Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 4: El Rey Demonio Y La Héroe Se Enfrentan A Un Negocio

Parte 3

 

 

Las dificultades que ellos enfrentarían a futuro serian en mal clima, y lo que necesitaría hacerse en los días en que Maou, Kawada y Emi, quienes formaron el núcleo de trabajo durante el primer día, no tuviesen turnos programados.

— Ah… no sé cómo decir esto, pero hacer continuamente algo a lo que no estás acostumbrado es realmente agotador, ¿eh?




— Para mí, como no he tomado llamadas en un largo tiempo, mis hombros me duelen porque estaba demasiado tensa.

Maou y Emi, quienes habían completado sus labores de cierre, se estiraron juntos en el medio de la tranquila calle comercial.

— Ha pasado un largo tiempo desde que vi a muchas personas esta vez. Huh, pero una vez que no tengamos a Kouta, el personal probablemente se tensé mucho después de eso.

— Con Kouta te refieres a Nakayama-san, ¿no? ¿Renunciará?

Aunque ellos sabían que la estudiante de secundaria Chiho había salido de trabajar a las 10 de la noche, como era su primera vez con el servicios de entrega, los turnos de Kisaki y Maou, Kawada, Akiko, Emi y Nakayama Koutaro, quien recientemente había dejado la tienda por una búsqueda de empleo, fueron programadas para terminar 30 minutos antes de la hora de cierre cuando no se tomarían ordenes, lo que sería a las 11:30




— Él va a buscar un empleo permanente. No podemos pedirle a la gente joven que tiene un futuro y no tiene empleo que se queden como trabajadores de tiempo parcial por siempre, ¿no? Incluso así, él es alguien que ha trabajado junto a mi desde que me uní. Él realmente es de confianza durante los turnos, por lo que todos probablemente sienten que no tener a Kouta es una gran pérdida.

— ¿Qué hay de Kawada-san? Recuerdo que ambos tienen la misma edad.

— Kawa-cchi va a encargarse de su negocio familia, por lo que él no renunciará durante el año académico. Siento que puede andar por otras sendas… bueno, ten cuidado cuando regreses… ¿oye?

Justo cuando Maou planeaba empujar a Dullahan II fuera del aparcamiento…

— ¿Qué estás haciendo?

Emi le agarró el borde de su bolso, haciendo que Maou se detuviera con una expresión pétrea.




— Voy a la habitación de Bell para buscar a Alas=Ramus, así que vayamos juntos a casa.

— ¿…qué, otra vez estás con ese fallo tuyo?

Incluso si Maou mostraba una expresión descontenta con todas sus fuerzas, Emi parecía no verse afectada.

— Al ver que ambos volvemos juntos, Alas=Ramus estaría feliz, ¿no? ¿Qué le pasa a Emi últimamente?

Esto ya no era tan simple como una actitud más suave.

Desde esa noche tan terrible, Emi parecía haber cambiado y comenzado a mostrar diversas expresiones en frente de Maou. Esos últimos días, Maou no había visto a Emi mostrar una actitud todopoderosa ante él.

Incluso cuando ella llegó al apartamento en la mañana para entregar a Alas=Ramus al cuido de Suzuno, ella había mostrado una expresión y actitud alegres, haciendo que los miembros del Ejercito Demoniaco se sintieran muy confundidos.

Él no sabía si Chiho había sentido el cambio en Emi.

Chiho, quien siempre había esperado que Emi y Maou se llevaran bien, probablemente estaba ansiosa por ver a Emi haber alcanzado su propio consenso.

Pero Maou, como él no sabía la razón de Emi, o el punto de cambio por llegar a eso por su cuenta, él realmente no podía comprometerse activamente con Emi y recortar su distancia como había sucedido con Suzuno en Ente Isla.

Básicamente, ignorando las razones varías, la Emi que quiera ir a casa con Maou, no era Emi.

— Ella ya debe estar profundamente dormida ahora… ¿hm?

Maou miró su celular con depresión, notó que la pantalla en la parte posterior mostraba que había recibido un mensaje nuevo.

— E-es Chi-chan… ¿quién? ¿Quién envió esto?

Ese mensaje llegó de una dirección que Maou nunca había visto antes. El contenido era solo una frase.

— Por favor, ven a casa inmediatamente después que termines de trabajar.

Era esa frase.

— Oye, Emi, este mensaje parece que también te fue enviado al mismo tiempo.

— Lo sé, lo acabo de ver.

Emi asintió con una expresión pétrea.

— ¿Tienes alguna idea?

— No, aunque no lo sé…

Maou seguía manteniendo una sensación de parecer haber visto esa dirección no registrada en alguna parte.

Aunque era algo que pareció haber sucedido hace mucho tiempo, él tambien recibió ese mensaje junto a un mensaje de Chiho al mismo tiempo.

— Huh, no debería haber mucha personas que puedan enviarnos este mensaje a ambos.

— Es cierto.

— ¿…estás bien?

Maou miró a Emi, quien guardó su celular en su bolso con una expresión pétrea, y preguntó eso.

Él estaba preocupado de que si Emi tenía suficiente margen para enfrentar al remitente, quien probablemente estaba esperando en el apartamento.

— No te preocupes, no pienso tener que ver tu patética apariencia nunca más. Aunque se sintió un poco forzado, Emi asintió con determinación.

— SI un desarrollo ridículo nos aguarda, realmente no lo dejaré ir esta vez.

— No te sobre-esfuerces.

— Cielos, nunca creí que dirías ese tipo de palabras. ¿No le dices esas palabras a la gente débil?

— No te quejes de las palabras que elijo, solo tengo miedo de que no seas capaz de levantarte luego de caer y me des problemas.

Ante la respuesta determinada de Emi, Maou respondió con una risita.

— Aunque no sabemos quien es la otra parte, regresemos vagamente. Emi, voy a comprometerme esta vez. Regresemos caminando lentamente.

— Buena idea. ¿Deberíamos comprar algún Oden en alguna tienda de conveniencia que veamos de camino?

Teniendo una conversación que no sonaba como una que podría tenerse entre un Rey Demonio y una Héroe, no, no como una entre Maou y Emi, ambos caminaron en dirección al Villa Rosa Sasazuka.

Escuchando el roce de las cadenas de Dullahan II, Emi levantó la mirada y dijo:

— Bueno, ¿qué decía el mensaje de Chiho-chan? No lo recibí.

— Parecía ser el mismo contenido.

— ¿Eh?

Maou no se volvió ante la sorprendida Emi y dijo mientras miraba hacia adelante.

— Parece que nos está esperando en el apartamento.

— Oye, oye, esta es realmente una gran bienvenida.

La gente en el pasillo frontal del Villa Rosa Sasazuka que se encontró con Maou y Emi que regresaban, eran Chiho, Ashiya, Suzuno, Emeralda, Amane, Acies, Alas=Ramus (quien era cargada por Acies), Gabriel, Nord y Shiba.

Aunque solamente Urushihara fue quien escapó al rincón del apartamento porque tenía miedo de Shiba, la mayoría de la gente que estaba conectada al Villa Rosa Sasazuka estaba reunida allí.

— ¿Chi-chan, está bien que te quedes hasta tarde?

— Yo le pedí a Sasaki-san que viniera.

— ¿…usted, Casera-san?¿Por qué Shiba pidió especialmente que Chiho fuera allí?

— No tienes que preocuparte de los asuntos de su familia, bajo las direcciones de Mi-chan, ya he organizado todo para que Sasaki Chiho no sea regañada.

— Si algo le sucede a los padres de Chi-chan, te mataré, Gabriel.

Acies, junto a Amane, miró a Gabriel, quien mostraba una actitud frívola.

— Casera-san, ¿usted envió el mensaje?

— Así es, también le envié un mensaje parecido a Yusa-san.

— No recuerdo haberle dicho mi dirección, y… Maou miró a Shiba con ojos entrecerrados.




— Hace tiempo, usted me envió un mensaje una vez, ¿no?

— Así es –Shiba respondió brevemente.

Cuando Urushihara no estaba en Sasazuka, y Chiho no sabía la verdad sobre Maou y los demás, Maou había recibido un mensaje misterioso de advertencia.

El contenido decía principalmente que otras conmociones seguirían ocurriendo después…14

— Sasaki Chiho-san parece ser capaz de usar el Idea Link con su celular como un medio, solo hice algo parecido, aunque ya he establecido contacto con los demás Sefirot en ese tiempo, nadie más ha tenido la libertad de manejar esto y yo he monitoreado Japón por mi cuenta, por lo que no tuve más elección que usar este método.

— Esto está bajo la situación de que usted sabía que veníamos de Ente Isla, ¿no?

Maou suspiró ligeramente.

Esto significaba que Shiba había comenzado a perseguir la existencia detrás de Maou y Emi desde hace mucho tiempo.

— Bueno, ¿por qué nos están dando esta gran bienvenida?

— La situación ha cambiado. Amane fue quien respondió.

— Tía Mi-chan y yo ya no podremos ser capaces de mantenernos de tu lado de forma unilateral.

— ¿Qué sucede?

— Lo sabrás cuando entres.

14 N.T: Por lo visto, esta parte contradice al anime, pues en el anime, Shiba le dice las cosas a Maou, Ashiya y Emi en persona. Aunque no he leído el volumen 1, probablemente ese haya sido un cambio con respecto a la novela ligera.

Amane apuntó a la habitación 101.

— Necesitamos que tu y Yusa-chan, que ambos, la escuchen.

— Y si nos rehusamos.

— Entonces Tía Mi-chan y yo intentaremos reunir a toda nuestra familia y perseguirlos sin piedad a todos ustedes, quienes podrían causar problemas a la Tierra, y devolverlos a Ente Isla.

El tono de Amane era serio.

— Por el contrario, siempre y cuando ustedes dos estén dispuestos a tolerar dormir después un poco, y entrar a la habitación 101 a oírla, no haremos nada. Huh, solo trátenlo como una fecha de renovación del contrato de arrendamiento.

— Ustedes son quienes están haciendo todo el dialogo.

Maou frunció el ceño y respondió con un encogimiento de hombros.

— ¿Solo tenemos que escucharla, cierto?

— Si. ¿Verdad, Tía?

— Si.

Shiba asintió ante la pregunta de Amane.

— Ella también está cargando el mundo en su espalda, ella sola, ella no debería cometer más errores esta vez.

— Ir por la senda equivocada aun cuando se lleva una carga pesada, no me atreveré a cantarle elogios.

Luego que Maou murmurara eso para sí mismo, él palmeó el hombro de Emi, quien estaba a su lado.

— Vamos.

—…si.

Aunque Emi tenía una expresión de piedra, el peligro que ella emitió en la habitación medica de Urushihara ya no podía sentirse.

— Maou-san, Yusa-san.

— Maō-sama, tenga cuidado.

— Trátalo como una petición de parte mía, no dejes que la situación se desarrolle al punto de que tenga que trabajar.

— Rey Demonio, Emilia, en caso de que algo vaya en contra de lo que hay en sus corazones, dejen de escuchar.

Chiho, Ashiya, Urushihara y Suzuno se dirigieron a ambos respectivamente.

— Papá…

Alas=Ramus, siendo cargada por Suzuno, dijo algo extraño al final.

— No puede… regañar a la gente, ¿bien?¿De que tenía miedo Alas=Ramus?

Aunque Alas=Ramus ya debería entender que Emi había mostrado una actitud ruda hacia Lailah, ella no parecía preocuparse por eso.

En fin, siempre y cuando ellos abrieran esa puerta, lo comprenderían todo. Maou tomó el pomo de la habitación 101, la cual acababa de ver en la mañana, y, luego de abrir la puerta, notó que las luces estaban encendidas.

Por otro lado…

— ¿Q-qu…?

— E-esto es…

La escena que apareció no fue una que Maou y Emi esperaban.

— Lamento haberlos hecho venir a esta hora, por favor, entren y siéntense.

Maou y Emi no escucharon las instrucciones de Lailah y solo se quedaron de pie en el porche de forma asombrada.

Ellos habían supuesto que Lailah estaba en la habitación 101, incluso si su cabello seguía siendo purpura, eso no era nada de qué preocuparse.

El problema era el jovencito que estaba durmiendo en el futón junto a Lailah.

Maou y Emi reconocieron al chico, quien tenía un mecho de cabello rojo entre su cabellera negra.

Pero la apariencia de ese chico era distinta de la que ellos recordaban. Su color de piel se había tornado marrón oscuro.

No tenía rastros de haber sido bronceada por el sol. Al igual que el metal que ha sido sumergido en agua durante un largo tiempo, una capa de lo que parecía oxido envolvía su cuerpo.

La única zona que tenía el mismo color de piel que ellos recordaban era el brazo derecho que no estaba cubierta por el futón.

— ¿Iron…?

Maou dijo el nombre del chico que estaba durmiendo en el futón? La personificación del Sefirá ‘Geburah’: Iron.

La primera vez que Maou lo vio fue cuando el Capitán Malebranches apareció junto con él, luego de eso, Ashiya también había visto a Raguel y Kamael comandarlo.

Pero cuando Maou estuvo luchando con los ángeles en Afsahan, él no vio rastros de Iron, y luego de derrotar a los ángeles, nadie supo de su paradero.

— Amane-san y Shiba-san lo encontraron esta tarde.

Las palabras de Lailah hicieron que Maou analizara la habitación 101 como si hubiese comprendido algo, y en la esquina de la habitación, Maou descubrió las bolsas vacías de papel de MgRonald, las cuales él había llevado en la tarde, todas atadas juntas y lanzadas en la bolsa de la basura.

— Es así. Le pedí a esa persona que ayudara a ordenar la comida, la cual era para que este niño comiera.

— Parece muy débil, ¿realmente le dejaste comer comida rápida en ese estado?

No era extraño que Maou sonara como si reprochara, pero la expresión de Lailah no parecía particularmente nerviosa.

— A Acies y Alas=Ramus parece gustarles comer mucho. De hecho, ambas fueron las que recomendaron mucho esto, por lo que, si las niñas del Sefirá dicen eso, yo creí que no debería haber problemas.

— Incluso así, los efectos del cuerpo tras comer demasiado…

— Y él no está débil. Aunque perdió fuerza física por haber luchado con Amane- san, la razón de su sufrimiento actual es cerca de comer demasiado. Porque este niño se comió todo eso él solo.

— ¿Eh?

En ese momento, Maou y Emi, quienes sabían cuánto había ordenado Nord, soltaron sonidos de sorpresa al mismo tiempo.

— ¿Todos los Sefirot tiene un agujero negro en lugar de estómago? ¿Podría ser que Alas=Ramus también…?

— ¡E-eso no sucederá! ¡Además, eso no es lo importante ahora! ¡¿Qué negocios tienes con nosotros?!

Incluso si ellos estaban un poco nerviosos mientras pensaban en el futuro de Alas=Ramus, Emi gritó con el fin de interrumpir al aturdido Maou.

— Tenemos que trabajar mañana, si tienes algo que decir, entonces dilo de inmediato, y lo más simple que puedas.

Lailah pareció haber sido sacudida por el tono serio de Emi y asintió con una expresión agitada.

— Cuando hablas de mí, es inevitable hablar sobre este niño… Emilia. Lailah llamó a su hija con un tono de voz débil y ligeramente ahogado.

— No digas mi nombre así como así.

La hija, quien sintió una emoción de duda muy sensible, interrumpió a su madre.

Luego que Lailah suspirada de forma muy solitaria, ligeramente acarició el cabello de Iron.

— La verdadera identidad de la sombra negra que atacó el tren de la Línea Fukutoshin, en el cual tú y Sasaki Chiho-san estaban, es este niño.

— ¡!

Maou y Emilia contuvieron la respiración al mismo tiempo.

— Satán, este niño huyó cuando resolviste la conmoción de Afsahan porque no quería entrar en conflicto con Alas=Ramus. Aunque él decidió seguir a los ángeles por su cuenta, él no podía aceptar luchar con sus camaradas Sefirot. Por eso, huyó. Incluso si no son muchas, aún hay personas que saben que este niño está en Japón.

— Es lamentable. ¿No fue atrapado por la red que la Casera estableció?

— Shiba-san notó de inmediato que Iron había venido. Sin embargo, Iron ya había comenzado a mutar, por lo que era muy difícil seguir sus movimientos, Emilia, la sombra negra que viste, fue el estado del Sefirá que ha perdido el control luego de perder de vista su trabajo de proteger el mundo. Las características del metal blandido por el Geburah fueron expresadas notablemente y el resultado que obtuvo fue un cuerpo lo suficientemente duro para desviar a la Evolutiva Espada Sagrada, Better Half. Incluso cuando su consciencia estaba erosionando lentamente por las características metálicas, él fue atraído por la reacción del Sefirá más cercano a él.

—…entonces, este chico que parece un personaje de un comic americano, ¿cómo está relacionado a lo que quieres decir?

— ¿No lo sabes?

Lailah dijo eso con una expresión lamentable.

— Alas=Ramus y Acies posiblemente terminen como Iron.

Si fuesen esas dos personas que comprendían la situación de los Sefirot en Ente Isla, habrían aceptado las palabras de Lailah como si nada, pero Maou no fue engañado.

— Emi y yo ya nos hemos convertido en eso que llaman ‘Yadorigi’, ¿no? Incluso así, ¿Alas=Ramus y Acies podrían terminar como Iron?

— La existencia de los Sefirot que han elegido a un Yadorigi son más estables, sin embargo, una vez que el Yadorigi sea inestable al usar su habilidad, y el Yadorigi muera, esos niños volverán a estar solos, además, ellos también podrían tomar la decisión de abandonar a su Yadorigi, por lo que no es completamente imposible terminar como Iron. El conocimiento que es capaz de guiar a esos niños no ha estado en su mundo.

Incluso si los términos problemáticos aparecían, Maou ignoraba intencionalmente ese punto y seguía con sus preguntas.

—…entonces, ¿esto es lo que quieres decir, no? Si no deseas que Alas=Ramus y los demás terminen así, tenemos que actuar de acuerdo a lo que dices, ¿ah?

Lailah sacudió su cabeza antes las palabras desafiantes de Maou.

— Aunque la forma de expresarlo es distinta, incluso si quiero decir exactamente las mismas cosas que antes, aún sigo siendo completamente ignorada por ustedes. Satán, Emilia, había planeado hacer uso de su amor hacia el ‘Yesod’, y creí que hacerlo era lo más natural de hacer.

Lailah enderezó su postura en el tatami, miró fijamente a ambos a los ojos y habló:

— Por eso, no planeo que me escuchen hoy. Solo quiero confiarles el ‘trabajo’ a ustedes.

— ¿Trabajo?

Lailah sacudió su cabeza y sacó varios papeles A4 que había preparado de antemano.

— Esta es la vista general del plan de negocios, las reglas de recompensa y el boceto del contrato.




Maou finalmente se miraron entre sí.

Ellos no pudieron sentir esa atmosfera ingenua que Lailah mostró el día que se presentó en el hospital donde estaba Urushihara, y se sentó formalmente ante ellos con una expresión determinada.

— Solo quiero confiarles una cosa. Que estén junto a mí, espero que ambos puedan restaurar Ente Isla al estado que se supone que deba estar, prometo que les pagaré las recompensas correspondientes y no les heriré sus situaciones actuales.

— ¿Q-qué estás diciendo?

— Claro, no tienen que prometérmelo ahora. No, en lugar de eso, espero que ninguno lo prometa, deseo tener una negociación profunda con todos ustedes hasta que las condiciones que los satisfagan a todos sean logradas, claro, si aún no están contentos con las condiciones que haya propuesto, está bien si les parece bien rechazar esto.

Maou y Emi sabían muy bien que la determinación dentro de las palabras e Lailah era notablemente distinta a la de antes.

—…entonces, si elegimos rechazarla, ¿qué piensas hacer?

Lailah sacudió su cabeza en respuesta a la voz temblorosa de Emi.




— Si no están dispuestos a aceptarla, entonces no habrá necesidad de preocuparse de lo que suceda luego. Aunque decir eso suena sarcástico, ninguno de ustedes tendrá tiempo de preocuparse de lo que suceda tras decidir no firmar el contrato, ¿cierto?

— Ya veo, es cierto.

A diferencia de la vacilante Emi, Maou asintió calmadamente y se volvió para mirar al otro lado de la puerta del porche cerrada.

— Esta es una idea a la que Gabriel te ayudó a llegar, ¿cierto?

— No.

Lailah sacudió su cabeza.

— Eres tú, Satán.

— ¿Huh?

— ¿Eh?

No solo Maou, Emi también quedó sorprendida por lo que Lailah dijo.

— No recuerdo lo que pasó después de que yo entrara al túnel subterráneo, cuando desperté, ya me encontraba aquí. Justo cuando quería levantarme porque tenía sed… Satán, escuché tu voz.

Maou bajó su cabeza de forma derrotada.

— Desde cuando…

— Desde la parte del metal.

Maou se retorció para agarrarse la cabeza con ambas manos.

— Hasta ese momento, no sabía cuán estúpidas y débiles fueron mis acciones. Aunque ambos ya eran distintos de lo que conocía, y se convirtieron en adultos asombrosos, aun confió erráticamente en el hecho de que he vivido mucho y no los he visto como existencias iguales.

Incluso si su voz y labios temblaban, Lailah no desvió la mirada.

— Si ambos están dispuestos a escucharme, basándose en sus deseos, añadiré otras condiciones para lo mejor de mi capacidad, aunque no puedo ayudar a Satán a conquistar los mundos, siempre y cuando se encuentre dentro del límite del sentido común.

— ¿Y que se considera dentro del límite del sentido común?

— ¿No es obvio?

Lailah respondió la pregunta de Emi con indiferencia.

— No dudaré incluso si tengo que pagar con esta vida. Emi contuvo la respiración.

— Emilia, te hice cosas que son imperdonables incluso como una persona o como tu madre, incluso si me matas, eso compensaría todas las adversidades que experimentaste hasta ahora. Incluso así, si quieres mi vida, seguiría feliz de entregarla.

— ¿Ugh?

Lailah ofreció proactivamente su propia vida, haciendo que Emi dudara grandemente, ella solo recuperó los sentidos luego que Maou le diera una palmada en la espalda. Cuando Emi levantó la mirada, ella vio la expresión de descontento en Maou.

— No te lo tomes en serio, idiota. Maou confortó a Emi.

— Hay un límite para el sofismo. No uses suposiciones imposibles para exagerar más el tema.

— Pero, lo digo en serio, solo quiero expresar que estoy mentalmente preparada para ese extremo. Cuando todos quieran que yo realmente muera, definitivamente me desharé de muchos obstáculos y aceptaré el acuerdo.

Aunque fue dicha de forma exagerada, al contrario, significaba que ella estaba dispuesta a realizar grandes compromisos para las ‘recompensas dentro del sentido común’ bajo el valor de la vida.

— ¿Por qué estas dispuesta a ir tan lejos…?

— Porque quiero proteger Ente Isla, quiero proteger el futuro que vive en ese mundo tan hermoso, esa es parte de la razón.

La respuesta de Lailah fue simple.

— La otra mitad es castigar a los que han pecado. Maou no preguntó a qué se refería Lailah.

En lugar de eso, él respondió:

— De acuerdo.

— ¿Eh?

— He decidido entrar en negociaciones contigo primero.

— ¿En serio? ¡Satán!

— ¡Rey Demonio! ¿En qué piensas?

Lailah se levantó alegremente, en cuanto a Emi, ella dejó escapar un tono de reproche y planeó agarrar a Maou por la camiseta.

— Pero antes de negociar contigo, tengo que aclarar algunas cosas primero… oye, Emi, suelta.

— Te estoy preguntando en qué piensas.

— Por eso voy a decirlo ahora, ¿bien? Suelta. Oye, la camiseta se arrugará así. Emi se quejó, escuchó a Maou y lo soltó.

Incluso así, su mirada se dirigió a Maou como si estuviese llena de decepciones.

—…por eso, al final, todo está bien mientras puedas tener dinero, ¿eh? Aunque tú… entiendes mis sentimientos…

— La recompensa es importante. ¿Entonces vamos a negociar ahora las condiciones?

Lailah parecía preocupada por la dureza gradual de la actitud de Emi, por lo que no entendía lo que Maou decía, y parpadeó en confusión.

— Y Emi, no sé qué malinterpretaciones tienes. Pero la razón por la que dije esas palabras no fue porque estuviese de tu lado. Solo estuve protestando ante ellos porque no estaba satisfecho con los métodos que esa gente usó.

— ¡Ugh…!

Emi contuvo el aliento, y su expresión ocasionalmente mostraba el hecho de que había recibido un gran shock.

— S-Satán… eh, se que la relación entre tu y Emilia no es buena, pero si la situación lo permite, espero que ambos puedan ayudarme… pero eso, no te excedas…

En ese momento, Lailah se puso nerviosa por primera vez y quiero lograr paz entre Maou y Emi.

— Ya sabes demasiado, ¿entonces porque malinterpretas todo al final, Lailah? Maou interrumpió a Lailah.

— Esta persona y yo tenemos una relación antagónica.

— ¡No tienes que mencionar esas cosas aquí, no de nuevo!

Aunque Maou estaba hablándole a Lailah, Emi fue quien se quejó sin razón alguna, Maou intencionalmente se clavó los dedos en los oídos, y mostró una actitud de ignorar a Emi.

— Entonces, si crees que Emi te seguirá obedientemente luego de haber convencido satisfactoriamente, entonces ese es un gran error.

— ¿Eh?

Tanto madre e hija dijeron eso al unísono, y mostraron unas expresiones de confusión.

Pero Maou las ignoró y siguió hablando.

— Como prerrequisito de mis condiciones contigo, haré una pequeña lista. Como son más realistas que tu vida, no te permitiré rechazarlas.

Maou apuntó hacia arriba luego de terminar de hablar.

— Solo estaré dispuesto a negociar contigo en la habitación 201 del Villa Rosa Sasazuka, y además de nosotros dos, debe haber otros presentes, y la gente que aprobaré a estar presente, son Ashiya, Urushihara, Chi-chan y Acies, quien se fusionó conmigo, la última condición seria que para las situaciones después de esa, es que no hablaré contigo, a menos que estés dispuesta a aceptar esas condiciones.

— ¿E-eso es todo? Si es así, entonces no tengo problemas.

Lailah, quien pensó que Satán haría peticiones irrazonables, pareció un poco decepcionada luego de escuchar ese contenido inesperadamente simple, Maou no pasó por alto esa abertura.

— Oye, Emi, lo escuchaste todo, ¿no?

— ¿Eh?

— ¿Q-qué? ¿Esas condiciones son difíciles de entender…?

— A menos que las condiciones sean cumplidas, no te escucharé en lo absoluto. Si vas en contra de esas condiciones, podemos tratarte como si esto no ha pasado. ¿Estará bien?

— C-claro. Algo de este nivel no es gran cosa.

Tras confirmar que Lailah había asentido con una mirada de soslayo, Emi notó que una sonrisa extremadamente vil había aparecido en el perfil de Maou.

Después de eso, Maou abrió su boca y dijo algo muy inesperado.

— Emi, acepto tu invitación a partir de ahora.

— ¿Eh?

— A partir de hoy, vengamos todos los días juntos a casa.

Durante un largo rato después de eso, solo el sonido la complicada respiración de Iron se escuchó dentro de la habitación 101.

— ¡Bueno, finalmente está comenzando!

Ante la orden de Kisaki Mayumi, todos los empleados del MgRonald frente a la estación Hatagaya enderezaron sus posturas.

— ¡Aunque hemos encontrado muchas dificultadas, hoy, la tienda frente a la estación Hatagaya finalmente operará de forma oficial con la reputación de ofrecer servicios de entregas!

Las cartas estaban echadas.

Desde hoy a las 10 de la mañana, la tienda frente a la estación Hatagaya ofrecería de forma oficial los servicios de entrega.

Tres GYRO ROOFs para los servicios de entregas habían sido colocados en la tienda.

En la montura de la moto, la cual estaba pintada completamente de rojo, el logo brillante de MgRonald parecía muy vibrante.

— En cuanto a los empleados responsables de las entregas en este día tan memorable, espero que puedan recordar lo aprendido durante el entrenamiento, y mejorar sus labores con todas sus fuerzas.

— ¡Entendido!

Todos los empleados en el turno matutino respondieron al unísono.

Los empleados que fueron elegidos para estar a cargo de los servicios a domicilio de la tienda en frente de la estación Hatagaya para el primer día fueron Maou y Kawada.

Emi estaba a cargo de manejar las ordenes telefónicas, y Kisaki apoyaría todos puestos dependiendo de la situación.

En otras palabras, si ellos recibían cuando Maou y Kawada estaban entregando órdenes, Kisaki personalmente haría la entrega, claro, cuando no hubiese órdenes a ser entregadas, Maou, Kawada y Emi tendrían que ayudar a realizar las tareas normales.




Como era el primer día, incluso Maou y Kawada tenían expresiones nerviosas.

La Entrega Feliz de la tienda en frente a la estación Hatagaya era distinta de los servicios de entrega anteriores. Había características de experimentación involucradas y el número previsto de órdenes era mayor al de los servicios de entregas normales.

Aunque Kisaki naturalmente tenía expectativas para que Emi fuese la operadora a cargo de las órdenes a domicilio, ninguno de los empleados que para las Entregas Felices de MgRonald del pasado, ellos no aceptaban ordenes telefónicas.

Para las Entregas Felices de MgRonald del pasado, ellos tenían que visitar la página web en internet o na aplicación en los Slimphone para realizar sus órdenes, luego, esta elegiría automáticamente la tienda más cercana que pudiese proveerles la entrega, y responsabilizarla de la misma.

Sin embargo, Kisaki sentía que no sería suficiente depender de ello.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios