Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 3

Capítulo 1: El Concurso de Horneado de Galletas

Parte 2

 

 

Me levanté.

«Y la ganadora es—ustedes dos, ¡dado que ambas están tan ricas!»




¡Fue demasiado difícil elegir a una ganadora, así que me alejé de elegir con todas mis fuerzas!

¡Esto está bien! ¡Es totalmente justo! ¡Escogí el camino con la menor tristeza! ¡Realmente la tuve difícil tomando la decisión!

 «Azusa-sama, usted no puede hacer eso…»

«Ama, usted aquí puede ser tan inmisericorde como guste.»

Después de todo, ninguna estaba satisfecha. No, no, este no era momento para ser despiadada.




«Esta tipa increíblemente arrogante debería llorar. Sería el karma perfecto.»

«¿Disculpa? Esta tipa actúa toda petulante debido solamente a que ha vivido aquí por mucho tiempo. ¿Podría por favor callarla?»

«¡Eso es lo que estoy diciendo! ¡Es casi imposible elegir debido a que ambas siguen escupiendo tonterías como esas!»

Deseaba que las dos se pusieran en mis zapatos por un segundo.

«E incluso si se supone que son galletas, claramente representan algo más. Ustedes también tendrían problemas si les pidieran que eligieran entre un omelette o un pollo frito, ¿verdad?»

«Yo escogería un omelette.»

«Yo también.»

Ese fue un mal ejemplo.

Aunque yo sabía que a Laika le gustaban los omelettes. ¿Acaso había un montón de fanáticos de los omelettes entre los dragones?

De cualquier forma, yo sabía que no estaban felices con un empate, así que pensé en una contramedida.

«Bueno, ¿por qué no venden las galletas en Flatta y elijen a la ganadora en base a quien venda más?»

Las dos me miraron inexpresivamente, como si mi sugerencia hubiera sido algo más allá de lo que podrían haber esperado.

«Verán, es difícil para una persona el elegir por su cuenta debido a que los sabores son tan diferentes, pero sería sencillo llegar a una conclusión a través de las ventas, ¿verdad? ¿Por qué no deciden a la ganadora de esa forma?»

«Si usted lo dice Ama, entonces no me opongo.»

«¡Mi victoria sobre ti será tan abrumadora que te mostraré lo mucho más habilidosa que soy!»

Afortunadamente, me salvé de terminar como la mala. Y había otra ventaja a este método.

Flatorte ahora era el nuevo miembro de la familia y estaba esperando la oportunidad de presentarla a toda Flatta.

Hacerla vender galletas hogareñas daría una excelente primera impresión.

***

 

 

Ese día en la tarde, fui a la aldea y conseguí el permiso del jefe para usar un edificio vacío.

Sin embargo, dado que muchas personas iban en la mañana a comprar a la aldea y se quedaban en casa durante la tarde, decidimos celebrar la competencia al día siguiente.

Las dos también necesitaban hacer más para vender, así que funcionó bien con nuestro horario.

Y tomaré esta oportunidad a su vez para contarles que las galletas que parecían senbei dulces con granos tostados eran las galletas de Laika. Estas aparentemente habían sido inventadas en un área con termas cerca de un volcán, así que probablemente tenían el mismo origen que las senbei vendidas en las termas de Japón.

Al día siguiente, nosotras abrimos la «Tienda de Galletas Casa de la Bruja» en Flatta.

Pero aunque la tienda solo tenía un nombre, la venta de galletas se calculaba por separado. Estas eran vendidas por bolsa.

«¡Bienvenidos! ¡Estas galletas son mucho más deliciosas que las que están al lado!»

«¡Pruebe estas galletas! ¡Mucho más deliciosas que esas que están por allá, sería estúpido compararlas!»

¿Podrían al menos dejar de hablar mal de ustedes mientras promocionan sus galletas? 

Ahora que no tenía responsabilidades, pude relajarme y observar.

A propósito, Rosalie la fantasma estaba flotando cerca del puesto de venta como árbitro, asegurándose que ninguna de ellas hiciera algún truco sucio.

Yo no pensaba que alguna de ellas lo hiciera, pero también había que asegurarse de que la perdedora no acusara a la otra de una victoria injusta. Las dos eran malas perdedoras, así que eso era posible.

«Aun’ue, gambas e’tan muy bueeenas.»

Halkara compró una bolsa de cada tipo de galletas. Ella se estaba llenando la boca mientras hablaba, así que era difícil entenderle.

Falfa y Shalsha también estaban sacando galletas de las bolsas y masticándolas.




«¡Falfa tiene tanta suerte de tener más refrigerios!»

«Eso es genial, Nee-san. Ellas deberían hacer más a menudo para nosotras.»




En un comienzo hubo pocas personas, pero la gente de Flatta tenía la tendencia de reunirse alrededor de cualquier rumor, así que la multitud gradualmente creció.

«Ooh, ¿esta vez podemos conseguir galletas de la Casa de la Gran Bruja?»

«¿De cuáles debería comprar? Supongo que de las dos.»

«¡Genial, yo también compraré de las dos!»

Las dos clases de galletas estaban desapareciendo de los estantes.

Y creí ver que había más clientes hombres, a pesar de que el producto en venta eran galletas.

«Aunque Laika es la más linda.»

«La chica nueva es del tipo hermana mayor, me gusta.»

«¿Ooh, vas por ella?»

«¡Aunque tú siempre fuiste un fan de Halkara!»

Ya veo, así que de cierta forma eran como populares idols. Después de todo solo había chicas en mi casa.

Pero también había una fila de chicas actuando de la misma forma.

«Quiero que Laika sea mi hermanita.»

«Ella es demasiado astuta. Quiero a alguien como la nueva.»

«¿Pero eso no significa que ella es la astuta?»

«Me gusta, incluso si es así. Podría peinar su pelo como la hermana mayor para calmarla.»

El mundo ciertamente está lleno de gente interesante… Las dos eran lindas, así que su popularidad no era extraña.

En términos de apariencia externa, Laika se veía como si acabara de entrar a la secundaria. Por otro lado, Flatorte se veía un poco mayor, como alguien entre secundaria y preparatoria.

Desde mi perspectiva, sentía como si mis dos hermanitas estuvieran peleando por mi favor, así que no era tan malo todo.




«Oh, Maestra-sama, esa es una apariencia vulgar la que tiene en su rostro ahora.»

Rayos, Halkara lo señaló. Ella no necesitaba ver realmente eso… 

«Es la misma cara que pongo cuando estoy calculando las ventas mensuales.»

«Espera, ¿tú también la haces?»

«Ya sabe, yo diría que la adición de Flatorte ha sido un buen incentivo para Laika, ¿no cree?» Halkara comentó mientras observaba a las dos vendiendo sus galletas.

Por supuesto, ella también estaba en medio de un combate, pero la expresión de Laika ciertamente parecía más animada de lo usual.

«Realmente te gusta observar, ¿verdad?»

«Yo solo estaba pensando que si añadiéramos un poco de hierbas a la masa, podríamos vender una botana saludable para la demografía preocupada por la salud.»

«¡¿Por negocios?!»

Pero probablemente sería bueno para ellas que tuvieran a alguien contra quien competir.

A veces las personas hablaban sobre competir contra sí mismas, pero rara vez sucedía. Era mucho más común que las personas no fueran muy duras consigo mismas.

Así que era mucho más sencillo si el enemigo era una fuerza externa.

Recién las había comparado con hermanas y eso no estaba realmente equivocado.

Y a propósito, las galletas estaban siendo muy bien recibidas, escuché varios comentarios de los aldeanos:

«¡Las galletas que compramos estaban tan buenas, mis hijos me pidieron que comprara más!»

«¡Yo les di una probada y definitivamente las compraré!»

Yo tenía claro que les iría bien luego de que las comí ayer.

Y justo cuando la última galleta desaparecía de la bolsa de Halkara—

«Bueno, regresaré a la fila para volver a comprar una de cada bolsa.»

«¡Trae dos de cada una, Halkara Onee-san!»

Falfa demandó.

De seguro estábamos comprando un montón nosotras…

Las dos habían hecho bastantes, probablemente debido a que estaban tan confiadas, así que sus productos siguieron en la mesa a pesar de lo mucho que estaban vendiendo.

Era justo antes del crepúsculo.

El último cliente compró el último par de bolsas y así la competencia se terminó.

«Las dos también se agotaron al mismo tiempo.»

«Eso no importa; no tiene sentido a menos que estén compitiendo para ver quien hace más dinero. Si fuera quien vendió todas más rápido, entonces a la que le quedaran menos estaría a la delantera.»

Ambas vendieron sus galletas a trescientas monedas de oro la unidad. Eso era alrededor de trescientos yenes japoneses. El precio era el mismo, así que quien fuera la que vendió más también estaría a la delantera en cuanto a dinero se trataba.

«No hubo nada sucio durante el tiempo de las ventas. Yo, Rosalie, mantuve una estricta vigilancia.»

Rosalie la jueza anunció que no hubo violación alguna de las reglas, así que ahora podíamos comenzar el conteo de los ingresos.




«Creo que yo soy la que calcula más rápido, así que haré la cuenta.»

Halkara rápidamente alineó las monedas de bronce y plata mientras las contaba. Como una mercader, ella trabaja muy rápido.

Las dos competidoras tragaron saliva mientras observaban.

«No perderé. La Aldea de Flatta también está contando conmigo.»

«No es como si ellos te reconocieran como una preparadora profesional de galletas. Cuando se trata de calidad, no eres rival para Flatorte-sama.»

«A propósito, ¿se supone que habría algún beneficio especial para la ganadora?»

«Ahora que lo dices, no creo que nos hayamos decidido en algo… ¿Por qué no elegimos algo ahora…?»

Las dos comenzaron a murmurar sobre algo.

¿Acaso la perdedora recibiría a lo sumo un golpecito en la frente?




Por alguna razón, una gran masa de aldeanos comenzaron a reunirse alrededor de la tienda. Parecía como si todos estuvieran interesados para ver quien ganaría.

Entre la multitud, podía ver carteles con mensajes que decían: ¡BUENA SUERTE, FLATORTE! y ¡LA GLORIA ES TUYA, LAIKA! Si las

personas podían convertir esto en un festival, lo hacían de inmediato…

«Está bien, he calculado los ingresos. El precio por cada bolsa era el mismo, así que anunciaré la cantidad vendida.»

Cuando Halkara habló, todos la miraron, no solo el dúo en competencia.

«Primero, Laika— ¡Trescientas unidades vendidas!»

Los aldeanos murmuraron «¡Wow!» producto de la admiración, yo también quedé sorprendida. La población de la aldea era definitivamente menor a trescientos, lo que significaba que varias personas compraron varias.

«¿Tantas? Ni siquiera le presté atención a cuantas horneé.» Laika admitió la verdad. Pensándolo bien, ella hizo demasiadas.

«Flatorte-sama nunca piensa acerca de los números. Yo sabía que algo bueno se vendería, así que confié en eso.»

Ambas parecían satisfechas con como las cosas estaban resultando.

«Y ahora, en cuanto a Flatorte.»

Todos miraron a Halkara.

Las competidoras obviamente no se podían relajar, mientras ambas mostraban expresiones como si estuvieran rezando.

¿Quién sería la ganadora?

Por alguna razón, Halkara sonrió animadamente justo antes de entregar la respuesta.

«¡¿Pueden creerlo?! — ¡Trescientas unidades! ¡Lo que significa que es un empate!»

¡Quién lo diría!

Ese tiene que haber si el resultado más entretenido para los espectadores, dado que salió un emocionado «¡Oooooh!»

¡Era como un partido de baseball de preparatoria, donde los lanzadores de ambos equipos estaban provocando puras eliminaciones por strike y el partido tenía que ser re agendado dado que nadie estaba ganando!

Las dos se miraron entre sí.

«¿Qué deberíamos hacer ahora…?»

«Tal como ella dijo, es un empate. Igual que antes…»




De cierta forma, estaba feliz de que mi conclusión de que ambas eran iguales había sido validada.

Me puse de pie entremedio de las dos y levanté uno de los brazos de cada una en el aire.

«¡Tenemos dos ganadoras! ¡Por favor denles una calurosa felicitación y una ronda de aplausos!» Dije y una ovación nació en respuesta. Incluso había alguien tocando una flauta.

«¡Y esta chica es la miembro más reciente de mi hogar, Flatorte la dragona azul! ¡Por favor trátenla bien!»

Hubo otra ovación.

Pude escuchar cosas como: «¡Bienvenida!» y, «¡Flatta es un gran lugar!»

«Oh, Ama ¿en verdad planeó todo esto…?»

«Efectivamente. ¿No crees que fue la oportunidad perfecta para que Flatta te aceptara?»

No había pensado en demasiados detalles como para llamarlo un «plan,» pero mi relación con Flatta había durado hasta ahora trescientos años.

Nuestro vinculo de confianza era fuerte, así que el lanzar todo de una vez daría de todas formas grandes resultados.

Los ojos de Flatorte brillaron a causa de las lágrimas.

«Estaba preocupada acerca de comenzar una nueva vida, pero… yo sabía que usted era grande, Ama… ¡Fantásticamente grande!»

Flatorte me abrazó en el lugar. Era un abrazo poderoso, dado que ella era un dragón azul, pero mi estatus era injustamente alto, así que me las arreglé.

«Vamos, no necesitas llorar.»

«¡Me quedaré con usted por el resto de mi vida, ama!»

Esta chica era más dependiente de lo que pensaba. Quizás ella había estado acostumbra a poner una fachada de fuerte en frente de todos.

«¡Oye, eso es contra las reglas! ¡Tú no puedes hacer eso!»

Por alguna razón, Laika protestó. Ella debería dejar que la recién llegada hiciera lo que necesitaba por ahora, especialmente debido a que Flatorte realmente se sentía nerviosa…

Pero algo acerca de lo que dijo captó mi atención.




«¿A qué te refieres con contra las reglas

«La regla era que la ganadora de este encuentro tendría permitido abrazarla, Azusa-sama, por diez minutos.»

¿Qué? Esta es primera vez que vengo a escuchar esto…yo no consentí a ello… 

Y eso es demasiado tiempo. Diez minutos es mucho. 

Pero sin lugar a dudas las dos habían trabajado realmente duro, así que más tarde, le daré un gran abrazo a Laika también.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios