Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 3

Capítulo 6: Ayudamos a la Bruja

Parte 3

 

 

Fuimos a la aldea más cercana y compramos los derechos para abrir un puesto en el gran mercado que había una vez cada dos semanas.

El abrir su propia tienda de inmediato era demasiada carga para ella, pero los preparativos para aparecer en el mercado eran menos en comparación. E incluso si ella se cansaba, simplemente podría ir a casa y dormir hasta el día siguiente.




Y así el número de nuestra mesa era el A-23b.

«¡Yay, una muralla!»

Eno estaba feliz. ¿Una muralla? ¿Qué tenía que ver eso con algo?

Ahora que sabíamos dónde íbamos a estar, comenzamos a preparar nuestro puesto para los productos y publicidad.

Era algo vergonzoso, pero hicimos una bandera que decía: ¡PILDORAS DE MANDRAGORA—LA ELECCIÓN DE LA BRUJA DE LAS TIERRAS ALTAS! Yo realmente creía que eran buenas, así que no era mentira.




Laika preparó el cambio y otros detalles menores.

Era en momentos como este que sabía lo consideraba que era. En el futuro, yo sabía que sería una buena espos—a decir verdad, yo quería que fuera una de mis hermanitas.

«Azusa-sama, tengo un letrero que dice ¡GRAN INAUGURACIÓN! Y un pendón que dice ¡CIENTO CINCUENTA AÑOS DE EFECTIVIDAD! ¿Deberíamos usar alguno de estos?»

«Laika, tú nunca dejas nada a la mitad…»

Pero las tres de nosotras trabajamos juntas para terminar con los preparativos iniciales.

«Creo que la mayoría ya debería estar listo Vamos a regresar a casa un rato y regresaremos el día en que funcione el mercado.»

«¡Está bien, muchas gracias! ¡Aspiraré a ser la número uno entregando pastillas!»

Siento como si ella se estuviera inclinando demasiado hacia el lado comercial, pero como sea…

 Y entonces, el día en que el mercado abría llegó. Laika y yo fuimos a acompañarla.

El lugar estaba delante de la muralla de un gran edificio y dado que no había otras mesas detrás de la suya, tenía bastante espacio extra. Así que esto era lo que había querido decir con muralla. Bueno, no se equivocaba.

Fuimos y vimos a Eno que ya estaba construyendo su lugar como una profesional.

Era un asunto mucho más serio de cuando nosotras la estábamos ayudando. Prácticamente parecía una tienda permanente.

Pero había algo más que destacaba aún más que su construcción. La misma Eno—y su atuendo de mal gusto.

Ella no estaba usando ropa sino que algo similar a lo que usaría una bruja bebé. No, esperen. Una chica mágica. El diseño de bruja de color negro no se veía por ningún lado y sus colores principales eran blanco y rosado. Ella incluso tenía un báculo—no, una varita mágica.

«Hmm… Esta es una nueva clase de herejía…»

Como una residente de un mundo de fantasía, la cosmovisión de Laika la estaba poniendo cautelosa.

«Eno, no estoy en posición alguna de fingir que no te conozco, así que permíteme preguntar— ¿Qué es todo esto?» Desde la perspectiva de una ex-japonesa, esto parecía en un 100% como cosplay.

«Verán, yo les dije que era socialmente ansiosa, ¿verdad?» Su voz era muy nítida y aguda, como el de un personaje de anime.

«Así que tomando el papel de un personaje totalmente diferente, ¡He conquistado mi vergüenza!»

» Ya veo. ¡En verdad ya no sé si esto está bien o mal, pero si te satisface, entonces eso está perfectamente bien!»

«Y este es un atuendo basado en las hadas. Los cuentos de hadas en esta tierra se remontan a varios siglos atrás.»

Así que sí era cosplay.

En frente de su tienda había un letrero que no recordaba que nosotras hubiéramos hecho y que decía, PRIMERA BOTELLA LA MITAD GRATIS— ¡SOLO POR HOY!

Eso está bien ¡Tú has lo tuyo! 




«He preparado quinientas botellas para este día, ojalá se vendan todas.» Detrás de ella había una pila de cajas que probablemente tenían las botellas.

Sería terrible si se quedara con exceso de inventario…

«¿No es vender quinientas unidades desde el comienzo algo arrogante…?»

«¡Yo puedo hacerlo; puedo hacerlo! Casi consideré hacer mil.»

Eno habló con ojos centelleantes, pero yo pensé, esta niña va a terminar decepcionada…




 Si ella no podía venderlas todas, entonces terminarían almacenadas…y eso sería solo una manifestación de la verdad acerca de que no podía vender, claro como el agua para la vendedora en cuestión…

No, no debería estar pensando en fallar desde el comienzo. 

A continuación, eran las diez en punto. El mercado estaba abierto.

«¡Bienvenidos! ¡Tenemos píldoras de mandrágora de la Bruja que Vive en Lo Profundo de la Montaña! ¡Píldoras de mandrágora, son buenas para su cuerpo! ¡Son la elección de la Bruja de las Tierras Altas! ¡Sí, hoy por su primera botella lleve la mitad gratis! ¡Pueden comprarlas a mitad de precio! ¡Que venga uno, que vengan todos!» Su voz para promocionar era fuerte.

«Azusa-sama, no creo que seamos necesarias aquí…ella lo está haciendo todo sola…»

«Probablemente tengas razón.»

Las pastillas destacaban en contraste a las mercancías de las otras tiendas a su alrededor, así que estaban reuniendo algo de atención, ¿pero se venderían…? Sin embargo, cuando vi lo sería que era la expresión de Eno, supe que esta había sido la opción correcta.

«Laika, mira lo duro que está trabajando esta tímida y discreta humana. Yo creo que en este punto ya podríamos llamarlo un éxito, ¿verdad?»

Alguien que había pasado todo su tiempo deseando que alguien la notara se estaba acercando más y más hacia el foco de atención.

«Y aun suponiendo que esto sea un fracaso, ella podrá usarlo como un resorte para seguir moviéndose hacia adelante. Así que sé que tendrá éxito algún día.»

 Laika pareció entender lo que estaba diciendo y asintió ligeramente, pero

«¿Entonces eso significa que espera que falle esta vez?»

«…B-Bueno… Aunque parece que ella está atrayendo algo de atención…»

Era hora para que el mercado cerrara.

Eno vendió setenta y tres botellas de píldoras de Mandrágora.

Realmente no conocía la tasa para cosas como esta, pero sentí que dio una buena pelea para ser su primera vez.

De todas formas, Eno estaba mirando sin expresión a las restantes cuatrocientas y algo botellas.

«¿Dónde debería ponerlas…?»

«Tendremos que ponerlas en una bodega en algún»

«Que extraño…y eso que hice tanta propaganda…»

Yo pensé que ella había hecho demasiada propaganda, lo cual hizo difícil que las personas se quedaran. Incluso escuché a algunas personas decir «¿Por qué está disfrazada de esa forma…?»

«Yo diría que lo hiciste suficientemente bien. Generaste suficiente interés como para aparecer en las noticias y tuviste algunos clientes a los que les gustaban las comidas extrañas y que vinieron solo por eso. Yo diría que fue mucho mejor que no publicitarte en lo absoluto.»

Laika dio sus objetivos comentarios.

Cierto, si Eno iba a fallar, entonces era mejor que lo hiciera luego de hacer algo en lugar de fallar al no hacer nada. Esta experiencia la llevaría a su siguiente oportunidad.

«Primero, necesito pensar en lo que haré con mi exceso de inventario…quizás debería cavar otra bodega…»

«Yo puedo ayudarte con cualquier tarea. Después de todo cavé una bodega justo al lado de mi casa en las tierras altas.»

Eno se vio derrotada por un tiempo, pero para el instante que terminamos de desmantelar y guardar las cosas, ella parecía feliz.

«Es divertido estar de pie en frente de las personas y venderles cosas. Siempre que recibía dinero, estaba feliz de estar haciendo eso.»

«Eno, eso significa que estás satisfaciendo tu deseo de ser reconocida de una manera respetable.»

«¿Huh?»




«Las personas dándote dinero para conseguir algo que tú hiciste significa que te han reconocido. Todo lo que tienes que hacer es seguir haciéndolo.»

«¡S-Sí, está bien! ¡Voy a seguir haciéndolo!»




Los ojos de Eno brillaron. Si, dedícate a ti misma, mi bruja kohai.

 «¡La próxima vez, me uniré a la lucha con un atuendo de aun más alta calidad!»

«Espera, ese no es el punto de esto.»

Desde que ella había actuado como la falsa Bruja de las Tierras Altas, yo llamaría a esta chica una entusiasta por los disfraces.

Probablemente habían varios festivales antiguos alrededor del mundo que involucraban disfrazarse, todos los cuales apelaban a la idea instintiva de diversión del ser humano.

Tras eso logramos meter las botellas restantes en un cuarto extra y ni siquiera tuvimos que hacer un sótano extra.

«Quiero ir más al pueblo sin verme absorta por mi taller.»

«Sí, ese es un buen inicio.»

«Y cuando tenga la oportunidad, quizás le preguntaré a las personas si comprarían mis píldoras de mandrágora…»

Si, el exceso de stock se habría puesto en el camino después de un tiempo…

«Solo necesitas pensar en ello positivamente. Imagina lo difícil que habría sido si hubieras hecho mil botellas.»

Mientras escuchaba el comentario de Laika, pensé: No hagamos de inmediato que el producto llegue a las cuatro cifras. Ella debería ver como las cosas resultan con trescientas a lo sumo.

 «Te compraré una de la extras. ¿Cuánto cuestan?»

«¡Oh, no, se las daré! ¡O mejor dicho, por favor, tomen una! ¡Es gratis!»




Terminé llevándome dos botellas para la casa. Como una bruja, podría darle mi sello de aprobación por su efectividad.

«Vendremos a verte de nuevo.»

«¡Sí, estaré esperando!»

Mi Kohai agitó la mano energéticamente.

«Por favor no sigas fingiendo que eres la Bruja de las Tierras Altas, ¿está bien?»

«¡Sí, a partir de ahora, seré la Bruja de la Gruta! ¡Estaré participando en el mercado por un tiempo, así que siéntanse libres de pasar!»

***

 

 

 

Y así, resolvimos pacíficamente el asunto de mi impostora, pero todavía queda un poco más de la historia.

Un día, un poco después de dos semanas, llegó una cara a la casa en las tierras altas.

La remitente era Eno, así que la abrí, esperando un informe de cómo le estaba yendo:

Slime Taoshite 300-nen Vol 3 Capítulo 6 Parte 3 Novela Ligera

 

¡¿Qué?! ¡¿Las píldoras fueron un éxito?!




Fui donde Eno para escuchar lo que tenía para decir.

Alguien que había comprado las pastillas la última vez las usó y se sintió mucho mejor. Este hizo correr la voz y aparentemente, muchos otros prometieron comprar un poco.

Al final, todo el stock que sobró y que llevó debido a que no tenía nada que perder se vendió durante las dos primeras horas del siguiente día del mercado, y luego inmediatamente después, se vio asediada por pedidos.

Ahora la producción de pastillas la estaba presionando.

«Necesito cosechar mandrágoras de buena calidad, pero no tengo tiempo para salir…»

«Este es un asunto para Halkara, tendré que preguntarle a ella.»




«Envié a Halkara y nos pusimos a explorar la posibilidad de producirlas en masa, pero dado que el preparar píldoras requería una técnica especial, había límites para ello.»

Eno, habiéndose rendido en ese departamento, hizo la medicina a pedido y solo vendía tanto como preparaba. Ella aparentemente se hizo conocida como la «artesana preparadora de medicina» por cerca de tres meses después de que se vendieran.

Desde que logré extraer ese talento oculto de su interior, pensé que lo había hecho bien.

Ahora las píldoras de mandrágora hechas por la Bruja de la Gruta descansaban en mi habitación como la medicina del hogar.

Slime Taoshite 300-nen Vol 3 Capítulo 6 Parte 3 Novela Ligera

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios