Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 4: El Rey Demonio Y La Héroe Se Enfrentan A Un Negocio

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 4 Parte 1 Novela Ligera

 




— ¡Bueno, finalmente está comenzando!

Ante la orden de Kisaki Mayumi, todos los empleados del MgRonald frente a la estación Hatagaya enderezaron sus posturas.

— ¡Aunque hemos encontrado muchas dificultadas, hoy, la tienda frente a la estación Hatagaya finalmente operará de forma oficial con la reputación de ofrecer servicios de entregas!

Las cartas estaban echadas.

Desde hoy a las 10 de la mañana, la tienda frente a la estación Hatagaya ofrecería de forma oficial los servicios de entrega.




Tres GYRO ROOFs para los servicios de entregas habían sido colocados en la tienda.

En la montura de la moto, la cual estaba pintada completamente de rojo, el logo brillante de MgRonald parecía muy vibrante.

— En cuanto a los empleados responsables de las entregas en este día tan memorable, espero que puedan recordar lo aprendido durante el entrenamiento, y mejorar sus labores con todas sus fuerzas.

— ¡Entendido!

Todos los empleados en el turno matutino respondieron al unísono.

Los empleados que fueron elegidos para estar a cargo de los servicios a domicilio de la tienda en frente de la estación Hatagaya para el primer día fueron Maou y Kawada.

Emi estaba a cargo de manejar las ordenes telefónicas, y Kisaki apoyaría todos puestos dependiendo de la situación.

En otras palabras, si ellos recibían cuando Maou y Kawada estaban entregando órdenes, Kisaki personalmente haría la entrega, claro, cuando no hubiese órdenes a ser entregadas, Maou, Kawada y Emi tendrían que ayudar a realizar las tareas normales.




Como era el primer día, incluso Maou y Kawada tenían expresiones nerviosas.

La Entrega Feliz de la tienda en frente a la estación Hatagaya era distinta de los servicios de entrega anteriores. Había características de experimentación involucradas y el número previsto de órdenes era mayor al de los servicios de entregas normales.

Aunque Kisaki naturalmente tenía expectativas para que Emi fuese la operadora a cargo de las órdenes a domicilio, ninguno de los empleados que para las Entregas Felices de MgRonald del pasado, ellos no aceptaban ordenes telefónicas.

Para las Entregas Felices de MgRonald del pasado, ellos tenían que visitar la página web en internet o na aplicación en los Slimphone para realizar sus órdenes, luego, esta elegiría automáticamente la tienda más cercana que pudiese proveerles la entrega, y responsabilizarla de la misma.

Sin embargo, Kisaki sentía que no sería suficiente depender de ello.

Ella pareció haberle gritado al Gerente de Área: ‘¡La tienda en frente de la estación Hatagaya ha mantenido conexión directa con el lugar y la calle comercial,¿cómo podríamos no permitirles a las personas llamar directamente a la tienda y ordenar?!

Sin importar cuán común fuese el internet en la época BOOM de los Slimphone, un cliente preferiría utilizar los métodos tradicionales aun existentes. Kisaki creía que si la entrega era limitada solamente en órdenes de internet, las oportunidades de negocio en el área se perderían.

— La tradición de ‘para llevar’ construida por las tiendas de soba, tiendas de comida china, y pizzerías y puestos de sushi durante más de 10 años aún sigue aferrada en los corazones humanos. La información personal tiene que ser entrada cuando se ordena mediante aplicaciones y sitios web, y comparado a la posibilidad de navegar por internet de forma incorrecta cuando se ordena, seria abrumadoramente más simple ordenar mediante los teléfonos y decir directamente lo que se quiere. Pensando en esa gente joven que en el futuro solo usará el internet es una ilusión que se pierde en los pensadores. Sin limitarse a los jóvenes, los consumidores siempre elegirán el método más simple en ese momento.

Kisaki dijo eso:

— Y en un futuro de diez años, donde la tasa de clase baja se haga más y más seria, necesitaríamos elegir a la generación que no está familiarizada con el internet. Incluso si toda la red de comunicación llega a ser consolidada en el internet, si olvidamos a esos clientes que están satisfechos con los sistemas tradicionales, incluso el futuro que ellos vieron en un principio se tornaría oscuro.
Emi pudo entender eso personalmente.

Cuando ella proveía servicios de dudas en Docodemo, las preguntas de la gente de mediana edad y ancianos tomaban un gran porcentaje de su base de clientes total.

Por eso, si el negocio no estaba restringido por el concepto de que solo los jóvenes comen hamburguesas, habría un impacto positivo en el futuro.

— Por supuesto, los trabajos además de los servicios de entrega también son importantes, por eso espero que todos luchen con el mismo estándar elevado de siempre. ¡Bueno, dispérsense!

Bajo la orden de Kisaki, con el fin de preparar el menú mañanero, todos los empleados se dispersaron para volver a sus posiciones.

— Que nostálgico.




Emi se colocó los auriculares que le otorgaron, y mientras ajustaba la posición de su micrófono, se sentía que sus emociones también brotaban al mismo tiempo.

Al igual que Emi, comenzando el día, independientemente de si estaban a cargo del café en el segundo piso, la cocina o el salón principal, todos los empleados tenían que colocarse auriculares por un periodo de tiempo.




Con el incremento en el número de empleados, la cantidad y variedad de trabajo también incrementaba rápidamente. Con el fin de entregar rápidamente la información, ellos llevaban eso en su equipo.

Cada vez que Emi veía el micrófono cerca de su boca, ella tenía una fuerte sensación de ‘estar trabajando’ más que antes.

Entre todos los auriculares que los empleados tenían que usar, solo el de Emi era un modelo especial que podía tomar órdenes mientras contestaba llamadas.

La dirección del cliente, número telefónico, y otros detalles tenían que ser registrados en el computador durante la entrega, usando un teléfono normal no sería acorde en términos de eficiencia o de interacción con el cliente, por lo que Kisaki le entregó específicamente ese modelo.

Además, este auricular era una ventaja importante cuando se comunicaba con los empleados que estaban llevando a cabo sus órdenes.

No había sistema de navegación en las motocicletas de entrega, y no todos los empleados estaban familiarizados con las áreas cercanas. Por lo que honestamente, con el fin de prevenir que los empleados se pierdan y retrasen la entrega, ellos necesitan ser capaces de permitir a la tienda que les den instrucciones cuando circunstancias inesperadas se presenten.

Aunque había un método de usar las aplicaciones de mapa de los Slimphone, no todos los empleados tenían un celular así.

Dependiendo del número de órdenes a entregar, ellos también tenían que considerar contratar empleados especializados solamente en entregas.

Los empleados tendrían que comprender la situación de la tienda a la que pertenecían, y cada tienda necesitaba tener unos cuantos empleados veteranos, los cuales fuesen capaces de realizar todas las tareas.

Basándose en esta creencia de Kisaki, todos los empleados terminarían pasando una ronda de todas las tareas.

— Saemi, ¿puedes oírme?

— ¡…ah, sí!

La voz de Kisaki fue oída desde el auricular, pero Emi solo respondió tras una pausa.

Ella no pudo reaccionar de inmediato debido al método de dirigirse a ella, al cual no estaba acostumbrada.

— Durante tu demostración en el periodo de entrenamiento, eres la persona que más encaja en esta posición. Eres la única persona que tiene la habilidad suficiente para comandar al personal de entrega en el primer día. Por hoy, cuento contigo.

— Entiendo. Me esforzaré para cumplir con sus expectativas.

— Cuento contigo.

Kisaki mostró pulgares arriba a Emi desde cierta distancia para animarla, y esta última sonrió en respuesta.

***

 

 

La ceremonia conocida entre los empleado como ‘Nombramiento Sagrado’ (darle un apodo), la cual representaba la ‘graduación del periodo de entrenamiento’ ocurrió repentinamente el día después de ‘ese día’.

El cual fue el día después de la noche en la que Emi dijo anormalmente palabras deprimidas a Maou.

Inesperadamente, Emi no se lamentó en lo absoluto, y recibió la mañana de una forma extrañamente alegre.

Luego, mientras llegaba al trabajo antes del periodo del desayuno, soportando la expresión descontenta de Maou, ella se colocó el uniforme de MgRonald, al cual ya se había acostumbrado a usar y se dirigió al salón principal…

— Buenos días, Saemi.

Kisaki, quien pareció acercarse a Emi, la saludó con una sonrisa.

— N-nos días…

Como fue repentino, la expresión de Emi solo pudo describirse como nerviosa.

— Yusa-san, ¿no será que tu entrenamiento ha terminado?

— ¿Eh?

La empleada superior que le habló a Emi era tan experimentada como Maou y Kawada, Ooki Akiko con el apodo de Aki-chan.

— Kisaki-san se dirigió a ti con un apodo, ¿no?

— ¿Eso se considera un apodo?

— Si.

Akiko dijo eso con una sonrisa como si pensara que era asombroso.

— Al principio, todos tuvieron una expresión así, porque todo fue repentino, hasta yo me sorprendí la primera vez.

— Oh…




Justo cuando Emi no comprendía la situación, Kawada se le acercó.

— En nuestra tienda, siempre y cuando Kisaki-san se dirija a ti con un apodo, significa que todos los empleados pueden trabajar de forma independiente, este es nuestro consenso común, ¿cómo te llamó?

— Uh, ehhh…

Como fue repentino, Emi no pudo recordarlo de inmediato.

— Parece que… oh, sí, ella me llamó Saemi…

— Ohh.

Luego de eso, Kawada y Akiko mostraron una expresión de sorpresa.

— Se siente uno bastante raro.

— Hm, pero pensándolo con cuidado, el nombre completo de Yusa-san tiene cuatro silabas, por lo que en lugar de separar forzadamente el apellido y el nombre, sería más cómodo dirigirse a ella de esa forma.

Incluso si Emi estaba sorprendida de que sus senpai, quienes discutían grandemente sobre ese apodo repentino, ella inmediatamente notó una gran oportunidad.

— Saemi, la calidad de solución en inventario para el té Oolong está baja hoy, se cuidadosa que la luz no se encienda durante las horas pico, ¿bien?

— Saemi, por favor, limpia la Nº 10.

— Saemi, esta es la segunda vez que colocas la bandeja de forma equivocada, es más fácil cometer errores cuando se está ocupado, así que presta atención, por favor.

El método de hablar de Kisaki obviamente había cambiado.

Antes de hoy, Kisaki siempre se había dirigido a Emi como Yusa-san, y siempre usaría un tono más respetuoso cuando daba instrucciones o guías, pero ahora, se había convertido en el mismo tono que usaba con Maou, Chiho y Kawada.

Aunque el tono había cambiado, las instrucciones o guía de Kisaki no se tornaron más rudas o irrazonables por eso.

Emi le preguntó a Akiko por reflejo.

— Ah~ esta es solo mi deducción.

Con esa frase de abertura, Akiko comenzó a dar su opinión.

— ¿No hay muchas tareas difíciles en la industria de alimentos y bebidas? Por eso, algunas personas podrían resignarse durante el periodo de entrenamiento. Kisaki probablemente actúa de esa forma con el fin de evitar darle a la gente una mala impresión durante este tiempo. En lugar de ser más casual durante el entrenamiento, ser más detallada daría una mejor impresión.

Esta forma de pensar fue muy convincente.

— Es cierto, no lo habría notado si no lo mencionas, fue así durante mi tiempo también.

Kawada pareció haber recordado sus días de novato, y asintió repetidamente ante los pensamientos de Akiko.

— Sin importar qué, por lo que sé, la última persona que obtuvo rápidamente un apodo tuvo que ser antes de Chi-chan. Creo que luego que el entrenamiento termina, el pago por hora debe ser mayor que antes. Parece que tampoco puedo perder.

Akiko sonrió alegremente, pero Emi no pudo evitar sentirse nerviosa.




***

 

Desde ese día, casi la mitad de los empleados comenzó a dirigirse a Emi como ‘Saemi’.

Chiho y Kawada parecieron usar su forma anterior de dirigirse a ella como lo hacían antes, por lo que la llamaban ‘Yusa-san’.

Luego…

— Disculpe, puede alguien ir abajo y verificar si hay algún repuesto de cepillos de limpieza, el que está arriba está muy dividido y no puede usarse.

— Bien, voy a buscar. Si hay uno, lo llevaré.

— Emi… o-oh.

Solo Maou se dirigía a ella como siempre, Emi.

Al oír la respuesta de Maou, la cual contenía sentimientos complejos, a través de los auriculares, Emi sonrió naturalmente por razones desconocidas.

Aunque la actitud de Maou hacia Emi dentro y fuera de la tienda era casi la misma, tal como antes, ella intencionalmente enfrentaba a Maou tal y como lo haría al tratar a un senpai.

Maou era uno de los veteranos raros entre los empleados, por lo que, si Emi al entrar a la tienda, lo hubiese tratado con la actitud que usaba cuando no estaba allí, definitivamente habría hecho que la gente se incomodara por ello.

Quizá porque él sabía eso, Maou no emitió quejas en particular sobre la actitud de Emi, pero aún se sentía como si tuviese bastantes emociones complejas por ello.

Increíblemente, cuando Emi se acababa de unir, ella medio actuaba cada vez que trataba a Maou como senpai. Aunque ella no se sintió irritada cuando Maou aprovechó la oportunidad para mostrar un acto de superior, desde esa noche, por razones desconocidas, Emi era capaz de actuar naturalmente con Maou.

O para ser más precisos, ella se tornó capaz de enfrentar honestamente a Maou con su posición como kouhai.

— Ujojojojojo.

— ¿Q-qué sucede, Aki-chan?

Al ver a Emi seguir las instrucciones de Maou de buscar los cepillos de limpieza para la máquina, Akiko dejó escapar una risa extraña, asustando un poco a Kawada.

— No es nada, es solo que siento que Saemi también se ha acostumbrado mucho a este lugar, ¿no crees?

Akiko comenzó a dirigirse rápidamente a Emi con su apodo.

— Por otro lado, Maou-san recientemente ha comenzado a actuar un poco fuera de lo natural, es muy interesante.

— Ah… no los entiendo a veces. Aunque se siente que Yusa-san se ha tornado más relajada últimamente…

Desde el punto de vista de Kawada, hasta hace unos días, Emi había estado llevando muchos problemas pesados, pero estos últimos días, ella ya no parecía tener un aire tenso a su alrededor.

— Maou-san, Chi-chan y Saemi, ellos son originalmente amigos, ¿no? ¿Lo notaste, Kawada? Chi-chan también se ha tornado bastante interesante últimamente.

— ¿Cómo debería ponerlo? Siento que tú pareces tener algunos pensamientos inútiles, Aki-chan.

— Kawa-cchi, deberías verlo también, ¿no? Cielos, estos últimos días, cuando Chi-chan ve a Maou-san y a Saemi hablar, su expresión facial se vuelve extraña.

— ¿Qué tan extraña?

— Primero, ella mostraba una sonrisa maternal, luego mostraba una expresión pensativa como la de un científico con algunas dudas, luego se tornaba tan pálida como la de una persona que viese a un fantasma.

— Ah…

Kawada asintió vigorosamente para estar de acuerdo con Akiko, y mostró una mirada vacía.

— Tarde o temprano, alguien va a terminar apuñalando a Maou por la espalda bajo una noche sin luna13.

— ¡¿Cierto, cierto?! ¡Entonces debería ser lo mismo que he pensado!

Como el análisis de Kawada estaba en línea con el de ella, Akiko comenzó a actuar con emoción.

— Aki-chan, Kawa-cchi, ¿qué sucede? Ambos dejaron de moverse, ¿saben? En ese momento, la voz de Kisaki comenzó a escucharse desde los auriculares, haciendo que ambos se movieran frenéticamente a seguir con sus tareas iniciales.

Desde antes de las 10 de la mañana, cuatro pre-órdenes fueron recibidas, forzando a la tienda frente a la estación Hatagaya a ponerse más nerviosa.

Debido al ingreso computarizado, ellos necesitaban esperar hasta las diez de la mañana para manejar las entregas para alimentos normales. Por eso, el primer trabajo de Emi cuando respondiera las llamadas era disculparse con los clientes debido a eso.




Poco después, el reloj apuntó a las 10 de la mañana, cinco minutos después que las operaciones de negocio dentro de la tienda cambiaran del menú de desayuno a menú normal.

— Hay una orden en línea.

Al oír la voz de Emi por los auriculares, los empleados que no tenían tareas pendientes, aplaudieron por reflejo.

Kawada inmediatamente llevó las bolsas de entrega aislantes y negras entregadas por MgRonald para los servicios, se colocó los protectores de codo y rodilla por seguridad, sonó las llaves de la motocicleta, las cuales tenían una tarjeta de plástico y una cinta atada a su cintura para evitar perderlas, y corrió fuera de la tienda para encargarse de la primera orden.

13 N.T: Esa frase me recordó a una expresión usada aquí en Venezuela (no sé si se dice en otros lados): ‘MAOU ME RECUERDA A UNA PERSONA QUE APUÑALARON LA SEMANA QUE VIENE’.

Luego, cinco minutos después de que Kawada dejara la tienda, otra orden en línea llegó, y luego de esa orden…

— Gracias por llamar. ¡Este es el MgRonald en frente de la estación Hatagaya, mi nombre es Yusa!…ellos finalmente recibieron la primera orden telefónica.

— Disculpe, ¿podría facilitarme su dirección y número telefónico…? Bien, entendido, por favor, permítame confirmar su orden. Dos sets de Hamburguesas Tsukimi Luna Llena Dobles, si, si es a esta hora…

Emi, quien simultáneamente ingresaba la información con movimientos prácticos durante la llamada, dio sus instrucciones a través del auricular luego de confirmar la dirección de la orden de entrega anterior.

— Es la misma dirección. Área Cinco Sasazuka. Ellos están a cinco minutos de separación.

— Maa-kun, ¿puedo dejarte ambas entregas?

— Entendido.

Kisaki hizo su juicio basándose en la información de Emi, y Maou respondió afirmativamente.

Luego de completar ambas órdenes rápidamente, Maou colocó las órdenes dentro de las bolsas aislantes basándose en la orden.

— ¿Conoces la ubicación?

— Si, me sé casi todas las calles cerca de aquí. Este es el número del cliente,¿cierto?

Tras estudiar el documento de la orden que Emi le entregó, él verificó el mapa de entrega detallado que estaba pegado en la pared.

— Aquí, ¿eh? Ya que es el Área Cinco, significa que el número 11 en esta orden es al final de la ladera… la numero 21 es… bien, no hay problemas. Si algo sucede, te contactaré de nuevo.

— Entiendo. Por favor, cuídate por el camino.

—…..oh.

Aunque él sintió una sensación realmente fuerte y peculiar de Emi, quien estaba despidiéndolo con una sonrisa normal y unas líneas normales, como él seguía trabajando, Maou no lo pensó demasiado, por lo que tomó el casco usado para las entregas y salió corriendo de la tienda.

Desde la esquina de su visión, él sintió que Akiko miraba en su dirección con una sonrisa amable, pero él ignoró eso y salió de la tienda y se montó en la Honda GYRO ROOF.

Tras insertar la llave y encender el motor, la motocicleta produjo un fuerte sonido, al cual que él ya se había acostumbrado a Ente Isla.

— ¡Vamos, Red Dullahan I!

Maou, quien nombró a las motocicletas de la tienda de la I a la III por su propia cuenta, valientemente manejó el vehículo en las calles de Sasazuka y Hatagaya.

— Esto es menos de lo predicho.

— Es cierto. Considerando el número de reservaciones, sería bien incluso si hay un poco más, pero esto tampoco se puede evitar.




Emi y Kisaki estaban de pie en el primer piso de la tienda realizando las tareas de siempre.

Aunque ya había pasado la hora pico del almuerzo, ellos solo habían recibido diez órdenes a domicilio.

Como ellos se habían preparado mucho de antemano, y toda la tienda estuvo llena de motivación, este número era realmente decepcionante.

— No es bueno que las brechas aparezcan durante el primer día, por lo que tratémoslo como acostumbramiento a las operaciones.

Kisaki pareció haber ajustado sus sentimientos.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios