Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 6

Capitulo 5: Walpurgis

Parte 3

 

 

No tenía sentido negar que los habitantes de Tempest ya me llamaban rey demonio.

“Muy bien. Y tenemos una serie de testigos aquí también. Si puedes ganar contra Clayman ante nosotros, te permitiré adoptar el título”.

Publicidad M-AR

Entonces, vencer a Clayman ata todos los eslabones, ¿eh? Este era exactamente el desarrollo que esperaba.

Clayman comenzó a reír, tan repentinamente como recuperó la compostura hace un momento.

“Heh-heh-heh… Qué exasperante. Simplemente intenté un pequeño truco porque no quería ensuciarme las manos y ahora mira la tormenta que he desatado. Qué error”.

Estuvo sonriendo todo el tiempo. ¿Tenía un tornillo suelto? Su sonrisa delgada, casi inhumana, todavía se aferraba a la vida mientras me miraba. Y luego, en silencio:

“Despierta, Milim”.

Publicidad G-M1




La tensión corrió por la cámara. Incluso los reyes demonio estaban nerviosos, aunque algunos mantenían la calma perfecta como siempre.

Mis ojos se giraron hacia Milim. Era la fuente de la confianza de Clayman—la creencia de que la tenía bajo su control. Control que ejerció justo en ese momento.

¿Entonces ella era…?

“Woah. Qué bocazas Después de todo lo que dijiste, ¿estás confiando en alguien más? ¿Y traer a Milim después de que la golpeaste para que hiciera lo que quisieras?”

Intenté provocarlo un poco, pero ni siquiera Clayman era tan estúpido como para morder mi anzuelo. “No seas ridículo. Yo también pelearé, por supuesto. ¿Hay algún problema con eso, Guy?”

“En absoluto, Clayman. Si Milim te está ayudando por su propia voluntad, no la detendré”.

Esto… no era bueno. Clayman, tenía bajo control a Milim. Con Guy tan fácilmente concediendo permiso, no había manera de que pudiera esquivar tener que luchar contra ella. Incluso con lo que podía hacer ahora, no me gustaban mis perspectivas contra ella—y, además, quería ayudarla. No, ¡voy a ayudarla!

Justo en ese momento, la inmóvil Milim con forma de muñeca hizo dos puños y adoptó una pose triunfante y exagerada… o eso me pareció a mí. Tal vez no. Fue solo por un instante; no sé.

Hombre. Pobre dama. No te preocupes, Milim, juré en mi corazón. Te sacaré de allí.

“Bueno, está bien. De todos modos, estaba planeando rescatar a Milim, así que creo que desharé ese truco de lavado de cerebro que le hiciste—a la fuerza, si es necesario”.

“¡Basta de tu parloteo! Morirás en desesperación”.

“El único muerto aquí eres tú, Clayman. Creo que uno de mis oficiales será suficiente contra gente como tú. Pelear contigo yo mismo me haría un abusador de débiles”.

La cara de Clayman se puso rígida. Un aura espesa y negra comenzó a flotar fuera de él, tal vez generada por su ira. Supongo que no puedes ser un rey demonio a menos que sepas cómo intimidar a tu enemigo.

No es que fuera tan impresionante—pero entre su ira y pánico, eso debería abrir algunos puntos débiles para explotar. Shion estaría luchando contra él en mi lugar, y estaba seguro de que ella podría aprovechar eso.

Hice un gesto con los ojos hacia Shion. Ella inmediatamente se puso en acción. En un momento, ella estaba sobre Clayman, lanzando un ataque. Concentrando su aura alrededor de su puño, usó ese instante para darle unos treinta golpes más o menos. Luego se giró hacia mí con una mirada de alivio y preguntó: “¿Está todo bien?”

… Um, ¿no se supone que debes preguntar antes de empezar a golpear? Todo lo que hice fue mirarte de reojo. Se suponía que era un “Lo entiendes, ¿verdad? Clayman está enojado, así que tómalo mientras está desprevenido. No esperaba que lo golpearas antes de que volviera a parpadear. ¿La expresión desprevenida significa algo para ti?

Publicidad G-M1




Bueno… que así sea. Lo hecho, hecho está. La fuerza de los ataques impulsó a Clayman justo en frente de mí, en el medio del círculo. “¡Tú, tú, bastardo!” gritó mientras se levantaba. Era más duro de lo que pensaba.

Ese aura negra a su alrededor se espesó, curando instantáneamente sus heridas. Fue mucho más rápido de lo que el Orc Lord podía hacer, pero eso era bastante normal para un rey demonio. De cualquier manera, hizo que Clayman aceptara a Shion como un enemigo, por lo que todavía estábamos más o menos apegados al guion.

“Si eso es lo que quieres”, dijo, “entonces los mataré a los dos”. Luego, el zorro que se había puesto de pie aumentó de tamaño.

Reporte. Se cree que este es la Bestia de Nueve Cabezas mencionada por Myulan.

Oh sí, ella dijo eso, ¿eh? Entonces era otro sirviente suyo, no una mascota. Luego, otra figura emergió de la sombra de Clayman, envuelta en una túnica negra. Tenía dos sirvientes, y yo tenía a Shion en modo de batalla. Ranga se había preparado de manera similar ahora, listo para saltar.

Publicidad Y-M3

Espera. Nos superan en número si Milim se une a… Nah. No hay necesidad de entrar en pánico todavía. Para eso es Beretta—¡¿Huuhh?!

En el momento en que todos entramos en el círculo donde solía estar la mesa, una barrera la cerró al público. El área dentro explotó en tamaño, las sillas que lo rodeaban parecían muy lejanas y distantes. Deben haber instalado algún tipo de barrera para proteger a los otros reyes demonio.

Esperaba esto, dado que crearon todo ese espacio elegante para eventos y todo… pero Beretta, uno de mis apoyos, no lo logró.

Publicidad M-M3

Oh, mierda, no vi venir esa trampa. Pero justo cuando lo pensaba, Clayman comenzó a gritar.

“¡Milim, mátalo!”

Y ella estaba lista para hacer eso.

No había duda de que el puño venía hacia mí. La fuerza detrás de esto era mortal. Pero después de expandir mis sentidos un millón de veces con Acelerador Mental, había una posibilidad de que pudiera evitarlo. No era imposible, pero no tenía mucho margen de maniobra.

Una bola de energía candente pasó por mi mejilla. La velocidad me sorprendió. Incluso con Raphael corriendo a toda velocidad, no pude evitarlo por completo. Si incluso pensara en un contraataque, me dejaría lo suficientemente abierto para un golpe letal.

Lo único que podía hacer, entonces, era hacer todo lo posible por seguirle el ritmo a Milim mientras me concentraba en romper su control mental. Aun así, mi Detectar Magia me estaba contando sobre eventos en el círculo. Era casi aterrador, la forma en que podía hacer malabares con todo eso. Lástima que no podría disfrutarlo ahora mismo.

Shion estaba luchando contra Clayman, pero era dos contra uno con esa figura vestida de negro en la mezcla, así que no podía decir que ella tuviera la ventaja. Ranga, mientras tanto, se enfrentaba a la Bestia de Nueve Cabezas, y pensé que estaba ganando, pero luego esas tres colas en el espíritu del zorro se transformaron en dos bestias mágicas. De repente, eran tres contra uno.

Yo, mientras tanto, tenía que lidiar con Milim. Realmente no había nada que pudiera hacer. Nada, además de rezar para que todos se mantuvieran vivos hasta que yo pudiera terminar de analizarla y evaluarla.

Entonces, ¡ustedes tengan cuidado! ¿Entendido?

Beretta rápidamente se puso en acción y le preguntó a Ramiris si podía unirse a la batalla. Ramiris, por su parte, no iba rechazar a su juguete.

“¡Wow, Guy! Estoy con Rimuru, ¿de acuerdo? Así que quiero que mi Beretta también sea parte de eso”.

“No”, respondió fríamente, prestándole la menor atención posible.

“¡¿Por qué no?!”

“¿Mm? A los simples asistentes no se les permite unirse a una batalla entre reyes demonio. Esta es una disputa entre ese Slime y Clayman, ¿no es así? No tienes ninguna razón para unirte”.

“¡¿De qué estás hablando?! Milim está allí, ¿no?”

“Oh, ella está bien”.

“¿Y qué pasa con eso? ¿Por qué está bien y yo no?”

Guy puso los ojos en blanco, cansado de esto. Ramiris siempre fue una especie de impertinente. Una vez que comenzaba, era difícil hacer que se detuviera.

Nunca había traído asistentes a un Consejo antes, por lo que Guy se dio cuenta de que debía de tener alguna razón para hacerlo esta vez. Teniendo en cuenta la participación de Milim, dejar que Ramiris se uniera solo aumentaría el caos. Había aislado la zona de batalla en parte para evitar esto.

“Porque Milim probablemente tiene sus propias motivaciones para esto. ¿Ahora te callas?”

“Oh, ¿entonces crees que no hay un pensamientos en mi mente al respecto?”

“¿Hay algo ahí?” … Guy miró a Beretta. “¿A quién le ha jurado lealtad tu asistente? Tu otra compañera parece lista para protegerte, pero no estoy tan seguro de este Beretta. Es fiel a ti, pero no del todo. ¿Quieres que confíe en alguien tan sospechoso?”

Había descubierto la verdad. La lealtad de Beretta no era solo para Ramiris. Y como uno de los amigos más cercanos de Ramiris, no estaba dispuesto a permitir que un asistente pesara a su amo en la balanza contra otra persona.

“Mi lealtad está en la balanza, sí”, admitió Beretta libremente.

Estaba Rimuru, su maestro. Rimuru, su creador, pero también Ramiris, su líder actual. Era una reina demonio ridículamente optimista, imprudente, curiosa e incluso cobarde, pero Beretta había llegado a amarla. Ni siquiera le importó toda esa manipulación abusiva. Rimuru había deseado que Ramiris estuviera protegida y que Beretta también la sirviera. No había contradicción alguna en su mente.

Solo había una cosa: Beretta quería devolverle el favor a Rimuru. Alguna vez fue un demonio, y Rimuru le había otorgado una nueva vida y una nueva misión. Sentía la necesidad de compensar eso.

“Y Ramiris-sama desea salvar a Rimuru-sama tanto como yo…” Le habló a Guy sin ningún temor.

“¿Hoh? Lo suficientemente audaz como para dirigirse a mí, ¿verdad? Interesante. ¿Puedo confiar en este golem y en tu palabra, Ramiris?”

El hada le dirigió una mirada que indicaba que no se necesitaba respuesta, pero ella dio una de todos modos. “¡Oooh sí, sí, por supuesto! Así que ve a ayudar a Rimuru en mi lugar, ¿está bien, Beretta?”

“Hmm. Entonces, ¿tomarás medidas? Has conseguido un buen asistente para ti, Ramiris”.

“No, no, no obtenido. ¡Somos amigos! ¡Yo, Beretta, Treyni y Rimuru también!” Ella sonrió contenta. “Como, todos, ¡todos!”

Guy no estaba muy seguro de lo que Ramiris estaba tratando de decir, pero si ella estaba bien con eso, él también.

Publicidad M-M4

“Bueno, está bien…” De mala gana extendió una mano para abrir un agujero en la barrera. “… Te lo agradezco, Rouge”, dijo Beretta.

“Por supuesto. Pero no me llames así. Te permitiré que me llames Guy. Pero me niego a permitirte reconocer a otro maestro aparte de Ramiris de ahora en adelante. ¿Está todo bien?”

Otorgar este honor significaba que Guy veía a Beretta lo suficientemente fuerte como para estar a la altura de sus propios estándares. Ahora, le estaba pidiendo que eligiera un maestro. Si intentaba escapar de la pregunta, tenía la intención de romperlo en el acto. Pero inmediatamente estuvo de acuerdo.

“En ese caso, Guy, juraré mi lealtad exclusivamente a Ramiris-sama de ahora en adelante. Así que permítame estar al servicio de Rimuru-sama al menos una vez”.

Guy estaba un poco sorprendido. Los demonios, por regla general, querían ser reconocidos por sus amos por su fuerza. Beretta, mientras tanto, no parecía ver la fuerza como algo demasiado importante. Sus estándares se habían vuelto locos. Era un inconformista.

“¿Estás bien con eso?”

“Sí. Rimuru-sama tiene sirvientes más fuertes que yo”.

Eso tenía sentido para Guy. Pero también lo confundió, alguien tan poderoso que admitía no ser el más fuerte.

“También me gusta realizar investigaciones”, continuó Beretta. “La investigación que llevo junto con Ramiris-sama a diario es realmente como un sueño… Oh, perdóname. Mi servicio a Ramiris-sama es parte de la solicitud de Rimuru-sama. No hay necesidad de preocuparse por eso”.

Las palabras le recordaron a Guy un demonio que él conocía, la definición misma de extraño, uno que perseguía solo lo que personalmente le interesaba. Si fueran parte del mismo linaje, quizás los demonios con disposiciones como la de Beretta no deberían ser tan inesperados—pero el demonio en la mente de Guy rara vez daba a luz a otros miembros de su familia. Solo una élite lo conocía en absoluto.

“Déjame preguntarte—¿cómo es tu linaje?”

Beretta hizo una mueca debajo de su máscara y se echó a reír.

“… Yo era uno de los demonios más simples. Sin embargo, creo que encontrarás muy pocos demonios en el mismo árbol genealógico que yo”.

Un pequeño linaje. Eso tiene que ser, entonces. El cabello de Beretta era gris, el color había desaparecido, pero hubo una vez…

“Ya veo. No es de extrañar que no me temieras. Esa familia siempre fue egocéntrica, y curiosa. Entonces,

¿alguien como tú admite que hay criaturas más fuertes que tú?”

Guy lanzó una mirada pasajera a Shion y Ranga que luchaban, luego se giró hacia Beretta. Sí, Shion y Ranga eran poderosos—pero no creía que Beretta estuviera detrás de ellos.

“Te agradezco el honor, pero aún me queda mucho camino. Mientras ambos sirvan a Rimuru-sama, si pierdo esta oportunidad, es posible que nunca tenga otra”.

Publicidad M-M4

“Sí. Entiendo cómo te sientes. Puedes ir”.

La barrera ya tenía un agujero lo suficientemente grande como para pasar. “Con permiso, entonces”.

Con un elegante saludo, Beretta entró. Guy esbozó una sonrisa mientras la veía desaparecer. Tenía una idea de quién sería.

… Eso es todo. ¿También estás en movimiento, Noir? [Negro en francés]

Este era un viejo amigo, uno que se alejó de él hace años. Si este era el tipo de personas que lo estaban sirviendo ahora, el slime que luchaba contra Milim frente a él, debía ser una figura bastante fascinante. Un inconformista que sirve a un inconformista.

Se regocijó de alegría mientras miraba la batalla, incluso cuando pensó que ya podía ver su conclusión.

¿Rimuru era su nombre? Tendré que recordarlo.

Publicidad M-M1

Oh mierda. Estoy jodido.

¿Quién me está jodiendo? Milim, por supuesto.

Tratar con Milim como enemigo hizo que la ira de Clayman pareciera la rabieta de un niño pequeño. Todavía no había tomado la forma de batalla que Phobio vio, así que todavía no estaba a todo poder… pero su fuerza estaba más allá del sentido común. Ya estaba ejercitando todo lo que tenía. Raphael, al menos, me estaba guiando, en serio, si no tuviera esa habilidad, ya estaría muerto.

Así que estaba completamente ocupado con Milim, pero mis compañeros de lucha también estaban trabajando duro. Pensé que ser superados en número podría hundirnos, pero ahora no estaba tan seguro.

Ranga había convocado a dos Star Leader, compañeros Starwolves de nivel de comandante, aumentando su equipo para que fuera tres contra tres. Supongo que era posible que convocara hasta tres a la vez, pero Gobta estaba usando al tercero en este momento, así que eso era todo lo que teníamos a mano. Aun así, creo que era suficiente.

La bestia de Nueve cabezas se jactaba de una gran cantidad de energía mágica, pero no parecía tener mucha experiencia en batalla. Ranga mantuvo la ventaja de principio a fin.

Las dos bestias mágicas convocadas por la Nueve Cabezas, sin embargo, eran más difíciles de lo que pensaba. Analizar y evaluar me dijo que eran un mono blanco y un conejo lunar, respectivamente. Ambos eran inteligentes y capaces de atacar en equipo, lo que los hacía diabólicos en batalla. El Conejo Lunar podría controlar la gravedad, aumentando el peso a todos en la zona de batalla. Permitiendo al Mono Blanco golpear a sus enemigos y dejando a la Bestia de Nueve Cabezas para acabar con ellos.

Ese era su camino estándar hacia la victoria, pero Ranga lo vio, rompiendo su trabajo en equipo. Si usara uno de sus ataques más fuertes, podría haberlos eliminado instantáneamente, pero dudaba ya que Shion podría quedar atrapada en el fuego cruzado. Él tenía la ventaja, pero lograr un golpe decisivo estaba resultando difícil.

Shion, mientras tanto… Bueno, ella estaba colgando allí, por puro espíritu de lucha más que nada. La túnica negra estaba ocultando una marioneta mágica elaboradamente construida, y no estoy bromeando cuando digo que parecía más fuerte que Clayman.

“¡Ja, ja, ja, ja! ¿Qué te parece Viola, mi mayor obra de arte? Hermosa, ¿no es así?”

Clayman tenía una confianza ilimitada, y pude ver por qué. Una verdadera proeza, aunque hermosa no sería mi elección de palabras si me lo pidieran. No con, ya sabes, todas esas espadas y lanzas volando fuera de ella. Cada uno de esos proyectiles era un arma de grado Único, al igual que su armadura, pero este tipo de enfoque excesivo no era lo que yo llamaría belleza, en realidad. Ya sea calor, electricidad, tormentas de nieve, aplastamiento, resonancia o cualquier otra cosa, tenía un suministro aparentemente ilimitado de todos los tipos de ataque en el mundo, y estaba lanzándolo todo a su enemigo.

Sin embargo, no era nada para Shion. Eso era gracias a Regeneración Ultra-Rápida, que apesta si estás luchando contra alguien que lo tiene. No importa cuánto daño sufriera, Shion podía recuperarse instantáneamente.

Clayman y Viola trabajando juntos le impedían atacar, pero eso solo estaba ayudando a llenar el medidor de ira de Shion. Una vez que explotara, las cosas se pondrían aterradoras.

Publicidad M-M4

Mientras pensaba en eso, llegó alguien dispuesto a unirse a ella.

“Pido disculpas por hacerlo esperar. Rimuru-sama, por favor utilice mi poder”.

¡Vaya, es Beretta! No sé cómo, pero debe haber entrado en esta zona de batalla.

“¡Te he estado esperando, Beretta!”

“¡Sí señor!”

“Esta intromisión innecesaria… ¡Estaba a punto de convertir a estos tontos en un par de cáscaras de sangre!” Shion estaba actuando como una mala perdedora, pero lo ignoraré.

“Bueno, no se rindan. ¡Aplástenlos!”

“““¡¡Sí señor!!”””

Ahora estábamos completamente de vuelta al guion original.

No podía perder ahora. El camino que tomamos aquí se volvió un poco difícil a mitad de camino, pero con las cosas como estaban, nuestra victoria era inevitable.

El único problema era Milim. Ella todavía no estaba dándolo todo. Si pudiera liberarla, ganaríamos seguro. Mis dudas sobre el futuro se resolvieron, centré toda mi conciencia en ella. El ruido que me rodeaba desapareció. Agudicé mi mente, mirando a nada más que a Milim. Ahora, mucho más claramente que antes, podía ver el camino que su puño trazaba en el aire.

Me concentré, usando cada célula de mi cuerpo para mis cálculos. Si pierdo esto, no tendrá sentido.

Tenía que hacer lo que fuera necesario para liberar la maldición que Clayman le impuso. Vamos Raphael.

¡Analiza y evalúa cada centímetro de ella por mí!

¿Qué fue eso? ¿Estoy regañando a mis enemigos por confiar en otras personas, pero usando a Raphael para resolver todos mis propios problemas? No sé de dónde sacas esa idea equivocada. Raphael es mi poder. ¡No hay ni una pizca de culpa en mi mente!

Entonces, sí, adelante. 

Entendido. Realización de análisis y evaluación… Sin resultados.

 ¿Eh? ¡¿Huhhhh?!

Um, ¿qué quieres decir con eso? ¿No puedes decir en serio que no puedes entender las tontas maldiciones que Clayman le impuso?

Publicidad G-AB




No se encontró magia orientada a la maldición. Esto es—

Amigo, ¿qué tan inútil puedes ser?

Siempre que esto sucedía antes, pensé que era porque no me estaba concentrando lo suficiente, pero después de todo ese esfuerzo, nada. Ni siquiera pudo descubrir ninguna maldición en absoluto. Supongo que no puedo confiar en Raphael en un apuro.

Esto estaba mal. Muy, muy mal. No para parecer deprimido, pero las posibilidades de que yo ganara en una pelea de frente con Milim eran ridículamente pobres. Bueno, que así sea—solo tendré que aguantar hasta que Shion y el resto derroten a Clayman.

Una vez decidido, me enfrenté a Milim.

4.9 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios