Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 3: El Rey Demonio Explica El Concepto De Mantenimiento

Parte 6

 

 

Incluso si él compendió eso, su cerebro, el cual se estaba calmando lentamente al mismo tiempo, comenzó a analizar cómo le parecería esta situación a los demás, haciendo que la presión sanguínea de Maou cayese gradualmente.

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 3 Parte 6 Novela Ligera




 

Si esto fuese visto, sin importar como fuese, ellos probablemente terminarían con una explicación similar a la que Suzuno y Rika hicieron a manera de broma. En cuanto al término ‘unirse’ que Acies escuchó de Suzuno y Rika, Maou nunca había pensando en ningún significado además del contacto físico, y lamentablemente, lo que Maou y Emi estaban haciendo era un verdadero contacto físico.

Maou descubrió que él tenía que alejarse calmadamente de esa situación actual.

Acies ciertamente podía sentir alguna duda en el corazón o estado mental de Maou. Incluso si esto no se basaba en telepatía o Idea Link, ya que ambos estaban fusionados, era algo inevitable.

Sin embargo, si Acies despertaba en ese momento, a partir de mañana, las miradas cercanas hacia Maou serían tan frías como volar a mundos paralelos o universos en otras dimensiones.




— Yo…

— O-oh.

Aunque él no sabía lo que Emi estaba pensando, por la calma de su voz, Maou supone que ella debía estarlo haciendo por alguna razón muy clara.

Incluso así, agitarla descuidadamente y empeorar la situación no era un buen movimiento. Maou comprendió que seguir tensando su cuerpo y escuchar a Emi hablar era el mejor movimiento, por ahora.

— Nunca había tenido la idea de esperar que alguien llegara a salvarme. Ya que una vez que mi cuerpo creció, fui capaz de manejar casi todo por mi cuenta.

— Ah, y-ya veo. Huh, eres la Héroe, la humana más poderosa después de todo.

— Además, incluso si no decía nada, cuando era necesario, Em, Alber y Olba me fueron de ayuda en el pasado. Probablemente esto es lo que significa ser capaz de leer los pensamientos de otro. Por eso, durante el proceso de ir a matarte, incluso si sentía que era difícil, nunca pensé en rendirme.




—…ya veo. Parece bastante bien.

Incluso si esas eran palabras que claramente no encajaban con la situación actual, Maou decidió asentir primero.

— Sin embargo, antes, en Afsahan…

— Oh, oh, ese tiempo, ¿eh?

Maou, sin saber lo que Emi quería decir, solo pudo hacer eco continuo de lo que ella decía. Sin embargo, lo que Emi dijo a continuación fue algo que él no se esperaba.

— Ese fue el primero que me dijo que ‘me protegería’.

— ¿…huh?

Había dos razones por la cual Maou se sentía preocupado.

La primera era porque simplemente él era incapaz de comprender algún significado oculto dentro de las palabras de Emi.




La segunda fue porque el cuerpo de Emi comenzó a temblar ligeramente.

— ¿…por qué, es que tú?

— ¿Q-qué…?

— ¿Por qué es que la única persona dispuesta a protegerme, eres tú, quien destruyó mi vida…?

—……….

Maou no era el tipo de hombre que pudiese leer la atmosfera y dijese que él no fue el único dispuesto a protegerla.

Puesto simplemente, Emi estaba quejándose.

Emi definitivamente no había olvidado la amistad y contribuciones de Emeralda, Alberto, Chiho, Rika y Suzuno.

Era solo que su corazón estaba tan cansado que ella no podía soportar siquiera esos recuerdos.

Cuando el corazón de Emi se traumatizó debido al incidente de Afsahan, la aparición de Lailah hizo que su corazón dudara una vez más. Incluso así, sería mejor que ella soltara todo de una vez.

Si él pudiese evitar morir así, entonces sería un mejor movimiento trabajar en establecer protecciones.

— En el pasado, padre siempre había sido el único que me protegía.

— Si.

— Sin embargo, por tu culpa, él desapareció.

— No tengo nada que decir sobre eso.

— Luego, tuve que seguir protegiendo a otros. Porque yo… tengo el poder más grande.

— Así es.

— Así sucede ahora, soy más fuerte que nadie… por eso… El hombro de Emi se sacudió ligeramente.

— Padre ya no me protege más.

Maou comprendió claramente que todos los pensamientos oscuros de Emi habían sido condensados en esa frase.

Nord, quien se había reunido con Emi, terminó convirtiéndose en una existencia que ella tenía que proteger.

Incluso así, Emi seguía esperando que la presencia de su padre se convirtiera en un apoyo mental.

Sin embargo, dentro de la habitación de hospital donde estaba Urushihara, su padre protegió a su madre.

Ante un poder tan abrumador como el de su hija, a quien él protegió con su propia vida, más que el corazón de su hija, Nord eligió proteger ‘con su vida’ a su esposa.

Desde la aparición de Lailah en ese lugar, sin importar lo que ellos hicieran, ellos no serían capaces de reconstruir pacíficamente su familia.

— Solo tú.

— ¿Huh?

— Solo tu estas dispuesto a protegerme, a mí, quien es más fuerte que nadie más. Solo tú, quien destrozaste mi vida, solo tú.

— ¿…tienes problemas para dormir?

— No tengo problemas para dormir, tampoco estoy borracha.

— Claro, todavía eres menor.

— De acuerdo a mi ID tengo 20 años. Incluso si bebo, no sería arrestada por la policía japonesa.

— Eso no suena a algo que una Héroe diría.




— En primer lugar no soy ninguna Héroe. Esa es la gente, quien me llama así.

En este mundo, tampoco existe esa ocupación.

Había señales de temblores junto a una sonrisa esta vez. Emi sonreía mientras lloraba.

La fuerza de abrazo hacia Maou aumentó un poco más.

— Esta realmente es la tentación de un demonio. Eres el único que dice lo que más quiero escuchar. Incluso ahora…

El rostro de Maou se tornó pálido otra vez.

¿Podrá ser que Gabriel dijo todo eso porque sabía que Emi estaba allí?

Aunque él no tenía opción, en algunas secciones de lo que acababa de decir, él implicó que Emi y Suzuno estaban incluida en las personas a su alrededor que él debía proteger.

— ¿D-desde donde comenzaste a escuchar?

Al oír la voz ahogada de Maou, Emi habló como si estuviese restregando sal en la herida.

— Estuve esperando junto a Alas=Ramus a que regresaras, todo el rato. Por lo que escuché todo lo que dijiste luego que regresaras al apartamento.

—…maldición, ¿cómo pudo suceder alto tan embarazoso? ¿Qué Dios con una personalidad tan mala se puso a jugar una broma?, ese maldito.

Maou trató de recordar la conversación que tuvo con Gabriel y mostró una sonrisa torcida.

— También siento que es momento de que viva por mi cuenta. Pero en algún lugar de mi corazón, sigo pensando que no debería hacer tal cosa. Em, Bell y Chiho- chan respetan mis decisiones. Sin embargo, no puedo abandonar mi propia responsabilidad, esa de que debo usar mi poder por mis camaradas. No es como si no quiera proteger a Chiho-chan o a los demás a mí alrededor, pero al final, aun no puedo resolver nada por mi cuenta. ¿Por qué todo me llaman Héroe aun cuando soy de esta forma? Aunque tengo poder, excluyendo a mis amigos, no puedo protegerme. Además, ser salvada por alguien como Lailah, es una carga que ya pudo soportar. No puedo… ¡uuuu!

La voz de Emi comenzó a temblar, y sus lágrimas y pensamientos caóticos comenzaron a fluir juntos, sin embargo Maou no le devolvió el abrazo a Emi.

Él solo dejó a Emi se quejara.

Era solo una queja. Predicar la lógica a alguien que estaba quejándose no le haría nada bueno a nadie.

— Claramente no puedo lograr nada. Sin embargo, todos dicen que soy la Héroe. Ya que tienes poder, lucha por nosotros, préstanos tu poder… ni siquiera puedo protegerme, ya no, ¿qué es lo que todos quieren de mí…?

— Espero que puedas terminar rápido tu entrenamiento, y te conviertas en una empleada independiente.

—……….

Como si recibiera un susto, Emi dejó de sollozar.

—…últimamente, realmente no me disgusta el hecho de que no dudes.

— Es porque siempre he dicho lo que pienso.

— Por el contrario, todo el tiempo ocultas cosas de las demás personas.

— Si las personas viven sus vidas con sus cartas descubiertas, entonces no sería suficiente sin importar cuantas ases tengas, ¿no?

Maou suspiró, y tomó la iniciativa de tocar el hombro de Emi por primera vez.

— Déjame decirte algo, no le dije esas cosas a Gabriel con el fin de estar en tus ‘libros bonitos’. Es mejor que tengas eso claro.

— Eso lo sé. Por eso es que… hace a la gente feliz, ¿no?

— ¿Huh?

— Como es algo que viene de tu corazón, es la razón por la que es placentero oírlo. Aunque puedas negarlo, cuando actúas frío ante mí, al mismo tiempo me tratas como tu camarada… no, me tratas como una vecina y me proteges.

— Es porque existe la necesidad de…

— Incluso si te veías forzado por las circunstancias, no hay muchas personas que estén dispuestas a protegerme.

—…parece que has recibido un golpe mental muy grande.

— Es cierto. Es tan grande que le estoy diciendo tales cosas al Rey Demonio.

— Alejándose del pecho de Maou y mirándolo a la cara con una sonrisa llorosa, las esquinas enrojecidas de sus ojos seguían un poco húmedas.

— Gracias, Rey Demonio. En primer lugar, soy resistente, por lo que me recuperaré con un poco de mantenimiento.

— Noté que últimamente estás en un estado bastante grave. Siempre y cuando tu sistema no falle porque el exceso de trabajo, todo está bien.

— Hm, hoy tengo una falla muy grave. No puede ser vista como un estado normal. Emi suspiró ligeramente, retrocedió un paso y se alejó de Maou…

— ¿…Emi?

Sin embargo, ella sujetó la mano de Maou esta vez.

— ¿Puedo hacerte una pregunta…?

— ¿Huh?

— Si me debilito más y más, de esa forma… ¿seguirías estando dispuesto a protegerme?

— Oye, tu falla grave es persistente. ¿Qué dices?

— ¿No te dije que mi estado de hoy no puede ser visto como algo normal? Emi dijo mientras se ruborizaba un poco.

Maou miró el reloj en su mano izquierda, la cual era sujetada por Emi, y descubrió que casi eran la 1:30 de la mañana, por lo que suspiró una vez más.

— No importa cuánto cambie el mundo, la verdad no cambiará, ¿cierto?

— ¿Eh?

— Esa parte de ti que se sintió orgullosa de tener el título de ‘Héroe’ existió antes, ¿no?

—…huh.

De lo que Maou hablaba, era el incidente que sucedió en el pasado.

Encontrarse con Maou en Japón, Chiho conociendo la verdad de Ente Isla, el incidente sucedido en Sasazuka ese día.

— No soy tan consciente, incluso si realmente te protegí, debió ser solo porque tu, quien es fuerte, encontraste una situación que no podías resolver sin importar qué. No tengo interés en una TÚ débil.

—…aunque estoy en un estado de falla, sigues diciendo esas cosas.

— No hay nada malo con ser débil, pero odio proteger a la gente que use su debilidad como un arma –Maou dijo con diferencia–. Esa TU, a quien reconozco, es la TU que se proclamó como la Héroe y luchó con todas sus fuerzas para ayudar a sus amigos. Está bien si es solo un fallo ocasional, pero mi Ejercito del Rey Demonio no necesita gente que sea débil en circunstancias normales. El título de ‘General Demonio’ solo puede ser digno de gente fuerte que no perderá ante nadie en espíritu, técnica y fuerza física.

—…ya veo.

Emi asintió como si comprendiera, y finalmente soltó la mano de Maou.

— Sin considerar la técnica y la fuerza física, no quiero que otras personas crean que perdí ante Lucifer en espíritu.

— Uwah, que cruel.




— Es porque realmente es así, ¿no?

— Huh, incluso si no consideramos momentáneamente al Ejercito del Rey Demonio, si pierdes ante Urushihara en la vida real, entonces considerándolo normalmente, algo debió salir mal en alguna parte.

— Jajaja.

Emi finalmente soltó una risa enérgica.

Por razones desconocidas, esa sonrisa hizo que Maou sintiera que era muy preciosa.

— Después de todo eres mi enemigo, esperaré el día en que me digas que esas palabras fueron un error.

— Y es un gran error, hasta el punto en el que la gente pensará que tipo de cosas estúpidas dices. Incluso si no eres mi enemiga, en tu estado actual no tienes ese derecho.

— Es cierto, eso también lo creo, hoy realmente fuiste misteriosamente inútil.

— Como humano, deprimirse ocasionalmente está bien. Pero como habrá reacciones extrañas de los alrededores, al menos deberías recordar no hacer cosas que hagan que los demás las malinterpreten.

— Oh, cielos.

Emi sonrió, sonrojada.

— Si alguien nos ve abrazándonos, me preguntó qué tipo de malinterpretaciones ocurrirán, ¿no crees?

— Elige tus palabras apropiadamente, no estábamos abrazándonos. Fuiste tú quien atacó al verme.

— ¿No puedes hablar de ello como si fuese un accidente de tránsito?

— Para mí, este es el incidente más serio hasta la fecha.

Maou regañó de una forma extremadamente seria. Pero extrañamente, el humor de Emi no pareció empeorar.

— Estoy tan herida.

— Lo que digas. Me largo a dormir, tengo que trabajar mañana.

Maou pasó a un lado de Emi y caminó hacia el pasillo común, y llegó a la puerta de la habitación 201.

— Si, gracias. Lamento molestarte tan tarde.

—…oh.

Incluso si una voz se escuchó detrás de él, Maou no se volvió.

Quitó el seguro a la puerta y entró a la habitación, y cerró la puerta detrás de él sin mirar a Emi.

La luz de la luna brilló dentro de la habitación a través de las aberturas de las cortinas, Ashiya y Urushihara, quienes fueron incapaces de quedarse en la mesa, se quedaron dormidos en el tatami. La Héroe, todo el tiempo había estado esperando que el Rey Demonio regresara a casa, debía haber un límite para la forma tan descuidada en la que actuaban esos dos Generales Demonio.

La arrocera estaba apagada, tres bolas de arroz espolvoreados con tres sazones estaban cubiertas con papel envolvente y colocados en el kotatsu.




La forma de cada bola de arroz era curva y ligeramente distinta de las que Maou solía comer normalmente.

— ¿Qué está pasando…?

Maou dijo con voz suave, la cual no fue escuchada por Emi en la habitación contigua.

— Está hecha pesimamente.

Tras decir eso con un resoplido, tomó la bola de arroz bastante distorsionada.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios