Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 9: Celular

 

 

—Oye.

El que estaba en el extremo receptor de mi mirada fría no era otra que Mishima.




—Ah, Yoshida-senpai. ¿Quieres salir a almorzar conmigo?

—No es eso por lo que vine aquí, idiota. ¿Tienes una especie de cuota de arruinar algo al menos una vez al día o qué?

Mishima inclinó la cabeza, perpleja.

—¿Qué quieres decir? —Sus gestos parecían acompañar la pregunta mientras trataba de hacerse la tonta.

Vamos, no actúes como si no supieras que solo estás siendo una carga.

—Arréglalo, ahora.

—¿Q-Qué parte?

—No creo que tenga que decírtelo, ¿verdad? —dije mientras me inclinaba más hacia Mishima. Podía sentir mis venas a punto de estallar en frustración. Ella frenéticamente observó sus alrededores, acercó su rostro y me susurró al oído.

—Te dije ayer que me aflojaría según corresponda…

¿Cómo puede ser tan optimista? Puse un brazo alrededor de su hombro y la miré directamente a los ojos. De esta manera, las personas que nos rodeaban no deberían ser capaces de escuchar.

—Escucha. Solo porque no dije nada ayer cuando estábamos bebiendo, no significa que apruebe tu forma de hacer las cosas. No malinterpretes.

—¡De ninguna manera! ¿Eso significa que me obligarás a trabajar duro?

—¿Incluso tienes que preguntar? Todos, menos tú, ya están trabajando duro.

—Geh…

Mishima ni siquiera intentó ocultar su consternación. Aparté la vista de Mishima por un momento, solo para encontrar mi mirada encontrándose con la de Gotou-san. En un ataque de vergüenza, rápidamente retiré mi brazo del hombro de Mishima y me aclaré la garganta.




—De todos modos, termina antes del descanso de la tarde.

—¿Qué? Pero solo queda una hora para el descanso. Solo sonreí en respuesta a la protesta de Mishima.

—Hazlo.

—Ueeegh…

Ella sabía lo que tenía que hacer, así que la obligaré a hacerlo. Si ella al menos no hizo más trabajo que calentar la silla, no será la única con un problema. Después de lanzar una mirada a Mishima, quien comenzó su trabajo a regañadientes, me dirigí de regreso a mi asiento.

Pero…

—¡Yoshida-kun! ¿Tienes un momento?

Una voz me llamó desde lejos. Rápidamente me di la vuelta, sobresaltado. La voz pertenecía a Gotou-san.

—¿Sí?

Mientras inclinaba mi cabeza en desconcierto, Gotou-san asintió hacia arriba unas cuantas veces, haciéndome un gesto para que viniera a su escritorio.

Eh… ¿Ahora qué? ¿Hice algo mal?

 Empecé a sudar frío. Por supuesto, todavía era un poco incómodo para mí, ya que ella me rechazó no hace mucho, pero al mismo tiempo, también era mi jefa. Gotou-san, quien también ocupó un puesto en Recursos Humanos, no ha intervenido realmente en mi trabajo recientemente, por lo que, de pronto, ser llamado por ella, mi superior, es una experiencia un tanto estresante.

Mientras sudaba a chorros de forma interna, lentamente me dirigí hacia su escritorio. Ella simplemente sonrió y tecleó algo en el teclado. Luego, señaló hacia la pantalla de su computadora y sonrió de nuevo. ¿Quieres que mire la pantalla? ¿Para qué? Siguiendo su gesto, miré tímidamente la pantalla. El mensaje de “¿Tienes algo de tiempo para encontrarnos mañana después del trabajo?” estaba escrito en el documento Word.

—¿Eh, mañana?

Gotou-san rápidamente devolvió la respuesta con un “Shhh” cuando pregunté.

—Ponte en contacto conmigo sobre esto más tarde.

Susurrando eso, Gotou-san miró su pantalla de nuevo como si nada en particular hubiera sucedido.

¿Qué? ¿Qué significa esto? 

Definitivamente, este no era el tipo de invitación de “vamos a tomar una copa”.

¿Una cita? No. ¿Por qué alguien pediría de repente ir a una cita con alguien a quien literalmente rechazaron?

Mientras estaba allí rígido, Gotou-san me miró de reojo.

—Puedes irte ahora.

—Ah, bueno, con permiso.




Ella básicamente me dijo que me fuera sin decirlo directamente. Giré sobre mis talones y volví a mi asiento. Así que resulta que tengo que ir a algún lugar con Gotou-san mañana después del trabajo. Me gustaría decir que me siento feliz, pero ese no es realmente el caso. Es una sensación extraña.

Mirando alrededor de la oficina mientras me dirigía hacia mi asiento, mi mirada se encontró con la de Mishima. Parecía estar deliberadamente evitando mi mirada, optando por teclear el teclado como una especie de distracción.

Sal de esa rutina y vuelve al trabajo. 

Aunque maldije internamente, mis pensamientos volvieron rápidamente al asunto relacionado con Gotou-san.

¿Para qué me llamó? Mi mente estaba en un constante estado de suspenso.

***

 

 




—Hm, así que Gotou-san te invitó a cenar.

Mientras continuaba cocinando el guiso casero de carne y papas, Sayu parpadeó algunas veces con sorpresa. Mientras estaba meciéndome en el tren, recibí un correo de confirmación de Gotou-san: [Siento lo de antes. ¿Te gustaría cenar juntos mañana después del trabajo?]

—¿No es bueno para ti entonces?

—No es bueno en absoluto… O sea, ¿qué diablos quiere decir con eso?

—¿No te está invitando a cenar?

—¡No hay forma! ¡Por supuesto que no es tan simple!

En medio de mi protesta, Sayu soltó un “Ehh” con una sonrisa a medias y volvió a lo suyo.

Es posible que un niño no pueda entender, pero entre los adultos que trabajan, hay muchas implicaciones ocultas detrás de cosas como “cenar” y “beber”. Por ejemplo, podría ser un momento para hablar sobre un cambio de puesto sin dudarlo, o quizás también podría ser todo lo contrario. Cuando me uní a la compañía por primera vez, uno de mis superiores en ese momento me llevó a un bar para regañarme por el trabajo y hablar sobre otros temas delicados, diciendo cosas como “eso era bastante malo, ¿no?”. A menos que tuviera una relación indiscutiblemente amistosa con un superior, era difícil no sentirme nervioso por tener una comida con ellos.

—Bueno, no te preocupes por eso. Date prisa y come el guiso, se va a enfriar.

—Oh… Gracias por la comida.

A instancias de Sayu, comencé a comer el estofado aún muy caliente. Tomé un pedazo de papa de color marrón dorado con los palillos y lo puse cuidadosamente en mi boca.

—Está delicioso.

—¿De verdad? ¡Qué bueno!

Sayu asintió con satisfacción. Tomó un pedazo de papa de su plato de estofado y lo probó.

—Mmm, está bueno~

—Sinceramente, eres muy buena cocinando. Al oír lo que dije, Sayu sonrió tímidamente.

—Siéntete libre de elogiarme más.

—Claro, chef número uno de Japón.

—¡Tienes razón!

Sayu se rio mientras comía un trozo de carne junto con el arroz. Tengo que admitir que Sayu realmente es increíble en la cocina. Es fácil decir que cocinaba a menudo en casa… ¿Sus padres le enseñaron a cocinar? Cuando esa pregunta surgió en mi mente, sacudí la cabeza para descartarla. Nada bueno saldrá de reflexionar sobre tal pregunta.

—¿Qué pasa?

—No, no es nada.

Sayu inclinó su cabeza hacia un lado con preocupación, pero me tapé la boca con arroz, como si nada hubiera pasado. Ella no profundizó más en eso y volvió a comer.

—Entonces, ¿irás?

—¿Hm?

—A tu cena con Gotou-san.

Sayu dejó de mover sus palillos y me miró fijamente. Asentí.

—Bueno, no es algo que pueda rechazar.

—¿Por qué? ¿Porque te gusta?

—Porque es mi jefa.




Los labios de Sayu se curvaron en forma de へ, incapaz de comprender mi razonamiento.

—Vamos, es porque realmente te gusta, ¿no es así?




—No es eso.

—¿Así que no te gusta?

—Bueno… Esto y eso son diferentes.

Sayu hizo un fuerte ruido “hmpf” con su nariz, como si eludiera mi respuesta.

—Así que, de cualquier forma, todavía te gusta.

—… No es tan fácil dejarlo ir, ¿bien? Estuve enamorado de ella por cinco años enteros —le dije, sintiendo un dolor en el pecho.

La expresión de Sayu parecía ir a “disparar”, y ella apartó los ojos para disculparse.

—Lo siento.

—No te pongas nerviosa. Está bien pensar en mí como un viejo miserable, en serio.

—De ningún modo —Sayu negó con la cabeza—. Yoshida-san, creo que eres realmente genial. Si Gotou-san no tuviera novio, no hay duda de que obtendrías el OK.

—Jaja, no necesitas consolarme así.

—Estoy diciendo la verdad.

Honestamente, cuanto más intentaba consolarme, más miserable me sentía. Dejé salir una sonrisa seca.

—De todos modos, iré con ella a cenar mañana. No puedo rechazar una invitación de un superior, mucho menos de alguien como Gotou-san.

—Bien. Entonces, ¿tomo eso como que no necesito hacerte la cena mañana? —Sayu asintió y luego preguntó eso.

Cierto, malgasté su cena ayer cuando fui a beber con Mishima. Tiene sentido que ella confirmara con si aceptaré o no a la invitación de Gotou-san mañana. Entendiendo sus intenciones, asentí.

—Sí, no estaré aquí.

—Bueno.

Después de eso, un pensamiento de repente vino a mi mente.

—Por cierto, no tienes teléfono, ¿verdad?

—Teléfono…

Sayu mostró una sonrisa forzada y negó con la cabeza.

—No, no tengo.

Aun considerando sus circunstancias, me sorprendió bastante. En una época en la que incluso los escolares de primaria llevaban Smartphone, nunca pensé que una floreciente chica de preparatoria no llevaría uno.

—¿Lo dejaste en casa? —Sayu negó con la cabeza.

—Cuando estaba cerca de Chiba, mis amigos… quiero decir, mis compañeros de clase de mi tiempo en Hokkaido seguían llamándome sin parar.

Sayu pasó por alto la pregunta y dijo “jejeje” con una sonrisa.

—Así que lo tiré al océano.

—Oye, no tires tu basura al océano.

Esta chica… Aunque no podía aprobar que ella tirara su teléfono al océano, su decisión fue realmente otra cosa.

—¿Entonces no llevaste teléfono a partir de ese momento?

—Sí.

—En serio…

Sin embargo, inesperadamente no fue un problema.

Bueno, puedo ver la razón por la cual lo hizo. Si planeaba cortar sus lazos con todos de su pasado, entonces su teléfono era algo que no necesitaba.

—Entonces, ¿por qué lo preguntas?




La inclinación de su cabeza parecía decir “¿Por qué preguntaste eso?”.

—Bueno, ya sabes, puede haber ocasiones en las que de repente no pueda llegar a casa, así que sería mejor tener alguna forma de contactarme para que no se desperdicie tu comida.

—Oh, ya veo… —Sayu asintió con repentina comprensión.

Sin embargo, al momento siguiente, ella pareció avergonzarse un poco, su mirada se movía de manera inquieta.

—¿Qué?

—Bueno, uhm.

Sayu se retorció y dijo en voz baja:

—Sabes, las cosas de las que estamos hablando nos hacen parecer una pareja de recién casados.

—¿Qué diab–?

—¡E-Es solo una broma! ¡No pongas una cara tan aterradora, por dios!

Cuando mi expresión se torció en una mueca, Sayu agitó sus manos con exasperación delante de ella.

—Quiero decir, incluso si hago demasiado puedo comer el resto en el desayuno o algo así.

—¿Pero no sería más conveniente tener un teléfono celular? Sayu sacudió febrilmente la cabeza.




—¡No lo quiero! ¡No lo quiero! ¡Realmente no lo quiero!

—Vamos, no seas tímida.

—No, realmente no creo que necesite uno. Además, no es como si pudiera firmar el contrato por mi cuenta.

Ahora que lo menciona… Si recuerdo correctamente, había una regla en la que los estudiantes de preparatoria no pueden firmar contrato de un teléfono móvil sin sus padres, ¿no?

Bueno, no es como que tuviera un teléfono cuando era estudiante de preparatoria, así que realmente no sé los detalles al respecto.

—Bueno, a pesar de eso, me gustaría tener una manera de contactarme si se trata de eso. Así lo dije, pero Sayu obstinadamente se negó a ceder.

—¡Está bien! ¡Está bien!

Su hábito de contenerse está emergiendo nuevamente. Mirando de reojo a Sayu, mostré una sonrisa forzada. Sayu no es la única que estará preocupada por esto. Hablando honestamente, es bastante incómodo no tener forma de contactar a una chica de preparatoria que se queda sola en mi casa. Por lo menos, me gustaría tener algún medio para contactarla.

Un teléfono móvil, eh. ¿Realmente no hay manera de conseguir uno?

 Me fui a dormir con esa pregunta fugaz en mi mente.

***

 

 

—Eh… ¿No puedes simplemente registrar un segundo teléfono con tu nombre y entregárselo a Sayu-chan?

—Oh, es cierto.

Al consultar con Hashimoto antes de que el trabajo de hoy comenzara en serio, inmediatamente me dieron una solución. Ya veo, así que puedo hacer otro contrato bajo mi propio nombre. Ni siquiera se me pasó por la cabeza.

—Bueno, creo que iré a comprar uno en el siguiente día de descanso —murmuré mientras encendía la PC de mi trabajo.

Bueno, puedo tomarme mi tiempo para pensar en el teléfono más tarde. En primer lugar, tengo que pasar por los eventos de esta noche. Mirando el escritorio de Gotou-san, cuyo propietario aún no ha llegado por hoy, podía sentir el sudor formándose en mi espalda.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios