Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 6

Capitulo 4: En la Tierra del Destino

Parte 2

 

 

Diez minutos más o menos después del lanzamiento del plan, la batalla ya era demasiado unilateral para ofrecer alguna esperanza de un cambio.

“Esto…”

Publicidad M-AR

Benimaru tenía una vista de ave de más de diez mil soldados de Clayman, cortados y sumidos en las trampas. Los números amarillos de Geld patrullaban los bordes, rodeaban todos los agujeros a intervalos regulares y sacaban a los demonios que lograban abrirse camino. Las fuerzas enemigas eran superadas en número, y cualquier muestra inesperada de fuerza, se manejó con los números y equipos superiores de Tempest.

Incluso el más poderoso demonio podría ser eliminado por un puñado de licántropos o el Equipo Kurenai. La mayor parte de la fuerza de Clayman había entrado en lo que parecía ser un campo plano; los varios miles restantes estaban escondidos en la parte trasera, pero no eran suficientes para cambiar nada.

“Ganamos”, susurró Benimaru con naturalidad.

“Es verdad, un espectáculo increíble”, se maravilló Alvis.

“Je. Estábamos obligados a ganar. Por eso no podíamos permitirnos bajar la guardia. Tengo mi propio trabajo que hacer ahora. Alvis, licántropos, son libres de hacer lo que quieran. ¡Tomen las cabezas de los líderes enemigos!”

Publicidad Y-M2

“¡Eso es lo que he estado esperando, hombre! ¡Vuelvo enseguida!”

“¡Ahora finalmente podemos divertirnos un poco! Puedo oler al bastardo que me desafió antes. ¡Creo que iré tras él primero!”

“Supongo que también me uniré a ellos. El resto depende de usted, Benimaru-sama”. El comandante asintió con la cabeza apuntando al frente.

“¡Vayan!”

“““¡¡Sí señor!!”””

Con eso, los tres guerreros saltaron a la acción.

Sphia atravesó el cielo, más rápido de lo que las alas podían llevarla. Esto era Paseo por el Cielo funcionando, un Arte que solo un pequeño puñado de criaturas mágicas podía manejar, pero Sphia lo usaba como una segunda naturaleza.

Se dirigía a un pequeño grupo en el extremo más alejado del campo de batalla, desarmados y fuera de lugar. Eran sacerdotes, liderados por Middray de los fieles del Dragón. Ella no los conocía, pero los instintos animales de Sphia le dijeron que estas eran las fuerzas más poderosas de las que se jactaba el enemigo.

Mientras aceleraba, oyó la voz de Gabiru, comandante de los cielos. Él y los cien miembros del Equipo Hiryu la seguían.

“¡Gah-ja-ja-ja! ¡Déjame echarte una mano, Sphia-sama!”

“Ah, Gabiru”. Ella sonrió con una sonrisa hermosa y heroica. “Lo siento, pero vas a quedarte con el extremo corto del palo aquí”.

“¡Wah-ha-ha! No es un problema para mí. Nos hemos ocupado de la mayoría de las fuerzas aéreas, y no quisiera quitarles más trabajo a los licántropos voladores. ¿Dónde están los enemigos que se encuentran entre nosotros y la victoria?”

“¡Ja! La victoria es nuestra, sí, pero creo que tenemos que humillar a la gente en la parte de atrás, en caso de que las cosas se vuelvan locas”.

“Correcto. ¡Te escucho fuerte y claro! ¿Entienden, hombres?”

“¡Entendido, general!”

“¡Siempre y cuando no te equivoques, general!”

Gabiru gruñó a sus dragonewts. Sus intercambios generalmente eran algo como esto. Sphia se rio un poco antes de enfocar sus energías en el objetivo que tenía por delante.

Middray había establecido un campamento en un lugar seguro hacia la parte trasera… aunque no era un “campamento” sino una ubicación completamente diferente, una instalación médica construida por el equipo de suministros. No había pedido esta batalla, pero ser menospreciado por la fuerza todo este tiempo lo hizo sentir demasiado avergonzado para enfrentar a Milim nuevamente.

Milim-sama seguramente también se burlará de mí por esto…

La idea le preocupó lo suficiente como para exigir ser estacionado en la línea del frente. Esa solicitud fue rechazada por Yamza, quien ciertamente no lo hizo por preocupación de la seguridad de Middray— simplemente no quería que nadie más interrumpiera su próxima gloria.

Aun así, la victoria estaba casi garantizada hoy. Su fuerza era tres veces mayor que la del enemigo, que no era en absoluto una unidad de combate coherente. Se veían obligados a retirarse mientras vigilaban a una gran multitud de refugiados, lo que los hacía incapaces de cualquier contraataque.

Es más deshonroso, en todo caso, atacar a una fuerza opuesta como esta…

Tal era el pensamiento en la mente de Middray en los días previos a este choque. Sin embargo, las cosas no funcionaron de esa manera.

Publicidad Y-M2

“Podríamos estar en problemas, padre. La batalla está casi perdida, ¿no?”

“Mm.… son débiles, Hermes, demasiado débiles. No tenía idea de que los soldados del rey demonio Clayman eran tan incapaces…”

“¡No lo son, padre! ¡El enemigo tiene una estrategia superior!”

“¿Qué? No seas estúpido ¡Deberíamos tener el poder de abrirnos camino a través de cualquiera de sus trucos tontos! Si esa es la débil excusa que tienes para esto, ¡estoy decepcionado de ti, Hermes!”

“Mira, si esto fuera solo un duelo uno contra uno, ese es un asunto, pero en un combate masivo como este, ¡la calidad del mando de tu ejército es lo que decide el resultado! Eso y qué tan bien puedes atrapar al enemigo desprevenido. Hoy, ese era el lado opuesto. Escondieron su poder de guerra hasta el último momento e incluso nos lanzaron una trampa”.

Publicidad M-M2

“No. ¡Puedo ver eso!”

Middray nunca usó mucho su cabeza. Hermes tenía la costumbre de mencionar todos estos temas entrometidos y molestos con él, solo porque resultaba ser un poco más inteligente y nunca le gustó tanto. Ahora, sin embargo, incluso Middray podía ver que no había nada con lo que pudiera replicar. La escena que se le presentó era toda la evidencia que Hermes necesitaba.

“Pero, padre Middray—”

“Lo sé. Los luchadores que se dirigen hacia nosotros… son poderosos. Por mucho que odie decirlo, estamos parados en medio de un campo de batalla. ¡Si vienen por nosotros, digo, iremos por ellos!”

“Entonces vamos, ¿verdad? Muy bien entonces…”

Publicidad M-M3

Hermes aceptó de mala gana mientras Middray junto a él comenzó a arder con ganas de pelear.

Publicidad Y-M1

Aquí, en la retaguardia de las fuerzas de Clayman, se libró el más intenso y feroz de los conflictos del día.

Aterrizando en tierra firme, Phobio corrió silenciosamente hacia adelante. Al descubrir un grupo escondido en las sombras detrás del campo de batalla, se detuvo justo en frente de ellos.

Allí estaba un hombre con una máscara de ira y una niña con una máscara en lágrimas. Este extraño dúo eran Footman, el Payaso Enojado, y Tear, la Payasa Triste; ambos miembros de los Arlequines Moderados y los dos estaban aquí, observando la batalla a pedido de Clayman.

“Hey”, dijo Phobio en voz baja, conteniendo su ira. “Les debo una de la última vez”.

Los ojos de Footman centellearon ominosamente debajo de su máscara. “¿Oh ho? ¡Bueno, bueno, si no es Phobio-sama!”

Publicidad G-M1




“Phobio-sama”, dijo Tear con voz chillona y cantarina mientras lo rodeaba. “¡El licántropo que nunca podría convertirse en un rey demonio! ¡Phobio-sama, el que perdió con Milim! ¡Muchas gracias por ayudarnos!”

“Je. Me alegro de que todavía me recuerdes. ¡Sería una lástima que te matara cuando no tenías idea de por qué te lo mereces!”

“¿Ooooh? ¿Por qué estás enojado?”

“Qué extraño. ¿Por qué podría estar tan loco este tonto? Esas emociones furiosas son tan deliciosas, pero no hay razón para que muramos aquí”.

“¡Oh, para nada, para nada!”

“¡Cállate! ¡Tal vez fui un tonto por dejar que me engañaran, pero un tonto como yo, no necesita una razón para exigirles una pequeña venganza!”

Phobio estalló sus afiladas garras. Tear y Footman no se conmovieron.

“¿Hmm? ¿Quieres luchar con nosotros? No deberías esforzarte así. ¡Eres demasiado débil para eso!”

“¡Hohhh-hoh-hoh-hoh! Nada de eso, Tear. Phobio-sama está tratando de hacernos reír con esta pequeña broma suya”.

Ninguno de los dos pudo irritar a Phobio con éxito. Más que nada, lamentó haber dejado que su mal genio lo condujera directamente al fracaso en el pasado. Entonces, una vez que terminaron los saludos, rápidamente dio un paso adelante e instantáneamente cerró la brecha entre ellos.

“¡¡Ngh…!!”

Publicidad M-M4

“¡Tch!”

Al darse cuenta de que sus juegos mentales no tenían ningún efecto contra él, Footman y Tear cambiaron su enfoque. Las cosas comenzaron a moverse rápidamente. El aire se retorció a su alrededor, abriendo un portal a través del cual apareció un hombre con cabeza de jabalí.

“Cuánto tiempo sin verte, Footman. ¿Me recuerdas?»

“¿Hoh? ¿Hmmmmm? Ah, ¿el general orco? ¡Mira lo impresionante que te has vuelto!”

Footman intentó sonar juguetón con la burla sarcástica, pero la expresión en su rostro indicaba que estaba en problemas.

A pesar de las apariencias, Footman era un tipo calculador y sereno—un rasgo del que Geld era plenamente consciente. El bufón estaba con las fuerzas que arrasaron el pueblo ogro que Benimaru y los demás llamaban hogar, y Geld sabía que sus poderes eran difíciles de ignorar. Footman estaba en un nivel diferente de otros demonios, en lo que respecta a Geld.

Además, estaba Tear. La compañera de Footman. La extensión de sus poderes era desconocida, pero no podía ser subestimada. Phobio podría haber sido el Colmillo de Leopardo Negro de la Alianza de Guerreros del Señor de las Bestias, pero incluso con su fuerza, enfrentarse solo a Footman y Tear sería un problema.

El licántropo dejó que la ira burbujeara dentro. Je je… Bien hecho, Benimaru-sama. ¡Esta no es una presa desagradable en absoluto!

El comandante, que supervisaba la batalla desde los cielos, había ordenado a Geld que ayudara a Phobio. Al principio se preguntó por qué, ya que significaba que Geld abandonaría su puesto de mando, pero ahora vio que Benimaru tenía razón. El resto de la batalla ya se había decidido, hasta el punto de que incluso los ayudantes de Geld podrían manejarlo lo suficientemente bien. Solo los principales líderes entre los demonios bajo el mando de Rimuru podrían manejar dos arlequines moderados como estos.

“Permítame ayudarlo, Phobio-sama”.

“Ah, Geld. ¡Gracias!”

Phobio no lo estaba rechazando. Incluso aquí, podía sentir la diferencia en la habilidad de combate entre él y este par. Para él, el mejor camino hacia la victoria valía más la pena que su propio orgullo.

Entonces comenzó una batalla más pequeña entre dos dúos, a la sombra de una pequeña colina lejos del campo de batalla.

Los informes que Yamza recibió de este campo de batalla lo desconcertaron. La ventaja abrumadora que creía tener era solo una trampa enemiga todo el tiempo.

No quería considerar la idea de la derrota. Obviamente enfurecería a Clayman. Tenía que encontrar una manera de cambiar esto, arrebatar la victoria de las fauces de la derrota—pero dudaba que le quedara el poder para lograrlo. Todavía tenía suficiente de su ingenio para darse cuenta de eso, y ahora tenía que pensar en otras fuerzas que pudiera activar.

Los cinco dedos, el círculo interno de asociados de Clayman, eran guiados por el dedo medio, Yamza, el más poderoso de todos. Solo Adalmann, el dedo índice, y la Bestia de Nueve Cabezas, el pulgar, podían compararse con él.

Adalmann, jefe de las fuerzas de defensa en el castillo de Clayman, comenzó su vida como un Espectro, un espíritu mortal que residía en el Gran Bosque de Jura. Era un obispo conocido durante sus años de vida, pero eso no significaba nada ahora.

La magia maldita de Clayman había aumentado enormemente su poder como monstruo, transformándolo en un poderoso rey que gobernaba a los no-muertos. La fuerza sagrada que ejercía cuando estaba vivo, se había transformado en un poder demoníaco impuro que podía maldecir a los vivos.

Pero a pesar de su vasta fuerza, Adalmann tenía una debilidad: su falta de intelecto. Lo único que podía hacer era seguir sus órdenes de destruir a cualquier intruso; Por eso, no estaba involucrado en esta guerra.

La bestia de nueve cabezas, mientras tanto, era un espíritu zorro, una rareza extrema en su campo. Todavía era joven, solo trescientos años, y solo tres de sus colas habían crecido. Sin embargo, su energía mágica ya había superado la de Yamza, llegando al nivel del propio Clayman. Ella estaba con él ahora en el Consejo de Walpurgis, sirviendo como su guardaespaldas, por lo que Yamza tampoco podía aprovecharla como respaldo.

Tendrá que ser Adalmann, entonces…

El problema era cómo llamarlo. En realidad, no, no era un problema. Sería simple que apareciera en este momento. Yamza tendría que reunir a sus tropas supervivientes, huir de regreso al dominio de Milim, reunirse con él allí y volver a la ofensiva. Ese es el mejor enfoque, pensó. Los Consejos Walpurgis habían durado más de un mes en el pasado—si todo salía bien, él podría terminar todo esto antes de que Clayman regresara.

No sería exactamente simple hacer que Adalmann se moviera, pero no era imposible.

De cualquier manera, si se retiraba y aceptaba la derrota en este momento, estaba claro que Yamza sería eliminado. Clayman-sama es un hombre avaricioso. Él acabaría conmigo en poco tiempo—estoy seguro de eso… E incluso si tuviera la suerte de sobrevivir, no quiero convertirme en un títere sin alma. Por mucho que me moleste, debo admitir la derrota aquí—¡pero al final reinaré victorioso!

Yamza giró su mirada hacia el campo de batalla—y allí, fue testigo de una visión que le hizo dudar de sus ojos.

En el frente había una mujer hechizantemente hermosa, su cabello era una mezcla de rubio y negro. Ella sostenía un bastón dorado y corría valientemente por la tierra, como si no hubiera nadie a su alrededor.

Publicidad M-M2

Protegiéndola, estaba un grupo de los mejores guerreros de Carrion, la Alianza de Guerreros del Señor de Bestias. Contaban solo con unas pocas docenas, pero casi nadie podía desafiarlos en combate, cada uno con la fuerza de mil. Estaba Zol, un licántropo elefante; Talos, un licántropo oso… No podían vencer a los Tres Grandes Licántropos, pero todos eran fuertes luchadores, dignos de servir bajo el gran Señor de las Bestias.

También estaban acompañados por un grupo con atuendos carmesí, usando hechizos de llamas abrasadoras para quemar las fuerzas suplementarias mantenidas en la retaguardia. Significaban poco para Yamza, pero no había duda de que estaban clasificados por encima de los demonios a su alrededor.

Las cosas de repente se habían vuelto muy malas para él. Los atacantes profundizaron la tristeza de Yamza.

“No puede ser… ¡¿Por qué están aquí los Tres Grandes Licántropos?! ¿Han abandonado sus tropas y han venido a proporcionar refuerzos ellos mismos? ¿Pero cómo podría eso…?”

Podía escuchar los gritos de confianza de los demonios a su alrededor. La agitación estaba en el aire.

Tensei Shitara Volumen 6 Capítulo 4 Parte 2

Publicidad M-AB

 

“¡¿Están apuntando su mayor fuerza hacia nuestro ejército principal?! ¿Qué están haciendo los vigilantes?”

“¡Permítame interrumpir, señor! No podemos contactarnos con nuestros vigilantes. ¡Alguien los ha matado a todos!”

“¡¿Qué?!”

El enemigo se movía tan rápido que estaban completamente retrasados en tratar con ellos. Para cuando Yamza se dio cuenta de eso, ya era demasiado tarde. Entenderlo hizo que la sangre se drenara de su cabeza.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
5 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios