Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 7

Capitulo 3: La Esperanza de la Santa

Parte 1

 

 

Ese día, el mundo conoció el verdadero terror una vez más. Veldora, el Dragón de la Tormenta, renació.

La Santa Iglesia Occidental lo había revelado formalmente, no mucho después de que el Gremio anunciara la misiva más reciente de los reyes demonio. Habían pasado de diez a ocho, formando un Octagrama, y esto solo era suficiente para extender el caos en todo el mundo. No pasó mucho tiempo antes de que los reyes de todas las naciones se enfrentaran a grandes cambios que inducen dolor de cabeza en la situación mundial—cambios que continuarían durante días y días.

Publicidad G-AR




La Santa Iglesia Occidental estaba experimentando disturbios como ninguno en la memoria reciente.

Varios días después de la batalla de Hinata Sakaguchi con Rimuru, se cortó el contacto con el arzobispo Reyhiem mientras acompañaba el despliegue militar de su reino. Se le exigió que presentara informes regulares, y si esos informes faltaban, algo debía haber salido mal con la invasión a Tempest.

Cuando se le informó de esto, Hinata inmediatamente decidió que una visita personal a Tempest sería necesaria. Pero al igual que ella, recibió una misiva divina para proteger la catedral. Veldora, el Dragón de la Tormenta, era la razón. Por lo tanto, a pesar de esperar que sus fuerzas cruzadas se reunieran ante ella en breve, se le impidió desplegarse a su gusto.

Exactamente quién demostró beneficiarse más de esto, era una pregunta digna de debate. Una Hinata no preparada desafiando a Veldora a un duelo seguramente resultaría en una derrota. Sin embargo, si ella era consciente de la presencia del dragón y podía idear una estrategia lúcida para invadir Tempest, esa nación bien podría ser tomada mientras Rimuru aún estaba ausente.

Tempest era el objetivo final de Hinata, no Veldora, y con los poderes que tenía, podría haber hecho un trabajo simple. La pelota estaba en su cancha—pero solo si consideraba debidamente los movimientos posteriores de Veldora y las reacciones de Rimuru ante ellos. Sin embargo, de cualquier manera, ambas partes lograron evitar lo peor para sí mismas.

Publicidad Y-M1

***

 

Publicidad G-M1




 

Era una ciudad envuelta en una luz calmante, una metrópoli sagrada protegida por una barrera divina.

Esta barrera había sido objeto de investigación durante muchos años, ajustada y perfeccionada hasta que presumía del más alto nivel de protección en la tierra. Impedía que todos los enemigos externos invadieran, cumpliendo debidamente esa obligación durante los últimos mil años.

Era, en cierto modo, la personificación de las oraciones de todos los que vivían en su interior. Incluso podía bloquear el sol mismo, ajustando automáticamente los niveles de luz dentro de la burbuja según fuera necesario—más brillante durante el día, más tenue por la noche.

La temperatura en el interior, se mantenía casi constante durante todo el año, produciendo veranos más fríos e inviernos más cálidos, mientras que las tierras de cultivo compartimentadas en el interior, podían producir cultivos estacionales en casi cualquier momento.

Era una utopía, en la que cuyos residentes nunca tuvieron que preocuparse por el hambre. Cada niño recibía un nivel de educación obligatoria, y cada adulto recibía un trabajo. Su sociedad había logrado una armonía completa, un paraíso vigilado por la ley y el orden que lo gobernaba.

Publicidad G-M1




Esta era Lune, la Ciudad Santa, capital del Sacro Imperio de Ruberios. El día después del último Walpurgis, Hinata estaba caminando por el camino hacia su catedral principal.

El aire circundante era agradablemente cálido, templado por la solemnidad de la atmósfera. Esta tierra era generosa. Nadie moría de hambre; no había mendigos al costado de las calles. A todos se les proporcionaba un papel adecuado, desempeñándolo al máximo. Todos despertaban con las mismas campanas y dormían al mismo tiempo. Los más capaces de los trabajadores asistían a los menos capaces. Y todo se manejaba en perfecta armonía, garantizando la felicidad de cada ciudadano que vivía y respiraba en su interior.

Era una sociedad ideal, igualitaria, otorgada bajo el nombre de su dios, y la ciudad extendida ante sus ojos era la forma física completa de ese ideal.

Hinata observó los rostros de las personas que pasaban. Todas eran sonrisas, cada una se veía tranquila y serena. Pero algo le preocupaba.

Para ella, esta tierra santa era realmente la ciudad ideal. Su gran objetivo era hacer de las Naciones Occidentales, y eventualmente del mundo entero, una sociedad pacífica y libre de guerra. Ansiaba una tierra donde los fuertes ya no tuvieran que aprovecharse de los débiles para sobrevivir.

La realidad, sin embargo, era demasiado sombría. El Reino de Ingrasia y el Sacro Imperio de Ruberios eran muy, muy diferentes entre sí. Hinata dudaba de sí misma cada vez. La libertad de Ingrasia, la armonía de Ruberios. Dos naciones que parecían contradecirse en todos los sentidos, desde sus sistemas políticos hasta sus principios básicos.

Y nada hacía la diferencia tan marcada, como la apariencia de los niños en cada tierra. Podía escuchar a algunos de ellos cerca de las instalaciones educativas construidas junto a la catedral.

Algunos de ellos, quizás tarde para las clases, corrían por el camino hacia el edificio, los más rápidos tiraban de los brazos de los rezagados. Era una escena común, ciertamente no era motivo de alarma. Pero Hinata pudo detectar la disparidad presente en la imagen.

¿Cómo era Ingrasia? Ella recordó lo que vio allí. Era de madrugada cuando vio a los niños sonriendo mientras pasaban junto a la puerta de la escuela justo antes del timbre de la mañana. Cualquiera sorprendido merodeando antes de que se cerrara, sin duda, enfrentaría un sermón de sus instructores.

Aquí, sin embargo, aquellos que llegaron a tiempo se burlaban de los rezagados, radiantes de orgullo. ¿Qué hubiera pasado si intentaran correr de la mano, como en Ruberios? La respuesta era clara—todos llegarían tarde, enfrentando la ira del director. Sabía que era un criterio tonto para hacer comparaciones. Los niños podrían evitar todo esto si se despertaran unos minutos antes. Pero ella no podía dejar de pensar en eso.

¿Dónde estaba la diferencia? ¿Eran los niños más rápidos unos matones? No. Se reían de los más lentos, pero no había ningún aire de superioridad involucrado. Incluso los rezagados les devolvieron sonrisas avergonzadas.

Incluso con esos severos sermones de los directores, parecían divertirse con sus vidas. Pero, ¿qué pasaría con Ruberios? Todos los niños que corrían a clase tenían la misma expresión. Esa calma, y serena sonrisa de satisfacción, al igual que los adultos. Ese desinterés total en la competencia o expresión personal; siempre la misma cara.

Una sociedad completamente administrada puede proporcionar felicidad, pero no puede proporcionar libertad. Todos eran iguales, cumplían sus tareas designadas, los que tenían apoyaban a los que no tenían. La gente de esta tierra lo completaba al 100 %.

Ese era el objetivo de Hinata—crear una sociedad igual y libre de conflictos. Un mundo donde los padres nunca abandonarían a sus hijos, donde a todos se les permitiría vivir felices.

Hinata sabía que era un ideal, y no un concepto realista. Pero cada vez que se sentía lista para abandonarlo por completo, la idea pura de Ruberios se le presentaba. La competencia generaba conflictos, y la competencia no existía en esta sociedad totalmente administrada. Era, en otras palabras, los ideales de Hinata puestos en acción.

El sistema político del Sacro Imperio de Ruberios estaba bastante cerca del comunismo. Con su “dios” como jefe de estado, habían establecido una igualdad total entre todos los miembros de la sociedad. Este dios gobernaba a través del papado, la organización que representaba al Santo Emperador.

Publicidad Y-M2

La mayor debilidad del comunismo, era la presencia inevitable de una clase dominante sobre todos los demás. El gobierno se veía obligado a cantar las alabanzas de la igualdad mientras que, en la práctica, mantenía una jerarquía. Si la corrupción comenzaba a pudrir a la clase alta, sería difícil para las masas rectificar eso. Conduciría a una distribución desigual de los bienes, ampliando la disparidad.

La divinidad era la solución de Ruberios a este problema. El papado era, por definición, una existencia superior desde el principio, por lo que la desigualdad entre las personas en teoría, no se convertiría en un problema.

Los gobernantes, por supuesto, manejaban asuntos como la diplomacia con otros estados, pero bajo su dios, todos eran iguales. Era una estafa, sí, pero una estafa que había servido como realidad para el Sacro Imperio durante un milenio de historia. Había servido como un ideal como ninguno antes, y había una buena razón para ello…

… Luminous, el dios que gobierna todo esto, era en realidad, la reina demonio Luminous Valentine.

Publicidad M-M2

Luminous Valentine, la monarca absoluta, una reina demonio de carne y hueso, la Reina de las Pesadillas y gobernante de la noche—y el único adversario con el que Hinata había perdido.

***

 

 

Frente a una gobernante absoluta, todas las personas tenían el mismo valor. Para Luminous, este concepto de una sociedad totalmente administrada era similar a un granjero que cuidaba su ganado. Pero esto era exactamente el por qué toda la utopía funcionaba en absoluto.

Como vampiros, Luminous y sus parientes no necesitaban a las personas para vivir de su carne. Todo lo que necesitaban, era un poco de sangre para ingerir, usando la fuerza vital dentro de ella para sostenerse. Cuanto más alto era el rango del vampiro, menos de esta sangre necesitaban a lo largo de sus vidas eternas.

Se decía que la sangre que bebían, sabía más dulce cuanto más feliz era el donante. En comparación con otras naciones, la gente lo tenía bastante fácil aquí. Si un donante renunciara a una gran cantidad de fuerza vital a la vez, eso sería un problema, pero Luminous impuso estrictas prohibiciones al respecto.

Por lo tanto, el orden se mantuvo completamente en esta nación, ya que los vampiros de nivel inferior no tenían forma de desafiar la voluntad de Luminous, quien estaba muy por encima de ellos. Todo era igual, mucho más de lo que las Naciones Occidentales podrían lograr.

Fue lo que hizo que Hinata creyera en la igualdad siempre presente en el luminismo, usando la justicia como su credo cuando se unió a la Iglesia. Ahora, ella era una de sus misioneras más fervientes, creyendo que sus principios básicos eran absolutos. Como paladín, encargada de proporcionar la misma salvación a la gente, quería que la justicia prevaleciera con todo lo que hacía.

Izawa Shizue, su maestra, era demasiado laxa en comparación, y la estructura ideada por Kagurazaka Yuuki, el chico de la misma tierra que ella, era un sueño demasiado fantástico para ser tratado en serio.

Simplemente se ocupaba de los problemas a medida que surgían, lo que no ofrecía ninguna medida preventiva real. Buscar mejorar uno mismo era un esfuerzo loable, y ciertamente estaba de acuerdo con el enfoque cooperativo del Gremio Libre.

Pero dada su dependencia de los honorarios a cambio de trabajo, la igualdad parecía una causa perdida para ellos.

Por lo tanto, Hinata dejó la tutela de su maestra. Shizue le dijo a Hinata que contara con ella si alguna vez se perdía, pero eso no iba a suceder. Eso sería depender demasiado de ella. Si seguía dependiendo de Shizue, pensó Hinata vagamente, eso la arruinaría.

………

……

Lo único en lo que podía confiar en este mundo, era en su propio poder. Por lo tanto, Hinata buscó el tipo de poder que nadie más podría esperar.

Publicidad Y-M1

Tenía un miedo natural a llevar algo precioso con ella, de esa forma, no podría perderlo. Ella no trataba con otras personas; el poder era su único deseo. Se había convertido en una paladín apenas un año después de unirse a la Santa Iglesia Occidental, luego su capitana, en menos de dos años, construyendo con sus propias manos, lo que era elogiado como el grupo cruzado más poderoso de la historia.

Pero cuanto más alto ascendía en las filas de la Iglesia, más veía lo que realmente era. Y luego encontró lo que yacía en la esencia del luminismo. El Santo Emperador Ruberios era en realidad un vampiro llamado Louis. Aún más impactante para ella, este Louis, era el hermano gemelo mayor de nada menos que el rey demonio Roy Valentine. Conspirando con un rey demonio para retener su poder—nada podría haber sido más ridículo, más despectivo de su gente.

Hinata se enfureció cuando se enteró de ello—lo suficiente como para entrar sola en el Claustro Interior para purgar a Roy y Louis. La batalla resultante la dejó con heridas mortales, obligándola a tumbarse allí y esperar su muerte. Allí estaba ella, con su poco sentido de la justicia, su débil poder, incapaz de salvar a nadie. La “benevolencia” de elegir a quién salvar, ya que no puedes salvarlos a todos. Parecía tan cómico, tan inútil para ella.

Je… je-je-je… Fue demasiado para mí. Los débiles siempre están condenados a morir débiles. Pero al menos libré al mundo de un obstáculo…

Pero aun así… Hinata creía que no había tomado la decisión equivocada. Ella redujo la cantidad de maldad en este mundo; no tenía nada de qué avergonzarse. Eso, por sí solo, la dejó satisfecha.

A medida que su vista se volvía tenue, Hinata podía escuchar el sonido de pasos ligeros. Ella pensó que era su mente jugándole trucos, pero luego una voz clara y refrescante le dio una serenata.

“Podía escuchar este ruido desde mi dormitorio. ¿Qué están haciendo todos ustedes?”

Ante ella, había una joven radiante con cabello plateado. Sus heterocromáticos ojos azules y rojos brillaban misteriosamente, mirando fríamente a Hinata y a los demás en el suelo. El aura que flotaba a su alrededor estaba en otro nivel, haciendo que Louis y Roy—con quienes acababa de luchar hasta la muerte y más allá—parecieran niños.

¡¿…?!

Hinata, cara a cara con la muerte, estaba abrumada por su presencia, esta belleza más allá de toda comprensión humana. Esta presencia clara y transparente, tan lejos de ella.

Tenía la dignidad de la clase alta, el aire de alguien acostumbrado a gobernar sobre los demás. El bien y el mal parecían insignificantes cuando se le presentaban. Y como para probar eso:

“¿Y ustedes dos piensan que pueden morir y dejarme atrás?”

Las olas de fuerza que emanaban de ella revivieron a Roy, el rey demonio, y a Louis, el emperador, a pesar de los golpes letales que Hinata sabía que había asestado. Era un poder sobrenatural, del que Hinata no tenía conocimiento.

Se acabó… Todo lo que he hecho…

La desesperación llenó su corazón, mientras la llama de la vida comenzó a parpadear—

“Y tú también, humana. No se te permitirá morir con ese orgullo en tu mente. ¿Qué es la justicia? La justicia no se trata de aplastar el mal. ¿Quién te crees que eres, decidiendo si me involucro en el mal o no? No existe una justicia que pueda satisfacer todas las formas con libre albedrío. Es arrogante pensar que puedes hacer lo contrario. ¿Me equivoco?”

Las palabras golpearon contra los tímpanos de Hinata mientras una luz cálida descendió sobre ella, salvando su vida. Allí, mientras sus heridas parecían desaparecer mágicamente, la chica habló.

“Tienes una semana. Si eres lo suficientemente poderosa como para derrotar a mis confidentes más cercanos, ciertamente puedes superar la Prueba de los Siete Días. Solo entonces me dignaré seriamente a enfrentarte”.

Ella tomó el juicio. Ella lo completó, usurpando los poderes de aquellos bajo los que estudió para obtener fuerza sobrehumana.

Y luego, apostando su vida en el intento… perdió con esa joven, Luminous Valentine, y se rindió ante ella.

Tensei Shitara Volumen 7 Capítulo 3 Parte 1

 

Publicidad M-AB

………

……

Pero incluso con esa derrota, su espada se negó a romperse. En cambio, se hizo más flexible, más fuerte— y con ello, Hinata renació, como una espada divina, la mano derecha de la divinidad, la asesina de todos los sufrimientos.

Para Hinata, la presencia de Luminous era lo único que importaba. Luminous era la clave para una sociedad equitativa y justa, y perderla significaría la destrucción de todo orden. Mantener una utopía requería esfuerzo y resolución constantes, y en ese sentido, Hinata era una espada de doble filo. Si Luminous alguna vez se convertía en el enemigo de la humanidad, Hinata tendría que matarla con su espada. Parecía imposible, pero ella estaba decidida a hacerlo. Es por eso que ahora, incluso hoy, ella continuó obedeciendo.

5 9 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
12 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios