Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 4

Capitulo 6: Conquistando el Laberinto

Parte 4

 

 

Aun así, las sexys trabajadores eran todas sonrisas alrededor de los niños, sin duda recordando su propia infancia. No pensé que nadie se quejaría de esto. No era exactamente la forma en que planeé esta reunión, pero demonios, era lo suficientemente bueno para mí.

Sin los otros clientes, no había nada que me impidiera ser franco con Mjöllmile. Por supuesto, no teníamos nada tan importante que discutir—se trataba principalmente de reemplazar las Pociones superiores que había usado hoy. Le ofrecí reemplazos mientras siguiera publicitándolos.

Publicidad M-AR

“Ya ve… ¿Entonces para usted, Rimuru-sama, difundir los rumores es más importante en este momento que impulsar las ventas? De hecho, una vez que las personas sepan cuán efectivas son, estoy seguro de que pronto tendremos clientes buscándonos…”

Mjöllmile, era un hombre inteligente, inmediatamente se dio cuenta de mis intenciones.

“Exactamente. Así que sigue entregándolas, ¿de acuerdo? Demonios, ni siquiera necesitas detenerte con quinientas. Da uno o dos mil si quieres”.

“¡Ji ji ji! Ya veo, ya veo. Ya veo que mi primera impresión sobre usted fue correcta desde el principio. Y con mucho gusto también pagaré sus tarifas. Tenemos un contrato y yo fui quien comenzó a entregarlas a los soldados”.

“¡Vamos, realmente no necesitas preocuparte por eso! Solo porque te salvé la vida y esas cosas…”

Publicidad M-M4

“… Bueno, no, gracias por eso, por supuesto. Pero no voy a tirar las ganancias por ti solo por eso. Has construido esa carretera para nosotros, haciendo que el viaje sea más seguro y conveniente para los comerciantes de todas partes. Usted es el líder de la Federación Jura-Tempest, que seguramente se convertirá en un importante centro entre las rutas comerciales. Mis pérdidas no son nada en comparación con la posibilidad de establecer conexiones contigo de esta manera”.

Como dice el dicho, se debe perder una mosca para atrapar una trucha, y ciertamente lo creía.

Publicidad M-M3

“Entiendo. Bueno, espero hacer más negocios contigo”.

“¡Oh, absolutamente! ¡Y yo también contigo!”

Y así, habiéndonos ganado la confianza mutua, Mjöllmile y yo establecimos una nueva relación comercial.

Hablé con él un tiempo más, preguntándole sobre preocupaciones futuras y sus impresiones sobre Tempest. Me dio muchos comentarios útiles y, a medida que pasaba el tiempo, los niños comenzaron a tener sueño.

Justo cuando estaba listo para salir, una de las trabajadoras del club susurró algo que no podía darme el lujo de ignorar.

Publicidad M-M3

“¡Ah, que la Reina de los Espíritus bendiga a todos estos niños!”

“¿Huh? ¿Qué? ¿Algún tipo de hechizo?”

“¡No, no exactamente! Es una oración que la gente de mi tierra natal dice todo el tiempo. Ya ves, hay una Reina de los Espíritus que vive en lo que se llama la Morada de los Espíritus, ¡y ella los vigila a todos!”

¿Eh? ¿Qué es lo que ella acaba de decir? Tenía que profundizar en esto.

“Disculpa, señorita, lo siento, acabas de decir la morada de los espíritus, ¿verdad? ¿Sabes en dónde está?”

Publicidad M-M4

La mujer me miró confundida, quizás sorprendida por mi repentina curiosidad.

“Oh, claro que sí. ¡Nací en un pueblo cercano al lugar!”

Luego, con una sonrisa, me dijo la ubicación. Era en la República de Ur-Gracia, un país escasamente poblado no afiliado a las Naciones Occidentales, en un pueblo cerca de la Reserva Natural de Urgr, en el extremo norte de esa tierra. Ella nació allí, y gracias a eso, finalmente había obtenido una pista—en el lugar más inesperado. Sin duda, era karma positivo por mis buenas obras o algo así.

Así que me despedí de Mjöllmile y las chicas del club.

“¡Estaremos de vuelta pronto!”

“Espero poder entretenerlo en Blumund la próxima vez, Rimuru-sama. Espero que haga una visita a mi tienda allí”.

“Por supuesto. Le diré a la gente en casa que te den prioridad para el reemplazo de pociones. ¡Sigue con el buen trabajo publicitando esas cosas!”

“¡Absolutamente!»

““¡Gracias! ¡Vuelva pronto!””

Todo el personal del club demostró una sorpresa visible por el comportamiento de Mjöllmile. Apuesto a que están bastante asustados.

Después de todo, aquí estaba este magnate, el tipo que daba las órdenes, inclinándose profusamente ante este pequeño niño. Era un aventurero B+, así que mi nombre estaba empezando a ser un poco conocido por aquí. Deben haber estado dispuestos a aceptar eso como la causa.

Ahora, solo espero que nadie me moleste por traer niños a un club nocturno.

Así que aquí estaba, en la reserva natural de Urgr en la República de Ur-Gracia, presunto hogar de la Morada de los Espíritus.

Publicidad Y-M1

Habían pasado dos meses desde que acepté el papel maestro en Ingrasia. Me llevó bastante tiempo de preparación y unas tres semanas de viaje, pero finalmente lo logré.

Le había regalado mi carro a Kabal, pero no lo extrañé por mucho. Ya teníamos una versión nueva y mejorada. Lo estaba usando para el viaje, Ranga estaba tirando de él a toda velocidad—bueno, aproximadamente a unos 50 Km/h, es decir, solo lo suficiente para asegurarnos de que los ocupantes del carruaje no se marearan. Ir a toda velocidad en carreteras sin asfaltar habría sido un suicidio.

Por la noche, mientras tanto, volví al dormitorio. La magia portal era realmente útil aquí. Con mi nivel de fuerza mágica, no era un problema para mí dar el salto y traer a los cinco niños conmigo.

Realmente estaba lanzando mucha magia, que parecía algo así como hacer trampa, pero no quería poner a los niños bajo mucho estrés. Usar esta magia significaba que no necesitaba comprar comida u otros suministros, lo que hacía las cosas mucho más fáciles. Si era correcto o no usarlo, es otra cuestión.

La República de Ur-Gracia era muy diferente de las naciones que rodeaban al Gran Bosque de Jura. La Iglesia Occidental no tenía influencia en ella, y tampoco era miembro del Consejo. Ni siquiera limitaba con Jura y solo tenía unas pocas conexiones con las Naciones Occidentales. El comercio, en su mayor parte, era con la dinastía hechicera de Sarion.

Estaba situado en la costa sur del continente, casi olvidado, pero era una nación pacífica y democrática, una que recibía las bendiciones y la protección de los espíritus elementales. No había restricciones para entrar o salir, pero el crimen no era exactamente un problema. ¿La razón? Simple: todos los nativos de Ur- Gracia eran sacerdotisas y chamanes, capaces de usar magia espiritual.

Esto implicaba proporcionar algunas de sus magículas a cambio de tomar prestado el poder de los espíritus para hacer cosas. Tal magia espiritual no requería tiempo de lanzamiento; forja un pacto con un espíritu, y cualquiera podría hacerlo.

Sin embargo, ese pacto requería ganarse la confianza de un elemental, y el que elijas podría afectar el poder de la magia resultante. Los humanos no tenían muchas magículas por defecto, así que, sin entrenamiento, una persona promedio no podría ejercer mucha fuerza.

Aun así, incluso si solo era un poco más poderoso que la magia doméstica, seguía siendo magia, y supongo que sería suficiente para protegerte de la actividad criminal.

Dominar la magia espiritual como esta, podría recompensar al usuario con un arsenal ofensivo que rivalizaba con cualquier otro.

Después de mucho entrenamiento, uno podría incluso convocar espíritus completos. Construir conexiones con espíritus más fuertes como estos te permitía aprovechar más sus poderes, gobernarlos y controlarlos libremente. Ciertamente era mucho más poderoso que simplemente tener uno para echar una mano.

Ur-Gracia era una nación que los espíritus parecían amar mucho. Como resultado, la costumbre legal exigía una ceremonia con un pacto para todos al final de su décimo año de edad. Esta ceremonia, una vez completada, los calificaba como ciudadanos del país y también era la razón por la cual, literalmente, todos eran chamanes.

Cualquier persona que no podía forjar un pacto con un elemental era exiliada de la nación a la edad de veinte años, perdiendo todos los derechos como ciudadano—pero con todos los espíritus existentes, era raro no poder encontrar uno para asociarse con él.

La chica del club que conocí esa noche, aparentemente lo esquivó a propósito para poder ver más del mundo exterior, pero aparte de excepciones como ella, casi todos tenían éxito.

A los espíritus elementales no les gustaban las personas con malas intenciones, así que si cometiste un crimen en Ur-Gracia, lo detectarían casi de inmediato. Por eso la gente de por aquí era bastante tranquila.

Tener una nación entera de chamanes naturalmente la convertía en una amenaza para sus vecinos. No era ampliamente conocido por las Naciones Occidentales, pero sus vecinos de al lado en Sarion, los conocían bien.

Por eso tenían relaciones diplomáticas formales e iguales, a pesar de que Sarion era mucho más grande y dueño de su propio tipo de magia espiritual. Gracias a la disposición de la mayoría de los ur- gracianos, las relaciones eran amistosas y confiables entre los dos, permitiéndoles a ambos avanzar en sus civilizaciones y crecer.

Así fue sobre cómo lo describió la chica del club nocturno. Ahora los niños y yo estábamos aquí, y nuestra misión era clara—convocar a algunos espíritus.

De acuerdo con la teoría que se me ocurrió (realmente, fue al Gran Sabio), Ifrit se fusionó con el cuerpo de Shizu para evitar un colapso físico causado por la energía mágica fuera de control. Un espíritu de alto nivel como Ifrit podría mantener una gran cantidad de magículas bajo control—si pudiera fusionarlos con estos niños, eso debería resolver el problema.

Afortunadamente, tenía la habilidad única Degenerar, que me permitía separar y sintetizar cosas. No estaba seguro de cómo funcionaba el proceso de fusión, pero espero poder lograrlo. Si el rey demonio Leon pudo hacerlo, probablemente yo también puedo.

El único problema que surgía en un momento como este, era cómo se sentirían los espíritus al respecto. Pocos de estos espíritus tenían voluntad propia. Poseerla, era suficiente para considerar a un espíritu como de alto nivel.

Publicidad M-M2

En el pueblo de la chica del club, se decía que había dos lugares para forjar pactos con espíritus. Uno era el altar en la plaza principal, donde los ciudadanos locales realizaban sus rituales de pacto. No se han encontrado espíritus de alto nivel allí. Si querías forjar un pacto con uno de esos, tenías que ir al otro lugar.

Estos espíritus a menudo tenían, digamos, egos; nunca te aceptarían a menos que pasaras una prueba de su agrado. Dichos pactos solo se podían forjar en un lugar llamado la Morada de los Espíritus.

Publicidad Y-M3

La pregunta era: ¿la chica del club y Treyni estaban hablando del mismo lugar? Como dijo la chica, nadie que se hubiera aventurado a encontrar la Morada había regresado. Sin embargo, los rumores al respecto seguían circulando, lo que le parecía extraño.

Lo conocían como una especie de laberinto que se extendía bajo tierra, o en el cielo, con la morada misma encontrada solo en el otro extremo.

Solo existía la “entrada” en la Reserva Natural de Urgr—una puerta simple bloqueada por una gran roca, como si estuviera conectada a otra dimensión. Estábamos aquí para encontrar algunos espíritus de alto nivel, y eso significaba que teníamos que ir por ese camino.

Pasamos una tarde descansando y preparándonos. No estaba completamente seguro de poder usar un portal para volver a salir de lo que sea que estuviera más allá de esa puerta.

Tenía la sensación de que no podía, pero por si acaso, dibujé un círculo mágico en el suelo en una sección discreta de la reserva. Solo como un seguro. Sería bueno si funcionara.

Confirmé a los niños.

“¿Están listos chicos? Una vez que entramos, es posible que no podamos volver a salir. ¿Creen que están preparados para eso?”

Publicidad G-AB




Todos me asintieron enérgicamente.

“¡Por supuesto!”

“Estaremos bien”.

Y así sucesivamente, de un niño a otro. Bueno. Al menos no tienen miedo. Parece que han sido más amigables conmigo, confiaban mucho en mí últimamente. Esa pequeña cacería de dragones hace un tiempo debe haber tenido el efecto deseado.

Me había ganado su confianza. Era hora de irse.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios