Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 3: El Rey Demonio Explica El Concepto De Mantenimiento

Parte 1

 

 

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

— ¿Q-qué sucedió? ¿Exactamente qué es…? Nord parecía muy agitado.

Cuando Lailah, acompañada por Amane, y Emi, acompañada por Emeralda regresaron al Villa Rosa Sasazuka en taxi, ambas parecían muy frágiles, en cuanto a Lailah, el color de su cabello había cambiado.

— Emilia, ¿estás bien?

—……

La mirada de Emi estaba tan vacía que incluso si Nord la llamaba, ella no reaccionaria en lo absoluto.

— ¿Qué… sucedió?

Nord miró a Amane, Emeralda y Chiho. Esta última no sabía por dónde comenzar, antes de eso, Amane, quien apoyaba a Lailah, respondió desde detrás.

— Es una larga historia, y no puede explicarse aquí afuera.

Amane no respondió de inmediato, y con una mirada, le pidió a Nord que abriera la puerta de la Habitación 101.

— Cuidaré de Yusa-chan, puedes sujetarla a ella.

— O-oh… Lailah, ¿qué sucedió…?

Nord no parecía preocupado por el cambio de cabello de Lailah, y luego de mirar a Emi, él naturalmente sujetó el cuerpo de Lailah.

Al ver eso, Emeralda descubrió que en esta instancia, Nord, por coincidencia, había evitado una conmoción.

Como Emi, por casualidad, fue la primera en bajar del taxi, Nord naturalmente vociferó su preocupación por Emi. Emeralda no sabía cómo reaccionaría Emi al notar que la primera reacción de Nord hubiese sido Lailah.

Después de todo, antes de que Emi llegara al Villa Rosa Sasazuka, ella seguía cuestionando a Lailah con una mirada vacía.

¿Por qué? ¿Por qué tuviste que convertir mi vida en algo desafortunado? ¿Por qué tuviste que herir a la gente a mí alrededor?

¿Qué derecho tienes?

— Emeralda-san, ¿dónde está el Rey Demonio?

Suzuno, quien se quedó en el Villa Rosa Sasazuka con el fin de proteger a Nord, preguntó eso. Emeralda miró a la calles de Sasazuka con una expresión llena de preocupación.

— Sobre eso~~ él dijo que regresaría directamente a la tienda~~

— Ya veo, regresó a trabajar.

— S-sí~~

Aunque Emeralda se sintió asombrada de que Maou regresara al trabajo sin tratar de comprender la situación luego de que ese enorme incidente se produjese, parecía que a Suzuno, las acciones de Maou no eran nada de qué preocuparse.

Luego que Suzuno notara la reacción de Emeralda, ella dijo indiferentemente.

— Como dijo que su tienda dentro de poco iniciaría el servicio de entregas. La Gerente Kisaki poco está en la tienda, como el gerente sustituto del lugar, el Rey Demonio, obviamente, elegiría regresar al trabajo.

— ¿Ah, sí~~?

— Si, puedes preguntárselo a Alsiel y Lucifer. Sus reacciones serán iguales a la mía. Chiho-dono tampoco piensa que sea extraño, ¿o sí? Y enviarlas acá, teniendo con ustedes a Amane-san, le es lo suficientemente seguro.

— E-es cierto~~

Las palabras de Suzuno fueron tan precisas que era como si ella hubiese presenciado la escena reciente, por lo que Emeralda quedó asombrada.

— Serias capaz de saber estas cosas siempre y cuando interactuaras frecuentemente con tus vecinos.

— Oh…

— En fin, Emeralda-dono, deberías descansar un poco primero, te preguntaré lo que sucedió luego. Ya que pude sentir el poder de Emilia incluso desde aquí, una feroz batalla debió haber sucedido, ¿no?




— Tampoco estuve presente al principio~~ por lo que no estoy segura de que se pudiese llamar una batalla~~

Emeralda cruzó sus brazos con una expresión en su rostro.

— Y~~ la persona clave, Emilia, está~~

—…sí.

Al ver la espalda de Emilia mientras ella llevada a la habitación 101, Suzuno sacudió su cabeza.

— Parece que algo muy doloroso pasó.

— En el taxi~~ ella parecía estarle murmurando sus quejas a Lailah~~

— Esto realmente es algo malo.

Suzuno no sabía qué Emi no había ido a su casa por tres días.

Incluso así, ella sabía que Emi debió haber pasado sus días tratando de no pensar en Lailah como le fuese posible, por lo que Suzuno también quería respetar la elección de su amiga, a su manera.

Pero parecía que el resultado no es que haya sido muy optimista.

El instante en el que la puerta de la Habitación 101 se abrió, Emi levantó repentinamente la cabeza y se volvió con tal fuerza como si planeara empujar a Nord y a Chiho, quienes estaban detrás de ella.

— Emilia.

— ¿Yusa-san?

— No voy a entrar.

— ¿Eh?

— No quiero estar en la misma habitación que esa mujer.

— Yusa-chan, aunque este apartamento no tiene un Rey Demonio, no hay muchos monstruos asesinos, ¿sabes?

Amane lanzó una broma con preocupación, Emi levantó un poco sus ojos frágiles.

— Esperaré arriba.

— ¿Arriba?

— ¡En la habitación del Rey Demonio!

Emi gritó histéricamente10, y tirando del brazo de Chiho, comenzó a caminar.

— ¡No quiero escuchar a Lailah! ¡No importa lo que suceda, no tiene nada que ver conmigo! ¡Normalmente estaría en la habitación del segundo piso junto a Alas=Ramus, esperando a que el Rey Demonio y Chiho-chan regresen! ¡Por eso, hoy también lo pienso hacer! ¡Ustedes son los que deberían organizar sus asuntos!

— ¡Yu-Yusa-san, wah, wah, wah!

Chiho, quien estaba siendo movida por Emi con tal fuerza que podría caerse, fue llevada hasta el segundo piso.

— ¡Alsiel! ¡Lucifer! ¡Lamento las molestias!

10 N.T: ¿Lo ven?, la ‘peluquera histérica’. xD

— Está bien si quieres quedarte aquí, pero si quieres tener buen estómago y quedarte a cenar, entonces ayúdame a pelar estos ejotes. Ah, Sasaki-san, debes estar cansada, ¡descansa, por favor!

— Ya que sabes que estas molestándonos, entonces actúes culpablemente cuando entres.

Luego que Emi abriera la puerta de las escaleras públicas con tal fuerza como si las fuese a arrancar de sus bisagras y correr por las escaleras, las reacciones de Ashiya y Urushihara, quienes actuaban como si estuviesen acostumbrados a las acciones de Emi, fueron escuchados desde el interior, luego la puerta de la habitación 201 fue cerrada con un estruendo que hacía que uno sospechara que el marco de la puerta pudo haberse roto.

—….

Nord estaba asombrado ante las acciones de su hija.

— Parece que el disgusto es bastante serio, que problema.

En cuanto a Amane, ella se encogió de hombros como si no se sintiese preocupada.

— Emilia~~

Los hombros de Emeralda cayeron de forma depresiva como una marioneta abandonada.

— Emeralda-dono, mil disculpas, ¿quieres esperar en mi habitación? Si tú, quien presenciaste todo, va allí también, podría agitar mucho a Emilia.

—…sí~~ tienes razón~~

Como si consolara a la deprimida Emeralda, Suzuno le dio una palmada en el hombro.

— Eso no significa que Emilia no confíe en ti, Emeralda-dono.

— Lo sé~~ pero~~ no se puede evitar~~ después de todo, no puedo separarme completamente de Ente Isla~~ solo incitaría la parte de ella que es la ‘Héroe’~~

Aunque parecía un poco triste, Emeralda levantó la mirada hacia las escaleras del Villa Rosa Sasazuka sin lágrimas en sus ojos.

— Actualmente, ella es~~ ‘Yusa Emi’, ¿no~~? El asunto de ‘Yusa Emi~~’ debe resolverse por todos en Japón~~ sin importar lo que ella elija~~ la apoyaré~~

— Japón es inesperadamente incómodo. Ya que es una extraña oportunidad,¿quieres considerar quedarte un poco más?

— Mi ocupación no me permitirá hacerlo~~ sin importar cuán conveniente sea Japón~~ y cuán deliciosa sea la comida~~ estoy más acostumbrada al Saint Aire.

— Ya veo.

Suzuno sonrió y asintió ante la respuesta de Emeralda, y colocó la llave del seguro cilíndrico en sus manos.

— Saldré un momento, por favor, ayúdame a vigilar mi casa. Si tienes sed, puedes abrir el refrigerador.

—…por favor, regresa rápido~~ Emeralda aceptó la llave y asintió.




— Incluso si tengo tu permiso~~ me sentiría extraña abriendo el refrigerador en casa de otra persona~~

— Entiendo.

Suzuno abrazó ligeramente a Emeralda, y amablemente sacudió sus manos un par de veces.

— Amane-dono, lo siento.




— Bien, bien. Ser un guardaespaldas, bien, déjamelo a mi. Hm~ Ashiya-kun y Urushihara-kun están arriba, además de Emeralda-chan, no creo que nada serio suceda de inmediato, no importa quien venga.

Amane asintió de forma casual, Suzuno asintió y dejando a Emeralda, salió del apartamento.

Ella miró su reloj, eran casi las 8 de la noche.




— Comer comida chatarra de vez en cuando para cenar no es que sea malo. Luego de decir eso suavemente, ella salió a las calles de Sasazuka.

— ¿Hm?

El momento en el que la puerta automática del MgRonald en frente de la estación Hatagaya se abrió, Suzuno notó dos rostros familiares en la esquina de su visión y se volvió en esa dirección.

Siguiendo eso, la otra parte pareció haberla notado también, y comenzaron a saludar ligeramente.

— Rika-dono.




— Hola.

Suzuki Rika, sentada en el sofá, respondió.

— Y, ¿Acies?

Al otro lado de Rika, quien mostró una expresión satisfecha en frente de una montaña de envoltorios, fue Acies=Ara.

Esta chica, quien parecía una estudiante de primaria, era realmente la hermana menor de Alas=Ramus, pero como personificación de otro fragmento del ‘Yesod’,¿por qué aparecería en el MgRonald en frente de la estación Hatagaya junto a Rika?

— Ah, Suzuno. Mi estómago está muy lleno.

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

— Yo también lo creo. Acies, ordenaste demasiada comida, no me digas que le pediste a Rika-dono que pagara todo.

Además del número de envoltorios de hamburguesas en la mesa que parecían ser un montón para Suzuno, quien normalmente no comía comida rápida, también había cuatro vasos de papel.

Suzuno no creía que Acies tuviese tanto dinero para ordenar tanto, por lo que se preocupó de que ella hubiese usado de su trato con Rika para hacerla pagar.

— Escuché…

Rika mostró una sonrisa irónica mezclada con la sensación de que ella había renunciado, y sacó un trozo de papel.

— Que mientras le entregase la factura a alguien llamado Shiba-san, ella me devolvería el dinero.

Suzuno se colocó la palma en la cara y suspiró:

— Si el Rey Demonio no estuviese trabajando, te habría dado un puñetazo en la cara.

— Oye~ Maou solo usará la violencia inmediata en mí, que molesto.

— No me refería a eso. Y planear vivir del dinero de otros desde el principio es patético. No es como si tú fueses Lucifer.

— Ser reprendida en este momento, Urushihara-san es realmente lamentable.

Rika, quien ya conocía la situación de Maou y los demás, también conocía el verdadero nombre de Urushihara.

— Huh~ olvídalo, Suzuno-chan. Shiba-san es la casera de tu apartamento, ¿no? Ya que estoy relacionada a Emi y Maou-san, no es como si fuese una persona desconocida, cuando tenga la oportunidad de verla, le pediré que pague.

—…lo siento, Rika-dono. Le recordaré eso a Shiba-dono luego.

Aunque no había necesidad de que Suzuno se disculpara, la actitud de Shiba hacia algunas cosas era extrañamente negligente.

Para ponerlo de buena forma, ella no era una perfeccionista por detalles, pero Suzuno también comenzaba a sentir que lo relacionado al dinero, era algo real.

— Entonces, ¿por qué están las dos en esta tienda?

— Probablemente por la misma razón que tú, Suzuno-chan.

Tras decir eso, Rika abrió la página de noticias en su celular y se lo mostró a Suzuno.

En un formato rápido de noticias, se reportaba que un misterioso incidente se había producido en el metro subterráneo de Tokio, perteneciente a la Línea Fukutoshin.

— Tengo una kouhai en Docodemo que vive cerca de la Línea Fukutoshin.

Rika cerró su celular con una expresión compleja en el rostro, y comenzó a hablar sobre Emi quedándose en la casa de Maki Shimizu, la cual estaba cerca de la estación Zōshigaya.

— Hablando de Maki, ella idolatra a Emi. Como ese incidente sucedió durante el momento en el que Emi regresaba, Maki se la pasó murmurando de que estaba preocupada, muy preocupada, por lo que vine aquí pensando que todo debería estar bien y ella debió estar pensando mucho en ello. Si fuese un problema relacionado a Ente Isla, Maou-san probablemente actuaria primero. Si nada pasaba, lo trataría como que vine a comer algo con muchas calorías… pero aunque traté de comunicarme con Emi mientras venia para acá, ella no respondió mis llamadas o mensajes.

De lo que Suzuno acababa de ver, aunque no era como si ella no pudiese hacerlo del todo, Emi probablemente no tendría la libertad de preocuparse por los mensajes.

La voz de Rika se suavizó más y más.

— Luego, me encontré con Maou-san y Acies-chan en la puerta, por casualidad.

— Aunque no vine por voluntad propia. Acies infló sus mejillas con enojo.

— Como Maou se alejó mucho de Hatagaya, me vi forzada a entrar en mi estado de fusión. Luego, Maou fue a un lugar llamado metro subterráneo para perder el temperamento. Por lo que no pude actuar como si fuese algo mínimo aunque hubiese querido.

Aunque las palabras que Acies decía mostraban que había la posibilidad de que el dialogo hueco común de Acies pudiese contener algún nivel de cálculo, este asunto no era tan importante ahora.

— Entonces, ¿después de todo viste lo sucedido en Shinjuku, Acies?

— Comenzó de camino. ¡Groack!

Luego de soltar un eructo desagradable que no sonaba que viniese de una chica de su edad, la personificación del fragmento del ‘Yesod’ se frotó el vientre y asintió.

— ¿Amane y Chiho regresaron?

— Acaban de llegar allá.

— ¿Emi y Em también?

La pregunta de Acies hizo que Rika se inclinara hacia adelante y mirara a Suzuno.

— Si, aunque todos han vuelto al Villa Rosa Sasazuka… Pero esa situación no se podía explicar así de simple.

— Emilia rechazó a Lailah con más fuerza de lo que lo había hecho hasta ahora. Hasta el punto de que también pudo haber rechazado a Emeralda-dono al mismo tiempo.

— ¿Se volvió a encontrar con algo desafortunado? Rika mostró una expresión de dolor.

— Aun no estoy segura de los detalles. Emilia y Emeralda-dono parecía que hubiesen recibido un gran shock, y están cansadas física y mentalmente; Amane- dono también tiene que observar la situación de Lailah y proteger los alrededores, por lo que vine a pedirle al Rey Demonio que me de detalles, si el tiempo lo permite…

Mientras hablaba, Suzuno estudió la tienda.

— No lo veo, ¿está dentro o arriba?

— Luego de ayudar a Acies-chan a tomar la orden, él fue llevado por esa linda gerente.

— Espero que no sea regañado por la Gerente Kisaki por haber ido a salvar a Emilia. Entonces, aprovechar el espacio sin ordenar nada no es bueno. Lo siento, ¿puedo unirme a su mesa?

— Eh, ¿eso significa que puedo ordenar algo más?

— Acies-chan, has saltado mucho mientras hablabas. ¿No ves que ya estabas llena?

Rika dijo eso con exasperación, Suzuno colocó su bolso con decorado de pez dorado junto a Rika, y caminó hacia el gran mostrador solo con su billetera.

— Bienvenida, ¿qué le gustaría ordenar?

— Hm… eh.

Suzuno miró el menú colocado en el mostrador y comenzó a ordenar de forma distraída.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios