Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 4: El Rey Demonio Y La Héroe Se Enfrentan A Un Negocio

Parte 6

 

 

Las palabras de Lailah hicieron que Maou analizara la habitación 101 como si hubiese comprendido algo, y en la esquina de la habitación, Maou descubrió las bolsas vacías de papel de MgRonald, las cuales él había llevado en la tarde, todas atadas juntas y lanzadas en la bolsa de la basura.

— Es así. Le pedí a esa persona que ayudara a ordenar la comida, la cual era para que este niño comiera.




— Parece muy débil, ¿realmente le dejaste comer comida rápida en ese estado?

No era extraño que Maou sonara como si reprochara, pero la expresión de Lailah no parecía particularmente nerviosa.

— A Acies y Alas=Ramus parece gustarles comer mucho. De hecho, ambas fueron las que recomendaron mucho esto, por lo que, si las niñas del Sefirá dicen eso, yo creí que no debería haber problemas.

— Incluso así, los efectos del cuerpo tras comer demasiado…

— Y él no está débil. Aunque perdió fuerza física por haber luchado con Amane- san, la razón de su sufrimiento actual es cerca de comer demasiado. Porque este niño se comió todo eso él solo.

— ¿Eh?

En ese momento, Maou y Emi, quienes sabían cuánto había ordenado Nord, soltaron sonidos de sorpresa al mismo tiempo.

— ¿Todos los Sefirot tiene un agujero negro en lugar de estómago? ¿Podría ser que Alas=Ramus también…?

— ¡E-eso no sucederá! ¡Además, eso no es lo importante ahora! ¡¿Qué negocios tienes con nosotros?!

Incluso si ellos estaban un poco nerviosos mientras pensaban en el futuro de Alas=Ramus, Emi gritó con el fin de interrumpir al aturdido Maou.

— Tenemos que trabajar mañana, si tienes algo que decir, entonces dilo de inmediato, y lo más simple que puedas.

Lailah pareció haber sido sacudida por el tono serio de Emi y asintió con una expresión agitada.

— Cuando hablas de mí, es inevitable hablar sobre este niño… Emilia. Lailah llamó a su hija con un tono de voz débil y ligeramente ahogado.

— No digas mi nombre así como así.

La hija, quien sintió una emoción de duda muy sensible, interrumpió a su madre.

Luego que Lailah suspirada de forma muy solitaria, ligeramente acarició el cabello de Iron.

— La verdadera identidad de la sombra negra que atacó el tren de la Línea Fukutoshin, en el cual tú y Sasaki Chiho-san estaban, es este niño.

— ¡!

Maou y Emilia contuvieron la respiración al mismo tiempo.

— Satán, este niño huyó cuando resolviste la conmoción de Afsahan porque no quería entrar en conflicto con Alas=Ramus. Aunque él decidió seguir a los ángeles por su cuenta, él no podía aceptar luchar con sus camaradas Sefirot. Por eso, huyó. Incluso si no son muchas, aún hay personas que saben que este niño está en Japón.

— Es lamentable. ¿No fue atrapado por la red que la Casera estableció?




— Shiba-san notó de inmediato que Iron había venido. Sin embargo, Iron ya había comenzado a mutar, por lo que era muy difícil seguir sus movimientos, Emilia, la sombra negra que viste, fue el estado del Sefirá que ha perdido el control luego de perder de vista su trabajo de proteger el mundo. Las características del metal blandido por el Geburah fueron expresadas notablemente y el resultado que obtuvo fue un cuerpo lo suficientemente duro para desviar a la Evolutiva Espada Sagrada, Better Half. Incluso cuando su consciencia estaba erosionando lentamente por las características metálicas, él fue atraído por la reacción del Sefirá más cercano a él.

—…entonces, este chico que parece un personaje de un comic americano, ¿cómo está relacionado a lo que quieres decir?

— ¿No lo sabes?

Lailah dijo eso con una expresión lamentable.

— Alas=Ramus y Acies posiblemente terminen como Iron.

Si fuesen esas dos personas que comprendían la situación de los Sefirot en Ente Isla, habrían aceptado las palabras de Lailah como si nada, pero Maou no fue engañado.

— Emi y yo ya nos hemos convertido en eso que llaman ‘Yadorigi’, ¿no? Incluso así, ¿Alas=Ramus y Acies podrían terminar como Iron?

— La existencia de los Sefirot que han elegido a un Yadorigi son más estables, sin embargo, una vez que el Yadorigi sea inestable al usar su habilidad, y el Yadorigi muera, esos niños volverán a estar solos, además, ellos también podrían tomar la decisión de abandonar a su Yadorigi, por lo que no es completamente imposible terminar como Iron. El conocimiento que es capaz de guiar a esos niños no ha estado en su mundo.
Incluso si los términos problemáticos aparecían, Maou ignoraba intencionalmente ese punto y seguía con sus preguntas.

—…entonces, ¿esto es lo que quieres decir, no? Si no deseas que Alas=Ramus y los demás terminen así, tenemos que actuar de acuerdo a lo que dices, ¿ah?

Lailah sacudió su cabeza antes las palabras desafiantes de Maou.

— Aunque la forma de expresarlo es distinta, incluso si quiero decir exactamente las mismas cosas que antes, aún sigo siendo completamente ignorada por ustedes. Satán, Emilia, había planeado hacer uso de su amor hacia el ‘Yesod’, y creí que hacerlo era lo más natural de hacer.

Lailah enderezó su postura en el tatami, miró fijamente a ambos a los ojos y habló:

— Por eso, no planeo que me escuchen hoy. Solo quiero confiarles el ‘trabajo’ a ustedes.

— ¿Trabajo?

Lailah sacudió su cabeza y sacó varios papeles A4 que había preparado de antemano.

— Esta es la vista general del plan de negocios, las reglas de recompensa y el boceto del contrato.

Maou finalmente se miraron entre sí.

Ellos no pudieron sentir esa atmosfera ingenua que Lailah mostró el día que se presentó en el hospital donde estaba Urushihara, y se sentó formalmente ante ellos con una expresión determinada.

— Solo quiero confiarles una cosa. Que estén junto a mí, espero que ambos puedan restaurar Ente Isla al estado que se supone que deba estar, prometo que

les pagaré las recompensas correspondientes y no les heriré sus situaciones actuales.

— ¿Q-qué estás diciendo?

— Claro, no tienen que prometérmelo ahora. No, en lugar de eso, espero que ninguno lo prometa, deseo tener una negociación profunda con todos ustedes hasta que las condiciones que los satisfagan a todos sean logradas, claro, si aún no están contentos con las condiciones que haya propuesto, está bien si les parece bien rechazar esto.

Maou y Emi sabían muy bien que la determinación dentro de las palabras e Lailah era notablemente distinta a la de antes.

—…entonces, si elegimos rechazarla, ¿qué piensas hacer?

Lailah sacudió su cabeza en respuesta a la voz temblorosa de Emi.

— Si no están dispuestos a aceptarla, entonces no habrá necesidad de preocuparse de lo que suceda luego. Aunque decir eso suena sarcástico, ninguno de ustedes tendrá tiempo de preocuparse de lo que suceda tras decidir no firmar el contrato, ¿cierto?

— Ya veo, es cierto.

A diferencia de la vacilante Emi, Maou asintió calmadamente y se volvió para mirar al otro lado de la puerta del porche cerrada.

— Esta es una idea a la que Gabriel te ayudó a llegar, ¿cierto?

— No.

Lailah sacudió su cabeza.

— Eres tú, Satán.

— ¿Huh?

— ¿Eh?

No solo Maou, Emi también quedó sorprendida por lo que Lailah dijo.

— No recuerdo lo que pasó después de que yo entrara al túnel subterráneo, cuando desperté, ya me encontraba aquí. Justo cuando quería levantarme porque tenía sed… Satán, escuché tu voz.

Maou bajó su cabeza de forma derrotada.

— Desde cuando…

— Desde la parte del metal.

Maou se retorció para agarrarse la cabeza con ambas manos.

— Hasta ese momento, no sabía cuán estúpidas y débiles fueron mis acciones. Aunque ambos ya eran distintos de lo que conocía, y se convirtieron en adultos asombrosos, aun confió erráticamente en el hecho de que he vivido mucho y no los he visto como existencias iguales.

Incluso si su voz y labios temblaban, Lailah no desvió la mirada.

— Si ambos están dispuestos a escucharme, basándose en sus deseos, añadiré otras condiciones para lo mejor de mi capacidad, aunque no puedo ayudar a Satán a conquistar los mundos, siempre y cuando se encuentre dentro del límite del sentido común.

— ¿Y que se considera dentro del límite del sentido común?

— ¿No es obvio?

Lailah respondió la pregunta de Emi con indiferencia.

— No dudaré incluso si tengo que pagar con esta vida. Emi contuvo la respiración.

— Emilia, te hice cosas que son imperdonables incluso como una persona o como tu madre, incluso si me matas, eso compensaría todas las adversidades que experimentaste hasta ahora. Incluso así, si quieres mi vida, seguiría feliz de entregarla.

— ¿Ugh?

Lailah ofreció proactivamente su propia vida, haciendo que Emi dudara grandemente, ella solo recuperó los sentidos luego que Maou le diera una palmada en la espalda. Cuando Emi levantó la mirada, ella vio la expresión de descontento en Maou.

— No te lo tomes en serio, idiota. Maou confortó a Emi.

— Hay un límite para el sofismo. No uses suposiciones imposibles para exagerar más el tema.

— Pero, lo digo en serio, solo quiero expresar que estoy mentalmente preparada para ese extremo. Cuando todos quieran que yo realmente muera, definitivamente me desharé de muchos obstáculos y aceptaré el acuerdo.

Aunque fue dicha de forma exagerada, al contrario, significaba que ella estaba dispuesta a realizar grandes compromisos para las ‘recompensas dentro del sentido común’ bajo el valor de la vida.

— ¿Por qué estas dispuesta a ir tan lejos…?

— Porque quiero proteger Ente Isla, quiero proteger el futuro que vive en ese mundo tan hermoso, esa es parte de la razón.

La respuesta de Lailah fue simple.

— La otra mitad es castigar a los que han pecado. Maou no preguntó a qué se refería Lailah.

En lugar de eso, él respondió:

— De acuerdo.

— ¿Eh?

— He decidido entrar en negociaciones contigo primero.

— ¿En serio? ¡Satán!

— ¡Rey Demonio! ¿En qué piensas?

Lailah se levantó alegremente, en cuanto a Emi, ella dejó escapar un tono de reproche y planeó agarrar a Maou por la camiseta.

— Pero antes de negociar contigo, tengo que aclarar algunas cosas primero… oye, Emi, suelta.

— Te estoy preguntando en qué piensas.

— Por eso voy a decirlo ahora, ¿bien? Suelta. Oye, la camiseta se arrugará así. Emi se quejó, escuchó a Maou y lo soltó.

Incluso así, su mirada se dirigió a Maou como si estuviese llena de decepciones.

—…por eso, al final, todo está bien mientras puedas tener dinero, ¿eh? Aunque tú… entiendes mis sentimientos…

— La recompensa es importante. ¿Entonces vamos a negociar ahora las condiciones?

Lailah parecía preocupada por la dureza gradual de la actitud de Emi, por lo que no entendía lo que Maou decía, y parpadeó en confusión.

— Y Emi, no sé qué malinterpretaciones tienes. Pero la razón por la que dije esas palabras no fue porque estuviese de tu lado. Solo estuve protestando ante ellos porque no estaba satisfecho con los métodos que esa gente usó.

— ¡Ugh…!

Emi contuvo el aliento, y su expresión ocasionalmente mostraba el hecho de que había recibido un gran shock.

— S-Satán… eh, se que la relación entre tu y Emilia no es buena, pero si la situación lo permite, espero que ambos puedan ayudarme… pero eso, no te excedas…

En ese momento, Lailah se puso nerviosa por primera vez y quiero lograr paz entre Maou y Emi.

— Ya sabes demasiado, ¿entonces porque malinterpretas todo al final, Lailah? Maou interrumpió a Lailah.

— Esta persona y yo tenemos una relación antagónica.

— ¡No tienes que mencionar esas cosas aquí, no de nuevo!

Aunque Maou estaba hablándole a Lailah, Emi fue quien se quejó sin razón alguna, Maou intencionalmente se clavó los dedos en los oídos, y mostró una actitud de ignorar a Emi.

— Entonces, si crees que Emi te seguirá obedientemente luego de haber convencido satisfactoriamente, entonces ese es un gran error.

— ¿Eh?

Tanto madre e hija dijeron eso al unísono, y mostraron unas expresiones de confusión.

Pero Maou las ignoró y siguió hablando.

— Como prerrequisito de mis condiciones contigo, haré una pequeña lista. Como son más realistas que tu vida, no te permitiré rechazarlas.

Maou apuntó hacia arriba luego de terminar de hablar.

— Solo estaré dispuesto a negociar contigo en la habitación 201 del Villa Rosa Sasazuka, y además de nosotros dos, debe haber otros presentes, y la gente que aprobaré a estar presente, son Ashiya, Urushihara, Chi-chan y Acies, quien se fusionó conmigo, la última condición seria que para las situaciones después de esa, es que no hablaré contigo, a menos que estés dispuesta a aceptar esas condiciones.

— ¿E-eso es todo? Si es así, entonces no tengo problemas.

Lailah, quien pensó que Satán haría peticiones irrazonables, pareció un poco decepcionada luego de escuchar ese contenido inesperadamente simple, Maou no pasó por alto esa abertura.

— Oye, Emi, lo escuchaste todo, ¿no?

— ¿Eh?

— ¿Q-qué? ¿Esas condiciones son difíciles de entender…?

— A menos que las condiciones sean cumplidas, no te escucharé en lo absoluto. Si vas en contra de esas condiciones, podemos tratarte como si esto no ha pasado.¿Estará bien?

— C-claro. Algo de este nivel no es gran cosa.

Tras confirmar que Lailah había asentido con una mirada de soslayo, Emi notó que una sonrisa extremadamente vil había aparecido en el perfil de Maou.

Después de eso, Maou abrió su boca y dijo algo muy inesperado.

— Emi, acepto tu invitación a partir de ahora.

— ¿Eh?

— A partir de hoy, vengamos todos los días juntos a casa.

Durante un largo rato después de eso, solo el sonido la complicada respiración de Iron se escuchó dentro de la habitación 101.

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 4 Parte 6 Novela Ligera

 

— ¡¿EHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH?!

Los gritos de Emi y los tres que estaban afuera se escucharon al mismo tiempo.

— ¡M-Maō-sama! ¿Qué le sucede?

— ¿Rey Demonio? ¿Qué te sucedió? ¿Es en serio? ¿No será que tienes fiebre?

— Ma-Ma-Ma-Ma-Ma-Ma-Maou-san di-di-di-di-di-dijo que quiere ir a ca-ca-ca-ca- ca-casa con Yu-Yu-Yu-Yusa-san.

Ashiya, Suzuno y Chiho entraron corriendo con una atmosfera de querer derribar la puerta.

— Cielos, esta sigue siendo una habitación con una persona herida… además que es la casa de Nord.

— ¡¿A quién le interesa eso?! ¡Comparado a la puerta de la habitación de Nord Justina, el problema que usted tiene, Maō-sama, de haberse vuelto loco, es más importante!

— Ashiya, en realidad has dicho eso frente a la Casera-san…

— Ugh, aunque te dije que necesitaba preocuparse por Emilia, ¿qué te ha sucedido en estos días? Aunque nos echaste a Rika-dono y a mí de la tienda hace unos días, ¿qué clase de cambios le han sucedido a tu estado mental?

— Suzuno, si hablas mucho estarías cavando tu propia tumba. Y esas palabras solo me arrastraran a mí, así que cállate.

— Yo, yo, yo, yo estoy muy feliz de que la relación entre Maou-san y Yusa-san hayan mejorado, p-p-p-pero, en lugar de decir que no esperaba que ambos se volvieran más cercanos, es como que ingenuamente creí que eso no sería posible, p-p-pero Yusa-san también es una amiga importante, por lo que si es la elección de Maou-san, entonces yo…

— Chi-chan, Chi-chan, estás sobre actuando. Ya cálmate.

Cuando el trío estaba expresando sus distintos tipos de confusión…

— ¿…..qué….dijiste?

Emi estaba confundida mientras se sonrojaba con furia.

Como Urushihara era la única persona que no se unió a la conmoción, no se sabía si era porque actuar de esa forma era su estilo, o porque Urushihara era el único que entendía las verdaderas intenciones de Maou. No, eso debería haber sido imposible.

De cualquier forma, Maou le dio una palmada a Chiho, cuya expresión facial cambiaba constantemente, y le susurró al oído.

— El horario de trabajo.

— Yo… yo… ¿eh?

— El horario de turnos, trata de recordarlo.

— El horario de turnos, el horario de turnos…. ¿el horario de turnos, te refieres a…?




— El horario de turnos… ¿huh?

Chiho recordó el horario de trabajo del MgRonald en frente de la estación Hatagaya, pero por razones desconocidas, Ashiya gritó tras descubrir las intenciones de Maou antes que Chiho.

— Los días de trabajo de Maō-sama coinciden con los de Emilia.

— Eh… ¡ah!

Antes de refutar la razón por la que Ashiya sabia del horario de trabajo de Maou y Emi, o incluso de todo el MgRonald frente a la estación Hatagaya, tras escuchar eso, Chiho también comprendió las intenciones de Maou.

— Aunque las veces que nos presentamos en el trabajo son distintas, las veces que vamos a casa casi son las mismas. También tenemos los mismos días libres. Después de todo, las mujeres de mediana edad alistándose en las tardes de los fines de semana son muy capaces. En fin, al menos por este mes, la situación de las entregas se mantendrá inestables varios días, por lo que Emi y yo estaremos trabajando con un horario similar.

Usando esta vez en la que Chiho seguía conmocionada, Maou se volvió hacia Lailah.

— Si escucho tus planes en situaciones fuera de estas condiciones, entonces, definitivamente no te ayudaré. Y tu también lo has acordado, por lo que a estas alturas, no permitiré que te lamentes.

Lailah recordó la conversación anterior una y otra vez, en su cabeza.




— Eh, espera…

Y descubrió un hecho importante.

— ¿E-espera, por favor? Con eso, ¿cuándo sería capaz de explicarte la situación?

— Tengo unos cuantos días en los que no tengo turnos. Te haré saber cuáles son esos días de antemano, y podrás venir a la habitación 201 en cualquier día que elijas. Aunque Ashiya y Chi-chan están ocupados con muchas cosas, Urushihara siempre estará en casa, Acies frecuentemente también anda de vaga en la casa de la Casera-san. Siempre y cuando vengas a mi casa cuando estoy libre, me encontraré en una situación en la que pueda escucharte.

— N-no quise decir eso, no quería pedirte, ehh…

Lailah, quien perdió la calma, comenzó a sonrojarse también.

— S-sí tengo que cumplir con esas condiciones…

— Déjame decirte algo primero, cuando estoy trabajando en la tienda, no tengo mucho tiempo para escucharte hablar, y Emi, Suzuno y Alas=Ramus no están incluidas dentro de la lista de personas que permito estén presente.

— E-espera un momento, ¡oye!

— Rey Demonio, ¿estás…?

Maou miró entre la nerviosa Lailah y Emi.

Maou y Emi no escucharían a Lailah cuando estuviesen juntos. Sin embargo, Maou y Emi estarían juntos durante largos periodos de tiempo, y las condiciones enlistadas por Maou no podían ser cumplidas.

Siempre y cuando Emi se moviese junto a Maou, Lailah era incapaz de entrar en contacto con Emi.

Si era así, ¿cómo iba Lailah a negociar con Emi?

Además del Urban Heights Eifuku, no había otras opciones.

— Rey Demonio, espera un momento. Rey Demonio, pero querer que yo haga esto de repente…

— ¿Qué pasa, Emi? ¿Eres el tipo de debilucha que no sería capaz de discutir con su madre siempre y cuando yo no esté contigo? ¿Puedes considerarte una Héroe en esas condiciones?

— ¡C-c-como si eso fuese cierto! ¡¿Por qué sería incapaz de hablar con Lailah una vez que no estés cerca?! ¡Es imposible que ese tipo de cosas suceda!

— Está bien entonces.

— Por supuesto que está bien… ¿eh?

— Ya sea que ambas quieran pelearse o discutir, elijan un lugar donde yo no esté cerca, ¿bien? Ustedes son madre e hija, ¿no?

Emi miró el rostro de Maou, asombrada.

Con esto, Emi fue incapaz de levantar condiciones de necesitar tener a Maou presente durante las negociaciones.

Más que ser incapaz de elegir, era como si tener esa elección existente en su corazón era suficiente para que Emi se sintiera asombrada.

— ¡…te lo demostraré!

— ¿Emilia?

— ¿Puedes hacerlo?

Lailah gritó con sorpresa, y Maou mostró una sonrisa provocadora. Sonrojara, Emi señaló con fuerza a Maou con su dedo índice.

— ¡Soy la Héroe! No necesito pedir prestado tu poder. ¡Algo como negociar es algo que puedo hacer sola, espera y veras! ¡No me menosprecies!

Luego, ella hizo esa declaración.

Aunque Emi no planeaba recortar la distancia con Lailah, ella no quería ser manipulada por Maou, cuando recuperó los sentidos, ella ya había dicho todo eso.

Este no fue el resultado de algún proceso de pensamiento. Todo fue hecho por reflejo.

Pero tras ver la expresión de Emi cuando dijo esas palabras llenas de valentía, hizo que Maou, por razones desconocidas, asintiera con satisfacción.

— Esa es Emi después de todo. Esto aliviado.

Después de decir eso, Maou dejó al grupo asombrado detrás de él, y salió de la habitación 101.

Primero, le preguntó a Shiba, quien estaba esperando fuera:

— ¿Está bien dejar a ese niño en esa habitación?

— Lailah-san dijo que se responsabilizaría de su cuidado, también me esforzaré por estar a su lado.

— Eso sería una gran ayuda.

Después de eso, él se volvió hacia Emeralda y le dijo:




— Sea lo que sea que pase de tu lado, ya no tiene que ver conmigo. Piensa en tus propias soluciones.

— Jojojo~ déjamelo a mí~

Con una enorme sonrisa en el rostro, Emeralda bajó su cabeza ante Maou.

— Apoyaré a Emilia~~ lo mejor que pueda.

— Ya te dije que lo resuelvan por su cuenta.

Luego fue Acies, quien cargaba a Alas=Ramus:

— Visita de vez en cuando, de todas formas eres libre. Emi naturalmente dejará a Alas=Ramus aquí.

— Si.

Acies presionó sus labios y asintió con fuerza.

— Papá…

— No te preocupes. No estoy enojado con Iron. Pero mamá fue golpeada muy duro por él, luego que él se despierte, necesitas decirle a él que se disculpe como es debido, ¿bien?

— ¡….oh!

Al final, Maou le habló a Urushihara, quien vagamente estaba ubicado en las escaleras comunes.

— Oye, ¿qué hay hoy para cenar?

— Eso pregúntaselo a Ashiya.

— Al menos deberías emplear tu habilidad de recordar cosas, ¿ese olor es de sopa de miso y cerdo?

— Preguntas aunque ya lo sabes, en serio, incluso lo haces sonar como si yo fuese un vago.

— Pero ¿cómo hago si realmente lo eres?

Maou se encogió de hombros y tocó una vez la frente de Urushihara.

— Huh~ tengo un mal presentimiento.

— Así es.

Urushihara se levantó y siguió a Maou mientras murmuraba, molesto.

— Maou, ¿estás ayudando a crear las oportunidades entre Emilia y Lailah?¿Crees que serias capaz de distanciarte de los problemas de esa forma?

— ¿Qué?

Maou se volvió, sorprendido, Urushihara aplaudió detrás de su cabeza, suspiró y dijo:

— Si se dificulta luego, entonces será tu culpa.

— ¿Huh?

Maou y Urushihara desaparecieron en el pasillo público mientras hablaban de cosas carentes de contexto.




— Huh, aunque Tía Mi-chan no dijo nada, ¿significa que la renta fue renovada exitosamente?

Amane bostezó con aburrimiento.

— Hm~ eso fue asombroso~ hm. No predije este desarrollo, sí. Gabriel mostró una expresión bastante seria y murmuró, confundido.

— Que hombre tan difícil de entender…

Distraídamente, Nord escuchó cuando la puerta de la habitación 201 se cerró.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios