Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 9: ¡Ups! Derroté al Rey Demonio

Parte 2

 

 

Nuestro grupo—menos Halkara—fue llevado al cuarto para los honorables invitados.

Era un gran cuarto, lo suficientemente grande para que todas durmiéramos juntas, parecido al cuarto sobre el leviatán; aparentemente, el quedarse en un gran cuarto como grupo era parte de la cultura de los demonios.




«Me disculpo por los inconvenientes, pero por favor eviten salir hasta mañana. Su cuarto tiene un inodoro y un baño anexado, las comidas les serán traídas durante las horas correspondientes.»

A primera vista, el demonio nos habló de manera educada, pero el mensaje subyacente era: No salgan de este cuarto.

Sin embargo, el arresto domiciliario era algo bueno. Ellos no nos estarían observando todo el tiempo, así que había muchas cosas distintas que podíamos intentar.

Cierto. Toda clase de cosas.

«Está bien. La situación se ha tornado muy mala, pero es obvio lo que tenemos que hacer,» dije luego de que todas se sentaran.

«La Rey Demonio en si es una persona comprensiva y no puedo imaginármela muriendo a causa de un solo ataque como ese. Por esa razón, me gustaría preparar un medicamento restaurador y usarlo para despertarla. Eso tomará menos tiempo que crear un hechizo de recuperación.»

«Azusa-sama, asumiendo que pensáramos más tarde en cómo llevarle el medicamento a ella, ¿cómo planea prepararlo? Este es un cuarto cerrado. Sin lugar a dudas tiene que haber guardias tanto afuera como en el pasillo.»

Apunté más allá del rostro de Laika, hacia la distancia.

Laika se dio vuelta, fijándose en lo que estaba intentando decir.

«Quiere decir que nos iremos a través de la ventana y buscaremos hierbas para usar como ingredientes en la medicina— ¿Correcto?»

«Exacto.»

Me levanté para ir a mirar la ventana, específicamente hacia abajo. Parece que estábamos en el cuarto piso.

«No hay guardias aquí. Siempre y cuando podamos volar, podremos escapar. Iremos a reunir cosas que puedan ser buenos ingredientes para la medicina. Si me traes todas las plantas que puedas conseguir, yo elegiré aquellas que puedo usar.»

«Pero Nee-san, ¿dónde vamos a encontrarlas? La mayoría de la tierra aquí está pavimentada con piedras y no hay nada de pasto creciendo en los alrededores.»

«Rosalie, tú irás a buscar un poco.»

«¿Huh?»

«Primero, explora el área afuera. Esta es la fortaleza de los demonios. Eso significa que hay grandes probabilidades de encontrar jardines vegetales y plantaciones de hierbas medicinales cerca del castillo. Ellos las necesitarían durante un asedio. Incluso si no hay nada como eso, tendrá que haber jardines decorativos y sospecho que toda clase de plantas deben estar creciendo ahí.»

Incluso entre los castillos en Japón, varios de ellos tenían un arboreto plantado cerca suyo. Algunos probablemente habían sido creados luego de la era Meiji, pero me imaginaba que no era extraño que los señores feudales usaran sus vastas tierras para cultivar una gran variedad de plantas.

«¡Entendido! ¡Por el bienestar de Halkara Aneki, iré afuera!» Rosalie se deslizó a través de la muralla y salió.

Por ahora, rezaré para que haya algún área con plantas. Mientras tanto…

 Abrí la puerta y, como era de esperarse, había un demonio de pie como guardia en el lugar.

«Disculpa, me gustaría tomar un poco de medicina en polvo. ¿Podrías traerme una copa y una cuchara?»

«Ya hay una copa en su cuarto. Sin embargo, me imagino que no querrá usar la misma para la medicina; ¿debería traerle otra, junto a una cuchara y algo de agua?»

La expresión del guardia era fría, pero aun así tomó mi solicitud. Usaré estos utensilios para fabricar la medicina.

Y entonces, antes de que la cuchara llegara, Rosalie regresó. No le había tomado tanto tiempo como había esperado.

«¡Nee-san, tenías razón! ¡Hay un área en el castillo con toda clase de plantas!»

«¡Genial! ¡En ese caso, iré hacia allá!»

«Azusa-sama, yo me encargaré de ello.» Laika se había mantenido tranquila y me había detenido.

«Si la persona que trae la cuchara se da cuenta de su ausencia, complicará las cosas.»

«Es cierto… ¿Pero puedes volar en esa forma, Laika?»

«Puedo transformarme en esta también.»

El cuerpo de Laika se transformó en un pequeño dragón, el cual tenía casi el mismo tamaño de una persona.

«Puede que este no sea el momento ideal, pero es… ¡es tan adorable!»

¡¿Qué es esto?! ¡Esa forma sería tan popular como mascota!

 «Los dragones de grandes cuerpos pueden transformarse en humanos pequeños, así que también es posible convertirse en un dragón pequeño.

Dado que no hay mucha necesidad de hacerlo, no estoy tan acostumbrada a ello, pero…»

A decir verdad, me gustaría que se quedara para siempre de esta forma, pero sería grosero decirlo, ¿verdad?

 «En esa forma, serás capaz de escabullirte y reunir en silencio las hierbas medicinales. ¡Por favor hazlo, Laika!»

Mientras Laika estaba afuera. Yo tomé la cuchara, la copa y una jarra de agua del guardia demonio.

Si me hubiera faltado algo, usaría el té gratis y otras cosas que estaban en el cuarto para ingeniármelas.

Falfa y Shalsha no tenían nada que hacer, así que cerraron sus ojos y comenzaron a rezar.

Niñas pequeñas te están rezando, así que por favor haz algo sobre esto.

 Luego de un corto periodo, Laika atravesó la ventana. Sus brazos de mini- dragón estaban llenos de plantas.

«¿Usted cree que con esto será suficiente? En términos de pura variedad, yo creo que es suficiente.»

«¡Bien hecho, Laika!»

Las plantas diferían considerablemente de las que yo estaba acostumbrada a ver en mi hogar. A su vez el clima era bastante diferente, así que probablemente no había forma de evitar eso.

Aun así, varias de ellas parecían ser especies similares, así que debería ser capaz de hacer esto.

«Esta es parecida al cardo, ¿cierto? ¿Y esta es miembro de la familia de la margarita? Está bien, esto debería funcionar.»

Molí varias de las plantas hasta hacerlas pasta y usé fuego para secar algunas.

«Umm, Azusa-sama… ¿Esto tendrá algún efecto medicinal?»

Laika era mi aprendiz, así que notó algo extraño con respecto a mi elección de plantas.

«Ninguno. Solo lo estoy haciendo muy irritante y extremadamente amargo.»

«¿Qué?»

«Las criaturas reconocen las sustancias amargas como veneno. Después de todo, si el veneno fuera delicioso, solo se lo comerían y luego morirían.Hay varias excepciones, pero como regla, la comida que parece deliciosa o dulce son seguras y necesarias para la supervivencia, mientras que las cosas que saben amargas no son para el consumo.»

Los humanos se habían vuelto extravagantes y en una era donde era posible comer montones de cosas dulces, esta forma de experimentar el sabor también cambió. Ahora algunas personas llamaban la amargura de la cerveza o del hígado de pescado delicioso.

Aun así, eso era ligeramente anormal dado las leyes que gobernaban a las criaturas vivas. Los niños gustaban de las tortas dulces y así era como realmente debería ser.

Si sigues este principio básico a su conclusión…

«Si algo amargo es vertido en tu boca, lo rechazaras e instintivamente intentarás escupirlo. Eso la despertará…o debería.»

Por favor permite que esto funcione…

 No me tomó demasiado tiempo el preparar la medicina en sí.

La copa estaba llena de una pegajosa sustancia verde. Uno probablemente podía darse cuenta que era amarga solo al verla.

«Si ponemos esto en su boca, creo que la amargura extrema la despertará.»

Esta clase de juego de penitencias solía aparecer un montón en la televisión. Ellos hacían que las personas bebieran té que estaba demasiado amargo y cosas así.

Dado que las personas sospecharían si ella hacía demasiados sonidos de alegría. Falfa estaba usando gestos para expresar las palabras «¡Woo-hoo!¡Está listo!» sin decir realmente nada en voz alta.

«Está bien, ahora la pregunta es, ¿cómo vamos a llevar esto adonde la Rey Demonio está durmiendo?»

«¿Acaso saben dónde está?» Shalsha preguntó.

«Honestamente, no tengo idea. Ella colapsó, así que ni siquiera estoy segura de que esté en su cuarto. Ella podría estar en un lugar especializado para el tratamiento médico.»

«¡Nee-san, yo puedo atravesar las murallas! ¡Sabremos donde la tienen!»

Rosalie levantó sus manos por sobre su pecho, mostrando lo enardecida que estaba.

Cierto, ella probablemente era la persona correcta para el trabajo, pero…

«Beelzebub te vio y es muy probable que los otros demonios también sean capaces de verte. Tampoco tienes habilidades de espionaje. ¿Acaso no te encontraran?» Ella ya había salido afuera, así que el marcharse había sido sencillo. Aunque si ella buscaba en el interior del castillo, el peligro de que los guardias la encontraran sería mucho más alto.

«Lo siento, pero la vida de Halkara está en juego, así que preferiría irme a la segura. Además, si fallo, me sentiría mal al hacerte también responsable.»

«Está bien…tienes razón…no soy nada más que una fantasma delincuente…»

Había aceptado los puros sentimientos de Rosalie y rechacé la oferta. Habiendo dicho eso, aun seguíamos sin encontrar una forma de escapar de la situación.

Justo entonces, la ventana se abrió.

¡Oh, no cerramos la ventana! ¿Acaso habían descubierto que habíamos salido? Pero si iban a investigarnos, ¿no vendrían a través de la puerta en lugar de la ventana, verdad?

«Me alegra tanto que estuviera abierta…»

Quien había subido era la subordinada de Beelzebub, Vania.

«¡¿Qué estás haciendo aquí?!»

«Beelzebub-sama me dijo que les trajera esto. Es un mapa de las instalaciones relacionadas con el Castillo Vanzeld. La imagen completa es un secreto militar, así que no existe documentación y es dudoso si alguien tiene un buen entendimiento de ello, pero…»

Vania se veía aliviada luego de lo que probablemente había sido una maniobra estresante.

Lo que ella había traído definitivamente eran los planos de un piso.

«Su Majestad está en la oficina de primeros auxilios que está anexa a ese edificio de dos pisos. Si ustedes la despiertan, las cosas deberían solucionarse de algún modo—o algo así dijo Beelzebub-sama.»

«¡Gracias! ¡Esta es una información terriblemente importante que nos has dado!»

Justo entonces, el guardia en el exterior abrió la puerta.

Casi al mismo tiempo, Laika lanzó a Vania a través de la puerta del baño.

«Escuché una conmoción.»

«Oh, lo siento. Hay niñas pequeñas, ya sabes, y estaban jugando…»

«¡Este castillo es tan opulento, es asombroso! ¡Tan pintoresco e intrigante!» Shalsha dijo, intentando obligarse a actuar como una niña traviesa. La forma en que estaba hablando no era nada similar a un niño y parecía bastante artificial.

Falfa arrastró a Shalsha, corriendo a través del cuarto haciendo ruido.

«¡Yaaay! ¡Es tan grande! ¡Tú también corre, Shalsha!»

«Bueno, este no es un edificio construido de forma vulgar donde el sonido llega al piso de abajo, así que pueden hacer lo que gusten.»

El guardia parecía estar convencido, por lo que cerró la puerta. Eso estuvo cerca…

 Vania emergió del baño, sosteniéndose la cabeza.

«Me pegué en la frente.»

Esta chica parecía encontrarse con un montón de problemas; ella era muy parecida a Halkara.

«Estoy agradecida por el mapa. El problema es cómo llegar allá.»

No hay forma de que ellos dejaran entrar a cualquiera al lugar donde la Rey Demonio yacía inconsciente.




«Tengo un hechizo de transformación, pero si hay demonios que puedan ver a través de hechizos, será peligroso…no creo que pueda engañar a un demonio de alto rango.»

«Beelzebub-sama me envió con un plan para ayudar también con eso.»

«¡¿En serio?! ¡Eso es increíblemente útil!»

Supongo que le debo otro favor más a Beelzebub. Si ella alguna vez se postula para alguna clase de cargo político, tendré que hacer un discurso apoyándola.

 Vania sacó una diadema con dos cuernos pegados a ella. Junto a una cola falsa.

«Póngase esto y pretenda que es una demo—Umm, Bruja de las Tierras Altas, su cara da miedo…»

«¡Es imposible que esos tontos artículos de comedia los engañen! ¡Sé más seria!»

Vamos, esta es una situación de vida o muerte para Halkara.

 «No, estoy hablando en serio. Tanto los cuernos como la cola son de animales salvajes, así que uno no se puede dar cuenta que son falsos solo mirando. Si se le añade una capucha para esconder la diadema, de alguna forma funcionará.»

«¿Y qué sucede con la cola?»




«He traído ropa de demonios con un agujero en la parte posterior.»

Hmm…tenía problemas con la idea, pero quizás esta era nuestra única opción. Además, si me cambiaba de ropa, sería difícil distinguirme.

«Póngase este atuendo y le diremos a las personas que usted es una doctora e iremos donde la Rey Demonio. Yo la guiaré. Y-Yo realmente preferiría no hacerlo, pero Beelzebub-sama me lo ordenó, así que…»

Vania se veía deprimida, probablemente imaginándose algo negativo.




«Si ellos se enteran sobre esto, te mataran también, ¿verdad?»

«¿Cómo esto se volvió algo tan serio? Es un verdadero misterio…»

Es culpa de Halkara. Lo siento. 

«Planeo acercarme lo más posible donde la Rey Demonio. ¿Crees que podamos hacerlo?»

«Sí. El colapso de la Rey Demonio es una situación de emergencia, así que hay una buena posibilidad de que los sirvientes no sepan con detalle que

doctor ha sido enviado. Si usted dice que es la doctora, puede que seamos capaces de acercarnos… o eso me gustaría creer, de todas formas.»

No teníamos idea si esto funcionaría, pero le daríamos nuestro mejor esfuerzo.

«Está bien. Vania, guía.»

«Sí, entendido. Saldremos por la ventana y luego iremos donde la Rey Demonio bajo el pretexto que es una doctora.»

A continuación tuve que dejarle instrucciones al grupo que se estaría quedando atrás.

«Laika, si el enemigo ataca aquí, toma a mis hijas y huye. No tengo pensado perder, así que te encontraré en algún lugar seguramente.»

«Sí, y por mi parte, protegeré a estas dos, sin importar que suceda,» Laika respondió con una expresión digna.

«Rosalie, tú ve con Laika. Eso o haz uso del hecho que eres una fantasma y huye a algún lugar donde los demonios no te encuentren.»




«Me esconderé en las murallas. No creo que los demonios sean capaces de verme ahí.»

Eso tenía sentido. A menos que tuvieran vista de rayos X, estos no lo sabrían.

«En ese caso, rezaré por ustedes. ¡Recen por mí también!»

***

 




 

 

Me disfracé para luego escapar a través de la ventana con Vania.

«Está bien, ahora vayamos en busca de la Rey Demonio. Por favor no se olvide que se supone que usted es una doctora.»

«Está todo bien. También tengo un kit de doctor.»

En adición al atuendo de médico, ellas me habían conseguido una caja de madera creada para transportar medicina. Yo transferí el restaurador en una de las botellas de vidrio y le puse una tapa. Beelzebub era bastante concienzuda.




Mientras nos acercábamos al edificio donde estaba la Rey Demonio, tuvimos que pasar puesto de control tras puesto de control, pero tan pronto como mi acompañante anunciaba: «Yo soy Vania, una subordinada de Beelzebub-sama. De acuerdo a las órdenes de Beelzebub-sama, he traído a una doctora,» y les mostraba algo parecido a una identificación de empleado, ellos nos dejaban pasar.

Vania y Beelzebub eran verdaderas miembros del personal de los demonios, así que ellos sospecharon menos de lo que hubiera esperado sobre nosotras.

Además, si una doctora realmente había sido llamada y estos no la hubieran dejado pasar, existía una gran posibilidad de que fuera considerada una ofensa imperdonable. Ellos debían dejarnos pasar.

Si seguíamos abriéndonos camino de esta forma, ganaríamos.

Finalmente, llegamos al edificio que albergaba a la Rey Demonio. Logramos atravesar el puesto de control de la entrada y luego subimos hasta el segundo piso.

Toda una reunión de lo que parecían ser ejecutivos demonios se encontraba presente ahí. Beelzebub estaba entre ellos.

«¿Hmm? ¿Quiénes son ustedes?»

Un demonio ejecutivo de aspecto severo nos habló.

«Yo soy Vania, una subordinada de Beelzebub-sama. He traído una doctora…»

Este no era un insignificante subordinado con el que estábamos lidiando, así que Vania estaba temblando ligeramente.

«¿Una doctora? No he escuchado que Beelzebub llamara a una. Algo no está totalmente bien aquí.»

Ups. Esto no es bueno.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios