Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 5

Capitulo 2: Preludio de una Calamidad

Parte 2

 

 

El pensamiento común: atacar esta ciudad y quemarla hasta los cimientos.

Falmuth era una gran nación. Con los recursos que tenía a mano, podría enviar un máximo de cien mil soldados al servicio. Pero estaban tratando con monstruos evolucionados. La infantería regular sería inútil. Sería necesario desplegar caballeros bien entrenados o mercenarios experimentados.

Publicidad Y-AR

A diferencia de las batallas entre naciones humanas, esta era una misión de aniquilación—matar o morir. No era lugar para aficionados. Simplemente aumentaría el recuento de cuerpos y arrastraría al resto de sus fuerzas.

Entonces, ¿cuántos de estos cien mil soldados serían realmente útiles en un combate como este?

Primero, estaban los cinco mil miembros del Cuerpo de Caballeros Reales de Falmuth, el todopoderoso ejército dirigido por Folgen, su capitán.

Sirviendo directamente al rey, eran un montón de élites, autorizadas para moverse libremente bajo las órdenes del rey. Cada uno de ellos tenía una B en batalla, y se jactaban de tener la reputación de ser los luchadores más poderosos entre las Naciones Occidentales.

Luego, estaba la Alianza de Hechiceros de Falmuth, un grupo de mil graduados de la academia de magia real, liderados por Razen. Cada uno de ellos era un experto en magia, elegido cuidadosamente por sus dones únicos en hechizos orientados a la batalla.

Publicidad M-M2

Después de eso, estaba la Federación de Caballeros Nobles de Falmuth, un cuerpo de élite de cinco mil hombres compuestos por soldados especialmente seleccionados (incluidos algunos de los nobles más jóvenes) que servían directamente a los niveles superiores de nobleza. Eran una fuerza a tener en cuenta, incluso si eran principalmente soldados con poca experiencia en combate real.

Finalmente, estaban los seis mil miembros de las Brigadas Mercenarias de Falmuth. Este grupo normalmente estaba encargado de mantener la paz dentro y fuera de Falmuth con un mínimo de miembros, pero podían ser reclutados para emergencias y aprovechar toda su fuerza. Sus filas contenían una gran cantidad de ambiciosos hombres y mujeres jóvenes ansiosos por demostrar su valía en batalla y ganar un lugar en las listas de caballeros.

Publicidad M-M2

Estos 17.000 combatientes eran la fuerza permanente del Reino de Falmuth, listos para desplegarse en cualquier momento. Daban bastante presencia, más que suficiente para dominar a cualquier nación cercana.

Pero los informes dicen que la nación monstruosa tenía al menos diez mil habitantes. Sí, de hecho, todos evolucionaron, probablemente significaría que eran una fuerza con clasificación C o más, y no estaría mal esperar que algunos de ellos también lleguen a B. Incluso si Falmuth tuviera la victoria asegurada, tendrían que pagar en sangre por ello—tal vez incluso la sangre de los caballeros y hechiceros reales, los mayores tesoros de la nación. Cualquier baja en sus filas, sin duda llevaría a preguntas y acusaciones más adelante. Falmuth había gastado una fortuna cultivando estas fuerzas; desperdiciarlos en combates innecesarios estaba fuera de discusión, y “porque tenemos miedo de perder nuestra base impositiva” no sería una excusa suficiente para aplacar a los nobles.

Dado que las brigadas mercenarias por sí solas probablemente no les darían la victoria, era una necesidad que Falmuth dedicara todas sus fuerzas. Todos en la sala llegaron a esa conclusión en un instante. Sin embargo, si alguno de ellos sugiriera la guerra, podría ser él, quien quedara con la bolsa para mantener a todos esos ejércitos—y cualquier pérdida incurrida en el camino.

¿Y cómo iban a explicar esto a las naciones occidentales? ¿Especialmente a Blumund, que según los informes ya tenía relaciones con esta tierra monstruosa? Pondrían una fuerte resistencia, sin duda. Todos en las filas diplomáticas eran demasiado conscientes de ese pensamiento, y del futuro, para atreverse a hablar sin una buena razón.

Nadie quería perder el acceso a sus propios intereses, pero tampoco querían perder dinero. No lo notaban, pero no hacer nada conduciría a pérdidas inevitables—incluso podría volcar al país al límite, si se debilita lo suficiente. Todos pensaron lo mismo: “tenemos que hacer algo. Si tan solo alguien pudiera hacernos rodar la pelota…”

Publicidad Y-M2

Necesitaban diplomacia para silenciar a sus vecinos. Poder para hacer de la victoria en la guerra un resultado seguro. Y, más importante que nada, un plan para atraer a los aventureros que viven en la ciudad monstruosa.

Falmuth tenía que asegurarse de que no fueran hostiles—o incluso convencerlos de unirse al lado de Falmuth.

Todos estos problemas a la mano y ningún beneficio que se pueda obtener de ellos. Mantener el statu quo del Bosque de Jura ya era bastante difícil. Si atacaban y destruían una nación entera de monstruos, ni siquiera podrían reclamar la tierra para sus propias provincias. No es de extrañar que se enfrentaran a una gran falta de voluntarios.

El rey Edmaris sabía exactamente lo que todos sus nobles estaban pensando. Tenía exactamente los mismos pensamientos. La diferencia era, que ya estaba tomando contramedidas.

En el momento en que escuchó la sesión informativa, ya tenía a sus ayudantes más cercanos a mano, resolviendo cómo reaccionar. Discutieron cómo sacar el mayor provecho de esto. El quid de la cuestión era cómo manejarlo sin afectar el interés nacional.

“Si dejamos a la nación monstruosa a sus anchas”, conjeturó Razen, “su presencia será conocida por las Naciones Occidentales. Una vez que lo haga, será imposible hacer ningún movimiento en su contra. Si atacamos, debemos atacar ahora”.

“¡Ja! ¿Monstruos? El Capitán Caballero Folgen medio escupió antes de darse cuenta de que estaba en presencia del rey e inmediatamente se arrepintió. “Ciertamente”, continuó con una voz más descontenta, “los monstruos evolucionados son un puñado. El conocimiento que tiene un semihumano ciertamente lo convierte en un enemigo formidable. Muestran al menos niveles rudimentarios de organización, y suman más de diez mil. En términos de la amenaza, podríamos llamarlos caritativamente nivel de calamidad e incluso impulsarlos a un desastre, dependiendo. Si el líder de tal grupo de monstruos fuera hostil hacia la humanidad… incluso podría marcar el nacimiento de un nuevo rey demonio”.

“¿Qué?” gritó el rey.

Publicidad G-M1




“¡Si es realmente un desastre, la mera idea de manejar esto es ridícula!” Nadie pudo responderle. Razen simplemente asintió con la cabeza su aparente acuerdo con Folgen.

“No se preocupe, señor”.

Hablaba Reyhiem, la figura religiosa más poderosa de Falmuth. Como arzobispo enviado por la Santa Iglesia Occidental, estaba (en papel, al menos) en una posición de poder igual que el propio rey, dada la adopción de Falmuth del luminismo como su religión estatal. Sin embargo, eso era solo una formalidad; en realidad, Reyhiem era más un hombre de confianza o la mano derecha del rey.

“Ah, Reyhiem. ¿Tienes una propuesta?”

El obispo mostró una sonrisa que parecía demasiado siniestra para un miembro del clero.

“Así es, así es, por supuesto. Con respecto a esta tierra de monstruos, nuestra Iglesia ya la ha identificado como una presencia muy peligrosa. El cardenal Nicolaus Speltus me contactó anteriormente y me dijo que planeamos herir a esta nación, ya que representa una clara amenaza para los cielos. Sin embargo, hasta ahora hemos fallado casi por completo en dañarlos, e incluso hemos encontrado traidores entre las naciones humanas… Nuestra Iglesia quiere evitar hacer del Consejo nuestro enemigo, como él dijo, y me dijo que mantuviera mis oídos abiertos a cualquier nación dispuesta a ofrecernos asistencia”.

“¡Ya veo! Entonces la Iglesia ya los ha certificado como enemigos de dios… ¿Pero buscan la ayuda de otras naciones?”

Los ojos del rey Edmaris brillaron. El cardenal Nicolaus Speltus era un confidente cercano del papa, el líder supremo del Sacro Imperio de Ruberios, el hombre en el asiento de más poderoso en todas las naciones occidentales. También era el superior directo del obispo Reyhiem, y era un hombre arrogante y de corazón frío, uno ocasionalmente considerado como un “demonio bajo la máscara de un sabio”. Era una figura ingeniosa, siempre dispuesta a actuar, lo suficiente como para dar una pausa incluso al Rey

Edmaris—y este hombre había tomado su decisión. Lo que significaba que la mujer que lo servía estaba lista para moverse. Hizo que el rey sonriera sinceramente.

“Si—y esto es solo un hipotético—pero si los ciudadanos de Falmuth fueran a ser perjudicados por esta nación monstruosa, ¿qué pasaría entonces?”

Publicidad M-M4

“Me imagino que la Santa Iglesia Occidental asumiría toda la responsabilidad de rescatar a sus seguidores”.

“Ah. ¡Bien, bien! Somos siempre devotos seguidores de la fe, después de todo”.

“Así es; lo somos. Muy cierto”.

El rey y el obispo compartieron una sonrisa.

“Si es así”, interrumpió Folgen, “prometo que estaríamos encantados de marchar hacia adelante y atacar a estos monstruos. Creo que el Cuerpo de Caballeros Reales sería suficiente para aniquilar a esta nación, pero me gustaría tener mucho cuidado. Arzobispo, ¿podrá la Iglesia proporcionarnos más recursos?”

Reyhiem, aparentemente esperando esta pregunta, profundizó su sonrisa.

“Podemos, Folgen-san. Entiendo tu preocupación. El cardenal Nicolaus ya ha dado su aprobación para desplegar a los Caballeros del Templo”.

Los Caballeros del Templo era un término general para los combatientes afiliados a la Iglesia enviados desde su templo central a otras naciones.

Se decía que contaban entre decenas de miles, ofreciendo mano de obra para respaldar la inmensa influencia que la Iglesia tenía en el área, los más talentosos formaban los grupos de cruzados y se autodenominaron paladines.

Los propios templos de la Iglesia de Falmuth tenían a los Caballeros del Templo estacionados en ellos, alrededor de tres mil hombres—el número más grande estacionado en cualquier nación cercana.

Incluso como arzobispo, Reyhiem no tenía la autoridad para darles órdenes. Ahora, sin embargo, el cardenal Nicolaus estaba listo para dar la orden. Todos podrían ser enviados a la batalla en el bosque sin que surja un solo problema.

“¿Tienes permiso para usar los Caballeros del Templo…?” Folgen asintió, satisfecho.

“La Santa Iglesia debe ser muy seria sobre esto, de hecho”.

El rey se unió a él sonriendo mientras reflexionaba sobre esto. A juzgar por cómo la Santa Iglesia Occidental ve a todos los monstruos como enemigos de la humanidad, no hay forma de que permitan que exista esta nación. Aun así, sin una causa suficiente para conmover las mentes de los hombres, tendrían problemas para llenar sus ejércitos. Y precisamente por eso nos quieren usar, ¿eh? Heh-heh-heh-heh… Bueno, lo mismo funciona al revés, sabes…

Si ambos lados tuvieran la misma opinión, sería más fácil para ellos simplemente unir sus manos en batalla. Tal fue la conclusión del rey Edmaris.

“Sugeriría”, dijo Reyhiem para resumir, “que tomemos la fuerza de avance al mismo tiempo que cuando la Santa Iglesia Occidental declare que comienza la guerra. ¡Disfrutarás de toda la gloria de servir como la espada de la humanidad!”

El rey estaba de acuerdo. Ya sea diplomacia o poder de guerra, no había nada que temer con la Santa Iglesia respaldándolos.

Eso dejó solo un problema:

“Ahora, ¿qué cebo podemos preparar para que los nobles ataquen?”

Necesitaban hacer que las filas nobles enviaran a sus soldados, y necesitaban algo para recompensar a los mercenarios. Una causa digna y algunos discursos no les convencerían. Incluso podría antagonizarlos.

Publicidad Y-M3

“Me imagino que la gloria por sí sola no los moverá”, entonó Razen con el ceño fruncido.

“Si juntamos al Cuerpo de Caballeros Reales, la Alianza de Hechiceros y los Caballeros del Templo dentro de Falmuth, son nueve mil soldados. Eso debería ser suficiente para asegurar la victoria, pero…”

Con la excepción de Reyhiem, todos en este grupo querían que su enfoque fuera infalible. Pero fue Reyhiem quien rompió su silencio una vez más.

Publicidad Y-M3

“Oh sí, sí”, dijo con una sonrisa.

“El cardenal Nicolaus también lo mencionó en su mensaje. Como él lo dijo: ‘Los monstruos no son personas. Por lo tanto, la Iglesia no tiene interés en sus tierras. Haz lo que quieras con ellas”.

¿Los monstruos no son personas? ¿No es eso obvio? El rey Edmaris tuvo que evitar preguntar en voz alta. Una vez que destruyeran la nación monstruosa, sería un desperdicio de esfuerzo si no pudieran administrar su tierra después. Una propuesta extremadamente poco atractiva. ¿Pero podrían manejarlo?

¿Quizás si bendecían la tierra y luego recibían el permiso de la Iglesia para gobernarla? El rey no tenía reparos en gobernar sobre monstruos—los monstruos esclavos y cosas por el estilo no eran cosas raras. Si estuvieran dispuestos a negociar y someterse a ellos, él podría garantizarles protección bajo el nombre de Falmuth—suponiendo que se convirtieran en sirvientes de Luminous. Si no, arrasarían la tierra, esclavizarían a los monstruos sobrevivientes y anexarían todo el territorio.

Podría haber ciertos problemas con esto si Falmuth estuviera tratando con semihumanos como los enanos. Sin embargo, ¿simples monstruos evolucionados? Esas no eran personas. Incluso podrían usar magia para esclavizarlos sin pensarlo dos veces.

Publicidad Y-M3

“Ya veo. El cardenal Nicolaus es un hombre de mente abierta, que lee con mucha anticipación…”

“Así es; ¡así es! Y no desea nada más que la continua prosperidad de su reino, señor”.

El rey Edmaris asintió con firmeza. Falmuth ganaría un nuevo territorio, junto con todos los recursos naturales que el Gran Bosque de Jura tenía para ofrecer. Nadie se quejaría si les dejara la defensa de la región. El Consejo ya había reconocido a los esclavos monstruos como perfectamente legales.

Lo mejor de todo, esto les daría a Falmuth nuevas rutas comerciales—rutas que les permitirían saltar sobre Blumund y continuar sus relaciones lucrativas previas con el Reino Enano. El cobro de peajes por las carreteras ya construidas en el bosque podría incluso generar mayores ganancias. Dar los destellos de nobleza de tal fortuna potencial debería ser suficiente para que todos se registren para la batalla.

Y luego… me encantaría procurar y esclavizar a los ingenieros de esa nación monstruosa para nosotros…

Con todos los problemas aparentemente resueltos, era hora de ver qué más había sobre la mesa. El rey Edmaris recordó cierto objeto que le había encantado no hace mucho—un rollo de tela de seda. Se había obtenido de esa nación monstruosa, dijeron, y se sentía más agradable contra los dedos que cualquier tela que hubiera visto antes.

Las fibras y la tela mágica parecían meros juguetes en comparación con esto. Tras un análisis posterior, se descubrió que estaba intrincadamente tejido con fibra obtenida de capullos de polillas infernales. Las polillas infernales eran peligros de rango B, y la idea de usar sus capullos se veía más allá de la locura… ¡Pero mira lo que podrías hacer con ellos!

Simplemente tenía que aprender cómo se hacía esto y luego posicionarlo como una de las exportaciones de Falmuth. Este no era el único producto maravilloso de los monstruos—otros estaban circulando, según el informe. Ya había ordenado a su gobierno que buscara tantos ejemplos como fuera posible—pero ¿por qué hacer ese esfuerzo? Simplemente exorcizar el mal de las tierras de los monstruos, y todo estaba allí para tomar. No podría ser más simple.

El rey Edmaris se encontró luchando por mantener la compostura al pensar en todas estas riquezas incalculables. Le hizo querer estallar en una sonrisa infantil. Si tenía el respaldo de la Santa Iglesia Occidental, esta batalla ahora era una guerra santa, una con él como líder y comandante.

Publicidad Y-AB

El honor que le ganaría la victoria de repente adquirió un significado aún más importante. Lo establecería firmemente en la escena mundial, y pondría firmemente incluso a los nobles superiores en su lugar.

Necesitaba comandar esta guerra santa, pensó—y una vez que terminara, podría disfrutar de la reputación de ser el Rey de Campeones. Folgen, el campeón que había derrotado un desastre. Razen, el sabio que lo había ayudado. Todos tendrían su gloria. Y con el cardenal Nicolaus mirando, Reyhiem podría incluso llegar a la vía rápida hacia el próximo cardenal.

Todos tenían mucho que ganar de esta batalla. Y si bien la Santa Iglesia Occidental tomaría sus ‘limosnas’ a cambio, era un precio pequeño que pagar por todas las fortunas que estarían acumulando. Y—demonios—cualquiera de los nobles que sobresalieran en batalla podría recibir tierras monstruosas como tributo.

El rey quería su industria y su tecnología; la tierra realmente no le importaba. Mientras conservara el derecho de cobrar tarifas y peajes, no le importaba compartir un poco de las sobras. En comparación con el pequeño rescate que pagó para defender las tierras fronterizas, sería un gran ahorro de dinero.

En resumen, el rey Edmaris quería un control exclusivo sobre todas las riquezas de esa nación. Por lo tanto, necesitaba crear una situación en la que la nobleza no tuviera espacio para quejarse.

5 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios