Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 8: Mishima Yuzuha

 

 

Hige wo Soru. Vol 1 Capítulo 8 - Novela Ligera

 




—¡¡¡Mishimaaaa!!! —grité a todo pulmón.

Hashimoto, que estaba a mi lado, saltó en su silla, sorprendido. La oficina volvió a su habitual silencio un momento después. Algunos de mis compañeros de trabajo voltearon sus miradas hacia mí. La persona en cuestión, sin embargo, se volteó casualmente hacia mí, inclinando su cabeza en confusión.

—¿Qué pasa~?

—¡¡¡No me digas nada de “¿Qué pasa?”!!!

Salté de mi asiento y caminé hacia ella. Los compañeros de trabajo que observaban la situación tenían expresiones de “Oh, eso otra vez” y regresaron a su trabajo. Levanté mi voz, listo para saltar a la garganta de Mishima mientras ella me miraba fijamente, expectante.




—No sé cuántas veces te he dicho esto, pero revisa tu trabajo antes de enviarlo.

—¿Acaso no lo hice?

—¿Por verificar tu trabajo, te aseguraste de que todas las funciones del sistema funcionaran y lo enviaste por primera vez?

—Uh-huh.

—¡¿Nada de “Uh-huh” a mí?! ¡Tu código está lleno de errores! ¡¿Cómo se supone que se califica como un producto terminado?!

Debido a la franqueza de mi interrogatorio, parece que Mishima finalmente se dio cuenta de que no dejaré de presionar hasta que obtenga una respuesta por sus errores. Ella abrió la boca con sorpresa, y luego dijo:

—¿Eh, en serio? Eso suena un poco mal, ¿verdad?

—¡No lo trates como si fuera el problema de otra persona!

—¿Qué debería hacer entonces?

—Arréglalo. Hazlo hoy.

—Eso es pedir lo imposible, sin embargo~

Podía sentir una vena a punto de estallar. ¿Cómo pudo HR contratar este increíble desastre? No calificado, irresponsable, y para ser completamente honesto, ni siquiera vale la pena considerarlo.

—El producto saldrá mañana, así que, ¿no es obvio que tienes que hacerlo hoy? No olvides que soy yo quien tiene que limpiar el desastre después de ti.




—… Yoshida-senpai, ¿serás despedido si no termino hoy?

—¿Ah? Bueno, dudo que vayan tan lejos, es solo que… Puse una mano en mi barbilla, y continué:

—Podría ser eliminado de este proyecto. Al mismo tiempo, la responsabilidad de la capacitación probablemente pasará a otra persona.

Pasar la responsabilidad de su entrenamiento a otra persona sería el cielo en la tierra, pero este proyecto fue algo que comencé e involucró a muchos de mis compañeros de trabajo en el proceso. Simplemente no podía permitirme a abandonar a la mitad.

—Eh… ¿Ya no estarías entrenándome?

—Eso podría suceder si no arreglas esto para hoy.

Al escuchar lo que dije, Mishima, que generalmente tenía una sonrisa perezosa siempre presente, mostró una expresión severa.

—Lo arreglaré ahora mismo.

—Ah, hey…

Mishima se volteó y se apresuró a volver a su asiento. Normalmente se movía por la oficina como si fuera un paseo por el parque, por lo que era inusual que ella se apresurara a volver a su escritorio.

—¿Qué pasa con ella…?

Dado que mis interacciones con ella en general me involucraron en echarla y molestarla ¿no sería realmente conveniente para ella si alguien más la estuviera entrenando? Entonces, ¿por qué se preocupó tanto cuando le dije que alguien más podría ser asignada a ella? Bueno, si eso es lo que se necesita para que ella haga el trabajo en serio, entonces supongo que es lo mejor. Regresé a mi asiento, con la cabeza ligeramente inclinada en duda.

—¿Problemas otra vez?

—La base del sistema que hice se convirtió en algo completamente distinto, de alguna manera.

—Muy impresionante, ¿verdad? —bromeó Hashimoto.

A pesar de sus comentarios, Hashimoto estaba enterrado en el trabajo que le había enviado, así como en el trabajo que ya tenía, por lo que no apartó la vista de la pantalla ni siquiera mientras conversábamos.

—Dicho esto, Mishima-chan parece estar tomando su trabajo en serio ahora.

—¿Cómo puedes notar todo esto mientras trabajas?

—Incluso si estoy mirando la PC, puedo decir vagamente lo que está sucediendo en la oficina por el rabillo de mi ojo. Si entra un jefe que no me gusta, me voy al baño.




—Eso es bastante hábil de tu parte.

Por eso es por lo que nunca está cerca cuando mis jefes me enfrentan por algo. Debería intentar eso también. Practiquemos captar la situación en la oficina por el rabilo de mi ojo. Mientras abría mis herramientas de programación, eché un vistazo a Mishima. Por lo general, ella giraba la cabeza, hacía algunos estiramientos o, en general, no se centraba en su trabajo, pero hoy parecía terriblemente seria.

—… ¿Qué demonios le pasa? —murmuré mientras volvía a mi propio trabajo.

Es bueno que ella esté tomando su trabajo en serio, pero todavía carece de habilidades. Aunque la suposición de que su código podría no ser utilizable de alguna manera me pesaba, tenía que terminar mi parte del trabajo. Con un ligero suspiro, comencé a tocar el teclado.

—Jeje, buen trabajo hoy.

—Mhm…

En un bar ruidoso y ajetreado, con precios regulares, Mishima y yo chocamos nuestras copas.

Después del trabajo, una cosa llevó a la otra y terminé viniendo a beber con Mishima.

Mishima inclinó su vaso de Cassis-Orange hacia sus labios y bebió la bebida de una sola vez. Mientras tomaba mi vaso de cerveza de barril, la sensación de mi garganta apretada contra el flujo de líquido provocó una euforia refrescante que se precipitó a mi cabeza.

—Realmente, sin embargo, es genial que hayamos podido entregarlo a tiempo.

—Sí.

Tomé otro trago de mi cerveza con una sonrisa forzada. Hace unas horas…

En un sorprendente giro de eventos, Mishima había pasado un archivo de datos que no requería ninguna revisión por mi parte. Ya había aceptado que tendría que quedarme hasta altas horas de la noche para realizar revisiones y retoques a su código, así que esperé a que ella cumpliera su parte sin ninguna expectativa real. Sin embargo, desafiando completamente mis expectativas, lo que entregó hizo que mis ojos se abrieran de sorpresa.

Gracias a la rápida depuración de su propio código por parte de Mishima, pude concentrarme en mi propio trabajo, por lo que pudimos salir del trabajo antes de lo esperado. Entonces, cuando nos íbamos, Mishima de repente me preguntó:

—Yoshida-senpai, ¿quieres ir a tomar algo?

¿Quién hubiera pensado que mi kouhai, con quien mis interacciones consistían principalmente en gritarle, me invitaría a beber? Estuve brevemente preocupado por lo que Sayu haría en la cena, pero probablemente ella pueda hacer algo para ella misma. También dejé algo de dinero en caso de emergencias. Pensando que esto debería estar bien de vez en cuando, acepté fácilmente la invitación de mi kouhai con un firme asentimiento.

—En serio, pensar que serías capaz de todo eso si solo te centraras… ¿Por qué no haces eso normalmente?

—Fweh.

Mishima respondió mientras se llenaba la boca con pollo a la parrilla.

—Fwis fresaus ge krant.

—Oye, traga tu comida antes de hablar.

Mishima habló incoherentemente mientras engullía el pollo. A medida que la sensación algo agradable de mareo surgía en mi cuerpo gracias al alcohol, miré a Mishima, quien estaba masticando desesperadamente. Su cabello castaño terminaba ligeramente por debajo de sus hombros.

Las puntas de su cabello se envolvieron y se curvaron hacia su cuello. Sus ojos eran grandes y brillantes, mientras que su nariz y boca eran más bien pequeñas. Si tuviera que decir algo, ella pertenecía al arquetipo “linda”.

Su apariencia parecía ser muy apreciada por los “veteranos” entre mis superiores, al menos, lo suficiente como para que su nombre apareciera varias veces durante una de mis fiestas con ellos. Estoy bastante seguro de que su apariencia fue un factor clave en su contratación.

Con la sorprendente cantidad de recién graduados con un nivel de habilidad similar al suyo, puede que no sea tan extraño que la apariencia sea el factor decisivo para el empleo. Tal vez los veteranos de la compañía desearan algo de golosinas.

—¿Q-Qué pasa?

En el momento en que estaba mirando a Mishima, ella había terminado de engullir la comida en su boca, y ahora estaba mirando a su alrededor con inquietud y jugueteando con las puntas de su cabello de una manera un tanto angustiada.

—Oh, perdón por eso.

Poniéndome en sus zapatos, probablemente me resulte difícil mantener la calma si alguien me estuviera mirando fijamente mientras estaba comiendo.

—Estaba pensando que probablemente serias mejor recibida si pudieras hacer bien tu trabajo.

—¿Eh, en serio~? —dijo Mishima con un ligero susurro—.

Pero la compañía parece mostrar favoritismo por las personas que no pueden trabajar.

—¿Qué?

Mishima se rio mientras yo fruncía el ceño con desconcierto.

—En serio, es la verdad. Para ser completamente honesta, Yoshida-senpai, ¡eres el único que realmente me regaña!

—¿Qué diablos? ¿Qué hay de los otros viejos? ¿No dicen nada en absoluto?

Al escucharme, Mishima hizo una expresión un tanto aguda pero fresca y dijo con una voz audaz y profunda:

—“Está bien, no te preocupes por eso entonces. Déjame manejar el resto”, es lo que él dijo con una expresión de suficiencia en su rostro.

—Woah, ¿quién dijo eso? Escucharlo ya me hace sentir un poco desagradable. Así que, ¿quién lo dijo?

—Era el jefe del departamento Onozaka.

—¡¿Qué diablos?! ¡Esto es increíble!

Me eché a reír de forma incontrolable, golpeando la mesa repetidamente. El jefe del departamento, Onozaka, era “conocido” como el “código de barras de closet 2D”. Hubo un caso en el que su PC de trabajo se había congelado y se la había pasado a Hashimoto para que la arreglara. Fue entonces cuando descubrimos que la razón por la que la computadora se había congelado era porque la computadora había detectado un virus al acceder a un archivo llamado “¡Te gustará absolutamente! Una colección de anime cuidadosamente seleccionados”. Este incidente, combinado con su peinado, dio lugar a este apodo. Escuché que intentó hacer su jugada en algunas de las nuevas contratadas, pero no sabía que Mishima también era una de las víctimas.

—Ya veo, así que fue el señor código de barras…

—Oye, me sentiría mal llamándolo así.

A pesar de lo que dijo, su risa sugirió lo contrario.

—Entonces, ¿qué estás haciendo realmente? ¿Debo entender que estás haciendo un trabajo descuidado a propósito para que tus superiores te presten atención? —le pregunté con una expresión severa. Mishima me miró perpleja y negó con la cabeza.

—De ninguna manera. No podría importarme menos que me prestaran atención.

—Entonces, ¿cuál es tu plan? Si puedes hacer un buen trabajo, ¿por qué no lo haces?

—Mhm, traté de decirte esto antes, verás…

Mishima tomó un sorbo de su vaso de naranja cassis y exhaló ruidosamente por la nariz.

—¿Qué se supone que hacen las personas que normalmente trabajan duro cuando se encuentran en una situación en la que tienen que trabajar aún más?

—… ¿Hm?

Realmente no entiendo el punto de lo que ella dijo.

—Entonces trabajan incluso más duro, ¿no?

—Entonces, ¿qué pasa si tienen que trabajar aún más duro que eso?

—Entonces trabajan incluso más duro que eso.

—Ajaja, vamos, luego morirán por todo ese trabajo, ¿no es así?

Mishima agitó su mano con desdén mientras ponía la parte de cebolla de su brocheta de pollo a la parrilla en su boca.

—Us purcu yo normalmentu lo tomu cun culmu—

—¿Te importaría tragar antes de hablar? —la regañé con una leve sonrisa.

Mishima masticó apresuradamente la cebolla, en pánico. Después de tragarlo con un fuerte trago, ella dejó escapar un suspiro de aire.

—Esa es la razón por la que normalmente me lo tomo con calma, puedo poner un verdadero esfuerzo cuando llegue el momento.

—Como alguien del mismo lugar de trabajo, debe saber que siempre estamos presionados por el tiempo dado el calendario y los plazos de nuestra empresa. Dices que lo harás cuando llegue el momento, pero honestamente hablando, eso es todos los días. Eh, eso no puede ser correcto.

— Mishima gruñó mientras levantaba su dedo índice en rechazo—.

Quiero decir, nada cambiaría en el trabajo si me fuera, ¿verdad?

—Bueno, eso es porque solo eres una novata.

—Hm, no te equivocas, pero…

Mishima entrecerró los ojos con una sonrisa pícara y continuó:

—No creo que nada cambiaría incluso si Yoshida-senpai se hubiera ido.

—¿Qué…?

Quería objetar, pero todavía no podía encontrar las palabras adecuadas para responder. Nunca he considerado una vez si el trabajo continuara o no como siempre si no estuviera presente. Para ser honesto, creo que soy alguien en quien se confía a menudo en el trabajo. En los 5 años que llevo en esta empresa, he obtenido varios logros. Además, cualquier proyecto en el que haya participado ha sido rentable para la empresa.

—¡El lugar de trabajo no funcionaría sin mí!

Es lo que me gustaría pensar, pero nunca pensé en lo contrario.

—Jeje, bueno, creo que sería problemático si de repente desaparecieras.

—… Uh-huh.




—Creo que probablemente sea problemático, pero no en la medida en que los demás no sepan qué hacer.

—Mishima asintió para sí misma mientras continuaba—: Es por eso por lo que, en cierto modo, creo que hay una necesidad de personas que permanecen en espera cuando las personas que normalmente trabajan duro están agotadas.

—¿Y esa serías tú?

—Eso es correcto~

Mishima hizo un signo de “paz” con su mano derecha y sonrió. Solo pude suspirar en respuesta a sus gestos inocentes.

—Como tu superior, me inclino a decir que deberías hacer un buen trabajo si puedes…

—Pero hice mi trabajo correctamente hoy, ¿verdad?

—Bueno, estás en lo correcto.

Mostré una sonrisa tensa y vacié mi vaso. No tenía ganas de regañarla en un bar. Saber que al menos puede hacerlo si lo intenta es suficiente por ahora.

—Pero realmente eres un tipo amable, Yoshida-senpai. Fruncí el ceño en respuesta a su declaración.

—¿Yo?

—Sí. Quiero decir, eres el único que me reprende seriamente.

—Mishima continuó con una mirada dura—: Quiero decir, debe ser agotador reprender a alguien que no lo hará, incluso si se lo dices.

—Si lo entiendes, entonces no me obligues a hacerlo, ¿bien?




—Normalmente, la gente simplemente se da por vencida y juzga que “no pueden hacerlo después de todo” después de ver a alguien fallar varias veces. Incluso los superiores que actúan con amabilidad conmigo hacen lo que hacen porque quieren el “mérito” de que les guste más, ya sabes.

Mishima ya no tenía su habitual aire fresco y frívolo con ella. Era más filosófica, distante, y algo fría. Ella también puede hacer este tipo de expresión, ¿eh?

—Pero, Yoshida-senpai, siempre lo das todo para estar enojado conmigo.

—Eso es porque tú nunca aprendes.

—Aww, me estás haciendo sonrojar.

—Eso no fue un cumplido. Mishima rio y vació su vaso.

—Ah, me gustaría otro vaso de esto, gracias.

Mishima llamó al empleado del bar. Ella también agarró mi vaso vacío mientras pedía otro.

—¿Todavía vas a beber?

—¿No vas a hacerlo?

—Bueno, supongo que puedo hacerte compañía si deseas.

—Jeje, por favor, hazlo.

Inesperadamente, ella puede contener su licor. Si recuerdo correctamente, ¿no estaban los cócteles en el lado superior en términos de contenido de alcohol? Si está lista para pedir un segundo vaso tan rápido, probablemente significa que tiene confianza en su capacidad para beber.

—Ah, continuando donde lo dejé —Mishima se inquietó con las puntas de su cabello mientras continuaba

—.Erm… ¿Cómo debería decir esto…?

Ella parece muy inquieta. ¿Qué le pasa de repente? Tal vez está borracha. Mientras la miraba con curiosidad, ella miró diagonalmente hacia abajo y sus mejillas parecían enrojecerse.

—No quisiera que nadie más que tú, Yoshida-senpai, se encargue de mi entrenamiento.

—Ah, bien…

¿Por qué es tan tímida al respecto? La forma en que dijo eso también me hace sentir avergonzado por alguna razón, así que sinceramente quiero que termine.

—¡Así que, cuando llegue el momento, haré lo mejor que pueda!

—No, haz tu mejor esfuerzo normalmente, ¿entendido?

Cuando levanté mi voz en respuesta, Mishima soltó una risita. Supongo que no debería esperar que ella normalmente dé todo en el trabajo de aquí en adelante tampoco.

Pero bueno, eso no importa ahora…

 Eché un vistazo a Mishima, quien comenzó a tomar de su bebida de nuevo. Bueno, conocerla mejor y saber que estaba haciendo una bolsa de arena a propósito podría ser mejor, en comparación con solo continuar el ciclo en el que me irritaría sin ser consciente de nada. Aflojando mis labios, tomé un trago de mi reciente cerveza burbujeante.

—Oh, por cierto… —dijo ella de repente—.

Yoshida-senpai, te has afeitado todos los días recientemente, ¿verdad?

—Sí. ¿Qué hay con eso?

—Oh, estaba pensando que podrías haberte conseguido una novia o algo así.

—¿Q-Qué…?

Notando mi deformación en la frente con incredulidad, Mishima agitó sus manos de un lado a otro delante de ella.

—Quiero decir, bueno, solías afeitarte una vez cada tres días, ¿verdad? Pero de repente empezaste a afeitarte todos los días. Así que solo tenía curiosidad por saber si te has encontrado o una novia o algo así.

—¿Le prestas mucha atención a mi vello facial?

Mishima pareció saltar de sorpresa, su cara rápidamente se puso roja.

—¡P-Por supuesto que no! ¡¡No me hagas sonar como un fetichista de vello facial o algo así!!

—Oye, no fui tan lejos como para llamarte fetichista o algo así.

—¡Es porque pasas mucho tiempo regañándome! ¡Así que paso mucho tiempo mirando tu boca!¡No tengo ningún sentimiento extraño ni nada de eso!

—¿Qué es esto de sentimientos extraños con respecto a mi vello facial?

Ella realmente tiene un fetiche por el vello facial, ¿verdad? Suspiré ruidosamente por la nariz y respondí a su curiosidad.

—No tengo novia ni nada de eso. Quiero decir, acabo de ser rechazado no hace mucho.

Los ojos de Mishima se abrieron de sorpresa, con su boca abierta. ¿Qué pasa con esa cara?

 —¿Eh? ¿Te rechazaron? ¿Quién?

—Gotou-san.

—¡¿Gotou-san?! —gritó Mishima en voz alta.

El trío de asalariados que estaban sentados a nuestro lado lanzó una mirada hacia Mishima. Al darse cuenta de sus miradas, Mishima se aclaró la garganta y reanudó:

—¿Te gustan así?

—¿Está mal?

—¿Así que prefieres los que son como “¡Boom! ¡Bang! ¡Splam!”?

—Uh-huh.

—Ya veo…

Mishima entrecerró los ojos y su expresión pareció ser un poco sombría; aunque mis preferencias no deberían tener nada que ver con ella.

—Pero fuiste rechazado, ¿verdad? Bueno, no te preocupes demasiado por eso, supongo.

—Tch, no necesito tu simpatía barata.

—¿Qué? Pero no estoy simpatizando contigo.




La expresión sombría de Mishima pareció sufrir un repentino giro de 180° cuando se convirtió en una sonrisa brillante.

—¡Mas bien, considero que esto es bastante afortunado!

—¿Eh? —pregunté en respuesta, pero Mishima esquivó la pregunta tragando su bebida.

—Disculpe, ¿puedo tener otra?

—Oye, más despacio.

—Todavía puedo beber mucho más.

—Ah, bien…

Dije que le haría compañía, por lo que no puedo ser el único que no beba. Bueno, al menos vine con la billetera gorda. Suspirando para mí mismo, subí el ritmo y me tomé mi cerveza. Cuando Mishima había dicho “chica”, la imagen de Sayu vino a la mente.

Ahora que lo pienso, comencé a afeitarme por lo que dijo.

 Pensé fugazmente, pero estos pensamientos desaparecieron rápidamente de mi mente con otro trago de cerveza.

***

 

 

—Llegas muy tardeeeeeeeeee…

Sayu gimió mientras rodaba sobre su futón.

—Uh, lo siento por eso.

—Y hasta hice cenaaaaaaaaaa.

—Lo siento.

Solo pude disculparme seriamente. Cuando volví a casa, Sayu estaba de un humor increíblemente malo. Mishima era una gran bebedora. Había planeado quedarme hasta que Mishima estuviera satisfecha, pero seguimos bebiendo al mismo ritmo durante más de 2 horas. Al final, no bebí con ella, y en cambio me dediqué a terminar lo que quedaba de sus guarniciones. Entonces, aunque salí del trabajo a tiempo, no fue hasta las 10 pm cuando llegué a casa. Sayu levantó la cabeza del futón para mirarme, mientras me sentaba sobre mis talones.

—… ¿Era una chica?

—… Bueno, podría decirse que sí.

Luego agregué que era una kouhai en la compañía que no hace su trabajo correctamente. A pesar de que ella fue la que preguntó, pareció sorprenderse. Entonces, ella exhaló pesadamente de su nariz y dijo:

—Hmpf, ya veo cómo es. Prefieres salir a comer con otra chica que cenar lo que cociné.

—Lo siento mucho por eso.

—¿Fue divertido ir a beber con una chica?

¡Ya deja de ser un dolor en el trasero! Bueno, en realidad no podría decir eso en voz alta. Era cierto que ella había hecho la cena. Notando que me quedé en silencio, disculpándome, Sayu comenzó a temblar incontrolablemente. Levanté la cabeza para ver qué estaba pasando, solo para verla cubriéndose la boca con las manos.

—Je… Jeje…

Al parecer, ella solo estaba bromeando conmigo. Sayu hizo todo lo posible para evitar estallar en risas cómicas.

—Ajaja, aja, eso es gracioso. Oye, no estoy enojada contigo ni nada.

—Caray… No me tomes el pelo de esa forma, ¿bien?

—Quiero decir, Yoshida-san, fue algo gracioso escucharte decir “lo siento por eso” y “lo siento mucho” y esas cosas.

Sayu levantó la parte superior de su cuerpo del futón mientras se reía.

—Pero asegúrate de desayunar mañana, ¿de acuerdo?

—Sí, seguro.

Después de eso, ella volvió a rodar en su futón con una sonrisa alegre.

—Hm, por ejemplo, no pareces borracho, Yoshida-san.

—Bueno, tengo trabajo mañana, así que no beberé lo suficiente como para emborracharme.

—Estuviste hecho un total desastre el día que nos conocimos.

—Bueno…  estaba  desconsolado  en  aquel  entonces.  Además,  el  día  siguiente  fueron  unas vacaciones pagadas —dije con una expresión amarga en la cara. Sayu se rió entre dientes y preguntó:

—¿Tanto te gustaba ella?

—… Supongo que sí.

Cuando asentí en respuesta, Sayu mostró una expresión de suficiencia y continuó:




—¿Qué parte de ella exactamente te gustó?

¿Qué parte…? Lo primero que me vino a la mente fue…

—Sus pechos.

—¡Eres tan sencillo! —gritó Sayu mientras se echaba a reír otra vez.

Ella realmente se ríe de todo, ¿no es así? Y yo que estaba siendo tan serio como podía… Ya sea Sayu o Mishima, no soy muy bueno para tratar con chicas que pueden controlar el ritmo de la conversación.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios