Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 3

Capitulo 5: Charybdis

Parte 1

 

 

La pelea estaba por comenzar.

Estábamos al final del camino que conducía hacia el Reino de los Enanos, cerca del punto medio entre las capitales de Dwargon y Tempest. Nos reunimos con Geld y su equipo de construcción allí, esperando el inminente momento.

Publicidad Y-AR

Ya era hora de que apareciera Charybdis.

Vester se había puesto en contacto con el rey Gazel para explicarle la situación. Ni siquiera tuvimos que mencionar nuestro tratado; Gazel inmediatamente desplegó a sus caballeros por nosotros.

Como él lo dijo: “Hmph. ¿Qué tipo de espadachín sería si no ayudara a mi kouhai en caso de apuro?”

Realmente le encantaba interpretar el papel del senpai conmigo. Me hizo temer por el futuro del Reino de los Enanos—pero si nos estaba ayudando, todo estaba bien.

El equipo de cien caballeros que reunió rápidamente ya se había adelantado. El plan era que atacaran a Charybdis desde atrás mientras avanzábamos desde el frente, un clásico ataque de pinza. Estaríamos confiando bastante en ellos esta vez.

Publicidad Y-M1

Otros cuatrocientos caballeros también se estaban preparando para intervenir, en caso de que este primer ataque terminara en fracaso. Sería bueno si este plan funcionara, pero necesitábamos considerar qué sucedería si no funcionaba. Gazel no era tonto; Estaba seguro de que usaría este ataque para recopilar información sobre la criatura por sí mismo.

No me importaba, ya que estaba planeando derrotarlo aquí mismo y, por lo tanto, no tenía que preocuparme por las cosas después de esto. Eso nos facilitaría la vida.

Publicidad M-M4

Más allá de eso, todo lo que teníamos que hacer era esperar a que el plan se desarrollara.

Utilizamos el tiempo para que Treyni (que se había unido a nosotros en el sitio) nos contara más sobre Charybdis.

Sabía ya, que este era monstruo súper poderoso, pero escuchar su historia, hacía que sonara aún más peligroso que eso. No era exagerado decir que era tan fuerte como un rey demonio. Al ser llamado un monstruo de clase calamidad, uno esperaría que fuera una amenaza de nivel de calamidad, pero no necesariamente aquí. Al parecer, Fuze decía la verdad—esto es más una amenaza de clase catástrofe.

¿Por qué no llamarlo así, entonces? Bueno, había una buena razón para eso. El término catástrofe normalmente estaba reservado para los reyes demonio, y Charybdis no era uno. Entonces, ¿por qué no se clasificaba como un rey demonio? Simple: era solo un monstruo que causaba estragos donde quiera que fuera. No tomaba ninguna acción inteligente, ni trabajaba en grupos ni buscaba deliberadamente destruir a la raza humana, algunos incluso se preguntaban si tenía algún tipo de inteligencia. Un auténtico monstruo, pero en ese punto, también era muy diferente de un rey demonio.

Llamaban a Charybdis una forma de vida espiritual, fuera lo que fuese. Ese término significaba que podría resucitar si era derrotado al pasar a un nuevo cuerpo. Eso me sonaba un poco familiar—de hecho, se parecía mucho a cómo funcionaba Veldora.

“Charybdis nació hace mucho, mucho tiempo, atravesando ciclos de muerte y renacimiento. Es el gobernante cruel y brutal de los cielos. Incluso podríamos llamarlo el hijo de Veldora, el Dragón de la Tormenta, gobernante y guardián del bosque”.

¿Eh? ¿Treyni no dijo algo importante allí? Porque sonaba a algo importante. ¿El hijo de Veldora? ¿Tenía razón, después de todo?

“Espera un segundo”, interrumpí apresuradamente.

Publicidad M-M5

“¿A qué te refieres con ‘el hijo de Veldora’?”

Treyni explicó.

“Charybdis es un monstruo creado a partir de una masiva cantidad de magículas que se filtraron de Veldora”.

Lo que significaba que era lo mismo que yo. Nos parecíamos a lo que la raza humana llamaría hermanos. Eso, a su vez, sugería una posible razón por la cual Charybdis estaba apuntando a mi posición. Estaba relacionado, en cierto modo, con Veldora, por lo que parecía plausible.

Quizás ya haya notado que Veldora “existe”, en cierto modo, dentro de mí.

Tal vez lo estoy pensando demasiado, pero supongo que es mejor no bajar la guardia.

Después de nuestra discusión con Treyni, repasamos los detalles de nuestra estrategia una vez más.

Lo que teníamos que tener más en cuenta con Charybdis, era su capacidad única de interferencia mágica. El uso de eso, hacía que cualquier magícula dentro de un radio de 300 metros alrededor del monstruo enloqueciera—podría usar su propia y poderosa magia para interferir con la forma en que funcionaban las magículas.

“Incluso la magia del viento de alto nivel de la que dispongo no tuvo ningún efecto en Charybdis”, relató Treyni.

“Bajo la interferencia mágica, creemos que los efectos de toda la magia se reducen considerablemente. Además, la mayor dificultad radica en cómo anula cualquier tipo de magia basada en el vuelo. Intenta hacer contacto con él y perderás tu magia y caerás al suelo. Perder la ventaja de la altura hace que sea un enemigo muy difícil de combatir”.

Esto era exactamente el por qué necesitábamos una ofensiva aérea que no dependiera de la magia. Sin embargo, incluso si tuvieras alas, ¿podrían cancelarse también como magia?

Recibido. Los principios de vuelo difieren para criaturas como caballos alados y dragonewts. Sus alas contienen el poder de controlar la gravedad, aligerando su peso corporal general y permitiéndoles ajustar el flujo de energía para impulsarse hacia adelante. Este método de vuelo no está relacionado con la presencia, o la falta de magículas.

 A juzgar por la respuesta del Sabio, mis alas tampoco deberían verse afectadas. Me parecía un poco extraño que solo tener estas alas me permitiera volar. Resulta que no tenía nada que ver con la fuerza física. No tenía que agitar mis alas para permanecer en el aire, aunque no es que importara en este momento.

Sin embargo, esto traía otra pregunta.

“Ya veo… Así que la magia de vuelo funciona aprovechando la resistencia mágica a tu alrededor. ¿Pero eso significa que el vuelo aéreo de Benimaru tampoco funcionaría?”

Vuelo era una de las artes de los Kijin, impulsada por el aura mágica del usuario. Básicamente proporcionaba los mismos beneficios que la magia de vuelo regular, pero dada esa similitud fundamental y lo que acababa de aprender en secreto del Sabio, supuse que la Interferencia Mágica debía afectarlo.

“De hecho, creo que es justo como usted lo dice. Una observación muy aguda, Rimuru-sama”. Aprecié el cumplido, pero no era la respuesta que esperaba.

Publicidad M-M2

“Geh. ¿En serio? Este tipo no es descuidado. Así que supongo que asarlo con ataques a distancia será bastante difícil”.

“Parece probable, Onii-san. Si los ataques basados en magia no funcionan, eso impone restricciones bastante grandes a nuestra participación”.

Benimaru y sus amigos, mientras tanto, ya estaban debatiendo cómo iban a pelear.

“Je, je, je… ¿No se están olvidando de algo importante? ¡No me digan que han olvidado quién soy! Un gran pez no es problema para mí. ¡Le daré una increíble paliza!”

Era Milim, quien se había puesto su equipo de batalla mientras yo no estaba prestando atención. Ella infló su pequeño pecho, tratando de parecer lo más desafiante posible.

¿Podemos hacer eso? Estaba listo para darle la bienvenida a su fuerza.

Pero Shion tuvo que ir y rechazarla.

“Me temo que no podemos permitir eso. Eso sería un problema, este es un problema que nuestra ciudad junto con Rimuru-sama, debe resolver”.

¿Por qué te gusta meterme en problemas?

Justo cuando estaba pensando eso, Shuna intervino.

“Ella tiene razón. Sería un error confiar en ella para todo, solo porque es nuestra amiga. Pero si Rimuru-sama está en serios problemas, con mucho gusto le pediremos su apoyo”.

Um, estoy en serios problemas ahora mismo, chicas. No es que pueda decir eso en voz alta. Los demás estaban asintiendo; también estaban dispuestos a defender su hogar por sí mismos. No podría abusar de la confianza de Milim desde el principio.

“Jajaja. Los escuchaste, Milim. Solo confía en mí, ¿de acuerdo?”

Odiaba rechazarla, pero lo hice. Así se hace, hombre. Apenas confías en ti mismo. Pensé en secreto.

“¡¿Q-Qué?! Y yo que pensé que mi momento de lucirme finalmente había llegado…”

Publicidad M-M4

Milim bajó la cabeza decepcionada. Estaba lista para la acción, cambiándose de ropa y todo, por lo que la conmoción de ser rechazada debe haber sido intensa. Me lanzó algunas miradas, parecía lista para llorar, pero no podía hacer nada por ella. También era una decepción para mí.

Publicidad Y-M1

Entonces eso es lo que teníamos. Así que fuimos al encuentro con Charybdis.

***

 

 

Nuestras discusiones continuaron. Otro problema importante era que los megalodones que servían a Charybdis probablemente también tuvieran interferencia mágica a su disposición. Nuestros ataques de largo alcance ya estaban muy restringidos, e intentar acercarnos haría que nuestras habilidades de vuelo fallaran. Hablando prácticamente, teníamos muy pocos medios para derrotar a Charybdis y sus megalodones.

Finalmente, decidimos intentar luchar y ver qué pasaba.

No tenía sentido debatir más en este punto, por lo que en su lugar probaríamos cualquier ataque que pensáramos que podría funcionar.

Finalmente, mi Percepción Mágica recogió un grupo de catorce monstruos que se nos acercaban. No pasó mucho tiempo antes de que pudiéramos verlos.

Incluso desde lejos, la extraña escena era asombrosa. Tiburones gigantes, de más de 20 metros de largo, nadaban con gracia por el cielo. Sus cuerpos estaban protegidos por escamas de dragón sólidas y rígidas que seguramente desviarían la mayoría de los ataques elementales. Tenían la forma de un tiburón, pero en el fondo, eran monstruos completamente diferentes.

Con ellos había otra presencia aún más extraña: el gigantesco dragón que acompañaba a los trece tiburones. Su tamaño era enorme, haciendo que los megalodones parecieran pequeños en comparación.

¿Quizás unas dos o tres veces su tamaño? Su longitud total tenía que ser más de 50 metros más o menos. Había un gran globo ocular en la parte inferior de su cabeza; en la parte superior había un par de cuernos de aspecto sólido que parecían capaces de atravesar la roca sólida, o cualquier otra cosa.

En comparación, sus extremidades parecían decoraciones, pegadas a su torso en forma de tiburón—pero los dos pares de alas en su espalda, una más grande que la otra, se veían casi exactamente como las de Veldora.

Charybdis exudaba un tipo extraño y ominoso de belleza.

Y con eso, comenzaron las hostilidades.

Los Caballeros Pegaso llegaron aquí tan rápido como pudieron.

Doreth, una de las otras hermanas de Treyni, usó la magia elemental Protección de Viento y la magia de legión mágica Movilizar Ejército para aumentar su velocidad. Un mensaje de Comunicación de Pensamientos confirmó que llegarían antes de lo planeado.

Mientras tanto, decidimos involucrarnos con el enemigo. Una vez que aparecieran los Caballeros Pegaso y se convirtiera en una lucha sin cuartel, no podríamos usar ninguna magia a gran escala. Cuando hiciéramos contacto con Charybdis, teníamos que atacar.

“¡Cómete esto! ¡Hellflare!”

Benimaru inició las cosas eligiendo su ataque de llamas más fuerte y de mayor alcance. Es un clásico, usar tu movimiento más poderoso en el momento en que te encuentras con tu enemigo…

Tal vez estaba pensándolo demasiado, pero la cúpula negra que produjo este movimiento, de más de 90 metros de radio, aún era lo suficientemente grande como para encerrar a Charybdis y a un megalodon. Quiero decir, estos tipos eran demasiado grandes. Con unos 50 metros de largo, parecían estar muy cerca de nosotros, pero en realidad todavía estaban bastante lejos. Un diámetro de 180 metros era bastante grande, pero para estos gigantes, debe haberse sentido estrecho.

¿Y los resultados?

“¡Debe ser una broma! Puse todo lo que tenía en eso…”

Los frustrados murmullos de Benimaru eran comprensibles. Charybdis continuó volando lentamente por el aire. Su compañero megalodon había caído a la tierra, quemado en su mayoría por el ataque, pero Charybdis estaba ileso.

Algunas de las escamas que se quemaron fueron reemplazadas por otras nuevas, pero eso era todo. Entre su alta defensa natural y los efectos de la interferencia mágica, había resistido con éxito a Hellflare. Ni siquiera había incinerado completamente los megalodones, lo que indicaba exactamente cuán efectiva era la Interferencia Mágica.

No estaba demasiado conmocionado—esperaba esto—pero me hizo darme cuenta nuevamente de que este enemigo iba a ser un gran dolor en el trasero. Pero todos mantuvimos la calma. Nuestro plan era esperar esto, así que seguimos adelante.

“Está bien. Sigamos el plan: divídanlos y elimínenlos por separado”.

Nuestra prioridad ahora era ganar algo de tiempo para los Caballeros Pegaso y limpiar a esos megalodones entrometidos. Prestando atención a mi orden, todos nos movimos a nuestras posiciones.

También me había transformado en humano, para poder manejar cualquier situación. Quedaban doce megalodones. Reducir sus números parecía que sería un trabajo difícil de manejar.

Cada uno era un monstruo de rango A, pero a pesar de su velocidad, no tenían tanto poder. No eran exactamente luchadores técnicos, podría ser que—como Charybdis, carecían de inteligencia y, por lo tanto, no parecía que tuvieran tanta precaución.

Si un megalodon luchara contra la araña caballero que Gobta derrotó, por ejemplo, la araña no duraría ni un momento—sería aplastada por esas mandíbulas. Sin embargo, si luchara contra Gobta, él sería capaz de esquivar y correr por todo el lugar.

En resumen, esos tiburones eran potencias ofensivas y defensivas, pero su velocidad en batalla no era una gran amenaza. Basados en su velocidad—un elemento integral de cualquier batalla—el megalodon no era tan asombroso como monstruo.

Por supuesto, un solo golpe de parte de ellos podría ser fácilmente letal. No querrías acercarte con un plan a medias, y mis tropas lo sabían bien.

***

 

 

Publicidad Y-M3

Geld y su equipo fueron los siguientes en lanzar un ataque después de Benimaru. Tenía mi puesto de mando instalado en una colina ligeramente elevada, para poder ver la batalla desarrollarse debajo de mí.

Esta fuerza bajo el mando de Geld era de élite, todos High Orcs rango B o superior. Cualquier persona clasificada por debajo, se interpondría en el camino aquí, por lo que tuvimos que realizar una evacuación en la ciudad. Contaban con menos de cien, pero aún desempeñaban un papel de liderazgo en nuestra estrategia.

Publicidad Y-M3

Usando los árboles como cobertura, la fuerza comenzó a tratar de atraer a los megalodones para que se acercaran y así, poder contraatacar.

Esto, lamentablemente, no funcionó bien. Estábamos anticipando que los tiburones no podrían moverse mucho rodeados de árboles… pero con sus poderosos cuerpos, simplemente podrían arrasar cualquier tronco que se interpusiera en el camino como si se tratara de astillas secas.

Después de eso, los megalodones desataron un ataque de blitzkrieg13. Esto implicaba atacar al enemigo, usando sus escamas afiladas como cuchillas—podría llamarlo Embestida de Cuchillas o algo similar, si estuviera dispuesto a darle un nombre.

Las élites bajo el mando de Geld tomaron maniobras evasivas, pero los tiburones eran demasiado grandes. Aunque su velocidad debería haberlo hecho evitable, un gigantesco tiburón capaz de nadar libremente por el aire dificultaba cualquier evasión. Ahora los orcos eran los atrapados en una prisión forestal con los árboles en su camino.

Gracias a que todos estaban orientados a la defensa como lo estaba Geld, no hubo muertes. Sin embargo, varias docenas de ellos resultaron gravemente heridos, incapaces de continuar en la batalla. Los combatientes restantes que yacían en el bosque estaban claramente conmocionados por esto—y ya que habían enfrentado a los megalodones de frente, no podía culparlos.

Podía escuchar un grito de ira.

“¡Pagarás por lastimar a mis amigos!” Era Geld.

Mientras gritaba, se enfrentó a un megalodon frente a él, deteniendo su embestida.

Publicidad G-AB




Todo su cuerpo estaba cubierto con una armadura, lo que lo protegía de las afiladas escamas. Usando su increíble fuerza, detuvo al tiburón en seco.

“¡Ahora! ¡Derríbenlo!”

En el momento en que se dio la orden, una horda de High Orcs combatientes empezó el contraataque.

Se movían lentamente, pero el daño de sus hachas de batalla era bueno. Poco a poco, aparecían cortes en el cuerpo del megalodon.

Pero lamentablemente, ninguno era letal. El gran tamaño del mismo, significaba que este aluvión de ataques era demasiado débil, y era demasiado tarde.

5 6 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios