Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 10: La Fiesta del Té y la Ceremonia de Premiación

Parte 1

 

 

Y así tomé el té y esperé junto a la Rey Demonio Pecora.

Podría parecer un momento extraño para beber té y relajarse, pero esta era exactamente la clase de situación que me hacía desear beber un poco de té y relajarme. Podía darme cuenta del por qué la ceremonia del té fue tan popular durante la era de los Estados en Guerra. Cuando tu cuerpo ha estado luchando, tu corazón anhelaba algo de paz.

Como punto aparte, en nuestro camino hacia el lugar donde sería la fiesta del té, Pecora tomó mi brazo.

Aparentemente, ella había estado esperando por alguien con que pudiera conectar físicamente a este nivel.

«Estoy muy feliz de haber encontrado una Onee-sama. Me he cansado de solo hacer que todos me obedezcan.»

«¿No hay nadie a quien puedas respetar entre los demonios? ¿Un antiguo profesor o alguien así?»

«Cuando ellos me ven, todos naturalmente se vuelven humildes.» Bueno, después de todo, ella era el Rey.




Yo podía entender eso. A veces, cuando las personas me alababan demasiado como la Bruja de las Tierras Altas, me agotaba. Aunque, dado que Beelzebub me trataba como su igual no había sido tan malo como podría haber esperado.




«¿Qué tipo de té te gustaría, Onee-sama?»

«No sé de qué clase tengas, así que tú escoge algo, Pecora. Muéstrame tu buen gusto.»

«Esa es una gran responsabilidad…»

Pecora y yo entramos a un lujoso cuarto, solo nosotras dos.

La bebida que sus sirvientes nos trajeron parecía ser una sopa bastante picante.

«¿Qué es esto?»

«Es té nsuja

Eso era difícil de pronunciar. No estaba segura, pero probablemente era una bebida similar al té con mantequilla.

Las tierras demoníacas estaban al norte y yo pensé que probablemente necesitarían una bebida que los calentara. Este era bastante bueno, una vez que te acostumbrabas.

«Aah, té con Onee-sama. He estado esperando con ansias este día. Tuve razón al elegirte como ganadora de la Medalla Demonio…aunque nunca me imaginé que perdería la consciencia.»

¿Sería posible que ella me llamara aquí con el propósito de formar una misteriosa pseudo-relación de hermanas conmigo?

«Si de alguna forma los demonios pueden serte de ayuda, solo dilo, por favor. Tu Imouto hará todo lo que pueda por ti.»

Así que aparentemente, ahora tenía a los demonios a mi completa disposición.

Adquirí un extraño nivel de autoridad antes de siquiera darme cuenta de lo que estaba pasando… Dependiendo de cómo usara esto, podría fácilmente destruir un país.

Dado que ella me estaba llamando «Onee-sama,» pensé que sería extraño si le hablaba de forma demasiado casual, así que intenté hablar un poco menos mientras actuaba algo distante y fría. También agudicé mi mirada.

«Bueno, sí, te haré trabajar. No me odies por ello, Pecora.»

«Ooooh, que agradable. Esto es agradable…una Onee-sama bruja con una actitud genial, no hay nada mejor que esto…»

¡¿Mi acto fue un exitazo?!

La Rey Demonio parecía estar lista para comenzar a babear. ¿Acaso estaba bien?

«Azusa Onee-sama, cuando me acorralaste en la pared, ¡hizo que mi corazón saltara! Una mujer con una expresión gallarda dándome órdenes— casi me desmayé.»

Accidentalmente di de lleno con los gustos de Pecora. Tampoco había estado actuando; eso había sido serio.

«Umm, Onee-sama, tengo un pedido.»

«¿Qué, Pecora?»

«¿Me darías un beso en la mejilla?»

«¿Huh?»




Sentí como si ella acabara de decir algo raro.

«En mi libro favorito, hay una escena donde la hermana mayor besa en la mejilla a su hermana menor y a mí me encanta. Realmente he deseado algo así.»

Pecora estaba totalmente sonrojada mientras ponía sus manos sobre su cara.

«Y, verás, nadie está aquí ahora…»

Cierto, los sirvientes que nos habían traído el té se habían marchado.

«Tú besas a los miembros de la familia, ¿verdad? Esto simplemente es una extensión de eso.»




¿Era de esa forma entre los demonios? En algunos países, he escuchado que era bastante común hacer eso con tu familia, pero yo nunca lo hice con la mía… habría sido sencillo de hacerlo con mis hijas, pero si hacia eso, probablemente no podría haberme detenido y tendría que haber incluido a Laika y Halkara, así que lo mantuve en los abrazos.

«Está bien. Aunque solo en la mejilla.»

Si de todas formas nadie estaba mirando, estaba bien. Además, ahora mismo, sería peligroso tratar mal a Pecora.




«¡Mu-muchas gracias, Onee-sama!»

Solo era un besito en la mejilla. No había necesidad de ponerse nerviosa, tampoco tenía nada que ver con el romance.

Me levanté de mi silla y puse mi cara cerca de la mejilla de Pecora.

«Pecora, cierra tus ojos.» Pecora obedeció mi orden.

Si la mantenía por mucho tiempo en suspenso, yo también me congelaría, así que inmediatamente acerqué mis labios.

Justo entonces, la puerta se abrió.

«Oh vaya, eso fue aterrador, Maestra-sama. Ellos casi me pusieron en una cámara de agua.»

Halkara había llegado.

Pero por supuesto, en ese momento, yo estaba a punto de besar a Pecora y…

El beso fue interrumpido, pero Halkara ya había visto más que suficiente.

«¡¿Qu…?! ¡Maestra-sama, usted y la Rey Demonio están…! ¡¿Qu—?!¡¿Qu—?! ¡¿Queeeeeeé?!»

Ella claramente estaba a punto de volverse loca.

«¡Halkara, cálmate! ¡A decir verdad, esa es una orden! ¡Tranquilízate!»

«¡¿Maestra-sama, usted es del tipo que se enamora de las mujeres?! Ya veo…yo, umm…usted tiene mi apoyo.»

«¡En verdad no necesito tu apoyo!»

«Solo, si ese es el caso, me pone efectivamente en una situación incómoda. Nosotras vivimos en la misma casa y usted nunca ha intentado algo conmigo… ¿Acaso soy tan poco atractiva? Siento una extraña sensación de fracaso…»

«¡Tú no has perdido nada! ¡No tienes que sentirte miserable! ¡¿Está bien?» Mientras yo estaba aclarando las cosas, Pecora se veía disgustada.

Su cara estaba más roja de lo que alguna vez la había visto.

«¡Tú! ¡Irrumpir en mi precioso tiempo con Onee-sama!— ¡¿No tienes delicadeza?! ¡Esa es una cosa que absolutamente no puedo perdonar! ¡Haré que te ejecuten!»

¡¿Queeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeé?! 

«¡¿Primero me libera y ahora hará que me maten?! ¡Perdóneme, por favor se lo ruego! ¡Haré lo que sea, así que por favor perdóneme!»

Halkara estaba desesperada; estaba al borde las lágrimas.

«¡Tú no puedes ejecutarla! ¡Perdónala! ¡¿Está bien?! ¡¿Por favor?!»

«¡No me detengas, Onee-sama! ¡Esta mujer arruinó mi fantasía!»

«¡No, te estoy deteniendo! ¡No puedo no detenerte!»

Hmm… ¿Cómo puedo ponerla de mejor humor? 

«En ese caso, ¿te gustaría que te besara ahora?”

«No. La atmósfera se arruinó. Los besos son un ritual que profundiza los lazos entre hermanas. Estos son más que meros roces de labios.»

Aparentemente, ella era bastante exigente sobre estas cosas.

Al final, ya no tenía que besar a nadie. Logré tranquilizar de algún modo a Pecora y Halkara fue perdonada.

***




 

 

 

Después de eso, mi familia se reunió a salvo.

Cuando Halkara regresó al cuarto, Falfa saltó sobre ella. Shalsha y Laika suspiraron aliviadas.

«Por un momento, no estaba realmente segura de lo que sucedería. Halkara, por favor vive un poco más cautelosamente.»

«También te preocupé, ¿verdad Laika? »

«Lo siento tanto.» Esta vez, parecía que Halkara había hecho una seria reflexión.

«De todas formas, bien está lo que bien termina. Bienvenida de vuelta. Tomate tu tiempo—relájate y descansa por hoy.»

La expresión de Laika se suavizó. Todas habían estado nerviosas por Halkara.

«Muchas gracias. Un poco más tarde y ellos habrían comenzado a torturarme…»

«A propósito, ¿dónde está Rosalie? No la veo.»

La cara de Rosalie salió de la muralla justo al lado mío.

«¡Oh, lo siento, estaba en la muralla!»

«¡Waugh! ¡Me asustaste!»

Me sobresalté. Fue lo suficientemente malo que salté y casi pisé el pie de Halkara.

De todas formas, ahora estábamos todas juntas.

De pronto, comencé a desear hacer una cierta cosa con mis hijas.

Si una acción no es mala. Es mejor ir de inmediato y hacerla.

 Primero, llamé a Shalsha quien estaba cerca.

«Shalsha, ven aquí un momento, por favor.» Shalsha trotó hacia mí.

La recogí en un abrazo y le planté un beso en su mejilla.

«¡Oh! Un beso…»

Incluso después de bajarla, ella parecía momentáneamente algo aturdida.

«He decidido que las besaré a ustedes dos a partir de ahora… Eso está bien, ¿cierto? Yo sé que estoy preguntando después de hacerlo, pero…» Pecora me había inspirado y decidí besar a mis hijas como su madre.

Nuestra relación en primer lugar era más nebulosa que la que tendría un padre normal y sus hijos, así que era importante para nosotras el confirmar de esta forma que éramos una familia.

«…No me molesta para nada.»

Quizás era vergonzoso; la cara de Shalsha estaba algo enrojecida.

Falfa estaba saltando de arriba hacia abajo. Por supuesto que te besaré.

 Era mi política el tratar a mis hijas de la misma forma. Incluso si sus personalidades eran diferentes, realmente no había ninguna disparidad en el amor que les daba. Después de todo, si nunca hubiera matado slimes, ninguna de ellas habría nacido.

Falfa saltó hacia mí y yo la atrapé en un abrazo. A continuación, la besé.

Ambas eran espíritus slime, pero sus mejillas no eran tan elásticas como uno de estos— Bueno, pero eran increíblemente resistentes. ¿Acaso esto era el fenómeno conocido como juventud? ¿O realmente era debido a que eran slimes?

«¡Yaaaay! ¡Mami me besó!»

Falfa estaba encantada, sin un rastro de vergüenza. Es cierto, entre padres e hijos, no es necesario estar avergonzados.

 «¡Mami, Falfa también quiere besarte!»

«Seguro. Aunque espera solo un minuto.»




Quería ser lo más igualitaria posible, respetando ambas voluntades…

«¿También quieres besar a tu madre, Shalsha?»

Shalsha asintió.

«Uh-huh.»

«En ese caso, bésenme desde ambos lados.»

En perfecta sincronía, mis hijas me besaron en las mejillas.

Slime Taoshite 300-nen Vol 2 Capítulo 10 Parte 1 Novela Ligera

 

Que tus hijas te besaran. Como madre, ¿acaso había algún momento cuando la realidad fuera más gratificante? Probablemente era seguro decir que no. Había trabajado muy duro, así que estaba bien que yo tuviera una pequeña recompensa como esta, ¿verdad?

«Está bien ustedes dos. Gracias.»

«¡Creo que a Falfa le gustas aún más ahora, mami!»

«Es imposible el expresar el amor en términos cuantitativos como más o menos

En momentos como este, las diferencias eran palpables.

Tenía que agradecer a la Rey Demonio Pecora por enseñarme acerca de la noción de los besos.

«Vaya, vaya. Los besos entre padres e hijos también son agradables, ¿verdad?»

Escuché una voz que recién había estado escuchando hace poco. Cuando me di vuelta, Pecora había abierto la puerta, entrando.

Involuntariamente, Halkara se preparó. Cierto, ella recientemente había terminado en una situación peligrosa.

Laika también se había preparado a sí misma, aunque de manera diferente. Halkara se había preparado para correr mientras que Laika para pelear.

«Pecora ¿qué…?»

«Escuché que ninguna de ustedes ha comido todavía. Dado que tenemos la oportunidad, pensé que podríamos comer juntas.»

Ya veo. Esa no era una mala idea. A decir verdad, cuando escuché la palabra comer, me di cuenta de lo increíblemente hambrienta que estaba.

Bueno, por supuesto. Hasta que estuviera segura de que todas estuvieran a salvo, la comida había sido imposible. Los cuerpos humanos aparentemente eran bastante prudentes con respecto a eso.

«Eso es perfecto. ¿Adónde deberíamos ir?»

«Les mostraré el comedor para los invitados. Ven, Onee-sama, vamos.» Pecora tomó mi brazo como si fuera la cosa más natural del mundo.

Tenía la sensación que, de todas las personas que había conocido hasta ahora, esta chica era la que más hablaba con sus acciones. Falfa era mi hija, así que ella recibía un trato especial.

«Oh… Azusa-sama…»

Laika se veía algo solitaria. Cierto, ella solo era mi aprendiz, así que caminó un paso por detrás. Cuando todo esto terminara, quizás debería consentirla un poco más.

«Es como si la Maestra-sama hubiera sido raptada y después de todo me siento casi derrotada.»

Halkara aparentemente se sentía similarmente. El manejar la distancia en las relaciones era inesperadamente difícil… Eso era un problema para más tarde.

«Escucha, Pecora, ¿no crees que estás siendo demasiado dependiente?»

Sin embargo, Pecora no le prestó atención a lo que había dicho; ella se aferró a mi brazo con mayor fuerza aún.

«Así es como son las pseudo-relaciones de hermanas. Por favor solo sígueme un poco más el juego con mi fantasía, Onee-sama.»

Bueno, no hubo nadie que pudiera llenar el rol de hermana mayor con la Rey Demonio, así que probablemente no había forma de escaparse de esto. Ella probablemente se había sentido sola.

«Sí, está bien. Prometí que lo haría.»

Acaricié la cabeza de Pecora. No estaba segura si sería un error el acariciar sus cuernos ovinos, así que no los toqué.

«Aaaah, hoy fui noqueada, pero esta felicidad es suficiente para cancelar todo eso.»

Estaba honrada por su falta de vergüenza mientras compartía su alegría conmigo.

«Umm, Onee-sama, ¿podría pedirte que me llevaras al comedor en tus brazos, como a una princesa?»

«Eres bastante demandante, ¿cierto?»

«Bueno, después de todo soy la Rey Demonio. Por supuesto que soy caprichosa.»

Cierto, ella no parecía arrepentida, pero tampoco tomaba placer en controlar a los demás. En su vida, era simplemente su lugar el pedirle cosas a otros.

«Además, supongo que podría llamarlo un reemplazo por ese beso que no sucedió. Las hermanas deberían tener momentos especiales como esos.»

«Eso es cierto. ¿Así es como quieres que te cargue?»

Levanté a Pecora. Posiblemente debido a que era de nivel 99, no perdí mi balance ni la dejé caer.




«En los brazos de Onee-sama… esas escenas en la historia con las que fantaseé realmente son maravillosas…»

Laika y Halkara nos siguieron. Ellas no parecían estar disfrutándolo demasiado.

«Halkara, creo que puede no agradarme demasiado esta persona.»

«Si tuviera que decirlo, yo tampoco puedo lidiar con ella. Creo que las ojou-samas protegidas como ella crecerían de mejor forma si experimentaran algunas de las dificultades que el mundo tiene por ofrecer. Por ejemplo ella debería trabajar en mi fábrica, con una adición de ochenta horas extras al mes.»

Probablemente creo que eso era una broma, pero ni te atrevas a darle esa cantidad de horas extras a tus empleados.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios