Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 2

Capitulo 2: Evoluciones y Enfrentamientos

Parte 1

 

 

Decidimos sentarnos y discutir cosas con los ogros al día siguiente. Elegimos la casa de madera construida en la cima de la recientemente quemada plaza pública en el centro de la aldea.

Myrd, el más joven de los tres hermanos enanos, había hecho un gran trabajo elaborándola a partir del boceto básico que dibujé en un plano madera. Mi anterior período como contratista general me dio al menos esa cantidad de conocimiento, ya que solo le di medidas y dimensiones y tal, lo mejor que pude con carbón en madera y se lo entregué.

Publicidad Y-AR

Fue Gran Sabio, y la nueva libertad que mi cuerpo ofrecía, lo que lo hizo posible. Además, las herramientas de dibujo que trajeron los enanos. Con un poco de esfuerzo, podrías obtener algo casi tan preciso como con una computadora. Estaba empezando a sentir que podía levantar un rascacielos rápidamente.

Myrd no tuvo problemas para comprender el esquema—tal vez mi enfoque de dibujo era mucho más fácil de entender a las tecnologías aplicadas en este mundo.

Lo cual tenía sentido. Los edificios alrededor de aquí eran un juego de niños en comparación con los tipos de cosas que habíamos diseñado para las selvas de concreto en mi mundo. El Reino Enano tenía un montón de impresionante arquitectura, desde luego, pero en términos de ejecución técnica, todavía tenía mucho camino por recorrer. Tal vez tendríamos grandes edificios construidos en esta plaza algún día. Era divertido pensarlo.

Pero estoy divagando.

Guie a los ogros de sala de recepción de la casa, mirando alrededor para asegurarme de que todo hubiera sido construido como pedí. Ellos me siguieron dócilmente desde atrás, mirando ansiosamente alrededor de la casa como si fuera una novedad. No había ninguna decoración todavía, así que no sé qué les cautivaba tanto, pero como sea.

Publicidad M-M1

La sala de recepción tenía una mesa grande, junto con algunos taburetes simples rodeándola. Todos estábamos allí reunidos—Rigurd, los cuatro señores goblins, y Kaijin el enano como mediador. Trece en total, incluyéndome.

¿Por qué tenía a Rigurd y al resto aquí? Porque pensé que los ogros tenían algunas cosas importantes que decirnos. Si algo le estaba sucediendo al Gran Bosque de Jura, llegaría a nuestra puerta lo suficientemente pronto. No quería ser el único al que pudieran acudir para todas las crisis.

Gobierna, pero no gobierna, como dicen.

Haruna llegó con té para todos. Ella hizo una rápida reverencia una vez que terminó y salió de la sala de recepción. Todavía era un poco incómodo para ella, pero estaba empezando a aprender algunos modales. Maravilloso progreso.

Llevé la taza a mis labios. Amargo, pero no tan desagradable. No solía ser tan exigente cuando se trataba de este tipo de cosas, pero el esperado retorno de mi sentido del gusto, tal vez me estaba haciendo más quisquilloso.

El té verde algo amargo jugaba alrededor de mi lengua. Podía sentir su calor también. Mi cuerpo tenía Cancelación de Temperatura, supongo, pero todavía podía sentir esto. Es gracioso.

Los ogros parecían disfrutarlo también. Esperé a que se acomodaran antes de que empezáramos a hablar.

Comencé preguntando por qué estaban allí en primer lugar. Ellos respondieron que estaban huyendo para reagruparse. Eso, en sí mismo, era inquietante. Tenía la sensación de que esto duraría un tiempo.

Si hubiera una fuerza que pudiera derrotar a los ogros, tendríamos una amenaza en nuestras manos. Estas eran criaturas de rango B, incluso en solitario, y podía decir eso de la batalla de ayer. Y estos chicos aquí eran lo mejor de lo mejor. Maestros del bosque. La clase más alta de monstruos que encontrarías aquí, me dijeron.

Lo mejor será escucharlos.

Para resumir la historia de los ogros…

Hubo una guerra, y los ogros perdieron. Eso fue todo.

Mientras estaba ocupado defendiéndome de Ifrit en esta aldea, los ogros se estaban involucrando en una guerra. ¿Quién podría desafiar a la raza más poderosa en el Bosque de Jura en una guerra—y ganar? Esto aumentó la tensión de todos en la habitación. Sus rostros se tensaron con preocupación.

“Ellos atacaron nuestra tierra natal repentinamente”, murmuró el pelirrojo con furia.

“Su poder era abrumador… ¡¡Esos cerdos horribles, esos malditos orcos!!”

Publicidad M-M4

Era un ejército de ellos, al parecer. Y a diferencia de los humanos, los monstruos nunca pensaban en declarar formalmente la guerra antes de atacar. Así que, mientras que los ogros no condenaban el ataque sorpresa en sí mismo, el hecho de que los orcos los atacaran, era lo que estaba lejos de la norma.

¿Por qué? Simple: la diferencia en la fuerza. Los orcos eran criaturas de rango D. Más fuertes que los goblins, pero nada que un aventurero veterano no pudiera manejar. Los ogros, por supuesto, eran dos grados más altos que eso, lo que hace que una batalla uno-a-uno sea sumamente predecible. Y, sin embargo, los débiles desafiaron a los fuertes, y ganaron…

Decidí profundizar un poco más.

El hogar de los ogros era bastante más grande que nuestra propia aldea—una unión informal de clanes, que en conjunto formaban una especie de casa fortaleza de batalla para trescientos miembros. Tan poderosos como el cuerpo de caballeros de una pequeña nación, en otras palabras—una fuerza equivalente a un ejército de tres mil soldados entrenados para obtener el estatus de monstruos rango B-.

Estos ogros vivían una vida que podrías describir como militarista. Los clanes realizaban entrenamientos de batalla uno con el otro de forma regular, uniéndose de vez en cuando a este o aquel bando para ayudar a otras razas cuando se encontraban en conflicto con sus vecinos. Algunos de los clanes incluso había dejado su huella en la historia, formando las fuerzas de vanguardia en los ejércitos de algún rey demonio u otro, y estos ogros descendían de ellos.

Vivían, en otras palabras, como mercenarios. Y los ogros de este mundo, estaban destruyendo rápidamente la imagen que una vez tuve de mis propias novelas de fantasía. Pero ese no era el problema. Habían sido derrotados por monstruos mucho más débiles, y parecía que aún estaban conmocionados—porque en esta sala de recepción, estábamos mirando a los únicos sobrevivientes de todo el asentamiento.

Publicidad G-M1




El pelirrojo se había llevado a su hermana, la princesa, lejos del lugar mientras su líder encabezaba un equipo para defenderlos de los orcos. Ella era parte de la nobleza después de todo, una especie de ogra sacerdotisa, y su gente la puso por delante de todo lo demás en sus vidas.

“Si solo fuera más fuerte…” se quejó el pelirrojo. Lo último que él vio fue a los orcos, vestidos con una armadura negra, dando el golpe de gracia a su líder. Un orco gigante, uno que dejaba escapar una espeluznante aura. Y otro, una figura que no se molestó en ocultar su propia aura monstruosamente oscura; uno que llevaba una máscara que se parecía un poco a un payaso enojado.

“Era un demonio, estoy segura”, declaró la sacerdotisa.

Publicidad M-M3

“Uno de alto nivel. Me temo que mi hermano nunca tuvo una oportunidad”.

“En efecto”, agregó el anciano.

“Saltamos a conclusiones sobre todos ustedes porque vimos a ese desalmado en acción. Pensamos que eras uno de ellos”.

Cielos. ¿En serio? ¿El lindo, pequeño y adorable yo? ¿Agrupado con este loco homicida? La forma en que lo pusieron lastimó un poco mis sentimientos, pero de nuevo, estaba usando una máscara. Tal vez era natural asociarme con ese demonio.

Tenía la impresión de que un demonio podía ser casi cualquier monstruo inteligente. Los ogros contarían como demonios incluso. Pero si este tipo los superaba tanto, tenía que ser algo más feroz.

Supe por nuestra confrontación anterior que nada era más peligroso que los monstruos con un poco de inteligencia. Ellos podrían manejar la magia con la facilidad de un conjurador humano y manejar armas de igual forma. Eso, combinado con la fuerza física que superaba a la de la humanidad, los hacía difíciles de contrarrestar.

Y mientras más alto sea el nivel del monstruo, más desastrosos podrían ser los resultados. Sería seguro asumir que estábamos tratando con un rango A al menos. No eran noticias agradables de oír.

Ah, y solo para aclarar las dudas, los goblins son una especie de sub-raza de la humanidad, por lo que sus formas evolucionadas de hobgoblin no cuentan como demonios.

Los ogros continuaron.

Publicidad G-M1




Parecía que había otros tres orcos equivalentes en fuerza a los de armadura negra. Los cuatro se encargaron de los combatientes de élite de la fortaleza de los ogros, y mientras lo hacían, el resto de los soldados orcos se lanzaron al fuerte y ejecutaron la terrible masacre.

Había varios miles, aunque era solo una estimación por parte de los ogros, pero aun así parecía increíble. Y lo gracioso era que todos estaban vestidos con el tipo de armadura completa que esperarías que un soldado humano o similar vistiera como uniforme. Como una ola masiva de metal, recorriendo el bosque a toda velocidad.

Si eso era cierto, tenía que ser el trabajo de algo más que simples orcos. Los orcos también eran una sub- raza, pero eran tratados como monstruos de bajo nivel y poco inteligentes, como los goblins. No había manera de que pudieran juntar los fondos para equipar a todo su ejército con costosas armaduras. Además, había muchos monstruos poderosos en el Gran Bosque de Jura. Sería imposible que los orcos evitaran llamar la atención de camino hacia la fortaleza de los ogros.

Parecía justo asumir que estaban aliados con alguna otra nación—una nación humana. Pero no podía adivinar qué querían, y eso me preocupaba. Si la fuerza fuera de varios miles, no hubieran podido simplemente querer aplastar a los ogros. Estarían apuntando a todo el Bosque de Jura a ese ritmo.

“Sabes”, ofreció Kaijin, “podrían estar aliados con uno de los reyes demonio”.

¿Rey demonio? El rostro de Shizu pasó por mi mente, sus últimas palabras hacían eco a su lado. Leon, el rey demonio—el enemigo que yo había prometido derrotar.

¿Podría ser posible? No estaba seguro de tener con qué vencer a un rey demonio todavía, pero…

Generalmente hablando, no creí que ningún rey demonio se preocuparía por este bosque. Fuera de él, sus tierras se extendían a lo largo y ancho, y sus campos fértiles eran atendidos principalmente por un gran número de gólems y esclavos que habían sido capturados en batalla. Las tierras controladas por los reyes demonio nunca tenían que preocuparse por las hambrunas, y como resultado, estos reyes rara vez se preocupaban por las áreas bajo control humano. De la forma en que me lo explicaron, los llamados esclavos de guerra lo consideraban lo suficientemente bueno como para que sus vidas no fueran muy diferentes de las de los demás. No podía decir cómo los consideraban las naciones humanas, pero en lo que respecta a los habitantes del Bosque de Jura, las tierras de los reyes demonios eran bastante frías.

Así que, si alguien buscaba conquistar el territorio de otra persona, era muy probable que los humanos estuvieran involucrados.

Al mismo tiempo, siempre podría haber un rey demonio o dos que quisieran iniciar una guerra solo por diversión o para pasar el tiempo. Veldora, el Dragón de la Tormenta, había sido un elemento disuasor, pero ahora… él se había ido.

Tiene sentido. Tenía que pensar más en defender este bosque, supuse. Pero, de cualquier forma, una cosa era segura: Este lugar estaba siendo invadido por orcos.

¿Y ahora qué…?

Decidí escuchar a todos.

“Creemos que los orcos están tratando de tomar el liderazgo sobre el bosque”, dijo Rigurd después de que le diera una mirada.

Todos me miraban ahora. ¿Luchar contra ellos? ¿Huir? ¿O unirse a su alianza? Por la forma en que actuaban los ogros, ellos sabían que podríamos ser enemigos una vez más, dependiendo de mi decisión. De repente las cosas eran mucho más intensas. Pero no me importaba.

“Bueno, ¿qué tal otra taza de té por ahora?” Uno vino a mí.

Todos pusieron sus tazas respectivas en sus labios, y la tensión disminuyó un poco. Cierto.

“Entonces, ¿qué van a hacer ustedes?” le pregunté a los ogros.

“¿Qué… quieres decir?”

Publicidad M-M2

“Quiero decir, ¿cuál es su siguiente paso? ¿Van a retirarse para poder pelear otro día, o simplemente esconderse en algún lugar? Porque si planeaban huir, me preguntaba si tenían algún lugar en mente”.

“¿No es obvio? ¡Aumentaremos nuestra fuerza, esperaremos una apertura y los desafiaremos de nuevo!”

Publicidad M-M5

“Precisamente. ¡Debemos vengar a nuestro líder!”

“¡Yo también! ¡Ahora estamos casi impotentes, pero me niego a dejar que esos cerdos de dos patas vivan!”

“““¡Prometemos seguir a nuestro joven maestro y a la princesa!”””

Los ogros ciertamente tenían una respuesta. Hmm. Deben haberse resignado a esto desde el principio. No había ni un solo indicio de vacilación nublando sus ojos. Deben haber sabido qué significaría para sus vidas… pero tenía que respetarlo. A pesar de lo acorralados que estaban, tuvieron la amabilidad de no matar a ninguno de los hobgoblins. Tenía la sensación de que me arrepentiría si los dejara marchar hacia su muerte.

“Hey, ¿ustedes están interesados en unirse a mi lado?”

“¿Huh? ¿Qué estás…?”

“Fui suficientemente claro, ¿no? Si ustedes ya están acostumbrados a trabajar como mercenarios de todos modos, ¿por qué no trabajan para mí en su lugar? Si quieren pelear por su antiguo líder, me encantaría contratarlos para hacer eso”.

“Nosotros…”

“Además, si lo que buscan es fuerza, ¿no creen que deberían ponerse de mi lado? Realmente no puedo hacer más que darles comida y refugio, pero…”

“¡No podemos! ¡Hacer esto involucraría a esta aldea en nuestra búsqueda de venganza!”

“No veo un problema con esto”, dijo Rigurd.

Publicidad G-AB




“Estamos aquí para servir a Rimuru-sama, y ningún otro. Si él lo ordena, nadie obrará contra sus deseos”.

“Sí”, agregó Kaijin.

“Eso, y eventualmente nos involucraremos en esto de todos modos, ¿sabes? Si tantos orcos están en movimiento, dudo que algún lugar de este bosque sea seguro”.

“Muy cierto”, intervino otro señor goblin.

“Un espía de los hombres lagarto se puso en contacto con la aldea en la que solíamos vivir. Como goblins, no pudimos entender qué quería en ese momento, pero me imagino que estaba investigando algunos nuevos movimientos o tendencias. Lo que significa que este lugar podría convertirse en un campo de batalla. Es mejor para todos nosotros trabajar juntos”.

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios