Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 9: ¡Ups! Derroté al Rey Demonio

Parte 1

 

 

«¿Huh? ¿El Rey Demonio?»

Cuando Beelzebub dijo esa frase, respondí con una pregunta antes de siquiera detenerme.




La idea de que pudiéramos conocer a una persona como esa, la cual sonaba escalofriante, se había escapado por completo de mi mente.

«Bueno, la medalla será presentada por el jefe de estado. Obviamente el Rey Demonio estará involucrado. No te preocupes, nuestro líder es un alma compasiva.»

«E-El Rey Demonio… ¿Qué voy a hacer…?» Desde que escuchó las palabras Rey Demonio, Halkara ha estado sudando por razones que claramente nada tienen que ver con el calor.

«Si me equivoco, me mataran… me arrancaran la piel y luego me quemaran viva…»

«¡No van a hacer tal cosa! ¡Si insultas al Rey Demonio, te quemaran viva!»

¡¿Así que después de todo será incinerada?! 

Sin embargo, no podía negar que Halkara podría cometer un error que haría que incurriera en la ira del Rey.

«Halkara, compórtate, ¿está bien? Puede que sea lo mejor para ti si te alejas de cualquier cosa que sea alcohólica. Podrías terminar vomitándole al Rey Demonio o algo así.»

En el pasado, cuando Beelzebub la había estado cuidando, Halkara estuvo muy cerca de vomitarle la espalda.

«Está bien…quiero demostrar mi buena crianza…voy a terminar todas las oraciones con una cláusula subjuntiva, como por ejemplo, umm, debería.»




«Eso es extraño, no lo hagas.»

Cuando Laika escuchó «Rey Demonio,» ella también se enderezó ligeramente. Aparentemente, todas estaban ansiosas. El conocer a un rey de por sí ya era suficiente para ponerte nervioso y este era el Rey Demonio.

Habría sido extraño si hubiéramos podido permanecer calmadas.

«Todas han comenzado a verse un tanto serias. El Rey Demonio es del tipo amigable, así que pueden actuar como usualmente lo hacen.»

Incluso si ella dice eso, estos eran tipos aislados que solo eran amigables con su propia gente pero fríos con los extranjeros, así que no podíamos ser descuidadas.

«No, el Rey Demonio realmente es un individuo de buenos modales. La raza demonio tiene algunos tipos difíciles, pero siempre y cuando nuestro líder esté cerca, no habrá problemas.»

Así nos dijo Beelzebub, pero estábamos en territorio desconocido y seguíamos estando algo nerviosas.

En medio de dicha atmósfera, dejamos el carruaje y entramos al robusto castillo de piedra.

Sin embargo, el interior de este era bastante complicado.

Salimos y luego entramos nuevamente desde otro lado, fuimos bajo tierra, luego nuevamente subimos escalera tras escalera… ¿Qué es esto?

 «¿Por qué aquí hay un laberinto de este tipo?»

«Si hacemos esto y los enemigos invaden, podemos hacerles perder el camino y eliminarlos antes de que lo encuentren de nuevo. Es un remanente del pasado.»

Esta parte si parecía ser algo demoniaca.

«Nadie asumió alguna vez que un gran ejercito podría llegar a este castillo. La idea era que si hacíamos que se perdieran, seriamos definitivamente capaces de derrotarlos.»

Luego de eso, ella nos hizo caminar alrededor de dos kilómetros. No tuvimos problemas con respecto a la resistencia, pero era significativamente agotador.

Y entonces, justo en el momento que nuestros nervios habían comenzado a relajarse…

«Está bien, el Rey Demonio está justo pasando esta parte.» Mi espalda volvió a ponerse rígida.

«¿Así que ya es hora? Modales, modales…»

Si hablaba mucho, podría cometer un error, así que tenía que mantenerme lo más callada posible. Debería ser capaz de engañarlos de esa forma.

«Umm, disculpen…yo, Halkara, he comenzado a sentir un dolor de estómago.»

Tímidamente, Halkara levantó la mano.

«Así que realmente intentarás fingir estar enferma.» Beelzebub la descubrió.

«No necesitas preocuparte. El Rey Demonio perdonará a cualquiera, incluso a ti. ¡Está bien, vengan!»

Beelzebub tiró de Halkara mientras ella iba delante.

Se veía como si Halkara estuviera conscientemente intentando ser cuidadosa, así que había una posibilidad de que no habría problemas.

Finalmente, entramos al salón del Rey Demonio. Incluso las puertas que formaban la entrada del cuarto eran cercanas a los cuatro metros. Los cuatro demonios que estaban a cargo de ellas trabajaban juntos para abrirlas.

«Bienvenidos a la fortaleza de los demonios, el Castillo Vanzeld.» De pronto, mientras entrabamos, una voz nos habló desde el lado.

Era un individuo con unos lindos cuernos a cada lado de su cabeza parecidos a los de una oveja. Ella parecía tener cerca de la edad para ir a secundaria. Aunque, sí, esa solo era su edad aparente.

«Oh, hola. Estamos increíblemente honradas de haber sido invitadas.»

«Y yo estoy muy feliz de conocerte. Tú eres Azusa-san, la bruja, ¿verdad?»




«Correcto.»

«¡Wow! ¡La verdadera! ¡Por favor déjame estrechar tu mano!»




Ella apretó con fuerza mi mano. Quizás la forma en que su cola se movía por el lugar era un indicativo de que estaba animada. Bifurcándose en tres ramas, moviéndose de forma extraña.




Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 9 Parte 1 Novela Ligera

 

Dado que yo estaba quieta, el resto de nuestra procesión también había parado.

«Maestra-sama, si se queda aquí hablando por mucho tiempo, ¿no haremos esperar al Rey Demonio? Realmente no quiero terminar siendo empalada la misma cantidad de veces que los minutos que nos atrasemos.»

Halkara estaba completamente concentrada en mantenerse cayéndole bien al Rey Demonio.

«¡Oh, tú debes ser Halkara-san, la elfo! ¡Amo tus Nutri-Alcohol, son deliciosos! ¡Por favor estrecha mi mano!»

Esta vez, la chica estrechó la mano de Halkara. Ella parecía tener una personalidad sincera.

«¡Ow-ow-ow-ow…tu agarre es muy fuerte!»

«Oh, lo siento. No controlé apropiadamente mi fuerza. Aquí, toma un Hechizo de Recuperación.»

De inmediato, la chica aplicó la luz de un hechizo de recuperación sobre Halkara. Una chica inteligente.

«Muchas gracias. Umm… Lo siento, ¿pero crees que podrías dejarnos seguir? Tenemos que reunirnos con el Rey Demonio. Estaré en grandes problemas si él es de esos que dicen Córtenle la cabeza, o algo parecido…»

«¿Qué? Eso no pasaría. Sería algo malo.»

«Oh, pero tus valores son diferentes a los valores de un elfo, ¿sabes? Puede que digas que él es amable, pero yo lo tomo con pinzas. Dada las circunstancias, planeo actuar como una dama inofensiva, incluso si tengo que fingir ser una persona totalmente diferente. En términos menos agradables, engañaré al Rey Demonio.»

«¿Vas a mentir?»

«No con alguna mala intención, por supuesto. Es solo que tal etiqueta es una parte importante de las relaciones humanas. Uno no puede dejar salir todo desde el inicio.»

«Halkara, escucha…ella probablemente es alguien cercana al Rey Demonio. Tú realmente no deberías estar hablando sobre falsificar, engañar y etcétera.»

Halkara era descuidada sobre estas cosas y ella tenía la tendencia de arrancar una derrota de las garras de la victoria.

«Ups, tiene razón. Lo siento, pero por favor sé extra cuidadosa de no mencionarle esto al Rey Demonio, por favor. A cambio, te daré tres cajas de Nutri-Alcohol.»

Halkara lanzó una mirada al trono, el cual estaba adelante.

Sin embargo—y solo me di cuenta yo misma—el trono estaba vacío. Hmm…hmmmm… ¿Qué podría significar?

«Umm…Beelzebub, el Rey Demonio no está aquí.»

«Ella está en frente tuyo.»

…Ya me lo imaginaba. 

Agarrando los extremos de cada lado de su falda, la chica con cuernos de oveja hizo una ligera reverencia.

«Yo soy el Rey Demonio, Provato Pecora Ariés. En verdad no me gusta saludar a las personas desde lugares altos, así que vine aquí.»

Bueno, seguro, por supuesto. Por supuesto esta chica sería el Rey Demonio. Cuando miré nuevamente a mi alrededor, con la excepción de Beelzebub, casi todos los demonios estaban de rodillas.

«Metí…la… pata…»

Halkara se había puesto blanca.

Ella se arrodilló de inmediato. ¡A decir verdad, lo que ella hizo estaba más cerca de postrarse con la frente en el suelo!

«¡Su Majestad, estoy terriblemente apenada! ¡Lo que dije acerca de engañar y falsificar—esas solo fueron formas de hablar! ¡Honestamente, es la verdad! ¡Por favor créame!»

Después de todo, ella había dicho unas cosas bastante groseras. Esto no era bueno.

«¿Huh? Halkara Onee-san, tú dijiste que solo ibas a fingir estar enferma. ¿Acaso tu pancita te duele de verdad? ¿Está haciendo que te enrosques?»

«Dicen que la enfermedad comienza en la mente. Es posible que ella estuvo tan decidida a fingir una enfermedad que su estómago realmente comenzó a dolerle.»

Falfa y Shalsha, ahora ustedes solo le están echando sal a la herida.

 «Al final, sí vine aquí, así que por favor no digan eso.»

«¡Oh vaya! ¿En verdad consideraste hacer algo como eso?»

La Rey Demonio seguía sonriendo alegremente, pero eso a su manera era algo atemorizante.

«No, yo—yo estaba meramente preocupada de que pudiera cometer alguna grosería…Rey Prot Pakona Elias…»

«Oye, escucha, el nombre de la Rey Demonio es Provato Pecora Ariés,» Beelzebub dijo con disgusto.

Halkara se congeló. Ella se veía un poco como si fuera una rana.¡

«Azusa-sama, ella está diligentemente acumulando descortesías. ¿Esto va a estar bien?»

Laika, quien estaba observando detrás de mí, parecía estar seriamente preocupada.

Yo no podía negar el hecho de que ella podría sacarse una técnica combinada.

La Rey Demonio se arrodilló y le dio a Halkara una ligera palmadita en los hombros.

«Por favor levántate. Tú no eres mi vasalla, así que no es necesario que te inclines de esa forma.»

Oh, bien. Al parecer, ella había sido perdonada.

«Mientras yo esté viva, ningún daño le ocurrirá a ninguna de ustedes.»

«¡S-Sí, Su Majestad! ¡Lo entiendo!»

Esta vez, Halkara levantó su cabeza con energía, como un soldado.

Whudd. 

Su cráneo golpeó de lleno la barbilla de la Rey Demonio.

Fue un completo ataque sorpresa, lo cual probablemente fue la razón por la que esta cayó de inmediato de espaldas.

«Ow-ow-ow-ow… Lo siento, no estaba mirando hacia arriba, y yo…¿Hmm? ¿Su Majestad? ¿Por qué está en el piso? ¿Huh…? ¿E-Está bromeando, verdad…?»

Nadie le respondió a Halkara. Silencio…

El aire se había congelado por completo.

Ella había lanzado un ataque perfecto sobre la Rey Demonio.

«¡Su Majestad, por favor recupere la compostura! ¡Oh! ¡Ella está—ella está inconsciente!»

Ella probablemente tenía una contusión. Después de todo, sin importar lo fuerte que fueras, si tu cerebro se sacudía lo suficiente, te desmayarías.

Laika comenzó a temblar violentamente incluso antes que Halkara.

«Halkara, en serio, eres increíble…realmente lo hiciste esta vez…» La elfa no respondió.

Ella se había desmayado en el lugar. Aparentemente, su mente se había negado a pensar.

Los demonios notaron la anormalidad y comenzaron a gritar.

«¡La Rey Demonio ha colapsado!»

«¡Llévenla de inmediato a la enfermería!»

«¡¿Cómo pudo pasar esto?!»

Rosalie ofreció su propio punto de vista como fantasma.

«Parece que su alma podría salirse. Diablos, esto no es bueno. Si ella accidentalmente sale, no podrá ser capaz de regresar.»

«Laika… Oye, esto realmente es malo, ¿verdad? ¿Qué es lo que le sucederá a Halkara?»

Por un breve momento, Laika se mantuvo en silencio. Luego, por alguna razón, ella sacudió su cabeza.

«¿Q-Qué se supone que significa eso? Es tan de mal agüero.» Shalsha tiró de mi ropa.

«Yo no he leído en detalle todo el Código Legal Demoniaco, pero incluso según la ley humana, aquellos que dañan a la realeza generalmente son ejecutados. No podemos salvarnos de ésta hablando.»

«No, pero eso solo fue, ya sabes, un accidente. Ella no lo hizo a propósito, ellos tendrán piedad, ¿verdad?»

«Puede que no sea solo Halkara. Ellos pueden ejecutar a Shalsha y al resto de nosotras. Así de serio es esto.»

«¡Waaaaaaaaaaah! ¡Falfa no quiere moriiiiiir!» Falfa comenzó a llorar.

¿Acaso era esta la crisis más grande de la casa de Azusa…?

¡Por supuesto, le preguntaré a Beelzebub! ¡Ella nos dirá como salir de esta! 

Incluso mi salvavidas se veía pálida.

«Si hubiera sabido que esto sucedería, habría dejado que fingiera estar enferma. Legalmente hablando, Halkara definitivamente será ejecutada. Esto no es algo menor como enojar a un gobernador provincial. Nadie ha sido perdonado por algo como esto antes.»

«A-Aun así, por favor haz algo…» Beelzebub me susurró al oído.

«Por ahora, quédate quieta. Si no te resistes, todas ustedes exceptuando Halkara siguen siendo invitadas, y serán llevadas a sus cuartos. Serán puestas bajo una estricta vigilancia, pero aun así. Ellos no pueden inmediatamente poner invitados de honor en prisión bajo la sospecha de que sean cómplices, así que serán puestas bajo arresto domiciliario.»

«Está bien, entiendo.»

«Entonces, sobre salvar a Halkara. Hay una manera.»

«¿Cuál es?»

La existencia de una posibilidad era un atisbo de luz.

«La única con la autoridad de detener o anular la ley es la Rey Demonio. En este instante, Su Majestad está inconsciente. Si ella se queda de esa forma, de acuerdo a la ley, Halkara será encontrada culpable, empalada y luego le prenderán fuego. En el peor de los casos, también es posible que la aldea elfica de donde viene sea destruida.»

«No necesitas darme los detalles. De todas formas, ya sé aproximadamente lo que necesitamos hacer ahora.»

En resumen, la Rey Demonio tenía que decirles que se detuvieran.

«Estás diciendo que necesitamos despertar a Su Majestad, ¿verdad?» Lentamente, Beelzebub asintió.

«Con los humanos, el sacudirlos un poco sería suficiente para despertarlos, pero los demonios de larga data pueden permanecer inconscientes por varios días. Ahí sería demasiado tarde, incluso si terminas usando la fuerza, tienes que despertarla.»




«Está bien, lo entiendo.»

«Sin embargo, yo no puedo permitir abiertamente que dejes tu cuarto. Haría que sospecharan que somos cómplices. Haz algo, pero hazlo desde tu cuarto.»

«E-Está bien…»

No teníamos otras opciones.

«¿Alrededor de cuánto tiempo crees que tenemos?»

«Bueno, ellos la atraparon en el acto, así que…no mucho. Entiende que sería razonable que Halkara fuera un cadáver para mañana en la mañana. Necesitamos que la Rey Demonio despierte, pero realmente no sabemos cuándo ella podría hacerlo.»

En ese momento, algunos demonios de apariencia maciza aparecieron. Estos estaban sosteniendo algo que parecía una sasumata, lanzas con cabezas en forma de U que eran usadas para acorralar a los fugitivos.




«Ella es la culpable. ¡Llévensela!»

Los hombres se llevaron a Halkara y otros demonios vinieron donde nosotras.

«Por el momento, les mostraremos sus cuartos. Como precaución, absténganse de salir.»

«Sí, muchas gracias por su ayuda.»

…Aunque no planeo simplemente sentarme en ese cuarto y esperar. Pueden estar seguros de que voy a sacarnos de este desastre.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios