Arifureta Zero (NL)

Volumen 4

Capítulo 1: La Guerra Y Una Reunión Inesperada

Parte 6

 

 

Supongo… que ese es el sonido del mundo rompiéndose… Sus oídos empezaron a jugarle una mala pasada y empezó a oír ruidos de crujidos que venían de todas partes y de ninguna a la vez.

La repentina transformación de los hombres-bestia. El nuevo y extraño oráculo de Ehit que no tenía alma. Los agotados soldados de la federación. Su rey, que habló blasfemando a pesar de profesar ser un creyente piadoso. Y la aparentemente milagrosa reunión de antiguos usuarios de magia que parecía estar ocurriendo aquí. Cada uno de esos eventos era como otra grieta en este mundo, y Laus podía oír los ecos de esas grietas en su alma.

En un intento de aclarar sus pensamientos, sacudió la cabeza, y un pequeño callejón lateral al final de la calle le llamó la atención.

«Ahora que lo pienso, ese callejón también se parecía mucho a este, ¿no?»

Laus pensó en la época en la que había resucitado al anterior oráculo de Ehit y le permitió escapar de la catedral principal. La había liberado en la capital de la teocracia en un callejón como este. Había estado cerca de los límites de la ciudad, en una parte sucia de la ciudad a la que nadie iba.

«Pero no huyó. Seguiste avanzando. Incluso cuando te enfrentaste a un callejón sin salida, encontraste una manera de superarlo hasta que finalmente… tu sueño llegó a alguien.»

Ahora la chica que había heredado su testamento estaba empezando a cambiar el mundo.




«Si… Si hubiera huido contigo en ese entonces…»

¿Qué tan diferente hubiera sido mi vida?

 «No seas estúpido», se dijo Laus, sacudiendo la cabeza. Lo más probable es que la iglesia hubiera enviado a  sus  mejores  caballeros tras  él,  y tanto él  como Belta  hubieran sido capturados y ejecutados. No tenía duda de que la única razón por la que la iglesia había dejado ir a Belta era porque había optado por quedarse, así que imaginar lo que habría pasado si él también hubiera intentado huir no tenía sentido.

La iglesia nunca habría permitido ese futuro. Nunca le habrían permitido a Laus la libertad de vivir como quisiera.

Sharm se decepcionaría de mí si pudiera verme ahora… Laus pensó mientras suspiraba para sí mismo. Miró al cielo, mirando al dios que residía más allá de él.

«¿Es esto parte del escenario que has planeado, bastardo?»




Laus se sonrió amargamente a sí mismo. Actuaba como un matón de poca monta, pensando que le había quitado un punto a Ehit con sólo llamarlo bastardo.

«Esa chica dio en el blanco cuando me llamó marioneta de Dios… No, soy incluso más bajo que eso, ¿no?»

La chica a la que se refería era, por supuesto, Miledi. Los labios de Laus se enroscaron con una sonrisa autodespreciativa mientras pensaba en ella.

Miledi había sido terca, decidida y más brillante que el sol. No dudaba que si ella lo veía ahora, se burlaría de él por su indecisión. O tal vez sólo se reiría de él. Él podía fácilmente imaginarla diciendo, «¿Y te llamas a ti mismo el caballero más fuerte de la iglesia? Hahahaha, ¡qué broma!»

«Hmph… Haz lo mejor que puedas para aumentar tu fuerza mientras bailamos con la melodía de Ehit.»

Laus sonrió irónicamente para sí mismo, al darse cuenta de que acababa de apoyar al enemigo. Sus pensamientos siempre se confundían cuando empezaba a pensar en Miledi. Por muy exasperante que fuera, no podía negar que ella era inspiradora. Laus suspiró de nuevo, sonando más cansado que antes.

«Supongo que debería volver», murmuró en voz baja y se puso en marcha. Si pasara más tiempo solo, empezaría a odiarse a sí mismo.

«¿Serás capaz de… destruir el guión de Dios?»

Laus no tenía dudas de que Miledi habría respondido, «¡Por supuesto!» sin dudarlo si hubiera estado allí para escuchar su pregunta.

«¿Hm?»

«¡Eek!»

Cuando Laus salió del callejón, se topó accidentalmente con alguien. No importa cuán distraído pudiera haber estado, el caballero más fuerte de la iglesia nunca debería haber dejado de notar a alguien cerca.

Frunciendo el ceño por su propia negligencia, miró a la persona que había tirado al suelo sin querer. A juzgar por el tono de su voz, probablemente era una chica. Tenía la mitad de la altura de Laus y llevaba una gran bata blanca que ocultaba sus rasgos. Aún así, no importaba lo pequeña que fuera, Laus debería haberla notado.

Su presencia es antinaturalmente leve… Esa fue la principal razón por la que Laus se había topado con ella. Como Laus, la chica suprimía su maná y su presencia para evitar ser notada. Por un momento, Laus pensó que un espía hombre-bestia con algún tipo de camuflaje mágico especial se había colado en la capital, pero entonces la chica habló.

«O-Owww, mi trasero», la chica se quejó, frotando su trasero. Su relajada reacción hizo obvio que no podía ser una espía. Aún así, pensó que debería mirarla más de cerca por si acaso. Después de todo, si realmente era una persona normal, no sería bueno dejarla tirada en el suelo de esa manera.

«Lo siento. Estaba tan absorto en mis pensamientos que no miraba por dónde iba».




«Oh, está bien. Tampoco estaba prestando atención a dónde iba… Aunque, estabas siendo muy discreto.»




¿Hm? ¿No he escuchado esta voz en alguna parte antes? Laus pensó para sí mismo. Mientras la chica le cogía la mano y se levantaba, se dio cuenta de que era la voz de la chica en la que había estado pensando hace unos momentos.

Por su parte, la chica parecía reconocer la voz de Laus también. Ladeó la cabeza pensativamente e intentó echar un vistazo bajo su capucha.




Sus ojos se encontraron. Laus miró fijamente a Miledi y Miledi miró fijamente a Laus.

El tiempo se detuvo. Los dos usuarios de magia antigua se quedaron ahí, todavía tomados de la mano.

El viento silbó a través del callejón, volando las capuchas de sus cabezas. El pelo rubio de Miledi brillaba a la luz del sol, y sus ojos celestes parecían atravesar Laus. Laus tardó unos segundos en darse cuenta de que estaba mirando al enemigo jurado de la iglesia, y Miledi se dio cuenta de que estaba mirando al comandante de los caballeros de la iglesia. Y finalmente…

«¿¡Gyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!?»

«¿¡Nuwoooooooooooooh!?»

Arifureta Zero Volumen 4 Capítulo 1 Parte 6 Novela Ligera

 

En lugar de la risa que Laus había estado imaginando momentos antes, Miledi soltó un grito,




y Laus respondió con un grito igual de fuerte. Era la primera vez en su vida que se sorprendía tanto.

«¿Qué estás haciendo aquí, Laus Barn?»

«¿Qué estás haciendo aquí, Miledi Reisen?»

Los dos guerreros veteranos estaban en perfecta sincronía. Estaban tan sorprendidos que olvidaron que ellos también se tomaban de la mano.

«Nghhh. ¿¡Qué clase de magia usaste para aparecer justo cuando estaba pensando en ti!?»

«¡Gah! ¿Qué clase de magia usaste para aparecer justo cuando estaba pensando en ti?» Parecía que Miledi había estado pensando en Laus como Laus había estado pensando en

Miledi. Si hubiera habido alguien más presente, habrían pensado que Miledi y Laus eran buenos amigos.

En lugar de soltarse, los dos se tiraron de las manos. Parecía que eran padre e hija, con el padre tratando de arrastrar a su involuntaria hija de vuelta a casa. Si se hubieran encontrado de repente con cualquier otro enemigo, tanto Laus como Miledi habrían empezado a atacar al instante, pero las reacciones de ambos se retrasaron porque habían estado pensando el uno en el otro. Y una vez que finalmente comenzaron a pelear, su pelea fue bastante indecorosa.

«¡Maldita sea! ¡Cielos!»

«Toma esto… Conmoción del alma (Soul Shock)!»

Los dos recurrieron a su antigua magia, pero no se dieron cuenta de que estaban tan cerca de su oponente que se verían afectados por sus propios hechizos.

«¿Bwuh? ¡Gyaaah!»

«¿Hrngh? ¡Ngh!»

Como resultado, ambos fueron aplastados en el suelo y sorprendidos por la magia espiritual de Laus. Nunca antes ninguno de los dos había cometido un error tan elemental.

Afortunadamente, el impacto de ser golpeado en el suelo y con una sacudida de espíritu les devolvió a sus sentidos. Los dos se soltaron las manos y se pusieron de pie con cautela. Se quitaron el polvo de sus ropas y tosieron torpemente mientras se alejaban el uno del otro.

«Comandante de los Santos Caballeros Templarios, Laus Barn.»

«Líder de los Libertadores, Miledi Reisen».

Los dos murmuraron sus nombres, sus voces mucho más serias que antes. Parecía como si estuvieran fingiendo que su anterior intercambio nunca ocurrió. Los dos también estaban señalando que no mencionaban el hecho de que sus rostros eran rojos como la remolacha. Se miraron fijamente a los ojos, intentando parecer lo más imponente posible. Y finalmente, la vergüenza se desvaneció y los dos respiraron interiormente suspiros de alivio.

«Permítame preguntarle de nuevo. Miledi Reisen, ¿qué está haciendo aquí? ¿Acaso…?»

Laus se cortó abruptamente.




«¿Ehit también te guió hasta aquí?» Sabía que era una pregunta tonta. Sin embargo, Miledi no pareció notar su vacilación. Ella le miró a la cabeza, y sus ojos se abrieron mucho.

«¿¡Estás calvo!?»




La palabra «calvo» resonó con fuerza en la calle. Las venas de Laus se hinchaban de ira, acentuando su calvicie.

«¡Estás calvo!» Miledi repitió. Excepto que esta vez, también apuntó con ayuda a su cabeza.

«¡Super-calvo!»

«¡Cómo te atreves! ¡No soy calvo!» Laus le respondió gritando, su ira sacando lo mejor de él. Desafortunadamente, al avanzar amenazadoramente, el sol brilló con fuerza en su suave cabeza, enfatizando su calvicie.

«¡Ah, tu cabeza, es demasiado brillante!»

«¿Me estás insultando, perra?»

Miledi levantó una mano para proteger sus ojos y dio unos pasos hacia atrás. A pesar de que se había mantenido firme cuando se enfrentó a Laus en Andika, ahora estaba siendo abrumada.

«¿Cómo perdiste todo tu cabello tan rápido… Espera, ¿el estrés de perder contra mí hizo que todo se cayera?»

«No perdí mi cabello, ¡sólo me afeité la cabeza!»

«¿Eh? ¿Tuviste… que afeitarte la cabeza como penitencia por haber perdido? ¡Sabía que la iglesia era cruel, pero no sabía que eran tan depravados!»

«¡No acuses a la iglesia de todo! ¡Lo hice por mi propia voluntad!»

Laus sabía que la iglesia era una institución sin escrúpulos, pero no pudo evitar sentir un poco de lástima cuando la escuchó echarle la culpa continuamente.

Aparte de eso, su furia estaba alcanzando un punto de ebullición. Agarró los hombros de Miledi con sus amplias manos y dijo con una voz amenazadora: «Escucha, pequeña».

«¿S-sí?»

«No soy calvo».

Laus enunciaba cuidadosamente a todo el mundo, su voz era mortalmente seria. Miledi miró torpemente hacia otro lado, incapaz de encontrar la mirada penetrante de Laus. Un segundo después, palideció al darse cuenta de repente de algo.

«Lo siento…»

Su disculpa estaba llena de remordimiento genuino, y se veía extrañamente culpable.

«Sólo por curiosidad, ¿pero por qué exactamente se disculpa?»

«U-Umm, no me di cuenta de que te molestaba tanto tu cabello… Cuando te llamé calvo antes, sólo intentaba irritarte, porque eras muy fuerte y necesitaba distraerte. Pero no creí que estuvieras tan preocupado por quedarte calvo que te afeitaras todo el cabello justo después…»

«¡No me preocupa quedarme calvo!»

«Lo siento. ¡Aunque seamos enemigos, no debería haberme burlado de algo que es tan sensible!»

«Como dije, ¡no me importa mi cabello! No me estoy quedando calvo de todos modos, ¡así que no hay nada de qué preocuparse! ¡Además, a mi hijo le encanta mi nuevo look! ¡Dijo que me veía genial!»

La mandíbula de Miledi se abrió. No podía creer lo que acababa de oír.

«¿Estás casado? ¿Y tienes un hijo? ¡No puede ser!»

«¿Por qué te ves tan sorprendida?»

«Quiero decir, ¡no pareces el tipo de persona que tiene una familia! ¡Tu esposa debe ser increíble si aceptó casarse contigo! Espera, ¿la amenazaste?»

«¡Cómo te atreves a sugerir tal cosa!»

«Oh no, tengo que disculparme con tu hijo también. El cabello de su padre terminó así por mi culpa… Debe estar tan triste…»

«¡Sharm es un chico puro! ¡Lo dijo en serio cuando dijo que me veía genial! Aunque, mi esposa parecía un poco…»

«Lo siento mucho. ¡No quería que esto pasara!»

«¡Mejor que lo lamentes! ¡Siento haber nacido!»

«¿Quieres que me disculpe por haber nacido? ¡Eso duele! ¿Cómo puedes decirle eso a la maga más grande, más bonita, más inteligente que haya existido jamás? ¿¡No tienes alma!?»

«¿De dónde diablos viene esa abrumadora confianza tuya?»

«Desde el momento en que sé que soy un milagro viviente, ¡por supuesto!»

Laus miró a Miledi, completamente perplejo. Luego, débilmente soltó sus hombros, y ella dio unos pasos hacia atrás.

Después de un momento, inclinó la cabeza ante Laus y dijo, «Ummm, lo digo en serio. Lo siento mucho… No me di cuenta de que llamarte calvo iba a dañar tu fa-»

«Si te disculpas una vez más, te voy a matar.»

«Ah, está bien».

El veneno en su voz había convencido a Miledi de cerrar sus labios. Laus y Miledi se tomaron unos segundos para recuperar el aliento y calmarse.

Finalmente, Laus respiró hondo y preguntó: «¿Por qué estás aquí?» con una voz que mostraba que hablaba en serio. Esta vez, no dejaría que nada lo distrajera.

Por supuesto, si fuera un verdadero y leal servidor de la iglesia, ni siquiera habría preguntado eso. En vez de eso, habría ido directo a la lucha.

Miledi se encontró con la mirada de Laus, tratando de ver qué podía discernir de sus tranquilos y grises ojos. Laus hizo lo mismo, mirando fijamente los lirios azul celeste de Miledi. Quería saber a qué clase de persona le confió su voluntad el antiguo oráculo de Ehit. Los dos se quedaron allí en silencio durante sólo unos segundos. Pero para ellos, se sintieron como horas.




Finalmente, con una voz decidida, Miledi dijo: «Estoy aquí para detener esta guerra».

Esa era la respuesta que Laus había estado esperando. Se quejó para sí mismo y cerró los ojos. Las arrugas de su cara se hicieron más profundas mientras tejía sus cejas.

Viendo su expresión, Miledi pudo ver que estaba en conflicto. Ella no sabía exactamente por qué estaba en conflicto, pero se sorprendió de que estuviera dispuesto a mostrar sus dudas a un hereje que decía que había venido a detener esta guerra santa.

Ahora le tocaba a Miledi esperar la respuesta de Laus. Puede que fuera el caballero más fuerte de la iglesia, pero también era el que supuestamente había salvado la vida de Belta.

Y mientras esperaba su respuesta, Miledi pensó en la serie de eventos que la habían llevado a ese punto.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios