Kage no Jitsuryokusha

Volumen 3

Capítulo 1: ¡Cacemos bandidos en la ciudad sin ley!

Parte 4

 

 

Ese día, Marie se despidió de su último cliente de la noche y cerró la puerta de su habitación.

En la habitación iluminada por la luz de la luna, ella movió un poco las sabanas tiradas a un lado, y luego tomó su ropa interior tirada.


Luego se las puso y dio un pequeño salto a la cama. Ella enterró su hermoso rostro en la almohada.

Hoy habían pasado muchas cosas y estaba cansada, por último, ni siquiera tuvo tantos clientes… así que decidió solo dormir.

“Hmm…”

Sin embargo, incómoda por las sabanas mojadas de fluidos corporales y el olor de los mismos, Marie abrió la ventana.

El olor comenzó a desaparecer, pero en vez de eso, ruidos de afuera comenzaron a entrar.

Publicidad G-M1



“¿Habrá pasado algo…?”

Publicidad G-M2



Era extraño. A esta hora, ya debería haber salido el sol, estas eran las horas donde este barrio se quedaba en silencio y todos dormían.

Sin embargo, la noche seguía en el cielo y había ruidos por todos lados.

Pero lo más llamativo de todo, era la luna completamente roja brillando en el cielo. A la distancia, se veían edificios tragados por el fuego, era un incendio.

El olor a humo fue traído por el viento, siendo percibido hasta este lugar.

Sin embargo, como si ambos olores chocaran, también se podía oler el fétido olor a hierro. Por suerte, el incendio estaba lejos y no había señales de que se extendiera hasta allí.

No obstante, había algo que no estaba bien. Todo era muy ruidoso, y las personas que pasaban por aquí, estaban corriendo a toda prisa.

¿Lo hacían por un simple incendio?

La luz de la luna roja iluminó mucho más la figura de Marie que estaba parada frente a la ventana. Su piel era blanca, y su ropa interior negra, combinando perfectamente. Sus cabello y ojos de color rojo púrpura brillaban con la luz de la luna roja.

Publicidad G-M1



Con una belleza así en ropa interior parada en frente de la ventana, cualquier hombre se detendría a verla.

Pero hoy, ninguno hizo eso.

Por eso, ella se quedó viendo el incendio a la distancia con una mirada fría.

Ella había venido a esta ciudad a los 13 años, y llevaba viviendo ahí 5 más. Todas las personas que llegan esta ciudad al principio solo piensan en salir. Pero con el tiempo, ese pensamiento se comienza a olvidar y ellos mismos se vuelven parte de la ciudad.

Sin embargo, Marie no se había rendido.

Aunque, rendirse puede que fuera mucho más fácil para ella, eso era lo que pensaba últimamente.

Marie era de las prostitutas más buscadas de esta zona, aunque no la más famosa. Aun así, la administradora le había dicho que podía ser la primera si ella se lo propusiese.

Nadie se molestaría si ella viviera toda su vida de esa forma. Olvidando todo, hundiéndose en una sola noche de amor y placer…

“Haah…”

Había pasado mucho tiempo desde que ella pensó en el exterior. Ella poco a poco había ido olvidándose de ello, tiñéndose poco a poco de los colores de la ciudad sin ley, hasta convertirse en una de sus residentes.

De seguro ella algún día…

Marie intentó cerrar la ventana, y en ese momento… “¡Kyaaa!”

Una bestia saltó hacia su ventana.

No, no era una bestia. Era una persona tomando la postura de un animal salvaje… un ghoul.

“A-Ahh…”

En esta pequeña habitación no había a dónde huir. Marie gateó hacia atrás, retrocediendo en el suelo.

El ghoul mostró sus afilados colmillos y atacó a Marie que seguía en ropa interior.

“N-No…”

Sus lágrimas se desbordaron.

En ese momento, Marie estaba preparada para morir.

“Por eso te dije que huyeras…” Dijo alguien en voz baja. En ese instante, el ghoul fue cortado en pedazos.

Los pedazos de carne cayeron al suelo, salpicando la sangre por todos lados.

“T-Tú eres…”

Publicidad M-M3

El corazón de Marie retumbó al ver aquella figura conocida, un hombre sosteniendo una espada negra.

Era un hombre con una abrigo largo color negro azabache… era Shadow.

“La carnicería empezó… mira, la ciudad está teñida de sangre…”

“¿La ciudad…?”

Marie escondió su cuerpo con unas sabanas y miró hacia afuera.

“… Qué horrible”.

El suelo estaba manchado de sangre.

Había trozos de carne por todos lados y muchos ghouls rondando la zona. Las otras prostitutas huían del burdel, pero fueron atacadas por los ghouls en el proceso.

“¡C-Cuidado!” Gritó Marie, pues entre ellas estaba una de sus senpais.

Pero al siguiente instante, el ghoul que estaba por alcanzarla fue cortado en pedazos.

“La carnicería ya empezó… y la sangre rodeara este lugar como una tormenta…”

Allí estaba de repente el mismo hombre con su espada larga de color negro.

“¿Eh?”

Marie miró a su lado, pero allí ya no estaba nadie.

“Huye de aquí, antes de que sea demasiado tarde…” Luego, se volvió a escuchar otro grito en la calle.

Marie se distrajo con eso, y cuando regresó su mirada, Shadow ya no estaba.

“La carnicería…. sangre… huye…”

Una voz se seguía escuchando débilmente por todos lados mientras los cuerpos de los ghouls volaban por el cielo en pedazos.

Al mirar más fijamente, se dio cuenta que los trozos de carne en el suelo eran todos de ghouls.

Ella no podía verlo claramente, pero entendía que estaba destrozando a todos los ghouls que había cerca.

“¿Está… salvando a todos?”

La intuición de Marie había dado en el clavo, Shadow las estaba salvando. Marie se puso su ropa y rápidamente empacó y bajó las escaleras.

“Gracias, Shadow-san…” dijo Marie con sus ojos casi en lágrimas viendo hacia la dirección por donde Shadow desapareció.

Marie ese día, decidió escapar rápidamente… anhelando el día en que pudiera regresarle el favor a Shadow.

***

 

 

El gremio de caballeros mágicos estaba retrocediendo.

Ellos habían ideado un plan y estaban preparados para contrarrestar a los ghouls fuera de control. Sin embargo, no tuvieron otra opción que retirarse al ser abrumados por la cantidad de ghouls fortalecidos por la luz de la luna roja.

“¡Grain ‘el brazo de hierro’ también está herido! ¡Nos retiramos!”

“¡No seas idiota! ¡Ese es su lugar, ¿no?! ¡¿Quién va a cubrirlo si se van?!”

“¡Yo que sé! ¡Hay muchos heridos, ¿acaso quieres que mueran?!”

Los caballeros mágicos estaban siendo rodeados por los ghouls, resistiendo en la calle principal. Sin embargo, poco a poco se iban agotando por los ghouls que atacaban uno después de todo.

Publicidad G-M1



“¡Señores! ¡Por favor no tomen decisiones por cuenta propia!” gritó Claudia desesperadamente, pero la moral iba en decadencia, y ya no faltaba mucho para que fueran arrasados. Ella era una empleada de elite contratada por el gremio de caballeros mágicos para liderar la misión de subyugación de la reina de la sangre.

La calle estaba llena de Ghouls.

Como uno se esperaría de este grupo de caballeros mágicos de primer nivel, sus capacidades individuales superaban por mucho a las de los ghouls.

Sin embargo, nadie pensó nunca que la cantidad de ghouls iba a ser tan abrumadora. Probablemente, esto era un acto provocado y preparado con mucho tiempo de antelación.

Ni con todos estos caballeros mágicos, el gremio podía llegar a pisar la torre carmesí. Este era el poder de una de los 3 gobernantes de la ciudad sin ley, el poder de la reina de la sangre…

El gremio de caballeros mágicos siempre había dicho “nunca entrometerse en las cuestiones de la ciudad sin ley”, y Claudia finalmente entendió el significado de esas palabras, al mismo tiempo que maldecía a los altos mandos por ignorar esa advertencia.

“¡Malditos viejos de mierda!”

Claudio soltó una maldición, una actitud que ella por lo general no mostraba. En el gremio, siempre estaba el viejo que le tocaba el trasero, el viejo que miraba sus pechos, el viejo que nunca se rendía y la invitaba a pasar la noche con él y… ahh, había muchos de ellos.

Ella decidió ignorar las órdenes de los altos mandos y ordenó la retirada. Si la degradaban por esto, ella iba a darles un buen golpe a cada uno y luego renunciar.

Sin embargo, ellos ahora mismo estaban demasiado rodeados por los ghouls. La retirada tampoco era algo sencillo de hacer.

“Parece que ya es muy tarde…” Dijo ella, dándose cuenta de eso al instante, mientras pensaba en que debió tomar esa decisión mucho más rápido.

Ella más que nadie, sabía lo estúpida que había sido en no tomar esa decisión para protegerse a sí misma y a su posición.

Claudia tomó la espada que colgaba de su cintura y se preparó.

Ella no planeaba morir en este lugar por una estúpida orden de esos ancianos, y tampoco le importaba lo que los otros estúpidos espadachines sin cerebro hiciesen por su cuenta.

Sin embargo, tenía que tomar la responsabilidad por haberse tardado en dar la orden de retirada.

“¡Nos retiramos! ¡Yo haré tiempo!”

Ella había entrenado como caballera mágica por mucho tiempo, así que tenía algo de confianza en su espada.

“¡Por fin! ¿Escuchaste? ¡Nos retiramos!”

“¡Pues que se joda el resto, nos vemos!”

Los caballeros mágicos comenzaron a retirarse uno tras otro.

Claudia gritó en su corazón “¡Al menos que uno se quede conmigo!” mientras cortaba los ghouls a su alrededor.

Los  ghouls  seguían  avanzando  y  los  caballeros  seguían  retirándose.  Claudia  iba retrocediendo poco a poco junto con ellos.

Sin embargo, Claudia que ya era la única que estaba deteniendo el ataque, casi llegaba a su límite.

Claudia se tropezó con un charco de sangre y un ghoul rápidamente fue hacia ella.

“¡Khuu…!”

Claudia instintivamente cerró sus ojos y luego…

Un espadachín mágico de traje negro bajó desde el cielo.

“¿Eh? Tú eres…”

Él destrozó a todos los ghouls que estaban tras Claudia, mientras tanto, ella quedó fascinada por el movimiento de esa espada.

El espadachín de negro mantuvo su postura mientras blandía su espada.

Luego…

“Destrúyelos… remolino de negro azabache”.

De repente, la espada negra que cargaba en su mano, aumentó de longitud hasta que superó su propia estatura, formando un torbellino de color negro azabache.

El torbellino absorbió y cortó a los ghouls como si fueran papel, y en cuestión de segundos, la manada de ghouls fue exterminada.

“Imposible…”

Claudia seguía sentada en el suelo, viendo fijamente al espadachín de negro azabache.

Su corazón estaba bailando al ver aquel movimiento tan hermoso de espada y la densidad del poder mágico dentro de su hoja.

Claudia también era una espadachina mágica, así que podía verlo a simple vista. El hombre frente a ella, poseía un poder anormal.

Los caballeros mágicos que estaban retirándose se detuvieron y miraron con sorpresa al espadachín de negro.

“¿Q-Quién en ese tipo…?”

“Exterminó a todos los ghouls en un instante…” Los caballeros mágicos comenzaron a motivarse.

“La carnicería ya empezó… esto es demasiado para ustedes…” Dijo él, con una voz venida desde el mismísimo abismo, sin importarle mucho lo que decían las personas a su alrededor.

“¿Carnicería…?”

“La luna roja yace ya en el cielo… no hay tiempo…” La luna roja brillaba en el cielo.

Era la primera vez que Claudia veía una luna así de roja. Ella pensó que era algo perturbador, pero nada más.

“La luna roja… acaso esto es…”

En ese momento, Claudia pensó en todo lo que estaba pasando en la ciudad sin ley, al mismo tiempo que recordaba cierta leyenda.

“¡¿Entonces esta es la legendaria luna roja…?!”

De serlo, entonces este lugar era muy peligroso.

Hace mil años, cuando la luna se puso roja, un país entero fue destruido por los vampiros en una sola noche.

A este paso, la misma desgracia de hace mil años iba a repetirse.

“¡E-Espera por favor! ¡Solicito tu ayuda oficial como miembro del gremio de caballeros mágicos!” Dijo Claudia, deteniendo al hombre de negro que estaba a punto de marcharse.

Su poder anormal sería de gran ayuda en esta situación, aunque el problema sería convencer a los viejos de sus superiores…

“No es necesario… esto terminará pronto”. Dijo él en un tono conciso.

“¿Terminará…?”

Claudia se quedó perpleja.

“¡¿Acaso piensas ir a derrotar tú solo a la reina de la sangre…?!” Es imposible.

La reina de la sangre fortalecida con la luna roja estaba al nivel de un desastre natural, era algo que solo podía ser enfrentado si todas las naciones se juntaban en una sola fuerza.

Pero una parte de ella, por alguna razón, sentía que tal vez para este espadachín de negro… no era del todo imposible.

Publicidad M-M1

“¿Q-Quién eres tú…?”

“Yo soy Shadow… aquel que acecha en las sombras, y caza en las sombras…”

Él se dio la vuelta, agitando su abrigo negro azabache mientras caminaba por una alfombra roja hecha de sangre. Claudia solo pudo verlo desde atrás, mientras se marchaba lentamente.

Publicidad G-M2



“Entonces él es Shadow…” Murmuró Claudia mientras escuchaba las pisadas del hombre que se iban alejando más y más.

Su dirección, era justo hacia la torre carmesí, iluminada por el brillo de la luna roja.

***

Publicidad G-M1



 

 

“Crimson-sama, hemos terminado los preparativos para el sacrificio”.

“Ya veo…”

Crimson que estaba viendo la ciudad sin ley desde lo alto, elevó su mirada para ver la luna. Él era un hombre con un rostro bien definido y un cabello rojo claro peinado hacia los lados.

“Todavía falta un poco para la luna roja…”

La luna ya estaba de color rojo, pero todavía no era suficiente, había que esperar un poco más para que estuviera totalmente roja.

“¿Cómo va la represión de los ghouls en la ciudad…?”

“La represión ha empezado tal y como lo planeado. Pero…”

“¿Pero?”

Crimson se giró y vio a su subordinado que no terminó sus palabras. El subordinado, asustado por esa mirada, continuó.

“Pero… hay más resistencia de lo que esperábamos”.

“¿Obra del gremio de caballeros mágicos?”

“No, no es la asociación esta vez. Las personas que están dando más resistencia son el Espíritu zorro, Yukime y Juggernaut el tirano”.

“Conque ellos…”

Crimson frunció el ceño y volvió a mirar a la ciudad sin ley. Abajo, había una gran ola de ghouls causando estragos, pero como si fueran expresamente contra ellos, también había 3 corrientes que los estaban repeliendo.

Uno de ellos era la gobernante de la torre blanca, el espíritu zorro “Yukime” y el gobernante de la torre negra, “Juggernaut” el tirano. Ellos siempre se habían metido en sus planes, y aunque era duro para Crimson reconocerlo, su poder era mucho menor al de ellos dos.

Pero claro, eso se acababa hoy.

La luna roja ya había empezado. Una vez su reina despertara, ellos también serían parte del río de sangre que dará su bienvenida.

“Kukuku… no les prestes atención. De cualquier manera, ni siquiera ellos pueden llegar hasta aquí, y una vez que nuestra reina despierte, será nuestra victoria…” Murmuró Crimson, acercándose al ataúd que reposaba en el centro de la habitación.

“Oh mi amada reina… pronto conquistaremos todo este mundo…” Dijo él, acariciando el ataúd con sus dedos, cuando de repente se dio cuenta de algo.

“Espera, dijiste tres personas, ¿no? ¿Quién es el último?”

Para Crimson, los dos gobernantes eran los únicos con el poder suficiente para resistirse en medio de la luna roja. Él no conocía a nadie más.


“N-No lo sabemos con certeza aún. Pero él solo derrotó a toda una manada de ghouls, e incluso exterminó a los vampiros que enviamos como refuerzos”.

“¿Qué dijiste…?”

“Su  nombre  es  Shadow.  Hasta  donde  hemos  podido  observar,  creemos  que  él  es actualmente la mayor amenaza que tenemos…”

“Shadow…”

Crimson frunció el ceño y murmuró ese nombre.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios