odiado ver al “chico nuevo” conseguir un gran trabajo como ese. Y tan listo como solía estar para responder, Diablo permaneció en silencio esta vez. Ah bueno. Tal vez le pregunte a ella en su lugar.

“… En realidad, Shion, si te dejo manejar la invasión de Falmuth, ¿qué harías?”

Tal vez—quiero decir, no es imposible—tal vez ella realmente tenía una estrategia decente en mente. “¡Dirigiría un ejército al reino y mataría a todos en las clases nobles, Rimuru-sama!”

Tal vez no.

“¡No! No, ¿está bien? ¡Eres una idiota!”

Publicidad M-M2

Si matamos a todos los miembros de la clase dominante, el vacío de poder conduciría a una guerra civil compleja y de varios lados. Sin alguien a quien apoyar, tendrías todo tipo de posibles caudillos compitiendo por el poder.

La mejor manera de mantener las bajas al mínimo era retener el sistema actual, reemplazar el mascarón de proa en la parte superior y dejar que el nuevo se apodere lentamente. Por eso hice que Diablo, más inteligente, manejara esto. Shion simplemente no estaba a la altura.

Publicidad G-M1




“¿No… está bien?”

Incluso ella debe haberse dado cuenta de lo tonto que era. Ella se quedó en silencio, parándose justo detrás de mí. Desearía que no se hubiera molestado en decirlo si fuera consciente de lo estúpida que la haría parecer, pero no estaba seguro de que realmente quisiera el trabajo de Diablo de todos modos. O tal vez esta era su forma de ayudar a Diablo a dejar esto atrás.

De cualquier manera, Diablo seguía siendo mi hombre para esto.

“Mira, Diablo, todos cometemos errores. Ni siquiera pensé que Reyhiem se moriría. Además, ¿es realmente tan importante que te hayan descubierto?”

“¿Qué? Pero, ¿Rimuru-sama…? Con toda esta charla sobre un demonio suelto, apenas podía…” Su preocupación principalmente parecía ser el alivio de su posición en este viaje.

“Escucha. Cuando cometes un error, es vital pensar en cómo puedes compensarlo. Cualquiera puede tirarlo y decir ‘Renuncio’ si se equivocan, ¿de acuerdo? ¡Esa es la salida fácil! Y además, el público en general ya sabe que Yohm está conectado conmigo. Eres un demonio, pero también eres un miembro de mi personal. ¿A quién le importa lo que dice la gente de Falmuth? Lo que importa ahora, es quién mató a Reyhiem, ¿verdad? Si podemos demostrar que no fuiste tú, entonces todos estamos bien. No tienes que pensar tanto en eso”.

Soy literalmente un rey demonio. Por supuesto que voy a tener un demonio o dos en mi personal. “Tiene razón”, dijo Shuna. “Y dudo que quisieras reemplazarlo con Shion de todos modos”.

“¡Estás equivocada, Shuna-sama! Si fuera yo, convertiría el Reino de Falmuth en un páramo de…”

La voz de Shion se apagó cuando Shuna le dirigió una mirada fulminante. Esos ojos eran demasiado agudos para ella.

“… No iba a hacerlo”, continuó Shuna con su voz fuerte pero severa. “Aprecio tu apoyo, Shion, por torpe que haya sido. Todos somos parte del personal de Rimuru-sama. No podemos permitir que pequeños errores nos sumerjan en la depresión”.

“Shuna-sama, estás sobreestimando los talentos de este demonio. Como secretaria oficial, ¡simplemente estaba enseñando a este advenedizo sobre la gravedad de mi posición!”

Publicidad M-M2

La burla que ella le dio tenía un poco de vergüenza. Tal vez eso era solo un estímulo. Un poco difícil de seguir, pero esa es Shion para ti. Shuna lo entendió mejor que yo. A veces, esa imbécil puede ser realmente inteligente.

“Bueno”, dijo Benimaru, “ahí lo tienes. La necesidad de refuerzos dependerá de nuestra estrategia. Si lo peor llega a ser peor, traeremos a Geld de regreso, y yo tomaré la primera línea”.

Los números no le preocupaban demasiado. Lo que lo hacía, era cómo iban a usar sus fuerzas. No había rastro de duda en su rostro; parecía que estaba listo para enfrentarse a todos los Caballeros del Templo del planeta.

Me alegré de poder confiar en él.

“¿Entonces quieres que continúe con el plan actual…?”

“Por supuesto, Diablo. Voy a tener mis manos llenas con Hinata, así que es tu trabajo manejar la adquisición de Falmuth. Yo fui quien te dio permiso para enviar a Reyhiem en primer lugar. Yo también tengo parcialmente la culpa. Así que quiero que veas esto hasta el final para mí, ¿de acuerdo? ¿O estás empezando a pensar que eso no será posible? En ese caso…”

“¡Oh, no, para nada! Tuvo la amabilidad de darme este trabajo, Rimuru-sama, y espero que me deje llevarlo a su conclusión”.

“¿Puedes hacerlo?”

Publicidad M-M5

“Heh-heh-heh-heh-heh… ¡Por supuesto!”

“Bueno. Sé que puedes compensar esto”.

Diablo asintió, su tranquilidad y confianza regresaron. Debería estar bien ahora. “Rimuru-sama”, dijo Shuna mientras sonreía a esto, “Tengo una sugerencia”.

“¿Oh? No escucho muchas sugerencias tuyas. Si quieres decir algo, adelante”.

“¿Por qué no intentamos buscar el consejo de Adalmann? Él era parte de la Santa Iglesia, aunque hace varios siglos”.

¿Adalmann? 

Entendido. Adalmann es el rey espectro que defendió el castillo de Clayman…

¡Ohhh! ¡Correcto! El chico no-muerto del que Shuna se hizo amigo. Creo que ahora es un espectro normal, con su poder desaparecido. Parecía totalmente asombrado cuando nos conocimos, hablando de cuán divino soy o algo así; supongo que es el tipo de persona que se aferra a una idea una vez que se le viene a la cabeza. Si él era parte de la Iglesia, tal vez él sabe algo sobre su funcionamiento interno. Las cosas deben haber cambiado entre ahora y entonces, pero no hay nada malo en preguntar.

“Es una buena idea. Vamos a traerlo”.

En este momento, Adalmann estaba trabajando con Gabiru, manejando tareas de investigación y seguridad en la cueva sellada.

Envié un mensaje de comunicación de pensamientos a Gabiru, ordenándole que enviara a Adalmann de inmediato. Estuvo con nosotros en segundos, usando la magia de teletransportación para llegar a nuestra reunión.

Incluso como un espectro, todavía podía lanzar la magia que aprendió durante sus días de vida, y era algo de bastante alto calibre. En términos de magículas, solo puede clasificar a B, pero no puedes permitirte minimizar demasiado su fuerza. Es lo suficientemente inteligente y mágicamente dotado—tal vez debería darle un mejor trabajo.

Por supuesto, él era básicamente un esqueleto andante, y su ejército de no-muertos era débil contra la luz solar e incapaz de hablar. Podrías comunicarte con ellos, más o menos, pero trabajar en la ciudad podría ser un poco difícil. Pensemos en eso más tarde, entonces.

De todos modos, era hora de escucharlo.

Publicidad Y-AB

“… Tener la tremenda fortuna de una audiencia con usted, mi señor, es el mayor honor que—”

Tensei Shitara Volumen 7 Capítulo 4 Parte 1

 

“¡Suficiente!”

Me había estado alabando todo el tiempo que pasaba con él. Lo estaba ignorando, pero no parecía que fuera a terminar pronto, así que finalmente le grité que se callara.

5 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios