Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 1: Abrimos un Café

Parte 4

 

 

Esta técnicamente era la puerta trasera de la casa, pero dado que estábamos usando la cabaña como la tienda, sería la entrada principal.

Había un letrero en frente de la casa que decía EL CAFÉ CASA DE LA BRUJA. Habiendo dicho eso, casi nadie pasaba por aquí, así que realmente sería una interrogante el cuan bien de antemano se había corrido la voz a través de la aldea.




«Ahora bien, será mejor que también monte correctamente las mesas de afuera—»

Sin embargo, en el momento que abrí la puerta, me congelé.

Ya había una graaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan fila de clientes afuera.

Tenían que ser sesenta personas aproximadamente… ciertamente no teníamos tantos asientos.

Cerca de la mitad eran hombres y la otra, mujeres. Solo al verlos uno pensaría que estaríamos celebrando una convención.

«¡Ooh! ¡La Gran Bruja de las Tierras Altas, versión camarera!»

«¡Que gloriosa vista!»

«¡Quiero apresurarme y ver al resto también!»

Todo lo que había hecho era salir y un gran vitoreo surgió.

«U-Um, ¿ustedes saben que no abriremos hasta las diez, cierto?»

Estaba bastante segura que había pegado un papel con nuestras horas de atención en el letrero que estaba al frente de la tienda, pero…

«¡Por supuesto!»

«¡El quedarse aquí toda la noche habría sido un problema para la gente, así que vine bien temprano en la mañana!»

«¡Nos tomamos todo un día para venir aquí desde la aldea!»

La persona que estaba al final tenía un letrero que tenía escrito FIN DE LA LINEA en él.

¡No recuerdo haber hecho eso! ¿Acaso alguien se ofreció a hacer uno propio?

 «Nos estamos preparando en este instante, ¡así que esperen un poco más, por favor!»

Nunca había imaginado que tendría tantos ojos sobre mí mientras preparaba las mesas. Sin embargo, gracias en parte a mi tremenda fuerza física, el trabajo en si se terminó rápidamente. Era fácil acarrear mesas en cada mano cuando eres de nivel 99.

Sin embargo, no podía decirles que esperaran casi dos horas hasta que abriéramos a las diez.

Terminé con los preparativos en el exterior rápidamente y regresé adentro.

«Escuchen, ya hay cerca de sesenta personas en fila afuera. ¿Creen que podríamos abrir un poquito más temprano, a las nueve?»

Todas me miraron sorprendidas.

«¡¿Qué?! ¡Es de mal gusto hacer fila la noche anterior!»

Aparentemente, en este mundo, el hacer fila toda la noche era considerando una molestia. La cultura de exhibición y ventas en Japón era parecida. ¿Por qué son similares?

 «En realidad, suena como que hicieron fila desde bien temprano en la mañana.»

«Eso está bien entonces. Si hubieran estado toda la noche, tendríamos que haberlos enviado al final de la fila.»

Ellas tenían reglas bastante estrictas con respecto a la gente de la noche.

«Entonces, ¿creen que deberíamos abrir a las nueve?»

«Las bebidas no serán un problema. ¿Qué tal tú, Laika?»

«Yo también lo tendré a tiempo, ya tenemos los ingredientes. Sin embargo, efectivamente tenemos más clientes de los que habíamos anticipado y sería un problema si se agotaran, así que quizás debería volar a la aldea ahora y pedir que envíen ingredientes adicionales.»

«¡Yo haré eso! ¡Solo dime lo que necesitas! Entonces solo quedaría el número de sillas, creo…»

Si bien teníamos mesas extras a mano. Quizás si fuera a buscar las que teníamos en nuestros cuartos, podríamos usarlas para expandir cuando tuviéramos grandes números de clientes.

Justo en ese momento, antes de decir algo, Falfa y Shalsha entraron con una mesa.

«Mami, Shalsha dice que deberíamos poner más mesas.»

«Mamá, yo también haré lo que pueda. Un erudito oriental dijo que el aprender que no depende de la acción carece de sentido.»

«¡Ustedes dos son fantásticas! ¡Si tuviéramos tiempo, las abrazaría de nuevo!»

Y así trabajamos como locas para realizar nuestra apertura de las nueve en punto.

Esta podría ser la primera vez que había trabajado tan duro en este mundo.

De todas formas, carecía por completo del cansancio de ser esclavizada por una compañía.

Quizás era simplemente natural. Los esclavos por sueldos trabajan por que están obligados a hacerlo.

En este momento, estábamos trabajando debido a que queríamos hacerlo. Nuestra motivación era fundamentalmente distinta.




Luego, al segundo que las manecillas del reloj apuntaron a las nueve, abrí rápidamente la puerta de la cabaña.

«¡Dado que tenemos tantos clientes esperando, el Café Casa de la Bruja abrirá con una hora de anticipación! ¡Les ayudaremos desde el comienzo de la fila, así que por favor sean pacientes!»

Un grito colectivo sonó: «¡Siiiiiiiiiiiiii!» ¡Nadie grita así por el estreno de una cafetería!

 No tenía idea que sería tan popular…

La fila era aún más larga que anteriormente. Sin lugar a dudas, íbamos a estar trabajando todo el día.

«¡Esa es una mesa para dos! ¿Preferirían sentarse en el interior o afuera en la terraza? ¡Está bien, síganme adentro!»

«¿Mesa para uno, correcto? ¿Estaría bien sentado en el mostrador? ¡Sí, venga por aquí!»

«¡Mesa para cinco! ¡Síganme a esta mesa, por favor!»

Un campo de clientes a la derecha e izquierda. Mientras trabajaba, recordaba sonreír.

Oh, y ese mostrador que mencioné era una larga mesa que habíamos puesto apresuradamente contra la muralla. Nuestro plan original no incluía nada similar.

La idea de tener personas relajándose y tomando las cosas tranquilamente ya se estaba desintegrando. Si no aumentábamos nuestro ritmo de reemplazos de manera significativa, algunos clientes no recibirían nada. Y yo estaría soñando con un escondido secreto del café…

De todas formas, los clientes ya estaban al tanto desde el momento en que se unieron a la fila que las cosas estarían abarrotadas y tampoco recibimos ninguna queja. De hecho, las personas vitoreaban como si fuéramos cantantes Idols hasta el punto que se volvía un problema. Bueno, no tanto un problema sino algo vergonzoso…

«¡Usted es una hermosa camarera, Gran Bruja! ¡Simplemente divina!»

«¡Halkara también es exquisita! ¡Ella está justo en la línea entre sano y lascivo

«¡Las camareras mellizas no podrían ser más lindas!»

Hmm… Mi modesto restaurant rápidamente se había transformado en un café maid.

Como un paréntesis, cerca de la mitad de los clientes eran mujeres. Las cantantes Idol japonesas también tenían unos cuantos fans de ese género; esto probablemente era algo parecido.

Sin embargo, sin importar que, la más popular—quien atraía la mayor atención—era…

…Laika.

«Gracias por esperar…aquí está el omelette que ordenó. Por favor tómese su tiempo para disfrutarlo…»

Como regla, Laika estaba en la cocina, pero de vez en cuando ella traería el pedido por su cuenta. Cada vez que lo hacía, los ojos de los clientes se iban a ella.

Si estos estaban comiendo, sus manos se detenían por completo.

«E-Ella es un ángel…»

«Querrás decir una Diosa.»

«Si tuviera una hermanita como esa, pasaría una hora diaria abrazándola, simplemente lo sé.»

«Todas esas palabras son innecesarias. Solo contemplarla ya es sublime.»

Por su parte, Laika era perfectamente adorable aquí. Ella capturaba la atención no solo de los hombres sino también de las mujeres. Una mesa de adolescentes estaba chillando.

De hecho, ella también me abrumó la primera vez que la vi. Esto probaba que mis sentidos no se habían equivocado.

Si había un ranking de chicas hermosas que querrías tener como tu hermana menor, ella fácilmente tomaría el primer lugar… aunque una hermanita con uniforme de camarera podría ser algo raro.




«Umm, honorables invitados, si me miran de esa forma, yo, umm…es bastante difícil relajarse…»

Laika estaba sonrojada mientras se movía inquieta, lo que la hizo aún más formidable.

Un cliente se emocionó tanto que le sangró la nariz.

«Laika definitivamente es la mejor, ¿verdad?»

«Es genial cuando las chicas esforzadas visten algo así.»

«Halkara también está bien, pero es demasiado provocativa.»

«Después de todo, hay más en el atractivo femenino que solo los pechos.»

«¡Quiero decir, también me gustan los pechos!»

Comencé a escuchar comentarios ligeramente problemáticos por aquí y por allá.

¿Deberíamos seguir con esto y comenzar a ganar dinero como un café maid? No… preferiría tener una vida tranquila asesinando slimes.

No todo iba de acuerdo al plan, pero el café en si era muy popular.

«¡Este jugo es realmente refrescante!»

«Sí y la sopa te calienta de inmediato. ¡Se siente como comida hogareña, pero a su vez es lo suficientemente sofisticada para un café!»




Todo en el menú era de alta calidad. Estaba confiada de que las personas quedarían satisfechas y todo era gracias a Laika y Halkara. Aunque, si no hubiera mantenido un ojo sobre las cosas, fácilmente habríamos terminado con una fila de cosas extravagantes.

Sin embargo, el ser popular significaba que estábamos ocupadas, y así… Antes del mediodía, Shalsha estaba sentada en la trastienda.

«Mamá, mis piernas ya no se pueden mover. Lo siento.»

Es cierto que Shalsha no era muy fuerte físicamente. Este trabajo podría haber sido duro para ella.

«Tomate tu tiempo y descansa. Lo siento, estuve demasiado ocupada como para notarlo anteriormente.»

«E-En ese caso…seré la cajera. Puedo hacer eso sin moverme.»

«Está bien. Aunque cuando creas que ya no puedes más, habla de inmediato. No te lo aguantes.»

Si estábamos agitadas, era de una buena forma, pero aun así, no había esperado que hubiera tanto que hacer. Había un montón de rostros que realmente no reconocía. Aparentemente, había llegado gente que no solo era de Flatta sino que de mucho más lejos.

Si esto hubiera sido una tienda de ramen en Japón, probablemente podríamos haber dicho que nos habíamos quedado sin sopa y necesitábamos cerrar por el día, pero éramos un café y dado que solo abriríamos por este día, no podíamos exactamente decirle a la gente que regresara en otra ocasión.

Supongo que tendré que apurar el paso.

 Una mesa se desocupó, así que dejé entrar a los nuevos clientes. Abrí la puerta de forma un tanto teatral.




«¡Gracias por esperar! ¿Cuántos son en su grupo?»

«Una.»

Vi una cara bastante familiar.

«Parece que nos vemos bastante seguido, ¿no es cierto Beelzebub? ¿Tu trabajo con los demonios es tan lento?»

«Estás siendo grosera con tu cliente. Tengo un buen oído para la información, nada más.»

Beelzebub era la clase de demonio de alto nivel que asustaba a los niños que lloraban hasta dejarlos en silencio, pero siendo honesta, ella era una buena persona. En el pasado, ella realmente me salvó.

«Sin embargo, por lo que veo, el éxito de tu negocio te está dando algunos problemas.»

«¿Te puedes dar cuenta, huh? Honestamente, estoy tan ocupada que recibiría hasta la ayuda de un gato…»

Justo entonces, se me ocurrió una brillante idea.

Bueno, a decir verdad era más que nada una simple y vieja solicitud.

«Oye, Beelzebub, si no te importa, ¿crees que podrías ayudarnos a servir a los clientes?»




Junté mis manos y rogué. Pedirle a un demonio de esta forma se sentía un tanto como adoración pagana.

«Madre mía… Tú siempre optas al instante por usarme como una empleada. Sabes, soy una demonio, no soy un ser que puedas casualmente poner a trabajar. Hay un límite a lo impertinente—Seguro, te ayudaré.»

«¡Muchas gracias!»

Siendo honesta, pensé que las cosas se solucionarían si se lo pedía a Beelzebub. Ese era el tipo de persona que ella era.

«Si te inclinas ante mí de esa forma, en verdad debo recompensarte.» Beelzebub habló de forma un tanto tímida.

«A propósito, ¿tienes un uniforme de camarera? Podría trabajar con lo que estoy usando, pero si voy a hacer esto, preferiría algo con adornos como eso.»

Ella realmente estaba entusiasmada. ¿Quizás ella quería probarse el atuendo? Sin embargo, la ropa diaria de Beelzebub exponía sus hombros y era cierto que no eran realmente adecuadas para un café diurno.

«Tengo un uniforme extra, solo en caso de que este se ensuciara. Adelante y usa ese.»

«Bien, encontraré un cuarto vacío y me cambiaré.»

¡Ayúdame, Beelzebub! ¡Te pagaré un salario justo! ¡Si terminas trabajando demás, te pagaré extra!

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios