Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 2: La Ayudante Definitiva Apareció

Parte 1

 

 

Luego de esperar unos minutos, Beelzebub me llamó: «Está bien, no hay problema,» y entré en el cuarto.

Ahí estaba de pie Beelzebub, viéndose tan elegante como una debería estarlo en un uniforme de camarera. Hmm, sí.




«El tamaño es perfecto. No está mal.»

Ella estaba inspeccionando su atuendo en el espejo de cuerpo entero. Realmente lo estaba disfrutando. Sin embargo, una cosa se sentía extraña para mí.

«Oh… Tus alas perforaron la ropa. ¡Solo tomé prestado este atuendo de repuesto y ahora tiene agujeros!»

«Oh, puedes reparar los hoyos con un hechizo para remendar.»

«¿Huh? No sabía que había un hechizo tan conveniente. Nunca lo había escuchado antes.»

«Si no lo conoces, entonces supongo que solo ha sido legado entre los demonios.»

Los demonios parece que se han topado con importantes avances. Aunque ese hechizo llevaría a la quiebra a los reparadores…

Beelzebub rápidamente se subió las mangas.

«Está bien. ¿Qué te gustaría que hiciera primero? ¡Te mostraré la técnica para servir a los clientes de un demonio de alto rango!»

«Umm, veamos… ¿Podrías ir a tomar pedidos? Hay un pequeño pedazo de papel con un número pegado en cada mesa, así que serás capaz de saber cuáles son los números de estas.»

«Déjamelo a mí, haré el trabajo de diez.»

Galantemente, Beelzebub se lanzó a la batalla (Es una forma de decir, quiero hacer hincapié en ello).

Ahora que un nuevo miembro del staff apareció, los ojos de los clientes se enfocaron en ella.

«¡H-Hay una nueva!»

«¡Ella por lejos es más refinada que cualquiera de las otras miembros del staff!»

«¡No, yo diría que su aura es más cercana a la de una suntuosidad militar!»

Cierto, Beelzebub era una demonio de alto rango e incluso la forma en que caminaba era impresionante.

Sus movimientos eran completamente bien aprovechados y su espalda estaba recta como una escoba.

Sin embargo, había una cosa que me preocupaba.

Beelzebub era generalmente autoritaria. ¿Acaso siquiera sería capaz de servirles a los clientes? ¿Ella no se dirigiría a los clientes con un Oye tú, o sí? Escuché que había un lugar así en Akihabara, pero nuestra temática era diferente.

Beelzebub cargó eficientemente una bandeja con vasos de agua y a continuación se dirigió a una mesa con clientes que acababan de ser admitidos en el café.

Estos se prepararon un poquito. Aquí viene una camarera de apariencia extrañamente arrogante, es lo que probablemente estaban pensando. La niña que iba con ellos estaba a decir verdad, asustada.

Sin embargo, ahí fue cuando lo inesperado sucedió.

El rostro de Beelzebub cambió a una amigable expresión con una gran sonrisa.

«¡Bienvenidos ♪! ¡Aquí hay algo de agua para ustedes! ¡Gracias por visitar el día de hoy el Café Casa de la Bruja! ¡Una vez que hayan decidido sus pedidos, háganmelo saber!»

¡Un servicio magnifico! ¡A pesar de que ella no practicó para nada esto!

 Por si fuera poco, cuando los clientes pidieron el juego de postres, ella activamente dio sugerencias: «Creo que este té iría bastante bien con eso.» Ella tenía la técnica de una camarera veterana.

«¡Está bien, ya tengo su pedido! ¡Espere solo un momento! ¡Muchas gracias por venir hoy!»

La cliente más joven sorprendentemente comenzó a expresar su aprobación: «¡Eres linda, Onee-chan!»

«Gracias. Cuando crezcas, tú también serás elegante. Está bien, ¡ya vuelvo! ¡Les traeré su comida en poco tiempo, así que esperen un poco!»

¿Estoy soñando…?

Yo había asumido ansiosamente que diría Soy importante. Pide algo simple que no me cause problema, apresúrate y luego márchate. Aparentemente, mis miedos habían sido infundados.

No solo eso, ella ni siquiera sonaba condescendiente como usualmente era.

«¡Cocina, un juego de té de hierbas y torta Chifón de zanahoria, más dos jugos de frutas!»




«E-Está bien…»

En la cocina, Halkara estaba nerviosa.

Más adelante, tuve oportunidad de hablar con Beelzebub.

«¿Qué opinas? Trabajo como una mosca, ¿verdad?»

Esa expresión no existía en el mundo humano, así que no entendí lo que quería decir.

«Cuando estás trabajando como una camarera, incluso hablas diferente.»

«Solo actúo arrogante cuando mi posición suscita la expectación de superioridad. ¿Cuál es el punto de una camarera actuando como si fuera más importante que los clientes? No soy tan tonta como para no saber cómo funcionan estas cosas.»

Ella tenía totalmente la razón y yo no tenía quejas.




«Ups, tengo que notificar un pedido para un crepé de frutas. Quizás le haga un dibujo encima con salsa de chocolate.»

«¡¿También puedes hacer esas cosas?!»

«No hay nada que no pueda hacer,» Beelzebub dijo, claramente orgullosa de sí misma.

Luego de eso, ella hizo trucos a diestra y siniestra, llenando las tazas de té desde increíbles alturas y dibujando en la espuma de nuestras bebidas.

«Azusa-sama, hemos adquirido una sorprendente ayudante…»

Laika estaba observando a Beelzebub verter té desde una tetera sostenida en lo alto sobre una taza.

«Lo sabía. Cuando uno está en problemas, deberías pedir ayuda. Uno no debe simplemente guardarse las cosas por dentro.»

Beelzebub había dicho que haría el trabajo de diez y ella no había exagerado ni un poco.

Gracias a eso, la satisfacción de los clientes en el Café Casa de la Bruja subió aún más alto.

«¡Un té de hierbas! Lo tengo. ¡Muchas gracias!» Volví a escuchar la alegre voz de Beelzebub.

Cuando pensaba en ello lógicamente, probablemente éramos el primer café en la historia registrada que tenía a un demonio de alto rango sirviendo a las personas como si fuera algo normal.

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

***

 

 

 

Con la ayuda de Beelzebub, finalmente logramos descansar un poco

mientras manejábamos el Café Casa de la Bruja y de alguna forma logramos llegar hasta la hora del cierre a las siete de la noche.

Todas las empleadas se reunieron para despedir a los últimos clientes.

«»¡Gracias por visitarnos hoy!»»




Luego, después que todo terminó, estiré mis brazos alrededor de Beelzebub.

«¡Gracias! ¡Realmente nos salvaste!»

«Sí, estoy bastante consciente de que estás agradecida conmigo. Te permito alabarme más.»

Justo entonces, me gustaba que se viera tan triunfante como quisiera. Se lo había ganado.

«Sí, lo haré ¡Te alabaré!»

«En ese caso, como muestra de tu gratitud, déjame ordenar algo del menú. Después de todo, vine originalmente como una clienta.»

Ella tenía razón. Había hecho trabajar todo este tiempo a un cliente. Si pensabas en ello, éramos un terrible café…




«Oh, por supuesto, eso está bien. Pide tanto como gustes. Naturalmente, todo va por cuenta de la casa.»

«Bueno, veamos. En ese caso, quiero todo lo que está en esta página de tu menú de comida, además de esta torta, esta y esta otra, estas tres bebidas y además esto.»

«Vas a comer demasiado.»

«Acabo de hacer una montaña de trabajo y tengo hambre. Tráiganme dos botellas de Nutri-Alcohol también.»

Eso no estaba en el menú, pero Halkara fue a buscarlas de inmediato. Ella estaba actuando como si estuviera lidiando con una escalofriante alumna mayor de su escuela.

Laika y yo preparamos la comida. Mientras tanto, Beelzebub y mis hijas tuvieron una agradable conversación.

«Toma Falfa. Es un libro sobre diferenciales e integrales.»

«¡Yaaaay! ¡Gracias, Beelzebub-san!»

«Y aquí hay un libro sobre historia demoniaca para ti, Shalsha.»

«Gracias, lo leeré con cuidado.»

En Japón, había tías que realmente consentían a sus sobrinas y puede que esto fuera algo similar. Beelzebub era bastante indulgente con Falfa y Shalsha. A decir verdad, ella también escuchaba un montón de mis pedidos, así que era posible que simplemente fuera indulgente con todos.




Sin embargo, quizás debido a que mis hijas estaban exhaustas producto de la cantidad de trabajo al que no estaban acostumbradas, que se quedaron dormidas con sus libros abiertos.

Me habría sentido mal si se hubieran despertando mientras las llevábamos a la cama, así que las cubrí en su lugar con una frazada de felpa.

A continuación pusimos el enorme pedido de Beelzebub en frente suyo.

También pusimos los platos de nuestra propia comida. Después de todo, no habíamos tenido el tiempo suficiente como para comer en verdad.

«Mmm, sí, esto es lo suficientemente bueno para vender. Es bastante sencillo aquí y allí pero no tiene sentido ofrecer comida de la corte en un café, por lo que es de esperar que esté bien así.»

Supongo que eso cuenta como una nota aprobatoria.

 «Originalmente, había escuchado que estarían celebrando un festival en una aldea cercana y vine a verlo. Luego me dijeron que estarías manejando un café el día anterior, así que decidí pasar y reírme de ti.»

«Ya veo y luego te puse directamente a trabajar. Lo siento.»

«Se veía como si en breve colapsarías si seguías de esa forma. Los aldeanos probablemente se emocionaron ante algo tan extraordinario y aparecieron por montones.»

«Creo que eso es básicamente. Aproximadamente recibimos cerca de cuatro veces más la cantidad de clientes que estábamos esperando.»

Cuando Halkara terminó de contabilizar hace poco las ventas, habíamos conseguido el cuádruple del monto estimado.

Le pedí a Halkara que hiciera la contabilidad debido a que parecía probable que fuera la que más sabía sobre ello.

Dejando eso a un lado, Beelzebub comió en silencio mientras nosotras hablábamos. Ella era una demonio bastante saludable.

«Está bien. Realmente tengo otra razón para el haber venido aquí.» Beelzebub sacó un papel con algo escrito en la lengua demonio.

«No puedo leer en lo más mínimo el lenguaje demoniaco…y esa es una carta bastante larga…» le contesté.

«Lo resumiré. Dice: Azusa, La Bruja de las Tierras Altas, ha sido seleccionada como la beneficiaria de la Medalla Demonio. Su presencia es requerida, de permitirlo su horario.»

«Oh, correcto, la Medalla Demonio, seguro. — ¡Espera! ¡¿Qué es eso?!» Nunca había escuchado esa palabra antes.

«¡Ni siquiera soy un demonio! ¡Puede que sea una inmortal de trescientos años de edad, pero soy humana!»

«Ah, la Medalla Demonio no es una medalla otorgada a los demonios, es una medalla otorgada por los demonios. No importa quién o qué seas.»

Ya veo. Incluso Japón a veces les ha otorgado galardones a personas de otros países.

«Estás en la categoría de la paz por resolver la disputa de los dragones, ves. Lo que les impresionó fue como obtuviste una promesa de facto para una paz duradera en lugar de simplemente derrotar al enemigo. Bueno, yo fui quien te recomendó, pero como sea.»

¡Le quito la mirada por un minuto y esto es lo que hace!

Además, ¿los demonios apreciando mi trabajo por la paz? Eso hizo que mi imagen de ellos se comenzara a destruir.




«Todavía no sucederá por un tiempo, pero todas ustedes deberían aprovechar esta maravillosa oportunidad para visitar el Reino Demoníaco. Les daré una bienvenida tan agradable que haré que sus cabezas den vueltas.»

«En ese caso, iremos. Te debemos varias cosas y me sentiría mal diciendo que no.»

«Mm-hmm. Muy bien.»

Sin embargo, Laika tenía una personalidad cautelosa y su preocupación estaba escrita a lo largo de toda su cara.

«Umm, ¿es seguro para nosotras que vayamos al País de los Demonios? Sería maravilloso si todos fueran como tú, Beelzebub, pero…»

«Estos días, casi nadie desea ir a la guerra contra los humanos, así que no hay necesidad de preocuparse.»

De acuerdo a la forma que Beelzebub habló, no sonaba como si hubiera algo de lo que preocuparse. Probablemente sería un buen cambio de ritmo.

«Está bien. Azusa-sama tiene una tendencia a ser arrastrada por los problemas, así que estoy ligeramente preocupada, pero…»

«¡¿Huh?! ¡¿Por qué me estás criticando, Laika?!»

¡Laika está atravesando una fase rebelde!

 «No es crítica. Confío en usted, Azusa-sama, naturalmente. Es solo que realmente tiene la tendencia a ser arrastrada hacia los problemas. Los hechos son hechos.»

Cuando alguien te dice algo de manera tan directa, es difícil discutir…

 «Y el ser propensa a los accidentes es el estilo de vida para una de nosotras.»

La mirada que ella dio en dirección a Halkara fue un tanto fría.

«¡¿Qué?! ¡El problema llegó a mí ahora!»

«Halkara, compórtate para así evitar enojar a los demonios. A diferencia de Azusa-sama, tú no eres capaz de protegerte a ti misma, así que por favor ten cuidado.»

Sonaba como si Laika fuera la figura paterna aquí.

«Estaré bien. Estoy acostumbrada a viajar. La primera vez que fui a otra provincia, mis ahorros para viajar fueron robados durante este, pero trabajé a medio tiempo y logré regresar a casa sin problemas.»




«¡¿Qué?! ¡¿Te robaron?!» Respondí sin siquiera pensarlo.

«No, no, tampoco fue mucho dinero. La siguiente vez cuando fui en un largo viaje, terminé rodeada de un grupo de sujetos bastante alarmantes, pero algunos soldados que estaban de guardia me salvaron, así que no hubo problema.»

Laika me miró y dijo: «¿Ya ve? Deberíamos preocuparnos.»

«Tienes razón…cuando llegue el momento, estaré atenta. Particularmente en Halkara.»

Algunas veces las personas operaban bajo la idea de que al estar a salvo una vez significaba que volverían a estarlo. Halkara claramente era de ese tipo.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios