Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Ropa

 

 

Sábado.

Me tumbé en el suelo de la sala de estar mientras leía el periódico. Mi casa no cuenta con televisión, por lo que la única manera de mantenerme al día con los eventos actuales era a través del periódico.




Hombre sospechoso arrestado por violación a una chica de preparatoria”, hmm…

 Hojeé los artículos del periódico mientras rascaba ruidosamente mi trasero. No es como si no entendiera el encanto de las mujeres jóvenes, pero simplemente no pude verlas desde una perspectiva sexual. Pensé que, seguramente, este era el estándar para la mayoría de las personas, pero teniendo en cuenta los frecuentes informes de agresiones sexuales a menores, parece que hay una cantidad inesperada de hombres que desean hacer esas cosas a las chicas menores de edad.

—Aunque prefiero a las mujeres mayores —murmuré mientras pasaba la página.

—Oye, no es eso un poco grosero… —comentó Sayu mientras pasaba sobre mi cuerpo flácido llevando una pila de ropa en sus manos.

Fue tan repentino que terminé con una visión clara de lo que había debajo de su falda. Una tela de color azul claro que parecía un poco demasiado delgada. Al darme cuenta de que su ropa interior era más adulta de lo que había esperado, no pude evitar sentirme avergonzado. Rápidamente trabajé mi boca en un intento de pasar por alto estos sentimientos.




—Solo para que lo sepas, puedo ver tus bragas.

—Estoy usando una falda, así que no hay mucho que pueda hacer al respecto.

Le eché un vistazo rápido a Sayu, que vestía su uniforme habitual mientras hacía las tareas domésticas.

—Bueno, ahora que lo pienso, siempre llevas puesto tu uniforme, ¿verdad?

—No es que tenga algo más que ponerme. De cualquier manera, no se ensucia si lo lavo correctamente.

—Pero, es un poco extraño que lleves tu uniforme dentro de la casa.

—Me levanté del suelo.

Metiendo mi mano en mi bolsa de negocios, saqué mi billetera y miré dentro. Ahh, hay más de lo que pensaba. Saqué un billete con la cara de Fukuzawa Yukichi3 impresa en ella.

—Ten. Sal y compra algo de ropa. Si vas a Uniqlo, probablemente puedas comprar un juego completo de ropa con esto.

—Eh, me sentiría mal si hiciera eso.

—Realmente no disfruto ver tus bragas todos los días.

Sayu reflexionó con un fuerte «Hmmm» por un momento, antes de chasquear audiblemente sus dedos.

—Entonces vamos a ir juntos.

—Ehhh…




Mi expresión se arrugó. Me imaginé por un momento cómo se vería si fuera a comprar ropa junto con Sayu.

—Uhh, en realidad no quiero levantar sospechas y piensen que soy un Sugar Daddy4.

—Jaja, sí, supongo.

—Puedes comprar ropa por tu cuenta. Mientras tanto, iré a comprar tu futón. Sayu pareció reaccionar de forma exagerada ante la palabra «Futón».

—¡No, no, no, está bien! La alfombra es lo suficientemente cómoda para mí.

—Te duele el cuerpo cuando te despiertas, ¿no es así?

—En lo más mínimo.

¿Por qué estaba siendo tan reservada? Dije que lo compraría para ella, así que ella debería tomarlo y decir gracias.

—Cada vez que te levantas, dices “Ow, ow, ow”, ¿no te acuerdas?

—¿Eh?, nunca dije eso.

—Seguro que lo hiciste.

¿Lo dijo inconscientemente?

 —Además, no me siento muy bien en dejar que una chica duerma en el suelo cuando yo uso una cama.

—Pero—

—Solo lo compro porque quiero, así que no hay peros, ¿está bien?

—Mm…




Bueno, supongo que esto también plantea la cuestión de si un miembro de la sociedad debería o no tener un futón para los invitados. La razón es que, además de reunir a los muchachos y beber con ellos durante la noche, era poco probable que hubiera alguien que pasara la noche en mi casa. Tal vez eso fue una subestimación bruta. En segundo lugar, si supuestamente traigo una amante para pasar la noche en mi casa, estaríamos compartiendo la cama, ¿no?

—De todos modos, sal y compra tu ropa hoy.




—Entendido.

—Puedes quedarte con el resto como una mesada o algo así.

—Eh.

Una expresión de desconcierto se apoderó de su cara.

—No lo necesito.

—No tienes dinero, ¿verdad? ¿No es aburrido para ti simplemente sentarte en casa todos los días sin nada con lo que jugar?

—Solo con dejar que me quede aquí es más que suficiente.

Ella debe tener una tendencia a ser reservada alrededor de los adultos. No sé en qué hogares ha estado viviendo hasta ahora, pero al menos está claro que tenían el tipo de ambiente en el que esa actitud era necesaria. Suspiré tan naturalmente como si respirara.

—Ya dije que está bien, solo tómalo. Si realmente no quieres usarlo, entonces no lo uses; guárdalo para cuando necesites usarlo o algo así.

—Pero, sabes… — La mirada de Sayu se desvió hacia el suelo, incapaz de entender lo que acababa de decir—.

Si te lo quito… no sé cómo podré devolverte el dinero.

Por un momento, me quedé sin palabras. Lo que ella dijo fue muy honesto.

No era solo que ella dudaba en recibirlo, sino que siempre reflexionaba sobre cómo devolver el favor. Ella rechazaría un favor que sabía que no podría pagar. Así que eso es lo que era, eh. Me rasqué la cabeza, haciendo una lluvia de ideas. ¿Por qué se redujo a esto…? Quiero decir, ella es sólo una niña.

—Sinceramente…

Elegí mis palabras con cuidado. ¿Cómo hago llegar el mensaje?

—Estoy muy ocupado todo el tiempo, así que realmente no tengo mucho tiempo para hacer las tareas domésticas.




—Con dificultad y vacilación mezclada en mi voz, continué. Sayu me prestaba total atención—.

Pero las has estado haciendo todas desde que viniste. En la semana o más que has estado aquí, he podido divertirme mucho más que antes… ¿No es una razón suficiente?

Volví a mirar a Sayu, a lo que ella rápidamente apartó sus ojos. Entonces, ella murmuró en respuesta.

—Si estás de acuerdo con eso… entonces está bien.

—Está bien, entonces ambos estamos de acuerdo con eso — con un asentimiento, me puse de pie.

No es como si pudiera salir con mi ropa de dormir hecha tiras. Abrí el armario y saqué un cambio de ropa adecuado.

—Yoshida-san —Sayu me llamó mientras me quitaba la camisa ruidosamente.

—¿Qué pasa?

Miré a Sayu, cuyos labios se fruncieron en respuesta. Entonces, con una amplia pero gentil sonrisa…

—Gracias.

—…Cierto.

Me puse una camiseta mientras exhalaba ruidosamente por la nariz.




Eso es mejor, como debería ser. Pensé.

***

 

 

—¡Wow—! Es tan suave…

Sayu se movió de un lado a otro en su futón. Se había quitado el uniforme escolar por un conjunto de abrigos y suéteres ajustados en color gris. Como esperaba, este conjunto de ropa encaja mucho mejor con el ambiente de la habitación. Sin mencionar que era claramente más cómodo.

—Vas a tener polvo por todas partes, ¿sabes?

La regañé suavemente con una media sonrisa en mi cara. Sayu solo levantó la cabeza para mirarme.

—Paso la aspiradora por el piso todos los días, así que, ¿cómo podría llenarse de polvo?




—… Bueno, no te equivocas.

Asintiendo de acuerdo, abrí la lata de cerveza en mis manos. El sonido de abrirla era música para mis oídos.

—Fue una buena idea obtener un futón, ¿no es así? —le pregunté, tomando un trago de cerveza.

—Sip. Siento que puedo dormir una tonelada esta noche.

—Es bueno escuchar eso.

—Yoshida-san.

Sayu me miró a los ojos.




—Vamos a dormir juntos.

—G-Pff.

Estaba completamente preparado para escuchar un “Gracias”, así que terminé ahogándome con la cerveza debido a la sorpresa. Apenas logré evitar rociar cerveza por todo el lugar cerrando la boca tan fuerte como pude.

—Ack–

Después de tragar la cerveza, tuve un breve ataque de tos.

—¿E-Estás bien?

—Oye…

Señalé hacia Sayu.

—¿No te dije ya que, si intentas seducirme, voy a echarte?

A medida que hablaba, Sayu mostraba una expresión de «Sabía que dirías eso» mientras sus labios se curvaban en satisfacción.

—Pero no es como si dijera nada sobre hacer cosas lascivas, ¿verdad?

—¿Eh? … Ah, bueno, ya veo.

—Yoshida-san, estabas totalmente pensando que dormir con una chica de preparatoria te llevaría a cosas lascivas, ¿verdad?

—No tengo ningún interés en ese tipo de cosas, tonta.

—Eh~, ¿de verdad?

Sayu se echó a reír alegremente mientras giraba sin sentido sobre su futón. Mirando de reojo a la escena, tomé otro sorbo de cerveza. Sabía mejor que cuando la bebía solo, pero tal vez era solo yo.

—¿Así que? ¿Quieres que durmamos juntos? Sayu dejó de rodar y me miró fijamente.

—Pasaré. Dormiré en mi propia cama.

—Oh, ¿tienes miedo~~?

—Simplemente no me gusta dormir en espacios estrechos.

Al oír eso, Sayu me miró con una sonrisa pícara y con los ojos vueltos hacia arriba.

—Creo que soy bastante suave. ¿Necesitas algo para abrazar? —dijo mientras se señalaba a sí misma.

Tras escuchar eso, resoplé y dije en respuesta:

—Realmente te voy a echar.

—Oh, vamos, estaba bromeando~~

Mirando a Sayu, cuyos hombros se mecían mientras ella se reía, recordé cómo era Sayu esta mañana. Su clara expresión de incomodidad, que mostraba su falta de familiaridad con la amabilidad de los adultos, y la voz suave y los modales suaves que lo acompañaban.

Me sentí un poco vacío por dentro mientras lo pensaba.

—Oye—dije, tras tomar otro trago de cerveza. Sayu me miró.

—Creo que eres más linda cuando sonríes.

Ella me observó desconcertada por un breve momento, pero poco después, sus mejillas se sonrojaron un poco.

—¿Qué, estás tratando de seducirme?

—Como dije, no estoy interesado en ese tipo de cosas —respondí frívolamente. Sayu se volteó de espaldas a mí. Oh-ho, ¿Ahora te sientes avergonzada?

Había estado pensando mucho en esto recientemente, pero realmente no me gustaba dejar que las chicas me guiaran en una conversación. Me reí entre dientes y tomé otro sorbo de cerveza.

Es mejor que los niños estén sonriendo, después de todo. Es lo que pensaba. En lugar de encogerse de incomodidad, prefiero que ella sonría sin cargas en su corazón y en su mente; es mucho más lindo de esa manera.

Aunque, independientemente de eso, los niños no son mi tipo.

Caminé hacia la nevera con una lata de cerveza ahora vacía. Abriendo la nevera, saqué otra lata.




—¿Todavía vas a beber?

—Mañana no hay trabajo, así que está bien.

Respondí  mientras  abría  la  lata.  Entonces,  un  pensamiento  fugaz  corrió  por  mi  mente.

Inesperadamente, tener a alguien con quien hablar en casa no es tan malo.

Hige wo Soru. Vol 1 Capítulo 4 - Novela Ligera

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios