Kage no Jitsuryokusha

Volumen 1

Capítulo 1: ¡Eminencia en las Sombras, empieza el tutorial!

Parte 5

 

 

Lo último que apareció en la mente de Olba, a punto de desvanecerse, fue la sonrisa de su amada, pero ya fallecida hija.

Bueno, de cualquier forma, así fue cómo terminó la misión de rescate de mi hermana y el exterminio de la guarida secreta del culto. Mi hermana estaba desmayada así que solo le quité las cadenas y al día siguiente regresó a casa refunfuñando. Sí que es resistente, de hecho, tenía herida toda su mano, pero se curó en una sola noche. Luego de una semana de tratamiento médico e investigación del secuestro, mi hermana finalmente partió hacia la capital. Aunque esa semana en especial, por alguna razón, fue mucho más fastidiosa que de costumbre.


Mientras tanto, Alfa y las demás, al parecer, estaban eliminando al resto de los bandidos, persiguiéndolos y ese tipo de cosas. Ah cierto, que era el culto, no bandidos. Bueno, al final del día son la misma cosa, así que da igual cómo los llame.

Ahora que recuerdo, el anciano ese de ojos rojos del culto sí que estuvo fabuloso.

“En ese caso caeremos, caeremos hasta lo más profundo de esa oscuridad”, esa sí que fue toda una frase de una Eminencia en las Sombras, y todo fue gracias a ese viejo. De hecho, es una lástima que no pudiera reclutarlo.

Mi habilidad de improvisación para sacar el personaje de la Eminencia en las Sombras en esa situación, fue simplemente deslumbrante. Lo único malo es que no hubo más espectadores, pero bueno, tengo que aguantar eso por al menos 2 años más. En 2 años yo también iré a la capital. Sí, a esa capital. Una de las ciudades más grandes de este mundo, y la única con más de 1 millón de habitantes en este reino. Estoy seguro que allí, encontraré a alguien digno del papel del protagonista, y también a otro con el papel del jefe final.

Luego, finalmente habrá accidentes, conspiraciones y peleas que no podría encontrar aquí, y por último… la aparición de la Eminencia en las Sombras… Aaah, al pensar en eso me doy cuenta que no soy más que una rana persiguiendo a las moscas que son los bandidos. Mi historia ni siquiera ha comenzado.

Publicidad G-M3



Cierto día, 2 años después, Alfa y las otras subordinadas que había reunido en busca de más poder, se reunieron ante mí. Al parecer querían informarme sobre investigaciones que habían hecho sobre el culto y las maldiciones. Como últimamente todas habían estado muy ocupadas, era raro que se reunieran el mismo día. De cualquier forma, escuché el informe que me dieron, pensando que, cosas como investigaciones y estudios no me servían para nada.

Publicidad M-M3

Para resumir todo.

Los héroes que pelearon contra el demonio Diabolos en realidad fueron todas heroínas.

Por lo que la maldición de Diabolos solo se limita a mujeres.

Eso sí que es progresista. Lastimosamente, en la leyenda todos son hombres. Aaah ¿será porque yo soy el líder del “Jardín de las Sombras” y todas las demás miembros son mujeres? Siguiente, parece que las elfas son las más susceptibles a caer bajo la maldición de Diabolos, seguidas por los semihumanos y por último los humanos. Esto se debe a que las primeras razas tienen una vida más larga, y como la de los humanos es más corta, la sangre heredada de los héroes desaparece mucho más rápido por lo que es más difícil para los humanos contraer la maldición. Al contrario, los seres que tienen una vida más larga y heredan de forma más directa la sangre de su ancestro, son más susceptibles a caer bajo la maldición. Los semihumanos están en el medio de esa pirámide. Ahora que lo pienso, el único humano en el Jardín de las Sombras soy yo, y claramente nunca he sido un “Poseído”. Mientras que, del resto de miembros, 2 son semihumanas y para sorpresa de todos, 5 son elfas. Obviamente todas ellas fueron “Poseídas”. Me sorprende la historia que han inventado.

Alfa y las demás me informaron de más cosas, pero la verdad… las ignoré.

Y de esa forma, el informe terminó. Y vaya, al parecer el culto era una organización súper poderosa a escala global. Ohhh, genial~

Dentro del culto, a las personas que sufren de Posesión, o Maldición de Diabolos, o como quieran llamarle, se les llama también “Personas aptas”. Parece que los capturan y los ejecutan al instante. Por eso, comenzamos a hablar de que sería necesario de que el Jardín de las Sombras se expandiera también por todo el mundo, quedándose solo una de ellas a mi lado, y el resto viajase por el mundo arruinando los planes del culto o recolectando información de los Poseídos.

Al escuchar eso, me di cuenta de algo. Comprendí que ellas finalmente se habían dado cuenta que esa mierda del culto de no sé qué, en realidad no existía y que de ahora en adelante querían actuar libremente. En pocas palabras, querían viajar por el mundo. Pero dado que todavía sentían gratitud por haberlas curado, cada una se turnaría para quedarse conmigo un tiempo y ya.

La verdad, estaba algo triste. Así como de niños todos admiraban a los héroes, yo también admiraba a las Eminencias en la Sombras. Pero todos siguen creciendo, y a medida que lo hacen, se olvidan de esos héroes, dejándome a mí solo. Y ahora, ellas también habían crecido.

Aunque todavía estaba algo sentimental, decidí dejarlas ir con una expresión alegre. A final de cuentas no planeaba reunir a 7 personas, por lo que mientras quedemos yo, y una asistente, con eso me conformo. Luego de despedirlas, juré que, aunque me quedara solo en el mundo, seguiría mi camino para ser una Eminencia en las Sombras.

Nunca hubo ni el más mínimo temor en matar a una persona.

Beta sacudió con fuerza su espada negra para limpiar la sangre que había quedado pegada.

La sangre cayendo al piso, dibujó una línea en la tierra gris.

Alrededor de la oscuridad de la noche, cuerpos tirados de soldados yacían por doquier.

“El golpe final”.

En cuanto Beta dio la orden, el resto de las mujeres vestidas de negro, clavaron sus espadas en los cuerpos de los soldados.

La mano de una de las chicas estaba temblando. Mientras temblaba, esta apuñaló uno de los cuerpos rápidamente con su espada.

Publicidad M-M1

“Gaaah, aaah…”

Uno de los soldados que todavía respiraba, soltó un grito agonizante. En ese instante, la chica se detuvo, mientras escuchaba el grito que la perseguiría incluso en sus sueños.


Beta tocó la mano que la chica tenía sobre su espada, y luego la retorció. Podían sentir claramente a través de la espada como iba tomando la vida del soldado.

“¡Aam haaaa!” Ese grito, esta vez, provenía de la chica. Beta la tomó de sus hombros y le dio la orden.

“Asegúrate de hacerlo bien”.

Las chicas comenzaron a moverse, y se treparon a un carruaje. Luego de unos momentos, escucharon el sonido de unas cadenas y un bulto de carne color negro siendo puesto encima. Aún respiraba.

“Debemos ir con Alfa-sama”.

Las chicas llevaron consigo al bulto de carne de forma muy cariñosa y luego corrieron en medio de la noche. La chica que estaba temblando en el pecho de Beta, también las siguió.

Beta frunció el ceño un poco y la miró desde atrás. Ellas estaban creciendo muy bien.

Las chicas que hasta ahora no sabían nada, que nunca habían tomado una espada y que jamás matarían a una persona, estaban creciendo muy bien. Beta recordó el pasado, viéndose a sí misma reflejada en estas chicas.

Beta lo recordaba incluso ahora, la sensación que tuvo al matar por primera vez.

Recordaba la sensación del brazo de su enemigo, el cual su espada estaba atravesando hasta su corazón. Ella le causó una herida mortal, y aun así, el hombre la apretó con fuerza.

“Incluso si atraviesas su corazón, las personas todavía pueden moverse por unos instantes, no te asustes. Oye Beta, ¿estás escuchando?”

Por supuesto, Beta escuchó claramente las palabras dichas de forma tranquila de Alfa. Las escuchó, pero no pudo comprenderlas en ese momento.


Su cuerpo y pensamientos se quedaron rígidos.

Aunque ella se moviera, no era capaz de pensar con claridad.

“No hay de otra”.

Luego, Alfa tomó al enemigo por el cuello… y se lo rompió.

No  hubo  más  sangre  en  el  lugar.  El  cuerpo  muerto  del  hombre  cayó  al  suelo instantáneamente.

En ese instante, muchas lágrimas mezcladas con sangre cayeron de los ojos de Beta.

“Encuentra un motivo para pelear”.

Ella escuchó esas frías palabras a su lado.

Beta desde niña, siempre fue una chica que no podía actuar por su cuenta.

Publicidad G-M1



Incluso, luego de entrar al Jardín de las Sombras, ella siempre estaba detrás de Alfa. Dado que ella la conocía desde hace mucho, Beta sabía que no había ningún problema con seguir a Alfa.

Tal como se lo dijo Alfa, ella trató de buscar una razón para pelear. Pero no pudo encontrarla, después de todo, ella ni siquiera entendía por qué la necesitaba.

Al final, Beta no fue capaz de acostumbrarse a matar. Cada vez que mataba a alguien, ella vomitaba, gritaba y temblaba hasta quedarse dormida. No era nada raro que en medio de la noche, ella se despertara gritando.

Pero una noche, Shadow le habló.

“¿Quieres conocimientos…?”

“¿D-Disculpe?” Beta respondió confundida, al mismo tiempo que temblaba de nerviosismo.

Para Beta, Shadow era alguien a quien no conocía muy bien, pero en su mente, solo tenía la certeza de que era alguien increíblemente poderoso.

“Si son conocimientos lo que deseas… puedo otorgártelos”.

¿Con conocimientos querrá decir alguna forma de aliviar el dolor que sentía al matar a la gente?

 Beta asintió a la pregunta con esas expectativas en su mente.

“Q-Quiero conocimientos”. Respondió Beta, temblando un poco.

“En ese caso, tómalos…”

Y en ese momento, Shadow comenzó a hablar.


“Erase una vez, en un lugar muy, muy lejano, un abuelito y una abuelita…”

Claro que eso no era nada de conocimientos, era un simple cuento, sin ningún significado en especial.

Beta no supo cómo reaccionar, pero es que ni siquiera la mismísima Alfa, tenía el valor de ir en contra de Shadow.

Por eso, ella se quedó callada, escuchando la historia de Shadow. Antes de darse cuenta, ella comenzó a disfrutar del cuento, hasta el punto que se le olvidó la hora.

Gracias a eso, ella pudo dormir una noche libre de pesadillas.

Desde ese día, Shadow iba hasta la habitación de Beta a contarle cuentos divertidos.

Beta era una aficionada a la lectura, pero todas eran historias nuevas e interesantes que nunca había escuchado. Beta como siempre, escuchaba en silencio, hasta que se le olvidaba el tiempo que pasaba y se quedaba dormida. Desde ese día, no hubo más noches en las que despertara gritando. Sus historias favoritas eran las de “Cenicienta” y “Blancanieves”.

Publicidad M-M2

Tal vez fue desde entonces, que la mirada de Beta jamás se apartó de Shadow.

Antes de darse cuenta, ella ya seguía a Shadow a donde fuera. Al principio solo lo miraba de lejos, o lo seguía con su mirada. Pero ahora, ella iba pagada hombro a hombro con él.

En el Jardín de las Sombras, “Shadow” era un ser absoluto.

Él tenía una fuerza absoluta, conocimiento absoluto y voluntad absoluta. Para Beta todo eso era muy cómodo, y por eso Shadow se volvió el todo de Beta.

Y así, desde cierto día, las inseguridades de Beta desaparecieron.

Si no fuera por el poder de Shadow, ella habría muerto como una “Poseída”. Ella había sido abandonada por su familia, perseguida por el país, y muchas otras cosas que tardó en comprender. Había perdido tantas cosas que no se dio cuenta de las cosas nuevas que había ganado.

Pero ahora que sus inseguridades habían desaparecido, ella lo entendía todo. Shadow le había dado una nueva vida y un nuevo poder.

Eso era lo que estaba grabado fuertemente en el pecho de Beta, como una verdad innegable.

Beta finalmente había encontrado una razón para pelear.

Beta comenzó a escribir sobre él todos los días. Sus recuerdos, sus sentimientos y pensamientos. Ella no volvería a dudar nunca más, pues finalmente, había encontrado una razón para vivir.

Al principio, solo eran palabras cortas, luego avanzaron hasta formar diálogos y al final se hicieron historias.

De repente, ella escuchó un ruido y dejó de recordar.

Ella sacó su espada negra, se acercó al carruaje, y después miró adentro.

“¡Hih!”

Ella se encontró con un joven soldado. Probablemente, de la misma edad que ella. Él, asustado, salió de debajo del carruaje y luego trató de huir.

El chico no sabía nada, escoltaba el carruaje con la “poseída” sin saber nada, y ahora estaba a punto de morir sin nunca jamás saberlo.

“¡D-Detente…!”

Beta blandió su espada sin dudar.


Y al siguiente instante, una ráfaga de sangre salió del cuello del chico. Él caminó unos cuantos pasos y cayó al suelo.

Luego de limpiar la sangre de la espada, Beta miró hacia la luna. El hermoso brillo de la luna se asomaba a través de las nubes.

Uno de esos rayos de luz de luna, iluminó la inocente sonrisa de Beta.

Aquello era como una hermosa y cruel flor, floreciendo en la oscuridad de la noche. Beta no volvería a dudar.

Ella haría lo que él le pidiera, incluso si no era el camino correcto.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios