Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 3

Capítulo 2: Mi Hija se Quedó Atascada Como un Slime

Parte 2

 

 

Habiendo dicho eso, uno a veces podría terminar en el lugar luego de cambiar de camino al ir subiendo. Eso es lo que nos había pasado a nosotras.

«Así que los demonios también se frustran con este diseño…»




La disposición probablemente fue hecha para un ataque enemigo, pero el perderse era mucho más enfurecedor.

«Carajo… No puedo creer que ni siquiera podamos llegar donde la única persona que podría darnos una pista está… quizás me equivoqué en la primera escalera hacia abajo…»

En ese momento, una chica de apariencia elegante se nos acercó.

«Oh vaya, ¿qué es lo que todas están buscando?»

Era Pecora, la Rey Demonio.




«Estoy conmovida de ver a Onee-sama de nuevo. ¿Por qué no vienes a decir hola y me das un beso en la mejilla?»

Ahí estaba, pidiendo de inmediato un beso. Yo no estaba de humor. Le expliqué toda la cadena de eventos.




«—Así que quiero que nos digas donde está el Slime Inteligente. Si lo haces, entonces…claro, te daré un beso en la mejilla.»

Puse una oferta en la mesa.

«¿Entonces puedo pedir el pago por adelantado?»

«Bueno, no es como si tuviera algo que perder, así que seguro, supongo…» Le di un beso ligero en la mejilla.

Por alguna razón, sentí celos de parte de Laika quien estaba observando desde el lado, ¿pero sería mi imaginación?

«Aah…un beso de Onee-sama; ¡Que maravillosa experiencia! Temo que pueda desmayarme y morir en el lugar. Casi me siento como una estudiante en una academia femenina…»

Pecora en verdad parecía feliz.

No estaba exactamente segura si todas siempre estaban besándose entre sí en una verdadera academia de chicas, pero así era por como sonaban las historias que ella había estado leyendo.

«Azusa-sama, usted no puede besar a la gente tan libremente…puede que nos cause problemas nuevamente…,» Laika me advirtió.

Aunque, yo sabía que el acercarme demasiado a Pecora haría las cosas complicadas.

Todavía llevando en brazos a Falfa, Beelzebub suspiró.




«Ya sabía que esto sería una estafa.»

¡Denme un respiro! Yo no la habría tenido que besar si tú no te hubieras perdido.

 «¿Entonces ahora nos dirás dónde está el Slime Inteligente?»

«La respuesta está cerca. Den un buen vistazo.»

«Espera, ¿qué? ¿Solo una pista…? Solo dinos la respuesta…»

«En ese caso, tendrá que ser un largo beso en los labios.»

Pecora sonrió malévolamente, poniendo su dedo índice sobre sus labios.

¡Esa diabólica mujer!

«Er, creo que pasaré…»

Sentí que si la consentía demasiado, podría cruzar un punto sin retorno y abriría una puerta prohibida.

«No estoy diciendo cualquier cosa que quiero, ¿saben? Busquen con cuidado. Ustedes encontraran su respuesta. Bueno entonces, adiós a todas.»

Y se marchó tan tranquilamente como había llegado.

«Así que la respuesta está en algún lugar por aquí…pero no hay una escalera que dé hacia abajo. Estamos en el exterior…»

«Esperen. Si Su Majestad dijo que era cierto, entonces la respuesta debería estar cerca…»

Beelzebub escaneó el jardín a su alrededor y su mirada se detuvo en un pequeño cobertizo.

«… ¿Podrá ser ese?»

Ella se lanzó al cobertizo. En su interior había herramientas de labranza y similares. Solo cosas almacenadas.

«No, no es ese. Busquemos en otro lugar.»

«Esperen, hay algo raro,» Beelzebub dijo y comenzó a tocar el piso con el dedo.

A continuación, ella descubrió un panel en el suelo que se salió. Debajo había una escalera que llevaba bajo tierra.

«¡Este debe ser! ¡Este es el camino hacia el Slime Inteligente!»

«¡Nunca habríamos sido capaces de llegar ahí con esto!»

¡Realmente desearía que dejaran los complicados trucos de calabozo!

 Las escaleras llevando hacia abajo siguieron hasta bien al fondo. Habría estado completamente oscuro si no hubiera usado mi magia de Llamas como luz.

«Azusa-sama, me encuentro más y más temerosa…»

A pesar de que Laika era un dragón, sonaba como si ella no pudiera manejar bien esta clase de atmósfera. Probablemente era como un luchador profesional que le tenía miedo a los fantasmas, así que no era tan inusual.

«Yo te protegeré si algo sucede, ¿está bien? No te preocupes.»

Había una puerta al fondo de las escaleras. A primera vista, era de madera corriente.

«¡Lo logramos! ¡Nunca pensé que estaría aquí!» Beelzebub comentó.

«Me estoy sintiendo bastante realizada luego de todo este trabajo para encontrarlo, pero todavía no hemos resuelto nada,» dije.

Beelzebub lentamente abrió la puerta.

En su interior había un slime, casi dos veces más grande que uno normal.




Y su color era único—de un color negro total, como si hubiera sido cubierto por tinta de calamar. Nunca había visto uno así anteriormente.

En su interior a su vez estaba un aroma a moho y una pila de libros. Y alguna clase de garabatos escritos en la pared.

No parecía muy acogedor. Pero un humano probablemente no podría reconocer la rutina diaria de un slime de todas formas.

«¿Eres el Slime Inteligente?»

El slime saltó y golpeó la muralla. La palabra estaba escrita ahí.

A su lado estaba No, y al lado de esta Ninguna, yo tampoco sé y otras palabras y frases.

Ya veo— ¡Así es como se comunica! ¡Realmente es listo! ¡No puedo discutir con eso!

 «Oh Slime Inteligente, estamos aquí debido a que un día esta espíritu slime regresó a su cuerpo slime. Nosotras pensamos que podrías conocer una forma de solucionar este problema, así que vinimos a verte.»

Nuevamente el Slime Inteligente (de ahora en adelante, abreviado como S.I) golpeó el .

A esta altura, no parecía tan malo.

«Esta chica es como el puente que une a los slimes, humanos y demonios. Por favor ayudala. Si conoces alguna forma ¿podrías por favor decirnos…?»

Entendí de inmediato la seriedad de Beelzebub. Ella estaba preocupada por Falfa.

Como su madre, estaba complacida.

A continuación, el S.I arrastró su cuerpo a través del piso en dirección a la muralla del otro lado la cual tenía varias lineas con letras individuales.

Luego, comenzó a saltar una y otra vez.

«¡¿Podrá ser que…está intentando golpear cada letra para formar una palabra?!»

¡Que avanzado es!

No, ahora no era el momento para estar impresionada. Necesitaba tomar nota para descubrir lo que quería decir.

La primera palabra era Hechicero.

En medio del golpeteo de letras, S.I tuvo que haber escrito mal algo, debido a que incluso golpeó el lugar que decía retroceder.

En verdad era una dedicada forma de comunicación.

Y era casi exactamente como tipear en un teclado de computador.

«Hechicero. Slime. Provincia Tomriana. Ahí. Montaña. Más. Alta. Está. Deberían. Preguntar.»

Y poniendolas juntas en una oración haría—

«Deberian preguntarle al Slime Hechicero que está en la montaña más alta de la Provincia de Tomriana, ¡¿Correcto?!»

S.I nuevamente se movió hacia el de la muralla y lo golpeó.

«Un Slime Hechicero…Azusa-sama, de verdad que hay una gran cantidad de slimes diferentes.»

«Yo también estoy impactada…»

Más tarde, S.I golpeó un par de veces más la muralla para darnos un poco de información adicional.

Aparentemente, algunos slimes muy inteligentes nacieron y entre estos, algunos de ellos se transformaron en S.Is o S.Hs (Abreviatura de Slime Hechicero).

Lo que el primero esencialmente dijo fue que, dado que el cuerpo físico de Falfa fue lo único que cambió, necesitábamos simplemente ir donde el S.H para que este nos enseñara la magia que regresaría su cuerpo a la normalidad.

Entonces supongo que partiremos hacia la Provincia de Tomriana.

 Le dimos nuestros sinceros agradecimientos al S.I. Después de todo, los slimes eran los que mejor sabían sobre los slimes.

«A propósito, ¿acerca de qué estás pensando aquí?»

Yo no sabía mucho sobre la psicología de este slime, así que pregunté con vacilación.

Respondió, estoy contemplando el significado de la existencia. Y por responder, quiero decir que se lanzó a si mismo contra la muralla para expresar palabras. Parecía ser bastante trabajo…

S.I era increíble…el contemplar conceptos tan filosóficos…

También deletreó que su cuerpo se había tornado negro debido a que había estado golpeando constantemente la muralla. ¡Nunca habría imaginado un secreto tan impresionante detrás del color de su cuerpo!

«¡Gracias! ¡Rezaré para que tus reflexiones sean más profundas!»

Aun asombradas por el S.I, nos dispusimos a dejar el cuarto subterráneo.

Ahora, nuestro siguiente destino era la Provincia de Tomriana, pero Laika ya nos había traído aquí volando como dragón y estaba comenzando a verse bastante cansada.

«Laika, quedémonos esta noche en el Castillo Vanzeld.»

«Lo siento por hacer que nos detengamos…»

«¿De qué estás hablando? Debes tomarte un descanso apropiado luego de trabajar duro—esa es simple lógica.»

Y yo también estaba cansada. La conmoción de Falfa transformándose en slime no era poca cosa.




Estrictamente hablando, ella bien pudo haber sido originalmente un slime, pero para mí, Falfa no era un slime sino una de mis hijas.

Beelzebub preparó un cuarto para nosotras, así que decidimos tomar un baño y relajarnos un rato.

El resto de la familia probablemente seguía preocupada por nosotras, así que quería resolver este problema lo más rápido posible.

A continuación, algo comenzó a golpearse contra la puerta. Pude darme cuenta que era Falfa por el ritmo de los golpes.

Abrí la puerta y esta saltó hacia la cálida tina.

No podía dejar que se hundiera demasiado en el agua, así que la atrapé con mis manos.

«¿También quieres tomar un baño, Falfa?»

Ella saltó en mis manos.

Incluso en otra forma, ella seguía siendo Falfa.

Eso me alivió pero, al mismo tiempo, generó una pequeña burbuja de tristeza.

Quería liberarla lo más pronto posible de esta situación. Quería que regresara a ser la Falfa de siempre con esa adorable sonrisa.

«Solo necesitas ser paciente por un poco más de tiempo, ¿está bien, Falfa?» Le di un gran abrazo.

Podía darme cuenta por la forma que se sentía que esta era Falfa, no cualquier otro slime. Podía sentir su amabilidad a través del abrazo.

Incluso si ella estuviera perdida dentro de toda una horda de cientos de slimes, yo sería capaz de encontrarla de inmediato a través del tacto.

***

 

 

 

A la mañana siguiente, Beelzebub vino a nuestro cuarto.

«Hice algunas averiguaciones acerca de la montaña más alta en la Provincia de Tomriana. Es una montaña bastante pequeña llamada Monte Modadiana. Aparentemente, es un ambiente con muy pocos arboles creciendo y casi no hay humanos que entren ahí.»

«De seguro suena como si fuéramos a encontrar algo ahí. Gracias por verificarlo.»

«¡Yo haría cualquier cosa por Falfa, como si fuera mi propia hija! ¡Yo la ayudaré

«Aprecio el sentimiento, ¿pero, sabes…? Ella es mi hija.»

Ella me había pedido adoptarla en el pasado, así que tenía que ser cuidadosa. No sabía lo que podría hacer si ella terminaba adoptando y llevándose a mis hijas una por una.

«Bueno, tú también tienes a Shalsha, así que deberías simplemente darme una a mí…»

¡Así que ella estaba detrás de estas…! No puedo descuidarme.

 «¡No es como si te estuviera dando platos de sobra! ¡Tú sabes que son mellizas! ¡Odiaría verlas separadas!»

«Tienes razón. Me las llevaré a las dos.»

Oh no, ella no lo entiende…

 Nos subimos al lomo de Laika en su forma dragón y fuimos al Monte Modadiana.

La montaña efectivamente era un lugar desolado y no había caminos cerca de la cima.

El caminar por el lugar buscando sería agotadoramente difícil, así que nos separamos para ver si podíamos obtener la vista área de una cabaña o alguna otra residencia de hechicero.

Los magos usualmente tenían talleres en lugares aislados, así que encontrar uno aquí no debería ser demasiada sorpresa.

Pero mirándolo desde arriba, no podíamos encontrar nada que pudiera parecerse.

«Hemos volado prácticamente a través de toda la montaña…,» dije.

Por el momento, nos pusimos a trabajar juntas para crear una estrategia.

«No hay nada creciendo aquí, así que no es como si un bosque nos estuviera tapando la vista…» Beelzebub comentó.

«Para comenzar no hemos visto nada que pareciera artificial…es posible que esté viviendo en una cueva o algo…» Laika comentó.

«¿Una cueva, hmm? No puedo negar la posibilidad—No, esperen…» Algo de lo que Laika dijo refrescó mi memoria.

«Beelzebub, ¿tú no puedes hacer un hechizo que detecte poder mágico? Si no puedes entonces yo haré uno y lo dominaré.»

No creía que hacerlo fuera demasiado difícil, pero si alguien ya sabía cómo, entonces sería mucho más rápido que yo creándolo.

«Aah, ya veo. Puedo hacer eso, le daré un intento.» Sonaba como si ella hubiera entendido mi plan.

«Erm, ¿qué significa eso…?»

«Los magos usualmente lanzan un hechizo de glamour sobre sus talleres para hacerlos invisibles a simple vista. Puede que esa sea la razón por la que no hemos podido ser capaz de encontrarlo luego de toda esta búsqueda.»

Yo sabía de estas cosas, dado que había sido una bruja por tanto tiempo. Pero en mi caso, yo vivía al aire libre en las tierras altas.




Beelzebub claramente parecía estar sintiendo algo.

«Siento una magia bastante poderosa. Parece que hay varias personas ahí.» Nos dirigimos de inmediato en esa dirección, esta vez a pie.

«Azusa-sama, yo no vi nada anteriormente cerca de esta área.»

«Correcto, del cielo no.»

Nos mantuvimos caminando y eventualmente, una solitaria casa apareció frente a nosotras.

«¡Wow! No sabía que eso estaba aquí.»

«Esa forma de esconderse es un truco básico para los hechiceros. Una bruja preparadora de cataplasmas como yo no tiene mucho uso para este tipo de cosas.»

La casa se erigía precariamente justo al borde de un acantilado.

«Parece bastante normal. ¿Deberíamos ir entonces?»

Llamé a la puerta de la pequeña casa.

Luego de un momento, le quitaron el seguro a la puerta y esta se abrió, de pie ahí había una «persona.»

Ella era una hermosa joven de alrededor de quince años de edad, su rubio cabello estaba trenzado cuidadosamente.

La chica miró a sus invitadas con sorpresa.

«¿Oh? ¿Quiénes podrían ser ustedes? Es bastante inusual que venga gente por estos lugares.»

Yo estaba aún más sorprendida. Pensé que otro slime vendría a saludarnos, pero aquí había una persona.

«Erm… ¿Este es el taller del Slime Hechicero…?»

No había nadie por aquí, así que no sería totalmente extraño si otros magos instalaran sus talleres cerca.

«Oh, ya veo, ya veo. Hay cierta confusión.» La chica sonrió alegremente.

«Yo soy el slime. Esta forma es el resultado de usar magia de Transformación.»

«¡¿Tú eres el slime?!»

No podía creer lo que veían mis ojos. Quiero decir, era obvio, pero no podía ver ni un solo rastro de slime en algún lado.

No parecía como si yo fuera la única con esta reacción—tanto Beelzebub como Laika parecían estar cuestionándose toda su realidad.

«Tú no estás intentando engañarnos, ¿cierto…?»

«Por supuesto que no. He vivido trescientos años como slime, pero es mucho más fácil vivir en forma humana, así que he estado viviendo de esta forma cerca de ciento cincuenta años hasta la fecha.»

Trescientos años de edad…tenemos prácticamente la misma edad…

 «Ahora que lo pienso, nunca he notado ninguna esperanza de vida en los slimes…»

Nunca había visto un slime anciano o un bebé slime, así que no podía diferenciarlos. Tanto Falfa como Shalsha eran espíritus en verdad, así que probablemente también eran la excepción.

«La mayoría de los slimes no tienen una inteligencia como tal, así que la vida y muerte no significan nada para ellos. Estos se dividen libremente y así es como su población se incrementa. Un número muy pequeño de ellos, como yo, son inteligentes.»

«Esta es la primera vez que escucho todo esto, así que no hay forma de que pueda verificarlo, pero supongo que la aceptaré en general como la verdad…»

De todas formas no había probablemente mérito alguno en mentirnos.

«Oh, estaremos hablando aquí por siglos. ¿Por qué no entran? Aunque, los slimes realmente no comen, así que no tengo nada para acompañar el té y tampoco tengo suficientes sillas.»

Nosotras aceptamos su oferta y entramos.

Para ser honesta, era bastante frio en la cima de la montaña, así que estaba aliviada de que pudiéramos entrar.




***

 

 

 

Efectivamente había una sola silla, así que decidimos quedarnos de pie y dejar que ella se sentara. El cuarto en sí se veía y sentía exactamente como el taller de un hechicero, con libros llenando los estantes.

Era un simple arreglo con solo estantes de libros y una silla—sin baño, sin área para comer, sin cama. Un slime no necesitaba nada de esas cosas.

La chica se llamaba así misma el Slime Hechicero.

El S.I había sido igual, los nombres propios no parecían ser algo que a los slimes les importaba demasiado.

«Casi nadie viene a visitar mi taller y tampoco creen en los Slimes Hechiceros. No necesito otro nombre.»

Entendí lo que quería decir, pero nosotras podríamos verla como una persona de verdad si es que tuviera un nombre.

«Entonces podemos acortar Slime Hechicero para hacer…hechi…slime…Está bien, te llamaremos Wizly1.»

El nombre sonaba un poco como si alguien hubiera olvidado decir, sabiamente, pero serviría2, probablemente.

«Muy bien. Entonces por favor llámenme Wizly, Así que, ¿qué las trae a todas aquí?» Wizly dirigió su mirada a Falfa.

«Puedo darme cuenta que esto tiene algo que ver con ese slime que está ahí.»

Correcto. Tienes toda la razón. 

Le conté que Falfa era una espíritu slime y que de pronto un día ella se convirtió en slime.

«—Así que estamos buscando una forma de regresarla a como estaba. ¿Sabes cómo hacerlo?»

«Hmm. ¿Les importaría si la tomara prestada?»

Falfa se acercó a Wizly por iniciativa propia.

Incluso en esta forma, parecía que ella seguía entendiendo el lenguaje. Wizly levantó a Falfa y comenzó a presionar con el dedo todo su cuerpo. Supongo que era similar a un tipo de examen médico.

«Hmm, ya veo. Su resistencia difiere bastante de los slimes normales, así que no hay lugar a dudas que esta es un slime especial.»

«¡¿Te puedes dar cuenta?!» Laika estaba sorprendida.

«Sí, puedo hacerlo. Después de todo, he sido un slime por un largo tiempo. Para ponerlo de forma sencilla, si dijéramos que los slimes comunes están en nivel uno, entonces esta slime estaría cerca del nivel treinta y cinco. Tu aventurero promedio tendría dificultades derrotándola,» Wizly dijo y la entendí por completo.

Tuve problemas imaginándome a Falfa y Shalsha teniendo un enfrentamiento a la par con otros slimes, y ellas efectivamente los derrotaban con mucha facilidad.

Luego de eso, Wizly siguió hincándole el dedo a Falfa.

«Aah, ya veo. Ya veo. Sí, mm-hmm, ¿eso fue? Ya veo ¡Eso es, lo es!»

Quería interrumpir diciendo ¿Qué es? Pero me imaginaba que había algunas cosas que solo los slimes podían decir…

Beelzebub habló asombrada.

«He vivido un largo tiempo, pero el mundo está tan lleno de asuntos de los que no sé nada.» El mundo slime era bastante profundo.

Al final, Wizly pasó cerca de quince minutos tocando a Falfa con el dedo, luego escribiendo algunas notas en una hoja seca. Supongo que ese era su reemplazo para el papel.

«He encontrado una respuesta.»

Wizly dejó ir a Falfa y esta rebotó de regreso a mí.

La atrapé en mis brazos.

«¡Por favor dinos! ¡Por favor!» Nos enderezamos producto del respeto.

«La razón por la que esta slime parece estar atascada en esta forma es debido a que…»




«¡¿Debido?!» Me incliné hacia adelante.

¿Qué podrá ser? Espero que no sea un mal augurio.

 «Ella durmió mal.»

«»»¡¿Ella durmió mal?!«»»

Los gritos de incredulidad estallaron al unísono.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios