Re:Zero Ex (NL)

Volumen 3: La balada de amor del Demonio de la Espada

Capítulo 2: El día de la boda

Parte 2

 

 

Bordeaux frunció el ceño en su respuesta, pero Wilhelm negó con la cabeza y dijo:

—No te preocupes. ¿Quieren pelear? Bueno, yo también. No tienes de que preocuparte.

—¿Crees que se trata de ganar y perder? No estoy seguro de mí mismo, pero está bien.

La negativa de Burdeaux a quedar atrapado en detalles torpes fue una de sus armas y una de sus características más fuertes.

Concluyó su conversación con un gruñido —Muéstrales el infierno—, y luego fue a animar a los hombres.

“Es un verdadero capitán”— Grimm sonrió.

—Un verdadero excapitán, pero estoy de acuerdo— Wilhelm miró hacia la puerta del castillo.

Publicidad Y-M3

—Sheesh. Cuando Burdeaux se haya divertido, nos iremos.

Había más de un centenar de personas en el escuadrón, todos con- tados, junto con casi veinte carruajes de dragones para llevarlos. Todo estaba preparado y listo para partir, y los soldados estaban inquietos. Wilhelm tenía la intención de moverse tan pronto como Burdeaux terminara de hacer la vigilancia. Pero incluso cuando el pensamiento estaba cruzando su mente…

—¡Wilhelm!

Publicidad M-M4

…Oyó su nombre desde la dirección de la puerta y miró hacia arriba. Vio a una joven corriendo por la pendiente en pequeños pasos, respirando rápidamente.

—¿Theresia? ¿Por qué estás aquí?

—¡Gracias a Dios! Estoy tan contenta de haber llegado aquí antes de que te fueras.

Todo menos ignorar a Wilhelm sorprendido, Theresia se inclinó educadamente ante el guardia en la puerta y entró en la plaza. La puerta del castillo, lo más crucial de las defensas, había sido traspasada sin tanto esfuerzo.

—…Sé que todo el mundo te reconoce a ti y a todos —dijo Wilhelm—, pero… ¿Cuándo un guardia ha dejado que una chica “re- tirada” entre en el castillo tan fácilmente?

Ya habían dicho adiós cuando salió de la mansión. Había jurado estar de vuelta antes de su boda dentro de tres días, y luego partió rápidamente para no ser tentado a quedarse. Y ahora todo fue para nada.

Tales despedidas se hicieron más difíciles cuanto más tiempo se pensaba en ellas. Tal vez todavía no se dio cuenta de lo mucho que esta mujer pensaba en él.

—Vamos, Wilhelm. Estás frunciendo el ceño otra vez. Te dije que

lo detuvieras, ¡Oh, oh! Pero escucha…

Theresia sostuvo algo que había estado escondiendo a sus espaldas. Wilhelm, todavía frunciendo el ceño, lo tomó: Era una caja envuelta en una tela amarilla brillante.

Publicidad M-M5

—¿Qué es esto?

—Lo hice para ti, ya que te vas tan lejos. ¿Y-y-y-y… sabes lo que llaman… un almuerzo lleno de amor?

—Estás tan avergonzada que apenas puedes decirlo— comentó Wilhelm, probando el peso del paquete en sus manos.

Theresia se había tornado roja a mitad de camino a través de su explicación. Parecía demasiado pesado para ser algo que había inven- tado con tan poco tiempo de anticipación, y Wilhelm estaba compla- cido. En parte para tener algo de comer, por supuesto, pero también porque Theresia se había cuidado lo suficiente como para hacer esto.

No fue sólo la expresión de Theresia la que pudo cambiar rápida- mente, sino todo el color de su cara. Ella pasó de rojo a pálido y, luego, a blanco fantasmal; finalmente, se escuchó una tos delicada.

—El ejército no es exactamente conocido por servir comida gour- met, ¿verdad? —dijo—. Además, el Escuadrón Zergev estará en mo- vimiento, y está lleno de hombres además. Llámalo mi pequeño acto de resistencia en tu defensa.

—Tenemos a Grimm para manejar nuestra comida. E incluso yo puedo cocinar.

—Seguramente no esperas que Grimm solo cocine para cien solda- dos. Y en cuanto a la carne horrible y las verduras hervidas muertas que sirves, ni siquiera considero llamarlo comida.

—Hrk…

—De todos modos, quería hacer algo por ti. Si hubiera algo que pudiera hacer para ayudarte a tener incluso un poco más de energía para volver a tiempo para nuestra boda…, entonces…, ¡quería ha- cerlo! Eso es todo.

Al darse cuenta de que estaba empezando a hablar en círculos, The- resia miró hacia otro lado a causa de su discurso. Significaba que se perdió, en cambio en los ojos de Wilhelm.

—…

Ella no se dio cuenta de la forma en que tuvo que suprimir su deseo de abrazarla en ese momento, de perderse en su dulzura vulnerable.

Escapó por un pelo. Pero tuvo que considerar el lugar donde esta- ban, y estaban en la estación. Ni siquiera se trataba de dar un mal ejemplo a sus subordinados. Un grillete que Wilhelm nunca se había preocupado por ahora, se quedó en silencio. ¿Lo habían salvado o lo habían retenido? Sus sentimientos eran complicados.

—Sabía que subir de rango no me haría ningún favor.

—¿En serio? Estoy feliz de que tanta gente te reconozca.

—¿Haces estas cosas a propósito?

—¿…?

Theresia se quedó allí sorprendida, totalmente inconsciente de lo adorable que era. Los hombros de Wilhelm se desplomaron. El De- monio de la Espada se dio cuenta de que todas las miradas estaban fijas en él. Burdeaux había terminado de preparar a las tropas, y todo el escuadrón estaba viendo la charla de la pareja. Parecían estar disfru- tando genuinamente de las bromas entre el Demonio de la Espada y el Santo de la Espada.

—… ¿Qué están mirando todos?

—Aww, nada— Conwood sonrió.

—Sólo pensando, sé que es difícil dejar atrás el verdadero amor, pero tal vez sea hora de mudarse. Tú y tu anciana pueden pasar todo el tiempo que quieran juntos cuando terminemos aquí, después de la boda. Por ahora, nuestro capitán es soltero.

—¿Vieja? Ugh… ¡Creo que es un poco pronto para eso…!

Una risa corrió a través del resto del escuadrón debido a las burlas de Conwood. Wilhelm frunció el ceño al ser la razón de las risas, pero Theresia, con sus manos en su rostro enrojecido, no parecía comple- tamente disgustada.

Ahora hizo un pequeño aliento y salió delante del Escuadrón Zer- gev.

—Ehh, gracias por darme unos minutos de tu tiempo antes de salir. De alguna manera nunca pensé que llegaría el día en que te vería salir sin mí de esta manera. Y tal vez debería disculparme por eso también.

—…

Theresia parecía avergonzada y culpable, pero el escuadrón perma- neció en silencio. Hasta hace tres meses, Theresia y el escuadrón de Zergev habían luchado con frecuencia codo con codo en la guerra civil. Ella era Santo de la Espada: Ella los había acompañado en expe- diciones, y con su espada había hecho más que nadie en las líneas del frente.

Y ahora el Escuadrón Zergev iba a patrullar, y Theresia se estaba quedando en la capital. Hubiera sido impensable durante la guerra, y tal vez la propia Theresia se sintió algo abandonada… Pero…

—¡Eep!

—¿Por qué disculparse?, tonto… Así funcionan las cosas.

Wilhelm le dio un golpe en la parte posterior de la cabeza, y luego salió delante de ella. Antes de que Theresia pudiera protestar mientras se frotaba la cabeza, el Demonio de la Espada hizo un sonido audible con el talón de su bota. En respuesta, los soldados del Escuadrón Zer- gev también se aflojaron los talones contra el suelo, enderezando sus filas.

—Wow…

—La lucha y la defensa son el deber de un soldado —dijo Wilhelm—. Te lo dije, Theresia. Quédate aquí, detrás de mí y del resto de los soldados, y cuida de tus flores o algo así. Ese es el deber de un civil.

—Tener una ama de casa suena bastante bien, ¿eh, Cap? —Con- wood se echó a reír, a lo que Grimm añadió, “¡Te tiene ahí!” Y todo el escuadrón estalló en risas de nuevo.

Wilhelm, también, se río a regañadientes, y Theresia lo miraba con los ojos abiertos.

—…

Sólo por un momento, esos grandes ojos azules se acercaron peli- grosamente a las lágrimas. Theresia rápidamente los limpio con la manga, forzando una sonrisa a su cara. Una sonrisa amable que podría cautivar instantáneamente los corazones de incluso el demonio de la Espada, Wilhelm, y todos sus poderosos hombres.

Aún sonriendo, Theresia inclinó profundamente la cabeza y dijo:

—Gracias a todos. ¡Todos, por favor, cuiden de Wilhelm por mí mientras no están!

Esas fueron las últimas palabras que alguien dijo antes de mudarse.

***

Publicidad M-M1

 

 

—¡Gah-ha-ha-ha! Que cosa para nuestro Wilhelm, señorita Theresia. No puedo creer que ya está tan cansado.

—¿Cansado? Por favor. No es del tipo que puede ser fácilmente confinado o controlado. A veces me pregunto si no soy el que lo tiene en un aprieto tan apretado.

—La falta de autoconciencia es un pecado propio. Pero de cualquier manera, tú tienes el deber de cumplir como la esposa del Demonio de la Espada.

Tal fue la conversación que se produjo cuando el Escuadrón Zergev había dejado atrás Theresia y Burdeaux. Los dos compartían el tipo de vínculo que se forja entre las personas que han sobrevivido a la batalla juntos. Por un lado, estaba Burdeaux, que había sido sacado de las líneas del frente debido a su ascenso; por otro, Theresia, que efectivamente se había retirado: Sus respectivas posiciones también les dieron mucho en común.

—Maestro Burdeaux, ¿no se siente solo viendo a Wilhelm y a los demás irse?

—Solo. Que palabra tan dulce. Admito que hay una pequeña pun- zada… o tal vez una gran punzada, no ser capaz de simplemente huir con ellos como solía hacerlo— Burdeaux miró hacia abajo a sus ma- nos, que no sostenía el conocido hacha de batalla, y su voz cayó un poco. Pronto, sin embargo, formó dos puños.

—Pero mira. El campo de batalla puede cambiar, pero sigo siendo yo. Tengo mis responsabilidades. Hay gente que ha estado esperando y esperando que me mudara al mundo. Me alegro de poder desear y esperar cosas. Al igual que tú tienes tus esperanzas para Wilhelm, se- ñorita Theresia.

—Yo… Sí, siento lo mismo— Ella miró hacia donde Wilhelm y sus soldados habían ido.

En la esquina de su ojo, vio la cruz de los brazos corpulentos.

—Por cierto —dijo Burdeaux—, en cuanto a esa cosa que me pe- diste que manejara en este nuevo campo de batalla… sobre quien en- vió al Escuadrón Zergev en esta misión aleatoria…

—Siento apoyarme en ti. Es sólo que en este momento, no puedo pensar en nadie más con quien pueda contar.

—No te preocupes. Estamos hablando de una boda entre dos de mis camaradas más viejos. No estoy completamente seguro de si esto es algo que debería decirte.

Publicidad Y-M3

Burdeaux se rascó su pelo corto, con el aspecto de dolor. Theresia estrechaba los ojos, incapaz de sofocarlo con un mal sentimiento so- bre lo que podría estar haciéndole dudar en hablar.

—Es… Muy bien. Por favor, hable libremente. No lo amortigües.

—¿Estás segura?

—Sí. Sin problema.

—…Parece que el que está detrás de estas órdenes es la Casa Astrea.

En otras palabras, tu padre.

El dolor era evidente en la voz de Burdeaux. Theresia cerró los ojos. El aura explosiva que de repente se podía sentir en el aire era sufi- ciente para hacer que cada pelo de cada guardia en la puerta se detenga.

Incluso Burdeaux, con su larga experiencia de combate, se encontró preparándose para la muerte.

Pero el Santo de la Espada, la fuente de esta increíble presencia, rápidamente la puso bajo control.

—Lo siento! ¡Perdí la cabeza! ¡Fue un accidente! ¡No te preocupes! Inclinándose ante los guardias sorprendidos, Theresia golpeó su frente con la palma de la mano como para demostrar lo arrepentida que estaba. Hizo un lindo sonido bonk, y Burdeaux comenzó a reírse de la incongruencia del sonido con este gran luchador de espadas.

—Señorita Theresia… Creo que tú y Wilhelm ambos tenían un in-dicio, ¿verdad?

—Sí, bueno. No quería creerlo. Incluso ahora, me gustaría que no fuera verdad.

Sus sospechas habían sido confirmadas. Cuando se enteró de que en realidad era su propia casa, su propio padre que había tratado de meterse con su boda, una tormenta comenzó a enfurecer el corazón y la mente de Theresia.

En cualquier caso, sin embargo, ahora sabía la identidad de su enemigo. Y si Wilhelm iba a una batalla decisiva…

—Entonces yo también tengo que luchar…

—¿Se-Señorita Theresia? Estoy seguro de que no tengo que señalar que si tomas tu espada, Wilhelm será infeliz, ¿verdad? Eh, y yo no estaría tan emocionado, tampoco.

—Oh, por “lucha”, quiero decir “hablar”, era una forma de ha- blar…, una cosa emocional.

Sin embargo, Theresia, sintiéndose muy diferente ahora, había apre- tado el puño. Burdeaux reconoció todo esto con gran inquietud.

Publicidad M-M4

Theresia había acusado a Burdeaux de investigar en este caso, sin mencionar a Wilhelm que lo había hecho. Tenía toda la intención de arreglar las cosas con su padre. Burdeaux esperaba que no hubiera demasiada violencia.

—Si necesitas un intermediario, no me opondría…— dijo.

—Está bien— respondió Theresia

—. Sé que está ocupado, Maestro Burdeaux, y odiaría molestarlo. Además, este problema nos concierne a mí y a Wilhelm, y quiero resolverlo correctamente como marido y esposa. Como marido y mujer— Sí, se las arregló para decirlo, con la cara roja.

Ella se inclinó profundamente ante Burdeaux, aunque no podía evi- tar su preocupación; entonces se alejó de la plaza.

Estaba claro incluso cuando se alejó: Ella estaba planeando encon- trar a Veltol Astrea, su propio padre, y resolver este asunto.

—Nada es fácil con esos dos— murmuró Burdeaux. Sintiendo que había envejecido notablemente, se dirigió de nuevo al castillo para tra- bajar. Sólo tenía una oración en su corazón: que la boda se realizara sin problemas dentro de tres días.

***

 

 

La orden para el Escuadrón Zergev en esta misión era patrullar las carreteras y caminos alrededor de la capital. Los militares ya habían sido desplegados en las llamadas cinco grandes ciudades de la nación para ayudar a reconstruir y promover la seguridad pública después de la guerra, por lo que esta patrulla cubriría principalmente las ciudades y pueblos más pequeños de estas carreteras.

No era una misión que normalmente se asignaría al Escuadrón Zer- gev de élite. Razón de más para pensar que esta tarea en particular fue una estrategia de alguien detrás de escenas.

—¿Y crees que es el padre de Lady Theresia causando problemas?

¿No crees que estás siendo paranoico?

Publicidad M-M1

—No lo conoces. Si lo hubieras hecho, sabrías que no estoy bro- meando por aquí… No es que no entiendo el porqué sería sobrepro- tector.

Wilhelm frunció los labios a sugerencia de Grimm mientras los dos cabalgaban uno al lado del otro en los dragones terrestres. Su hermano en brazos sonrió, luego escribió una respuesta en su papel.

Con la bendición de repeler el viento, no hubo golpes ni ruidos mientras viajaban a lo largo. Aun así, Wilhelm quedó impresionado en privado de que Grimm pudiera escribir tan fácilmente mientras cabal- gaba sobre la espalda de un dragón.

“Estoy acostumbrado”

—…Yo no dije nada— Wilhelm frunció el ceño, infeliz de que sus pensamientos se leyeran tan fácilmente.

Grimm entrecerró los ojos en él, lo que hizo que Wilhelm gruñera:

—¿Qué? No parece que estés prestando atención. No vengas llo- rando a mí si te caes de tu dragón.

“Me sentía un poco emocional, con tu boda dentro de tres días. Realmente has crecido”

Grimm realmente parecía profundamente conmovido, lo suficiente como para evitar que Wilhelm quisiera ayudarlo más. Los siete años que se conocían abarcaba todo el tiempo de Wilhelm con los militares. Por no hablar de sus dos años perdidos. Su conocimiento de Burdeaux y el Escuadrón Zergev era igual de largo, e incluso Wilhelm era capaz de experimentar ocasionalmente una emoción genuina o dos.

—… ¿Quieres saber la verdad? —dijo Wilhelm

—. Estaba seguro de que ibas a morir en diez minutos después de conocerte.

“Estoy seguro de que es verdad. Yo mismo nunca creí que sobreviviría a la guerra civil. Incluso ahora creo que debe haber habido algún error, que he agotado lo que queda de suerte en mi vida”

—La suerte en tu vida, ¿eh?

Wilhelm no era aficionado a ver la vida como si creyera en la suerte, buena o mala. Especialmente no cuando se trataba del campo de ba- talla, un lugar de vida o muerte, donde los hombres fueron forjados en las llamas del combate.

Lo único que influyó en la supervivencia en combate fue lo que ha- bías hecho en tu vida hasta ese momento. Creía que debía ser espada contra espada, magia contra magia, vida contra vida. Un Wilhelm más joven podría haber puesto a Grimm en ese punto. Pero ahora, lo pensó dos veces. ¿Por qué? Debido a una cierta reunión.

Porque había conocido a una mujer que le hizo pensar que había agotado la buena suerte de su propia vida.

Publicidad G-AB




Grimm ofreció un pedazo de papel al silencioso Wilhelm, con una sola frase.

“Te has vuelto blando”

—Blando— Después de haber sido fácilmente leído una vez más, Wilhelm aplasto el papel.

—…

Satisfecho con esta respuesta, Grimm se centró en algo nuevo. Sacó un palo de metal corto de su silla de montar y lo golpeó contra un pedazo de metal unido a su muslo.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios