Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 12

Capítulo 1: El Rey Demonio Se Queda Estancado En Una Vida Normal

Parte 2

 

 

— Al menos, debiste haber sido capaz de escuchar lo que ella quería decir.

— No quiero, debes saber que odio las cosas problemáticas, ¿o no? Huh, el color de mi cabello se revirtió finalmente.




Con la partida de Lailah y la casera, en la habitación 201, donde solo Gabriel quedó atrás, Urushihara miró su largo flequillo para confirmar que su color había vuelto a la normalidad.

— Ya que el Rey Demonio y Emilia no están dispuestos a escuchar, entonces tú eres el único que queda. Y, en cierto sentido, eres la única persona que está relacionada a los eventos de ese momento.

— No me interesa. No es como si me hubiese involucrado voluntariamente. Huh, aunque estoy agradecido con ella hasta cierto límite por haber creado una oportunidad para que yo escapara de ese mundo aburrido, pero, para ser honesto, luego de tanto tiempo, muchas áreas de mi memoria has quedado vagas, desde el comienzo, esos tipos me dejaron a un lado de forma irresponsable. Por eso, no nos debemos nada.

— Aunque no sé de qué hablan ustedes, ¿por qué entras al apartamento como si fuese lo más natural del mundo?

— No es gran cosa, solo siento curiosidad acerca del motivo por el que son tan reacios en no querer escucharla. En cuanto a ti, aunque estas mostrando una expresión de pocos amigos, estás muy tranquilo preparándome té. Parece que el Ejército del Rey Demonio es muy civilizado después de todo.

Ashiya mantuvo su mirada, y colocó el sencha2 en frente de Gabriel.

— No es para ti. Es para el sirviente de la casera. Si no tienes el respaldo de la casera, entonces olvídate de servirte té, ni siquiera quiero que respires en este apartamento.

— Que estricto. Huh, sigue siendo mejor que ser enviado a volar por el Rey Demonio. Por eso, me ayudaré yo mismo.

Gabriel no lo pensó mucho, y se tomó el té caliente sin pensarlo.

— Maou tiene una personalidad de no soportar las quejas luego que el incidente se ha establecido.

Tampoco es que yo desee que él soporte alguna queja. Fui maltratado tan mal la última vez, fue hace mucho tiempo que ya ni puedo recordarlo.

Incluso si Gabriel le respondiese a Urushihara con una sonrisa, en realidad, durante la batalla en el Continente Oriental de Ente Isla, Maou, quien había obtenido el poder de Acies, hizo que Gabriel recibiera una herida casi fatal, tanto así, que él tuvo que ser cuidado en la casa de Shiba luego de ser traído de vuelta a Japón.

Aunque las circunstancias que lo llevaron a convertirse en sirviente de Shiba no se conocieron, nadie quería saberlo tampoco.

— Cuando estás con la casera, ¿a tu cuerpo no le suceden cambios raros? Urushihara, cuyo color de cabello cambiaba con solo estar cerca de Shiba, preguntó, descontento.

— Hm… no hay cambios especiales. Sin importar qué, Mi-chan sigue cuidándome mucho. Aunque ella me restringió el uso de magia sagrada debido a las consideraciones de mi cuerpo y el ambiente de Japón, mientras yo pueda vivir una vida normal, no existen muchas oportunidades para usar la magia sagrada en este país. La mayoría de los electrodomésticos se pueden usar con un dedo.

— Hasta tú has terminado así.

Urushihara se sentó en el tatami, deprimido.

— Por cierto, Alsiel parece haber mencionado hace poco que el Rey Demonio se encontró con algo desafortunado.

— Ugh…

Las palabras de Gabriel hicieron que Ashiya mostrase una expresión rígida.

2 N.T: Sencha es un tipo de té verde japonés, el cual se prepara por infundir todas las hojas de té procesado en agua caliente. Es el té más popular en Japón.

— Aunque sé que preguntar eso podría ponerte de mal humor, ¿qué sucedió exactamente… o es que, fue Lailah otra vez?

Todos los hechos que Lailah reveló en la habitación de hospital donde estaba Urushihara definitivamente causaron un gran impacto en Maou y los demás.

Sin embargo, desde el punto de vista de Gabriel, era imposible para Maou, quien era fuerte tanto física y mentalmente, darle tantas vueltas a algo ‘de este nivel’.

— E-eso es…

Extrañamente, Ashiya respondió de una manera vaga.

— ¿Eh? ¿Es algo tan serio?

Gabriel, sorprendido ante la respuesta de Ashiya, siguió preguntando.

— Fuu.

Urushihara se rió fuertemente, era como si ya no lo soportase.

— ¡Jajajajajaja! Cielos, deberías hablar sobre eso, ¿no, Ashiya? Decir ‘herido’ es muy exagerado. ¿Acaso eso no sucede con frecuencia?

— ¡Cállate, Urushihara! ¡¿Cómo puede, alguien como tú, comprender el dolor que Maō-sama sintió?!

— ¿A qué te refieres con dolor, se lo hizo él mismo?

— ¿Eh? ¿Qué? ¿A qué te refieres con algo que pasa con frecuencia? ¿Y qué es eso de que se lo hizo el mismo?

Con respecto a las preguntas de Gabriel, Ashiya y Urushihara mostraron reacciones completamente opuestas al mismo tiempo.




— Huh~ aunque él se esforzó, las cosas terminaron de esa forma, eso es realmente lamentable.

— Finalmente, Maou obtuvo su licencia de conducir.

— ¿Licencia de conducir? ¿A qué te refieres? ¿Estás hablando de la licencia de motocicletas?

La respuesta inesperada hizo que Gabriel se sintiera confundido.

— Recuerdo que la fecha límite para la propuesta era hoy, por lo que Maou debe estar trabajando completamente deprimido hoy.

—…Urushihara, puedes olvidarte de comer por el día de hoy.

— ¡¿Por qué?! ¡Solo estoy diciendo la verdad!

— ¡La razón por la que apenas somos capaces de vivir es gracias a Maō-sama, por lo que sé más cuidadoso con lo que dices! Incluso si es la verdad, ¡esas palabras necesitan ser mantenidas como un secreto!

— ¡¿No fue por eso que te dije hace rato que ya que teníamos la magia demoniaca no necesitábamos esforzarnos tanto?!

— ¡Sé más consciente de la importancia de ‘trabajar’ por la salud mental! Y estrictamente hablando, labor y trabajo…

— ¡Para mí, labor y trabajo es la misma cosa3! ¡Cualquier cosa que digas es inútil!

— ¡Lo has dicho, Urushihara! No te dejaré hoy, es definitivo.

— Cielos… oigan…

Los dos Generales Demonio se olvidaron de la presencia de Gabriel, y siguieron este debate que superó el nivel de lo que se consideraba sin sentido, lo suficiente para hacer que una fruta regresase a ser una semilla, y duró hasta la hora de la cena.

Cerca de las 10 de la noche en el MgRonald frente a la estación Hatagaya, Kisaki estaba saludando a los empleados que terminaban su trabajo, uno a uno.

Kisaki, quien inició una conversación con Chiho en el MdCafé en el segundo piso, murmuró suavemente mientras miraba a Maou, quien estaba limpiando una mesa vacía al fondo.

— La expresión de Maa-kun el día de hoy parece un poco sombría, ¿sabes lo que sucedió?

— ¿Eh? B-bueno, ¿cómo debería decirlo?

Ante la pregunta de Kisaki, Chiho solo pudo responder con una risa seca.

Maou Sadao, el Rey del Mundo Demoniaco, así como también el gerente sustituto del MgRonald frente a la estación Hatagaya, normalmente mostraría una sonrisa amplia, pero hoy, su expresión estaba cubierta por una sombra que solo podría ser notada por esos que lo conocían muy bien.

Su sonrisa era un poco forzada.

Kisaki Mayumi, quien tenía altas esperanzas en Maou, y además un sentido de observación muy preciso, pudo ver que su condición no estaba en su nivel más alto.

3 N.T: Confieso que al momento de escribir esta frase, lo primero que plasmé fue: ‘para mí, la labor y el trabajo son la misma mierda’. Luego recordé que esto no es Dungeon Defense, y que se encuentra en clasificación ‘TODO PÚBLICO’, y la arreglé.

Sasaki Chiho, quien llegó al trabajo luego de la escuela, conocía la respuesta a la pregunta de Kisaki.

Aunque lo sabía, era algo que la gente cerca de Maou no diría si él no lo revelaba primero.

— No lo tengo muy claro, solo sé que Maou-san parece haber fallado.

— ¿Fallado? ¿No me digas que falló en obtener la licencia de conducir, otra vez?

— Ahhhhh, no, no es eso, ¡él la obtuvo con éxito!

Sin saber si la voz incontrolable de Kisaki pudo llegar a oídos de Maou, hizo que Chiho se preocupara.

— Eso está bien. ¡Después de todo, si nuestro personal es continuamente incapaz de obtener la licencia cuando el servicio de entregas esté por comenzar, eso afectaría nuestra moral!

— Eso tiene sentido…

Solo por los resultados, Maou había fallado dos veces en obtener la licencia.




La primera vez fue simplemente por no obtener los puntos suficientes. La segunda vez porque perdió el examen.

Aunque las razones de ambas veces fueron inevitables, para Maou, quien perdido esas dos oportunidades, se podría decir que cicatrices profundas quedaron en su interior.

Incluso así, Maou seguía retándolo con valentía.

Superar la conmoción en Ente Isla, recuperar su vida en Japón, su enemiga Emi fue contratada como empleada en MgRonald y la reunión con la Arcángel Lailah, quien sería considerada como el punto principal de su conquista; tras experimentar todo esto, Maou debió haber entrado en una nueva etapa.

Sin embargo, en la última fase de la prueba de licencia de conducir, una espada despiadada seguía siendo oscilada hacia el Rey de los Demonios.

— Si, debería animarlo un poco. Con Maa-kun así, él no podrá convertirse en un rol modelo para la gente que lo rodea. Maa-kun es una persona después de todo, si él tiene problemas, necesita a alguien que lo apoye.

— E-ehh, Kisaki-san… wah, ya se fue.

Aunque Maou no era humano, la supervisora ideal, la cual estaba preocupada por el estado mental de sus subordinados, iba a realizar una pregunta sin malicia alguna.




— Maa-kun, ¿qué te sucede hoy? Tus movimientos no parecen tan agiles. ¿Te preocupa algo?

— Ah, n-no, no tengo problema alguno…

— ¿Ah, sí? Tampoco es que seas Superman. Si te preocupa algo, no te lo guardes, por favor.

— B-bien…

— Ah, grandioso, parece que todo está bien.

Chiho, quien escuchaba la conversación de Maou y Kisaki desde la distancia, suspiro de alivio al ver que Kisaki no preguntó mucho por los problemas de Maou…

— Ah, cierto, déjame ver tu licencia de conducir luego. Los registros de todos los empleados responsables de las entregan necesitan ser verificados de antemano.

— Ah…

Ella se congeló al instante.

Observando cuidadosamente, Maou obviamente tenía un rostro de piedra.

Aunque Kisaki normalmente no haría algo tan indiscreto como llegar al fondo de los asuntos privados, era un asunto diferente si estaba relacionado al trabajo.

Por su posición de supervisar a los empleados, con el fin de evitar la situación de no tener licencia, Kisaki tenía la labor de manejar esa información.

Pero la licencia de conducir crucial era la razón de la melancolía de Maou.

— ¿R-realmente debe verla?

— Por supuesto. ¿De qué hablas? No hay muchos clientes ahora, por lo que, mientras Chi-chan esté aquí, deberías bajar las escaleras para mostrar la licencia.

— E-entiendo… huh.

Maou mostró una expresión de desespero como un convicto que recibe una sentencia de muerte y siguió a Kisaki al primer piso.

— Maou-san…

Chiho prestó atención a la situación de Maou desde la distancia.

Chiho conocía muy bien la razón de la apatía de Maou. Aunque ella nunca se lo mencionó a nadie, Chiho había tenido problemas parecidos mucho antes.

Era solo que, aunque Chiho y Maou tenían problemas parecidos, el tiempo que ellos necesitaban para resolver el problema era ampliamente distinto.

Por eso, Chiho era incapaz de consolar a Maou de forma descuidada.

— Después de todo, hay algo extraño en Maa-kun.

Por otro lado, el colega de Maou, Kawada Takefumi, que sentía una atracción por Chiho, y había notado los ligeros cambios en Maou, murmuró eso suavemente cuando vio a Maou ser llevado por Kisaki, pero Emi, trabajando en el mismo piso que Kawada, ignoró completamente la opinión de Kawada.

— No lo creo.

Emi y Chiho salían del trabajo a las 10 de la noche, con el fin de terminar el trabajo a tiempo, ella le respondió a Kawada sin siquiera levantar la cabeza.

— ¿Ah, sí? Siento que sus movimientos no son tan eficientes.

— Debe haber comido algo contaminado, por lo que debe tener dolor de estómago.

— ¿Comer algo contaminado?

La respuesta de Emi hizo que Kawada mostrara una sonrisa torcida.

— Aunque he estado pensando esto desde un principio, Yusa-san, a ti probablemente no te desagrada Maa-kun, ¿cierto?

— Yo celebro el hecho de que nunca me agradó –dijo sinceramente, y Kawada mostró otra sonrisa torcida.

Justo cuando se producía una pausa de la conversación entre ambos, Chiho llegó desde el segundo piso.

El reloj mostró que eran exactamente las 10 de la noche.

— Entonces, ¿cuál es la razón? –Emi salió de dentro del mostrador, y le preguntó a la deprimida Chiho con un tono ligeramente cálido.

Luego, Chiho respondió con una voz que no perdía ante su expresión deprimida.

— Es la licencia de conducir.

— ¿La licencia de conducir?

— Para ser más exactos, es la foto en la licencia.

— Ya veo.

— ¿Eso qué quiere decir?

Kawada, quien tenía una licencia de conducir, aplaudió como si hubiese descubierto algo, en cuanto a Emi, quien todavía no tenía una, mostró una expresión confundida porque no comprendía.




— No me digas que la foto tomada contiene una expresión extraña.




— Así es…

— ¿Eh?

Chiho confirmó la deducción de Kawada mientras Emi emitió un sonido de sorpresa.

— Parece que está insatisfecho con su foto en la licencia de conducir.

— ¿En serio está deprimido por algo así?




— No estoy muy segura de ello, pero la foto en la licencia de conducir parece haber sido tomada en el centro de conducción, Kawacchi-san, ¿tú normalmente conduces motocicletas, no? ¿Todas las fotos de las licencias son así?

— Si, en realidad, sí. Es que el proceso es muy rápido, por lo que solo toma un breve instante tomarse la foto.

— Entonces, de acuerdo a lo que Maou-san dijo, él parece ‘haber sido apuntado en un momento de debilidad’.

— Pero la mayoría de las fotos en los documentos de identificación son así. La mayoría de mis amigos universitarios tampoco están contentos por eso.

Incluso si alguien sabe que las licencias de conducir pueden ser usadas como documentos de identificación, debido a que tienen esta característica, hay reglas estrictas impuestas en la foto impresa en ellas.

Nada sería aprobado, mientras las cejas estén cubiertas, el estilo de cabello, el atuendo y el trasfondo hagan difícil determinar la expresión o forma facial. Básicamente, una persona necesita estar inexpresiva mientras le toman la foto, además, la foto donde la persona no pueda ser reconocida por los demás tampoco sería aprobada.

Por el contrario, siempre y cuando las condiciones sean vistas, una persona puede usar la foto que ellos lleven cuando renueven la licencia, pero aun así, las fotos tomadas en el centro de conducción o la estación de policía serían usadas.

Y cuando muchas personas obtienen su licencia por primera vez o renueven su licencia, por el bien de la convenientica, siempre y cuando la foto que ellos lleven cumpla con los requerimientos, básicamente no sería necesario tomar otra foto.

Como resultado, cuando reciban sus licencias de conducir, la foto en ella sería distinta a lo que imaginaron…

— Ehh, la foto de mi ID estudiantil también falló cuando fue tomada debido a mi flequillo, y cuando animé a Maou-san al decirle que es algo que pasa con frecuencia, me entregó su licencia para que le echara un vistazo…

Chiho desvió su mirada de izquierda a derecha, algo avergonzada.

— Ehh, su nariz…

— ¿Nariz?

— Parece que la foto fue tomada en el momento el que sus fosas nasales se expandieron –dijo Chiho con preocupación.

Ya que Chiho, quien normalmente no ocultaba sus sentimientos positivos hacia Maou, pudo sentir esta preocupación, era claro que había algo extraño con esa foto cuando se comparaba con la apariencia normal de Maou.

Claro, ya que todos los empleados con licencias de conducir juzgaron que era suficientemente buena para la foto de la licencia, para la gente que no conocía a Maou, solo debería ser una foto normal de ID.
Pero para la gente que normalmente interactuaba con él, esa debería ser una cara extremadamente interesante.

Desafortunadamente, fue en este momento que Maou, quien había terminado de mostrarle la licencia de conducir a Kisaki, pasó por el mostrador.

Chiho y Kawada no ignoraron la sonrisa malvada de Emi.

— Déjame verla.

— ¿Eh?

— La foto de tu licencia de conducir es muy interesante, ¿no? Déjame verla.

En ese momento, Maou miró a Chiho con una expresión de dolor como si fuese el fin del mundo.

— Chi-chan, ¿me traicionaste?




— Ah, eh, ehh, ¡lo siento!

Chiho, sujetando su gorra en sus manos, luego de mirar con dudas, se volvió rápidamente y escapó a la habitación de empleados.

Hataraku Maou-Sama Volumen 12 Capítulo 1 Parte 2 Novela Ligera

 

— No es culpa de ella, las forzamos a decirlo. No tengo una licencia de conducir, por lo que realmente quiero verla. Ver a qué es lo que se parece.

— ¡¿Por qué debería mostrártela?! ¡Ya has terminado de trabajar, ¿no?! ¡Lárgate de una vez!

— ¿Qué sucede? No es como si se te fuese a caer un trozo de ti.

— ¡Mi moderación, tiempo de vida, mi espíritu y otras cosas más se reducirán!¡Vete a casa! ¡Lárgate! ¡Cuando tengas tu licencia de conducir, espero que también salgas con una cara extraña en la foto!

— ¿Cómo debería decirlo?

Al ver la situación del trío, Kisaki, quien salió después que Maou, advirtió con un tono serio.

— ¡Oigan, ¿ustedes qué están haciendo?! ¡Todavía están en horario laboral!

Kawada, quien fue regañado también aunque no se unió a la diversión, suspiró al no poder aceptarlo.

— Se siente como si salí perdiendo.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios