Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 4

Capitulo 1: Negociando con el Reino de las Bestias.

Parte 3

 

 

Los enviados se abrieron paso entre nuestras filas en una exuberante línea de carros dorados. Eran arrastrados por una manada de Tigres Relámpago, grandes bestias mágicas que crepitaban con rayos a su alrededor—un potente símbolo de fuerza militar, uno fácilmente visible desde largas distancias. En términos de armadura, estos carruajes de tigres—si les quitasen todo el oro y tal—probablemente funcionarían como tanques.

“Sí, esto definitivamente se ve como un enviado del rey demonio”, me maravillé.

Publicidad M-AR

“Ah, no es nada impresionante”, respondió Shion, derribándome.

“En comparación con la luz gloriosa que proyecta Rimuru-sama todos los días, domesticar a estas bestias no es más que un farol”.

¿Shion? Tiene que ser más impresionante que eso, ¿no?

“Claramente están tratando de demostrarnos su poder. ¿Crees que todo este glamour es ‘nada impresionante’? ¿Estás segura de que no estás siendo demasiado pretenciosa por tu propio bien? Porque eso no es genial”.

“¿Eso cree? Todas esas decoraciones innecesarias no tendrían sentido en una batalla”.

Publicidad M-M1

“Pero no estamos en una batalla aquí…”

Esa es Shion para ti. Su mente nunca abandona la zona de guerra. Descartar lo que probablemente era la alineación de batalla elegida a mano de Carrion solo porque no estaban preparados para el combate cuerpo a cuerpo en este momento me parecía ridículo.

“Por supuesto, el arte de toda esta decoración podría necesitar algo de trabajo. Nada de que Dord no pueda hacer—y más, si tiene a Kaijin y Garm ayudándolo. Estamos realmente bendecidos con buen talento”.

“¡Gracias por decir eso, jefe!”

“Nos enorgullece escucharlo”.

Kaijin y los tres hermanos enanos apreciaron el cumplido, recompensándome con sonrisas. Pero lo decía en serio. Habían cumplido todas mis locas órdenes todo este tiempo, y realmente habían sido de gran ayuda. Pensé que podrían recibir algo más de reconocimiento.

La procesión de carruajes de tigres continuó solemnemente hacia adelante mientras hablábamos.

El principal era el más ostentosamente decorado de todos, y cuando se detuvo, dos mujeres salieron de la puerta.

La primera tenía el pelo largo, blanco y brillante, y liso. Era una belleza con un cuerpo flexible y ojos de gato, pero el aura a su alrededor era feroz, lo que sugería que era una líder endurecida por las batallas. La segunda mujer estaba como girando la cabeza—era hechizante con su cabello negro y dorado y sus ojos de serpiente como joyas. Parecía elegante al principio, pero prácticamente congeló el aire con su mirada fría, repeliendo a la mayoría de los que se atrevieran a acercarse a ella.

Publicidad M-M4

Ambos eran demonios, y no de rango bajo. La gran cantidad de magículas que tenían, rivalizaba con la de Phobio en su última visita. Si tuviera que adivinar…

Publicidad M-M3

Tensei Shitara Volumen 4 Capítulo 1 Parte 3

Publicidad M-M5

 

“Un placer conocerte, señor del Gran Bosque de Jura. Soy Alvis, El cuerno de Serpiente Dorada, y uno de los Tres Grandes Licántropos al servicio del rey demonio Carrion”.

Lo sabía. Un pez gordo. No esperaba un oficial de alto nivel, pero ahí lo tienes. Lo que significaba que la otra era—

“¡Hmph! No veo la necesidad de ofrecer ningún saludo formal a esta multitud, Alvis. Después de todos estos días de viaje, preguntándome qué tipo de monstruo podría gobernar sobre Jura, ¿vine aquí para encontrar un insignificante slime para saludarnos? ¡Esto es un atropello!”

“Suficiente, Sphia. Tal comportamiento no trae más que vergüenza a Carrion-sama—”

“¡Basta tú, Alvis! ¿Cómo te atreves a ordenarme? ¡Y mira! Se asocian no solo con enanos sino también con humanos—esos humanos atrofiados, intrigantes y cobardes. ¡Son una desgracia para todas las razas de monstruos!”

Quienquiera que fuera esta Sphia, parecía no llevarse bien con los seres humanos. Tenía la intención de ser paciente siempre que mantuviera los insultos en mí, pero si eso se extendía a los humanos—Yohm y su grupo, en este caso—no podía dejarlo pasar. Además, yo también soy un ex humano.

Publicidad M-M3

Yohm, por su parte, permaneció en silencio, temeroso de provocar un colapso en las relaciones antes de que comenzaran. Es bueno verlo cumplir su palabra. Además, mirando hacia atrás, sus habilidades habían crecido enormemente en los últimos meses. No tenía la obligación de soportar semejante aluvión de insultos.

Estaba siendo paciente con ellos. Ya no pude.

“Vaya, ¿no crees que estás molestando demasiado a esos humanos? Ya basta, hombre. ¿Verdad Yohm? Sé que odias ser tratado como un tonto. ¿Por qué no muestras algunas de tus habilidades? Tienes mi permiso”.

Quiero decir, ¿qué esperabas? Yohm era, nuestro amigo—un devoto aprendiz de Hakurou. Claro, él estaba en un régimen de entrenamiento diferente, y de ninguna manera podía soñar con enfrentarme a mí o a Benimaru. Pero era fuerte, un luchador tenaz, uno que aguantaba la enseñanza de Hakurou sin una sola queja. Me recordaba a Tamura, este tipo que trabajaba debajo de mí en la oficina en Japón. Era arrogante, pero me caía bien—igual que Yohm, y él me llamaba “amigo”, etc. Y supongo que no estaba “debajo de mí” exactamente… era más como un igual, un compañero bajo la tutela de Hakurou. Ver su buen nombre tan completamente destrozado, así como así, me enfureció más de lo que lo hubiera hecho si me hubiera sucedido mí. Comprendí cómo se sentía el rey Gazel.

Publicidad M-M4

“¿Huh? ¡¿Yo?!” el sorprendido Yohm respondió a mi diatriba. ¿Por qué está tan sorprendido? Tiene todo que ver con él, ¿no? Quiero que dé un pequeño espectáculo para mí.

Publicidad Y-M1

“Sí. Te sanaré mientras no mueras, ¡así que muéstrales lo fuerte que eres!”

“Whoa, whoa, amigo… ¿Pensé que estábamos manteniendo las cosas agradables y pacíficas? ¿Como que una pelea de buenas a primeras?”

“¡Cállate! ¡Deja de hacerte el tonto! No estaba planeando comenzar nada, pero si se van a comportar así,

¡tenemos que responder a eso!”

Exactamente. Si alguien te da un empujón, tienes que empujarlos de vuelta.

Algo más comenzó a llamar mi atención.

“Sí, ¡adelante, jefe!”

“¡Te verías como un viejo tonto si retrocedes, señor!”

Los diversos matones y delincuentes mezquinos en la banda de Yohm buscaban una pelea. “Je. Supongo que no tengo otra opción. ¿Prometes que cuidarás de mi grupo, amigo?”

Con una sonrisa, desenvainó su amada Dragon Slayer. Mis palabras habían provocado algo en él, encendiendo su ansia de batalla.

“No hay problema. ¡Tengo toneladas de pociones curativas, así que no te detengas!”

“¡Seguro!”

Publicidad M-M1

Yohm dio un paso adelante. Sphia respondió a esto con una risa jubilosa.

“¡Jaaaaaa-ja-ja-ja-ja! Bien jugado, humano. ¿Crees que puedes satisfacerme?”

Mientras observaba su actuación gloriosamente superada, Shion me entregó a Shuna. UH oh. ¿Ella tiene ideas propias? Justo cuando se me ocurrió la idea, Shion hizo exactamente lo que esperaba.

“No tan rápido. He estado aquí pacientemente dejando que suelten sus opiniones, pero ante el descaro de sus insultos hacia Rimuru-sama… He aguantado durante mucho tiempo solo porque Rimuru-sama me lo ordenó, pero parece que ya no tengo la necesidad de hacerlo. ¡Yo seré tu oponente!”

Los ojos de Shion se inyectaron de sangre mientras saltaba a la acción.

Estaba dispuesto a dejar que Yohm se uniera a esto, pero la auto inserción de Shion ya no era una broma. Ah bueno. No es como si pudiera detenerla, incluso si lo intentara. Tendría que dejarle las cosas a ella ahora—y con un oponente tan ansioso, ahora no había tiempo para tratar de detener el combate.

“¡Bieeeen!” aulló Sphia, su feroz naturaleza felina apareció en primer plano.

“¡Yo—Sphia, la Garra del Tigre Nevado—estoy lista y dispuesta a probar a estos subordinados del todopoderoso señor slime!”

Entonces ella y Shion se enfrentaron, impulsadas únicamente por sus instintos de batalla. En un instante, el lugar se convirtió en un campo de batalla.

Yohm, mientras tanto…

“… Oh querido. Simplemente no hay nada qué hacer con Sphia. En ese caso—¡Grucius! Conviértete en el oponente para este humano”.

Al lado del duelo de Shion y Sphia, el Cuerno de Serpiente Dorada, Alvis, deslizó suavemente una orden a uno de sus demonios.

“¿Yo? ¿Enfrentar a un humano?” se burló la criatura joven de aspecto galante mientras daba un paso adelante.

“Sé que soy un miembro de bajo rango de la Alianza de Guerreros del Señor de Bestias, pero… Bueno, que así sea. ¡Déjame ser tu compañero de juegos, humano!”

Su cabello era gris, a juego con sus ojos, y su piel era de un tono marrón oscuro.

Era tan musculoso como flexible, y los grandes cuchillos que sostenía bailaban en sus manos mientras miraba fijamente a Yohm. Este humano era menos que nada para él, pero sus ojos aún estaban enfocados, como un cazador que se prepara contra su presa. A pesar de las palabras insultantes, claramente no iba a ser fácil.

No debería haber esperado nada menos de los sirvientes de Carrion. Di lo que quieras sobre ellos, pero eran guerreros de primera clase. Creo que eran la raza licántropo la que él gobernaba. Milim me había enseñado una o dos cosas sobre ellos—vacilante, al principio, pero en el momento en que colgué algunos de mis dulces azucarados sobre su cabeza, dijo: “No debería decírtelo, pero lo haré” y luego habló el resto del día sobre ellos.

Los licántropos eran, como su nombre indicaba, la familia de semihumanos que podían transformarse en bestias. Estos abarcaban principalmente perros, gatos, monos, osos, serpientes y aves; También existían especies más grandes como los elefantes, pero eran raras. Se decía que los monstruos de nivel inferior, como los orcos y los kobolds, eran versiones degradadas de estos licántropos, que ya no podían transformarse—lo que, a su vez, sugería que estos licántropos eran bastante superiores en lo que respecta a los monstruos.

Publicidad Y-AB

En todo caso, tener poderes de tipo humano y monstruo desde el nacimiento hacía justo llamarlos demonios de bajo nivel. Una vez que un licántropo se transforma, ganaban nuevas habilidades basadas en sus características únicas.

Nacían como soldados listos, con habilidades de batalla desde una edad temprana, e incluso en este mundo de perro-come-perro, eran ampliamente reconocidos como superiores a la chusma en muchos sentidos.

Si tuviera que creer todo esto, entonces los licántropos exhibían sus verdaderas fortalezas solo cuando se “transformaban” en bestias. Esto sugería que, incluso si no pensara que estos muchachos solo estuvieran jugando, todavía no estaban realmente peleando. Sphia todavía estaba en forma humana, al igual que Grucius. ¿Podría Shion derrotarla? En cualquier caso, las dos batallas entre Shion vs Sphia, y Yohm vs Grucius, ya estaban en marcha. Vi desde un lugar seguro acurrucado contra el pecho de Shuna.

En una palabra, el combate Shion-Sphia era intenso.

Ambas eran del tipo que desbordaban alegría durante la batalla—verdaderas berserkers. Su entorno ya no importaba mientras se sumergían en la lucha.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios