Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 9: ¡Ups! Derroté al Rey Demonio

Parte 3

 

 

Beelzebub estaba mirando el suelo. Aparentemente, ella no les había dicho a estas personas.

«Esto es por el bien de salvar a Su Majestad. ¿Podría dejarnos pasar?»




Vania levantó la voz, intentando superar de alguna forma la situación. Ella era sorprendentemente valiente.

«Nosotros tenemos una lista con los nombres de los doctores que pueden examinar a la Rey Demonio. ¿Cuál es tu nombre?»

Argh… ¡¿Cómo podría saberlo?!

 «Para mí los cuernos de esa doctora se ven bastante sospechosos. ¿Son falsos? Déjame ver.»

Se acabó la farsa.




 ¡Bueno, yo no planeaba estar de todas formas bailando demasiado y tampoco iba a retroceder!

«¡Supongo que no se puede evitar!»

Me quité mi capucha y tiré a un lado mi diadema con cuernos.

«¡Yo soy Azusa, la Bruja de las Tierras Altas! ¡He traído medicina que despertará a la Rey Demonio! ¡La reviviré de inmediato, así que apártense!»

Yo estaba aquí para salvar a las personas, no tenía nada de qué avergonzarme.

«¡No me imaginaba que fuera posible ser tan turbia! ¡Camaradas, arresten a esas dos!»

Tampoco podía quedarme obedientemente quieta esperando ser atrapada.

De inmediato, acorté la distancia con un demonio—que tenía grandes cuernos, como si fuera el rey de los demonios toro— y lo derribé de un golpe.

¡Whudd! 

Por un momento, el demonio se dobló sobre sí mismo como si lo hubiera quebrado. Normalmente, eso lo habría dejado tirado, pero…

«¿Por qué tú…que es esta humana?»

Él ni siquiera se había desmayado. Todos los demonios ejecutivos eran peces gordos.

Bueno, no tenía sentido el quedarse impresionada.

¡A continuación lancé una patada giratoria! ¡Luego un golpe de karate, seguido por otra patada giratoria!

Los ataques dieron en el blanco en una rápida sucesión y el demonio pasó a pelear de manera defensiva.

Ahora es mi oportunidad ¡Me acerqué a él y lo golpeé con mi puño!

El hombre finalmente perdió la conciencia. Cayó al piso, sangrando por la nariz.

Me tomé un pequeño descanso. La caja de medicinas estaba en el camino, así que la puse en el piso y revisé la situación.

Había cerca de diez enemigos. A pesar de que ella era una leviatán, Vania había sido atrapada con relativa facilidad. Beelzebub se estaba haciendo la inocente—»¡Yo no sé nada sobre esto, nada en lo absoluto!»—mientras mantenía sobre ella la atención de dos personas que la estaban interrogando.

Aun así, quedaban alrededor de cinco enemigos entre el cuarto de la Rey Demonio y yo.

Perfecto. Voy a hacer esto. 

«¡Déjenme pasar hacia la Rey Demonio!»

Caminé a zancadas hacia el grupo que la estaba protegiendo.

«¡Hombres, defiéndanla hasta la muerte! ¡Tienen permitido usar magia!» Otro ejecutivo ordenó y en respuesta, una descarga de cuchillas de hielo y viento voló hacia mí.

El ataqué rompió un poco mi ropa y recibí algunas heridas menores. Pero eso fue todo.

«¿Qué, eso fue todo? Eso fue como ser picada por un mosquito.» Vi como el temor comenzaba a atravesarlos.

Si esto era todo lo que tenían, nunca serían capaces de detener a alguien de nivel 99.

«¡Si se ponen en mi camino, los derribaré a todos!»

Me moví a alta velocidad—y me materialicé en frente del enemigo.

«Buenas tardes. Por el bien de mi propia conveniencia, tomate una siesta, ¿está bien?»

¡Lo golpeé con dos puñetazos seguidos! ¡Y una patada!

Esta vez, usé un hechizo de teletransportación.

 ¡Aparecí detrás de otro y lo golpeé con una seguidilla de puñetazos!

 «¡No hay forma de saber dónde aparecerá el enemigo!»

«¡Ella es demasiado devastadora!»

«¡Que alguien lance un hechizo de Recuperación!»

 Los demonios habían entrado en pánico y yo iba a seguir con esto.

¡Volví a aparecer detrás de ellos y esta vez usé una patada voladora!

Terminé mandando a uno de ellos a volar.

¡También golpeé al tipo que estaba a su lado! ¡Un golpe directo a la barbilla!

¡Mientras estaba en ello, me puse detrás del que tenía restringida a Vania y lo pateé en la nuca! Él cayó en el mismo lugar donde había estado de pie.

«Me salvó, pero Azusa-san, ¿cuál es su estatus por amor del cielo…?»

«¿Cuál es? Bueno, es de nivel 99.»

Machaqué a los enemigos que quedaban de forma similar.

Mis oponentes no tenían forma de detener una estrategia que combinaba la teletransportación con el combate cuerpo a cuerpo. El subir una y otra vez de nivel realmente era un atajo para convertirte en el más fuerte del mundo.

Tumbé a los soldados que estaban protegiendo el cuarto de la Rey Demonio, con armadura y todo.

Al final, arrasé con todos a excepción de Beelzebub.

«Yo—yo no tenía idea de que esto sucedería.» Beelzebub también estaba petrificada.

«Si te pusieras seria, serías capaz de arrasar por tu cuenta con todo un país…»

«Hice un show más grande de lo que era necesario. Aun así, debería ser capaz de encargarme ahora de la Rey Demonio tanto como quisiera.»

Tomando mi caja de medicinas, entré al cuarto donde tendría que estar la Rey Demonio.

***

 

 

 

La Rey Demonio, Provato Pecora Ariés, estaba durmiendo en una gran cama con dosel.

Genial. Ahora si logro poner la medicina restauradora en su boca, las cosas deberían estar bien.

 Acerqué la medicina a los labios de la Rey Demonio. Tenía que conseguir que abriera la boca, así que necesitaba tocar un poco su cara…

En ese instante, los ojos de la Rey Demonio se abrieron—y ella me golpeó con la cabeza.

Clonk. 

No lo esquivé a tiempo y mi cabeza recibió daño.

Ow-ow-ow-ow…mi defensa también era alta, así que el daño no fue demasiado, pero aun así.

«Sentí a un malhechor acercándose, así que mis instintos me despertaron.» La Rey Demonio ya estaba despierta.

Ya veo. Incluso si ella está inconsciente, ¿sería capaz de detectar a los enemigos? Como se esperaría de un Rey Demonio.

 Esperen. 

Si la Rey Demonio me veía como una enemiga, ¿no era eso algo malo? ¿De varias formas?

«Umm, Su Majestad, yo no vine a intentar derrotarla…»

«Azusa, Bruja de las Tierras Altas, pelea conmigo.»

No tenía idea de donde había sacado eso, pero la Rey Demonio desenvainó una gran espada.

Bueno, esto se puso feo rápido.

 «Su Majestad, solo le traje una medicina restauradora para despertarla, no tengo intención de atacarla.»

«Pero la poción verde es obviamente venenosa.»

Honestamente, uno no podía verla de otra forma más que veneno. Yo tampoco querría beberla.

«Uno solo piensa eso, eso es todo. ¡Si la bebiera, empezaría a decir: Oh que desagradable! ¡Pero dame otra copa!»

«¡No puedo confiar en ti! ¡Si tanto quieres que te crea, pelea conmigo, Provato Pecora Ariés y prueba tu inocencia!»

«¿C-Como podría probar algo eso?»

«Es simple. Si tu objetivo es dañarme, nunca me dejarás vivir. Sin embargo, si realmente planeabas salvarme, no me matarás incluso si ganas.»

Ya veo. Eso tiene sentido, de cierta forma, pero

«Pero eso solo funciona si yo gano por mucho, ¿no es cierto?»

«Si mueres, entonces mueres. Todo lo que permanecerá será el hecho de que maté a una asesina.»

Ella hizo su horrible declaración sin siquiera pestañear.




Técnicamente podría negarme a pelear para luego huir, pero si lo hiciera, perdería completamente la oportunidad de explicarme. La situación podría escalar hasta una guerra sin cuartel y Beelzebub y Vania podrían ser ejecutadas.

Está bien, llegué a una conclusión interna.

Tendríamos que dejar que nuestros puños hablaran por nosotras. Una vez más, recordé mi estatus:

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 9 Parte 3 Novela Ligera

 

Un ATAQUE de 468, DEFENSA de 580 y HP de 533. ¡Debería ser más que capaz de luchar cuerpo a cuerpo!

«¡Está bien, Bruja de las Tierras Altas! ¡Yo juzgaré tu fuerza!»

Me lancé a mí misma, cargando hacia la Rey Demonio y esta blandió su enorme espada en un corte horizontal de alta velocidad.

¡Foooooooom! Eso es todo lo que había hecho, ¡pero hizo un sonido parecido a una ventisca violenta!

«¡Whoa!» Por ahora, cambié a una maniobra evasiva, ¡fuera de su camino!

«¿Qué? ¿Evadiste eso…? Tu agilidad es increíble.»

La Rey Demonio se veía perpleja.

No había esperado menos de una Rey Demonio. Sus habilidades definitivamente eran avanzadas. Con todos mis anteriores enemigos, habría sido capaz de esquivarlo y luego golpeado sin ningún problema…aunque yo no estaba segura si realmente estaría bien hacer eso.

Me acerqué una vez más, pero esa espada era realmente peligrosa.

Ella estaba blandiendo su hoja rápidamente, aparentemente había estudiado el arte.

Podría haberme acercado de todas formas, pero no quería pelear como si fuera una apostadora y no debería. No tenía permitido perder, había demasiadas vidas dependiendo de mí.

Como si fuera adecuado para alguien que se llamaba a sí misma la Rey Demonio, mi oponente era bastante poderosa. Si ella balanceaba nuevamente esa espada, la mayoría de los oponentes moriría casi al instante.

Habiendo dicho eso, no la dejaría que conectara sus golpes tan fácilmente. Mi agilidad era de 841, si los estatus en este mundo podían alcanzar un máximo de 999, ya estaba prácticamente ahí.

Eso significaba que no era sencillo infringirme daño. Así que seguí evadiendo.

«¡Honestamente! ¡Sigues corriendo por los alrededores! ¡Pareciera como si estuviera a punto de golpearle y luego ya no!»

Eso no es, Rey Demonio. No estaba apenas evadiendo al último momento a causa de la suerte. Yo estaba haciendo esos esquives al último segundo porque podía.

Sin embargo, yo tenía más que perder que mi oponente.

«Si te tomas demasiado tiempo aquí, la vida de la elfo-san estará en peligro.»

La Rey Demonio, quien se había alejado un poco, me provocó.

Era la provocación equivocada. Esas palabras encendieron un fuego en mi corazón.

«¡Apresúrate y ven a mí, Bruja de las Tierras Altas!»

«No necesito que me digas eso.»

Para proteger las vidas de mi familia, me negaba a transigir.

Aceleré lo que más pude.

Y entonces—lancé un puñetazo con toda mi fuerza detrás de este……hacia la espada de la Rey Demonio.

¡Claaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaang! Un sonido metálico subió a través de la hoja que había golpeado. Sonó como si hubiera golpeado otra espada. ¿Así que ahora mi mano era una verdadera arma?

Quizás debido a que ella había recibido directamente el impacto, pero la Rey Demonio se tambaleó.

«Whups…» Ella se apoyó justo delante de la muralla y luego se detuvo.

«Creo que el encuentro se terminó, Rey Demonio.»

«Esa declaración es prematura. Perdí mi balance, pero tú no estás siquiera cerca a acorralarme.»

«Ah. Así que todavía no lo sabes.»

Siempre quise decir eso.

«¡¿A-A que te refieres?!»

«Verás, ya la he destruido.»

Luego de una ligera pausa, la espada se desmoronó en pequeños fragmentos.

Estupefacta, la Rey Demonio dejó caer la ahora inútil espada.

«Eso no puede ser posible…»

«Tú puedes entrenar tu cuerpo tanto como desees, pero existen límites acerca de cuanto pueden ser reforzadas las armas.»

La espada había estado en mi camino, así que me deshice de ella. Esa era la ruta más rápida para salvar a Halkara.

Una vez que pulvericé el arma, era mi turno. Aceleré más.

Y golpeé mi mano contra la muralla, justo al lado del rostro de la Rey Demonio.

¡Baaaaaaaaaaaaaaaam!

 Fue un minucioso y feroz kabedon que incluso creó un par de grietas en la muralla.

La expresión de la Rey Demonio finalmente cambió.

«Yee…yeek…»

Aparentemente, ella no podía luchar sin su espada.

La forma en que ella había retrocedido habría sido impensable si aún hubiera sido capaz de pelear.

«Jaque Mate, Su Majestad.»

Mantuve la ira alejada de mi rostro, sonriendo tanto como fuera posible. De todas formas, yo era más alta, así que probablemente seguía siendo intimidante de todas formas.

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 9 Parte 3 Novela Ligera

 

«Si seguimos con esto, yo ganaré. Continuarlo no es buena idea, ¿verdad?»

La Rey Demonio me estaba mirando hacia arriba a través de sus pestañas. El que estuviera temblando probablemente sería la razón por la que no parecía poder sacar las palabras.

«¿Escucharás lo que tengo que decir?»

«Ah, ah… está bien…»

«Por favor perdona a Halkara. Ella solo es una cabeza de chorlito; ella no quería hacer ningún daño. Adicionalmente, absuelve de culpa a los demonios que intentaron ayudarme a mí y a mi familia. Todo fue un pequeño y desafortunado error. Si usted dice que nos perdonará, Su Majestad, todo estará bien.»

«…»

«¿Lo entiendes? Es importante, así que respóndeme de forma apropiada. Con palabras, por favor.»

«Sí, Onee-sama.»




Tengo la sensación de que ella acaba de llamarme algo raro.




 —Justo cuando pensaba eso, ella estiró una mano, en busca de mi mejilla.




¡¿Huh?! ¡¿Qué está pasando?! ¡¿Puede que después de todo esté intentando usar alguna clase de arte marcial?!

 Aunque, no pude sentir nada que sugiriera que estuviera planeando matarme.

«¡Escucharé cualquier cosa que diga Onee-sama! ¡Lo estaré esperando con ansias!»

«Umm, ¿a qué te refieres con Onee-sama

«Usualmente he pensado que me gustaría idolatrar a alguien más fuerte que yo. Sospechaba que podrías ser perfecta, Azusa-san, así que te probé.»

¿Probar? ¡¿Ella buscó intencionalmente una pelea conmigo?!

«Me gustaría seguir amándote y respetándote, Onee-sama.»




«Umm, Su Majestad…estaría honrada de tener su amor y respeto, pero primero ¿podría garantizar la seguridad de Halkara y las demás? Y además,¿podría quitar su mano, por favor?»

«Oh no, no hables tan educadamente. Exprésalo como si fuera una orden: Provato, libera a mi familia, de esa forma. Ah y también, pon tu mano sobre mi mejilla, tal como yo lo estoy haciendo ahora.»

Finalmente, ella retiró su mano.

Creo que esta chica puede que tenga unas inclinaciones bastante extrañas… 

Ahora que lo pienso, hace mucho tiempo atrás, leí en algún lugar que entre más poderosa sea una persona más probable es que fuera bastante masoquista.

Sin embargo, esto era para salvar a Halkara. No tenía sentido en rehuirse a dar una orden.

«Provato no es muy lindo. Te llamaré Pecora.»

Después de todo, su nombre era Provato Pecora Ariés. Aunque, con los demonios, no estaba segura cuál era su nombre y cual el apellido.

«Sí, Onee-sama.»

Escondiendo mi ligero desconcierto, puse mi mano derecha en la mejilla de Pecora.

«¡Oh, Onee-sama! ¿Qué estás haciendo?»

A pesar de lo que ella dijo, se veía feliz. Dado que estaba haciendo exactamente lo que ella me había pedido que hiciera, esto probablemente era natural.

«Pecora, libera a Halkara. Te garantizo que ella no quería hacerte daño, y bueno, normalmente ellos la ejecutarían de todas formas, pero… si tú dices que se anule, entonces puede ser anulado.»

«Está bien, Onee-sama. Después de todo, yo jamás podría dañar a la amiga de mi Onee-sama.»

Pecora (la cual era la forma en que la llamaría a partir de ahora) fue adonde sus ejecutivos yacían como si fueran una pila de cadáveres y les dijo: «Azusa-san no tenía pensado atacarme. Ninguno de ustedes la considerará como una enemiga.»

Los ejecutivos que seguían conscientes se postraron a sí mismos.

«Adicionalmente, a pesar de que Halkara-san me golpeó con su cabeza, perdónenla. La familia de Azusa-san no debe ser dañada.»

Un demonio mensajero fue invocado inmediatamente y estos fueron donde ella estaba detenida para entregarle la noticia.

Aparentemente, Halkara ahora estaría a salvo. Bien, eso es un alivio.

«Parece que funcionó de una u otra forma.»

Beelzebub suspiró bastante agotada.

«¡Oh! Entonces, también nos salvamos…estoy tan feliz…»

Vania había sido atada con varias cuerdas. Tiene que haber sido un verdadero dilema, pero ella se veía bastante tonta.

«Parece que un montón de cosas sucedieron mientras me encontraba inconsciente. Más adelante, realizaré un análisis sobre como el país funcionó en mi ausencia. Por ahora, sigamos adelante con los preparativos de la ceremonia de mañana para que pueda ser celebrada puntualmente.»

Los demonios asintieron y luego se esparcieron en grupos de dos o tres para hacer sus trabajos. Ella estaba calmada, pero no me esperaba menos de la Rey Demonio. Su dignidad está en una liga aparte.

«Oh. Su Majestad, ¿podría también avisarle a mi familia que las cosas se han resuelto sin problemas, por favor?»

«Si no lo dices como mi Onee-sama, no te escucharé.» Pecora dijo con delicadeza.

«…Pecora, también avísale a mi familia. Tan rápido como sea posible.»

«Si esa es una orden de Onee-sama, haré que se haga de inmediato.»




Ella escucharía cualquier cosa que dijera siempre que lo formulara como una orden, lo cual técnicamente era algo bueno.

Haaaah…ese es un trabajo terminado y estoy cansada.

Cuando las vidas de las personas estaban en juego, uno se tensaba. Incluso de nivel 99, tus hombros se tensan. Quizás me tomaré un pequeño descanso.

 «Pecora, tomemos té. Diles que preparen un poco para nosotras.»

«Está bien. Hicimos un verdadero desastre de este lugar, así que haré que lo tengan listo en el edificio de al lado.»

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios