Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 3

Capítulo 4: Hicimos una Parrillada

Parte 4

 

 

La ropa de Flatorte finalmente estaba seca, así que ella se la puso por primera vez en mucho tiempo.

«¡Este es el poder de la cultura! ¡Siento como si me hubiera vuelto más lista!»




«Ese comentario te hace sonar como una verdadera idiota, pero aun así tienes experiencia liderando a los dragones azules, así que por favor recobra la compostura.»

Laika sonaba avergonzada de que su rival estuviera actuando de esta forma.

«Creo que estoy algo celosa de que ella se quitara su ropa. Esa no es realmente una opción para los fantasmas.»

El vivir con nosotras tenía que haber despertado el sentido de la moda de Rosalie. Supongo que podría enseñarle algo de magia para cambiar su ropa cuando tuviéramos tiempo.

Ahora que Beelzebub y Vania se nos habían unido, la carne comenzó a desaparecer rápidamente, pero todavía quedaba una buena cantidad.

«Oye, Beelzebub, ¿qué deberíamos hacer con esto?»

«Necesitamos más personas. No veo otra opción más que llamar a Falfa y Shalsha.»

Ella no mencionó a Halkara, pero no fue por malicia; solo se debió a que Beelzebub adoraba completamente a mis hijas.

«Tienes razón. Nosotras íbamos a ir a buscarlas para que vinieran de todas formas.»

«Sí. Puedo garantizar que estarán a salvo, así que puedes llamarlas tanto como quieras. ¡Cualquier cosa que las amenace será erradicada de la misma forma que estos jabalíes!»

Apreciaba su intención, pero preferiría que mantuviera la erradicación al mínimo.

«Mi amor por ellas rápidamente sobrepasará al tuyo si mantienes tu guardia baja.»

«No te preocupes, ya que nunca sucederá. Mi amor por ella es como un pozo sin fondo que está a punto de…no, que está rebosante.»

Esta era la única cosa en la que no podía ceder, como su madre. Chispas comenzaron a salir mientras nos mirábamos.

A decir verdad realmente desearía que ella no intentará superar el amor de una madre. ¿No podía ceder en ese punto?

«Yo—yo no estoy diciendo que has fallado como madre ni nada como eso, ¿está bien…?»

Bien. Beelzebub estaba retrocediendo.

«Como sea. Es cierto que necesitamos más gente, así es como abordaré esto,» ella dijo.

«Correcto, y si encuentras a alguien que puedas invitar, simplemente tráelo contigo.»

Laika me miró para luego asentir con una sonrisa.

«Ahora me dispondré a traerlas.»

«Lamento pedirte que hagas esto justo después de que has comido, pero gracias.»

«Desde luego. El sitio para aterrizar que usé como dragón está un poco alejado de la aldea, pero todavía puedo regresar sin haber perdido mucho tiempo.»

«¡Fantástico! ¡Entonces te veré pronto!»

Entre las que quedamos en el lugar, Vania se vio absorta en el desarrollo de un nuevo menú, pensando en diferentes platos para diferentes partes del jabalí.

«La protuberancia de la cabeza de estos jabalíes de martillo largo parece tener una textura única. Podríamos cortarlos en cubos, calentarlos y luego añadirles hierbas para hacer una salsa dulce-picante.»

«¿Qué? ¡Eso suena sorprendente!»

«Luego, cortaremos pedazos para colocarlos en algo de pan, verteremos la salsa y comeremos eso. ¿Le gustaría probar?»

No tenía razón alguna para decir que no, así que por supuesto que comí. Sip, era delicioso. Sabía que lo sería, pero estaba realmente bueno.




¡Estaba comenzando a llenarse pero este estómago seguía teniendo espacio!

Flatorte solo estaba probando, pero se repitió de todas formas.

«¡Estoy tan feliz en este momento!»

«¡Esas palabras son el cumplido más grande que un chef podría recibir!»

Vania me había parecido del tipo que era cabeza de chorlito, pero ahora la estaba viendo bajo una luz totalmente diferente.

Halkara era igual; ella era una persona imposible de tratar cuando se trataba de las cosas con las que estaba apasionada.

Mientras nos sentábamos en el lugar, el momento que habíamos estado esperando finalmente llegó.

Laika en su forma dragón regresó con Halkara y mis dos hijas.

«Íbamos tan rápido, estaba comenzando a asustarme…» Halkara iba diciendo.

La expresión de Shalsha también era vagamente miserable.

Por el otro lado, Falfa estaba animada.

«¡Vinimos de inmediato! ¡Fue una gran aventura!»

Podía ver lo diferente que eran sus personalidades.

Era como la diferencia entre aquellos que disfrutarían un viaje algo estremecedor y los que no.

«¡Está bien, chicas! ¡Que comience la parrillada!» dije.

«¡Yay! ¡Falfa va a comer un montón!»

«Shalsha también está lista para comer.»

«¡Yo soy vegetariana pero sigo amando una buena fiesta!»

Justo cuando estaba pensando acerca de lo agradable que era que toda la familia estuviera reunida, Beelzebub apareció por detrás de ellas. Esta tiene que haber usado algún tipo de magia de teletransportación.

«Se habrían enojado conmigo si no las hubiera invitado, así que las traje conmigo,» dijo.

Una de las personas detrás de ella era la hermana mayor de Vania, Fatla. Ella fue quien nos había llevado cuando fuimos a conseguir la Medalla Demonio y fue quien nos atendió en el trayecto de regreso.

Fighsly, el Slime Peleador que había comenzado a entrenar bajo Beelzebub, también estaba aquí.

Y la última persona, con aquellos característicos cuernos similares a los de una oveja—

«¡Este es un sueño hecho realidad, el festinar junto a mi querida Onee- sama!»




«Oh, Pecora, tanto tiempo sin verte. Pero de todas formas se siente como si te estuviera viendo un montón.»

Pecora rápidamente acortó la distancia entre nosotras y envolvió su brazo alrededor de mi cintura.

Ella era una luchadora bastante poderosa, así que siempre que relajaba mi guardia con ella cerca, esta terminaría invadiendo mi espacio personal de esta forma.

«Hueles absolutamente deliciosa, Onee-sama.»

«Er, no digas cosas raras como esa. Ten en su lugar algo de rica carne…» Una vez más, resumimos nuestra parrillada con aun más personas.

Habían varias opciones ahora que los platos de Vania habían sido añadidos a la mezcla.

Se había vuelto una experiencia mucho más culturizada ahora, considerando que nuestro objetivo original había sido solo comer carne.




Los nuevos miembros del grupo tenían unas sonrisas genuinas en sus rostros.

Shalsha y Fatla estaban conversando sobre algo, sin lugar a dudas forjando una nueva amistad. Las dos eran del tipo sensato, así que estaba segura de que estaban en la misma sintonía.

Hubo una época cínica en mi vida cuando pensé que los eventos normales como una parrillada junto al rio carecían de sentido, pero eso no era para nada cierto.

«Ama, ¿acaso comer carne no vale la pena de su tiempo?» Flatorte estaba sonriendo, su plato estaba tan lleno hasta arriba de carne que parecía ligeramente excesivo para su estómago.

«Desearía que te sentaras y te pusieras a pensar sobre un par de cosas que ocurrieron hoy, pero—lo dejaré pasar por ahora.»

Eso se debía a que estaba comenzando a disfrutar todo esto.




No sería muy convincente si la sermoneaba con una sonrisa. Hoy, simplemente disfrutaríamos de un gran tiempo juntas.

«Probablemente deberíamos regresar a cazar jabalíes, así que haremos otra pasada con Beelzebub y las demás esta vez.»

«¡Sí, ama!»

Y así, matamos aún más jabalíes de martillo largo. Tantos de ellos.

Los congelamos con el aliento helado de Flatorte y los despachamos con Vania en su forma leviatán.

La población de jabalíes se vio drásticamente reducida y el gremio nos lo agradeció.

***

 

 

 

Un tiempo después, supimos que los demonios saldrían a cazar siempre que hubiera un incremento en la población animal—no solo jabalíes de martillo largo sino también ciervos y otros tipos de jabalíes.

Era una idea fantástica; no era un simple trabajo de caridad sino que además ganaban comida y ayudaban a las regiones que estaban luchando con estos problemas.

Y además algo más aumento en mi patio.

Había una pequeña cubierta en el piso y al quitarla se revelaba una escalera.

Al fondo de la escalera había filas de carne congelada. Sí, la gélida bodega era una nueva adición.

Por el momento era en su mayoría carne almacenada.

En el pasado, podíamos enfriar comida ya fuera usando mi magia o el aliento helado de Flatorte, pero dado que ocupaba tanto espacio, solo podíamos usarlo para comida que ya había sido preparada.




Pero ahora que sabía que entre nosotras había algunas grandes comedoras, aparté un espacio solo para guardar seriamente carne.

«¡Uf! Está tan agradable y helado aquí, definitivamente me habría emocionado por esto si lo hubiera tenido cuando niña.»

También nos pusimos a cazar osos y ciervos para nuestro consumo personal cuando la población de estos se elevaba mucho, así que los almacenábamos ahí.




«Debería traer algo de carne de venado para la cena.»

Mi repertorio de platos de jabalí y venado crecieron significativamente.

Quizás debería preguntarle a Vania que me vuelva a enseñar. 

Y entonces, escuché un extraño sonido crujiente.

Es imposible que esté alguien aquí, ¿verdad? Aunque no es como si cerrara con llave este lugar o algo. 

Era en momentos como este cuando me asustaba a pesar de ser de nivel alto.

Sin importar cuan altas fueran mis estadísticas, una chica seguía siendo una chica. Esperaba que fuera cualquier cosa menos un pervertido.

No era totalmente imposible que un animal salvaje se hubiera metido de alguna forma, pero no tendría que haber ningún animal por estos lados que pudiera lograrlo. Estábamos algo cerca del bosque. Oh, ¿podría ser que un slime de alguna forma se había metido?

La bodega era amplia. Lentamente comencé a bajar.

Nuevamente, escuché el sonido de algo crujiendo. No parecía como si hubiera escuchado mal anteriormente. Decidí tomar el riesgo y entrar en la bodega de lleno.

«¿Quién está ahí? ¡No permitiré a nadie que viole esta propiedad!» Ahí estaba de pie Laika, dándome la espalda, haciendo…algo.

«Oh…Azusa-sama…»

La culpa estaba escrita en toda su cara. Ella de seguro estaba haciendo algo que tenía que esconder, pero no podía darme cuenta exactamente de lo que era.

«¿Qué diablos estás haciendo? No me enojaré, así que solo dime. Bueno, no es como si no hubiera posibilidad de que me enoje, pero al menos intentaré dar mi mejor esfuerzo para no hacerlo, así que dime.»

Laika se dio vuelta tímidamente, afirmando una carne a la parrilla con su mano.

Y entonces pude sentir el aroma. ¿Ella lo había asado con su aliento de fuego aquí abajo…?

Slime Taoshite 300-nen Vol 3 Capítulo 4 Parte 4 Novela Ligera

 

«¿Estás…comiendo un tentempié?»

Ella asintió una sola vez. No había forma de que pudiera negarlo, dado que la había atrapado en el acto.

«Me dio hambre y sabía que había un montón de carne aquí abajo…lo siento…»

Pude incluso escuchar un rugido proveniente de su estómago. ¿Realmente había estado tan hambrienta?

«Está bien, incrementaré tus gastos de comida. Ahí podrás comer mucho más de lo que estás haciendo ahora. No estás en una dieta ni nada por el estilo, así que estará bien.»

«¡Gracias, Azusa-sama!» Laika hizo una reverencia con la cabeza, con la carne todavía en su mano.

«Por supuesto, no es necesario que te contengas ahora.» Laika mordió la carne.

«¿No me digas que has estado pasando hambre todo este tiempo?»

«No, no es eso… ¡Solo sentí ganas de un tentempié, eso es todo!» Ella negó vigorosamente con su cabeza.

Sin lugar a dudas ella estaba avergonzada debido a que era inapropiado.

Mirándolo de otra forma— ¿Ella estaba masticando ruidosamente un pedazo de carne como tentempié vespertino?

Todavía tenía mucho que aprender cuando se trataba de lo que era sentido común para los dragones y otras razas. Ella no debería estar tan a la defensiva. Estaba segura de que nunca escucharía la verdadera opinión de las personas más reservadas, como Laika.

«Está bien, entonces dejaré mi obligación de cocinar para la próxima vez,» declaré. «¡ En su lugar, iremos al Águila Inteligente a comer hasta hartarnos! ¡Puedes pedir tanto como quieras hasta atiborrarte!»

Nos dirigimos hacia Flatta y nos lanzamos en dirección al Águila Inteligente.

«Comenzaremos con diez omelettes; un filete de conejo para cada una de nosotras, así que serán seis de esos; y otras seis ensaladas— ¿Qué quieres decir con que no quieres una? ¡Vamos—tienes que hacerlo!»




Shalsha dijo que no quería una ensalada, pero ella tenía que considerar el balance nutricional.

«Se siente como si las cosas se hubieran animado bastante de la nada…» La dueña de la tienda estaba sorprendida.

«Hemos cambiado la forma en la que pensamos sobre nuestras comidas. Nosotras seguimos siendo niñas en crecimiento, después de todo.»

Era en momentos como este donde ignorábamos cuanto habíamos vivido. Nosotras nos veíamos como si fuéramos niñas en crecimiento, así que lo éramos.

Si terminábamos gordas, cruzaríamos ese puente cuando llegáramos. ¡Hora de llenarnos!

Flatorte no parecía totalmente satisfecha aun mientras miraba con esmero el menú como si fuera una estudiante concentrada en una prueba.

«Ama, ¿puedo pedir este plato de ganso?»

«Por supuesto que puedes, Flatorte. ¡Pide tanto como quieras!»

«Ama, ¿qué tal el cordero?»

«Por supuesto que puedes. ¡Tu cuerpo puede que sea delgado, pero tu espíritu puede estar lleno y rechoncho!»

«Ama, parece que tienen tórtola disponible. ¿Puedo pedir eso también?»

«…Ahora no estoy segura si el dinero que traje será suficiente, pero en el peor de los casos, ¡simplemente haré que lo pongan en mi cuenta, así que adelante!»




No habría sido la gran cosa si Laika hubiera sido la única, pero ahora había alguien más que comía tanto como ella, ya podía sentir el dolor en mi billetera…

«Deberías tener algo más de auto control… ¿Nosotras también podemos pedir el ganso, cordero y la tórtola?»

Al final, Laika también terminó pidiendo los mismos platos extras que Flatorte. Tuve que forzarme a no comentar.

¡Gasté más de setenta mil monedas de oro esa noche, pero lo pasamos fantástico así que da lo mismo!

Laika y yo pasamos el día siguiente matando más slimes de lo usual.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios