Kage no Jitsuryokusha

Volumen 4

Intermedio: ¡El cazador de bandidos, Slayer el Elegante, entra a escena!

 

 

Nishino Akane, estudiante de segundo año en la preparatoria Sakaurazaka. Ella allí tenía a un compañero de clases al que odiaba mucho.

A pesar de que ya por sí tenía un rostro común y corriente, cabello negro y ojos negros, siempre parecía estar somnoliento, con ojeras debajo de sus ojos.


El nombre de ese estudiante era Kageno Minoru, el estudiante que Akane odiaba y el que, para su desgracia, se sentaba a su lado.

Tal y como significaba su nombre, “Kageno”, él era como una sombra en la clase.

Sus notas estaban por debajo del promedio, su actividad física igual, no pertenecía a ningún club y no tenía amigos, solo unos cuantos conocidos con los que hablaba brevemente.

Él era, para resumir, un estudiante común y corriente que no destacaba.

Al principio Akane no lo odiaba, por supuesto tampoco es que le agradara, pero lo trataba como un compañero de clases más.

Publicidad G-M2



Pero, a medida que ella fue interactuando con él, fue experimentando cosas inaceptables para ella.


Por ejemplo, el saludo de las mañanas.

Kageno Minoru y Nishino Akane siempre llegaban al último momento por las mañanas, justo antes de que se cerraran las puertas.

Y, como siempre pasan por la misma puerta juntos, al mismo tiempo, por lo general había un saludo.

“Buenos días, Kageno-kun”.

Akane hoy también pasó por la puerta a la misma hora, saludando al estudiante que tanto odiaba.

“Buenos días, Nishimura-san”.

Mientras que Kageno devolvió el saludo de forma tan simple como siempre.

¡¡Que no me llamo Nishimura, es Nishino!! Gritó Akane con furia dentro de su cabeza, aunque en la realidad, ella estaba tomando sus saludo con una sonrisa.

Ya habían pasado 3 meses desde que empezaron a ser compañeros de clase, y aun así, este patrón se repetía cada día.

Al principio, en el primer mes ella no le tomó importancia, pensando que tarde o temprano se iba a dar cuenta que se estaba equivocando en su nombre. Pero incluso luego de las vacaciones de la Golden Week él siguió equivocándose y Akane ya no pudo perdonarlo por eso, y trató de corregirlo.

Ella podía recordar incluso ahora la conversación que tuvieron en aquel momento.

***

 

 

“Kageno-kun, mi apellido no es Nishimura”.

“¿Eh?”

Kageno la vio abriendo y cerrando los ojos, como si estuviera viendo algo extraño o curioso.

“Ah, ¿no era Nishimura?”

“Nop, mi apellido es—”

“Ah, espera. Ya lo recuerdo. Cierto, tú eras un personaje con nombre”.

“¿Personaje con nombre?” Repitió Akane con incertidumbre al escuchar algo que no entendió.

“Ah, no me prestes atención. Por lo general, recuerdo el nombre de las personas importantes, aunque de vez en cuando me equivoco en sus apellidos”.

“No te preocupes, todos cometemos errores”.

Akane sonrió, pues Kageno se estaba disculpando como era debido. Pero, la siguiente línea de Kageno la dejó helada.

“Lo siento, Nishitani-san”.

En ese instante, Akane apretó su puño con todas sus fuerzas, aguantando desesperadamente las ganas de darle un gancho derecho en la cara al chico con cara de idiota a su lado.

“… Es Nishino”.

Publicidad M-M1

“… ¿Eh?”

“Mi apellido es Nishino”.

Ambos se miraron el uno al otro en medio de un incómodo silencio. Ese día, ella no intercambió ni una sola palabra más con Kageno.

A la mañana siguiente.

Como siempre, ellos se encontraron en la puerta de la escuela.

Luego de una noche, Akane finalmente se había calmado. Él realmente no lo hacia con malas intenciones, y Akane pensó que estaba exagerando un poco al enojarse solo porque no dijera bien su apellido.

Por eso ella olvidó todo lo que sucedió ayer y lo saludó.

“Buenos días, Kageno-kun”.

“Buenos días, Nishimura-san”.

Publicidad G-M1



¡¡Regresó al maldito Nishimura!! Pensó Akane, aguantando las ganas de decirlo con una sonrisa temblorosa.

Lo que Akane no podía perdonar es que Kageno se estuviera comportando como de costumbre, como si nada de lo de ayer hubiera sucedido.

Él hacia lo mismo siempre, la llamaba Nishimura y jamás la veía o se fijaba en ella.

Cuando se saludaban, cuando se hablaban, su mirada siempre estaba en Akane, pero ella sentía como si no la estuviera viendo a ella, sino a un lugar lejano.

Eso era lo que ella más odiaba.

Sí, lo que Akane odiaba no era el hecho de que se equivocara con su apellido, sino el hecho de que él nunca se estuviera fijando en ella.

Cuando ella se dio cuenta de eso, comenzó a odiar a Kageno. Luego de todo eso, Akane decidió no involucrarse más con Kageno.

Como se encontraban todos los días en el mismo lugar, ella lo saludaba y eso era todo. Aunque él seguía equivocándose y tampoco trataba de corregir ese error.

Ella se sentaba a su lado en la clase, pero tampoco hablaba con él, a excepción de temas relacionados con las clases.

En realidad, ella quería ignorarlo por completo, pero debido a ciertas circunstancias, ella no quería llamar la atención.

Sí, Nishino Akane era una chica que llamaba mucho la atención.

Era toda una belleza de cabello negro, una persona que destacaba no solo entre los hombres, sino que también entre las mujeres.

Sin mencionar que, a pesar de estar todavía en preparatoria, ella ya estaba trabajando como actriz.

Por supuesto, sus compañeros sabían que ella era actriz. Por eso, si se enteraban de que ella se llevaba mal con Kageno, comenzarían a rumorear cosas extrañas y eso era lo que ella quería evitar.

Akane había empezado en su carrera como actriz desde muy pequeña, aunque se tomó un descanso largo luego de cierta polémica.

Luego de ese incidente, Akane decidió crear otra faceta de ella.

Ella trató de ser una estudiante de honor para que ningún profesor la molestara, trató de ser alguien popular para que ningún estudiante la molestara y se comportó con carácter para que nadie la molestara.

Por eso, ella vivía de esta forma, interactuando para que Kageno—la persona que tanto odiaba—no la odiara a ella, y para que los demás estudiantes no se dieran cuenta de eso.

***

 

 

Akane no pertenecía a ningún club.

Por eso, por lo general ella iba directo a casa una vez terminadas las clases. Pero hoy ella tuvo que asistir a clases complementarias. Por su trabajo, ella solía faltar muchos días a clase, y tenía que recuperar esa asistencia con clases complementarias.

Aparte de eso, sucedieron más cosas, y al final, Akane salió de la escuela cuando estaba a punto de anochecer.

“Se me acabó la batería del móvil…” Dijo ella con un suspiro al llegar a la puerta.

Akane por lo general siempre llamaba a un conductor privado, pero para su mala suerte, su teléfono móvil ya no tenía carga.

Aunque de todas formas, su casa quedaba a 30 minutos, no era como si no pudiese caminar. Aprovechando que la temperatura en las puestas de sol a principios de verano era agradable,

Akane decidió regresarla pie.

Había pasado bastante tiempo desde que regresaba a casa caminando. La última vez que ella recordaba, era cuando iba de regreso de la escuela primaria con un grupo de estudiantes.

Pero desde que entró a secundaria, en su hogar se decidió que todos los días regresaría con un conductor privado.

Por eso, al estar regresando de la escuela por primera vez en mucho tiempo, ella no pudo evitar sentirse emocionada y se olvidó por completo que estaba caminando por un camino oscuro de noche.

De repente, una furgoneta negra se detuvo al lado de ella y de allí, rápidamente se bajó un hombre musculoso.

Cuando se dio cuenta de eso ya era demasiado tarde.

“… ¿Eh?”

El hombre envolvió sus brazos alrededor del cuello de Akane.

“Ah…”

Y, con un poco de presión, su conciencia se fue desvaneciendo en cuestión de segundos.

Lo últimos que sus ojos vieron, fue la figura conocida de un chico de cabello negro corriendo hacia ella.

***

 

 

“…Uhh”.

Akane despertó dentro de una oscura bodega.

Estaba atada de pies y manos, y en su boca tenía una mordaza.

Recién había recuperado la conciencia así que no se acordaba de mucho. Lo último que vio fue al hombre musculoso bajando de la furgoneta y tomándola del cuello, y la figura de alguien corriendo hacia ella.

“¡¡Uhh!! ¡¡Uhhh!!”

Ella trató de gritar en busca de ayuda, pero como tenía algo en la boca no podía hablar.

“Oh, ¿ya despertaste?”

Entonces, desde atrás, de ella se escuchó la voz de un hombre, y Akane dejó de moverse.

“Quédate quietecita, o puede que te lastime un poco”.

Se trataba de un hombre alto, de unos 190 centímetros aproximadamente. Pero no solo era alto, se podía notar incluso encima de su ropa, los músculos que tenía en todo su cuerpo.

Atrás de él estaba otro más, de seguro su cómplice.

“Tranquila, ya enviamos una carta de rescate a tus padres. Siempre y cuando nos den el dinero, te regresaremos sana y a salva”.

El hombre alto puso una sonrisa desagradable en su rostro.

“Debes tener más cuidado~ ¿Qué hace la señorita del grupo Nishino caminando sola por las noches? ¿Ves que así de fácil un hombre malo puede atraparte?” Dijo el hombre, haciendo con “Hihihi” como risa mientras se acercaba a Akane que todavía estaba acostada en el suelo.

“¡Uuuuh!”

¡No te me acerques! Gritó ella, pero nadie pudo escucharla.

Akane se arrastró por el piso, tratando de alejarse del hombre alto.

“Oh, ni lo intentes señorita, no puedes escapar”.

El hombre agarró una de las delgadas piernas de Akane y la arrastró con fuerza.

Luego, él levantó la barbilla de Akane, observándola mucho más cerca.

“Qué lindo rostro tienes, no esperaba menos de una actriz”.

Publicidad G-M3



“¡Uhh! ¡¡Uuuuh!!”

Akane trató de desviar la mirada, pero el hombre le dio un manotazo en su mejilla.

“¡…!”

“¡No te resistas!”

El sabor de la sangre comenzó a expandirse en la boca de Akane y las lágrimas que había acumulado en sus ojos cayeron por sus mejillas.

“Ahora que lo recuerdo, ¿no habías sido secuestrada antes?” Ella tembló, y sus movimientos se detuvieron.

“¿No fue cuando estabas en secundaria? Recuerdo que se hizo famoso el tema de un acosador”.

Su cuerpo no dejaba de temblar por aquellos recuerdos que ella había decidido enterrar en lo más profundo de su cabeza.

“Aunque no estoy culpando al acosador, lo entiendo después de todo. Ah, ¿qué sucede niña, por qué tan asustada?”

“… ¡Uhh! ¡¡UuuuuuuuuuuuuuuuhhH!!”

“Ya te dije que es inútil, nadie vendrá”.

¡Ayuda! Gritó ella en su mente, y luego…

¡Tracck!

Los cristales de la bodega se rompieron al mismo tiempo.

“¡¿Qué fue eso?!”

Las ventanas de la bodega se habían roto.

La luz de la luna entró por esa ventana, iluminando al hombre que estaba parado encima de los cristales rotos.

El hombre tenía una sudadera negra, botas de trabajo y un pasamontañas que tapaba su rostro.

Era un hombre misterioso vestido completamente de negro. A primera vista se veía como otro secuestrador más.

Tak, tak, tak.

 Él caminó mientras hacía resonar sus pisadas en el piso.

“¡¿Quién mierda eres tú?!” Gritó el hombre alto.

“¿Yo…? Yo soy… digamos que un cazador de bandidos, Slayer el Elegante”.

El hombre se detuvo y arregló su pasamontañas. Al parecer el agujero no estaba bien alineado.

“¡Vete al diablo!”

Al mismo tiempo que el hombre alto gritó, su cómplice que estaba detrás de Slayer trató de golpearlo con el bate que tenía en la mano.

Golpeó un punto ciego perfecto… pero, Slayer lo esquivó como si tuviera ojos en la espalda.

“¡¿Eh?!”

“La luz de la luna me muestra tu sombra… aficionado”. Dijo él, dándose la vuelta y golpeándolo con su puño.

La otra persona ni siquiera pudo ver ese puño acercándose, debido al atuendo negro que cargaba y al espacio oscuro en el que estaban.

Luego de un gran sonido, el cómplice cayó de rodillas al piso y dejó de moverse.

“¿Un golpe en la barbilla…? Veo que tienes experiencia en esto”.

El hombre alto quitó sus manos de Akane y se levantó, mirando fijamente a Slayer mientras se tronaba los dedos.

“Pero para tu mala suerte, yo soy un ex militar”. Dijo el hombre, sacando un cuchillo y tomando una posición.

“¿Un ex militar…? Pues perfecto, ya tenía ganas de pelear contra un militar”. Dijo Slayer, bajando un poco su cadera y tomando una posición que se veía perfecta en él.

Publicidad M-M3

Los dos hombres se miraron en silencio en medio de la oscuridad. Poco a poco, el tiempo pasaba, hasta que—

“¡Muere!”

El hombre alto fue el primero en moverse.

Él se inclinó un poco y lanzó un corte directo hacia adelante.

Como se esperaría de un ex militar, su movimiento fue rápido y preciso, algo que por lo general, un hombre de este tamaño y peso no podría lograr.

Slayer trató de desviar con su brazo derecho el cuchillo que iba dirigido directamente a su garganta.

Luego un sonido agudo se escuchó en la bodega.

“¡¿Qué?!”

Slayer había cogido el cuchillo con su brazo derecho.

Viéndolo más de cerca, él estaba sosteniendo algo. Era una barra, una barra de acero. Él estaba sosteniendo la barra como si fuera una tonfa.

“¡¿U-Una barra de acero?!”

“Las barras de acero son de lo mejor. Son duras e irrompibles. La venden en todas partes, las puedes cargar en todos lados y si alguien te pregunta qué haces con esto, puedes decir que es una palanca… creo. Además, se puede usar como una tonfa”.

“¡¿Qué?!”

Luego, Slayer movió su brazo, golpeando directamente el brazo del grandulón. Al hacerlo, el hombre soltó su cuchillo.

“¡Mierda!”

Luego, la barra de acero se acercó rápidamente al hombre, y él instintivamente puso sus brazos hacia adelante para cubrirse.

Slayer golpeó los brazos del hombre con la barra mientras que el hombre golpeó el pasamontañas de Slayer con sus puños.

Así, en medio de una oscura bodega iluminada por la luz de la luna, golpes de barra de acero y puñetazos fueron intercambiados sin parar.

Sin embargo, el cazador de bandidos Slayer iba retrocediendo poco a poco. Cada vez que él trataba de esquivar los pesados puños del otro hombre, él tenía que retroceder un paso.

“Ja, así me gusta, con un poco de desventaja”. Luego de empujar a Slayer, el grandulón dijo.

“Ciertamente eres fuerte, y pareces tener experiencia real. Aun así, amigo, tienes una gran debilidad. Tu estatura es de unos 170 más o menos, y tu peso supongo que es de unos 60 kilos. Pero verás, yo mido de 194 a 195, la diferencia de estatura es demasiado grande. Aun si tienes una barra de acero, lo único que tengo que hacer es proteger mi cabeza, mientras que si tú recibes un solo de mis puños, se acabó”. Dijo el hombre con orgullo mientras que Slayer se quedó mirándolo en silencio.


“Tiene sentido. Después de todo, ahora mismo estoy teniendo problemas lidiando con un ex militar…”

“¿Ya te darás por vencido?”

“No… solo iré un poco más en serio”. Dijo Slayer, cambiando su posición.

“… ¿Qué?”

“Confió en el potencial de las barras de acero. Su peso, compactibilidad, forma y su uso como tonfas es muy alto. Y, luego de aplastar a la docena de malhechores que caminan por las calles noche tras noche, llegué a una conclusión…”

“… ¡Espera, ¿tú eres ese Berserker con pasamontañas que se pone a derrotar a los delincuentes todas las noches solo con una barra de acero?!”

Era una famosa leyenda urbana que había hecho que últimamente los delincuentes de la noche llevaran cascos a donde quiera que fueran. Después de todo, si llevaban cascos, no importa si los golpeaban, al menos no les dolería tanto.

“La respuesta que encontré luego de derrotar a los delincuentes cada noche… es que, en vez de usarlo como tonfa, ¡es mejor usarlo de forma normal!” Dijo Slayer, golpeando con fuerza al hombre alto con la barra de hierro.

Fue un golpe rápido, violencia pura.

El hombre rápidamente trató de cubrirse la cabeza con sus manos, pero… “¡Ughh… mis brazos!”

El hombre apretó con fuerza su brazo izquierdo mientras se quejaba de dolor.

“Se rompió el hueso, ¿verdad? Este es el potencial de la barra de acero. El truco está en golpear en forma de L, de esa forma, el golpe tiene una fuerza más concentrada”. Dijo Slayer, moviendo la barra de una posición a otra explicando su uso.

Y luego lo volvió a golpear.

Él bajó y alzo la barra de acero de forma natural, golpeándolo una y otra vez, demostrando la destreza conseguida al golpear a cientos de delincuentes con ella.

“¡Gaah! ¡E-Espera!”

Lo golpeó, y lo siguió golpeando.

“E-Espera, detente, detente…”

Lo golpeó, lo golpeó, no dejó de golpearlo.

“Guuh… uggh…”

¡Otro golpe, otro golpe, y otro golpe más!

El sonido del fierro golpeando el cuerpo del hombre resonó por toda la bodega una y otra vez.

La figura exponía la representación del poder absoluto y de la violencia pura.

El cazador de bandidos Slayer, siguió golpeándolo hasta que el hombre dejó de moverse. Las gotas de sangre caían sin parar de la barra de acero.

“No sirvió de nada…. No puedo llegar a ese terreno ni siquiera peleando contra un ex soldado… necesito más poder…” Dijo él, mirando hacia la luna que se veía al otro lado de la ventana.

“I need more power…” Dijo él, levantando la mano y cerrándola, como si estuviera tratando de alcanzar a la inalcanzable luna en el cielo.

Luego sacudió su cabeza para regresar a la realidad, y luego vio a Akane.

Él tomó el cuchillo que el grandulón había soltado y con eso en mano, se acercó a Akane.

“¡¡Hmmmuuuu!!”

Akane sintió que estaba en peligro y trató de huir, pero ni siquiera podía moverse, solo vio como el cuchillo se acercaba a ella.

“¿Uhh?”

Pero, el cuchillo no cortó su cuerpo, cortó las cuerdas que estaban atándola.

Al ser liberada, Akane vio fijamente al hombre vestido de negro con un pasamontañas en su cara.

Kage no Jitsuryokusha Volumen 4 Interludio Novela Ligera

 

Luego él, mirando a Akane dijo,

“Ten más cuidado cuando vayas de regreso a casa la próxima vez”. Y dicho eso, él se marchó.

Luego de verlo marchándose en medio de su confusión, Akane finalmente se dio cuenta que él la había salvado.

“Cazador de bandidos, Slayer el Elegante… ¿quién eres…?”

Se preguntó ella, pero al mismo tiempo, ella sentía que había escuchado su voz antes en algún lugar.

***

 

 

Al día siguiente, aunque sus padres trataron de oponerse, Akane asistió a la escuela como siempre.


Cada vez que recordaba lo que había vivido el día anterior, ella sentía miedo, pero a su vez, cuando recordaba a Slayer el Elegante, por alguna razón le entraban ganas de reír.

“Fufu… Slayer se hace llamar elegante pero no tiene nada de elegancia”. Luego al cruzar por la puerta, se encontró con el estudiante que tanto odiaba.

“Buenos días, Kageno-kun”.

“Buenos días, Nishino-san”.

“… ¿Eh?”

Fue tanta la sorpresa, que ella se quedó parada ahí mismo.

Kageno había dicho el apellido de Akane correctamente. Y ella sintió como su mirada esta vez sí se fijaba en ella.


Además, su voz…

“… Debe ser coincidencia”.

Ella sacudió su cabeza para despejar las tonterías que estaba pensando, y luego corrió tras Kageno.

“¡Espera! ¡Kageno-kun!”

Ese día, ella quiso hablar un poco más con él.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

13 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios