Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 2

Capitulo 5: El gran Enfrentamiento

Parte 4

 

 

Había planeado elaborar un plan de batalla más detallado en una conferencia una vez que se estableciera la alianza, pero ya tenía en mente la idea general. Usaríamos la fuerza de los hombres lagarto como cebo, y haría que Benimaru y los otros Kijin se encargaran de los orcos de alto nivel por mí. En otras palabras, básicamente quería crear un escenario en el que estaría luchando uno contra uno contra el Orc Lord. No estaba interesado en enviar a cientos de personas a sus muertes contra doscientos mil orcos.

“Whoa, whoa, cálmense, chicos. ¿En serio pretenden derrotar a doscientos mil gritones orcos con un grupo de cien jinetes?” señalé con más que un poco de incredulidad.

Publicidad Y-AR

“¡Sí!” Intervino Gobta entusiasmadamente.

“¡Usted lo dijo, señor!”

No podía culparlo. No puedes esperar que alguien siga una orden para saltar desde un acantilado.

“Pensé, donde hay una voluntad, hay una manera”, se quejó Benimaru. Solo Hakurou y Shion estuvieron de acuerdo con él. Estaba empezando a preguntarme si todos estos ogros tenían un tornillo suelto en alguna parte. ¡La “voluntad” solo puede llegar hasta aquí, chicos!

Estaba planeando darles un poco de libertad de acción, pero tal vez debería apretar un poco sus riendas. Ya habían perdido ante los orcos una vez—deberían saber lo aterradores que eran. Esa era mi opinión sobre su reacción, pero no la compartí verbalmente con ellos. Todos estaban actuando como si sus evoluciones hubieran borrado totalmente la pizarra.

Publicidad M-M5

“Bueno, de todos modos, voy a estar observando la situación desde arriba en el cielo. Daré órdenes dependiendo de cómo vayan las cosas, así que te dejaré manejar los detalles en el terreno, Benimaru”.

“Muy bien. Me parece bien entonces”.

Eso pareció calmarlo bastante bien. Pero aún estaba nervioso. Nunca antes había hecho algo como comandar un ejército. Jugué muchos juegos de estrategia en PC, pero no tenía experiencia dirigiendo carne y sangre reales. Así que mi intención era observar la acción desde arriba y atenerme estrictamente a la distribución de órdenes. Usaría Comunicación de Pensamiento para conectar con todos y mantenerlos al tanto de los desarrollos. Benimaru luego usaría eso para comandar las fuerzas terrestres, aunque yo tendría la autoridad máxima sobre si nos retiramos o no.

“Entonces, ¿está claro?” le dije a los jinetes goblin reunidos.

“Deben seguir las órdenes de Benimaru, a menos que yo dé órdenes específicas. Además, ¡no hagan algo que crean que pueda matarlos! Esta no será nuestra última batalla, así que no se engañen pensando que lo es”.

“““¡Raahhhh!”””

Los jinetes rugieron su aprobación una vez más. Les advertí que no exageraran demasiado, pero la guerra era una guerra, así que tenían que estar listos para ella.

“¡No le defraudaremos, Rimuru-sama!” dijo Shion, Benimaru asintió a su lado. Hakurou estaba indiferente como siempre.

… Ahh, estoy seguro de que saldrá bien por sí solo. Pero entre los demasiado confiados ogros y el nivel de emoción entre los jinetes goblin, tenía la sensación de que lo estaba pensando demasiado. Así que me juré a mí mismo—Si las cosas se ponen demasiado difíciles, retirada, retirada, retirada.

Estaba a punto de brotar alas detrás de mi espalda cuando me di cuenta de que mi ropa se interpondría.

Las alas me concedían la capacidad de volar—lo sabía por experimentos anteriores—pero esto era un obstáculo inesperado. Entonces recordé lo que Shuna me dijo. ‘El hilo mágico usado en la ropa podría transformarse, en cierta medida, en función de la voluntad del usuario’. Ahora sé lo que quiso decir.

Imaginándome con alas, pude sentir dos agujeros automáticamente abriéndose sobre mi espalda. Las alas salieron, y los agujeros se cerraron. Esta personalización es bastante buena. Debo agradecer a Shuna y Garm otra vez después.

  Tomaría aproximadamente una hora de carrera el salir del bosque, pero en el aire, tomaría casi nada de tiempo. Ahora estaba sobre el campo de batalla, observando toda la situación. Estaba demasiado alto para distinguir entre los dos lados, pero podía usar Percepción Mágica para resolverlo lo suficientemente bien.

Era casi como si fuera un satélite, tomando fotos de la tierra desde alturas sub estratosféricas. Y ahora que lo pienso, tener una vista de ave de toda la batalla como esta nos daba una ventaja abrumadora, ¿verdad? Y usar esa información para enviar mensajes con Comunicación de Pensamiento a cualquiera de las tropas que necesitaba… Era como traer los últimos avances en tecnología de guerra a una batalla medieval. Tenía acceso a información que ningún general en este mundo podría haber imaginado.

Era justo lo que necesitaba para hacer que los números funcionaran con la pequeña fuerza que teníamos. De hecho, este enfoque era probablemente el más adecuado para manejar pequeños ejércitos móviles como el nuestro. Me maravillé de mi buena suerte al tropezar con esta táctica mientras exploraba el campo de batalla.

En resumen, no estaba muy bien para los hombres lagarto. Ellos estaban claramente rodeados sin una ruta de escape, y era solo la salvaje movilización de su líder lo que les permitía resistir. No se sabía cuánto durarían.

Entrecerrando mis ojos, reconocí a Gabiru como el líder. Al principio pensé que era un idiota al azar, pero tal vez lo subestimé. Teniendo en cuenta lo obviamente devota que era su hermana, debería haber reconocido que era una persona decente en el fondo. Sin embargo, la primera impresión que dio fue desastrosa.

Como comandante, carecía de la capacidad de ver el panorama general de la batalla, lo que en última instancia podría condenarle. Pero no era como si los líderes hubieran nacido capaces de hacer eso, sin ninguna experiencia. Si sobrevive a esto y aprende de ello, es muy probable que algún día se convierta en un gran general.

Ahora un solo orco apareció ante Gabiru. Otro grupo, vistiendo armaduras negras, formó un círculo alrededor de él. Definitivamente, los de alto nivel, cubiertos completamente y mostrando una disciplina militar que ninguno de los otros orcos tenía. El que enfrentaba a Gabiru era probablemente un general orco como el que Shion había borrado de la existencia hace un rato; claramente proyectaba una presencia mucho más fuerte que los orcos en el círculo.

Entonces el duelo comenzó. Gabiru luchaba valientemente. Su considerable agilidad y habilidad con la lanza mientras se enfrentaba al general orco me hizo preguntarme si Gobta habría tenido alguna oportunidad, sin el truco de saltar la sombra.

Lamentablemente, sin embargo, la diferencia de fuerza entre él y el general orco era demasiada. Poco a poco, el cuerpo de Gabiru estaba siendo devastado por cortes y heridas. Odiaba dejarlo morir. Y si eso es lo que pensaba, la respuesta era clara. Di mis órdenes.

Ranga, ¿puedes usar Movimiento de Sombra hacia Gabiru? Sí, maestro.

Publicidad M-M2

Al igual que con Souei, Ranga podía viajar directamente a cualquiera que hubiera conocido personalmente antes. Lo que simplificaba las cosas para mí, definitivamente.

¡Gobta, ve allí también!

¡Geh! ¡¿E-En serio?! Esto, hay un gran ejército allí—

Escuché un grito de dolor a través del pensamiento transmitido. Gobta se desconectó por un momento, luego la línea volvió.

Él gustosamente aceptará la misión, Rimuru-sama.

Ahora era Shion introduciéndose en mi mente. No sabía lo que le había sucedido a Gobta, pero supongo que no necesitaba saberlo.

Genial. Quiero que ustedes dos rescaten a Gabiru por mí. ¡Pónganse en marcha!

Publicidad Y-M1

Gobta llegaría primero a Gabiru mientras Ranga distraería al resto de la horda. Luego trabajaría con los hombres lagarto y goblins para forjar un camino para salir de ese agujero infernal.

Se fueron, juntos. Pero ni siquiera podrían durar mucho en medio de la gran cantidad de orcos, pensé.

Rimuru-sama, preguntó Benimaru, ¿se nos permite… ir sin cuartel entonces?

Ayuda primero a los hombres lagarto. Ellos lo necesitan. Después de eso, haz lo que quieras. Presta atención a cualquier orden que Hakurou te dé, pero de lo contrario, ponte en ello.

¡Sí! Les mostraremos exactamente lo que la raza ogro, o mejor dicho, ¡los Kijin podemos hacer!

Sonaba feliz. Lo que era bueno. Porque las cosas iban a suceder, y rápido.

Con mis órdenes completas, verifiqué el estado de la batalla.

Las líneas defensivas de los hombres lagarto estaban a punto de colapsar. No sería mucho ahora. Y si así fuera, las cavernas, donde estaba el jefe, podrían estar tan infestadas en este momento. Envié a Souei allí solo; ¿Estaría bien? No estaba demasiado preocupado por Ranga, pero ¿qué pasa con Gobta? Por no decir nada de Benimaru y su grupo…

Oh, bueno. No tiene sentido preocuparse por eso ahora. Di las órdenes, y ellos las aceptaron. Si alguno aceptaba hacer algo que sabían que no podían lograr, era su propia y maldita culpa.

Cuando todavía era nuevo en mi compañía, el jefe me gritaba todo el tiempo sobre que tomaba más trabajo del que podía manejar. Si las cosas se retrasaban como resultado, afectaba negativamente a todos en el equipo, según él. Lo mismo también sucedía con los gerentes—si eran demasiado poco observadores como para darse cuenta de que estaban sobrecargando a sus empleados, merecían lo que les esperaba.

Era la clave para hacer el trabajo que mejor se adapte a ti. El trabajo de un jefe era evaluar las habilidades de su equipo y distribuir el trabajo correctamente.

Todavía no tenía una comprensión completa de las capacidades de estos chicos. Era difícil saber si les estaba pidiendo demasiado o no. Solo esperaba que se conocieran mejor—y que yo no fuera más tonto de lo que pensaba.

Era una cosa irresponsable para pensar, pero tenía que creer en eso por ahora. Y dado que la tarea de un jefe era intervenir y ayudar cada vez que las cosas iban mal, tenía el deber de vigilarlos. Si alguien se metía en problemas allí abajo, no quería que estuvieran solos.

***

Publicidad M-M2

 

 

Un solo golpe de la alabarda rompió la lanza en las manos del jefe.

El hecho de que el jefe hubiera sobrevivido a este asalto hasta el momento era digno de elogio en sí mismo. Él dio una burla de orgullo al mirar al general orco.

“¡Puajajaja! ¡Puedo luchar todo lo que quiera sin un arma!”

Toda la valentía en el mundo no convenció a nadie más en la habitación de que lo que decía era en serio. Su armadura ya estaba destrozada, grietas en su orgullosa armadura de escamas estaban a la vista de todos. Sin nada más para protegerlo, el jefe estaba a un simple paso de distancia de la muerte.

“¡Escuchen!” gritó con tanta autoridad como pudo reunir.

“¡Avancen, mi guardia! Protejan a tantas mujeres y niños como puedan. ¡Me niego a dejar que se rindan! ¡Compren la mayor cantidad de tiempo posible y esperen a que llegue la ayuda!”

“J-Jefe… Estos refuerzos no pueden existir realmente…”

“¡No digas eso!” respondió, amonestando al vice general de su guardia real.

“¡Cree en ellos! Nunca podemos abandonar la esperanza. ¡Protejan el orgullo de los hombres lagarto hasta el final!”

El jefe nunca quiso mostrar un momento de debilidad. Él era un símbolo de fuerza para los hombres lagarto, su esperanza final. Para los hombres lagarto que no tenían otro lugar a dónde huir, ellos no tenían nada en qué apoyarse aparte de sus palabras.

“Además”, agregó a su equipo con una sonrisa, “siempre que pueda vencer a este enemigo, podemos abrir un camino para nosotros mismos”.

Él tenía razón. Si pudieran derrotar al cabecilla orco bloqueando la salida, tendrían un camino hacia la supervivencia. No había desesperación entre los guerreros hombres lagarto.

Incluso si su jefe caía, ellos sabían que se levantarían y lucharían. Todo esto lo habían aprendido a lo largo de los años, de verlo representar a su gente. Ellos lucharían hasta el último hombre, y mientras evacuaran a la mayor cantidad de inocentes que pudieran, no se podría obtener una mayor victoria.

Ellos tenían que encontrar una conexión con el futuro. Pero incluso esa esperanza fue aplastada ante el general orco.

“¡Tú, viejo tonto! ¡Toda la charla ridícula en el mundo no te salvará ahora!”

Un destello, y la alabarda en las manos del general orco cortó su camino, y luego a través, al pecho del jefe.

“¡¡Argh!!”

Cayó, tosiendo sangre.

Esto es todo…

Las cavernas hacían eco con los gritos de los hombres lagarto.

El general orco se adelantó, apuntando a dar el golpe final al jefe, solo para ser detenido por un pequeño equipo de luchadores. Él los cortó, resentido por este obstáculo, y alcanzó el cuerpo del jefe.

“Luchaste bien, para un hombre lagarto”, siguió.

“Tu coraje nos demuestra que servirás bien como nuestra carne y sangre. ¡Cuando mueras, morirás disfrutando del honor de convertirte en parte de nosotros!”

Él apuntó la hoja de su alabarda sobre el cuello del jefe, la levantó y—“Preferiría que no hicieras eso. Tenemos una promesa con ese hombre”—fue detenido por la voz de alguien que apareció frente a él.

En ese momento, la llegada de este hombre, Souei, cambió completamente el destino de la raza de los hombres lagarto.

***

 

 

Souei dio una ligera sonrisa. Sentía, realmente, que había servido bien a su maestro. Para él, esto no era nada que Benimaru pudiera manejar, fuera o no hijo del pasado rey. Los dos habían sido rivales desde la infancia, y tarde o temprano, Souei se habría convertido en su hombre de confianza, sirviendo al rey que abriría el camino para toda la raza ogro.

Pero eso estaba todo en el pasado. Ahora, él tenía un nuevo maestro, Rimuru. Y ese pensamiento le agradaba.

Publicidad M-M4

Los ogros habían disfrutado de una larga era de paz, sin ser molestados por ningún tipo de conflicto. Para ellos, los monstruos del bosque no eran lo suficientemente desafiantes—y en los últimos tiempos, ni siquiera habían tenido ningún desenfrenado dragón menor con el que lidiar. Era algo bueno, Souei lo sabía. Pero nunca pudo negar que quería hacer un uso completo de todas las habilidades que había recibido.

Publicidad M-M2

Entonces su asentamiento fue atacado por orcos. Él maldijo su impotencia en ese día. Él había asumido que su final vendría rápidamente después—estaban sin rumbo, incapaces de vengar a sus amigos y familiares.

Pero ahora, él estaba feliz, y agradecido por su felicidad. Bajo su nuevo maestro, se le había otorgado una oportunidad de cobrar venganza.

Él nunca dejaría que su orgullo debilitara su guardia. Esa sola derrota le había enseñado mucho. Junto con los humillantes recuerdos, él había grabado en su corazón exactamente lo tonto que había sido todo el tiempo.

Había pulido sus Artes para su maestro, eliminando a sus enemigos, afilando todo lo que tenía dentro de él. Nada le deleitaba más que tener órdenes a seguir. Y ahora, Souei estaba listo para ejecutarlas fielmente.

Mirando al silencioso hombre, el jefe lo reconoció como el monstruo que se había reunido con él antes. El miembro de alto nivel de la raza demonio que se llamaba a sí mismo Souei, el mismo que había ofrecido la alianza. ¿El vino por mí? Pero no tenemos una alianza forjada todavía. Pero, pero… Las dudas y preguntas se arremolinaban en su mente. Sin embargo, el jefe, cerca del final de su vida, podía hacer poco. Intentó hablar, limpiándose la sangre de su garganta.

Publicidad M-M5

“Souei-sama… ¿Ha venido por mí? ¿Después de seguir adelante, ignorando su consejo…? Por mi propia vida, por favor, ayude a los hombres lagarto—”

Él trató lo mejor que pudo para confiar el futuro de su gente a Souei antes de fallecer. Pero ahora había otra figura allí. Una que no reconoció antes de que ella hablara.

Publicidad M-M5

“¡Padre, bebe esto!”

Un recipiente de líquido color azul fue presentado en su boca. En el momento en que sintió que el líquido pasaba entre sus colmillos, sus horribles heridas desaparecieron mágicamente, como si nada hubiese ocurrido. En un momento, lo había devuelto a un perfecto estado de salud.

“¡¿Qué?!”

El jefe se levantó, en estado de shock.

“¿Mi consejo…? ¿Qué quieres decir? Bueno, no importa. Quiero que esperes aquí hasta que llegue el día señalado. Y trata de tener cuidado. Ni mi maestro ni yo lo disfrutaríamos mucho si fueras a morir por nosotros”.

Sonaba tan fuera de lugar, esta voz fría y extrañamente agradable.

¿Está diciendo que mantendrá su promesa sobre la alianza? Pero…

“Pero ahora no hay tiempo para eso”, dijo.

Publicidad M-AB

“Los orcos…”

Entonces se dio cuenta de que algo estaba mal. El general orco, con la alabarda todavía en lo alto, había dejado de moverse. Su rostro tenía un extraño tinte rojizo oscuro en él, sus músculos se hinchaban mientras enfocaba toda su fuerza en su próximo corte.

“Eso… ¿Cuál es el significado de…?”

“No te preocupes. Lo he detenido por ahora”.

El comentario de Souei dejó clara la situación para el jefe. ¿Pero qué significaba…?

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios