Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 3

Capitulo 4: La Malicia que Avanza.

Parte 3

 

 

Ignorándolos, Footman continuó.

“Buscas poder, ¿no? Bueno, el poder es justo lo que tenemos. ¡Bastante!

Publicidad Y-AR

¡Viene con un nivel de peligro acorde, por supuesto, pero si puedes vencer este peligro, la fuerza que puedes obtener es tremenda!”

“… ¿Oh?”

“¡Sí! Quieres vencer a la reina demonio Milim, ¿no? Entonces, ¿por qué no te conviertes en un rey demonio también?”

La pregunta de Tear hizo que todos guardaran silencio. El sonido de un licántropo tragando saliva pareció resonar contra los árboles.

“¿Un… rey demonio? ¿Pensaste que podrías engañarnos con algo tan ridículo—?”

Publicidad G-M1




“Charybdis. ¿Has oído de eso?”

La sola palabra de Footman tuvo efectos devastadores. En el momento en que lo pronunció, Phobio se congeló en su lugar.

Y entonces—

“¡Los poderes malvados que posee ese pez gigante son increíblemente masivos! Si no lo necesitas, bueno, siempre podemos ofrecérselo a otra persona. ¡Nos vemos!”

—Tear dio el siguiente golpe.

Haciendo un gesto a Footman, se giró y se preparó para irse. Así es como el diablo te tienta—haciéndote entrar en pánico, robando tus habilidades para tomar decisiones y bloqueando tu capacidad de pensar racionalmente.

“… Esperen”.

Phobio la detuvo, derrotado por sus propias ambiciones.

“¡No, Phobio-sama!”

“¡No puedes escuchar a estas personas!”

“Cuéntame más”, continuó Phobio, ignorando a sus hombres.

Las llamas del deseo enloquecido bailaban en sus ojos mientras los giraba hacia Footman. Tal vez esta era su oportunidad de asustar a Milim con todo su poder. Incluso podría dejarlo gobernar sobre las tierras como un rey demonio. Nada de eso sería un sueño. E imaginarlo, hizo que Phobio arrojara toda su compostura.

No. Nunca me gustó esto desde el principio. ¿Por qué el rey demonio me eligió para visitar a un debilucho? No necesito esa basura. Sí… Si necesitan un nuevo rey demonio, nadie debería quejarse de que sea yo. Si me fortalece, ¡estoy seguro de que Carrion-sama se reirá de todos modos!

Phobio, propenso a pensar apresuradamente incluso en el mejor de los casos, había quedado completamente enganchado por las dulces palabras de Tear y Footman.

Publicidad M-M2

“¡Oh! Una buena decisión, Phobio-sama. ¡Y es correcto! ¿Quién además de ti podría convertirse en un rey demonio?”

“¿Estás preparado para eso, entonces?” agregó Tear.

“Bueno, tiene sentido para mí. ¡Alguien fuerte tiene que ser un rey demonio, o de lo contrario sería un terrible error!”

“¡Eso es lo que pienso también—y usted es el hombre para el trabajo, Phobio-sama!”

Sin embargo, Phobio no era tonto. Todavía tenía la máxima autoridad sobre estos dos halagadores, y no había olvidado una pregunta muy pertinente que hacer.

“¡Deja esa mierda! Dije, cuéntame más. Si digo que sí a esa oferta, ¿qué sacan ustedes de ello? ¡Deben tener algún tipo propósito oculto! ¡Así que hablen!”

Tear y Footman habían esperado esto.

Publicidad M-M4

“Sí sacamos algo de eso, sí. Si se convierte en un rey demonio, Phobio-sama, esperamos que nos pueda mostrar un pequeño favor después. Con suerte, ¿podrá acomodarnos en algunas áreas?”

Publicidad Y-M1

“¡Hoh-hoh-hoh! Y apenas podríamos someter a Charybdis por nosotros mismos. Hemos descubierto dónde está confinado y todo, pero si no podemos domesticarlo, ¡sería un desperdicio! Y justo cuando estábamos reflexionando sobre qué hacer al respecto, ¿con quién nos encontrarnos sino con usted, Phobio-sama?”

Eso era bastante fácil de aceptar para Phobio.

“Huh. Está bien. Pero, ¿cómo sabes que puedo domar a Charybdis—?”

“¡Hohhhhh-hoh-hoh-hoh! ¡No te preocupes por eso! ¡Estoy seguro de que tendrás éxito, Phobio-sama! E incluso si falla por algún evento increíblemente improbable, no le exigiremos reparaciones. ¡Solo cobramos a nuestros clientes si ganan, ganan, y ganan! ¡En esta ocasión—al menos—puedes depositar toda tu confianza en los multi oficios Arlequines Moderados!”

Eh, pensó Phobio. Entonces, cuando me convierta en rey demonio, quieren que quede claro quién me ayudó.

Publicidad Y-M3

En ese caso, tal vez era mejor dejar el ejército del rey demonio Carrion. Ese movimiento podría hacerlo bien, tanto si tenía éxito en esto como si no.

Phobio tenía deseos de poder. También se sentía confiado de poder domar a Charybdis. En lugar de temer al fracaso, ya estaba seguro de su éxito, listo para aceptar el trato. Todos los elogios extravagantes de este par lo hicieron sentir como si estuviera sentado en el trono de un rey demonio incluso ahora—o tal vez, Phobio ya estaba atrapado en su hechizo para entonces.

“Está bien. ¡Acepto su oferta!”

Siguiendo sus instintos, Phobio asintió, firmando los papeles que Tear le entregó.

Phobio luego se giró hacia sus tropas y dio sus órdenes finales.

“Quiero que vuelvan con Carrion-sama y le digan lo que acepté”. “¿Phobio-sama?”

“Pero…”

“Escuchen, muchachos”, dijo, deteniéndolos.

“No voy a causar ningún problema a Carrion-sama, así que dile que renunciaré a mi puesto en los Tres Grandes Licántropos y dejaré la fuerza. Nadie va a quejarse de lo que hago si solo soy un demonio no afiliado con nadie. Además… Voy a ser más fuerte. Lo suficientemente fuerte como para arrasar con el mundo. ¡Y haré que Milim lo reconozca!”

Nada podía cambiar la mente de Phobio—una mente que estaba sintonizada casi de forma poco natural hacia la venganza contra la reina demonio que lo había humillado.

Como si sus incesantes sentimientos de humillación e ira lo empujaran hacia adelante.

Enrio lo observó en silencio, pensando y observando mientras sus compañeros exhortaban a Phobio a reconsiderar. Después de todos los años que había sido su confidente más cercano, sabía muy bien que una vez que se decidía, no era fácil hacerlo cambiar de opinión. La voluntad de Phobio era firme, y su corazón no podía ser movido. Así que…

“Muy bien, señor. Informaré primero a Carrion-sama. Sin embargo, la fuerza de Charybdis es aún desconocida. Le sugiero que tenga cuidado con eso—no espere que coma de su mano tan fácilmente”.

Y con eso, se fue, llevando a sus compañeros con él. Teniendo en cuenta el pacto de no agresión que los reyes demonio tenían entre sí, para Phobio, pelear con Milim podría convertirse en una grave crisis. Enrio necesitaba consultar con Carrion y tomar contramedidas antes de que eso sucediera. Se retiró con cierta renuencia, pero no podía permitirse el lujo de hacer algo tan tonto como dejar que sus emociones dictaran sus prioridades. Era una orden, además, y una hecha con cualquier poder de razonamiento que permanecía en su mente.

Phobio-sama no es tonto. No puedo pensar que será engañado por mucho tiempo por ese extraño dúo. E incluso si este Charybdis existe, Phobio-sama debería poder domesticarlo.

Él eligió tener fe en Phobio.

Con Enrio en camino, las únicas personas que quedaban eran Tear, Footman y Phobio.

“Bueno, ¿nos vamos, entonces?”

“¡Sí! No puedo esperar para mostrarle a este Charybdis mi poder y aplastarlo contra el suelo. ¡Y con nuestras fuerzas combinadas, convertiremos a esa reina demonio Milim en un mar de lágrimas!”

“¡Sí! ¡Seguro que lo harás! ¡También te estoy totalmente animando, así que no bajes la guardia! ¿Listo para irnos?”

Tear y Footman le hicieron señas a Phobio para que los siguiera. Después de un corto viaje, llegaron a una pequeña cueva, en el corazón del Gran Bosque de Jura.

“¿Charybdis está aquí?”

“¡Así es!”

“Y no ha resucitado por completo, ves, pero aún puedes sentir su deseo de destrucción burbujeando en el aire. Nos encantan esas emociones, así fue como lo encontramos”.

Había una sonrisa malvada en la cara de Footman mientras hablaba. Phobio no se dio cuenta, extasiado como estaba por el extraño aura que podía sentir desde la cueva.

“Ahora”, continuó el payaso, “déjame explicarte cómo funciona esto. Resucitar a Charybdis requiere una gran cantidad de cadáveres. Charybdis es una especie de forma de vida espiritual, esencialmente como un demonio. Tenemos que darle un cuerpo físico, para que pueda ejercer su poder en este mundo. Así que…”

Le dirigió a Phobio una mirada de soslayo. Phobio pudo leer lo que significaba. Y tragó saliva nervioso.

“Espera. ¿Acaso ustedes…?”

Publicidad G-M1




“¡Exacto! ¡Así es! Para domar a Charybdis, debes dejarle tu propio cuerpo. ¡Te convertirás en uno con él!” La voz del payaso retumbó, revelando su evidente entusiasmo.

“Mm-hmm”, agregó Tear.

“Si quieres parar, ahora es tu oportunidad, ¿de acuerdo? Este sello no durará mucho más tiempo, y cuando se rompa, Charybdis terminará resucitado en algún campo de batalla o cementerio de monstruos o lo que sea. De hecho, probablemente intente usar los restos de su poder para crear los cuerpos de monstruos que necesita para resucitarse a sí mismo—y si eso sucede, ¡habremos pasado por todos estos problemas por nada!”

¿Era eso cierto? Puede ser. Había una leve punzada de impaciencia en la voz de Tear.

“Si Charybdis resucita por sí mismo, dudo que podamos controlarlo. Es solo un deseo de destrucción viviente, por lo que no recibirá órdenes de nadie. Ni siquiera si lo derrotamos. Entonces… tenemos que domarlo antes de que resucite y quitarle sus poderes, o no funcionará”, continuó, eligiendo sus palabras con cuidado.

Sus ojos se giraron hacia Phobio. Lo apuñalaron, como lo había hecho el payaso. No habría forma más elocuente de hacer la pregunta que estaban haciendo.

“Está bien”, respondió Phobio severamente.

Publicidad M-M5

“Ya estoy comprometido con esto; No me voy a acobardar ahora. ¡Estoy listo para hacer mío el poder de Charybdis!”

“¡Sí! ¡Ese es el espíritu!”

“¡Hohhh-hoh-hoh-hoh! Bien dicho, Phobio-sama. Realmente debo agradecerte—¡y brindar por nuestra buena fortuna de encontrarnos con un socio tan confiable!”

Entonces estaba decidido.

Phobio se aventuró solo a la cueva, con los ojos llenos del orgullo que tenía como un demonio de alto nivel. Una voluntad finamente purificada que creía en la victoria sin temer la derrota. Pero tristemente, su corazón aún estaba lleno, en el fondo, de su rencor contra Milim y su ira enterrada por su propia inmadurez.

Para la forma de vida espiritual conocida como Charybdis, nada podría ser más delicioso.

En el momento en que se dejó llevar por las dulces palabras de Tear y Footman, su destino quedó sellado— un hecho que no había notado cuando se sumergió en la oscuridad de la cueva.

El tiempo pasó.

“Se ha ido, ¿no?”

“Ciertamente”.

“¡Hohh-hoh-hoh! ¡Hohhh-hoh-hoh-hoh!”

“Ja, ja, ja… ¡Ah, ja, ja, ja!”

Publicidad Y-M1

La risa llegó fuerte y rápidamente una vez que estuvieron seguros de que Phobio estaba completamente adentro.

“Exactamente el tipo de persona que uno esperaría estar sirviendo a ese tonto Carrion, ¿eh? Y después de todas las excusas que practicamos de antemano, apenas nos cuestionó en absoluto”.

“¡Totalmente, totalmente! Ese mono parecía mucho más listo que él”.

Habían ideado una cantidad bastante extensa de argumentos y estrategias para convencer a Phobio de aceptar la oferta de este par de sujetos de aspecto extraño. Pero los ojos de Phobio estaban tan nublados por la rabia y la codicia que fue mucho más fácil de lo previsto. Lo ridiculizaban por ello—tan fácil que fue casi una decepción.

“¿Es ese el final del trabajo, Tear?”

“¡Mm-hmm! Todo lo que escuché de Clayman fue revivir a Charybdis y dirigirlo hacia Milim”.

“¿Y no hay nuevos negocios después de eso?”

“Nop. ¡Este trabajo está terminado! Ah, y ¿qué tal si disponemos de los cadáveres de dragones menores que trajimos? Ya no los necesitaremos más”.

“En efecto. ¡Pasamos por todos los problemas para preparar un cuerpo temporal, y luego encontramos voluntarios para el trabajo! No hay necesidad de estos cadáveres, no”.

Publicidad Y-AB

Entonces arrojaron los cuerpos al suelo.

Había una docena de dragones menores en total; habían matado a una bandada entera de ellos para el trabajo. Los dragones menores no eran parte de las razas draconianas a las que pertenecía Veldora; no había nada inherentemente mágico en ellos.

Eran criaturas no inteligentes, incapaces de usar magia, pero estaban protegidos por un cuerpo duro y escamas fuertes, lo que les daba una ventaja asesina en combates cuerpo a cuerpo. La raza humana generalmente los clasificaba alrededor de B+ o A-, pero ni siquiera una bestia tan poderosa era rival para dos demonios de alto nivel.

Sus vidas fueron cruelmente tomadas, y ahora estaban siendo tratados como basura. Llevarlos a un pueblo humano y venderlos por piezas podría traerles una pequeña fortuna, pero para Tear y Footman, eran solo un obstáculo.

Una vez que sacaron los cadáveres de su almacenamiento de magia espacial y los arrojaron al suelo, abandonaron la escena, satisfechos con un trabajo bien hecho.

5 4 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios